Un lubricante de mala calidad, en el origen de las averías más graves en los coches

12 Feb

El uso de un buen aceite lubricante es fundamental no sólo para proteger de la fricción a los principales elementos del motor sino también para otra función, igualmente importante pero ciertamente más desconocida, como es la de arrastrar la suciedad que genera la combustión.

Un buen aceite de motor previene de averías graves

Un buen aceite de motor previene de averías graves

Por este motivo, desde el portal Autocasion.com advierten de una serie de averías graves causadas por el empleo de un lubricante de baja calidad, que no se acomode a las especificaciones recomendadas por el fabricante.

Así pues, un aceite inadecuado puede generar grumos, espumas o disoluciones, que obstruyen los conductos de lubricación y eliminan las propiedades antifricción del aceite, por lo que el motor se puede gripar.

Además, existe un alto riesgo de que las bielas y los pistones se agarroten, lo que puede provocar una rotura completa del motor. Una avería que podría suponer un coste en torno a 4.000 euros, lo que en algunos casos puede llevar al desguace directamente al vehículo.

Por su parte, el árbol de levas y las válvulas también se pueden romper o acortarse su vida útil si no se aplica el aceite especificado por el fabricante. Además, los sistemas de distribución modernos con taques hidráulicos son muy sensibles a la calidad del lubricante y su sustitución puede acarrear un gasto de 1.000 euros de media.

Otra pieza sensible del motor y que se ve radicalmente afectada por el uso de un aceite inadecuado es el turbo.

Los aceites más baratos no aguantan las temperaturas elevadas que alcanza el motor, se carbonizan fácilmente y forman espumas que reducen la presión en el circuito de lubricación, acortando sensiblemente su vida útil (un turbo nuevo puede llegar a costa 2.500 euros y uno reacondicionado en torno a 1.200)

Un aceite inadecuado puede estropear el FAP

Un aceite inadecuado puede estropear el filtro antiparticulas (FAP)

Asimismo, los vehículos diésel equipados con Filtro Antipartículas (FAP) pueden tener problemas derivados del uso de un aceite inadecuado. Un lubricante de mala calidad genera un exceso de cenizas e impurezas que exigen un esfuerzo extra a dicho filtro que reduce su funcionalidad.

En el caso concreto del FAP, el empleo de un aceite de buena calidad no va a signficar en modo alguno que haya que cambiarlo pero sí aumentará sensiblemente su duración. Esto no es baladí, habida cuenta que el cambio de dicho filtro viene puede llegar a costar más de 3.000 euros en algunos casos.

Por último, el artículo recuerda utilizar un aceite de baja calidad puede traer aparejada la pérdida de la garantía por parte del fabricante, con lo que el coche queda desprotegido ante estas posibles averías.

Por este motivo, además del uso del aceite en la cantidad y calidad recomendada por el fabricante, Autocasion.com hace hincapié en no saltarse las revisiones de mantenimiento y, muy importante, en sustituir el filtro de aceite en cada cambio de lubricante.

Fuentes: Infotaller.tv y Autocasion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: