GP de EE.UU.: Nuevo golpe de martillo de Hamilton al Mundial


El GP de EE.UU. volvió a suponer el enésimo paseo militar para Lewis Hamilton y una nueva muesca en el revólver del británico, que ha demostrado que le tiene totalmente cogida la medida a Nico Rosberg. El alemán bastante tuvo ayer con finalizar segundo y firmar el décimo doblete de la temporada para Mercedes.

Lewis Hamilton se acerca al título
Lewis Hamilton se acerca al título

El británico afronta ahora con más fuerza que nunca su segundo Mundial ya que el golpe moral a su compañero es tan duro como lo fue la lección que le dio bajo el agua en Suzuka. Con un ritmo sensiblemente inferior, Nico Rosberg sólo fue rival para Hamilton en la calificación del sábado. Pero en carrera fue un monólogo del británico que mostró una superioridad exagerada.

El tercero fue un sorprendente Daniel Ricciardo que. merced a una inteligentísima estrategia y un ritmo rapidísimo en carrera, supo sobreponerse a una pésima salida.

Fernando Alonso acabó sexto y pidiendo la hora, con unos compuestos gastadísimos y con el aliento de Sebastian Vettel, que tuvo que entrar nada menos que cuatro veces, en el cogote.

Análisis de la carrera

Aunque la salida, con sólo 18 coches debido a las ausencias de Marussia y Caterham, fue limpia y Nico Rosberg aguantó el empuje de su compañero, el inicio distó mucho de ser tranquilo. Ni medio circuito llevaban recorrido cuando Sergio Pérez cometió un error absurdo e impropio de un piloto de su talento.

Al salir de la curva 15 trató de adelantar a Adrian Sutil por el interior. Sin embargo no vio a Kimi Raikkönen, lo que le obligó a frenar en seco para no tragárselo. Aun así no pudo evitar la colisión y, tras tocar con el morro de su Force India la trasera del Ferrari del finlandés, salió rebotado, tocándose con el Sauber de Adrian Sutil, que en ese momento circulaba por el exterior de la pista. Entonces el monoplaza del alemán, ya sin control, trompeó y acabó por empotrarse contra el Force India del mexicano, quedando ambos coches totalmente destrozados en medio de la pista

Afortunadamente para Raikkönen, no hubo daños reseñables en su monoplaza pero el mexicano no sólo destrozaba el frontal de su coche sino que además mandaba al taller al Sauber del alemán, arruinándole la que había sido su mejor calificación de la temporada, además de una sanción por parte de los comisarios al mexicano que le costará siete puestos en la parrilla del GP de Brasil de la próxima semana.

Este incidente provocó de inmediato la salida del Safety Car a la pista y el primer festival de paradas en boxes de casi todos los pilotos. Tras cuatro vueltas, la carrera se relanzó como se esperaba. Los dos Mercedes, con Rosberg a la cabeza, iniciando su duelo particular seguido de los dos Williams y de Daniel Ricciardo, que lograba deshacerse con facilidad de Fernando Alonso.

En paralelo, y mientras Nico Rosberg cobraba unos pocos segundos de ventaja, Valtteri Bottas se deshacía sin contemplaciones de un dubitativo Felipe Massa que, contrariamente a lo esperado, apuntaba a una estrategia de tres paradas cuando, lo normal, era ir a solo dos.

Nico Rosberg, liderando la carrera en el arranque de la misma
Nico Rosberg, liderando la carrera en el arranque de la misma

Tras las primeras paradas, la carrera pasó por un momento de calma chicha que sólo se rompió cuando llegados a la vuelta 20, Fernando Alonso y Jenson Button nos dejaban el primer duelo interesante del día. El británico siempre ha sido un duro hueso de roer y esta vez no iba a ser una excepción. Pese a las evidentes limitaciones del McLaren, Button le plantó cara al asturiano, con mucho más ritmo y tuvo que sudar tinta para poder rebasarle casi cuatro vueltas más tarde.

Pero lo mejor estaba por delante. Mientras que Rosberg se quejaba de una excesiva degradación de sus compuestos, Lewis Hamilton decidió que el tiempo de jugar al gato y al ratón se había acabado y sacó el martillo pilón y comenzó a demoler la distancia que su compañero había alcanzado tras la primera parada.

Décima a décima, segundo a segundo, la cómoda distancia que Rosberg tenía sobre Hamilton se fue diluyendo y en apenas tres o cuatro vueltas se encontraron y en la vuelta 24, el británico rebasó de una forma insultante a su compañero. Más que un adelantamiento fue una declaración de intenciones, un puñetazo encima de la mesa.

Una demostración de fuerza que, habida cuenta la nula resistencia ofrecida por Rosberg, que casi se tuvo que ir fuera de la pista, dejaba bien a las claras que la moral del alemán había quedado tocada y, quién sabe si hundida, en la lucha por el título.

A partir de ahí, Hamilton decidió que no quería problemas y tiró de forma endemoniada con el fin de cobrarse la mayor distancia posible y evitar cualquier incidencia que le privase de lo que era una victoria casi segura, aun estando casi en el ecuador de la carrera.

Gran carrera de Daniel Ricciardo, que logra subir nuevamente al pódium
Gran carrera de Daniel Ricciardo, que logra subir nuevamente al pódium

En paralelo, y a la chita callando, Daniel Ricciardo se había aupado a la tercera posición gracias a un acierto estratégico del box de Red Bull. Aunque se la jugaron entrando en la vuelta 32, aprovechando el desfondamiento de Bottas que le había obligado a entrar una vuelta antes, el australiano salió en la cuarta plaza, pegado a Felipe Massa. Sin embargo, su elevado ritmo y el hecho de contar con un juego de neumáticos nuevo, obligó a cambiar la estrategia de Williams, que mandó a boxes al brasileño justo una vuelta más tarde.

Sin embargo y pese a la brillantez de la parada en el equipo británico, no pudieron evitar que Daniel Ricciardo le ganase la posición al brasileño y pusiese pies en polvorosa, pese a los esfuerzos del piloto de Williams por darle alcance.

Por detrás, la carrera había entrado en un sopor del que empezaron a despertar tras  el segundo y último pitstop. Con los Lotus como animadores, no hubo más que destacar salvo el duelo que mantuvieron Sebastian Vettel y Fernando Alonso a falta de 11 vueltas para el final.

El alemán, con los compuestos destrozados, quiso vender cara su derrota pero tuvo que doblar el brazo ante el empuje del asturiano y en apenas vuelta y media, dio buena cuenta del tetracampeón, quien de hecho, tuvo que volver a entrar ya que no sólo Alonso pudo con él sino el resto de pilotos perseguidores como Button e incluso Grosjean.

Con todo prácticamente decidido en las primeras posiciones, donde hubo interesantes movimientos fue en la zona media de la carrera, con Grosjean, Vergne, Maldonado y Raikkönen luchando por los últimos puestos que daban derecho a los puntos. Así, pese a los esfuerzos del francés de Lotus, su ritmo inferior se tradujo el típico trenecito que además de desatar los nervios provocó un adelantamiento múltiple en la vuelta 50, del que Vergne fue el que supo sacar mejor tajada.

Felipe Massa dejó escapar una oportunidad de oro para subir al cajón
Felipe Massa dejó escapar una oportunidad de oro para subir al cajón

En un adelantamiento tan memorable como osado, se tocó con Grosjean al que mandó literalmente fuera de la pista. De hecho, los comisarios investigaron la maniobra si bien determinaron que era un incidente de carrera y decidieron no sancionar al piloto de Toro Rosso aunque Grosjean se quedó fuera de los puntos.

Finalmente y ya sin nada por disputar, la carrera contó con un invitado de excepción a esta fiesta que no fue otro que Sebastian Vettel. Cuando todos le dábamos por desahuciado, ya que su último e inesperado pitstop a falta de ocho vueltas para el final y que le hizo caer hasta la 14ª plaza, lejos de desanimarle, desató toda su fuerza sobre el asfalto de Austin.

El alemán comenzó una gran remontada que, en apenas siete vueltas le permitió pasar desde la penúltima plaza hasta la séptima, hasta el punto que de haber estado la meta tan solo 100 metros más adelante, le hubiesen permitido adelantar a Fernando Alonso, del que llegó prácticamente convertido en una prolongación.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, la demostración de poderío de Lewis Hamilton que le reafirman no sólo como el mejor piloto británico de la historia sino como el más sólido candidato a título de este año. A falta de dos carreras, el golpe de autoridad asestado al campeonato y, sobre todo, a la moral de Rosberg le sitúan en una situación óptima para levantar su segundo entorchado mundial.

