Sólo un 2% de los conductores españoles monta neumáticos de invierno


Según un informe de Goodyear, los conductores españoles seguimos siendo muy reacios a montar neumáticos de invierno.

Sólo un 2% de los conductores españoles monta neumáticos de invierno
Sólo un 2% de los conductores españoles monta neumáticos de invierno

En concreto y tal y como se desprende del citado informe, sólo un 2% de los conductores españoles cambia sus cubiertas de verano por otras invernales.

Un hábito considerado como “residual” e “insuficiente” en nuestro país, sobre todo si se tiene en cuenta el número de días que se circula con temperaturas inferiores a siete grados, que es el punto de inflexión universalmente admitido como óptimo para la implementación de este tipo de compuestos.

Curiosamente, muchos de los conductores encuestados conocen de las virtudes y ventajas que supone el montaje de las cubiertas invernales en esta época del año, debido a las especiales características de su dibujo y compuestos.

Sin embargo, y he aquí la gran cuestión, la gran mayoría asocia erróneamente el empleo de estas cubiertas sólo para entornos nevados cuando ello no es así en absoluto. Este tipo de neumáticos no sólo está especialmente diseñado para ofrecer su máximo rendimiento sobre suelos nevados sino que también son perfectamente válidos en aquellos lugares más fríos y sobre suelos deslizantes como la lluvia y el hielo.

Por otra parte, prácticamente ninguno de los encuestados conocía que el empleo de los neumáticos de invierno exime del uso de cadenas allí donde sea necesario llevarlas. Una cuestión que no es baladí en absoluto, habida cuenta que más de un 80% de los conductores españoles admite públicamente que no sabe montar las cadenas.

Por tanto y, para compensar esta mala costumbre tan típicamente española, Goodyear proporciona en su informe una serie de interesantes consejos para facilitar la conducción en esta época del año.

Entre ellos, el fabricante norteamericano aconseja ajustar la velocidad a las condiciones climatológicas, planificar y anticiparse a situaciones peligrosas en curvas o zonas en sombra, aumentar la distancia de seguridad, mantener el habitáculo a una temperatura cómoda, conducir suavemente, no sobreestimar las capacidades del coche y revisar el estado del vehículo antes de conducir.

Fuente: Infotaller.tv

El timo de los neumáticos de segunda mano provenientes de Rusia


El portal Posventa.info avisa de una práctica cada vez más creciente en la que, a cambio de dinero, gente sin escrúpulos está jugando gravemente con la seguridad de otras personas, aprovechando un momento de crisis como el actual.

Detectada una banda de falsificadores de neumáticos usados
Detectada una banda de falsificadores de neumáticos usados

Así pues, desde la Europa del Este -especialmente Rusia-han proliferado bandas organizadas que están distribuyendo por toda Europa (incluyendo nuestro país) juegos de neumáticos totalmente desgastados haciéndolos pasar como seminuevos. Unos compuestos que, a simple vista, parecen en perfectas condiciones, con todo el dibujo pero que, en realidad, no son más que desecho de tienta, eso sí, perfectamente manipulado para engañar a sus potenciales compradores.

En condiciones normales, la superficie de un neumático normal y corriente está integrado por una serie de compuestos que garantizan una respuesta segura en toda circunstancia. Cuando el compuesto se desgasta, el dibujo se borra, alertando de tal situación y dejando al descubierto la carcasa, que es la última capa rígida del neumático. La carcasa le da estructura y solidez al neumático pero no agarra nada al asfalto pues no es su función.

Pues bien, estos estafadores aprovechan esta base para dibujar sobre ella una falsa banda de rodadura que aparenta estar intacta. Como es lógico, el riesgo de sufrir cualquier tipo de incidencia con estas gomas manipuladas es elevadísimo, ya que. una vez instalado, el neumático no va a rodar sobre la banda de rodadura sino directamente sobre la propia carcasa y, lo que es peor, sin que el conductor lo sepa.

