Google lanzará su propio coche


Tras dar sus primeros pasos en el desarrollo del coche autónomo, Google ha sorprendido a todos con la presentación de su primer vehículo autónomo, diseñado y creado por el gigante tecnológico norteamericano.

Google presentó su prototipo de coche autónomo
Google presentó su prototipo de coche autónomo

Hasta el momento Google había experimentado con vehículos de otros fabricantes (especialmente Toyota y Lexus), híbridos y en los que había venido mostrando sus importantes avances en la conducción autónoma. Sin embargo, en esta ocasión han ido más lejos.

Durante la conferencia Codecon, que se celebra en Rancho Palos Verdes, California, el cofundador de Google, Sergey Brin, ha presentado un vehículo propio en el que se han compendiado todo el conocimiento atesorado sobre durante estos últimos años y que ha dejado boquiabiertos a todo el mundo.

Se trata de un pequeño compacto 100% eléctrico y biplaza, cuya principal característica es que carece de volante y de pedales. Con una autonomía en torno a los 160 kilómetros, actualmente su velocidad máxima está limitada a 40 kms/h, si bien según Brin,  “no hay razón para que no vayan más deprisa si se demuestran seguros” . El frontal del coche tiene una capa de espuma de 61 cms.y su acristalamiento es de plástico.

Diseñado y desarrollado en exclusiva  por los ingenieros de Google, tan sólo cuenta con un botón de encendido y de parada de emergencia, así como una pantalla que muestra, entre otras cosas, la ruta que seguirá el vehículo, la temperatura del aire, la hora de llegada. Incluso permitirá a sus usuarios navegar por Internet y consultar su correo electrónico, ya que su conducción será totalmente autónoma, sin que quepa intervención humana en absoluto en su manejo.

Con este vehículo, Google quiere anticiparse al futuro, donde según fuentes de la compañía californiana, “los coches del mañana no tendrán volante, ni acelerador, ni pedal del freno, porque no los necesitarán. Nuestro software y los sensores se encargarán de todo el trabajo”, indicó el director del Proyecto de Vehículo Autónomo de Google, Chris Urmson.

En este sentido, el directivo norteamericano añadió que “los vehículos serán muy básicos. Queremos aprender de ellos y adaptarlos tan rápido como sea posible, pero te llevarán adonde quieras ir pulsando simplemente un botón”.

Para un arranque del proyecto más en serio, desde Google no han querido pronunciarse aunque si las cosas van bien, la idea es construir en torno a 200 coches en un par de años, con el fin de iniciar un proyecto piloto exclusivamente por California y extenderlo después a otras partes de EE.UU., bien en solitario o en compañía de algún otro socio empresarial.

 

 

 

Bosch desarrolla una app para aparcar de forma autónoma el coche


Pensar hace apenas un par de años que una aplicación para un smartphone o una tablet podría servir de ayuda para aparcar el coche y podría resultar más o menos cuestión de ciencia-ficción.

App de Bosch para el aparcamiento automático
App de Bosch para el aparcamiento automático

Sin embargo, Bosch ha hecho posible que algo tan inverosímil como que desde un sencillo terminal y, lo más increíble de todo, sin conductor,  se pueda estacionar un coche sea toda una realidad en un futuro muy cercano. De hecho, ya ha presentado este proyecto en la última edición del CES de Las Vegas, la feria tecnológica más importante del mundo que se está celebrando en la citada localidad norteamericana entre el 7 y el 10 de enero.

El fabricante germano ha desarrollado una app que, en combinación con una serie de sensores de ultrasonidos y unas cámaras, puede hacer aparcar a un coche y además hacerlo de manera totalmente autónoma, sin intervención humana en el vehículo.

Aparentemente, esta tecnología ya la hemos podido ver en algunos coches como el Ford Focus o el Volkswagen Touran incluso desde hace ya algún tiempo. Sin embargo, la realmente novedoso es que se pueda llevar a cabo desde un sencillo teléfono móvil y sin estar siquiera a bordo del coche. Aunque Bosch no lo ha desvelado,  todo apunta a que podría estar disponible a lo largo de este mismo año en algunos modelos de Audi.

