GP de Abu Dhabi: Nico Rosberg se corona como campeón en una dramática carrera


Nico Rosberg ha visto, por fin, recompensada la brillante trayectoria de todo este año con el ansiado título de campeón del mundo en la última carrera de la temporada, disputada en Yas Marina y después de un final de auténtico infarto.

Ultimo pódium del año, con Hamilton como vencedor de la carrera y Rosberg campeón del mundo
El último pódium del año, con Rosberg como flamante campeón del mundo

Como era previsible, y a pesar del esperado triunfo de Lewis Hamilton, el alemán Nico Rosberg se ha proclamado campeón al finalizar segundo en un apretadísimo final, perseguido por Sebastian Vettel y Max Verstappen.

La carrera, como el resto del fin de semana, estuvo marcada por el esperado dominio de Lewis Hamilton. Evidentemente, el británico era quien más tenía que arriesgar ya que la base para lograr su hipotético cuarto campeonato pasaba únicamente por ganar y esperar una debacle de su compañero.

Precisamente por eso, Rosberg no arriesgó en absoluto y se limitó a seguir la estela de Hamilton, tanto en los libres como en los entrenamientos de calificación del sábado, donde se le vio más reservón que de costumbre.

Finalmente y tras unas agónicas cinco vueltas finales, agobiado por la presión de un desatado Vettel y del siempre correoso Verstappen, logró cruzar la línea de meta en segundo lugar, coronándose por fin como flamante campeón del mundo.

Un campeón que además hace historia al conseguir igualar en el Olimpo de la Fórmula 1 a su padre, Keke Rosberg, quien se hizo con el título en 1982, igualando así a Damon Hill, el único piloto hasta la fecha que había logrado emular a su progenitor.

Lewis Hamilton trató de ralentizar la carrera para perjudicar a Nico Rosberg
Lewis Hamilton trató de ralentizar la carrera para perjudicar a Nico Rosberg

En tercera posición, y a pesar de sus últimos esfuerzos, llegó el Ferrari de Sebastian Vettel, tras rebasar a escasas vueltas del final al holandés de Red Bull, que había protagonizado una vez más, la gran remontada del día.

En realidad, ambos protagonizaron sendos últimos stints memorables, aunque la estrategia de Ferrari, alargando hasta el extremo la última parada del alemán, hizo que sus compuestos llegasen en mejor estado, decantando la balanza del lado de los de Maranello.

Españoles en carrera

El fin de semana en general ha sido de muy distinto cariz para nuestros pilotos. El lado alegre, una vez más, ha venido protagonizado por Fernando Alonso.

En primer lugar, porque contra todo pronóstico, el asturiano se logró meter en la Q3, firmando una excelente novena plaza que le abrió unas perspectivas para la carrera que no estaban contempladas en un primer momento en el equipo.

Fernando Alonso, de nuevo en los puntos tras una meritoria carrera
Fernando Alonso, de nuevo en los puntos tras una meritoria carrera

En segundo lugar y, a pesar de que claramente era inferior en coche y motor, Alonso estuvo casi toda la carrera en la zona de puntos, batiéndose el cobre con los dos Force India y el Williams de Felipe Massa.

Aunque finalmente tuvo que entregar la cuchara, al menos salvó el honor de McLaren y cerró su participación en esta temporada con una 10ª plaza y un punto, que visto lo visto, l debe saberle bastante bien.

Fin de semana infernal para Carlos Sáinz

Por el contrario, el fin de semana fue ciertamente amargo para Carlos Sáinz, quien estuvo fuera de sitio durante todo el fin de semana. Además de una calificación espantosa, en penúltima posición sólo superado por Marcus Ericsson, al madrileño no le pudieron ir peor las cosas.

Claramente más lento y con menos ritmo que su compañero, inclusive peor que los Manor, la jornada acabó prematuramente para Sáinz cuando un error de bulto de Jolyon Palmer le dejó fuera de combate.

Fin de semana para olvidar para Carlos Sáinz y Toro Rosso
Fin de semana para olvidar para Carlos Sáinz y Toro Rosso

Ocurrió en la vuelta 42, cuando el británico intentó aprovechar que Sáinz era doblado para tratar de adelantarle. En ese momento, el piloto de Toro Rosso tuvo que frenar y Palmer, que venía lanzado, se lo llevó por delante, provocando un trompo del español.

Aunque Sáinz logró volver a pista, los daños provocados por el impacto dejaron sin potencia a su monoplaza, quien a duras penas pudo llegar a boxes para dar por finalizada su temporada.

Análisis de la carrera

Hamilton afrontó su carrera guardándose todos los ases, pero sobre todo escribiendo un maquiavélico guión que ni el más retorcido y perverso novelista habría imaginado.

Sabedor de su superioridad y dado que no esperaba un fallo en el Mercedes de Rosberg, Hamilton se dedicó a ralentizar su ritmo con el único fin de esperar que los dos grandes rivales de su compañero, Daniel Ricciardo y Max Verstappen, pudiesen aguarle la fiesta y se colasen por delante del alemán.

Instante en que Max Verstappen hace un trompo tras tocarse con Nico Hulkenberg
Instante en que Max Verstappen hace un trompo tras tocarse con Nico Hulkenberg

Aunque todos pensábamos que Hamilton iría a saco, con todo y a por todas, lo cierto es que nos acabó sorprendiendo. Entre otras cosas porque, quizás, el británico pensó que en la salida los Red Bull y quién sabe si también los Ferrari, que estaban saliendo francamente bien estas últimas carreras, pondrían en aprietos a Rosberg.

Sin embargo, eso no ocurrió así. De hecho, la salida de ambos Red Bull, los únicos que decidieron salir con los compuestos superblandos, no sólo fue decepcionante sino que incluso bastante accidentada.

Así pues, Ricciardo era superado claramente por Raikkönen, mientras que Verstappen se tocaba con Hulkenberg, trompeaba y quedaba a escasos centímetros del muro, perdiendo todas las posiciones.

Lewis Hamilton y Red Bull, doctores en estrategia

Esto motivó que Hamilton decidiese que no era momento para florituras ni alardes y, a pesar de que era claramente superior, decidió ralentizar la carrera ya que su compañero se había ido de rositas en la salida y, lo que es peor, sus a priori únicos rivales, habían quedado atrás.

Lewis Hamilton, liderando el GP de Abu Dhabi
Lewis Hamilton, liderando el GP de Abu Dhabi

Por eso, el británico, calculadora y cronómetro en mano, pensó que lo mejor para sus intereses era bajar el ritmo al máximo que pudiese con el fin de que Kimi Raikkönen, primero, y luego Max Verstappen, achuchasen a Rosberg.

Esta jugada tenía toda su lógica. Al poner a Rosberg bajo presión, podría llevarle a cometer algún error de pilotaje o a ser superado en pista por rivales que, de acuerdo a la tabla de tiempos, estaban yendo más rápidos que él en esos momentos

Y a punto estuvo de salirle maravillosamente bien la jugada porque, a pesar del error inicial de Verstappen y que Raikkönen no terminaba de llegar hasta Rosberg, la estrategia de Red Bul a punto estuvo de obrar el milagro.

A medida que el finlandés se hundió, una valiente estrategia de Red Bull con Ricciardo y sobre todo con Verstappen, que había venido remontando desde atrás. Primero hicieron entrar al australiano y dejaron en pista durante más de 20 vueltas al holandés, con la intención de aguantar todo lo que pudiese a Rosberg.

De esta forma, el nerviosismo empezó a apoderarse del box de Mercedes hasta el punto que, llegado un momento, su ingeniero le conminó a adelantar a Verstappen en pista al entrar en un instante “crítico” de la carrera.

Finalmente y , en una arriesgadísima maniobra, tras dos vueltas de acoso Rosberg se echó encima del holandés y le adelantó por el exterior, yéndose en pos de Hamilton.

Lewis Hamliton provocó un tapón importante con su estrategia
Lewis Hamliton provocó un tapón importante con su estrategia

 

A partir de ese momento, la carrera se ralentizó hasta el extremo de que por radio le preguntaron al británico si tenía algún problema debido a lo anormal del ritmo mostrado. Es más, Hamilton fue impelido por el propio Toto Wolff a aumentar su velocidad algo que desobedeció, llevando la carrera a un callejón sin salida.

De hecho, la actitud del británico para con sus jefes ha sido considerada por la cúpula de Mercedes como un acto de indisciplina muy grave y, sin duda, va a traer cola. No sólo porque estuvo en un tris de costarle el título a Rosberg sino que incluso puso en riesgo la propia victoria de Hamilton.

El viacrucis de Nico Rosberg

Las tablas de tiempos decían que tanto Verstappen, que había decidido ir a una sola parada y Sebastian Vettel, que había estirado su último stint prácticamente durante 30 vueltas, podrían dar caza a Rosberg, como así fue a falta de cinco vueltas para el final.

Desgraciadamente para los intereses de Hamilton, Verstappen, que llevaba ya un tute considerable en sus gomas, cedía ante el empuje de Sebastian Vettel cuando éste se fue en pos de su compatriota como alma que lleva el diablo y a falta de dos vueltas tiraba la toalla.

La última vuelta fue un auténtico via crucis para Rosberg, que tenía que sudar sangre para zafarse de la presión de Vettel y evitar dejarse rebasar por Verstappen puesto que, como le recordaron desde boxes, un podium le daba también el título.

Había que llegar como mínimo en tercer lugar y todo eso pasaba por no cometer errores. Y así fue. Verstappen apenas sí podía seguir la estela del Ferrari de Vettel, que ya no daba más de sí ante la mayor potencia en recta del Mercedes de Rosberg.