Este tipo de incidencias reabren una vez más la polémica acerca del uso de neumáticos de segunda mano y los posibles riesgos y consecuencias que de ello se derivan. Tanto en términos estrictos de seguridad como meramente legales ya que circular con estas cubiertas manipuladas es totalmente ilegal.

Esta cuestión no es baladí porque en caso de sufrir un accidente, en caso de detectarse el uso de un compuesto no homologado, es decir, que no cumple con las más elementales especificaciones técnicas y de seguridad, podría hacer que el seguro no se hiciese cargo de las pertinentes indemnizaciones y generar un grave problema al conductor. Y es que, como dice el refrán, al final lo barato siempre termina por salir caro…

 

Llevar los neumáticos con una presión inadecuada supone un gasto de 50 euros al año


Según un estudio realizado por el Grupo Andrés, uno de los más importantes distribuidores de neumáticos de nuestro país, los conductores españoles estarían perdiendo en torno a 50 euros al año debido a la combinación de neumáticos con presiones bajas y  la subida de las temperaturas en verano.

El correcto inflado de los neumáticos ayuda a ahorrar dinero
El correcto inflado de los neumáticos ayuda a ahorrar dinero

En concreto, y tal y como se desprende del citado estudio, nada menos que tres de cada cuatro turismos circulan por nuestras carreteras con sus neumáticos inflados con una presión inadecuada, lo cual unido al incremento de las temperaturas, la factura de carburante se incrementaría al menos en un 7% además de comprometer la seguridad del vehículo y sus ocupantes.

De esta forma, se estarían quemando, de media, 50 litros de gasolina o de gasóleo cada año, tan sólo por el hecho de no llevar los neumáticos con la presiones recomendadas por el fabricante. Esto supone la nada despreciable cantidad  de 775 millones de litros de carburante consumidos inútilmente y una menos despreciable cantidad aún de 1.050 millones de euros al año, además del aumento de contaminación.

Los neumáticos con más kilómetros sobre sus lonas y con presiones más bajas son especialmente derrochadores de carburante, además de ser potencialmente más peligrosos. El envejecimiento de estas cubiertas se acelera al rodar sobre asfaltos recalentados, aumentando su vulnerabilidad a pinchazos y  reventones.

En este sentido, aquellos neumáticos con un inflado incorrecto, exigen un esfuerzo adicional al motor que provoca un desgaste prematuro en la banda de rodadura. Dicha deformación incrementa la temperatura de funcionamiento del compuesto y acelera su envejecimiento.

De hecho, el riesgo de reventón llega a multiplicarse por tres para aquellos automóviles que equipan cubiertas con presiones hasta 0,5 atmósferas por debajo de lo recomendado por el fabricante del vehículo, tal y como se desprende de las conclusiones del citado estudio.

El derroche innecesario de carburante es uno de los factores que debe animar a los automovilistas a comprobar el nivel de inflado de los neumáticos de modo sistemático. Menos de dos minutos en un taller especializado en neumáticos o en la estación de servicio ahorran hasta 50 euros de carburante cada año. Basta, con revisar las presiones de inflado cada dos o tres semanas, para evitar este gasto de más”, manifestó el Director General de Grupo Andrés, Eduardo Salazar, durante la presentación del estudio.

 

 

Bridgestone recomienda el uso de neumáticos de verano


Ahora que llega el verano Bridgestone ha lanzado una campaña de concienciación para el empleo de neumáticos de verano, tanto por seguridad como por ahorro de combustible, con el fin de que los conductores que hayan optado por el uso de compuestos de invierno, procedan cuanto antes a su sustitución.

Bridgestone recomienda cambiar con urgencia a neumáticos de verano
Bridgestone recomienda cambiar con urgencia a neumáticos de verano

Dado que no hay un “calendario” oficial para cambiar los neumáticos de invierno por los de verano -y viceversa-, entre otras cosas porque las condiciones meteorológicas pueden llevar a confusión.

