El Bugatti Chiron rompe la barrera de las 300 mph


Bugatti ha logrado batir un récord extraordinario como es el de la velocidad punta, al lograr romper la barrera de las 300 millas por hora en un test realizado en Alemania.

chiron_01

En concreto, el Bugatti Chiron logró alcanzar la espectacular cifra de 304,773 millas por hora, o lo que es lo mismo, una velocidad de 490,484 km/h, algo nunca visto en un coche “de calle”.

Unos registros que, desde luego, dejan en pañales las 259,111 millas por hora (417 km/h) de su predecesor, el Bugatti Veyron logradas en 2012 y las 283,966 millas por hora (457 km/h) de su rival más directo, el Koenisegg Agera R, alcanzadas en 2017.

“¡Qué récord! Estamos llenos de alegría por ser el primer fabricante que ha logrado alcanzar una velocidad superior a las 300 millas por hora. Es un registro para la eternidad. Me encantaría darle las gracias a todo el equipo y al piloto Andy Wallace por su espectacular actuación“, afirmó emocionado el Presidente de Bugatti, Stephan Winkelmann.

El Bugatti Chiron, un avión más que un deportivo

Recordemos que el Bugatti Chiron es un superdeportivo fabricado por la filial del Grupo Volkswagen, que fue presentado en la edición del pasado año del Salón de Ginebra y ofrece unas prestaciones de auténtico infarto. 

chiron_02.jpg

En concreto, el Chiron monta un motor W16 con cuatro turbos capaz de ofrecer una potencia de ¡1.487 CV! sobre una estructura de fibra de carbono, suspensión independiente y un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Con un bestial par motor de 1.600 Nm desde las 1.000 revoluciones por minuto, es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en apenas 2,4 segundos, pero es que llega a los 200 km/h en 6,4 y a los 30 en sólo 13,5 segundos, para conseguir una velocidad punta “oficial” de 380 km/h.

Ahora bien, esta velocidad era fácilmente superable ya que el fabricante ofrece la posibilidad de activar un modo “Super Sport” con una segunda llave y que llevaría la velocidad punta hasta los 420 km/h autolimitados.

Pero es que incluso, se comentó en su presentación que si el cliente lo solicitaba, se podría desactivar el limitador para superar esa velocidad con holgura. Algo que, como se ha podido ver ahora, ha sido perfectamente posible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Llaman a revisión ¡al Bugatti Chiron!


Hoy día, nadie se salva de la lacra de los fallos de diseño y fabricación que luego, en base a los afortunadamente, cada vez más exhaustivos controles de calidad impuestos por las marcas, dan lugar a las famosas llamadas extraordinarias a revisión.

El exclusivo Bugatti Chiron, llamado a revisión extraordinaria
El exclusivo Bugatti Chiron, llamado a revisión extraordinaria

Ni siquiera cuando uno se convierte en el propietario de uno de los coches más caros y exclusivos del planeta como es el Bugatti Chiron, una de las más rápidas, bellas y sobre todo exageradamente caras creaciones de la ingeniería automovilística mundial.

Así pues, 47 unidades del citado superdeportivo del Grupo Volkswagen han sido llamados a revisión por la marca germana.

Al parecer, se habría detectado un problema de fabricación en los asientos reclinables, algo que si bien no compromete en absoluto la seguridad ni la mecánica del coche, sí que representa un hándicap en su comodidad.

Un hecho intolerable si tenemos en cuenta que se trata de un coche de 1.500 CV, capaz de ponerse de superar la barrera de los 400 kms/h y que, sobre todo, cuesta la friolera de 2,5 millones de euros.

Bugatti lanzó en 2016 el Chiron como sustituto de otro mito del asfalto como es el Bugatti Veyron y, a pesar de su elefantiásico precio, logró alcanzar en pocas fechas nada menos que 300 unidades vendidas, más de la mitad de las 500 inicialmente previstas para su producción total.

Bugatti Veyron Ettore Bugatti: Exclusividad salvaje


Cuando mejorar un coche como el Veyron parecía imposible, el fabricante galo Bugatti, perteneciente al Grupo Volkswagen, ha dado una nueva vuelta de tuerca y ha puesto su listón en un nivel prácticamente inalcanzable de la mano de su nueva y exclusiva creación, el Bugatti Veyron Ettore Bugatti.