Finalmente, la bandera a cuadros cayó sobre los cuatro primeros, que llegaron en un puño en el final más apretado de toda la temporada y el júbilo se desató en el box de Mercedes y, más concretamente, en el de Rosberg.

Yas Marina fue testigo de una de las llegadas más apretadas de los últimos años
Yas Marina fue testigo de una de las llegadas más apretadas de los últimos años

Por último, decir que la frialdad fue la constante entre ambos compañeros. De hecho, he visto más calor en un saludo entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy que en el tímido abrazo que le brindó Hamilton a Rosberg en el parc fermé. De hecho, en la sala anterior al palco, ambos pilotos ni se miraron a la cara.

Habrá que ver si ahora que Rosberg, por fin, tiene un título en la buchaca va a dejarse mirar por encima del hombro por Hamilton como ha pasado estos últimos años…

Adiós a dos grandes: Se despiden Massa y Button

El GP de Abu Dhabi supuso el punto final a las carreras de Jenson Button y Felipe Massa, dos veteranos pilotos que, no por saber desde hace meses que se retirarían, hizo menos emotivo el hecho de sus marchas.

Sin embargo, ese último momento no fue igual para uno que para otro. El peor parado fue Jenson Button, que tuvo que bajarse del monoplaza mucho antes de tiempo.

Todos quisieron despedir a Felipe Massa y Jenson Button en sus despedidas
Todos quisieron despedir a Felipe Massa y Jenson Button en sus despedidas

Mejor suerte corrió Felipe Massa. Como único representante en pista de Williams tras el prematuro abandono de Valteri Bottas, con el que el brasileño mantuvo un bonito duelo fratricida en las primeras vueltas.

Massa hizo lo que pudo para mantenerse en la zona de puntos y así instalarse en una especie de tierra de nadie hasta casi el final, apretado como en la cabeza, y fnalizar noveno, embutido entre el Force India de “Checo” Pérez y el McLaren de Alonso.

Clasificación de carrera

Después de 55 apasionantes vueltas al siempre espectacular circuito de Yas Marina, así quedó la clasificación del GP de Abu Dhabi:

  1. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 38′ 04”
  2. Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 0,4”
  3. Sebastian Vettel (Ferrari), a 0,8”
  4. Max Verstappen (Red Bull TAG-Heuer), a 1,6”
  5. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG-Heuer), a 5,3”
  6. Kimi Raikkönen (Ferrari), a 18,1”
  7. Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 50,1”
  8. Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 58,7”
  9. Felipe Massa (Williams Mercedes), a 59,4”
  10. Fernando Alonso (McLaren Honda), a 59,8”

Clasificación final del Mundial de Pilotos 

La clasificación final del Mundial de Pilotos corona a Nico Rosberg como nuevo y flamante campeón del mundo 2016, con un estrechísimo margen de cinco puntos sobre Lewis Hamilton.

Nico Rosberg, celebrando su título con unos "donuts" en línea de meta
Nico Rosberg, celebrando su título con unos “donuts” en línea de meta

El británico ha acabado pagando muy cara la rotura de Malasia, y por primera vez en la historia, un piloto que ha logrado ganar en 10 carreras en una misma temporada no ha resultado campeón.

Por detrás y con el tercer puesto decidido matemáticamente hace semanas en favor de un sorprendente Daniel Ricciardo. El australiano ha sido un auténtico ejemplo de regularidad e incluso en los dubitativos comienzos de temporada para su escudería, el australiano ha puntuado en 20 de las 21 carreras del año.

Por último, el duelo entre el emergente Verstappen y un Vettel cada vez más en entredicho, ha finalizado a favor del alemán, que ha acabado cuarto, a ocho puntos del joven piloto holandés.

La gran carrera de Vettel y este último podium del año ha servido como reivindicación personal y un golpe de mano ante Verstappen, que le había mojado la oreja estas últimas carreras y siempre con polémica de por medio.

La tabla definitiva de puntos del campeonato de pilotos ha acabado de la siguiente forma:

  1. Nico Rosberg (Mercedes AMG), 385 puntos
  2. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 380 puntos
  3. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG Heuer), 256 puntos
  4. Sebastian Vettel (Ferrari), 212 puntos
  5. Max Verstappen (Red Bull TAG Heuer), 204 puntos
  6. Kimi Raikkönen (Ferrari), 186 puntos
  7. Sergio Pérez (Force India Mercedes), 101 puntos
  8. Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 85 puntos
  9. Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), 72 puntos
  10. Fernando Alonso (McLaren Honda), 54 puntos
  11. Felipe Massa (Williams Mercedes), 53 puntos
  12. Carlos Sáinz (Toro Rosso Ferrari), 46 puntos
  13. Romain Grosjean (Haas Ferrari), 29 puntos
  14. Daniil Kvyat (Toro Rosso Ferrari), 25 puntos
  15. Jenson Button (McLaren Honda), 21 puntos
  16. Kevin Magnussen (Renault), 7 puntos
  17. Felipe Nasr (Sauber Ferrari), 2 puntos
  18. Jolyon Palmer (Renault), 1 punto
  19. Pascal Wehrlein (Manor Mercedes), 1 punto
  20. Stoffel Vandoorne (McLaren Honda), 1 punto
  21. Esteban Gutiérrez (Haas Ferrari), 0 puntos
  22. Marcus Ericsson (Sauber Ferrari), 0 puntos
  23. Esteban Ocon (Manor Mercedes), 0 puntos
  24. Rio Haryanto (Manor Mercedes) 0 puntos

Clasificación final del Mundial de Constructores

El campeonato de Constructores ha acabado con un nuevo doblete de Mercedes y la 19ª victoria sobre 21 carreras de alguno de sus dos pilotos.

Foto de familia de fin de temporada con todos los pilotos del paddock
Foto de familia de fin de temporada con todos los pilotos del paddock

Como no podía ser de otra forma, este dominio aplastante se ha traducido en un nuevo récord de puntuación (765 puntos), triturando su propio récord, establecido el pasado año con 703 puntos.

Por lo demás, no ha habido ninguna sorpresa más en la clasificación y no ha habido ningún cambio con respecto a semanas pasadas, incluyendo la irrupción in extremis de Sauber, merced a los dos puntos que obtuvo Nasr en el pasado GP de Brasil.

Además, y por primera vez en los últimos años, todas las escuderías han logrado puntuar al menos una vez en toda la temporada.

La clasificación final quedó, pues, de esta forma:

  1. Mercecdes AMG, 765 puntos
  2. Red Bull TAG Heuer, 468 puntos
  3. Ferrari, 398 puntos
  4. Force India Mercedes, 173  puntos
  5. Williams Mercedes, 138 puntos
  6. McLaren Honda, 76 puntos
  7. Toro Rosso Ferrari, 63  puntos
  8. Haas Ferrari, 29 puntos
  9. Renault, 8 puntos
  10. Sauber Ferrari, 2 puntos
  11. Manor Mercedes, 1 punto

 

Las combinaciones de Nico Rosberg para ser campeón en Abu Dhabi


Como en 2014, el próximo GP de Abu Dhabi vuelve a enfrentar a Nico Rosberg con Lewis Hamilton en una lucha fratricida, aunque con un signo radicalmente opuesto al de aquella ocasión.

Nico Rosberg y Lewis Hamilton se juegan el Mundial en Abu Dhabi
Nico Rosberg y Lewis Hamilton se juegan el Mundial en Abu Dhabi

En dicha carrera, Lewis Hamilton llegaba con 17 puntos de ventaja por encima de Rosberg y le valía con ganar o ser segundo, amén de un sinfin de combinaciones favorables.

Sin embargo, el hecho que aquel Gran Premio contase por primera -y última vez- con el sistema de doble puntuación, le daba algo de emoción a una lucha ciertamente desigual.

Finalmente, la pelea por el título no fue tal y Hamilton no dio opciónHamilton no dio opción. No sólo porque ganó con autoridad aquella carrera sino porque que coincidió, además, con un calvario mecánico en el coche de su compañero, que acabó incluso fuera de los puntos.

Sin embargo, en esta ocasión las cosas se presentan de forma muy diferente. Rosberg lidera la clasificación, con 13 puntos sobre Hamilton y, lo que es mejor para él, con una amplia combinación de resultados que le darían el título al alemán.

Posibilidades de Nico Rosberg para ser campeón

El actual líder del Mundial tiene todos los ases en su mano para hacerse con el título este domingo en Yas Marina.

Así pues, Rosberg será campeón en cualquiera de estas circunstancias:

  • Sube al podio en Abu Dhabi (con independencia del puesto de Hamilton)
  • Es sexto o superior, siempre que Hamilton no gane
  • Termina octavo o superior, siempre que Hamilton sea tercero
  • Hamilton es cuarto o inferior, en cuyo caso no sería necesario que acabase la carrera.

Posibilidades de Lewis Hamilton para ser campeón

Evidentemente, y visto lo visto, parece claro que sólo un milagro en forma de indeseada avería (como le ocurrió al propio Hamilton en Malasia) o a causa de algún accidente, podría darle el título al británico.

De esta forma, las únicas posibilidades de Hamilton para llevarse su ansiado cuarto Mundial únicamente pasan por:

  • Gana la carrera y Rosberg es cuarto o inferior
  • Acaba segundo y Rosberg acaba séptimo o inferior
  • Acaba tercero y Rosberg acaba fuera de los ocho primeros

A favor de Hamilton está el hecho que es, después de Sebastian Vettel, el piloto que más veces ha ganado desde que este Gran Premio empezó a disputarse allá por el año 2009. En concreto, el piloto británico cuenta en su haber con dos triunfos (2011 y 2014) y dos poles (2009 y 2012)

Por su parte, Rosberg se hizo con la pole en 2014 y 2015 pero, tras un fiasco monumental en en el primer caso, el segundo año le sirvió para ganar en Yas Marina de forma aplastante.

