David Coulthard y el equipo nórdico, vencedores de la Race of Champions 2014


El ex-piloto escocés David Coulthard ha reverdecido viejos laureles y se ha hecho con la victoria en la edición de este año de la Race of Champions, disputada en en el circuito Bushy Park de Barbados.

Pódium de la Race of Champions 2014, con Coulthard, Wehrlein y Ocon
Pódium de la Race of Champions 2014, con Coulthard, Wehrlein y Ocon

Por su parte, el equipo nórdico, integrado por el danés Tom Kristensen y el noruego Petter Solberg se llevó la carrera en su modalida por países, en la carrera disputada el sábado en el mismo trazado.

El veterano piloto británico se impuso en la final al jovencísimo Pascal Wehrlein y a sus 43 años se ha hecho con su primera Carrera de Campeones, tras quedarse a las puertas del triunfo en la edición de 2008, cuando fue derrotado por Sebastian Loeb en el estadio londinense de Wembley.

Por último, decir que antes de la carrera del sábado, los pilotos desplegaron una pancarta en conjunto con el Instituto para la Investigación Avanzada sobre las Lesiones Cerebrales y de la Médula Espinal, en recuerdo a Michael Schumacher, que continúa su recuperación de su accidente de esquí.

David Coulthard, campeón de campeones

La prueba reina del fin de semana se disputó el domingo y en ella participaron numerosas estrellas del motor, divididas en cuatro grupos de cuatro pilotos que participarían en eliminatorias directas.

El Grupo A estaba integrado por el francés Romain Grosjean y campeón de la última edición de la ROC, disputada en 2012 en Bangkok, el ex-piloto escocés de Fórmula 1 David Coulthard, el australiano Jamie Whincup, recientemente proclamado campeón de la V8 Supercup por sexta vez, y su compatriota y archicampeón de MotoGP y 500cc, Mick Doohan.

El Grupo B contaba también con una buena pléyade de estrellas. En ese grupo estaban el noruego campeón del mundo de Rallycross, Petter Solberg, el norteamericano Kurt Busch, flamante campeón de la Sprint Cup 2014, la piloto escocesa de Williams F1, Susie Wolff y el piloto e ídolo local piloto Rhett Watson.

El Grupo C partía de salida con otro cartel de lujo. “Pechito” López, campeón del mundo del WTCC, el norteamericano y ex-piloto de la NASCAR, Robby Gordon, el joven francés Esteban Ocon, campeón de la Fórmula 3 europea y reciente probador del equipo Lotus de Fórmula 1. Los tres estuvieron acompañados por otro piloto local, el jamaicano Doug Gore.

Por último, el Grupo D tenía un plantel de campanillas. Nada menos que el danés Tom Kristensen, nueve veces vencedor en Le Mans y en su última carrera en activo como piloto, el último ganador de las 500 Millas de Indianápolis, el norteamericano Ryan Hunter-Reay, el campeón de la GP2 en 2014 Jolyon Palmer y el alemán Pascal Wehrlein, piloto del DTM -el más joven en ganar una carrera en dicha competición- y el mejor en los últimos tests en Abu Dhabi con Mercedes hace menos de un mes.

Tom Kristensen, a tope sobre un pick-up todoterreno
Tom Kristensen, a tope sobre un pick-up todoterreno

A bordo de coches de lo más variopinto, desde el nuevo Volkswagen Polo RX, los pilotos tuvieron que ir probando con  los Ariel Atom Cup, Audi R8 LMS, los pick-up del Stadium Super Trucks hasta finalizar la competición a bordo del KTM X-Bow.

En su camino a la final, David Coulthard, entre otros, dejó en la cuneta a Petter Solberg y a Jamie Whincup. Por su parte, Wehrlein dio la gran sorpresa, acabando con Esteban Ocon en la semifinal, el cual venía de dar la campanada dejando fuera de combate al campeón de Indianápolis en cuartos de final. También el mítico Robby Gordon mordió el polvo ante el joven piloto alemán.

