Llevar a los niños abrigados en el coche puede afectar a su seguridad a bordo


Con la llegada del invierno la ropa de abrigo pasa a formar parte de la vida diaria de los niños, incluidos los desplazamientos. Sin embargo, lo que muchos padres desconocen es que cuando un niño lleva puesta la ropa de abrigo en la silla del coche, su seguridad puede verse reducida.

El llevar a los niños con abrigo compromete su seguridad
El llevar a los niños con abrigo puede comprometer su seguridad

Según el Departamento de Transporte del Reino Unido, hasta un 80% de los asientos infantiles se utilizan de forma incorrecta, siendo la tensión de los cinturones de las sillas el principal fallo.

El motivo es bien sencillo. La manera en que el niño encaja en la sillita es diferente cuando lleva puesta ropa de abrigo, ya que los cinturones no se adaptan de la misma forma a la constitución del pequeño. Esto aumenta las posibilidades de que éste salga despedido del asiento en caso de colisión o frenado brusco.

Todos los abrigos y la ropa en general se comprimen en caso de choque, pero los abrigos más gruesos de invierno no se comprimen lo bastante y producen un aflojamiento en el cinturón que hace que el niño se pueda deslizar del asiento, en caso de frenazo brusco. De ahí que el cinturón del asiento deba estar en todo momento lo más próximo al cuerpo del niño.

La mejor forma de garantizar la seguridad de los niños en invierno es meterles en la silla del coche con una chaqueta o jersey, a lo sumo, y calentar el interior del vehículo antes de iniciar el viaje. Luego, una vez abrochado el niño a la sillita, se le puede poner el abrigo encima, con la parte de delante hacia atrás y siempre que haga frío a bordo. De esta forma garantizaremos que el niño se mantendrá caliente y seguro al mismo tiempo.

Unos consejos para comprobar la verdadera sujeción con las prendas de abrigo

Debido a lo anteriormente expuesto, se recomienda a los padres que comprueben la seguridad de las sillas infantiles en invierno cuando los niños viajen con el abrigo puesto.

Para ver si la ropa de abrigo es segura cuando la lleve puesta en la silla del coche, habría que llevar a cabo una sencilla comprobación que apenas dura unos minutos pero que nos permitira comprobar el grosor de la prenda y, sobre todo, cómo se comprimirá durante el trayecto.

Para ello, bastaría con hacer esta simple comprobación, resumida en los siguientes pasos:

  1. Quitar la sillita del coche y llevarla a casa
  2. Vestir al niño con la ropa de abrigo que va a llevar en el viaje o en el trayecto
  3. Sentar al niño en la silla, abrocharle el cinturón y ajustarlo para que se adapte al tamaño del niño.
  4. Sacar al niño de la silla sin aflojar el cinturón.
  5. Retirarle al niño la prenda de abrigo y volver a sentarlo en la silla.
  6. Sin apretar los cinturones, comprobar que se pueden pasar dos o más dedos por debajo del cinturón, a la altura del hueso del hombro del niño. Si ello es posible, esa prenda de abrigo no sería segura para usarla en la sillita.

Nuevos límites de velocidad en nuestras carreteras: Adiós a los 50 km/h en ciudad y vía libre a los 130 km/h en autopistas


WOGNUM-SNELWEG-130

El Ministerio del Interior, a través de la DGT, ha dado vía libre al anteproyecto del Real Decreto que modificará el Reglamento General de Circulación. Una reforma que tendrá como plato fuerte la sustitución de los actuales límites de velocidad en autopistas, carreteras secundarias y ciudades y que, de prosperar, ya anticipamos que no dejará indiferente a nadie.

El borrador está fechado a día 25 de febrero y plantea para automóviles y motocicletas un nuevo límite de velocidad de 120 kms/h  en vías rápidas de más de 1,5 metros de arcén, que reemplazaría al actual límite, establecido en 100 kms/h.

Por su parte, Tráfico ha abierto la posibilidad de aumentar el límite de autopistas y autovías de 120 a 130 kms/h. Eso sí, no sería de forma general ni automática sino que sólo se producirá, previa autorización de la DGT o del organismo competente para las CC.AA. que tuvieran transferidas las competencias de tráfico, de forma temporal y sólo en aquellos tramos en los que estuviese plenamente constatada su seguridad. En esos casos, ese incremento en el límite de velocidad se notificaría a través de paneles luminosos.