Sin embargo, si algo nos dice la experiencia, especialmente en la Fórmula 1, es que todo es posible hasta que no se cruza por debajo de la bandera a cuadros.

La historia del Gran Circo nos demuestra que a veces este tipo de milagros existen.

Recientemente, de hecho, se pudo ver sin ir más lejos en este mismo escenario en 2010, cuando un jovencísimo Vettel ganó su primer campeonato contra todo pronóstico. Un error táctico de dejaba compuesto y sin título a Fernando Alonso y a Mark Webber, en favor del tercero en discordia y para el que menos probabilidades contaba para llevarse el título.

 

 

Tito Rabat, campeón del mundo de Moto2


Cuando aún no se han apagado los ecos de la brillante consecución del segundo campeonato mundial de MotoGP a manos de Marc Márquez, el español Esteve “Tito” Rabat se ha proclamado campeón del mundo de Moto2, tras finalizar en tercer lugar del GP de Malasia.

Tito Rabat, feliz tras conseguir su proclamarse campeón del mundo de Moto2
Tito Rabat, feliz tras conseguir su proclamarse campeón del mundo de Moto2

El piloto barcelonés llegaba a Sepang con todo a favor para alcanzar su primer Mundial ya que le bastaba con finalizar entre los siete primeros para hacerse con el título. Por eso el catalán llevó a cabo una inteligente carrera en la que pese a que su principal rival, Mika Kallio, se marchó para disputarle la victoria al también español Maverick Viñales, decidió no arriesgar y apostó por ir a lo seguro.

Así pues, tras una carrera marcada por un tremendo calor, Rabat finalizó tercero, a ocho segundos del finlandés que le antecedió en el pódium y 10 del vencedor final, Viñales, el máximo beneficiario de este duelo.

A sus 25 años, Tito Rabat ve recompensada una carrera llena de esfuerzos tras cuatro años en la categoría intermedia del Motociclismo mundial y cinco más en 125cc, donde ha ido creciendo como piloto. Muy lejos queda su debut en el GP de Valencia de 2005 de 125cc, en el que participó como invitado gracias al subcampeonato logrado en el CEV de ese mismo año.

Desde ese momento, Rabat no ha dejado de evolucionar. Sobreponiéndose incluso a una grave caída durante el GP de Cataluña de 2009, que le dejó en coma durante unos días, y con una trayectoria marcada por un continuo cambio de equipos y monturas, el piloto barcelonés ha cumplido una excepcional temporada en la que apostó por un nuevo cambio de equipo, al abandonar el equipo HP Tuenti con el que finalizó en tercer lugar en 2013 y fichar por el Marc VDS Racing Team, para ocupar el lugar de Scott Redding.

Tito Rabat explotó de alegría al cruzar la meta en Sepang como campeón
Tito Rabat explotó de alegría al cruzar la meta en Sepang como campeón

Este año el barcelonés no ha tenido rival y, con una excelente trayectoria marcada por un idilio constante con el triunfo (hasta en siete ocasiones subió a lo más alto del cajón esta temporada) ha alcanzado el premio del éxito, batiendo el récord de puntos por temporada en Moto2.

Con este título, Tito Rabat une su nombre al de los otros seis pilotos españoles que han ganado el título de la categoría intermedia en toda su historia. Desde Sito Pons, ganador del título de 250cc en 1988 y 1989, pasando por Dani Pedrosa (2004 y 2005), Jorge Lorenzo (2006 y 2007), hasta Toni Elías, que en 2010 inauguró el palmarés de la categoría de Moto2, Marc Márquez (2012) y Pol Espargaró (2013).

Además, es el piloto que logra el 43º campeonato mundial de la historia del motociclismo en todas sus categorías, en una temporada que se antoja tan inolvidable como la 2010 y la 2013, en la que los pilotos españoles se hicieron con los títulos de las tres categorías.

De momento, España ya suma dos de los tres títulos posibles y tiene a tiro el tercero ya que Alex Márquez se jugará el título de Moto3 en Valencia dentro de dos semanas ante el australiano Jack Miller. El pequeño de los Márquez afronta la última prueba del campeonato con una ventaja de apenas once puntos sobre el australiano.

Carlos Sáinz Jr., campeón de las World Series 2014


La historia ha querido devolver a Carlos Sáinz como padre, parte de la gloria que el automovilismo le dio como piloto. Tal vez por ese motivo, el mismo día que se cumplían 24 años de un hito histórico para nuestro deporte del Motor como fue la consecución del primer Mundial de Rallys, su hijo Carlos Sáinz Jr. se ha proclamado campeón de las World Series 3.5 by Renault con un DAMS del equipo Red Bull.

Carlos Sáinz Jr., festejando su título en las World Series 3.5 de 2014
Carlos Sáinz Jr., festejando su título en las World Series 3.5 de 2014

Además, por si fuera poco, y para cuadrar el círculo, la obtención del título por parte de Sáinz se ha producido en España, en concreto, en el circuito de Jerez. Una victoria que esperamos sea un hito que pueda marcar el futuro de nuestro automovilismo de cara a los próximos años, como lo fue aquel primer Mundial de su padre en 1990 o la primera victoria de Fernando Alonso en un Gran Premio, en aquel inolvidable GP de Hungría en 2003.

Para proclamarse campeón, Sáinz Jr. necesitaba seis puntos o que su máximo rival de esta temporada, Roberto Merhi, no ganase alguna de las dos carrera. Y las cosas no le fueron excesivamente bien al español. que además de sufrir muchos problemas de puesta a punto, se llevó un par de sustos importantes al tocarse dos veces durante la carrera. Esto le hizo acabar en la novena posición primera carrera y a la 11ª en la segunda.

Sin embargo, Roberto Merhi -la cruz de esta moneda- no sólo no ganó sino que tuvo que abandonar en la primera vuelta. Esto colocó en bandeja el título al piloto madrileño, que no sólo se ha convertido en el campeón más joven de la historia de la competición, a sus 20 años, un mes y 18 días, sino que además ha batido el récord de victorias y poles en una misma temporada.

Carlos Sáinz Jr., durante el GP de Jerez de las World Series de 2014
Carlos Sáinz Jr., durante el GP de Jerez de las World Series de 2014

Nada menos que siete veces se ha subido a lo más alto del cajón y otras siete veces ha salido desde la primera posición de la parrilla de salida a lo largo de este año. Por si fuese poco, Sáinz Jr. es el primer piloto del Programa de jóvenes talentos de Red Bull que logra hacerse con este campeonato desde que la marca de bebidas energéticas iniciase su andadura allá por 1999.

Para mí ha sido un año fantástico, estoy muy contento de haber conseguido este campeonato. Quiero aprovechar para dar las gracias a toda la gente que ha confiado en mí durante tanto tiempo, y en particular a mis patrocinadores, Red Bull, Cepsa, Estrella Galicia y John Smith y por supuesto al equipo DAMS Racing, que han hecho un gran año. Para mí a partir de ahora se abre un nuevo escenario y seguiré luchando para conseguir mí sueño que es llegar a la Fórmula 1″, manifestó Carlos Sáinz Jr. nada más hacerse con su brillante título.

De esta forma, el joven piloto español cumple con la petición que le hizo Helmut Marko al comenzar la temporada de ganar este campeonato como conditio sine qua non para poder optar a un volante en la Fórmula 1 el próximo año, tras quedarse el pasado año con la miel en los labios.

Carlos Sáinz, a bordo de un Red Bull en los tests de Silverstone 2013
Carlos Sáinz, a bordo de un Red Bull en los tests de Silverstone 2013

Una frustración que pareció repetirse esta misma temporada ya que, por unos meses, el bueno de Sáinz vio cómo se le cerraban de golpe y porrazo las puertas de la Fórmula 1 con el anuncio hecho por Toro Rosso de la contratación de Max Verstappen como reemplazo de Jean-Eric Vergne para 2015.

Sin embargo, el sorprendente anuncio de la marcha de Sebastian Vettel de Red Bull, llevado a cabo hace apenas dos semanas, trajo consigo el fichaje del ruso Daniil Kvyat como sustituto del tetracampeón. Por tanto, las posibilidades del español para sentarse en un monoplaza de la máxima categoría del automovilismo mundial han aumentado considerablemente. Algo que este esperado triunfo en las World Series 3.5 han terminado de rematar.

Esperamos, pues, que éste sea el inicio de una fructífera y larga carrera en la Fórmula 1 y el que, hasta ahora era “el hijo de Carlos Sáinz”, empiece a ser reconocido ya simplemente como Carlos Sáinz. La piedra sobre la que edificar el futuro del automovilismo español al máximo nivel para los próximos 10 años y el más aventajado sucesor, a no tardar mucho, de Fernando Alonso, que por cierto, apenas tardó unos minutos en felicitar a Sáinz por su campeonato a través de su cuenta de Twitter.

Tuit de Fernando Alonso felicitando a Carlos Sáinz por su título
Tuit de Fernando Alonso felicitando a Carlos Sáinz Jr. por su título

GP de Rusia: Lewis Hamilton se pasea en Sochi y Mercedes gana el Mundial de Constructores


Lewis Hamilton tiene el honor de haber sido el primer piloto en inscribir su nombre en la lista de vencedores del nuevo GP de Rusia, en uno de los trazados más aburridos y anodinos del Gran Circo actual, en una carrera sin ninguna historia.

