GP de Japón: Nico Rosberg se aferra al Mundial y título para Mercedes


El alemán Nico Rosberg ha puesto un ladrillo más en el muro de los campeones con su victoria en Japón, en una de las más plácidas y soñadas carreras que, probablemente, habría soñado encontrarse.

Nico Rosberg camina con paso firme a su primer título

Nico Rosberg camina con paso firme a su primer título

Tras un fin de semana perfecto para el alemán, una nueva mala salida de Lewis Hamilton, le dejó fuera de combate a las primeras de cambio. Si a eso le añadimos una nueva y pésima cantada en la estrategia de Ferrari, que llegó a tener contra las cuerdas a los Mercedes, el campeonato está ahora más de cara que nunca para el rubio piloto de Mercedes.

En segundo lugar finalizó un sorprendente Max Verstappen. El jovencísimo piloto holandés no sólo supo aprovecharse de la desastrosa estrategia de los de Maranello sino que dio un auténtico recital de de pilotaje defensivo en el último tercio de la carrera.

Verstappen, que afrontó las últimas vueltas en clara inferioridad frente a un enardecido Lewis Hamiton, se supo defender con uñas y dientes de sus acometidas, aunque no exento de polémica una vez más.

De nuevo, un exagerado cambio de dirección defensivo al límite del reglamento le permitió salvar su posición en la penúltima vuelta justo cuando Lewis Hamilton lo tuvo a tiro.

De hecho,  nada más acabar la carrera, Mercedes presentó una queja formal ante los comisarios por dicha acción al considerarla ilegal, si bien, ante los nulos visos de que prosperase, acabó por retirarla horas después.

Precisamente, un renacido Lewis Hamilton fue el tercer y último integrante en el podium, de modo que, aunque tuvo en todo momento un ritmo de carrera inferior a los Ferrari de Vettel y Raikkönen, claramente perjudicados, en especial el alemán, por la mala cabeza de sus estrategas.

La estrategia vuelve a dejar a Ferrari sin pódium

La estrategia vuelve a dejar a Ferrari sin pódium

Por último decir que, como estaba previsto, Mercedes sumó los puntos necesarios que le faltaban para proclamarse campeones del mundo de Constructores por tercera vez consecutiva, sellando de forma definitiva un título que no por esperado ha sido menos merecido.

La temporada ha salido a pedir de boca para las Flechas Plateadas, quienes tras 15 victorias sobre 17 carreras este año (incluyendo cuatro dobletes) han vuelto a dominar con puño de hierro, como lo han venido haciendo estos últimos años, sin apenas oposición. Y lo que es mejor, con una superioridad insultante sobre el resto de equipos.

Españoles en carrera

La carrera no pudo ir peor para los dos españoles. No sólo por el hecho de que ambos pilotos quedaron fuera de los puntos sino por la pésima imagen mostrada por sus mecánicas.

A pesar de la más que evidente mejora  experimentada por los de Woking estas últimas carreras, que además introducían mejoras aprovechando que se corría en casa de su proveedor de motores, todo salió rematadamente mal, con el asturiano firmando una de sus peores carreras del año, en 16ª posición.

Fernando Alonso vivió una auténtica pesadilla en la casa de Honda

Fernando Alonso vivió una auténtica pesadilla en la casa de Honda

Sorprrendió, de forma desagradable eso sí, el lamentable rendimiento ofrecido por los McLaren-Honda durante toda la carrera, yendo de más a menos durante todo el fin de semana. De hecho, ya se venía venir el desastre con la mala calficación del sábado, que dejó fuera de la Q2 incluso a Jenson Button y último de la Q2 a Fernando Alonso.

Y como era previsible, en carrera las cosas no fueron mucho mejor. En una carrera normal y sin incidentes reseñables, no hubo lugar a la magia. Por eso, tanto Fernando Alonso como su compañero acabaron en el marasmo de la zona baja de la clasificación, sin ritmo ni velocidad punta y batiéndose el cobre con los Manor, el Sauber de Nasr y, precisamente, el Toro Rosso del propio Carlos Sáinz.

En este sentido, poco hay que añadir a la carrera de Carlos Sáinz, que vivió un fin de semana muy similar al de Fernando Alonso. El madrileño acabó en 17º lugar, justo detrás del asturiano.