Bugatti Veyron Ettore Bugatti_01

Esta edición especial del Bugatti Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse, es el sexto y último de una serie de modelos especiales creados por el fabricante francés para homenajear a distintos personajes históricos de la marca, llamada “Les Lègendes de Bugatti”, y que tiene por objeto rendir tributo a Ettore Arco Isidoro Bugatti.

El diseñador italiano y uno de los patrones de la histórica Bugatti, ha sido considerado como uno de los creadores más importantes dentro del la historia del automóvil. Desarrolló su labor en el seno de la empresa familiar durante los años 20 y a él se deben los diseños de joyas como el Bugatti Type 2 (1901),  el Type 13 Brescia Sport-Racing (1922) o el mítico Type 41 Royale de 1932, en el que precisamente el nuevo Bugatti Veyron está inspirado.

Un modelo cargado de historia

La historia del Bugatti Type 41 Royale es ciertamente curiosa. Este coche fue diseñado y concebido como el coche más rápido y lujoso del momento, como respuesta a un comentario ofensivo realizado por una dama inglesa al propio Ettore Bugatti, que comparó sus coches con los Rolls-Royce.

Encorajinado por aquel comentario, Ettore Bugatti construyó el Type 41 Royale. Una auténtica bestia de casi siete metros de largo, que montaba un motor de 12.7 litros y 300 CV de potencia, unas cifras sin duda inéditas para la época, como sin duda lo eran los 30.000 dólares que costaba.

Bugatti Type 41 Royale
Bugatti Type 41 Royale Coupé de ville Binder, en un reciente Festival de Goodwood

Por desgracia para Bugatti, el crack del 29 y sus repercusiones sobre la economía mundial hundieron de golpe todas sus previsiones de ventas y sólo seis unidades pudieron ver la luz, cada una de ellas con un número de chasis concreto y una carrocería totalmente diferente para cada propietario.

Como dato anecdótico, hay que decir que entre sus distinguidos clientes estuvo el rey Alfonso XIII. Sin embargo, el monarca español nunca lo llegó a recibir ya que, para cuando el coche estuvo disponible, el bisabuelo del actual rey de España ya se encontraba en su exilio en Roma ,debido al advenimiento de la II República en nuestro país.

De todos ellos, el elegido por la actual Bugatti para homenajear a su patrón ha sido el Bugatti Type 41 Royale con chasis número 41.111, conocido como Coupé de ville Binder, vendido en abril de 1932 al fabricante de ropa francés Armand Esders, que pronto se hizo famoso por su aspecto exterior, decorado en pintura bitono gris y azul, reproducida ahora fielmente en el nuevo Bugatti Veyron Ettore Bugatti.

Un exterior clásico y a la vez deportivo

Precsisamente, el empleo de la pintura bitono en colores gris y azul, le confieren un aspecto ciertamente elegante si bien el empleo del aluminio y la fibra de carbono en distintos elementos del coche como paneles frontales y laterales, capó, tiradores de las puertas y remates en los paragolpes , le dotan de un armónico conjunto entre clasicismo y modernidad.

Bugatti Veyron Ettore Bugatti_03

Aunque alejado de las elefantiásicas medidas de su antepasado, el nuevo Veyron sí conserva toda su potencia, al heredar el conocido y salvaje propulsor del Grand Sport Vitesse. Esto es, un corazón de 8.0 litros en W de 16 cilindros y cuatro turbos, que entrega una potencia de 1.200 CV y con el que es posible alcanzar una velocidad máxima de 408 kms/h y pasar de 0 a 100 kms/h en apenas 2,6 segundos.

Las llantas son otro elemento distintivo importante que destacan en el Bugatti Veyron Ettore Bugatti. En concreto, unas imponentes llantas de aleación de efecto diamante en azul oscuro y ocho radios -imitando a las que el propio Ettore Bugatti diseñó en su día para sus coches de competición- junto a las inscripciones “Ettore Bugatti” grabadas en las tapas de los depósitos de gasolina y del aceite.