Lewis Hamilton, una vez más en lo más alto del cajón en SochLewis Hamilton, una vez más en lo más alto del cajón en Soch
Lewis Hamilton, una vez más en lo más alto del cajón en Sochi

Con la victoria de hoy, la novena de la temporada y la cuarta consecutiva desde el parón veraniego, el británico asesta un duro golpe al campeonato del Mundo de Pilotos y vuelve a horadar la moral de su compañero Nico Rosberg. El piloto alemán, pese a su segundo puesto hoy, ha tenido que darse una enorme paliza debido a un error en la segunda curva que le obligó a entrar en boxes en la primera vuelta y remontar desde las últimas posiciones con un único juego de neumáticos.

Este nuevo doblete, el noveno del año para Mercedes, además, trae aparejada la consecución de forma matemática del primer Mundial de Constructores en la historia del equipo, rompiendo con la hegemonía de Red Bull de los últimos cuatro años.

En el puesto más bajo del cajón se ha situado un magistral Valtteri Bottas. El finlandés de Williams, el principal beneficiario del error incial de Rosberg, hizo lo que buenamente pudo ante Lewis Hamilton. Aunque en un primer momento pareció que iba a disputarle de tú a tú la carrera al británico, éste acabó por triturarle sin piedad.

Además, tuvo que entregar la cuchara ante el empuje de Nico Rosberg, con el que mantuvo un interesante duelo final por la segunda plaza que, aunque se saldó con la ventaja del alemán, al menos le permitió a Bottas conseguir su primera vuelta rápida en carrera, con un último giro espectacular.

Por lo demás, la carrera fue aburridísima, cuyo único momento de emoción se vivió instantes antes del inicio de carrera, con un sentido homenaje de la totalidad de los pilotos a Jules Bianchi, que la organización trató de aprovechar a la mayor gloria del gobierno ruso, con la connivencia cobarde de la FOM, con Bernie Ecclestone a la cabeza.

Fernando Alonso finalizó en sexta posición, en una carrera que pasó prácticamente sin pena ni gloria para el asturiano, más pendiente de su futuro -cada vez más lejos de Ferrari- que, de nuevo, acabó en tierra de nadie.

Análisis de la carrera

La salida nos dejó una interesante lucha por la primera plaza entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton. El británico, con una salida muy conservadora, se vio sorprendido por el feroz ataque de su compañero por el interior. Sin embargo y aunque el alemán logró situarse en primera posición, al llegar a la segunda curva lo hizo pasadísimo de vueltas, lo que provocó una tremenda frenada y un bloqueo espectacular que además le llevó a salirse de la curva.

Momento de la pasada de frenada de Nico Rosberg en la segunda curva
Momento de la pasada de frenada de Nico Rosberg en la segunda curva

Por detrás, la salida fue bastante limpia con Fernando Alonso una vez más realizando un excelente arranque que le permitió ganar dos posiciones, aprovechando entre otras cosas la pésima salida del héroe local, Daniil Kvyat que, sorprendentemente, había salido desde la quinta plaza.

Además de que tuvo que ceder su posición a Lewis Hamilton precisamente por saltarse la curva, Nico Rosberg comenzó a referir unas terribles vibraciones en su monoplaza. El motivo era bien sencillo. La frenada había sido tan brutal que había destruido sus compuestos a las primeras de cambio. Ello llevó a que tuviese que entrar en boxes en la primera vuelta, tirando aparentemente por tierra el trabajo del alemán para la carrera.

Por ese motivo, los estrategas de Mercedes apostaron por cambiar los compuestos blandos de Rosberg por un juego de duros y tirar para adelante toda la carrera, esperando que aguantasen lo máximo posible. Una locura, habida cuenta que quedaban 52 vueltas por delante pero era eso o tirar la carrera y casi con total seguridad, el campeonato.

Por delante, Lewis Hamilton decidió aprovechar la ocasión y sacó su martillo a pasear y pronto se distanció de sus perseguidores, salvo Valtteri Bottas. Durante las primeras vueltas, el finlandés fue el único capaz de aguantarle el pulso al británico, que apenas sí podía distanciar en un par de segundos a su rival.

Fernando Alonso sólo pudo ser sexto en una nueva decepción de Ferrari
Fernando Alonso sólo pudo ser sexto en una nueva decepción de Ferrari

La carrera estaba siendo tan sumamente previsible y aburrida, sólo aderezada con duelos como el del Magnussen y Jean-Eric Vergne o el duelo entre los dos Red Bull, que muy pronto comenzaron a definirse las posiciones, siempre a falta de saber si Nico Rosberg y Felipe Massa, los únicos que habían parado, podrían remontar y auparse a los puestos de cabeza.

Por detrás, Jenson Button aupado de forma sorprendente a la cuarta plaza, comenzó a abrir hueco con respecto a Fernando Alonso mientras que el asturiano hacía lo propio con respecto a Ricciardo -que, de forma extraña, entró a realizar su primer y único pitstop en la vuelta 12- y Vettel, más preocupados por su particular duelo fratricida que de dar caza a al español.

Hubo que esperar casi 20 vueltas a que Lewis Hamilton dejase de jugar al gato y al ratón con Bottas y le asestase el golpe de gracia, aprovechando que los compuestos del finlandés ya no daban más de sí. El británico además era plenamente consciente de que, según las previsiones del equipo y siempre que sus compuestos resistieran, estaba ya de forma casi matemática en el pódium, por lo que aceleró el ritmo y la distancia con respecto a su perseguidor pasó a ser superior a las 10 segundos, merced a dos o tres vueltas magistrales.

Con todos los pitstops realizados, y con la perspectiva de ir todos a una sola parada -salvo Felipe Massa, al que montaron un juego de blandos en la primera vuelta y obligatoriamente tendría que pasar por boxes una segunda vez- las cosas se normalizaron bastante, hasta el punto que la carrera entró en un punto de aburrimiento que fue casi total hasta el final de la carrera. De hecho, lo único reseñable hasta el final fue un trompo de Adrian Sutil tras un leve toque con Romain Grosjean -que le supuso un Stop & Go de cinco segundos al galo- y la incertidumbre de si los compuestos de Rosberg, que en la vuelta 30 ya era segundo, podrían resistir hasta el final.

Gran fin de semana para Valtteri Bottas, que se llevó la tercera plaza
Gran fin de semana para Valtteri Bottas, que se llevó la tercera plaza

Y vaya que si resistieron. No sólo no se desfondaron sino que además, le permitieron mantener con Valtteri Bottas un bonito duelo final en el que ambos pilotos se disputaron la vuelta rápida de carrera, algo que se llevó in extremis Bottas con una espectacular última vuelta.

Un hecho que tendría que llevar a reflexión en el seno de Pirelli ya que, parece absolutamente increíble que un neumático con 52 vueltas a sus espaldas no sólo no se desfondó sino que le permitió a su piloto marcarse un buen número de vueltas rápidas en carrera. Tan increíble como que Esteban Gutiérrez pudiese resistir 40 vueltas con los compuestos blandos sin excesivos problemas.

Tras un largo tira y afloja entre entre Rosberg y Bottas, el duelo por la segunda plaza se saldó a favor del alemán, mientras que por detrás sólo Fernando Alonso y Daniel Ricciardo dejaron algo de interés en su lucha por la sexta plaza.

Con el Ferrari del asturiano peleando por economizar combustible, el Red Bull de Ricciardo se acercó a algo menos de un segundo y, aunque se acercó a algo menos de un segundo, el español no vio en ningún momento en peligro su posición, hasta el punto que a falta de cinco vueltas, el australiano se rindió, dejando las cosas como estaban prácticamente desde hacía 20 vueltas.

Lo mejor y lo peor del día

Desgraciadamente, la carrera fue tan soporífera que poco o nada más hubo reseñable desde el punto de vista positivo. Si acaso, la enésima demostración de fuerza por parte de Lewis Hamilton, que sigue demostrando que le tiene absolutamente tomada la medida a su compañero, el cual está fiando toda su suerte al GP de Abu Dhabi y su doble puntuación para salvar un Mundial que, hoy por hoy, parece totalmente perdido.

Jenson Button renace con una magnífica cuarta plaza
Jenson Button renace con una magnífica cuarta plaza

En este sentido, Nico Rosberg también ha sido protagonista por partida doble hoy. En primer lugar porque ha vuelto a cometer un grave error que, en condiciones normales, le debería haber costado no sólo el pódium sino incluso el Mundial. Su pasada de frenada en la salida y su posterior salida de pista demuestran lo nervioso que está ante la superioridad cada vez más evidente de su compañero.

Este error le obligó a pasar por boxes de forma prematura y afrontar toda la carrera con un único juego de compuestos duros que, por fortuna para él, aguantaron nada menos que 52 vueltas y le permitieron protagonizar un  asombrosa remontada, en la que pasó de la 18ª plaza a la segunda en apenas 30 vueltas.

Muy bien los dos McLaren, sobre todo Jenson Button, que ha cuajado hoy una excelente carrera. El británico, ahora que su cabeza parece más en juego que nunca, ha vuelto a mostrarse sobrio en su conducción y muy rápido durante todo el fin de semana y rozó el pódium, algo que tuvo al alcance de la mano debido al incidente incial de Rosberg. Sólo la evidente inferioridad mecánica de su MP4/29 con respecto al Williams y al Mercedes impidió que el simpático piloto británico volviese al cajón.

Por su parte, hay que decir que también brilló con luz propia Kevin Magnussen. El danés, muy gris durante este último tercio de temporada, acompañó en los puntos a su compañero tras una carrera en la que mostró un gran ritmo y una seguridad que nos recordó al prometedor piloto que debutó en Australia con un pódium.