Por eso Bridgestone ha propuesto una especie de regla nemotécnica para que los conductores no se olviden de efectuar el cambio de neumáticos y tan sencillo como hacer las pertinentes sustituciones apenas se proceda al cambio de hora.

Lo ideal sería que, en función del cambio horario de invierno a verano sobre finales de marzo, se cambiasen los neumáticos de invierno a neumáticos de verano. Por tanto, no habría que esperar a entrar en el estación estival para cambiar las ruedas.

En este sentido, el fabricante japonés aconseja a todos los automovilistas que todavía circulen con neumáticos de invierno que, con urgencia, cambien ya a neumáticos de verano. Esto se debe a que los compuestos más blandos y los diseños de la banda de rodadura especiales de los neumáticos de invierno, los hacen menos adecuados cuando las temperaturas aumentan.

Bridgestone asegura que, según las condiciones de la carretera y de la temperatura, las diferencias de rendimiento entre los neumáticos de invierno y los de verano, en términos de frenado o manejabilidad, pueden variar entre el 30% y 8%, respectivamente.

Así, en algunos casos, en situaciones de lluvia o pavimiento mojado, un vehículo equipado con unos neumáticos de verano de buena calidad tendrán una distancia de frenado hasta el 30% más corta que otro con neumáticos de invierno, en una temperatura ambiente de aproximadamente 30°C.

Más de un 70% de los coches saldrán en Semana Santa con los neumáticos en mal estado


Ante el inminente arranque de la parte mollar de la Operación Salida de Semana Santa, el Grupo Andrés, distribuidor salmantino de neumáticos, más del 70% de los vehículos que saldrá a las carreteras españoles estos días, lo hará con sus neumáticos en mal estado.

Una mala presión en las ruedas, el problema más común
Una mala presión en las ruedas, el problema más común

Esto significa que nada menos que cinco de los siete millones de vehículos que se prevé que viajen esta Semana Santa, no llevan los neumáticos de su coche en buen estado.

De todos los problemas detectados, el más común es el relativo a la presión de los neumáticos que, generalmente,  es inferior a la legalmente permitida. Esta cuestión no es en absoluto baladí, sobre todo si tenemos en cuenta que estos vehículos van a hacer más kilómetros y con más carga de lo habitual. Por tanto, el riesgo de reventón es tres veces superior al de cubiertas bien cuidadas.

En segundo lugar, la crisis ha hecho que se pase de un índice de reposición de 1,2 neumáticos por vehículo por año a 0,8 por año. Estos dos factores son los que más inciden en las cubiertas de los conductores españoles según Grupo Andrés, lo que ha llevado al distribuidor a lanzar una serie de consejos fundamentales para conducir con seguridad esta Semana Santa:

El primero y más importante, realizar una revisión general de los neumáticos. “Es fundamental realizar el examen con las cubiertas en frío y con un equipo medidor de confianza. El aire es gratuito en casi todas las gasolineras“, aconseja Eduardo Salazar, director general de Grupo Andrés. Además, recomienda revisar el nivel de aceite refrigerante y líquido limpiaparabrisas.

Junto a estos consejos, entre las demás indicaciones, consejos de siempre que hoy en día se han descuidado como por ejemplo conducir de forma relajada, hacer descansos tras varias horas al volante o diseñar el trayecto antes de salir.

La Navidad se cierra con 13 muertos menos que el año pasado


Tras la finalización del período navideño, la DGT ha hecho público el balance de su operativo especial, que se ha cerrado con un total de 41 víctimas mortales, lo que representa 13 víctimas mortales menos que el año pasado.

La DGT cierra la Operación Navidad con 41 víctimas mortales
La DGT cierra la Operación Navidad con 41 víctimas mortales

La campaña especial, iniciada a las 15:00 horas del 20 de diciembre y finalizada a la medianoche del lunes 6 de enero, registró un total de 38 accidentes, en los que además de los citados 41 fallecidos, se contabilizaron 12 heridos graves y 17 leves. Unas cifras francamente bajas, sobre todo si tenemos en cuenta los cerca de 16 millones de desplazamientos estimados por la DGT durante todo este período.