Lewis Hamilton dio una exhibición de fuerza hoy en Austin
Lewis Hamilton dio una exhibición de fuerza hoy en Austin

 

También hay que destacar la labor sorda pero efectiva, una vez más, del joven Daniel Ricciardo. El joven piloto aussie volvió a sacar su manual y, tirando de talento, estrategia y sobre todo de un ritmo impropio para un conductor casi novel en estas lides, se aupó casi sin querer a la tercera plaza y se llevó un nuevo pódium, que le pone a tiro de forma matemática una sorprendente tercera plaza final en el campeonato de Pilotos.

Por otra parte, no podemos olvidarnos de los dos Lotus. Cuando parecía que los de Enstone ya estaban focalizados en el monoplaza de 2015, hasta el punto que en los libres del viernes probaron una nueva nariz, que es la que montará el monoplaza del próximo año, tanto Maldonado como Grosjean firmaron su mejor actuación conjunta de esta temporada.

Tanto el piloto venezolano -que logró sumar sus primeros puntos del año. como su compañero estuvieron siempre en la pomada, con ritmo y fiabilidad (precisamente de lo que han adolecido toda la temporada). De hecho, sólo la mala suerte evitó que por vez primera este año, ambos Lotus puntuasen. Sin embargo, dejaron muy buenas sensaciones que habrá que ver si tienen continuidad de aquí a las dos carreras que restan para el final.

Gran carrera de Lotus y Pastor Maldonado, que suma sus primeros puntos
Gran carrera de Lotus y Pastor Maldonado, que suma sus primeros puntos

Por último hay que citar a Jean-Eric Vergne, que volvió a puntuar y quedando muy por encima de su compañero Daniil Kvyat, después de una carrera ciertamente competitiva y, en algunos casos agresiva. Su adelantamiento final a Grosjean, además de dejar fuera de la pista a su compatriota, fue una maniobra que bordeó la legalidad, por más que fuese espectacular en su desarrollo.

En lo peor hay que hablar una vez más de Ferrari, que sigue sumida en la mediocridad y en una preocupante falta de ritmo de carrera a la que se une la sensación de provisionalidad que se está viviendo en cuanto a su futuro más próximo. En el secreto peor guardado de la historia de la Fórmula 1 todos saben que Fernando Alonso no seguirá y se irá a McLaren, pero también es vox populi que su sustituto será Sebastian Vettel.

Sin embargo, nadie se atreve a dar un paso sin haber asegurado todos los demás y esto ha generado una sensación de improvisación y provisionalidad que se está traduciendo en que en Maranello hace semanas han dado por finiquitada esta temporada y ya están pensando en la que viene y sus caras nuevas. Sólo la profesionalidad de Fernando Alonso está sacando mínimamente de un tremendo marasmo a la escudería italiana.

Jean-Eric Vergne se mostró muy combativo toda la carrera
Jean-Eric Vergne se mostró muy combativo toda la carrera

Porque poco se puede esperar ya de Kimi Raikkönen a estas alturas. Su indolencia casi enfermiza de la que ha hecho gala casi toda la temporada ha alcanzado su cénit en la carrera de hoy. En la primera carrera con sólo 18 monoplazas y con tres abandonos, parece increíble pero el finlandés no sólo no puntuó sino que además finalizó penúltimo. Daba la sensación que el compañero de Alonso iba tomándose un refresco y oyendo música y no compitiendo en un Gran Premio de Fórmula 1.

Tampoco ha sido el día de Force India, que si como dijo su director Vijay Mallya, quería despejar las dudas sobre su potencial y su solvencia, no ha elegido peor momento y manera para hacerlo. Primero, con el accidente de Sergio Pérez, que le dejó fuera a las primeras de cambio y, después, con el abandono 18 vueltas más tarde de su compañero Nico Hulkenberg por problemas mecánicos.

Este hecho no es baladí porque la fiabilidad era hasta la fecha el principal activo del equipo indio y, justo en la semana que se empezó a poner en tela de juicio su solvencia, el motor se rompe. Casualidad, sin duda, pero insisto en que no pudo ocurrir en peor momento.

También hay que decir que sorprende ver tan atrás a un piloto como Jenson Button. El británico se ha encontrado toda la carrera muy incómodo a bordo de su monoplaza e incluso ha hecho algún comentario por radio al respecto. Se le ha visto sin ritmo y ha sufrido mucho, en especial en las últimas vueltas, en las que acabó pasando de una cómoda séptima plaza hasta la 12º posición final.

Ferrari sigue sumida en la mediocridad
Ferrari sigue sumida en la mediocridad

Por último no quiero olvidarme de la extraña situación de Daniil Kvyat, que parece haber encajado mal el anuncio hecho por Red Bull en Suzuka. El joven ruso no es el mismo desde que se confirmó que él sería el sustituto de Sebastian Vettel en la escudería de las bebidas energéticas. No es sólo que Kvyat haya hecho un pésimo papel nuevamente en Austin (que lo ha hecho) sino que la imagen que está ofreciendo es lamentable y no se compadece para nada de su nuevo status de figura, que se le supone ha de tener a no tardar mucho.

Totalmente fuera de juego y con la mente en otro lado, cometiendo errores que antes no cometía y sobre todo sin ritmo de carrera. Hoy ha vuelto a ser pulverizado por su compañero y como en Sochi, ha vuelto a fracasar estrepitosamente.

Clasificación de la carrera y del Mundial

La carrera en el Circuito de las Américas nos ha dejado la siguiente clasificación después de 56 vueltas:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 40’79”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 4,3”

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), a 25,5”

4º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 26,9”

5º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), a 30,9”

6º) Fernando Alonso (Ferrari), a 1’35”

7º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 1’35”

8º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), a 1’40”

9º) Pastor Maldonado (Lotus Renault), a 1’48”

10º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 1’49”

El equipo Mercedes, celebrando su décimo doblete del año
El equipo Mercedes, celebrando su décimo doblete del año

En lo que respecta al Mundial de Pilotos, Lewis Hamilton ha aumentado la brecha con respecto a su compañero, que ya es de 24 puntos y con sólo dos carreras por disputar. De hecho, aunque de forma muy remota, el británico podría proclamarse campeón de forma casi matemática en caso de ganar en Interlagos y que su compañero no puntúe.

Quien sigue sumando como una hormiguita, haciendo granero, es Daniel Ricciardo. El piloto de la eterna sonrisa tiene hoy otro nuevo motivo para seguir sonriendo ya que este nuevo pódium en su carrera suma el quinto del año, que sumados a sus tres victorias parciales, le sitúan en una situación inmejorable para alzarse con la tercera posición final del campeonato.

Por último, decir que la lucha por la cuarta plaza se ha apretado bastante. De momento, sigue ahí Valtteri Bottas aunque tiene justo detrás y empatados a puntos a Fernando Alonso y Sebastian Vettel.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 316 puntos.

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 292 puntos

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), 214 puntos

4º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 155 puntos

5º) Fernando Alonso (Ferrari), 149 puntos

6º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 149 puntos

Por su parte, el Mundial de Constructores -ya con el título en la mano- sigue siendo un monólogo incesante de Mercedes, para el que ninguno de sus rivales encuentra antídoto ni parece que lo pueda encontrar ya a estas alturas del año.

Con Red Bull consolidado como única alternativa mínimamente seria a las “flechas plateadas”, lo interesante está en saber quién será el tercero en discordia. De momento Williams ha dado un paso muy importante hoy y todo apunta a que serán los de Grove los que ocupen este destacado lugar.

Por detrás, Ferrari sigue en su lucha particular con McLaren, que no ha sabido aprovechar el pinchazo de hoy de los de Maranello ya que Magnussen no ha sido mejor que Alonso y Button ha quedado fuera de los puntos, al igual que Kimi Raikkönen. Por tanto, La Scuderia ha logrado aumentar siquiera tímidamente su ventaja sobre los de Woking y se afianza en la cuarta posición.

1º) Mercedes AMG,  608 puntos

2º) Infiniti Red Bull, 363 puntos

3º) Williams Mercedes, 238 puntos

4º) Ferrari, 196 puntos

5º) McLaren Mercedes, 147 puntos

 

 

Imagen del día: La dificultad de comprar zapatos a 300 kms/h


Muy divertido el vídeo que Geox, uno de los principales patrocinadores del equipo Red Bull, ha realizado para promocionar su actual línea de productos.

El fabricante italiano de calzado ha lanzado una divertida campaña, apoyándose en las figuras de Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo, por la cual ocho arriesgados clientes se atreven a comprar unos zapatos de la marca pero en un entorno digamos, “peculiar” y nada convencional.

Y es que, para ponerles las cosas más difíciles, los dos pilotos disfrutaron activando el túnel del viento del equipo Red Bull, para que los clientes tuviesen que hacer lo imposible para lograr su propósito.

