Michael Essien, también cazado por la Guardia Civil la misma noche que Benzema


michael-essien

No sabemos qué pudo ocurrir la noche del 3 de febrero, en la que Karim Benzema fue cazado por un radar a 216 kms/h por la M-40 madrileña pero por los acontecimientos ocurridos, parece que la pasión por la velocidad de algunos jugadores del Real Madrid se disparó hasta límites insospechados.

Así pues, cuando aún no nos hemos repuesto del revuelo ocasionado por la noticia del exceso de velocidad del futbolista francés, el portal deportivo Sportyou.es ha revelado que esa misma noche, otro futbolista del club blanco, el ghanés Michael Essien también fue sorprendido por otro radar de la Guardia Civil por exceso de velocidad. No ha trascendido a cuánto ascendía ese exceso pero sí se sabe que, afortunadamente, no tuvo nada que ver con el disparate llevado a cabo por su compañero de equipo.

De hecho, y a diferencia del galo que no pudo ser detenido en ese momento, también se ha conocido que Essien sí fue parado por la patrulla al cargo y, tras serle comunicada la pertinente denuncia, la abonó en el acto con su correspondiente descuento por pronto pago, pudiendo proseguir su marcha sin más problemas.

 

Benzema, “cazado” a 216 km/h por la M-40 madrileña


Karim Benzema

El futbolista francés del Real Madrid Karim Benzema ha sido noticia hoy no por sus éxitos deportivos sino por otros motivos extradeportivos, ciertamente menos edificantes. En concreto, el jugador galo ha sido protagonista al conocerse hoy que fue sorprendido por un radar móvil de la Guardia Civil de Tráfico en la madrileña carretera de circunvalación M-40 circulando a 216 kms/h. El radar, que estaba situado a la altura de la lujosa urbanización La Finca (Boadilla del Monte) , “cazó”al Audi conducido por Benzema en una zona limitada a 100, lo que le hace que su infracción haya sido considerada como “muy grave” y tipificada como delito contra la Seguridad Vial

El vehículo no fue detenido en el momento por motivos de seguridad, si bien la sanción se le comunicó posteriormente al futbolista francés que, debido a la gravedad de los hechos, fue citado para un juicio rápido que se tenía que haber celebrado precisamente el pasado martes, día 26 de febrero en los juzgados de Madrid. Sin embargo, la vista fue suspendida debido a que el jugador acudió a la Ciudad Condal con su equipo para disputar el partido de vuelta de Copa del Rey contra el F.C. Barcelona.

Además, durante el día de hoy se rumoreó que, junto al Audi del galo, también había sido detectado otro vehículo, en concreto un Porsche que circulaba a 256 kms/h, y que, como el vehículo de Benzema, estaba a nombre del Real Madrid y cuyo conductor no habría sido desvelado. Sin embargo, la DGT ha emitido un comunicado desmintiendo este extremo.

Lo que sí es absolutamente cierto es el hecho que el “paseo” del futbolista blanco le puede salir francamente caro pues Benzema se enfrentará ahora a una posible pena de hasta seis meses de prisión y 150.000 euros por un delito contra la Seguridad Vial y, con toda seguridad, perderá el carnet de conducir por espacio de un año.

Pero por si fuera poco, se acaba de conocer que las víctimas de accidentes de tráfico han solicitado al Real Madrid que adopte una postura enérgica contra su jugador. En concreto, Francisco Canes, presidente de DIA, la asociación estatal de víctimas en accidentes de tráfico, ha expresado que “el Real Madrid no debería permitir este tipo de conductas”. Añadió Canes que “se trata de una conducta alarmante que podría haber acarreado consecuencias terribles”.

Pese a su juventud, el futbolista francés cuya afición a la velocidad y las altas prestaciones es sobradamente conocida, ya ha protagonizado varios incidentes más o menos serios al volante. Ya en 2009, a los pocos meses de su fichaje por el Real Madrid, estampó su recién estrenado Audi Q7 contra unas vallas. Un par de meses después, durante las vacaciones de Navidad sufrió otro aparatoso accidente en Isla Reunión con un Lamborghini Gallardo.