Por contra, defraudó gente como Romain Grosjean, que se salió de la pista cuando pilotaba un pick-up todoterreno y prácticamente no pudo brillar o la representación norteamericana, que estuvo francamente mal y sus grandes estrellas quedaron eliminadas prácticamente a las primeras de cambio.

El equipo nórdico, el mejor bajo el sol del Caribe

En una divertida competición por parejas, representando a sus países, la pareja del equipo nórdico, integrada por Tom Kristensen y Petter Solberg se impuso a la pareja escocesa, integrada por David Coulthard y Susie Wolff.

El equipo nórdico, con Kristensen y Solberg, posando felices por su triunfo en la carrera por países
El equipo nórdico, con Kristensen y Solberg, felices por su triunfo en la carrera por países

La victoria estuvo muy disputada y sólo un error casi al final cometido por el veterano escocés, en su carrera contra el campeonísimo danés le dieron el título a la pareja nórdica.

El equipo nórdico tuvo que batirse el cobre con la pareja francesa (Grosjean y Ocon) para poder acceder a la última ronda, mientras que los escoceses llegaron a la final tras derrotar a la sorprendente pareja del equipo de Barbados.

La pareja caribeña, que tuvo contra las cuerdas al equipo británico, estuvo integrada por Dane Skeete y Rhett Watson llevó al delirio a los aficionados locales y sólo la gran actuación de Coulthard permitió a los escoceses llegar a la final, prácticamente in extremis.

Defraudaron los equipos americanos. Tanto el equipo de Las Américas, integrado por “Pechito” López y Robby Gordon como el de EE.UU., que contó en sus filas a Ryan Hunter-Reay y Kurt Busch ofrecieron mucho menos de lo que de ellos se esperaba, con vuelco del campeón del WTCC a bordo de un pick-up incluido.

Otros protagonistas del fin de semana

Todo el fin de semana fue una fiesta con el mundo del Motor como eje vertebrador y, pese a que las carreras del sábado y el domingo fueron sus platos más fuertes, también hubo hueco para la diversión y el espectáculo puro y duro.

Así pues, la ROC 2014 coronó al francés Esteban Ocon como brillante vencedor del trofeo TAG Heuer ROC Skills Challenge, por delante de Tom Kristensen y Petter Solberg.

Esta prueba tiene como objetivo la realización de una serie de habilidades extremas al volante, tales como slaloms, giros de 180 y 360 grados y estacionamientos imposibles.

Terry Grant batió un récord al llevar a 15 personas dentro de un Nissan Juke a dos ruedas
Terry Grant batió un récord al llevar a 15 personas dentro de un Nissan Juke a dos ruedas

Por su parte, el especialista británico Terry Grant estableció un nuevo récord mundial (el 20º en su carrera) al lograr transportar a nada menos que 15 personas a bordo de un Nissan Juke.

Este hecho a simple vista no parece demasiado impactante, de no ser porque el británico llevó a su nutrido grupo de acompañantes por el circuito Bushy Park ¡sobre dos ruedas!

Susie Wolff competirá en la Race of Champions 2013


La piloto de pruebas del equipo Williams, la escocesa Susie Wolff ha sido elegida para participar en la próxima edición de la famosa Carrera de los Campeones o Race of Champions, que se disputará en el Estadio Rajamangala de Bangkok (Tailandia) los días 14 y 15 de diciembre.

Susie Wolff participará en la próxima Race of Champions
Susie Wolff participará en la próxima Race of Champions

De esta forma, Susie Wolff se convertirá en la primera mujer que tomará partido en este evento anual, en el que compiten mano a mano -y con las mismas máquinas- muchas de las más importantes estrellas del mundo del motor, tanto a nivel individual como en equipo.

La joven piloto participará formando pareja con el veterano David Coulthard, representando al equipo escocés en la Carrera de Naciones del sábado.

Asimismo y junto a Wolff, ya están confirmados algunos de los ilustres participantes en la edición de este año. Así pues, se sabe que tomarán la salida el nueve veces ganador de Le Mans, el danés Tom Kristensen, el cuatro veces campeón de la V8 Supercar Jamie Whincup o el campeón mundial de rallyes de 2013, el francés Sebastien Ogier.