¿Queréis ver si lo lograron? Dentro vídeo, por favor…

GP de Singapur: Victoria y liderato para Lewis Hamilton


Lewis Hamilton ha sido el brillante vencedor del GP de Singapur, en la espectacular noche de Marina Bay, tras una emocionante carrera marcada por el abandono de Nico Rosberg que le ha puesto en bandeja el liderato del Mundial al piloto británico.

Lewis Hamlton, flanqueado en el pódium por los dos pilotos de Red Bull
Lewis Hamlton, flanqueado en el pódium por los dos pilotos de Red Bull

Sin embargo y pese a la gran diferencia existente entre el piloto de Mercedes y sus inmediatos perseguidores, Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo, que acompañaron a Hamilton en el cajón, el caso es que el británico tuvo que emplearse a fondo para llevarse la carrera.

En un inexplicable error de estrategia de Mercedes, Hamilton tuvo que rodar gran parte del último tercio de la carrera con unos compuestos superblandos en bastante mal estado que, por mor de un Safety Car y una mal calculada diferencia de tiempos entre Hamilton y sus rivales, no pudo cambiar hasta bien avanzada la prueba.

En concreto, la diferencia atesorada entre él y sus rivales, aun siendo enorme (en torno a los 20 segundos) no bastaba para garantizarle que, una vez entrase en boxes, pudiese volver a salir delante de sus rivales. Por eso, y hasta que Hamilton no consiguió acumular una diferencia superior a los 30 segundos no pudo entrar. Esto le obligó a realizar al menos ocho vueltas forzando al máximo con unos compuestos que llevaban más de 20 vueltas a sus espaldas y un riesgo más que evidente de estallar, como le pasó por ejemplo a Valteri Bottas al final de la carrera.

Lewis Hamilton, dominador de principio a fin del GP de Singapur
Lewis Hamilton, dominador de principio a fin del GP de Singapur

De hecho, cuando el británico por fin pudo entrar a boxes a falta de ocho vueltas, llegó incluso a perder la primera plaza en detrimento de Sebastian Vettel. El problema estuvo en que el alemán no estaba para aventuras y en tan solo una vuelta, Hamilton -con ruedas nuevas y una mayor superioridad mecánica- devolvió las cosas a su sitio y acabó firmando su séptimo triunfo de la temporada.

Por detrás, los dos Red Bull escoltaron en el pódium a Hamilton merced a una muy arriesgada estrategia de ir a dos paradas, frente a las tres de la práctica totalidad de rivales, junto a una maravillosa lección de pilotaje defensivo de sus dos pilotos, Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo. Los dos pilotos supieron aguantar el tipo con unos compuestos, los más duros, durante más de 30 vueltas cada uno y resistir el empuje de Fernando Alonso, que aunque llevaba unos compuestos con menos vueltas, no pudo con los dos pilotos de la escudería austríaca.

Análisis de la carrera

La prueba dio inicio con una monumental sorpresa ya que el Mercedes de Nico Rosberg se quedó clavado como una estaca en el momento de la vuelta de calentamiento, por lo que tuvo que ser remolcado hasta el pitlane para tomar desde ahí la salida. Este primer contratiempo del alemán se veía venir ya que una febril e insólita actividad en el cockpit de su Mercedes no hacía prever nada bueno como así fue.

Menos suerte tuvo, por contra, el japonés Kamui Kobayashi, cuyo Caterham se detenía en una escapatoria en mitad del circuito también durante la vuelta de formación.

Salida del GP de Singapur sin Nico Rosberg en la parrilla
Salida del GP de Singapur sin Nico Rosberg en la parrilla

Con los 20 coches restantes en la parrilla, la salida transcurrió sin demasiados problemas. Sebastian Vettel no supo aprovechar el regalo inesperado ofrecido por Rosberg y se colocó en tercer lugar, mientras que Fernando Alonso, en una magnífica salida, logró auparse a la segunda plaza. Sin embargo, el exceso de fogosidad del asturiano le llevó a saltarse la primera curva, por lo que tuvo que cederle la posición al alemán con el fin de evitar una posible sanción.

Por detrás, Nico Rosberg comenzó su particular calvario. Con una evidente falta de ritmo, el alemán se veía impotente para rebasar al Marussia de Bianchi, al que tardó cuatro vueltas en revisar y siete más en poder adelantar al Caterham de Marcus Ericsson. Esto no hacía presagiar nada bueno puesto que las marchas no terminaban de engranar y el Mercedes se plantó en la vuelta 14, justo cuando el hasta ahora líder del campeonato

Desde prácticamente la primera vuelta, Hamilton volvió a sacar su martillo particular y empezó a abrir hueco poco a poco. De poco siriveron las dos vueltas rápidas que se despachó Sebastian Vettel, en su afán por seguir la estela del británico. Ni siquiera el afán de Fernando Alonso en mantenerse cerca de Vettel y dejar de rueda a Ricciardo,  ya que cuando no habíamos llegado a las 10 primeras vueltas, los mensajes de alerta sobre el excesivo calor en los frenos de varios de los monoplazas, entre ellos el de Ricciardo, empezaron a sucederse.

Tras la primera tanda de paradas, abierta sorprendentemente por Adrian Sutil en la novena vuelta, las cosas pronto volvieron a su cauce natural. Por si fuese poco, Lewis Hamilton, sabedor del abandono de Rosberg, decidió tirar por la calle de enmedio y apretó los dientes. Ya sin oposición, la distancia con respecto a Vettel, abriendo la diferencia hasta casi los ocho segundos, mientras que el alemán empezó a ver cómo Alonso le recortaba poco a poco, al tiempo que el asturiano abría hueco con Ricciardo, cuyo ritmo no parecía el del sábado y quedaba descolgado de la lucha por el pódium.

El Safety Car, una vez más protagonista en Singapur
El Safety Car, una vez más protagonista en Singapur

Así transcurrieron las cosas hasta que se abrió la que se esperaba segunda ventana de paradas en boxes y ahí empezó a fraguarse gran parte del resultado final de la carrera. Alonso entró en la vuelta 23 y  montó un segundo juego de superblandos. Esta maniobra fue respondida apenas una vuelta más tarde por Vettel entrando a realizar su segunda parada

Para sorpresa de todos, en Red Bull optaron por montar el juego de compuestos duros, un claro síntoma de que podría ir a una casi suicida estrategia de sólo dos paradas, agravada encima porque al salir de su pitstop el alemán perdió su posición con el Ferrari de Alonso. Una estrategia parecida siguió un par de vueltas más tarde Daniel Ricciado y a la que se había sumado también Valteri Bottas en la vuelta 24.

Pero cuando todo apuntaba a que la estrategia podría cambiar la carrera, en la vuelta 31 ocurrió un hecho que cambió el devenir de la carrera de forma casi definitiva. Adrian Sutil cerraba la puerta a Sergio Pérez y el Force India tocaba con su morro la trasera del Sauber del alemán. En ese momento el alerón delantero del monoplaza, se quedó ligeramente descolgado, aunque transcurridos unos metros, el morro del Force India se desprendió casi por completo y acabó engullido por el propio coche, saltando hecho añicos, dispersos por la pista.

Ante el riesgo evidente de pinchazos para el resto de competidores, saltó a pista el consabido Safety Car, que se mantuvo en pista durante nada menos que seis interminables vueltas en las que muchos optaron por entrar a realizar su tercera y última parada. Entre ellos, Fernando Alonso que en este pitstop perdió la segunda posición en detrimento de Vettel y Ricciardo.

Tras relanzarse la carrera y con un retraso más que importante sobre el horario previsto, la carrera comenzó más o menos como estaba. Lewis Hamilton, que decidió no parar con el Safety Car en pista, empezó a abrir hueco mientras que Vettel hacía lo propio con respecto a Ricciardo, que empezó a notificar problemas en su caja de cambios.

Fernando Alonso hizo lo que pudo en Marina Bay
Fernando Alonso hizo lo que pudo en Marina Bay

La decisión de Mercedes fue un error de bulto. Aunque el ritmo de Hamilton no era malo, los compuestos superblandos del británico poco a poco iban haciendo agua. Sin embargo la distancia entre éste y sus rivales no sólo no era lo suficientemente amplia como para retornar a pista sin tráfico sino siquiera mantener la posición con respecto a Vettel y Ricciardo. Incluso Alonso, que estaba a un par de segundos del australiano podría luchar por la victoria.

Por tanto, así las cosas, la única opción para Mercedes era tener en pista a Hamilton el máximo tiempo posible hasta lograr ese colchón necesario, en torno a los 30 segundos. Pero el problema estaba en que las gomas empezaron una degradación peligrosa que llevó incluso al propio Hamilton a decir que no sabía cuánto tiempo más podría aguantar con esas ruedas.