Ahora bien, la reforma del Reglamento de Circulación va a traer aparejados una serie de recortes en otros límites que, sin duda, darán que hablar. Por un lado, los límites de velocidad en ciudad pasarán de 50 a 30 kms/h, para calles con un solo carril y un único sentido de circulación. Pero no quedan ahí los recortes. En aquellas vías urbanas con plataforma única de calzada y acera, la velocidad quedará reducida únicamente a 20 kms/h. En el resto de vías urbanas, la velocidad seguirá siendo de 50 kms/h.

Por otro lado, las carreteras convencionales de menos de 6,5 metros de ancho, la velocidad quedará reducida , según proceda, de 90 kms/h a 70 ó 50 kms/h, en función de que exista una marca longitudal de separación en ambos sentidos. Si existiese, la velocidad sería de 70 kms/h y en caso negativo, sólo se podría circular a 50 kms/h como máximo.

Otras medidas adicionales:  Se prohíben los avisadores de radar y cinturón de seguridad para todos

La reforma ha introducido un artículo por el cual se podrá prohibir la instalación y uso de todo tipo de dispositivos de detección de radar. En la redacción actual del Reglamento de Circulación, sólo estaban prohibidos de forma expresa los llamados inhibidores de radar, esto es, aquellos aparatos que impedían la detección del vehículo por los radares a través de medios electrónicos. De hecho, su empleo se tipificó como falta muy grave, castigado con 6.000 euros y la pérdida de nada menos que seis puntos en el carnet de conducir.

Con la nueva redacción del Reglamento de Circulación, se prohíben los avisadores de radar
Con la nueva redacción del Reglamento de Circulación, se prohíben los avisadores de radar

Sin embargo, había un vacío legal en lo relativo a la utilización de los llamados detectores de radar. Unos dispositivos capaces de detectar a suficiente distancia la presencia de cualquier tipo de radar (desde fijos hasta móviles, incluyendo helicópteros, en los casos más sofisticados) y avisar a sus dueños, pero sin alterar su señal.

Pues bien, en caso de mantenerse la redacción del anteproyecto, “se prohíbe que en los vehículos se instalen mecanismos o sistemas, se lleven instrumentos o se acondicionen de forma encaminada a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, o que se emitan o hagan señales con dicha finalidad, así como la utilización de mecanismos de detección de radar”. De esta forma, quedan expresamente prohibidos todos los dispositivos que alerten de la presencia de radares de todo tipo, con independencia de que anulen o no su señal.

Por otro lado, la reforma contempla la eliminación de las exenciones que actualmente quedaban para el uso de los cinturones de seguridad. Ahora tanto personas con un certificado de exención por razones médicas graves o discapacitadas como taxistas, distribuidores de mercancías y conductores y pasajeros de los vehículos en servicios de urgencia, tendrán la obligación de ponerse el cinturón.

Por último, indicar que se prohibirá circular con menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros como ocupantes de asientos delanteros, con el objetivo de reducir la gravedad de las lesiones que puedan sufrir en caso de accidente. Además, los niños menores de cuatro años que utilicen sistemas de retención de los grupos 0, 0+ y I viajarán en el sentido contrario a la marcha, siempre que el dispositivo así lo prevé

No habrá indemnización para aquellos accidentados que no lleven el cinturón de seguridad


Al menos así lo ha establecido el Tribunal de Justicia Europeo, en una sentencia que podíamos considerar “histórica” y que viene a poner orden en la problemática de determinadas indemnizaciones que las aseguradoras tenían que pagar a sus clientes en caso de accidentes, debido a que las lesiones sufridas se vieron agravadas por determinadas conductas en el momento del siniestro.

El Alto Tribunal europeo ha fallado contra un ciudadano portugués, que salió despedido de su asiento al colisionar contra otro vehículo en territorio portugués debido a que no tenía puesto el cinturón de seguridad. Esta persona, que sufrió graves heridas en rostro y cabeza, denunció a las aseguradoras de ambos coches pero la Justicia lusa falló en su contra, invocando el artículo 570 del Código Civil portugués, que establece expresamente que “los daños sufridos eran imputables a su propia culpa, por no llevar puesto el cinturón de seguridad exigido en el artículo 82, apartado I, del Código de Circulación”.