Tras un sábado desastroso, en el que un problema mecánico impidió rodar a su monoplaza en la última sesión de entrenamientos libres, Sáinz cayó en la Q1, con un tiempo bastante pobre.

Lewis Hamilton se dejó gran parte de sus opciones en la salida

Lewis Hamilton se dejó gran parte de sus opciones en la salida

En carrera, el madrileño vivió un calvario similar al del asturiano, con quien de hecho acabó peleándose al final, en un coche sin alma, sin velocidad y al que ninguno de los compuestos utilizados le diese alternativa ninguna.

Encima, por si eran pocos los problemas, un toque con el mexicano de Haas, Esteban Gutiérrez, terminó de arruinar su carrera, además de causar un cabreo de considerables proporciones al madrileño.

Ferrari y Lewis Hamilton, los grandes perdedores

En una carrera en la que se podía apreciar una interesantísima y significativa mejora en sus monoplazas, Ferrari dejó escapar no sólo un pódium sino una más que factible victoria y que pocas veces tendrá más al alcance de la mano que hoy en Japón.

A pesar de una excelente salida de Vettel, de ser con diferencia el piloto con mejor ritmo de carrera y con un proyección excelente, nadie en Maranello ha sabido explicar qué pudo pasar por sus cabezas para llevar a cabo la estrategia en el último stint.

La opción casi suicida de sacar a Vettel con tráfico por delante y con los compuestos más blandos le dejó sin posibilidades ni siquiera de subir al cajón cuando tenía todos los triunfos en su mano.

Kimi Raikkönen, otra víctima del fallo en la estrategia de Ferrari

Kimi Raikkönen, otra víctima del fallo en la estrategia de Ferrari

No sólo no fueron capaces de sacar al alemán por delante de Hamilton sino que encima le sacaron con mucho tráfico de doblados en pista.

El hecho de salir con tanta gente por delante,además de enfadar al alemán que tuvo sus más y sus menos con algún que otro piloto doblado que opuso quizás más resistencia de lo debido, como pasó por ejemplo con Carlos Sáinz o Felipe Nasr,  impidió sacar el máximo rendimiento a unos compuestos blandos.

Vettel, que perdió mucho tiempo en doblar pilotos, gastó los mejores momentos de sus neumáticos, no pudo dar alcance a Hamilton. Esto provocó que cuando logró tenerlo a tiro, sus ruedas, bastante castigadas, le impidieron luchar por la posición.

Así pues, el británico, aprovechando la coyuntura y con unos compuestos más duros y en mejor estado, se marchó irremisiblemente en pos de Verstappen, dejando al alemán una vez más con la miel en los labios.

Por su parte Hamilton hoy no tuvo su día y lo pagó quizás demasiado caro. Su error en la salida, que le mandó de la segunda hasta la octava posición, le acabó lastrando el resto de la carrera. A pesar de que logró recuperarse y remontó, no fue suficiente.

Ni siquiera para dar caza a Verstappen, quien se defendió como gato panza arriba en las últimas vueltas y mantuvo su posición a pesar de los esfuerzos del británico, De hecho, en su desesperación por atacar al holandés, Hamilton se acabó yendo recto en la chicane, perdiendo sus últimas opciones de ser segundo.

Max Verstappen pudo con Lewis Hamilton en el último tercio de la prueba

Max Verstappen pudo con Lewis Hamilton en el último tercio de la prueba

Hoy, pues, no caben excusas ni declaraciones altisonantes, como las que dijo al acabar el GP de Malasia, cuando acusó veladamente al equipo de haber saboteado su coche para que ganase Rosberg el Mundial.

Si en Sepang un fallo mecánico cuando lideraba cómodamente la prueba le dejo fuera de carrera, no es menos cierto que el error sufrido hoy en la salida, muy similar al que le costó la victoria en Monza hace apenas un mes, es achacable en exclusiva al piloto británico.

Quizás por eso pidió perdón al equipo nada más acabar la carrera pero está claro que estos errores, que hasta ahora sólo venía cometiendo Rosberg estos últimos años cuando las cosas se ponían duras, le están empezando a pasar factura a Hamilton y quién sabe, si le pueden haber costado un campeonato que, nada más volver del parón veraniego, tenía en su mano.