La carrera individual del año pasado fue ganada por el francés Romain Grosjean, mientras que el equipo de Alemania, integrado por Michael Schumacher y Sebastian Vettel se alzaron con su sexto triunfo consecutivo.

 “A cualquier conductor le encantaría ser invitado a participar en la Carrera de Campeones”, dijo Wolff.

“Es un evento que he visto desde que tengo uso de razón. Es emocionante esta carrera de coches de uno contra uno y donde se puede apreciar lo cerca que se está el uno del otro, apenas unas centésimas”, añadió la piloto británica.

“Entrar y salir de los diferentes coches va a ser el verdadero reto. Tienes que asegurarte controlar el coche de la mejor forma posible porque no hay apenas tiene tiempo para hacerse una idea adecuada del vehículo”, concluyó Wolff

Por último, preguntada sobre si podrá hacer buena pareja con Coulthard, la probadora de Williams fue muy clara: ”Conozco a David desde nuestros tiempos en el DTM y tengo la más alta consideración de él. Ser parte del equipo junto a él me hace sentir muy orgullosa. Soy plenamente consciente de que tendremos enfrente a los mejores conductores del mundo, así que sé que no va a ser fácil, pero disfrutaré de este reto”, dijo la joven piloto.

Llega la 25ª edición de la Carrera de los Campeones con un cartel de auténtico lujo


Race Of Champions-2012

Como siempre, llega fiel a su cita la tradicional Carrera de los Campeones. Esta carrera, creada en 1988 como homenaje al difunto Henri Toivonen, supone el verdadero punto final a la temporada y en ella se da cita lo mejor y más granado del Motor mundial, que se une por única vez en la temporada por la disputa del título honorífico de “Campeón de Campeones”.

La edición de este año se disputará en Bangkok y contará con un cartel de auténtico lujo, reuniendo bajo el mismo techo a los mejores de la temporada en la práctica totalidad de disciplinas del Motor, como Fórmula 1, Fórmula Indy, WRC, MotoGP, Le Mans o el Mundial de Turismos, enfrentados mano a mano y con idénticas máquinas.

Además, y como viene ocurriendo desde 1999, con carácter previo a la competición individual se llevará a cabo una competición especial, a modo de Copa del Mundo oficiosa, llamada “Copa de Naciones”. En esta carrera los corredores se unen por parejas de la misma nacionalidad, luchando por países y con independencia de su modalidad.

La Carrera de los Campeones, que alcanza este año su 25ª edición, se disputará en el Rajamangala Stadium de la capital tailandesa, en una pista de asfalto especialmente construida para esta ocasión, con dos carriles paralelos serpenteantes que harán las delicias de pilotos y, sobre todo, de asistentes. La carrera se disputará en dos jornadas, los días 15 y 16 de diciembre. El primer día se disputará la Copa de Naciones mientras que el segundo día se correrá la Carrera de los Campeones.

Por su parte, a fecha de hoy los pilotos confirmados para la Carrera de Campeones 2012 son los siguientes:

  • Michael Schumacher: Heptacampeón del Mundo de Fórmula 1.
  • Sebastian Vettel: El tricampeón del mundo de Fórmula 1 más joven de la historia.
  • Jorge Lorenzo: Dos veces Campeón del Mundo de MotoGP y dos veces Campeón del Mundo de 250 cc.
  • Mick Doohan: Cinco veces Campeón del Mundo de 500 cc
  • Ryan Hunter-Reay: El recientemente proclamado campeón de la Fórmula Indy
  • Jamie Whincup: Cuatro veces campeón del V8 Supercar
  • David Coulthard: Ex piloto de Fórmula 1 y ganador de 14 Grandes Premios
  • Andy Priaulx: Tres veces campeón del mundo de Touring Car
  • Tom Kristensen: Ocho veces ganador de las 24 Horas de Le Mans
  • Romain Grosjean: Actual piloto de Fórmula 1 y una de las revelaciones de la temporada 2012, con tres pódiums en su haber.
  • Sebastien Ogier: Ganador de seis pruebas del WRC y vigente “Campeón de Campeones”

Para acabar, hay que decir que el piloto más laureado en esta prueba desde sus orígenes en 1998 es el piloto francés de rallyes Didier Auriol, que logró proclamarse “Campeón de Campeones” los años 1993, 1994, 1996 y 1999. Por su parte, en la modalidad por equipos nacionales, Alemania se lleva la palma con cinco victorias consecutivas, todas ellas a manos de la dupla Schumacher-Vettel.