Finalmente y casi al límite, Hamilton pudo entrar a realizar su última parada en la vuelta 53 aunque con tantos problemas que cuando se reincorporó a pista, Sebastian Vettel le había birlado la primera posición y por bien poco no pierde la segunda ante Ricciardo.

Afortunadamente, los compuestos de Vettel estaban prácticamente en las lonas y el ritmo cansino y lento del alemán no supusieron ningún obstáculo para las aspiraciones de Hamilton, que apenas tardó una sola vuelta en recuperar la primera plaza, y con ruedas nuevas y todo el potencial de su Mercedes se fue con ritmo triunfal camino de la victoria

La emoción estuvo entonces en ver cuánto tiempo más aguantarían los compuestos de Vettel y Ricciardo, con más de 30 vueltas y con un evidente bajón de rendimiento, patente en cada vuelta y que Alonso, con ruedas más nuevas, se empezaron a acercar hasta unirse los tres, a menos de medio segundo entre ellos. Más atrás, Felipe Massa se había asegurado una cómoda quinta plaza pero detrás la lucha por los puntos era encarnizada con Bottas, Raikkönen, Vergne, Hulkenberg y Pérez.

Lewis Hamilton no dio opción pese al error de estrategia de Mercedes
Lewis Hamilton no dio opción pese al error de estrategia de Mercedes

Finalmente, no hubo mucho tiempo para la sorpresa, en especial por delante. Sebastian Vettel dio un recital de pilotaje defensivo mientras que Daniel Ricciardo se dedicó a mantener a raya a Fernando Alonso, que tampoco estaba para mucha batalla.

De hecho, el esfuerzo titánico del asturiano fue un castigo excesivo para sus compuestos, que apenas tuvieron para llegar a la altura de los dos Red Bull. Fue como nadar para morir en la orilla porque las últimas vueltas apenas sí pudo seguir la estela de Ricciardo, que al menos le sirvió para lograr una merecida cuarta plaza.

Por detrás, la lucha estaba absolutamente desatada, en especial por Jean-Eric Vergne, que venía de ser sancionado por dos veces y arrastraba en esos momentos un Stop & Go de cinco segundos que no iba a poder cumplir. Por tanto, su única posibilidad pasaba por adelantar en pista a cuantos más rivales mejor, especialmente ahora que su Toro Rosso iba como un tiro. Y a fe que lo hizo ya que, en un par de maniobras sensacionales sorprendió a sus rivales y se aupó hasta la sexta plaza,.

Por su parte, Pérez se sacó de la manga un repertorio de adelantamientos y en apenas dos vueltas se aupó desde la undécima plaza a la séptima en un abrir y cerrar de ojos, incluyendo uno memorable a su compañero Hulkenberg que aún debe estar preguntándose por dónde salió el mexicano.

Los grandes derrotados en esta batalla fueron Bottas y Raikkönen, además del citado Hulkenberg. El peor parado fue Valteri Bottas, que perdió todas sus opciones cuando sus exhaustos compuestos dijeron “basta” y pinchó una de las ruedas llegando a duras penas a la línea de meta, aunque fuera de los puntos.

Finalmente y sin llegar a cumplir las 61 vueltas pues la carrera se había ido por encima de las dos horas, Lewis Hamilton se llevó el gato al agua.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, además de la emoción del final, ha sido la exhibición de estrategia una vez más de Red Bull, capaces de revertir una situación que parecía ciertamente complicada, como era acceder al pódium de Marina Bay y, sin embargo, lo han vuelto a lograr.

Gran carrera de Sebastian  Vettel en Singapur
Gran carrera de Sebastian Vettel en Singapur

Muy bien Sebastian Vettel, que recordó y mucho al tetracampeón de estos últimos años, acallando las criticas de muchos aficionados que veían en él una filfa, una especie de muñeco que sólo ganaba títulos porque tenía un coche fabuloso, cuando ha dado muestras más que de sobra de lo gran piloto que es.

También hay que reseñar dos auténticos carrerones y que han servido a sus protagonistas como una especie de reivindicación personal. Sobre todo el caso del defenestrado Jean-Eric Vergne, cuyo Toro Rosso hoy sí ha estado a la altura. El francés, que hoy estaba absolutamente desatado, se la jugó por dentro -y por fuera- de la pista, lo que le valió un par de amonestaciones y otras dos sanciones precisamente por usar la parte exterior del trazado para ganar posiciones.

Por su parte, “Checo” Pérez estuvo sensacional. Pese a tener que entrar en boxes a cambiar su alerón delantero, aprovechó las mínimas oportunidades que tuvo de adelantar y en apenas cuatro vueltas había pasado de estar undécimo a luchar por la sexta plaza, algo que finalmente no pudo lograr pero sí una más que meritoria séptima posición, que premia su pundonor y su buen estado de forma.

Por último, hay que reseñar la buena carrera de Lotus, que aunque se quedó fuera de los puntos, hay que reconocer que ha sido la carrera en la que más cerca ha estado de conseguirlo. Sin la sombra de la avería mecánica y, pese al porrazo de Maldonado en los Libres del viernes, en Lotus hicieron un gran trabajo y por vez primera esta temporada, los de Enstone han estado mínimamente competitivos. Con Maldonado rozando los puntos, tras  haber rodado 10º durante muchas fases de la carrera, finalmente se debieron conformar con la 12ª plaza del venezolano y la 13ª de su compañero Grosjean,

Excelente carrera de Jean-Eric Vergne y su Toro Rosso
Excelente carrera de Jean-Eric Vergne y su Toro Rosso

Y lo mismo se puede decir de Marcus Ericsson. El sueco, muy cuestionado toda la temporada, tuvo la difícil papeleta de defender los colores de Caterham en solitario durante toda la carrera, tras el abandono prematuro de Kobayashi y, por vez primera en la temporada, logró superar a los dos Marussia y firmó un digno 15º puesto, su mejor resultado este año.

Lo peor del día tuvo un nombre propio: Nico Rosberg. El piloto alemán no estuvo cómodo con su coche durante todo el fin de semana pero nadie se podía imaginar el desastre mecánico que se le vino encima sin ni siquiera haber podido empezar la carrera. Ya minutos antes de empezar, hubo cierto caos en el box, con varios cambios de volante pero cuando empezó la vuelta de formación y el Mercedes se quedó seco, todos nos temimos lo peor y así fue. Aunque arrancó desde el pitlane, se pudo ver que el coche no andaba bien, las marchas no entraban y el coche se vino abajo enseguida.

Otro que también tuvo mala suerte fue Valteri Bottas. El finlandés optó por la misma estrategia de los dos Red Bull pero, desgraciadamente para él, no le funcionó. No sólo porque se le vinieron abajo demasiado pronto y el Williams dejó de ser competitivo -bastante tenía Bottas con evitar ser rebasado por Raikkönen- sino porque prácticamente en la última vuelta le reventó uno y perdió todas sus opciones. A duras penas logró hacer llegar a meta su Williams, pero para cuando lo consiguió había sido rebasado por todos sus rivales, quedándose fuera de los puntos.

Tampoco fue el día de Kimi Raikkönen, aunque eso ya no es noticia, ni de Nico Hulkenberg, algo que también empieza a dejar de extrañar. Pese a un inicio fulgurante del finlandés de Ferrari, tras una gran salida en la que se llego a situar quinto, poco a poco se fue desfondando y el último tercio se le volvió a ver ese ritmo cansino y abúlico, sin ganas y apenas le dio para ser octavo y gracias.

Sergio Pérez, sin el alerón delantero tras su choque con Sutil
Sergio Pérez, sin el alerón delantero tras su choque con Sutil

Por su parte, el alemán de Force India también volvió a dar la de arena, especialmente frente a su compañero que, una vez más le ha vuelto a superar. Se le vio carente del punch y la dureza berroqueña de la que ha hecho gala casi siempre y hoy no estuvo a la altura. No sabemos si es que se está rumiando algo de cara a su futuro pero desde que volvimos del parón veraniego Hulkenberg, como en general, Force India no son los mismos. Sin embargo, la gran diferencia entre el alemán y su compañero es que Pérez ha suplido con coraje y ganas las limitaciones mecánicas de su monplaza y, en cambio, Hulkenberg se ha mostrado mucho más conformista.

Por último, aunque desgraciadamente tampoco es ya destacable, McLaren ha asistido a su enésimo descalabro hoy en Singapur. Pese a que había muchas expectativas puestas en ellos, especialmente tras su papel en los Libres y en los entrenamientos de calificación, los dos monoplazas se acabaron despeñando. Y es que, desde luego, da la sensación que en Woking han decidido echar el cierre a la temporada y centrarse en el flamante nuevo monoplaza, ya con Honda, y dejar que acabe cuanto antes este martirio de temporada.