Además, por si fuera poco, en 2011 Benzema fue multado con 250 euros por conducción temeraria por hacer carreras con un Porsche junto a otros dos coches de alta gama.

Histórico descenso de las víctimas mortales en carretera en 2012


accidente-madrid

En una comparecencia pública llevada a cabo hoy por el Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, acompañado de la actual Directora General de Tráfico, María Seguí, ha hecho público el balance final de muertos en carretera producidos a lo largo del pasado año 2012. Un balance que puede ser considerado de muy positivo, en tanto que el número de fallecidos por accidente este año se ha situado en 1.304 personas,  lo que supone un descenso de un 12% con respecto al año anterior.

Y decimos que es un dato positivo porque, pese a la tragedia que hay detrás de cada una de esas 1.304 historias individuales, este número de fallecidos no se registraba en nuestro país desde nada menos que el año 1960, si bien por aquel entonces el parque automovilístico español apenas sí alcanzaba el millón de vehículos, frente a los más de 31 millones que hay en la actualidad. Igualmente, Fernández-Díaz ha resaltado que el 77% de las víctimas mortales se han registrado en vías convencionales y un 23% en autopistas o autovías.

No obstante, aún es un poco pronto para lanzar las campañas al vuelo porque este Balance de Seguridad Vial presentado hoy por el Ministro sólo contempla las cifras de fallecidos a 24 horas de cada siniestro. De hecho, el año 2011 también se logró rebajar la cifra psicológica de 1.500 fallecidos a 24 horas, con un total de 1.484 muertes en carretera. Sin embargo, las cifras finales, tomando como referencia las muertes ocurridas a 30 días, dispararon esa cifra hasta los 2.060 víctimas mortales.

Por último, decir que el Ministro también ha informado de que en lo que llevamos de Campaña de Navidad, puesta en marcha el pasado día 20 de diciembre y, a falta de una semana para su finalización, se ha registrado un total de 40 víctimas mortales en 37 accidentes.

La DGT amenaza con imponer un examen teórico para las renovaciones del carnet de conducir


maria-segui-dgt

La actual responsable de la DGT, María Seguí, ha lanzado hoy una propuesta que promete ser polémica en caso de que el organismo rector del tráfico en nuestro país opte por llevarla a cabo. En el acto inaugural de la 42ª Convención Internacional de Autoescuelas celebrada en Burgos, Seguí ha dejado caer que  la DGT podría exigir la realización de una nueva prueba teórica para las renovaciones del carnet de conducir, al margen de consabido test psicotécnico de aptitud, que es el único requisito actualmente previsto para poder renovar el permiso.

El motivo esgrimido por María Seguí para lanzar esta propuesta es que, cuando un conductor afronta la renovación de su permiso de conducir -generalmente pasado un mínimo de 10 años de su obtención- ni el entorno vial ni los mismos coches tendrían mucho que ver con el momento histórico en el que pudo obtenerlo.

Esta propuesta ha sido rápidamente contestada desde distintas asociaciones y profesionales del motor, que argumentan que es meramente recaudatoria. Entre otras cosas porque, evidentemente, esta medida llevaría aparejado el pago de los preceptivos derechos de examen. Pero es que además es desproporcionada, pues ni los coches de ahora  ni las condiciones de las vías actuales han cambiado tanto como para dar por sentado que un conductor que renueva su carnet no va a saber desenvolverse con la destreza ni la soltura suficientes.

Por último, esta medida ha sido tachada de corporativista y se ha visto como un claro guiño de Seguí a un sector gravemente afectado por la crisis como es el de las autoescuelas. No en vano el anuncio se ha hecho en un acto del citado gremio y tiene todas las trazas de ser  únicamente  un cable que la DGT le está echando a un sector que le ha reportado históricamente pingües beneficios al organismo perteneciente al Ministerio del Interior, aparte de una nueva losa al bolsillo del sufrido consumidor frente al poderoso lobby de las Autoescuelas.

 

 

La DGT espera realizar más de 100.000 controles de velocidad en su nueva campaña


El exceso de velocidad está en, al menos, uno de cada tres accidentes de tráfico con resultado de muerte. De hecho, la DGT ha calculado que la falta de respeto a los límites de velocidad ha estado presente en las 170 muertes producidas en los 157 accidentes ocasionados en nuestras carreteras hasta el pasado 15 de agosto.