Como nota anecdótica, por último, reseñar que España también ha escrito su nombre en el palmarés de vencedores de esta mítica prueba tanto a nivel individual, con la victoria de Carlos Sáinz en 1997, como colectivo, cuando el equipo español integrado por Fernando Alonso, Rubén Xaus y Jesús Puras se alzó con la victoria por países en 2001.

Sebastian Vettel y Red Bull, protagonistas de la entrega de los Premios de la FIA 2012


fia-awards-2012-vettel-horner

La noche del pasado viernes, la flor y nata del automovilismo mundial se dio cita en el elegante Palacio de Cigaran de Estambul para la entrega anual de los premios que la FIA concede a los mejores pilotos y marcas de la temporada. Una ceremonia que supuso el colofón a la Asamblea General de la Federación, llevada a cabo entre los días 3 y 7 de diciembre pasados en la capital del país otomano.

El acto fue presentado por el ex-piloto escocés David Coulthard y estuvo acompañado en el escenario por Ece Vahapoğlu, una de las más conocidas presentadoras de Turquía. Allí, una vez más y por tercer año consecutivo, tanto  Sebastian Vettel como el equipo Red Bull fueron los protagonistas absolutos de la fiesta al recibir de manos de Jean Todt los galardones que les distinguen como Mejor Piloto y Mejor Escudería del año 2012.

En la misma gala, Fernando Alonso y Kimi Raikkönen también fueron distinguidos con sendos premios, en calidad de segundo y tercero de la clasificación final de la temporada, respectivamente. Se dio la curiosa anécdota que Sebastian Vettel llegó tarde a la ceremonia por problemas con su pasaporte.

El nuevo y flamante tricampeón más joven de la historia de la Fórmula 1 dijo al recibir su premio que “Es una sensación fantástica estar aquí esta noche y poder llevarme este trofeo de vuelta a casa por un año más”, dijo Vettel en el momento de recoger su trofeo.

“Ganar el título con Red Bull Racing tres veces consecutivas es algo que me hace sentir muy orgulloso. Esta fue una temporada con muchos altibajos y el equipo tuvo que trabajar duro para ganarlo. En el box y la fábrica todos hicieron un trabajo increíble, como lo fue el apoyo que recibimos también de Renault”, concluyó el alemán.

Por su parte, Christian Horner también se mostró exultante al recibir en nombre del equipo Red Bull el trofeo que acredita a la escudería austríaca como Mejor Equipo por tercer año consecutivo. “Este ha sido un éxito increíble para todo el equipo”, expresó Horner. “El duro trabajo y la dedicación de todo el equipo han sido ejemplares.

Por último, el director del equipo Red Bull no quiso perder la oportunidad para darle un pequeño palo a la FIA, ya que desde el seno del equipo austríaco existe la convicción de que este año la Federación le ha puesto bastantes trabas legales a la escudería azul, con el fin de evitar un nuevo triunfo de la escuadra liderada por Vettel.

Por eso dijo Horner que “no parecía posible que pudiésemos mejorar nuestro rendimiento después de lo logrado el año pasado, pero creo que lo que hemos conseguido a pesar de todo. El equipo ha utilizado hasta el último gramo de su habilidad e ingenio, han creído en sí mismos pero, sobre todo, se han negado a ceder bajo la presión más enorme. Por ello es para mí un inmenso honor recoger este trofeo en nombre de todos”.