Lujo a discreción

El interior del Bugatti Veyron Ettore Bugatti presenta como gran novedad la masiva presencia de dos tipos de cueros. Por un lado, cuero de ternera tradicional en color marrón (Brun Cavalier). más fino y delicado, que adorna prácticamente todo el interior del vehículo.

Por otro lado, aquellas partes que normalmente se tocan con la mano, como el aro del volante, la palanca de cambios, los tiradores de las puertas o la consola central y el reposabrazos central, están elaborados en un exclusivo cuero cordobán natural. Un cuero usado por vez primera por Bugatti y que es similar al empleado para los zapatos de alta calidad pero cuya principal característica es su especial resistencia al tacto.

Bugatti Veyron Ettore Bugatti_08

Sin embargo, esta profusión de cuero se alterna sabiamente con unos paneles de fibra de carbono de color azul en los revestimientos de las puertas y la tapa de la caja central trasera, coronada con una espectacular imagen de un elefante bailando. Esta imagen, ahora reproducida en platino, fue diseñada en su momento por Rembrandt Bugatti, hermano de Ettore, representa el homenaje a la imagen más distintiva y señera de los primitivos Bugatti Type 41 Royale.

Por último, decir que el coche está perfectamente identificado con la inscripción “Les Légendes de Bugatti” y el retrato y la firma de Ettore Bugatti, presidiendo el umbral de las puertas.

Sólo para bolsillos muy exclusivos

La puesta de largo del nuevo Bugatti Veyron Ettore Bugatti se producirá en el conocido Concurso de Belleza y Elegancia de Peeble Beach, que se celebrará en la localidad californiana de Monterey entre los días 11 y el 17 de agosto.

Se da la circunstancia de que la unidad que podremos ver en dicho festival será una de las únicas tres unidades que Bugatti va a fabricar de esta lujosa serie y su precio, tan estratosférico como sus prestaciones, alcanzará la friolera de 2.350.000 euros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen del día: Un Bugatti Veyron rosa por la lucha contra el cáncer de mama


El rapero norteamericano Tramar Dillar, más conocido como Flo Rida, es tan famoso por su música como por sus extravagancias.

El Bugatti Veyron rosa de Flo Rida, por una buena causa
El Bugatti Veyron rosa de Flo Rida, por una buena causa

Una de ellas -quizás la más sonada- fue la de adquirir un maravilloso Bugatti Veyron, al que no dudó darle un baño de oro de 24 quilates, a juego con las cadenas que rodean su cuello y que le supuso un desembolso superior a los dos millones de dólares.

Pues bien, la última excentricidad de Flo Rida está precisamente relacionada con su supercoche aunque en esta ocasión por una buena causa. Con motivo de la semana internacional de la Lucha contra el Cáncer de Mama, el cantante de Miami ha decidido repintar su Bugatti Veyron de color rosa y colocarle un llamativo lazo gigante en el capó delantero.

De esta forma, el cantante quiere demostrar que él también está sensibilizado y, de paso, aprovechar su fama para trata de sensibilizar a sus fans y seguidores de la importancia de una lucha ante una enfermedad como ésta, del que se diagnostican al año 1,3 millones y que, gracias a estas campañas, está reduciendo su mortalidad cada vez más.

Bravo esta vez por Flo Rida, por más que lo que ha hecho con su maravilloso coche, en condiciones normales, debería ser considerado como un delito perseguible de oficio…

Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse, el descapotable más rápido del mundo


bugatti-veyron-grand-sport-vitesse-01

Bugatti siempre lo hace todo a lo grande. Lo hizo en el mes de julio del año 2012, cuando el Bugatti Veyron Super Sport, batía el récord Guinness de velocidad, al alcanzar una velocidad de 431 kms/h. Una estratosférica velocidad que, además, le convertía en el descapotable más rápido del mundo.

Sin embargo, aquella marca no pudo ser finalmente homologada porque se consiguió con una unidad que, a diferencia de sus hermanos de gama, no llevaba limitador de velocidad. Es decir, que al no considerarlo como un coche “de serie”, dentro de lo que pueda considerarse a este coche como “de serie” ya que sólo se fabricaron 30 unidades, el récord no pudo ser considerado válido.