El dispositivo se ha dividido en tres fases. La primera de ellas, comprendida entre los días 20 y 25 de diciembre fue la más trágica ya que 22 personas se dejaron la vida en 20 accidentes de tráfico y hubo ocho heridos graves y cuatro leves.

La segunda fase, que se extendió desde el viernes 27 hasta la medianoche del 1 de enero fallecieron 10 personas en nueve siniestros de circulación.

En la tercera y última fase del operativo, que comprendió desde el viernes 3 hasta las 24:00 horas del lunes 6, se registraron siete accidentes, con siete muertos, dos heridos de gravedad y dos de carácter leve.

Por su parte, el día en el que se registró una mayor siniestralidad fue el día 21 de diciembre, en el que se produjeron cinco accidentes y siete muertos. Por el contrario, los días 29 y 31 de diciembre y 1 de enero fueron días de absoluta normalidad y en los que no se registró ningún accidente mortal.

España registra su cifra más baja de muertos en carretera desde 1960


En una comparecencia pública del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha hecho balance de la siniestralidad en las carreteras españolas durante el pasado año 2014 y las cifras son ciertamente esperanzadoras.

El Ministro del Interior durante su comparecencia de ayer
El Ministro del Interior durante su comparecencia de ayer

Así pues, los muertos en carretera no sólo han registrado su décima bajada consecutiva sino que las cifras de fallecidos se sitúan al nivel del año 1960, cuando empezaron a recogerse estas estadísticas y cuando el número de vehículos que circulaban por España era 30 veces inferior (en torno al millón de vehículos).

En concreto, durante el año 2013 se produjeron 994 accidentes mortales, en los que fallecieron 1.124 personas y 5.206 resultaron heridas graves. Esta cifra representa una caída del 16% en cuanto al número de siniestros mortales, situándose por primera vez por debajo de los 1.000. Además, también se han registrado descensos del 13,3% en el número de víctimas mortales y del 16% en el de heridos graves.

Si nos remontamos a tan solo 10 años antes, es decir, en 2003, el descenso de la siniestralidad es sencillamente espectacular, al pasar de los 3.993 muertos de aquel año los 1.124 de 2013. Esto es, 2.865 muertos menos y una reducción acumulada del 72%. Una reducción que también se aprecia en el número de heridos graves, pasando de los 19.493 de 2003 a los 5.206 en 2013.

Por otra parte, durante el pasado año hubo 29 días en que no hubo ningún muerto por accidente en vías interurbanas. De ellos, seis días fueron en marzo, cinco en mayo, cuatro en diciembre y tres en junio y julio. En total, el equivalente a casi un mes sin muertes en carretera. Esto también mejora las cifras de 2012, ya que en dicho año  sólo hubo 19 los días en que no se registraron muertos, frente a los 15 de 2011 y los exiguos cuatro de 2010.

Lo que no cambia es el tipo de vía en la que se viene produciendo el mayor número de accidentes. Las vías convencionales registraron 898 de las 1.124 víctimas mortales -casi un 80% del total- aunque por vez primera también baja de los 1.000 fallecidos, un 12% menos que en 2012. Además, los 178 muertos registrados en autovías y 52 en autopistas, también suponen un 19% menos que el año anterior.

De los 1.124 víctimas mortales, 590 se produjeron a bordo de turismos y 49, en furgonetas, un 18% menos que el pasado año. También bajó el número de ciclistas fallecidos en accidente. Sólo 26 víctimas, frente a los 36 de 2012. Sin embargo, donde se ha apreciado un pequeño repunte es en la cifra de motoristas muertos, que alcanzó un total de 188 fallecidos, dos más que el año pasado. También suben el número de peatones muertos por atropello, que pasan de 132 en 2012 a 138 en 2013.