 

Imagen del día: La historia de Red Bull en dos minutos


Todo empezó en septiembre del año 2004 cuando se hizo realidad el sueño de Dietritch Mateschitz, el magnate austríaco dueño de la empresa de bebidas energéticas de tener un equipo de Fórmula 1, cuando se anunció la compra por Red Bull de los vestigios del fallido equipo Jaguar.

Hasta entonces, Red Bull era famosa por su apuesta inequívoca por la velocidad mediante el patrocinio directo de diferentes y variopintas actividades y deportes de riesgo. Incluso ya había participado en la Fórmula 1 a través del patrocinio del equipo Sauber F1 pero hay que reconocer que el salto a la máxima categoría de Red Bull como una escudería con carácter propio pilló absolutamente por sorpresa a todos.

Para afrontar esta aventura, considerada por la mayoría de expertos como algo anecdótico y una operación meramente de marketing, el equipo contó con Helmut Marko como máximo responsable y llamó a Christian Horner, un ex-piloto británico de cierto renombre en las Islas pero sin mucho bagaje deportivo como director deportivo. Para guiar sus monoplazas los dos pilotos elegidos fueron el veterano piloto británico David Coulthard y el jovencísimo piloto austríaco Christian Klein.

Esa primera temporada y contra todo pronóstico finalizó en séptimo lugar en el Mundial de Constructores de 2005, logrando meter en los puntos a sus dos monoplazas en las dos primeras carreras de la temporada. A partir de ese momento la historia de Red Bull queda marcada por tres hechos puntuales que acabaron por llevar al equipo austríaco a las cotas de éxito a las que llegó después, apenas cinco años de su nacimiento como escudería de Fórmula 1.

David Coulthard a bordo del Red Bull RB1 de 2005
David Coulthard a bordo del Red Bull RB1 de 2005

El primero y quizás el más importante de esos hechos se produjo en 2005, con la contratación del genio de la ingeniería Adrian Newey, al que no sólo encomendaron la creación de un monoplaza competitivo sino que, sabedores del talento creativo del ingeniero británico, le dieron absoluta libertad para llevarlo a cabo. Un trabajo que en apenas un año tuvo sus primeros frutos cuando en 2006 lograron su primer pódium en el GP de Mónaco, cuando David Coulthard logró finalizar tercero en el mítico trazado monegasco.

El segundo acontecimiento relevante para el equipo llegó en 2007, con el cambio de los poco competitivos motores Cosworth por los propulsores Renault. Un cambio que vino acompañado de la contratación de Mark Webber como compañero de Coulthard.

Pero la verdadera revolución y el auténtico salto de calidad llegó en 2009 con el fichaje de Sebastian Vettel, un joven piloto alemán, de apenas 22 años procedente del equipo Toro Rosso -el segundo equipo de Red Bull- que venía de maravillar bajo la lluvia en el GP de Italia y ganar brillantemente con un monoplaza sensiblemente inferior al de sus rivales. El alemán se había impuesto en aquella carrera, convirtiéndose en el ganador de un Gran Premio más joven de la historia de la Fórmula 1 y se convirtió en una apuesta decidida de Marko y del propio Mateschitz que pronto dio sus frutos.

La apuesta no pudo salirles mejor porque en tan solo dos años, Vettel se proclamó de forma sorprendente campeón del mundo por vez primera, tras una última carrera de infarto en Abu Dhabi y arrebatándole a Hamilton el honor de ser el campeón del mundo más joven de la historia. Pero es que ese mismo año Red Bull se proclamó por vez primera campeón del mundo de constructores, iniciando con Sebastian Vettel un dominio que se mantuvo en 2011 y que ha tenido su continuidad en 2012.

Un dominio expresado en unas cifras sencillamente inmejorables: Tres títulos mundiales de constructores, tres títulos individuales a cargo de Vettel, 34 victorias, 80 pódiums y 46 poles. Junto a estos números Red Bull nos ha dejado una serie de récords difícilmente superables, al menos a corto plazo, tales como el récord de poles logradas en una temporada o el de más vueltas liderando carreras, ambos en 2011, aparte de los citados récords personales de Sebastian Vettel (poleman, ganador de un gran premio y campeón del mundo más joven)

El vídeo que os acompañamos a continuación nos resume en algo más de dos minutos estos ocho años de éxitos casi absolutos de la mano de sus principales protagonistas.