Pues bien, ni dos años ha tardado Bugatti en la consecución de una nueva marca y con las circunstancias correctas para poder hacerlo. Para llevar a cabo la proeza, el piloto chino Anthono Lu se puso a los mandos de un Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse, un supercoche con las mismas especificaciones que el citado Grand Sports -motor de 16 cilindros en W, cuatro turbos y 1.200 CV de potencia- con los que se logró una velocidad máxima de 408,84 km/h.

El récord de velocidad se ha obtenido en el circuito de pruebas que posee el Grupo Volkswagen, al que pertenece Bugatti, en Ehra-Lessien (Alemania), donde fue certificado por la Agencia de Inspección Técnica Alemana (TÜV).

bugatti-veyron-grand-sport-vitesse-08

No obstante, este espectacular registro no le concede el honor de ser el coche más rápido del mundo. Esta es una distinción reservada al Ultimate Aero TTm que llevó su mecánica hasta los 412 kms/h, sí que le permiten al menos ser el descapotable más rápido del mundo, por delante del Bentley Continental GTC, cuyos 325 kms/h han quedado literalmente pulverizados. Eso sí, aún hay un coche más rápido que todos estos, en concreto el Hennessey Venom GT alcanzó nada menos que 427,6 kms/h. Sin embargo, este récord aún no ha podido ser homologado.

Para celebrar esta gesta, Bugatti va a presentar en el Salón de Shanghai una serie especial del Veyron Grand Sport Vitesse, denominada World Record Car. Una joya al alcance de sólo ocho afortunados que además tendrán que desembolsar la nada despreciable cantidad de 2.000.000 de euros.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Imagen del día: La historia del Bugatti submarino


lady-of-the-lake-8

Parece que eso de tirar joyas sobre ruedas al fondo de las aguas es algo bastante más común de lo que creíamos. Si no hace mucho descubríamos un Porsche Cayenne en un mar de China, el descubrimiento que hoy nos ocupa es francamente más valioso y con una curiosa historia sobre sus espaldas.

Hoy hemos conocido de la historia de un Bugatti que durmió en las profundidades del Lago Maggiore, uno de los lagos más grandes de Italia y fronterizo con Suiza y que fue rescatado 31 años después por un grupo de submarinistas.

Por el número de bastidor se supo que el coche era un Bugatti del año 1925 que se vendió en Francia ocho años más tarde a un arquitecto suizo llamado Marco Schmuklerski, que se lo llevó a territorio helvético de forma ilegal, sin pagar los preceptivos impuestos.

Schmuklerski acabó por abandonar su Bugatti en un barracón en las proximidades del citado Lago y dejó la responsabilidad de la custodia del vehículo a una empresa contratista encargada de realizar unos trabajos en la zona. Sin embargo, por motivos que se desconocen, el arquitecto nunca volvió a por su coche, por lo que se sospecha que los directivos de la empresa, ante la amenaza de recibir la visita de las autoridades fiscales suizas, decidieron mandar aquel maravilloso Bugatti al fondo de las aguas del Lago Maggiore y asi evitar responder por él.

lady-of-the-lake-10

Hasta 2007  el Bugatti durmió plácidamente bajo el lodo del Lago hasta que unos submarinistas lo encontraron por casualidad , a más de 50 metros de profundidad. Sin embargo, no fue hasta un año despuéscuando la muerte violenta de uno de los miembros del club local de submarinismo animó a sus compañeros a reflotar los restos del coche y venderlos,  para recaudar fondos para montar una fundación en honor del compañero fallecido,

En 2009 se procedió al rescate de los restos del Bugatti y, aunque sólo una cuarta parte de los mismos fueron aprovechables para su restauración, el rescate fue toda una sensación en la zona.

lady-of-the-lake-3

Fuente: Blog Vehículosabandonados

Imagen del día: Roberto Carlos y su nuevo Bugatti Veyron


El ex-futbolista brasileño del Real Madrid, el brasileño Roberto Carlos, se paseó ayer por las calles de la capital de España con su flamante nueva adquisición,  un espectacular Bugatti Veyron de 1,5 millones de euros.