Tras varios recursos posteriores en su país, el denunciante se dirigó a la alta instancia europea, que una vez más, ha fallado en su contra. El fallo de la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado que no son contrarias al Derecho Comunitario para proteger a las víctimas de accidentes de tráfico “las disposiciones nacionales que, en caso de una colisión entre dos vehículos automóviles que haya causado daños corporales al pasajero de uno de ellos sin que pueda imputarse culpa a los conductores, permiten limitar o excluir la responsabilidad civil de los asegurados”.

Aunque no crea jurisprudencia en sentido estricto, esta  importancia sentencia abre las puertas a las Aseguradoras para poder denegar todas aquellas indemnizaciones que considere que procedan de determinados actos que, de no haberse llevado a cabo, o bien no habrían dado lugar al hecho indemnizatorio o bien, de haberse producido igualmente, las consecuencias del mismo hubieran sido menores.

Así que, no sólo el hecho de conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas así como el hecho de no llevar la ITV en regla pueden ser hechos suficientes para que una compañía de seguros se niegue a indemnizar un accidente sino que otras conductas, aparentemente menos peligrosas, como el hecho de no ponerse el cinturón también podrán ser constitutivas del rechazo a indemnizar un siniestro.

Llegan los Beltbags: Airbags para los cinturones de seguridad ¿Sueño o realidad?


Si hubiera que poner en valor todos y cada uno de los avances en mecanismos de seguridad activa y pasiva de los coches en toda su historia, destacaríamos sin ninguna duda la creación de los cinturones de seguridad.

Pocos mecanismos se han demostrado más eficaces a la hora de salvar vidas en caso de colisión. De hecho, dicen las estadísticas que el mero hecho de la retención en el habitáculo cuando se produce un accidente puede reducir hasta en cinco veces su mortalidad, así como la gravedad de las lesiones, incluso en impactos sufridos a bajas velocidades.

Sin embargo y, pese a su demostrada eficacia, la tecnología se ha centrado en desarrollar nuevos mecanismos de seguridad, por muy distintas vías, olvidándose de seguir trabajando sobre el cinturón de seguridad. Desde que en 1959 Volvo inventó los cinturones de tres puntos de anclaje, al cinturón de seguridad se le ha dedicado más bien poca atención por parte de la industria del sector, a nuestro modo de ver de una forma bastante injusta.

Sin embargo, esto parece haber cambiado con el desarrollo de un nuevo sistema de cinturón de seguridad hinchable, llamado Beltbag. Inicialmente pensado sólo para las plazas traseras, este sistema desarrollado por Mercedes y Ford funcionaría igual que los airbags convencionales del coche, de modo que se activarían hinchándose de forma automática en caso de colisión. La única diferencia entre ambos sistemas radicaría en que el sistema desarrollado por Mercedes sólo se activaría en caso de impacto frontal mientras que el de Ford lo haría ante un impacto tanto frontal como lateral.

En todo caso, este sistema lograría evitar uno de los principales problemas que trae consigo la retención que provocan los actuales cinturones de seguridad cuando se produce un accidente, especialmente si éste es violento. Nos referimos a determinadas lesiones musculares e incluso óseas que se producen en el cuello, hombros o pecho (y alguna que otra erosión cutánea) motivadas por el brusco tirón del cinturón en el momento mismo del impacto.

Así pues, con el empleo del Beltbag, al aumentar la superficie de contacto se reduciría la fricción del cinturón y se evitarían las marcas de los tirones y, sobre todolas citadas lesiones en pecho y hombros, sin que la sujeción del individuo se vea afectada en absoluto.

El proyecto está en una avanzada fase de investigación y, de hecho, ya se manejan fechas para su puesta en marcha. De  hecho, se baraja con que será Mercedes el primer fabricante en  implementar estos nuevos dispositivos. En un primera fase -que se iniciaría en el primer semestre del año 2013- la marca germana incorporaría los Beltbags  tan sólo en su lujosa Clase S, para ir incorporándolos de forma paulatina al resto de la gama, en función de los resultados obtenidos.