Por último, no podemos olvidarnos del buen hacer de Sergio Pérez, que arrancó un punto a un Force India, cada vez en horas más bajas, saltándose incluso las recomendaciones que de forma desesperada le lanzaban desde el box para que ahorrase combustible, o la consolidación de Marcus Ericsson, que parece cada día más asentado en Caterham.

Sergio Pérez arañó un punto pese a las advertencias del box de Force India
Sergio Pérez arañó un punto pese a las advertencias del box de Force India

En cambio, la prueba nos dejó varias notas negativas. La primera, la mala suerte que parece perseguir a Felipe Massa. En un circuito muy propicio a los intereses de Williams, como se pudo ver con Bottas, una avería en la sesión de calificación le dejó fuera de la Q1, teniendo que partir en la 18ª plaza. Esto obligó a una estrategia tan osada como suicida, visto lo visto aunque comprensible por el hecho de que nadie esperaba que el asfalto del circuito de Sochi fuese tan poco agresivo con los compuestos.

El brasileño tomo la salida con los compuestos duros y paró en la primera vuelta a montar los blandos, pensando que le darían para remontar y que todos entrarían al menos una segunda vez. Sin embargo y aunque este juego le duró bastante y le dio para remontar hasta meterse en puestos de puntos, tuvo que entrar una segunda vez en boxes para volver a montar los compuestos duros y cayó de nuevo en la clasificación. Para más inri salió con tráfico y se encontró en medio de la batalla por la 10ª plaza con Vergne y Sergio Pérez y aunque Massa pudo con el francés, el mexicano -un auténtico hueso duro de roer en estas lides- se acabó llevando el gato al agua.

Sorprende la dejadez de Sebastian Vettel, uno de los pilotos más competitivos del paddock pero al que, seguramente, las duras palabras de Helmut Marko acerca de que ya no necesitan a un corredor como él, dichas en vísperas de la carrera, no debieron sentar muy bien al tetracampeón que cumplió el expediente y se dedicó a pasearse por Sochi como una sombra y, aunque tuvo un atisbo de combatividad peleando por la quinta plaza con su compañero Ricciardo, pronto bajó los brazos.

No ha sido un buen fin de semana para Red Bull en Rusia
No ha sido un buen fin de semana para Red Bull en Rusia

En cierto modo, la situación en carrera del alemán fue muy similar a la vivida por Fernando Alonso. Ambos estuvieron navegando por tierra de nadie y sin excesiva presión, salvo las últimas vueltas en las que Alonso se tuvo que proteger del empuje de Ricciardo pero en ningún momento estuvo exigido y acabó en una cómoda sexta plaza, porque entre otras cosas, su Ferrari F14 T no da para más. Y él, que tiene pie y medio fuera del equipo, lo sabe.

También sorprende el bajísimo estado de forma de un tipo como Nico Hulkenberg. Es cierto que el Force India parece haber llegado al máximo de su evolución hace tiempo y ya no es el monoplaza competitivo que era hasta el parón veraniego. Sin embargo, no es menos cierto que el piloto alemán, duro de pelar donde los haya, está carente de ritmo y de ambición y está siendo plenamente superado por su compañero Pérez durante estas últimas carreras, en las que no está teniendo el protagonismo de otras ocasiones.

Por último, aunque no por ello menos importante -e indignante- no quería dejar pasar el bochornoso espectáculo montado por Bernie Ecclestone y sus amigos a la mayor gloria de Vladimir Putin y su aparato de propaganda. Me parece absolutamente infame el aprovechamiento que Putin hizo del acto de recuerdo a Jules Bianchi minutos antes de arrancar la carrera.

Con todos los pilotos (titulares y reservas) presentes, apostados en la recta de meta, con una hermosa dedicatoria escrita sobre el asfalto en honor al francés y bajo un sobrecogedor silencio, de forma atronadora comenzaron a sonar las notas del himno ruso, aprovechando un acto sincero de reconocimiento al compañero caído, en un acto de reafirmación nacional que poco o nada tenía que ver con el motivo de la reunión.

Los pilotos durante el sentido homenaje a Jules BianchiLos pilotos durante el sentido homenaje a Jules Bianchi
Los pilotos durante su sentido homenaje a Jules Bianchi

De hecho, y de forma espontánea, cuando acabó la patochada del himno y tras retirarse los jerifaltes rusos junto a sus anfitriones Ecclestone y Todt, que se prestaron gustosos a este acto vergonzante, los propios pilotos se volvieron a juntar en un círculo y, de nuevo, recordaron en silencio a Bianchi. Un acto que, dicho sea de paso, nos fue hurtado a todos los espectadores del mundo por la FOM, que retiró de inmediato la señal internacional de ahí y se centró en planos del circuito. Sólo aquellas cadenas de TV que contaban con cámaras con señal propia, como fue el caso de Antena 3 para España, pudieron ofrecer insisto, de forma casi furtiva, alguna imagen del acto. Sencillamente vergonzoso y, como ocurrió en su día con María de Villota, ha vuelto a retratar a sus protagonistas. Para lo bueno y, por desgracia, también para lo malo.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Tras 53 anodinas vueltas, la primera carrera de la historia de la Fórmula 1 en Rusia acabó de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamiton (Mercedes AMG), en 1h 31′ 50”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 13,6”

3º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), a 17,4”

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 30,2”

5º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), a 53,6”

6º) Fernando Alonso (Ferrari), a 1’00”

7º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), a 1’01”

8º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 1’06”

9º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 1’18”

10º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 1’20”

Lewis Hamilton festejando con sus mecánicos su novena victoria del año
Lewis Hamilton festejando con sus mecánicos su novena victoria del año

La clasificación del Mundial de Pilotos le da un nuevo empujón a Lewis Hamilton en su carrera imparable al título y hunde un poco más a Nico Rosberg, que se queda ya a 18 puntos del británico. Da la sensación que el alemán ha entregado la cuchara  y lo fía todo a la lotería de la última carrera en Abu Dhabi que, como sabemos, puntuará el doble.

Donde tampoco parece haber dudas es en la tercera plaza, que sigue ocupada por Daniel Ricciardo. Donde sí se espera bastante emoción es en la lucha por la cuarta posición, comandada ahora por Valtteri Bottas. El finlandés vuelve a la cuarta plaza, merced a su pódium de hoy, alejando un poco más a Sebastian Vettel y Fernando Alonso, que además cae hasta la sexta plaza en la clasificación.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 291 puntos.

2º) Nico Rosberg (Mercedes  AMG), 274 puntos

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), 199 puntos

4º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 145 puntos

5º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 143 puntos

6º) Fernando Alonso (Ferrari), 141 puntos

El equipo Mercedes, brillante campeón del mundo de Constructores 2014
El equipo Mercedes, brillante campeón del mundo de Constructores 2014

En lo que se refiere al Campeonato de Constructores, hay que decir que Mercedes se ha proclamado ya campeón de forma matemática mientras que Red Bull parece consolidarse en la segunda plaza. Por el contrario, la lucha por la tercera plaza sigue bastante viva. Williams se destaca sobre Ferrari aunque en el equipo italiano no pueden dormirse en los laureles merced al inesperado resurgimiento de McLaren, que ahora se acerca peligrosamente.

En Maranello dan prácticmente por perdida la tercera plaza pero no contemplan perder la cuarta y menos aún en detrimento de McLaren. Sin embargo, el varapalo que podría suponer para La Scuderia finalizar quintos en el campeonato de Marcas puede ser un varapalo de incalculables consecuencias.

A la espera del anuncio oficial de la incorporación de Sebastian Vettel y la salida de Fernando Alonso del equipo, ahora mismo las aguas baja bien revueltas por Maranello y ser superados por McLaren podría ser el colofón a una temporada nefasta desde todos los puntos de vista.

1º) Mercedes AMG, 565 puntos

2º) Infiniti Red Bull, 342 puntos

3º) Williams Mercedes, 216 puntos

4º) Ferrari, 188 puntos

5º) McLaren Mercedes, 143 puntos

Marc Márquez, de nuevo campeón del mundo de MotoGP


Con la segunda posición obtenida en Motegi este domingo, el piloto español Marc Márquez ha culminado su más triunfal temporada haciéndose de manera matemática con su segundo título de MotoGP, a falta de tres carreras para acabar el campeonato.

Marc Márquez, nuevo campeón del mundo de MotoGP 2014
Marc Márquez, nuevo campeón del mundo de MotoGP 2014

El piloto de Cervera afrontó el GP de Japón de una forma muy inteligente, arriesgando lo mínimo ya que sólo le bastaba acabar delante de Dani Pedrosa y Valentino Rossi para proclamarse campeón. Pese a que no tuvo una buena salida, Márquez fue adelantando rivales hasta dar buena cuenta de sus dos rivales y situarse en la segunda posición, por detrás de Jorge Lorenzo. Así pudo asegurarse el título y volver a hacer historia.

Si el año pasado Márquez batía el récord de precocidad, convirtiéndose en el piloto más joven en hacerse con un título mundial en la máxima categoría del motociclismo, el reto de este año era aún más difícil: Convertirse en el más joven en conseguir dos títulos de forma consecutiva. Y una vez más, el joven piloto español ha demostrado que no tiene límites.

La temporada del ilerdense ha sido impecable, con 11 victorias sobre 15 carreras, de las cuales 10 de ellas se produjeron de forma consecutiva, además de un segundo puesto (precisamente el obtenido en Japón que le ha dado el título). Una marca que tiene más mérito aún si cabe pues el ilerdense no pudo participar en la pretemporada ya quese rompió la pierna en febrero mientras practicaba dirt-track.