El peor parado fue Jenson Button, cuyo monoplaza se paró en plena lucha por los puntos a falta de ocho vueltas para el final por problemas en la unidad de potencia de su McLaren. Por su parte, Kevin Magnussen se fue apagando poco a poco. La dureza del trazado le pasó factura al joven piloto danés que sufrió un desfallecimiento físico que le impidió rendir a pleno rendimiento y pese a que, como digo, comenzó muy fuerte acabó diluyéndose en la mediocridad y finalizó en 10ª posición, gracias al pinchazo final de Bottas.

Clasificación de carrera y del Mundial

Aunque no se pudieron dar las 61 vueltas previstas debido a que la carrera llegó a su límite de dos horas, la clasificación del siempre espectacular GP de Singapur quedó así:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 2h 00′ 04”

2º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 13.5”

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), a 14,2”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 15,3”

5º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 42,1”

6º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 56,8”

7º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 59,0”

8º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 1’06”

9º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 1’16”

10º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), a 1’22”

Lewis Hamilton, festejando su séptimo triunfo del año
Lewis Hamilton, festejando su séptimo triunfo del año

En lo relativo al Mundial de Pilotos, la victoria de Lewis Hamilton le devuelve por segunda vez en esta temporada a lo más alto de la clasificación. El abandono de Rosberg ha sido decisivo y ahora el británico lidera el campeonato con 241 puntos, sólo tres más que su compañero.

Una distancia absolutamente salvable y que no define nada en el Mundial de cara a su resolución final. Sin embargo, el golpe moral que le ha supuesto esta carrera al alemán es duro y difícil de asumir, especialmente para un piloto como él, cuyo máximo valor no es precisamente su fuerza mental y al que la presión, especialmenet ahora que se pone “caliente” el Mundial, parece superarle en algunas ocasiones, como en Monza, sin ir más lejos.

En tercer lugar, se afianza Daniel Ricciardo. El australiano ha dejado de ser una grata sorpresa y se ha convertido en un valor importantísimo que habrá que tener en cuenta de cara a un futuro próximo. Convertido por derecho propio en el primero de los “mortales” y el único que ha sido capaz de batir a los todopoderosos Mercedes este año, sus  181 puntos, unidos a los casi 50 puntos que le lleva al cuarto clasificado se antojan diferencia suficiente como para optar seriamente a la tercera posición final del Mundial. Si tenemos en cuenta su juventud y, sobre todo, que es su primer año en la élite, dan buena muestra del talento del piloto aussie y su potencial de cara al futuro.

El cuarto clasificado es ahora Fernando Alonso, que gracias a su enésima buena actuación del año, ha recuperado la posición que perdió tras su abandono en Monza. Cuenta con 133 puntos, nueve más que Sebastian Vettel (124) y 11 más que Valteri Bottas (122), justo premio a la buena temporada del asturiano.

El Mundial de Constructores está a punto de decidirse, con Mercedes incrementando la distancia sideral que mantienen sobre el resto de rivales. Sus 479 puntos son ya inalcanzables para el resto y es mera cuestión de tiempo, quizás una o dos carreras a lo sumo, para que el equipo alemán se proclame campeón de forma matemática.

En segundo lugar, se encuentra Red Bull, a los que los 33 puntos sumados hoy les ha supuesto un refuerzo importante para asegurarse la segunda posición en el campeonato de marcas. El tercer puesto es para Williams, que se consolida con 187 puntos mientras que Ferrari, que sigue en caída libre -sólo sostenida por las actuaciones de Alonso- es cuarta, con 178 puntos.

GP de Gran Bretaña: Golpe de martillo de Hamilton al Mundial en una vibrante carrera


Que este GP de Gran Bretaña iba a ser atípico y extraño entraba dentro de lo previsible, especialmente si los cielos se abrían como lo hicieron en la mañana del sábado. Pero que sin lluvia iba a tener un desenlace tan emocionante como el vivido hoy no entraba ni la más optimista de las previsiones.

Hamilton, Bottas y Ricciardo, pódium en Silverstone
Hamilton, Bottas y Ricciardo, pódium en Silverstone

Es cierto que, a poco que saliesen las cosas como debían, el vencedor saldría de la dupla de Mercedes, bien Nico Rosberg (brillante poleman ayer bajo la lluvia) o bien Lewis Hamilton, hambriento de triunfos especialmente en su casa. Pero la lucha vivida por detrás, además de inesperada ha sido ciertamente vibrante.

En una accidentadísima carrera, que obligó a suspender la salida, el piloto británico ha sacado a pasear el mazo y ha dado un espectacular golpe de autoridad al campeonato. Aprovechando el abandono de su compañero, Lewis Hamilton ha sido profeta en su tierra, llevándose de calle una carrera en la que tuvo todo en contra, prácticamente desde el sábado.

En segundo lugar, de nuevo un sorprendente Valteri Bottas, que sigue en estado de gracia y aprovechando el excelente momento de Williams. Los de Sir Frank han dado con la tecla y, sobre todo, han sabido exprimir a fondo la capacidad del motor Mercedes y han logrado un coche tan rápido como fiable.

Esto ha permitido al finlandés volver al pódium tras su brillante actuación en Austria y hoy ha dado un recital, protagonizando junto a Alonso, la gran remontada del día. No olvidemos que Bottas salía hoy 14º y, en una carrera memorable, ha logrado la gran machada de subir al pódium en el segundo lugar del cajón.

El tercero ha sido la gran revelación de este año que no es otro que Daniel Ricciardo. El australiano ha conseguido sacar leche de una alcuza y, gracias a una valiente -y arriesgada- estrategia de una sola parada, ha aprovechado el potencial de su Red Bull para atesorar la suficiente distancia con respecto a sus rivales y poder afrontar la recta final resistiendo con unas ruedas absolutamente exhaustas.

Sin embargo, el duelo entre Sebastian Vettel y Fernando Alonso vivido en el tercio final de carrera pasará a la historia como uno de los mejores de los últimos tiempos. Ambos pilotos sostuvieron una dura pugna por la quinta plaza, rayana en la ilegalidad, en la que se jugaron algo más que dos puntos. Finalmente, el alemán se llevó el gato al agua después de que ambos llegasen a circular en paralelo durante un buen tramo y se adelantasen mutuamente en varias ocasiones, demostrando por qué ambos son, de largo, los mejores pilotos del mundo hoy día.

La nota negativa de la carrera ha sido el tremendo accidente de Kimi Raikkönen, quizás el más grave de su carrera en la Fórmula 1, que bien pudo acabar en tragedia.

El finlandés se salió de pista, impactando violentamente contra las protecciones. En ese momento, una de las ruedas salió despedida como un cohete, pasando muy cerca del  Marussia de Max Chilton, al que golpeó de refilón y del Caterham de Kobayashi, que se fue también fuera de la pista.

Imagen de la rueda del Ferrari a punto de golpear a Max Chilton
Imagen de la rueda del Ferrari a punto de golpear a Max Chilton

De haber pasado el británico apenas unas décimas más tarde, la rueda habría impactado de lleno contra su coche y probablemente el desenlace hubiese sido otro bien distinto.

Con la carrera suspendida de inmediato, Raikkönen abandonó cojeando los restos de su monoplaza y, apoyado en el médico, fue evacuado al centro hospitalario del circuito. Allí fue atendido de diversas magulladuras en las piernas que, aparentemente, no revisten gravedad aunque se llegó a rumorear que el finlandés podría haberse fracturado el pie. Sin embargo, y como medida de precaución, el finlandés no será de la partida en los tests que se llevarán a cabo esta misma semana en el trazado británico.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó bastante nerviosa y con sorpresas. Mientras que Nico Rosberg salió de manera impecable, defendiendo con solvencia la pole, tanto Sebastian Vettel como Nico Hulkenberg fallaban estrepitosamente. Esto fue aprovechado por los dos McLaren, que de la mano de Button y Magnussen pasaban a ocupar la segunda y la tercera plazas.

Más atrás, Lewis Hamilton se lanzó como un poseso a por su compañero y, después de una gran salida, logró auparse hasta el cuarto puesto. Sin embargo, por detrás los nervios dejaron varios incidentes de distinta consideración. El más perjudicado fue “Checo” Pérez. El mexicano sufrió la acometida de Jean-Eric Vergne y ambos se fueron a la hierba, aunque afortunadamente sin consecuencias ni para ellos ni para sus monoplazas.

Nico Rosberg, liderando la carrera tras la salida
Nico Rosberg, liderando la carrera tras la salida

Lo peor vino unos instantes después y tuvo a Kimi Raikkönen como desgraciado protagonista. El finlandés salió de la curva muy pasado e hizo un recto. Al volver a pista, el piloto de Ferrari pisó un piano que estaba excesivamente alto y el monoplaza botó exageradamente, perdiendo de inmediato el control e impactando de forma brutal contra las vallas a una fuerza de 47 G.