El veterano lateral, de 39 años se encuentra estos días en Madrid apurando sus vacaciones estivales, antes de incorporarse a la disciplina de su actual equipo -el Anzhi ruso- y no dudó en “mostrar los encantos” de su nueva adquisición, con motivo de la comida de ex-jugadores del club blanco (como Luis Figo y Fernando Hierro, entre otros) a la que asistió en el conocido restaurante madrileño La Dorada.

El coche como se puede apreciar es espectacular. Yo, desde luego, tendría su misma sonrisa dibujada en la boca si pudiese disfrutar de un coche así. De hecho es tan brutal la estampa del superdeportivo de Roberto Carlos que hasta el Ferrari de Luis Figo parecía poca cosa a su lado.

Bugatti Veyron 16.4 Super Sport: Superando lo insuperable


Si pensábais que el Bugatti Veyron, el mítico superdeportivo que vio la luz en 2005, era lo máximo que podríais alcanzar a ver y que, superando la mítica cifra de 1.000 CV ya no se podía llegar más lejos, estábais equivocados.

Y es que superar lo insuperable es una tarea que parecen haberse tomado muy en serio la gente de Bugatti, que no se ha dormido en los laureles que les ha reportado estos años la trayectoria de su celebérrimo Veyron, que le ha llevado a batir todos los récords posibles para un coche de serie.

Ahora acaban de presentar el nuevo Bugatti Veyron 16.4 Super Sport. Un coche que ha cruzado todos los límites imaginables tanto en potencia como en deportividad, con unas cifras que, sólo de leerlas, producen vértigo. Así pues, la nueva creación de Bugatti llega hasta los 1.200 CV de potencia (sí, habéis leído bien) movidos por un poderosísimo propulsor 8.0 de turbina cuádruple y 16 cilindros en”W”, que ofrece un par máximo de  1.500 Nm y una velocidad máxima autolimitada a 415 kms/h (únicamente, según dice el propio fabricante, con el fin de preservar las ruedas).

No obstante, en lo relativo a la velocidad, el dato ofrecido por Bugatti no es del todo exacto. De hecho, a la hora de hacer la preceptiva homologación ante los representantes del TÜV, en los tests realizados en el circuito de Ehra-Lessien se certificó una velocidad punta de 431 kms/h.

La cuestión es que un primer intento, el piloto de pruebas alcanzó 428 kms/h. Sin embargo, en una segunda prueba y según GPS, el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport llegó a alcazar una velocidad punta de 434,2 kms/h. Como el TÜV sólo podía homologar un dato de velocidad, se obtuvo la media de ambas sesiones, obteniéndose esos 431 kms/h.

El fabricante no facilita, sin embargo, datos oficiales de aceleración, pero viendo el impresionante par motor y la potencia desmesurada de su motor, mucho nos tememos que dejará en pañales los 2,5 escasos segundos que el anterior Bugatti Veyron tardaba en alcanzar los 100 kms/h desde parado.

Este modelo ofrece además una nueva caja de cambios con doble embrague de siete velocidades, imprescindible para aprovechar semejantes cifras de par motor. También se ha mejorado con respecto al Veyron el rendimiento para la conducción en las curvas así como se ha mejorado la ya excelente estabilidad que ofrecía su predecesor al frenar y acelerar.

El chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y para ello se le ha dotado de unos nuevos estabilizadores y amortiguadores, junto a una compleja arquitectura desarrollada originalmente para las carreras de coches. Esto le aporta un control más preciso de las ruedas y el coche en su conjunto. Con la aceleración lateral de hasta 1,4 G y una mejor interacción entre los neumáticos y el sistema inteligente de tracción total, el Super Sport ofrece un manejo perfecto del par, especialmente a la salida de las curvas.

Capaz de soportar una aceleración lateral de hasta 1,4 G, el chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y se ha reajustado para mejorar la eficiencia aerodinámica y mantener el equilibrio perfecto en cada situación, mientras que su estructura de la fibra de carbono garantiza la rigidez a la torsión máxima y la seguridad pasiva.

Por su parte, la silueta plana y alargada del Bugatti Veyron Super Sport es inmediata y fácilmente reconocible. Con una carrocería íntegramente fabricada en fibra de carbono, el techo aporta la ración necesaria de aire para refrigerar el impresionante motor, a la vista ligeramente, por medio de dos conductos ubicados en el techo.