Pero volviendo a su trayectoria este año, hay que decir que en su voracidad por la victoria, Márquez estuvo a punto de superar el récord de triunfos seguidos en una sola temporada (11, en manos de Giacomo Agostini desde 1970) Y es que, desde la carrera inaugural de la temporada, disputada el 23 de marzo en Qatar hasta el 10 de agosto, fecha del GP de Indianápolis, el himno español no dejó de sonar ni una sola vez y todas las carreras tuvieron siempre el mismo protagonista.

Curiosamente, el GP de la República Checa era el que tenía que haber roto el techo marcado por el mítico Agostini. Sin embargo y sorprendentemente, en esta ocasión el piloto catalán demostró que era humano y una mala salida y un pequeño error de pilotaje en carrera terminaron por dejarle fuera del pódium, truncando su descomunal racha victoriosa.

El puesto más alto del pódium, hábitat natural de Márquez esta temporada
El puesto más alto del pódium, hábitat natural de Márquez esta temporada

No tardó en volver a subirse a lo más alto del cajón, apenas dos semanas más tarde en Silverstone. Una victoria que le acercó de forma casi definitiva al título aunque sus dos caídas consecutivas en San Marino y Motorland Aragón, obligaron a Márquez a aplazar la celebración de un título que, finalmente, ha podido lograr en Motegi.

Ahora, a sus 21 años y con cuatro Mundiales ya a sus espaldas el horizonte que se le presenta es totalmente impredecible y esplendoroso. Estamos, sin duda, ante un piloto de leyenda que puede batir todos los récords habidos y por haber.

Récords que habrá que sumar a la lista interminable de marcas que el ilerdense ha pulverizado, desde que siendo apenas un niño, en su temporada de debut se convirtió en el piloto español más joven de la historia en hacer un pódium en una carrera del Mundial de Motociclismo con tan solo 15 años y 126 días, en el GP de Gran Bretaña de 2008.

Ahora la única emoción de lo que resta de temporada es saber quiénes serán los acompañantes de Marc Márquez en la zona noble del campeonato. De la misma forma que no hubo ninguna duda sobre quién se iba a llevar el Mundial de este año, la lucha por la segunda y la tercera plaza final está ciertamente apretada.

A falta de tan solo tres carreras (Australia, Malasia y Comunidad Valenciana) Valentino Rossi es segundo con 230 puntos, si bien el italiano se encuentra empatado a puntos con Dani Pedrosa,  mientras que Jorge Lorenzo es cuarto a sólo tres puntos.

Marco Wittmann, nuevo campeón del DTM 2014


Aunque todavía restan dos carreras por acabar el campeonato de este año, el piloto alemán Marco Wittmann se ha proclamado campeón de forma matemática del Campeonato Alemán de Turismos (DTM) a bordo de un BMW M4 DTM.

Marco Whitman, nuevo campeón del DTM 2014
Marco Whitman, nuevo campeón del DTM 2014

Con su sexta plaza lograda este fin de semana en el circuito germano de Lausitzring, Wittmann logró los puntos necesarios para hacerse con el ansiado título y a sus 24 años se ha convertido en el campeón más joven de esta categoría.

El alemán suma actualmente un total de 128 puntos por los 59 puntos del también alemán Christian Vietoris (Mercedes) y los 56 del sueco Mattias Ekström (Audi) y el suizo Andrea Mortara (Audi), una distancia absolutamente insalvable en las dos carreras que restan para el final de la temporada. Por su paret, el hasta ahora campeón, Mike Rockenfeller se sitúa quinto, con 54 puntos.

Por su parte, los dos españoles que participan en este campeonato, Miguel Molina (Audi) y Daniel Juncadella (Mercedes) no están brillando como de ellos se esperaba y se encuentran muy atrás en la clasificación, sin ninguna opción (14º y 17º, respectivamente)

El arma utilizada por el joven piloto alemán ha sido el nuevo BMW M4 DTM, un coche que hacía su debut esta temporada y se convierte en el sucesor del BMW M3 DTM con el que Bruno Spengler ganó el título de 2012, hasta ahora el último vehículo capaz de romper la hegemonía existente entre Mercedes y Audi desde hace prácticamente 15 años.

Por si fuera poco, el equipo BMW encabeza también la clasificación de Fabricantes, con 320 puntos, seguido de Audi y Mercedes, con 302 y 186 puntos, respectivamente.

Doblete español histórico en el Dakar con las victorias de Nani Roma en coches y Marc Coma en motos


El que dicen que ha sido uno de los Rally Dakar más duros de los últimos años y, sin duda, el más duro desde que se disputa por tierras sudamericanas, el balance no ha podido ser más positivo para nuestros pilotos, con las victorias de Nani Roma en coches y de Marc Coma en motos.

Marc Coma, celebrando su cuarto Dakar
Marc Coma, celebrando su cuarto Dakar al cruzar la línea de meta

Después de cruzar tres países (Argentina, Bolivia y Chile), dos etapas “maratón” de casi 3.000 kilómetros entre ambas (las disputadas entre San Rafael y Chilecito, de 1.228 kms. y entre Salta y Calama, de 1.474 kms.) y varias especiales, los pilotos han dejado atrás casi 9.000 kilómetros.

Aunque, una vez más, este rally -mezcla de aventura y competición- ha vuelto a cobrarse su triste peaje en sangre, con la muerte del piloto de motos belga Eric Palante y de tres periodistas que cubrían la carrera, el Dakar ha vuelto a mostrarse tal cual es. Salvaje, pleno de emociones, historias de todo tipo y muchos abandonos, que muestran a las claras la rudeza del trazado de este año.

En concreto, sólo ha logrado acabar un total de 204 vehículos (78 motos, 61 coches, 50 camiones y 15 quads), que suponen que sólo un 47% del total de vehículos que tomaron la salida en la localidad argentina de Rosario el pasado 5 de enero han podido llegar a meta 13 días más tarde.

Y es que en esta edición no sólo cabe hablar de la alegría de los vencedores. Ni siquiera de la de aquellos para los que haber llegado a la meta situada en Valparaíso también ha supuesto un verdadero triunfo. Hay que hablar de sinsabores mayúsculos, como los que sufrieron varios de los grandes favoritos.

En coches, hay que destacar dos claramente. Por un lado, el español Carlos Sáinz, accidentado cuando tocaba con la punta de los dedos el liderato en coches y, por otro, el francés Stefan Peterhansel, que vio cómo se les escapaba el triunfo en el último suspiro. O las de otros favoritos en motos como el ídolo local, “Chaleco” López o el campeón del mundo, el portugués Paulo Gonçalves, que también tuvieron que decir adiós a la carrera por sendos incidentes con sus monturas.

Victoria disputadísima de “Nani” Roma en Coches

En la categoría de Coches no ha podido haber más emoción ya que la carrera se decidió en la última etapa, la disputada en la localidad chilena de Valparaíso.

Hasta el día anterior la carrera había sido liderada por Nani Roma, seguido muy de cerca por su compañero Stefan Peterhansel. De hecho, se había filtrado el rumor que el galo tenía órdenes del equipo Mini de no atacar a su coequipier.

Nani Roma levanta los brazos tras lograr su primer Dakar en coches
Nani Roma levanta los brazos tras lograr su primer Dakar en coches

Nada más lejos de la realidad, pues en la penúltima jornada, el francés logró la victoria en la etapa arrebatándole el liderato al catalán por apenas 26 segundos. Afortunadamente para el español, bastante enrabietado por lo ocurrido, Roma supo reaccionar y obtuvo un cuarto puesto final en la última etapa que, unidos al 13º puesto de su compañero, le dieron el triunfo definitivo al español por tan solo 5’38”.

El catalán Nani Roma hace historia ya que, con este triunfo -segundo tras su victoria en motos en 2004- se convierte en el primer piloto español en lograr vencer en el Dakar en Coches y Motos y el segundo, tras su compañero Peterhansel.

El pódium final en Coches lo copó el equipo Mini al situar a sus tres pilotos en lo más alto:

1º) Nani Roma (Mini X-Raid), en 50h 44′ 58”

2º) Stefan Peterhansel (Mini X-Raid), a 5’38”

3º) Nasser Al-Attiyah (Mini X-Raid), a 56’52”

Marc Coma, vencedor por cuarta vez del Dakar en Motos

En la categoría de Motos las cosas rodaron de una forma francamente más plácida para Marc Coma y su KTM. El catalán, ausente el pasado año por una inoportuna lesión en un hombro, no dio prácticamente opciones a sus rivales. Desde la cuarta etapa, la primera gran maratón, el piloto catalán se mostró intratable, arrebatándole el liderato al también español Joan Barreda. A partir de ese momento, se mantuvo firme en cabeza, sin apenas errores y venció con autoridad.

Coma, que sufrió una penalización de 15 minutos por cambiar su motor, sólo tuvo como verdadero rival al citado Barrera y además se vio beneficiado por los problemas eléctricos del campeón del año anterior, el francés Cyril Despres.

Fue una verdadera lástima ver cómo las opciones de pódium de Barreda se fueron al traste en la penúltima etapa, cuando rompió l la horquilla y el manillar de su Honda, perdiendo casi dos horas y media. Un contratiempo que dejó al piloto castellonense en séptimo lugar y, aunque logró imponerse en la última etapa, no fue suficiente para lograr un puesto entre los tres mejores en Valparaíso.

Mención especial merece el piloto español Jordi Viladoms. El catalán, que llegó al equipo KTM a última hora para sustituir al fallecido Kurt Caselli, logró clasificarse en una sorprendente segunda posición, aprovechando perfectamente el traspiés de Barreda.

