Motor News del 14-9-2010


De nuevo a la carga con toda la actualidad del mundo del Motor, con nuestro informativo Motor News de  hoy, martes 14 de septiembre, en el que hablamos de:
– Bugatti Veyron 16.4 Super Sport.
– Aston Martin V8 Vantage N420.
– Land Rover Freelander 2011.

Bugatti Veyron 16.4 Super Sport: Superando lo insuperable


Si pensábais que el Bugatti Veyron, el mítico superdeportivo que vio la luz en 2005, era lo máximo que podríais alcanzar a ver y que, superando la mítica cifra de 1.000 CV ya no se podía llegar más lejos, estábais equivocados.

Y es que superar lo insuperable es una tarea que parecen haberse tomado muy en serio la gente de Bugatti, que no se ha dormido en los laureles que les ha reportado estos años la trayectoria de su celebérrimo Veyron, que le ha llevado a batir todos los récords posibles para un coche de serie.

Ahora acaban de presentar el nuevo Bugatti Veyron 16.4 Super Sport. Un coche que ha cruzado todos los límites imaginables tanto en potencia como en deportividad, con unas cifras que, sólo de leerlas, producen vértigo. Así pues, la nueva creación de Bugatti llega hasta los 1.200 CV de potencia (sí, habéis leído bien) movidos por un poderosísimo propulsor 8.0 de turbina cuádruple y 16 cilindros en”W”, que ofrece un par máximo de  1.500 Nm y una velocidad máxima autolimitada a 415 kms/h (únicamente, según dice el propio fabricante, con el fin de preservar las ruedas).

No obstante, en lo relativo a la velocidad, el dato ofrecido por Bugatti no es del todo exacto. De hecho, a la hora de hacer la preceptiva homologación ante los representantes del TÜV, en los tests realizados en el circuito de Ehra-Lessien se certificó una velocidad punta de 431 kms/h.

La cuestión es que un primer intento, el piloto de pruebas alcanzó 428 kms/h. Sin embargo, en una segunda prueba y según GPS, el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport llegó a alcazar una velocidad punta de 434,2 kms/h. Como el TÜV sólo podía homologar un dato de velocidad, se obtuvo la media de ambas sesiones, obteniéndose esos 431 kms/h.

El fabricante no facilita, sin embargo, datos oficiales de aceleración, pero viendo el impresionante par motor y la potencia desmesurada de su motor, mucho nos tememos que dejará en pañales los 2,5 escasos segundos que el anterior Bugatti Veyron tardaba en alcanzar los 100 kms/h desde parado.

Este modelo ofrece además una nueva caja de cambios con doble embrague de siete velocidades, imprescindible para aprovechar semejantes cifras de par motor. También se ha mejorado con respecto al Veyron el rendimiento para la conducción en las curvas así como se ha mejorado la ya excelente estabilidad que ofrecía su predecesor al frenar y acelerar.

El chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y para ello se le ha dotado de unos nuevos estabilizadores y amortiguadores, junto a una compleja arquitectura desarrollada originalmente para las carreras de coches. Esto le aporta un control más preciso de las ruedas y el coche en su conjunto. Con la aceleración lateral de hasta 1,4 G y una mejor interacción entre los neumáticos y el sistema inteligente de tracción total, el Super Sport ofrece un manejo perfecto del par, especialmente a la salida de las curvas.

Capaz de soportar una aceleración lateral de hasta 1,4 G, el chasis ha sido ampliamente rediseñado para mantener la seguridad a una velocidad extrema y se ha reajustado para mejorar la eficiencia aerodinámica y mantener el equilibrio perfecto en cada situación, mientras que su estructura de la fibra de carbono garantiza la rigidez a la torsión máxima y la seguridad pasiva.

Por su parte, la silueta plana y alargada del Bugatti Veyron Super Sport es inmediata y fácilmente reconocible. Con una carrocería íntegramente fabricada en fibra de carbono, el techo aporta la ración necesaria de aire para refrigerar el impresionante motor, a la vista ligeramente, por medio de dos conductos ubicados en el techo.

Asimismo, las tomas de aire delanteras se han ampliado y remodelado con el fin de facilitar la refrigeración de los frenos y se extienden elegantemente alrededor de los lados del arco de la rueda. La parte trasera se hace más deportiva gracias a su doble tubo de escape, que sustituye al único tubo del anterior Veyron.
En lo relativo al interior, los acabados del Veyron Super Sport son sencillamente inigualables. Sobrio, en cuero negro con unos únicos detalles de color naranja como contraste junto a inserciones de fibra de carbono en el salpicadero y las puertas, el interior transmite la imagen de deportividad y seriedad necesaria para el tipo de coche en el que estamos sentados.
Para acabar, diremos que saldrá a la venta en otoño y aunque no se han hecho públicos aún ni los precios ni el número de unidades que se producirán, se sabe ya que las primeras cinco unidades fabricadas ya tienen dueño, si bien mucho nos tememos que no será  precisamente el común de los mortales el cliente tipo de este coche y el que pueda pagar la millonada que, sin duda, costará esta obra de arte de la ingeniería que es el Bugatti Veyron 16.4 Super Sport.
Lo que está claro es que si el anterior Bugatti Veyron ya costó en el momento de su salida la friolera de 1,2 millones de euros, convirtiéndose entonces en el coche más caro del mundo, estamos convencidos de que su sucesor no le irá a la zaga…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la venta el Bugatti EB110SS de Michael Schumacher