Imagen del día: Adrian Newey, piloto por un día


El nombre de Adrian Newey es desde hace años toda una referencia en el mundo de la Fórmula 1. Pocas personas como este reputado ingeniero británico de 53 años, especialista en aerodinámica  y actual Director Técnico del equipo Red Bull tiene el bagaje profesional más exitoso que él.  Newey es, con diferencia, una de las personas más influyentes -y laureadas- que hay actualmente en el Gran Circo desde que el mítico Patrick Head se fijase en él para su proyecto en Williams allá por el año 1990.

Desde entonces su carrera se ha visto jalonada por infinidad de títulos y victorias obtenidas a bordo de creaciones salidas de su talento. Desde que lograse llevar al campeonato del mundo a aquel imbatible Williams FW15 de Nigel Mansell hasta el victorioso Red Bull RB8 actual, más de 80 victorias en Grandes Premios y ocho títulos de fabricantes le contemplan en las tres escuderías en las que ha militado (Williams, McLaren y Red Bull, a la que llegó en 2005)

Sin embargo, a este ilustre personaje al que estamos acostumbrados a ver siempre en los muros de los distintos equipos por los que ha pasado, nunca le habíamos visto al volante de ninguna de sus creaciones. Al menos hasta la pasada semana, cuando Red Bull le dio a Newey la posibilidad de subirse a dos de sus grandes obras.

De la mano del ex-piloto David Coulthard, el veterano ingeniero británico pudo disfrutar de la magia del circuito de Silverstone a bordo de un March de 1990, su primera creación, y del Red Bull RB6 con el que Vettel se proclamó campeón del mundo en 2010 y la escudería de bebidas energéticas se alzó con su primer título de fabricantes.

El resultado de su experiencia lo podréis ver en el vídeo pero ya os decimos que no lo hizo nada mal para no haber pilotado nunca…

David Coulthard y Red Bull, a toda velocidad por los túneles de Nueva York


Como ya os contamos ayer, este período estival es propicio para la realización de distintos actos promocionales por parte de las distintas escuderías, con el fin de llevar el negocio del Gran Circo por todas las partes del mundo. Y si ayer el protagonista era Pastor Maldonado, la exhibición que el equipo Red Bull llevó a cabo por tierras neoyorquinas, aparte de resultar bastante más espectacular (como generalmente suelen ser las exhibiciones que el equipo austríaco organiza donde quiera que va), acabó de bastante mejor forma que la del piloto venezolano.

En esta ocasión, la excusa era celebrar la vuelta de la Fórmula 1 a los EE.UU. y por este motivo David Coulthard, ex-piloto y actual “embajador” de Red Bull por el mundo, se dedicó a pasear por Nueva York el premiadísimo Red Bull RB7, con el que Sebastian Vettel ganó el campeonato de 2011.

Por la mañana Coulthard se dio un festín a bordo del monoplaza campeón, conduciendo por un recorrido de lo más turístico y significativo de la capital neoyorquina, a través de Liberty State Park y las calles del campo de regatas, que serpentea a través de los dos Weehawken y West New York. Allí el británico nos dejó una curiosa y divertida estampa cuando, con la Estatua de la Libertad al fondo, entonó los acordes del himno de EE.UU. ¡con el motor de su coche!

Sin embargo, la parte más mollar y espectacular del show se reservó para la noche, cuando el ex-piloto británico, a bordo del Red Bull RB7 cruzó el Lincoln Tunnel, se atrevió a recorrer los 2,4 kilómetros que separan Weehawken, en Nueva Jersey, con la isla de Manhattan, en Nueva York, en menos de un minuto, alcanzando los 300 kms/h prácticamente sin pestañear.

Lo más curioso es que, nada más apearse del monoplaza, Coulthard aseguró que podía haber ido más rápido. Para chulos, yo, debió pensar el ex-piloto…