Fuente: Autoblog.com

La desaparición de Ben Laden inspira una campaña publicitaria en EE.UU. sobre el cinturón de seguridad


La imaginación de los publicistas no tiene límites. Esta gente es capaz de sacarle punta a cualquier  cosa para desarrollar su creatividad. Inclusive a acontecimientos tan sensibles y de la repercusión mundial como la eliminación de Osama Ben Laden, el terrorista más sanguinario y buscado del mundo y su polémica desaparición de su cadáver en el fondo del océano.

En esta ocasión, éste ha sido el leit motiv de una curiosa campaña publicitaria en EE.UU., destinada a la concienciación del uso del cinturón de seguridad por parte de los conductores y acompañantes estadounidenses, que habla por sí sola…

La DGT hace balance de la última campaña de vigilancia del uso del cinturón


Hace un par de semanas os informábamos del arranque de una campaña específica de la DGT, para la vigilancia del uso del cinturón de seguridad. Ahora, la DGT ha hecho balance de los siete días que ha durado dicha campaña y en la que se han controlado 376.481 vehículos en la red de carreteras españolas.

Los controles dispuestos durante el operativo especial de Tráfico para la vigilancia del uso de sistemas de seguridad en carretera han llevado a los Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a detectar (y sancionar) a nada menos que 2.010 conductores y 678 pasajeros adultos que no hacían uso del cinturón de seguridad.

Con todo y con eso, y según datos de la propia DGT, apenas supone un 0,50%  de la totalidad de personas adultas controladas. De la cifra total de 678 pasajeros adultos, 468 viajaban en el asiento delantero y 210 en los traseros.

El operativo especial de Tráfico también tenía como gran objetivo controlar y vigilar el uso de sistemas de retención de los menores de 12 años. En este sentido se han realizado 191 denuncias por no hacer uso de los sistemas de seguridad. Ello supone que el 1,02% del total de menores controlados no llevaba sistemas de retención. De los 191 menores que viajaban sin sistemas de retención, 52 lo hacían en los asientos delanteros y 139 lo hacían en los asientos traseros.

Sigue leyendo “La DGT hace balance de la última campaña de vigilancia del uso del cinturón”

Nueva campaña de la DGT sobre el uso del cinturón de seguridad


La DGT acaba de arrancar una nueva campaña de concienciación y control del uso del cinturón de seguridad en las carreteras españolas y que durará hasta el próximo domingo 19 de septiembre, coincidiendo con la que lleva a cabo la Organización Internacional de Policías de Tráfico en más de 25 países simultáneamente.

Así pues, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil van a incrementar estos días los controles por todas las carreteras españolas, con el fin de comprobar que tanto el conductor como los pasajeros llevan correctamente abrochado el cinturón de seguridad, así como que los menores van con sistemas de retención adecuados a su peso, estatura y edad. Además de controlar su uso, los agentes informarán a los conductores que todavía no utilizan este dispositivo de la importancia de convertirlo en un hábito a la hora de ponerse al volante.

Según datos de la DGT, nada menos que un 24% de las víctimas registradas en las carreteras durante el pasado año 2009 no llevaba puesto el cinturón de seguridad. Es más, en los primeros ocho meses de este año, de las 656 víctimas registradas en carretera, un total de 148 no hacía uso de este positivo de seguridad. Una cifra escalofriante que contrasta seriamente con las cifras del IV Informe PIN del Consejo Europeo para la Seguridad en Transporte, que determina que hasta 124.000 ocupantes de vehículos ligeros de la UE lograron sobrevivir a una colisión gracias a llevar puesto el cinturón.

Con respecto al resto de Europa, España se ha situado junto a países como Austria, Suiza, Estonia, Eslovenia o Portugal donde el porcentaje de ocupantes de un vehículo que llevan puesto el cinturón es elevado. Las cifras reflejan que entre el 80 y el 90% de ocupantes de un vehículo llevan puesto el cinturón de seguridad en los asientos delanteros pero aún siguen siendo muchos los que, por desconocimiento o simplemente dejadez, ni se ponen el cinturón de seguridad en las plazas traseras ni, lo más grave, utilizan dispositivos de retención para sus pequeños.

Pese a que es un tema manido y está archidemostrada su importancia en caso de accidente, no está de más recordar este precioso vídeo para recordar la necesidad del uso del cinturón por medio de una emotiva campaña.