Asimismo, las tomas de aire delanteras se han ampliado y remodelado con el fin de facilitar la refrigeración de los frenos y se extienden elegantemente alrededor de los lados del arco de la rueda. La parte trasera se hace más deportiva gracias a su doble tubo de escape, que sustituye al único tubo del anterior Veyron.
En lo relativo al interior, los acabados del Veyron Super Sport son sencillamente inigualables. Sobrio, en cuero negro con unos únicos detalles de color naranja como contraste junto a inserciones de fibra de carbono en el salpicadero y las puertas, el interior transmite la imagen de deportividad y seriedad necesaria para el tipo de coche en el que estamos sentados.
Para acabar, diremos que saldrá a la venta en otoño y aunque no se han hecho públicos aún ni los precios ni el número de unidades que se producirán, se sabe ya que las primeras cinco unidades fabricadas ya tienen dueño, si bien mucho nos tememos que no será  precisamente el común de los mortales el cliente tipo de este coche y el que pueda pagar la millonada que, sin duda, costará esta obra de arte de la ingeniería que es el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport.
Lo que está claro es que si el anterior Bugatti Veyron ya costó en el momento de su salida la friolera de 1,2 millones de euros, convirtiéndose entonces en el coche más caro del mundo, estamos convencidos de que su sucesor no le irá a la zaga…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la venta el Bugatti EB110SS de Michael Schumacher


Si ayer podíamos adquirir por el “módico precio” de 500.000 dólares el Porsche 924 de Diego Armando Maradona, adquirido con sus primeros millones, hoy nos llega de la mano del blog Virutas de Goma otra venta igualmente jugosa. En este caso el “juguete” es un poco más caro pero creo que la ocasión lo merece, eso sí, siempre y cuando esto de la crisis no vaya contigo…

Se trata del Bugatti EB110SS que adquirió en su día Michael Schumacher y con el que hizo sus primeros pinitos a toda velocidad por las carreteras italianas, al tiempo que empezaba a ganar carreras en esto de la Fórmula 1 hace ya aproximadamente 20 años. El coche en cuestión se trata de una pieza cotizadísima en el mundo del coleccionismo automovilístico no ya por la figura de su primer propietario sino por la intrahistoria concreta de ese determinado modelo .

Así pues, el Bugatti EB 110 es un modelo histórico en tanto en cuanto fue el primer coche que devolvía a la actualidad a la marca francesa tras muchísimos años de inactividad y que en su época, recordemos que fue entre 1991 y 1995, se convirtió rápidamente en toda una leyenda.

Se fabricaron 139 unidades de las que sólo 31 se correspondieron a la versión SS (Sport Stradale), un acabado más ligero y potente de la gama EB110. De todas estas unidades una en concreto fue adquirida por el Kaiser en su momento.

Se da la circunstancia de que el Bugatti EB 110SS llegaba hasta los 603CV y era capaz de ponerse de 0 a 100 kms/h en tan sólo 3,2 segundos. Con una velocidad punta de 348 kms/h, ni qué decir tiene que presentaba unos registros absolutamente récord para la época; no en vano hablamos de un coche fabricado hace casi 20 años cuyos números, analizados en proporción, no tienen absolutamente nada que envidiar a los que hoy día ofrece su actual sucesor, el Bugatti Veyron.

En todo caso, la peculiaridad de este coche no estaba tan sólo en su propietario sino en el hecho de que, además, Michael Schumacher ordenó pintarla en un llamativo color amarillo chillón (el único así pintado de toda la serie) y con un acabado interior igualmente irrepetible, puesto que no se volvió a fabricar ningún Bugatti EB110SS con la lujosa terminación GT como la que contaba el coche del campeón alemán.

Sin embargo, cuentan que Michael Schumacher se cansó pronto del coche, aunque también dicen que colisionó con un camión y se llevó un buen susto. El caso es que el heptacampeón del mundo decidió desprenderse del coche, al que apenas le había hecho 4.627 kilómetros y en 2003  se lo vendió a la empresa Módena Sport, que es quien 7 años más tarde ha decidido sacarlo a la venta por la nada despreciable cifra de 600.000 euros.

Como podréis ver, toda una ganga…pero al alcance de muy pocos.

Fotos vía Speedfan.