Y por si fuese poco, lejos de pararse aquí, Bosch ha anunciado que ya está trabajando en una nueva generación de este dispositivo, por el cual el usuario podrá dejar el coche en la puerta del párking y hacer que el sistema se encargue de buscar un hueco para aparcar. Asimismo, también permitirá hacer que el propio vehículo salga al encuentro del conductor para recogerlo. Sin duda, el sueño de muchos conductores.

Fuente: Autopista.es

Google contra todos


Google_conduccion_autonoma

Cuando apenas el proyecto de coche sin conductor de Google ha echado a andar, el gigante tecnológico de Mountain View ya ha comenzado a recibir presiones por parte de los fabricantes de automóviles convencionales y de la Administración estadounidense al respecto de su coche autónomo, según han reconocido fuentes de la propia compañía.

El problema viene porque tanto unos como otros tienen serias dudas que el gigante tecnológico norteamericano ofrezca una total garantía de seguridad para este tipo de vehículo que permita lanzarse al mercado y comercializarlo sin cortapisas el año 2017, fecha prevista por Google para su comercialización inicial. Por el contrario, los detractores de este proyecto, abogan por un desarrollo paulatino de una versión base que garantice los mínimos de seguridad y, a partir de ahí, ir implementándolo de forma gradual en el mercado.

En este sentido, Google baraja la posibilidad de variar sus prototipos, que ya han recorrido 500.000 kilómetros sin accidentes, con modificaciones tales como un tope de velocidad de 40 km/h o la inclusión de un parachoques de gomaespuma en el frontal, que minimice los daños personales ante una eventual colisión.

La cuestión es que, pese a estar a cuatro años vista para la eventual incorporación de este tipo de vehículos a nuestras carreteras, el problema principal proviene precisamente de los tiempos. Así pues, la empresa californiana se ha encontrado con un problema de previsión y de plazos. Y es que, como las principales empresas del sector automovilístico norteamericano han denunciado –sin duda para torpedear el proyecto- los tiempos para la producción y diseño en la industria automovilística son ciertamente elevados.

De esta forma, y para que estas iniciativas puedan arrancarse a medio y largo plazo, el problema radica en que muchas de las decisiones sobre el coche autónomo se deberían empezar tomar ya, a muy corto plazo,  cuando el proyecto (al menos para estas empresas y, por qué no decirlo, para las autoridades de EE.UU.), estaría aún muy verde, lo suficiente para dar el salto a la producción, aunque éste sea a medio plazo.

Pero ¿es éste el único motivo que importa a fabricantes de coches y a las aseguradoras? Seguro que no. Como en todos los grandes avances tecnológicos en la historia de la industria, a nadie se le escapa que detrás de todo esto sólo se encuentran los intereses económicos de fabricantes y aseguradoras de coches.

No cabe duda que estas empresas, constituidas en lobby o grupo de presión, están presionando a las autoridades estadounidenses para que impidan a Google el lanzamiento comercial, a nivel global, de un vehículo de estas características, al que considerarían como una seria amenaza para sus propios intereses.

De hecho, Google ya lleva años metiendo la cabeza en el sector de la automoción, tanto en el segmento de la distribución como en el de los seguros, algo que no ha sido en absoluto bien recibido por los que, en teoría, serán sus competidores en esta larga carrera que no ha hecho más que empezar.

Citroën logra trasladar dos C3 sin conductor desde El Escorial hasta Arganda


Aunque el hito de lograr guiar un coche sin conductor no es nada nuevo y, de hecho, la gente de Google logró llevarlo a cabo hace ya bastante tiempo, hay que reconocer que la experiencia conseguida por Citroën resulta absolutamente novedosa en nuestro país, especialmente en los tiempos de crisis que vivimos, que invitan tan poco a la experimentación en este tipo de cosas.

Así pues, el pasado domingo 10 de junio dos Citroën C3 (un Pluriel y otro de cinco puertas, de la gama anterior) que rodaban escoltados por la Guardia Civil, circularon por las carreteras y autovías que cruzan Madrid de oeste a sureste. Esta imagen, aparentemente normal, camuflaba sin embargo un experimento pionero en nuestro país realizado por el Centro de Automática y Robótica (CAR) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), por el cual se estaba poniendo a prueba, en condiciones lo más reales posible, las tecnologías más novedosas en conducción automática de vehículos.