El monoplaza, totalmente destrozado volvió a pista, quedando atravesado. Los coches que le seguían pudieron evitar más o menos el desastre  salvo Max Chilton y Kamui Kobayashi, que tuvieron que salirse por el exterior de la pista, así como Felipe Massa, que venía desde atrás.

El joven piloto británico se salvó de la quema por escasas décimas y, aunque su Marussia quedó algo dañado, de haber impactado contra él la rueda que se soltó del Ferrari de Raikkönen, hoy estaríamos de luto sin el más mínimo género de dudas.

Sigue leyendo “GP de Gran Bretaña: Golpe de martillo de Hamilton al Mundial en una vibrante carrera”

Sebastian Vettel y Daniel Ricciardo nos presentan el circuito Red Bull Ring


La llegada del GP de Austria al calendario de la Fórmula 1 ha sido recibida como todo un acontecimiento, en especial para Red Bull, propietarios del Red Bull Ring, el trazado en el que se desarrollará la carrera este fin de semana.

Un circuito rapidísimo en el que, tradicionalmente, se han alcanzado altísimas velocidades y que desapareció del calendario en 2003 por los problemas económicos de los antiguos propietarios, que acabó por quebrar un par de años más tarde.

Tras varios años relegado a simple recinto para conciertos y todo tipo de espectáculos, el circuito empezó a recuperar su esplendor perdido en 2009, cuando fue adquirido por Red Bull hasta llevarlo de nuevo al calendario del Gran Circo apenas cinco años más tarde.

Por eso nadie mejor que sus dos pilotos, el tetracampeón alemán Sebastian Vettel y la sensación de esta temporada, el australiano Daniel Ricciardo para explicarnos a fondo los detalles de este circuito, situado en la provincia austríaca de Spielberg.

GP de Canadá: El día que el joven Daniel Ricciardo se hizo mayor


Espectacular el Gran Premio vivido hoy en Canadá, donde hemos asistido a la carrera más emocionante y divertida de los últimos tiempos, marcada por una inesperada igualdad así como por lo accidentada de la misma y, sobre todo, porque se ha roto por fin la hegemonía de Mercedes de esta temporada.

GP-Canada-Podium

Y es que, desde luego, la carrera tuvo prácticamente de todo. Accidentes escalofriantes, averías, adelantamientos casi imposibles pero sobre todo, máxima emoción ya que hasta las últimas vueltas no se decidió la prueba. Y además, de la forma más inesperada, con el triunfo del joven Daniel Ricciardo, que sigue demostrando cada carrera no sólo que el Red Bull se le ajusta como un guante sino que ahí hay madera de campeón.

El australiano llevó al límite su RB10 y con un ritmo endiablado logró sacar partido de los problemas del Mercedes de Nico Rosberg para darle caza a cinco vueltas del final y llevarse la primera victoria de su vida profesional. El piloto alemán corrió de forma inteligente y prefirió no forzar la máquina y acabar segundo antes que enfrascarse en un cuerpo a cuerpo con Ricciardo y arriesgarse a no acabar.

Por su parte, el tercero fue Sebastian Vettel. El tetracampeón hoy ha estado francamente bien y, aunque su Red Bull ha adolecido de la velocidad punta necesaria para rebasar al Force India de Sergio Pérez -su auténtica pesadilla hoy- el germano protagonizó un adelantamiento casi suicida que le permitió acabar en el tercer lugar del cajón. Eso sí, se llevó un buen susto ya que estuvo en un tris de ser arrollado por el Williams de Felipe Massa, cuando iba sin control directo hacia las protecciones.

Y es que la carrera también estuvo salpicada de incidentes. Unos más o menos serios, como el protagonizado por los dos Marussia nada más empezar y otros escalofriantes, como el sufrido por Felipe Massa y Sergio Pérez. En ambos casos, tanto Max Chilton como Sergio Pérez han acabado siendo penalizados, señalados por los Comisarios como culpables de causar dichos incidentes. El peor parado ha sido el mexicano, sancionado con cinco puestos en la parrilla de salida del próximo Gran Premio, que se disputará en Austria, mientras que el británico será castigado con tres puestos.

Por último, nueva debacle de Ferrari. Sólo Fernando Alonso, que finalizó sexto y acabó siendo rebasado incluso por Jenson Button cuando acariciaba la quinta plaza, se salvó mínimamente de la quema, mientras que Kimi Raikkönen logró entrar por los pelos en los puntos, beneficiado como su compañero de los abandonos de Massa y Pérez a última hora.

Análisis de la carrera

La salida fue el preludio de lo que nos esperaba. Lewis Hamilton se tiró como un poseso a por su compañero y poleman, Nico Rosberg. Aquí saltaron las primeras chispas ya que estuvieron a punto de tocarse. Muy valiente Hamilton atacando pero más aún Rosberg, que no cedió ni un milímetro al británico, que se tuvo que salir de la pista, dejando todo el hueco a Sebastian Vettel, que aprovechó la oportunidad para ocupar la segunda plaza.

En la parte trasera del pelotón también hubo sus más y sus menos, en especial en Marussia. Max Chilton cometió un error de bulto cuando perdió el control de su coche al entrar en la curva. Su Marussia derrapó y embistió al monoplaza de su compañero Jules Bianchi. El galo se llevó la peor parte ya que acabó empotrado contra el muro los dos MR03, absolutamente destrozados y fuera de combate, lo que provocó la salida del primer Safety Car del día.

Sigue leyendo “GP de Canadá: El día que el joven Daniel Ricciardo se hizo mayor”

GP de Mónaco: Nico Rosberg vence en un nuevo doblete de Mercedes


Nico Rosberg se ha hecho con un accidentado GP de Mónaco, imponiéndose con claridad a su compañero Lewis Hamilton al que superó prácticamente en todos los terrenos durante el fin de semana, incluyendo una polémica pole que ha desatado cierta tormenta en el seno del equipo Mercedes.

Nico Rosberg, de nuevo en lo más alto del cajón
Nico Rosberg, de nuevo en lo más alto del cajón

Con este nuevo doblete, el sexto consecutivo del año, el equipo alemán ha asestado un golpe importante de cara a la pronta consecución del Mundial de Constructores, al tiempo que Rosberg, que perdió el liderato tras el GP de España, vuelve a recuperar la primera posición del Mundial de Pilotos.

La carrera en sí no tuvo demasiada historia ya que desde el primer momento se vio a Nico Rosberg muy superior a Lewis Hamilton, el cual además acusó unas importantes molestias en un ojo, que le impidieron rendir plenamente en el último tercio de la carrera.

Eso sí, la carrera estuvo plagada de incidentes, que motivaron la salida de dos Safety Cars a pista así como numerosos abandonos por motivos técnicos, entre ellos el del campeón Sebastian Vettel -que sigue gafado- el cual tuvo que abandonar en la quinta vuelta.

En tercer lugar finalizó el Red Bull de Daniel Ricciardo, que sigue tocado por una varita que hace que todos los males mecánicos se ceben con su compañero, al tiempo que está demostrando una madurez y un ritmo de carrera impropios para un debutante. El australiano estuvo a punto de rebasar a Hamilton en el tramo final, merced a unas últimas 10 vueltas colosales (vuelta rápida incluida) Sin embargo, la dificultad de adelantar en un trazado como el monegasco y, sobre todo, la enorme velocidad punta del Mercedes le permitieron al británico resistir el acoso de Ricciardo, que se tuvo que conformar con repetir presencia en el cajón.

Por su parte, Fernando Alonso logró acabar cuarto tras una carrera gris, que tras una mala salida, se pudo beneficiar de los problemas de Vettel y Raikkönen para rodar durante gran parte de la carrera en tierra de nadie y disfrutar de una jornada más o menos tranquila.

Por último, reseñar que Jules Bianchi ha pasado a la historia del equipo Marussia, al finalizar en novena posición y entrar en los puntos por vez primera desde su desembarco en la Fórmula 1 en 2010, primero como Virgin y un par de años más tarde ya como Marussia.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó con Ericsson y Maldonado partiendo desde el pitlane así como con una gran salida de Nico Rosberg, que pudo defender sin aparentes problemas su pole ante su compañero. Sine mbargo, el protagonismo recayó sobre la figura de Kimi Raikkönen.

El finlandés de Ferrari protagonizó una arranque espectacular, rebasando no sólo a Fernando Alonso, sino que también dio buena cuenta de Sebastian Vettel, que empezaba a acusar problemas mecánicos e incluso a Daniel Ricciardo, sorprendidos por el empuje del finlandés en la salida, lo que le permitió volar hasta la tercera plaza.

