La tragedia se cierne sobre el circuito de Daytona tras un terrible accidente


kyle-larson-daytona-crash-2013

La tragedia rozó muy de cerca el circuito norteamericano de Daytona durante el transcurso de una carrera de  la  DRIVE4COPD 300 de la NASCAR Series. Allí, un terrible accidente en el que se vieron envueltos varios vehículos pudo acabar en una auténtica carnicería entre las gradas del famoso trazado.

Todo ocurrió a falta de una vuelta para acabar la carrera, antesala de las míticas 500 Millas de Daytona que se van a disputar en el día de hoy. En ese  momento, los Chevrolet de Kyle Larson, Justin Allgaier y Brian Scott y el Dodge de Brad Keselowski colisionaron violentamente, con la mala fortuna que el vehículo de Larson acabó impactando contra la valla, desintegrando su frontal prácticamente de inmediato sobre el público asistente. En concreto su motor, uno de los neumáticos así como trozos más pequeños del coche cayeron sobre la zona de tribuna provocando el caos y dejando al menos 15 heridos, dos de ellos en estado crítico.

Fuentes de la Policía de Daytona Beach han confirmado que todos los heridos fueron trasladados al Centro Médico Halifax, de la citada localidad estadounidense donde fueron atendidos de lesiones de distinta consideración. El más grave tuvo que ser intervenido de urgencia por un impacto en la cabeza y ahora se debate entre la vida y la muerte.

«Ahora nuestra función es determinar qué daños hubo y qué pasó en general. Los lesionados fueron llevados al Centro Médico Halifax. Nuestras oraciones están con todos ellos», indicó el Presidente de NASCAR, Mike Helton.

Por su parte, el causante involuntario de la desgracia, el piloto Kyle Larson -que pese a lo espectacular del accidente salió ileso- manifestó nada más llegar a boxes: «Me empujaron por atrás, fue muy tarde antes de que pudiera reaccionar. La cabina se incendió en llamas, pero pude salir rápido del coche. Espero que todos los aficionados estén bien. Sólo sé que recibí un par de impactos y perdí mi motor».

Imagen del día: Espectacular accidente de Juan Pablo Montoya en las 500 Millas de Daytona


Cuando algo empieza mal, lo más normal es que acabe mal. Y la edición de este año de las 500 Millas de Daytona no han sido una excepción. Tras un aplazamiento (el primero en su historia) debido a la lluvia, que obligó a trasladar la carrera desde el mediodía del domingo a la tarde-noche del lunes, el colombiano Juan Pablo Montoya dio el gran susto del día al convertir la pista de Daytona en un auténtico infierno.

Transcurría la vuelta 160 de la carrera cuando el piloto colombiano de repente perdió el control de su coche y, tras dar un trompo, impactó violentamente  contra un camión que en esos momentos estaba secando la pista. De inmediato se desató un incendio de grandes proporciones del que tanto Montoya como el conductor del camión así como otros trabajadores de seguridad que en ese momento estaban por la zona, afortunadamente resultaron ilesos.

Todo apunta a un exceso de velocidad puesto que estaba la bandera amarilla en pista precisamente para avisar al resto de pilotos de la presencia del camión sobre el asfalto. El caso es que Montoya provocó un accidente que, milagrosamente, se saldó sin más problemas que la bandera roja y la paralización de la carrera durante dos horas hasta que el incendio pudo ser sofocado y la pista limpiada.

Finalmente ganó la carrera el piloto Matt Kenseth (Ford), seguido de Dale Earnhardt (Chevrolet) y del favorito y compañero del vencedor, Greg Biffle (Ford), que se tuvo que conformar con la tercera plaza, después de más de tres horas y media de carrera y casi seis en total.

La nota positiva vino dada por la asistencia al circuito. Pese a lo insólito del día a disputar la carrera y su horario, la organización estimó que la asistencia al evento ascendió a 140.000 aficionados, tan sólo 40.000 menos que la estimación prevista para el domingo.

Aplazadas las 500 Millas de Daytona por vez primera en su historia


La famosa prueba norteamericana de las 500 Millas de Daytona, correspondiente a la NASCAR, que tenía que haberse disputado en la tarde de ayer en el mítico trazado oval de la conocida ciudad estadounidense, ha sido aplazada por vez primera en sus 54 años de historia debido a la lluvia.

Las intensas precipitaciones recogidas ayer sobre el trazado fueron de tal calibre que, pese a los esfuerzos de los comisarios de carrera, ésta finalmente tuvo que ser suspendida.

Al menos en dos ocasiones y, toda vez que la lluvia se detuvo, después de cinco intensas horas de trabajo, los comisarios de carrera estuvieron intentando secar la pista por todos los medios. Sin embargo, llegado el atardecer, la lluvia comenzó a caer de nuevo, lo que unido a los problemas de visibilidad, obligó a posponer la celebración del evento para hoy lunes.

De todas formas, habrá que ver cómo se desarrollan finalmente los acontecimientos. Las previsiones meteorológicas para el día de hoy en la zona son iguales o peores que las de estos días y todo hace prever que la lluvia volverá a caer de forma copiosa sobre Daytona, lo que finalmente podría poner en peligro incluso la propia celebración de la carrera.

En todo caso y si la carrera pudiera celebrarse, la organización está estudiando la posibilidad de hacer ondear la bandera amarilla al menos durante las primeras 30 vueltas de las 200 de las que está programada la carrera, con el fin de evitar accidentes derivados de los posibles problemas de adherencia y aerodinámica por las condiciones climáticas y del asfalto.

Las míticas 500 Millas de Daytona, aplazadas por primera vez en 54 años por la lluvia