Clasificación de carrera y del Mundial

El GP de Japón arrojó la siguiente clasificación final tras 53 vueltas al trazado de Suzuka

  1. Nico Rosberg (Mercedes AMG), en 1h 26′ 43”
  2. Max Verstappen (Red Bull TAG-Heuer), a 4,9”
  3. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 5,7”
  4. Sebastian Vettel (Ferrari), a 20,2”
  5. Kimi Raikkönen (Ferrari), 28,3”
  6. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG-Heuer), a 33,9”
  7. Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 57,4”
  8. Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 59,1”
  9. Felipe Massa (Williams Mercedes), a 1’37”
  10. Valtteri Bottas (Williams Mercedes), a 1’38”
Nico Rosberg festejando su novena victoria del año

Nico Rosberg festejando su novena victoria del año

La clasificación del Mundial de Pilotos tiene ahora más color alemán que nunca, con un dominante Nico Rosberg, que lidera ahora el campeonato con un holgado colchón de 23 puntos sobre su compañero Lewis Hamilton, cuando faltan solo cuatro carreras para finalizar.

En tercer lugar, y a pesar de su sexto puesto de hoy, sigue en manos de Daniel Ricciardo. El australiano sigue conservando una cómoda ventaja de 42 puntos sobre Kimi Raikkönen y de 47 sobre Sebastian Vettel y su compañero de equipo Max Verstappen.

Precisamente el holandés, merced a su segundo puesto de hoy ha igualado en puntos a Sebastian Vettel, pero el hecho de que el joven piloto de Red Bull haya logrado una victoria (la conseguida en el GP de España en mayo) le sitúa por delante del alemán de Ferrari en la clasificación del campeonato.

  1. Nico Rosberg (Mercedes AMG), 313 puntos
  2. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 280 puntos
  3. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG-Heuer), 212 puntos
  4. Kimi Raikkönen (Ferrari), 170 puntos
  5. Max Verstappen (Red Bull TAG-Heuer) 165 puntos.

Por su parte, en lo relativo al Mundial de Constructores, volver a reiterar que el equipo Mercedes es ya, de forma matemática, campeón de Marcas.

Los integrantes de Mercedes, festejando su tercer título del año

Los integrantes de Mercedes, festejando su tercer título de Constructores

Sus números y su dominio durante toda la temporada ha sido incontestable y, por ende, lo único que podía estar en cuestión era en qué carrera iban a proclamarse campeones y cuál sería el número de puntos totales logrados.

Ahora, con todo ya decidido en la pelea por el título sólo falta saber quiénes se llevarán el gato al agua en la lucha por el segundo y el tercer puesto, así como en el resto de escuderías.

Todo apunta a que la segunda plaza se la llevará Red Bull, que mantiene una sustanciosa ventaja de 50 puntos sobre Ferrari y que, al menos a mí, se me antoja insalvable de aquí al final de la temporada.

Lo peor de los de Maranello no es haber sido superados por un equipo que partía en clara desventaja sobre ellos sino que, además, ellos solos han sido capaces de cavar su propia fosa, merced a errores infantiles de estrategia que, como en el caso de hoy. le han privado no ya de un pódium sino de la propia victoria en Suzuka.

  1. Mercedes AMG, 593 puntos
  2. Red Bull TAG-Heuer, 385 puntos
  3. Ferrari, 335 puntos
  4. Force India Mercedes, 134 puntos
  5. Williams Mercedes, 124 puntos

La próxima carrera: Austin,  “territorio Hamilton”

Por último, añadir que para la siguiente carrera habrá que esperar dos semanas. De nuevo, y por tercera vez en lo que va de año, el Gran Circo coge el avión rumbo a otro continente, en este caso América.

Allí nos espera el GP de EE.UU., en el siempre imponente Circuito de Las Américas, en Austin (Texas). Un trazado muy largo (5,5 kilómetros) y muy técnico, donde Mercedes no debería tener problemas para volver a dominar y en el que Rosberg puede -y debe- asestar el golpe de gracia a Hamilton para asegurar su primer Mundial.

Ahora bien, no va a ser tarea fácil ya que el de Austin es un circuito que le viene como anillo al dedo a Lewis Hamilton.

A pesar de su “juventud”, con sólo cuatro carreras disputadas, el británico ya ha escrito su nombre en tres ocasiones y con dos equipos distintos (McLaren en 2012 y Mercedes en 2014 y 2015).

Anuncios