Espectacular descenso de los fallecidos por accidente en España en 2013
Espectacular descenso de los fallecidos por accidente en España en 2013

Por tipo de accidente, la salida de vía es el que más muertos ha generado tanto en vías de gran capacidad (87 fallecidos) como en carreteras convencionales (333 fallecidos). Lo que sorprende es que en este tipo de vías, los atropellos a peatón (41) se han aupado al segundo puesto en cuanto a siniestros que más fallecidos generó el pasado año.

Por último, sorprende desagradablemente que aún haya gente que siga sin concienciarse de lo extremadamente importante que es el uso de los mecanismos de seguridad. Resulta apabullante escuchar que nada menos que un 21% de los conductores y pasajeros fallecidos en turismos y furgonetas en 2013 no llevaban puesto el cinturón de seguridad. Si comparamos esta última cifra con el año 2012, este porcentaje aumenta hasta el 25% y hasta el 38% en 2004.

Tampoco resulta comprensible que, de los 188 fallecidos en motocicleta, casi un 10% no llevaba puesto el casco en el momento del accidente. En el caso de los 27 fallecidos en ciclomotor, seis tampoco lo usaba. En el caso de los ciclistas, de los 36 usuarios de bicicleta fallecidos, 10 de ellos no utilizaban casco, pese a ser obligatorio en vías interurbanas.

Asimismo, de los 23 niños de hasta 12 años fallecidos en turismo o furgoneta, 15 usaban algún tipo de accesorio de seguridad pero seis (un 26%) no utilizaban ningún tipo de dispositivo de sujeción.

Según la DGT, abrocharse el cinturón o ponerse el casco habría ahorrado al menos 80 muertos y el descenso de víctimas mortales habría supuesto un descenso del 13% al 19%.

Arranca la Campaña de Navidad de la DGT


Una vez más, fiel a su cita con las cenas de empresa, los compromisos familiares y los opíparos banquetazos navideños, la DGT vuelve a las carreteras, alcoholímetro y radar en ristre, en una nueva edición de su ya tradicional campaña de Navidad.

La DGT incrementará los controles de alcoholemia estas Navidades
La DGT incrementará los controles de alcoholemia estas Navidades

En concreto, desde hoy y hasta las 12 de la noche del próximo 6 de enero se prevén más de 16 millones de desplazamientos por nuestras carreteras. Por este motivo y en tres fases, la DGT intensificará los controles de alcoholemia y de velocidad durante el periodo navideño.

De hecho, desde hace unos días se ha producido un importante refuerzo en los controles de alcoholemia por España, con más de más de 1.000 puntos de control por nuestra geografía que tienen previsto realizar más de 20.000 controles durante estas fiestas.

La primera fase del dispositivo tendrá como objetivo las fiestas de Nochebuena y Navidad y dará comienzo desde hoy mismo hasta el miércoles 25 por la noche, periodo en el que la DGT prevé 5,6 millones de desplazamientos. La segunda fase estará centrada en la siempre peligrosa noche de Fin de Año y las fiestas de Año Nuevo y arrancará el próximo día 27 de diciembre hasta el 1 de enero, para controlar un total de 5 millones de desplazamientos.

La tercera y última fase, la de Reyes comprenderá entre los días 3 y 6 de enero y, según las autoridades de Tráfico es la menos importante en cuanto a tránsito, pues se esperan  3,3 millones de desplazamientos.

La DGT recuerda que es importante planificar la ruta, consultar las condiciones meteorológicas -generalmente adversas- y  elegir las vías más seguras para circular, extremando la precaución al volante y limitando al máximo el consumo de alcohol, una de las causas más importantes de accidentalidad en esta época del año.

Llevar a los niños abrigados en el coche puede afectar a su seguridad a bordo


Con la llegada del invierno la ropa de abrigo pasa a formar parte de la vida diaria de los niños, incluidos los desplazamientos. Sin embargo, lo que muchos padres desconocen es que cuando un niño lleva puesta la ropa de abrigo en la silla del coche, su seguridad puede verse reducida.