También hay que destacar el excelente papel de Laia Sanz. La española logró acabar en 16ª posición -la mejor en su carrera- y fue por cuarta vez consecutiva la mejor representante femenina del Rally Dakar. La piloto española cumplió con creces y superó de largo su objetivo inicial, que era acabar entre los 30 mejores.

El pódium de Motos quedó de la siguiente forma:

1º) Marc Coma (KTM), en 54h 50′ 53”

2º) Joan Viladoms (KTM), a 1h 52′ 27”

3º) Olivier Pain (Yamaha), a 2h 00′ 03”

Apretado triunfo del ruso Andrey Karginov en Camiones
Apretado triunfo del ruso Andrey Karginov en Camiones

Disputado triunfo de Andrei Karjinov en Camiones

Si la clasificación de Coches estuvo apretada, la clasificación de Camiones no le anduvo a la zaga y hubo que esperar hasta el último día para coronar al campeón, cuyo título recayó en el Kamaz del ruso Andrey Karginov, que se impuso por algo mas de tres minutos sobre el holandés Gerard de Rooy (Iveco).

Con todo por decidir, la última etapa estuvo a punto de provocar un vuelco en la clasificación general ya que De Rooy logró remontarle la ventaja que le llevaba el ruso debido a que éste se vio envuelto en un incidente provocado por el Mini del chino Yong Zhou. El vehículo del asiático se quedó atascado en mitad de la pista, lo que bloqueó el paso del Kamaz de Karginov y le hizo perder casi 10 minutos.

De Rooy apretó y logró acabar la etapa en segundo lugar y auparse al liderato final de la prueba. Sin embargo, una vez que el ruso llegó a meta, los comisarios le devolvieron 5’20”, como compensación por el tiempo perdido por el accidente. Una diferencia mínima de apenas tres minutos, suficientes para permitirle recuperar in extremis el liderato y llevarse el título a casa, por vez primera en su carrera. En tercer lugar aunque

La clasificación final en Camiones quedó finalmente así:

1º) Andrey Karginov (Kamaz), en 55h 00′ 28”

2º) Gerard De Rooy (Iveco), a 3′ 11”

3º) Eduard Nikolaev (Kamaz), a 1h 34′ 52”

Marc Márquez y Maverick Viñales, campeones del mundo en el mejor año de la historia del motociclismo español


La fiesta vivida este fin de semana en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste ha puesto el punto final a la más triunfal y emocionante temporada para el Motociclismo español de su historia, con los títulos de Marc Márquez y Maverick Viñales en MotoGP y Moto3, respectivamente.

Márquez, Lorenzo y Pedrosa, los pilotos más asiduos del pódium en MotoGP 2013
Márquez, Lorenzo y Pedrosa, los más asiduos del pódium en MotoGP este año

A estos dos títulos, decididos en sendas carreras para el recuerdo y no aptas para cardíacos en absoluto, hay que sumarle el título de Moto2, brillantemente obtenido por Pol Espargaró en la  penúltima jornada, disputada en Australia.

Sólo la temporada 2010, en la que también se cerró con un espectacular triplete en los tres campeonatos (Marc Márquez en 125 cc, Toni Elías en Moto2 y Jorge Lorenzo en MotoGP) puede compararse a un año como éste, en el que el dominio español fue abrumador en la práctica totalidad de las carreras de la temporada.

Nada menos que en 47 de las 52 carreras disputadas entre todas las categorías vieron coronarse a un español y en 12 de las 18 pruebas hubo triplete español, con victorias en Moto3, Moto2 y MotoGP.

Por no hablar del incontable número de pódiums alcanzados (68 de 108 posibles) que en más de una ocasión han hecho parecer al campeonato del mundo una especie de Campeonato de España de Velocidad, en especial en Moto3, donde el dominio español ha sido tan abrumador que sólo en dos de las 18 carreras (República Checa y Valencia) no hubo tres españoles en el pódium.

Marc Márquez, el “número 1” más precoz

La categoría reina del motociclismo ha estado marcado por la enorme igualdad vivida entre el flamante nuevo campeón, Mac Márquez y el máximo favorito, Jorge Lorenzo, con Dani Pedrosa como espectador de excepción de una rivalidad que ha superado todas las barreras.

La temporada no ha podido ser más interesante y su final, de infarto. Sin embargo, ha venido marcada por la inoportuna lesión de Jorge Lorenzo en Assen, que le hizo correr muy debilitado aunque de forma milagrosa –recordemos que había sido operado de la clavícula apenas 24 horas antes- pero que le impidió correr en Sachsenring, perdiéndose una cita que a la postre le ha costado el campeonato.

Marc Márquez, flamante campeón del mundo de MotoGP 2013
Marc Márquez, flamante campeón del mundo de MotoGP 2013

En cuanto a resultados, es indiscutible el dominio de Jorge Lorenzo. El piloto balear ha sido el mejor en cuanto a victorias, un total de ocho. Sin embargo, la sorprendente regularidad, derivada de una increíble adaptación a la moto de un rookie como Marc Márquez, han decantado la balanza a favor del piloto de Cervera por tan sólo cuatro puntos, en una última carrera que, sin duda, pasará a la historia.

Marc Márquez está dotado de un talento sobrenatural para pilotar en moto. Y lo lleva haciendo desde su revolucionario debut en 125 cc en 2008, cuando con apenas 15 años logra su primer pódium en Donington Park, convirtiéndose en el piloto más joven de la historia del motociclismo mundial en subirse a un cajón, superando el récord de precocidad que ostentaba Dani Pedrosa desde 2001.

Desde ese momento, la carrera de Márquez ha sido meteórica ya que tras un par de años de transición en 125 cc, en la temporada 2010 se produjo su consagración definitiva al proclamarse campeón del mundo de la más pequeña categoría.

En 2011 pasó a Moto2, categoría en la que mostró una adaptación fuera de lo corriente y, aunque tuvo un inicio dubitativo, con varias caídas consecutivas, terminó segundo del Mundial, para hacerse con el título de campeón apenas un año después, finalizando su triunfal temporada con el salto a MotoGP.

Finalmente, este año ha vuelto a hacer historia por dos ocasiones ya que, al honor de ser el piloto más joven en ganar una carrera en la máxima categoría, al vencer en Austin en la segunda carrera del año, ha sumado el de convertirse en el campeón del mundo de MotoGP más joven de la historia.

Además, Márquez nos dejó el que probablemente sea el mejor adelantamiento de la temporada y uno de los mejores de la historia, protagonizando una espectacular maniobra en el mítico “Sacacorchos” de Laguna Seca sobre Valentino Rossi.

Sin embargo, este año también ha tenido una cara menos agradable para el flamante campeón ya que, junto a grandísimas actuaciones –traducidas en seis victorias- el piloto catalán se ha visto envuelto en actuaciones cuando menos arriesgadas y discutibles con algunos de sus compañeros. Estas actuaciones le han hecho acreedor de más de una discusión con Jorge Lorenzo, con el que tuvo varios encontronazos a lo largo de la temporada, a cuenta de acciones cuando menos discutibles del catalán.

El punto álgido se alcanzó durante el GP de España en Jerez, cuando una maniobra muy temeraria de Márquez en la última curva a punto estuvo de tirar a Lorenzo que, si bien no cayó al suelo, le hizo perder sus opciones de ganar aquella carrera.

Esto motivó un cruce de declaraciones y una denuncia ante los comisarios que finalmente terminó siendo considerada como un lance de carrera. Este malestar entre ambos provocó que estuviesen sin dirigirse la palabra durente buena parte de a temporada. Aun así y pese a que llegaron a hacer las paces, Lorenzo no ha perdido ninguna oportunidad de atacar públicamente a Márquez por su actitud, amén de acusar a los jueces por su excesiva permisividad para con el piloto ilerdense.

Ni siquiera se ha salvado de su fogosidad su propio compañero.  Dani Pedrosa también tuvo sus más y sus menos con Márquez,  cuando el ya campeón mandó al suelo a su compañero en Motorland Aragón, tras un adelantamiento muy arriesgado y que le costó la retirada de un punto en su carnet y la sensación de que debía haber sido sancionado más duramente.

Así las cosas, los dos pilotos llegaron muy igualados a Cheste, aunque con ventaja para Márquez, al que le bastaba con finalizar cuarto y siempre y cuando Lorenzo ganase la carrera. Pues bien, pese a una magistral y estratégica carrera del mallorquín, que logró una merecida y justa victoria acabó por resultar infructuosa.

Márquez controló el ritmo de Lorenzo en todo momento y sin arriesgar lo más mínimo, logró finalizar en tercera plaza, con lo que se acabó proclamando campeón del mundo por tan solo cuatro puntos de diferencia, que le convierten además, junto al mítico Freddy Spencer, en el primer debutante en la máxima categoría que se hace con el título el mismo año de su debut.

Por otra parte, decir que junto a estos dos grandes pilotos como son Márquez y Lorenzo, hay que destacar dos nombres propios. Uno, un valor seguro como Dani Pedrosa al que las lesiones y su proverbial falta de ambición en carreras complicadas, le han privado de brillar más de lo que lo ha hecho este año.

El de Castellar del Vallés ha finalizado en una dignísima tercera posición y se ha llevado tres triunfos parciales (Jerez, Francia y Malasia) y ha logrado siete segundos puestos y tres terceros. Aun así se esperaba más de él aunque, en honor a la verdad, nadie -ni siquiera el propio Pedrosa– podría haberse imaginado una adaptación así a la máxima categoría por parte de un debutante como Márquez. Esto ha pillado a contrapié a Pedrosa, que también se vio arrollado por la figura emergente del piloto de Cervera.