Sigue leyendo “GP de Mónaco: Nico Rosberg vence en un nuevo doblete de Mercedes”

La FIA desestima el recurso de Red Bull sobre la sanción a Daniel Ricciardo


El Tribunal de Apelación de la FIA ha desestimado el recurso presentado por Red Bull por la sanción a Daniel Ricciardo tras el GP de Australia.

La FIA confirma la sanción impuesta a Ricciardo en el GP de AustraliaLa FIA confirma la sanción impuesta a Ricciardo en el GP de Australia
La FIA confirma la sanción impuesta a Ricciardo en el GP de Australia

Esta sanción supuso la descalificación del piloto aussie y, por tanto, la pérdida del segundo puesto logrado en dicha carrera y de los puntos acumulados por Red Bull para el Mundial de Constructores.

Esta decisión vino como consecuencia del hecho que los comisarios de carrera en Melbourne detectaron que el piloto australiano superó el límite de 100 kilos de gasolina por hora, establecido por el nuevo reglamento deportivo y técnico de la FIA.

Como no podía ser de otra forma, el equipo austríaco decidió impugnar la decisión de los jueces de carrera. Por ello interpuso un recurso de apelación ante el máximo órgano de la justicia deportiva de la Federación, que hoy ha sido desestimado, confirmando por tanto la clasificación del GP de Australia, que hasta la fecha no era oficial, entretanto la FIA no resolviese las alegaciones de Red Bull.

El equipo Red Bull, por su parte, ha anunciado por medio de un comunicado que acata la resolución pero muestra su disconformidad con la misma, toda vez que anuncia que da por cerrado el asunto, al menos desde el punto de vista judicial, para focalizar todas sus energías en el próximo GP de China de este fin de semana.

Además, muestran su solidaridad con Daniel Ricciardo, al que piden públicamente disculpas por haber tenido que ver cómo se esfuman definitivamente los 18 puntos logrados ante su público, unos puntos que “sin duda merecía”.

 

Red Bull confirma la apelación a la sanción a Ricciardo


Además del mar de fondo que las nuevas normas han dejado tras el GP de Australia, el foco de la polémica ha estado en la descalificación de Daniel Ricciardo de dicha carrera.

Red Bull apelará la descalificación de Ricciardo en Melbourne
Red Bull apelará la descalificación de Ricciardo en Melbourne

Recordemos que, nada más finalizar la prueba, el piloto australiano perdió su segunda posición debido a que los comisarios detectaron anomalías en el flujo de combustible de su Red Bull RB10, que le hicieron superar los 100 kilogramos de combustible establecidos por el nuevo reglamento de competición.

Pues bien, nada más hacerse pública la desestimación de las alegaciones presentadas por el equipo austríaco y que confirmaban la sanción al piloto australiano, Red Bull anunció que apelaría dicha penalización hasta sus últimas consecuencias. Sin embargo, dicho recurso se ha hecho esperar ya que, contrariamente a lo anunciado por Christian Horner, los días han ido pasando sin que la apelación se hubiese hecho efectiva.

Finalmente y, cuando se agotaba el plazo reglamentario para presentar las pertinentes alegaciones, el equipo Red Bull ha presentado de manera oficial el recurso ante las autoridades de la FIA, por el que pretende reivindicar su inocencia y, sobre todo restituir la segunda plaza obtenida por Ricciardo en Melbourne y los puntos para Red Bull en el Mundial de Constructores.

No se sabe cuándo la FIA decidirá sobre el recurso puesto que no hay prevista ninguna reunión del órgano que tendrá que decidir sobre el mismo ni tampoco se ha emplazado a Red Bull ni a los comisarios de Albert Park para la vista del recurso, al menos a corto plazo, por lo que de momento tocará esperar.

Ahora bien, con independencia de que, como lleva sosteniendo Red Bull desde el mismo momento de hacerse pública la sanción, la fiabilidad de estos aparatos medidores, instalados por vez primera en los monoplazas, sea cuando menos discutible, lo que parece un despropósito es la existencia misma de esta medida de no exceder los 100 kilogramos de combustible en carrera.

En un mundo como es de la alta competición y, en concreto, la Fórmula 1 -paradigma de la velocidad y el despliegue tecnológico- no resulta serio que, después de una temporada pasada en la que los pilotos estuvieron lastrados por el miedo a gastar neumáticos, el temor se centre ahora en no gastar combustible. Es todo un contrasentido que, a la par que el mundo de la máxima velocidad y riesgo al volante, tenga ahora el lastre de tener que estar mirando no pisar a fondo o tener que cambiar la forma de competir.

Esperemos que la FIA reconsidere esta medida y no sólo restituya el segundo puesto, que tan merecidamente ganó en la pista Daniel Ricciardo sino que además destierre de una vez por todas esta absurda reglamentación y devuelva el protagonismo de las carreras a los pilotos y los motores, de una vez por todas.

GP de Australia: La nueva era de la Fórmula 1 empieza con victoria de Nico Rosberg


La nueva era de la Fórmula 1 ha echado a andar con muchísima expectación y lo ha hecho con una carrera marcada por el temor reverencial de todos los equipos a los abandonos, al exceso de consumo de combustible y por múltiples sorpresas, protagonizadas sobre todo por los jóvenes debutantes. Y que no se me olvide decirlo, por el infame sonido de los motores actuales, más propio de una carrera de MotoGP que de una de Fórmula 1.

Primer pódium de la nueva era de la Fórmula 1
Primer pódium de la nueva era de la Fórmula 1

Desde luego, si las medidas impuestas por la FIA tenían por objeto dotar a las carreras de una mayor emoción e igualdad, hay que decir que ese objetivo no sólo no se ha logrado sino que además ha hecho que entre la excesiva prudencia y los abandonos nos hayan privado de más momentos de lucha. De hecho, la carrera de hoy ha sido francamente aburrida y los únicos momentos de emoción nos los ha brindado Valteri Bottas.

Lo que no ha cambiado para nada ha sido la forma de ganar, por aplastamiento y sin  ninguna oposición. El primer ganador ha sido el alemán Nico Rosberg, haciendo buenos los pronósticos que situaban a Mercedes como los grandes favoritos para esta primera cita. En segundo lugar ha finalizado el héroe local, Daniel Ricciardo que llevó su Red Bull hasta donde ni el más optimista del lugar podía imaginar ver al RB10, sobre todo viendo cómo estaban en términos de fiabilidad y rendimiento apenas hasta un par de semanas.

Sin embargo, el gozo del risueño Ricciardo ha acabado en el pozo de las descalificaciones cuando los comisarios decidieron eliminar al australiano al detectar irregularidades en el flujo de combustible en el motor de su monoplaza. Esto ha hecho que las posiciones de carrera, que detallaré según su orden de llegada a meta se alteren sustancialmente.

El tercer lugar ha sido para otro debutante, el danés Kevin Magnussen que protagonizó un auténtico carrerón, entendiendo su McLaren, dosificando el esfuerzo y apretando cuando fue necesario, con una madurez impropia de un joven piloto que se estaba subiendo por vez primera a un monoplaza hace apenas mes y medio. No se puede pedir más en el que, sin duda, ha sido el debut soñado y un soplo de aire fresco en la Fórmula 1, que tanta falta hacía.

Gris debut de Ferrari y Fernando Alonso en Melbourne
Gris debut de Ferrari y Fernando Alonso en Melbourne

Por contra, ha sido decepcionante el debut de Ferrari. Por cuarto año consecutivo, los monoplazas de Maranello han estado muy por debajo de lo esperado. Muy lejos de la cabeza en todo momento, Fernando Alonso se tuvo que conformar con una discreta quinta plaza mientras que Kimi Raikkönen, que además sufrió una pequeña salida de pista, bastante tuvo con acabar octavo. 

La cruz ha sido para el gran favorito y poleman del día, Lewis Hamilton y el tetracampeón del mundo, Sebastian Vettel, que ya venía quejándose de graves problemas de fiabilidad en su Red Bull durante todo el fin de semana, especialmente el sábado, cuando por primera vez en dos años, el alemán quedaba fuera de la Q3. Ni uno ni otro apenas rodaron más que cinco vueltas antes de decir adiós a la carrera.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó con una vuelta extra de formación, provocada por la avería en el arranque del Marussia de Max Chilton que se quedó clavado en la parrilla de salida, algo que repitió su compañero Bianchi, en la segunda intentona.

El arranque nos dejó la imagen de un desdibujado Lewis Hamilton, clavado como una estaca siendo rebasado con total facilidad por su compañero Rosberg y por Daniel Ricciardo, mientras que Fernando Alonso no era capaz de encontrar el hueco necesario para poder aprovechar la evidente debilidad del británico y además era rebasado por Nico Hulkenberg.