El llevar a los niños con abrigo compromete su seguridad
El llevar a los niños con abrigo puede comprometer su seguridad

Según el Departamento de Transporte del Reino Unido, hasta un 80% de los asientos infantiles se utilizan de forma incorrecta, siendo la tensión de los cinturones de las sillas el principal fallo.

El motivo es bien sencillo. La manera en que el niño encaja en la sillita es diferente cuando lleva puesta ropa de abrigo, ya que los cinturones no se adaptan de la misma forma a la constitución del pequeño. Esto aumenta las posibilidades de que éste salga despedido del asiento en caso de colisión o frenado brusco.

Todos los abrigos y la ropa en general se comprimen en caso de choque, pero los abrigos más gruesos de invierno no se comprimen lo bastante y producen un aflojamiento en el cinturón que hace que el niño se pueda deslizar del asiento, en caso de frenazo brusco. De ahí que el cinturón del asiento deba estar en todo momento lo más próximo al cuerpo del niño.

La mejor forma de garantizar la seguridad de los niños en invierno es meterles en la silla del coche con una chaqueta o jersey, a lo sumo, y calentar el interior del vehículo antes de iniciar el viaje. Luego, una vez abrochado el niño a la sillita, se le puede poner el abrigo encima, con la parte de delante hacia atrás y siempre que haga frío a bordo. De esta forma garantizaremos que el niño se mantendrá caliente y seguro al mismo tiempo.

Unos consejos para comprobar la verdadera sujeción con las prendas de abrigo

Debido a lo anteriormente expuesto, se recomienda a los padres que comprueben la seguridad de las sillas infantiles en invierno cuando los niños viajen con el abrigo puesto.

Para ver si la ropa de abrigo es segura cuando la lleve puesta en la silla del coche, habría que llevar a cabo una sencilla comprobación que apenas dura unos minutos pero que nos permitira comprobar el grosor de la prenda y, sobre todo, cómo se comprimirá durante el trayecto.

Para ello, bastaría con hacer esta simple comprobación, resumida en los siguientes pasos:

  1. Quitar la sillita del coche y llevarla a casa
  2. Vestir al niño con la ropa de abrigo que va a llevar en el viaje o en el trayecto
  3. Sentar al niño en la silla, abrocharle el cinturón y ajustarlo para que se adapte al tamaño del niño.
  4. Sacar al niño de la silla sin aflojar el cinturón.
  5. Retirarle al niño la prenda de abrigo y volver a sentarlo en la silla.
  6. Sin apretar los cinturones, comprobar que se pueden pasar dos o más dedos por debajo del cinturón, a la altura del hueso del hombro del niño. Si ello es posible, esa prenda de abrigo no sería segura para usarla en la sillita.

Ponle Freno y Continental, juntos por el mantenimiento de los neumáticos para invierno


La plataforma de Seguridad Vial impulsada por el Grupo ATRES Media “Ponle Freno” ha alcanzado un acuerdo con Continental para recordar la vital importancia de mantener en buen estado los neumáticos, especialmente con la llegada del mal tiempo.

Los neumáticos usados incrementan el riesgo de accidente
Los neumáticos usados incrementan el riesgo de accidente

Esta plataforma pone el acento en el hecho del auge cada vez mayor del uso de neumáticos de segunda mano debido a la crisis y alertan de que un neumático gastado aumenta la distancia de frenado y aumenta el riesgo de aquaplanning, especialmente en condiciones atmosféricas desfavorables.

Un consejo que, por sabido, no es baladí ya que, según un estudio elaborado por los principales fabricantes de neumáticos,s habría ya en torno a un millón de neumáticos de segunda mano rodando por nuestras carretera. Una cifra considerada como muy preocupante, debido a la incidencia directa que estos compuestos tienen sobre la Seguridad Vial. De hecho, este tipo de compuestos está presente en tres de cada cuatro accidentes de tráfico.

Está demostrado que los conductores que montan en sus vehículos gomas usadas aumentan significativamente las posibilidades de sufrir un accidente ya que, pese al aparente buen estado que aparenten tener las cubiertas pueden ocultar defectos internos.