Ford trasladará a Almussafes toda la producción de la factoría belga de Genk, que cerrará en 2014


Ford informó ayer de su decisión de cerrar en 2014 su fábrica la localidad belga de Genk. Una decisión que va a traer aparejada como principal consecuencia que toda la producción que el fabricante norteamericano tenía en dicha localidad sea desplazada a su fábrica española en Almussafes . Se trata de una decisión histórica y que, además de una enorme alegría para todo el personal de la fábrica valenciana, va a suponer un importante espaldarazo para nuestra industria y el la industria auxiliar de la zona, que salen muy reforzadas con esta decisión.

Esta resolución es consecuencia directa de la política de reestructuración de la compañía, que está racionalizando la producción y para ello va a tener que proceder al cierre de varias de las fábricas que Ford mantiene abiertas en todo el mundo. En esta ocasión  le ha tocado el turno a la fábrica de Genk en Bélgica, que echará el cierre muy probablemente en primavera del año 2014 y, por este motivo, su producción será trasladada a la fábrica española en Almussafes.

Desgraciadamente, y como suele ocurrir en estos casos, la alegría va por barrios ya que a la euforia desatada por las autoridades valencianas y los trabajadores de la planta española hay que contraponer el mazazo que supone para Bélgica la pérdida de una empresa tan estratégica como Ford y el hecho de que, al menos 4.200 personas pierdan su empleo en tierras belgas.

Según ha informado Alberto Fabra, actual Presidente de la Comunidad Valenciana, el propio presidente de Ford España, José Manuel Machado le confirmó que este trasvase de producción desde Genk a Almussafes traerá consigo la construcción de al menos tres modelos más (Mondeo, S-Max y Galaxy), a añadir a los que ya venía produciendo la fábrica española. Además, supondrá la creación de al menos 1.200 empleos directos y entre 2.000 y 3.000 indirectos.