El grupo lo encabezaba “Clavileño”, un Citroën C3 Pluriel, dotado de GPS y comunicaciones vía radio, conducido por un humano.  Justo detrás de él, se situaba “Platero”, un Citroën C3 sin conductor, guiado por un ordenador, que manejaba tanto el volante como los pedales del freno y el acelerador, además de calcular la distancia de seguridad con “Clavileño”. Este vehículo además contaba con la posibilidad de poder activar un sistema de conducción manual en caso de fallo del sistema de navegación por satélite o del sistema de radio o en zonas problemáticas, como túneles.

El recorrido de ambos vehículos, que se realizó a una velocidad media de 60 kms/h, se inició en el histórico paraje madrileño de San Lorenzo de El Escorial e incluyó un tramo urbano por el Real Sitio. A continuación la comitiva se desplazó por una serie de  tramos periurbanos por las carreteras M-600 y M-50, así como tramos de autovía por la A-6 y la A-3, acabando en la sede del CAR, en la también madrileña localidad de Arganda del Rey, donde finalizó de forma exitosa la prueba.

Google logra guiar con éxito un Toyota Prius con un ciego al volante


Una vez más Google, el gigante tecnológico norteamericano ha vuelto a dar un golpe en la mesa en su tarea de revolucionar el mundo de las nuevas tecnologías, en este caso aplicadas a la conducción, logrando guiar con éxito un coche por una ciudad con un invidente al volante.

Se trata del proyecto  “Self-Driving Car Test”, por el cual Steve Mahanun hombre con una discapacidad visual de un 95%, ha logrado llevar a cabo un recorrido por su ciudad a bordo de un Toyota Prius equipado con tecnología de Google para autoconducción, eso sí, siempre bajo supervisión y en condiciones de tráfico acordes.

El vehículo estaba equipado con un sistema de radares y láser para conocer su ubicación y durante la prueba el copiloto de Mahan usaba un ordenador portátil que estaba conectado al coche.

Esta experiencia es la continuación de un proyecto mucho más ambicioso, iniciado durante el año 2010, en el cual la empresa de Mountain View se propuso desarrollar coches que fuesen capaces de andar por sí solos, sin ayuda de conductor. Google considera que los vehículos no tripulados podrían ayudar a reducir los accidentes de tráfico y a realizar una conducción más eficiente.

Google desarrolla el coche sin conductor


Google, la multinacional norteamericana, no contenta con revolucionar el mundo de las comunicaciones e Internet desarrollando el buscador más famoso e importante del mundo así como infinidad de aplicaciones para hacernos la vida más fácil, acaba de dar un paso adelante en el mundo de la investigación, el desarrollo y la innovación, en este caso de la automoción.

En esta ocasión la empresa californiana de Mountain View nos ha sorprendido anunciando el desarrollo de la “conducción autónoma”, una nueva tecnología que permitirá que los coches puedan conducirse solos sin conductor, con un pequeño matiz. No se trata de un proyecto a largo plazo que habite en el escritorio o en el ordenador de algún investigador sino que esta revolucionaria tecnología ya ha sido aplicada con éxito en coches que han circulado de forma autónoma y sin conductor durante más de 200.000 kilómetros por tierras de California, tanto por el interior de ciudades como por autopistas.

El sistema que ha puesto en práctica Google utiliza videocámaras, sensores de radar y tecnología láser para analizar y ver todo lo que sucede alrededor de un automóvil, usando inteligencia artificial para obtener el mismo comportamiento en tiempo real que tendría un conductor convencional.

Es más, Google, beneficiándose de la tecnología aplicada para el desarrollo Google Maps, también ha utilizado en estas pruebas mapas detallados creados utilizando coches convencionales, y que según explica la misma compañía, estos y otros datos han sido procesados por los centros de datos de Google, convirtiéndolos en un elemento clave gracias a su gran capacidad para procesar estas enormes cantidades de información obtenida por sus coches sobre el terreno.

Google, pionero en circular sin conductor con varios Toyota Prius

Las pruebas se han realizado utilizando seis Toyota Prius y un Audi TT, y en todo momento los coches han tenido en su interior tanto un conductor preparado para tomar en cualquier momento el control manual del vehículo si fuese necesario, como de un técnico que supervisaba el correcto funcionamiento del software.

De esta manera Google, tras revolucionar Internet con su buscador y el mercado de móviles y ordenadores con el sistema operativo Android, parece andar buscado el que podría ser un auténtico “Eldorado”: el sistema operativo del coche del futuro. ¿Serán capaces de lograrlo?