Quien no dejó oportunidad para dejar su impronta fue Kamui Kobayashi. El japonés, que había logrado la hazaña de meter su Caterham en la Q2, arrancó con fuerza visigoda y tras pisar a fondo, al llegar a la primera curva se encontró sin hueco para progresar y empotró su monoplaza contra la trasera del Williams de Felipe Massa, diciendo ambos adiós a la carrera a las primeras de cambio.

Al tiempo, Esteban Gutiérrez hacía un trompo tras tocarse con el Force India de su compatriota Sergio Pérez, aunque con más fortuna para ambos que Kobayashi y Massa.

Por detrás Sebastian Vettel era la viva imagen de la impotencia. Tras una pésima calificación, que le dejó 12º y fuera de la Q3, caía hasta la 16ª posición. Mientras tanto, Lewis Hamilton, que veía cómo Rosberg y Ricciardo se le marchaban, pronto era pasto del empuje de Nico Hulkenberg. Las cosas, de hecho, no rodaban muy bien para el piloto de Mercedes, al que sus ingenieros conminaba por radio a volver al box para preservar el motor. Pese a que el británico hizo caso omiso, tan solo pudo dar un par de vueltas más antes de abandonar definitivamente.

El mismo camino que tomó justo una vuelta después Sebastian Vettel, que no paró de quejarse por radio de que su coche no tenía potencia y que la unidad de energía había dejado de funcionar, mientras que Nico Rosberg pronto puso tierra de por medio.

Por detrás, el gran animador -y quizás el único- era Valteri Bottas. El finlandés comenzó una interesante remontada que le llevó en apenas 10 vueltas de pelear por la octava plaza con Kimi Raikkönen a batirse el cobre con Fernando Alonso, al que empezaba a tener en su punto de mira. Sin embargo, un error absurdo le hizo rozar el muro con su rueda trasera derecha.

Esto provocó el inmediato reventón del neumático, con la pérdida no sólo de la posición y de prácticamente todas las posibilidades de un merecido pódium, ya que el Williams tuvo que llegar a tres ruedas a boxes. Además, perdió una llanta y la cámara de su neumático, que quedaron en mitad de la pista, lo que obligó a la entrada del Safety Car en pista.

El Safety Car salió a pista tras el incidente de Bottas
El Safety Car salió a pista tras el incidente de Bottas

Tras la marcha del coche de seguridad las cosas no cambiaron nada. Rosberg continuó con su monólogo mientras que Bottas, rápidamente comenzó a intentar recuperar el terreno perdido y en apenas 15 vueltas después de su accidente, el finlandés ya estaba en los puntos.

Por delante, los Toro Rosso sorprendían a propios y extraños, en especial el joven debutante Daniil Kyvat. El ruso, junto a su compañero Vergne, prácticamente inéditos en pretemporada, estaban en plena forma y rodaban cerca del pódium aunque, poco a poco empezaban a perder fuelle. En paralelo, problemas para Kimi Raikkönen, que sufría una pequeña salida de pista.

El último tercio de la carrera no dejó ningún lugar para la sorpresa y el resultado no varió. Los tres primeros continuaron sus respectivas películas. El primero, Rosberg, dominaba con puño de hierro mientras que Ricciardo, que había cobrado una ligera ventaja, empezó a sentir el aliento de Magnussen.

El danés llegó a asediar literalmente al héroe local pero el de Red Bull se mostró rocoso y firme y, ante la imposibilidad de adelantarle, a falta de dos vueltas para el final tiró la toalla ante el delirio del público que abarrotaba las gradas de Albert Park.

Momento en el que Kobayashi embiste a Massa
Momento en el que Kobayashi embiste a Massa

 

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor el dominio aplastante de Mercedes y sus motores todo el fin de semana. El equipo alemán ha hecho pleno este Gran Premio, llevándose la pole con Lewis Hamilton y la carrera, con un dominio insultante de Nico Rosberg. Han cumplido los pronósticos de pleno.

Pero es que, si quitamos al Red Bull de Ricciardo -especialmente tras su descalificación- los motores Mercedes han hecho pleno en el pódium, con los dos McLaren que, con independencia de lo ocurrido con el australiano, han confirmado que el desastre ocurrido el año pasado quedó atrás, afortunadamente y son, junto a los Mercedes, los principales favoritos para llevarse el gato al agua en las primeras carreras.

También hay que reseñar de forma muy positiva la carrera de Valteri Bottas, al que considero de largo el principal protagonista del día. Y aunque está por méritos propios en la parte positiva por su competitividad y su arrojo, protagonizando una espectacular remontada y los principales -y quizás los únicos- adelantamientos del día, también merecería estar en la zona negativa por su grave error.

Valteri Bottas, el gran animador hoy en Melbourne
Valteri Bottas, el gran animador hoy en Melbourne

El finlandés iba camino del pódium pero un error le hizo tocar el muro, reventando su neumático trasero derecho justo cuando estaba a punto de dar alcance a Fernando Alonso. Esto le relegó a la última posición y a tener que poner toda la carne en el asador para volver a los puntos, primero, y para llegar hasta la sexta plaza.

También es impresionante y, digna de elogio, la progresión de Toro Rosso. Si tenemos en cuenta que daban por bueno llegar a la vuelta 20, ver el excelente rendimiento tanto en la jornada del sábado como en carrera. Primero, metiendo a sus dos coches en la Q3 y, segundo, clasificándolos entre los 10 primeros. El avance en el equipo italiano es evidente y la progresión, además de adecuada, es muy buena.

He dejado para el final la labor de los tres debutantes. No se puede hacer mejor y no pueden ser más ilusionantes estas presentaciones. Daniel Ricciardo, con independencia de lo que ocurrió después, estuvo francamente bien. Batió en toda la línea a Sebastian Vettel y estuvo brillante durante toda la carrera, con un coche llevado al límite y sin prácticamente haber rodado durante toda la pretemporada.

Sin duda, un palo duro su exclusión no ya por el excelente resultado en su primera carrera con Red Bull sino porque además había logrado el mejor resultaod de un australiano en el Gran Premio de su país.

Kevin Magnussen protagonizó el debut soñado
Kevin Magnussen protagonizó el debut soñado

Y poco más que añadir a lo dicho sobre Kevin Magnussen. Logró imponerse a Jenson Button con claridad y manejarse con inteligencia con la estrategia del equipo. Y algo parecido sucedió con Daniil Kyvat, aunque hay que decir que el rendimiento del joven ruso fue de más a menos. Aun así, acabar en los puntos en su carrera de debut y en un coche tan poco probado como el Toro Rosso es digno de todo elogio.

Lo peor, las malas sensaciones de Sebastian Vettel que sigue sin encontrar su sitio. Aquejado de falta de problemas de potencia durante todo el fin de semana, ni pudo rendir el sábado y mucho menos aún el domingo, hasta el punto que por radio ya avisó en la vuelta de calentamiento que su coche no tenía potencia.

Y los que siguen de pretemporada son Lotus. En su línea desastrosa, los de Enstone sólo han podido rodar un máximo de 30 vueltas y eso que ya habían tirado la carrera, porque viendo el ritmo de Grosjean o Maldonado, casi superados por Marussia y Caterham, había que frotarse los ojos para no pensar que un monoplaza de esa misma marca había ganado en ese circuito hacía justo un año. Y eso que los comisarios dejaron participar a Maldonado

Clasificación de carrera y del Mundial

Tras confirmarse la descalificación de Daniel Ricciardo -y a expensas del resultado del recurso de Red Bul ante esa decisión- la clasificación de la carrera quedó de la siguiente forma:

1º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), en 1h 32′ 58”

2º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), a 26,7”

3º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 30”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 35,2”

5º) Valteri Bottas (Williams Mercedes), a 47,6”

6º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 50,7”

7º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 57,6”

8º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 1′ 04”

9º) Daniil Kyvat (Toro Rosso Renault), 1′ 3”

10º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 1′ 25”

Nico Rosberg, recibiendo el primer banderazo a cuadros de la temporada
Nico Rosberg, recibiendo el primer banderazo a cuadros de la temporada

Insistiendo en la provisionalidad de la descalificación de Ricciardo pues Horner jura y perjura que ni el piloto ni la dirección técnica hicieron nada ilegal en el monoplaza, el primer líder del año es Nico Rosberg con 25 puntos, seguido de Kevin Magnussen, con 18 puntos y Jenson Button, con 15. La única nota positiva que se puede sacar por parte de Ferrari y de Fernando Alonso es la que el propio piloto asturiano expresó al acabar la carrera, al decir que al menos tenían 12 puntos más que Sebastian Vettel y Lewis Hamilton.

En cuanto al Mundial de Constructores, encabeza la clasificación McLaren con 33 puntos, seguido de Mercedes, con 25 y Ferrari con 18. Por otra parte, cabe destacar que sólo con los puntos de este año, Williams ya tiene más puntos que en toda la temporada pasada.