Si ayer podíamos adquirir por el “módico precio” de 500.000 dólares el Porsche 924 de Diego Armando Maradona, adquirido con sus primeros millones, hoy nos llega de la mano del blog Virutas de Goma otra venta igualmente jugosa. En este caso el “juguete” es un poco más caro pero creo que la ocasión lo merece, eso sí, siempre y cuando esto de la crisis no vaya contigo…

Se trata del Bugatti EB110SS que adquirió en su día Michael Schumacher y con el que hizo sus primeros pinitos a toda velocidad por las carreteras italianas, al tiempo que empezaba a ganar carreras en esto de la Fórmula 1 hace ya aproximadamente 20 años. El coche en cuestión se trata de una pieza cotizadísima en el mundo del coleccionismo automovilístico no ya por la figura de su primer propietario sino por la intrahistoria concreta de ese determinado modelo .

Así pues, el Bugatti EB 110 es un modelo histórico en tanto en cuanto fue el primer coche que devolvía a la actualidad a la marca francesa tras muchísimos años de inactividad y que en su época, recordemos que fue entre 1991 y 1995, se convirtió rápidamente en toda una leyenda.

Se fabricaron 139 unidades de las que sólo 31 se correspondieron a la versión SS (Sport Stradale), un acabado más ligero y potente de la gama EB110. De todas estas unidades una en concreto fue adquirida por el Kaiser en su momento.

Se da la circunstancia de que el Bugatti EB 110SS llegaba hasta los 603CV y era capaz de ponerse de 0 a 100 kms/h en tan sólo 3,2 segundos. Con una velocidad punta de 348 kms/h, ni qué decir tiene que presentaba unos registros absolutamente récord para la época; no en vano hablamos de un coche fabricado hace casi 20 años cuyos números, analizados en proporción, no tienen absolutamente nada que envidiar a los que hoy día ofrece su actual sucesor, el Bugatti Veyron.

En todo caso, la peculiaridad de este coche no estaba tan sólo en su propietario sino en el hecho de que, además, Michael Schumacher ordenó pintarla en un llamativo color amarillo chillón (el único así pintado de toda la serie) y con un acabado interior igualmente irrepetible, puesto que no se volvió a fabricar ningún Bugatti EB110SS con la lujosa terminación GT como la que contaba el coche del campeón alemán.

Sin embargo, cuentan que Michael Schumacher se cansó pronto del coche, aunque también dicen que colisionó con un camión y se llevó un buen susto. El caso es que el heptacampeón del mundo decidió desprenderse del coche, al que apenas le había hecho 4.627 kilómetros y en 2003  se lo vendió a la empresa Módena Sport, que es quien 7 años más tarde ha decidido sacarlo a la venta por la nada despreciable cifra de 600.000 euros.

Como podréis ver, toda una ganga…pero al alcance de muy pocos.

Fotos vía Speedfan.

El mundo visto a 407 kms/h


En esta ocasión os traigo un fantástico vídeo por cortesía de los británicos Top Gear en el que, de la mano de James May, vemos qué se siente rodando con un Bugatti Veyron a la nada despreciable velocidad de 407 kms/h y que, por lo que nos describe el piloto, debe ser una sensación irrepetible (hasta el punto de que no puede evitar emocionarse y derramar alguna que otra lagrimita)

"Dios le da pan a quien no tiene dientes" o cómo tirar 1.000.000 de euros al agua


“Me sobra el dinero”, debió pensar el dueño de este flamente Bugatti Veyron para arrojar al agua nada menos que 1.000.000 de euros, que es lo que cuesta esta máquina o simplemente es que, como dice el refrán, “Dios le da pan a quien no tiene dientes”, de modo que no sólo basta tener dinero para comprarse estos coches sino que además hay que saberlos llevar pues 1.001 CV son muchos caballos, incluso para algunos millonarios. Vivir para ver…

Y si queréis ver el resultado de la “pesca”, aquí tenéis otro vídeo donde se pueden ver los trabajos de recuperación del coche, o lo que queda de él, tras el chapuzón en el lago ¿Qué pena, verdad?