El segundo es Alvaro Bautista. El piloto toledano ha cerrado una magnífica temporada con una Honda del equipo de Fausto Gresini y, aunque no ha logrado este año subir al pódium, se acercó bastante con tres cuartos puestos como mejores resultados. Unas actuaciones que le han permitido finalizar quinto lugar en la clasificación general, sólo superado por Crutchlow como mejor piloto no oficial esta temporada.

Por último, hay que hacer mención a las dos grandes decepciones de la temporada. Por un lado, Valentino Rossi que volvía este año a Yamaha y su papel ha sido ciertamente secundario. Se esperaba mucho más de un tipo como él.

Andrea Dovizioso y Ducati, un tándem decepcionante esta temporada
Andrea Dovizioso y Ducati, un tándem decepcionante esta temporada

Acomodado y sin su proverbial ambición, apenas ha tenido oportunidad de brillar, oscurecido y superado en todo momento por su compañero Jorge Lorenzo. Aun así, el campeonísimo italiano tuvo su momento de gloria venciendo en Assen, aunque más por deméritos rivales que por méritos propios, ésa es la verdad. A partir de ahí, un segundo puesto en Qatar y cuatro terceros puestos (Holanda, Laguna Seca, Aragón y Australia) son poco bagaje para una moto como la Yamaha oficial, que hace pensar que, parafraseando al propio Rossi, esta “gallina vieja” no está ya  para hacer muchos caldos…

La otra gran decepción ha venido de la mano del equipo Ducati. No es que sorprenda demasiado porque su trayectoria estos últimos años no invitaba en nada al optimismo. Sin embargo, la contratación de Andrea Dovizioso y la continuidad de un campeón como Nicky Hayden en el equipo, hacían esperar quizás un mejor papel. Pero ni uno ni otro, como sus monturas, han estado a la altura este año.

Ducati ha sido una mera comparsa esta temporada, hasta el punto que sus dos pilotos han finalizado octavo y noveno, respectivamente, superados claramente incluso por pilotos no oficiales como Crutchlow, Bautista e incluso Stefan Bradl.

Moto3, un campeonato para recordar

El campeonato de Moto3 ha tenido un final de temporada sencillamente espectacular, acorde a una temporada de color netamente español. Marcado por la enorme igualdad entre Maverick Viñales, Luis Salom y Alex Rins, la última carrera ha sido un canto al motociclismo de la más alta calidad, con emoción en estado puro.

Durante todo el año, estos tres pilotos se han dado cita en el pódium de forma casi absoluta lo que permitió que llegasen a la cita de Cheste apenas separados por cinco puntos entre sí, de modo que cualquiera de ellos tenía opciones serias de proclamarse campeón del mundo.

Salom, Viñales y Rins, asiduos del pódium durante esta temporada
Salom, Viñales y Rins no se han bajado del cajón durante esta temporada

En la práctica totalidad de las 17 carreras del Mundial (recordemos que Laguna Seca sólo se corre en MotoGP, de ahí que tenga una prueba más en el calendario) estos tres pilotos se habían repartido el 100% de los pódiums y era Luis Salom el que llegaba en una mejor posición, como líder del campeonato con 300 puntos, seguido de Viñales con 298 y Rins con 295.

El mejor colocado y máximo favorito para hacerse con el triunfo final era Luis Salom, que había sumado siete victorias en toda la temporada (Qatar, Italia, Montmeló, Holanda, República Checa, Gran Bretaña y Malasia). En teoría él estaba llamado a hacerse con el título mundial y lo tuvo en la punta de los dedos y por dos ocasiones.

La primera, cuando se cayó por dos veces en la penúltima carrera del año, en Motegi y que le dejaron fuera de la zona de puntos. Esta caída, junto a la que sufrió Rins en la misma carrera permitieron a Maverick Viñales meterse en la pomada de la lucha por el título. 

La segunda se produjo ayer mismo, en el GP de ValenciaLa carrera fue trepidante de principio a fin y estuvo marcada por el duelo entre Rins y Viñales, con Salom más reservón de lo normal, agazapado en la tercera posición esperando acontecimientos.

Sin embargo, a falta de 11 vueltas para el final, Salom se fue al suelo y aunque logró reincoporarse a la pista, lo hizo con su moto muy maltrecha y sin opción alguna de llegar al dúo de cabeza, diciendo adiós a sus posibilidades de ganar el Mundial.

A partir de ese momento no hubo lugar a la tregua. La victoria de cualquiera de los dos contendientes, Rins y Viñales, les daba el título. De ahí que ninguno de los dos escondiese nada y se dejasen el alma sobre el asfalto valenciano.

Salom, Viñales y Rins luchando a brazo partido durante el GP de Valencia
Salom, Viñales y Rins luchando a brazo partido durante el GP de Valencia

Con constantes adelantamientos y cambios en la cabeza de carrera, los dos pilotos pelearon a brazo partido hasta que al entrar en la penúltima curva, Rins rebasó a Viñales de forma espectacular y que le ponía el título en bandeja. Sin embargo, el piloto del equipo Estrella Galicia apuró demasiado la frenada. Tanto como para ser nuevamente adelantado por Viñales en la salida de la última curva y perder unas décimas preciosas que le impidieron adelantar al piloto de Figueras, que se llevaba la carrera en el último suspiro, proclamándose nuevo campeón del mundo de la categoría.

En resumen, un año maravilloso en la categoría más pequeña y en el que la continuidad está garantizada ya que, con independencia de lo que hagan Viñales, Rins y Salome en un futuro cercano, en el que todo apunta a que los tres cambiarán de categoría en 2014, la presencia de pilotos como Alex Márquez o Efrén Vázquez hacen presagiar que seguirá la catarata de triunfos en Moto3 de cara a la próxima temporada.

Sebastien Ogier, nuevo campeón del mundo de Rallyes


El francés Sebastien Ogier se ha proclamado Campeón del Mundo de Rallyes y pasa a la historia como el hombre que logró acabar con el reinado de Sebastien Loeb, el mito francés que dominó con puño de hierro el Mundial los últimos nueve años.

Sebastien Ogier, flamante nuevo campeón del mundo de Rallyes 2013
Sebastien Ogier, flamante nuevo campeón del mundo de Rallyes 2013

Por si fuera poco, Ogier no ha podido encontrar mejor escenario para proclamarse campeón que en su propio país. Gracias a su triunfo en el Rally de Francia, el piloto galo se ha llevado su primer Mundial de forma matemática y a falta de dos pruebas para acabar la temporada (España y Gran Bretaña). Sólo el belga Thierry Neuville ha podido plantarle cara mínimamente al francés, si bien la diferencia entre ambos es sideral, ya que Ogier, con 238 puntos, le saca ya 95 puntos al piloto de Ford y eso que aún quedan dos carreras por delante.

El dominio de Sebastien Ogier y su copiloto Julien Ingrassia ha sido prácticamente hegemónico durante las 11 pruebas disputadas ya que, de todas ellas, el francés se impuso en nada menos que siete (Suecia, Mexico, Portugal, Italia, Finlandia, Australia y Francia).

De hecho, sólo los Rallyes de Montecarlo, Argentina, Grecia y Alemania no vieron a Ogier en lo más alto del pódium. Además y por si fuera poco, en dos de ellos (Montecarlo y Argentina) el galo acabó segundo, puntuando en los otros dos, completando un pleno de carreras sin abandono.

Es cierto que el hecho de tener de retirada a Loeb, que anunció que dejaba esta temporada el WRC para pasarse al WTCC en 2014 y que el supercampeón francés sólo ha disputado apenas unas pocas carreras, le ha puesto las cosas muy fáciles este año a Ogier para ganar el Mundial. Aun así, no se puede poner ni un pero a la victoria del galo en este campeoanto porque su dominio, como digo, ha sido casi absoluto.

Ogier e Ingrassia en lo más alto del pódium, una imagen habitual de este Mundial
Ogier e Ingrassia en lo más alto del pódium, una imagen habitual de este Mundial

El nuevo campeón del mundo además ha acabado con la hegemonía de Citroën en dicho campeonato, que no veía ganar a ningún coche de otra marca que la del Doble Chevron desde el año 2004. Una victoria que supone el primer entorchado para Volkswagen, cuyo Polo R WRC se ha confirmado como un arma imbatible para prácticamente todos los terrenos.

En este sentido, sorprende el hecho que, salvo Sebastien Loeb, ninguno de los pilotos oficiales de Citroën para este año (Dani Sordo, Mikko Hirvonen y Nassir Al-Qassimi) hayan sido rivales para el francés. Es más, Dani Sordo tuvo pie y medio fuera del equipo francés a mitad de temporada y, de hecho,aún está en el aire su continuidad para el próximo año, pese su triunfo en el Rally de Alemania.

Sólo esta victoria asi como el excelente rendimiento de Loeb –un seguro de vida como se ha visto- en las pocas carreras que ha disputado (ganó en Montecarlo y Argentina y fue segundo en Suecia), han podido maquillar la más que decepcionante temporada de Citroën, superada en casi todos los terrenos por un debutante como Volkswagen.

Por último, decir que el fabricante germano además lidera la clasificación del Mundial de Constructores, con 339 puntos, 80 más que su máximo rival, el equipo oficial Citroën, a falta de dos pruebas para acabar el campeonato y sigue estando en posición inmejorable para llevarse también este título. Sin embargo y pase lo que pase en estas dos carreras que quedan, se puede decir que esta temporada ha sido absolutamente redonda para todos los miembros del equipo Volkswagen Motorsport.