Por este motivo, la DGT ha puesto en marcha una campaña por la cual desplegará durante esta semana a los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en 2.000 puntos de nuestras carreteras. Allí realizarán al menos 100.000 controles de velocidad, con el fin de concienciar a los conductores sobre el respeto a los límites de velocidad.

Asimismo, el organismo público dirigido por María Seguí también ha lanzado de forma paralela una campaña en las emisoras nacionales de radio, por medio de la difusión de varias cuñas sobre la velocidad en zona urbana, en vías secundarias, autovías y autopistas. En éllas se pretende reflejar cómo influye el exceso de velocidad en la disminución del campo visual, en la distancia de frenado y de detención así como en la gravedad del impacto en caso de accidentes, con el eslogan común de “Las prisas te hacen cometer errores y conduciendo no hay segunda oportunidad”.

Lo cierto se  que diversos estudios demuestran que si se circulara a una velocidad adecuada se podrían evitar un tercio de los muertos en accidente de tráfico. De hecho, el Estudio Nilsson sobre Velocidad concluyò que un descenso de apenas el 5% en la velocidad media traería consigo una reducción del 20% de los accidentes mortales.

Por su parte, los ensayos que EuroNCAP realiza con los coches nuevos para valorar la seguridad de los mismos y de sus ocupantes se realizan a 64 kms/h en el caso de un impacto frontal frente a los 50 kms/h de las pruebas de impacto lateral de un vehículo contra otro y de 40 kms/h para los peatones. Esto quiere decir que a estas velocidades el vehículo garantiza la protección a los ocupantes, pero no a velocidades superiores.

Por último, decir que el año pasado, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil  controlaron la velocidad de casi 29 millones de vehículos, denunciando a 850.000 conductores por superar los límites previstos mientras que 213 personas fueron puestas a diposición judicial por conducir con gran exceso de velocidad. Esto equivale a decir que un 2,9% de los conductores todavía no respeta los límites de velocidad.

Interior rebaja a 90 kms/h la velocidad máxima en carreteras secundarias


En un acto llevado a cabo en el Foro Barcelona Tribuna, el actual Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, ha anunciado hoy la decisión de reducir de 100 a 90 kms/h la velocidad máxima en las carreteras secundarias. Al mismo tiempo, el titular de la cartera ministerial ha confirmado que también se está barajando la posibilidad de incrementar la velocidad máxima en autovías y autopistas, que pasaría de 120 a 130 kms/h.

El por qué de esta decisión está en la nueva política llevada a cabo por la DGT, consistente en redimensionar los límites de velocidad, especialmente en las carreteras secundarias ya que, como han denunciado muchas asociaciones de conductores y profesionales del sector, esa escasa diferencia de apenas 20 kms/h entre ambos tipos de vías no parece proporcionada.

Recordemos que, según datos de la propia DGT, está científicamente demostrado que el riesgo de sufrir un accidente es del doble entre circular por una vía secundaria y una rápida. Además los datos de fallecidos en carreteras son sencillamente demoledores. El pasado año fallecieron 1.166 personas en las vías secundarias de nuestro país, que en términos porcentuales supone nada menos que el 79% de las víctimas mortales, un porcentaje muy similar al que llevamos acumulado este mismo año (que asciende ya a un 80%)

Imagen del Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz

Finaliza la operación de Semana Santa con 45 muertos en nuestras carreteras


Tras cerrarse ayer la operación especial llevada a cabo por la DGT con motivo de la Semana Santa, iniciada el pasado día 30 de marzo, el balance no puede ser más descorazonador. Un total de 45 personas se han dejado sus vidas en los 37 accidentes ocasionados en las carreteras españolas, superando los 39 fallecidos de la operación de Semana Santa del pasado año 2011.

Del mismo modo, un total de 21 personas han resultado heridas graves y 18 heridas leves, si bien y dado que las cifras de muertos no se cierran hasta 24 horas después del accidente , si aplicamos el índice corrector, podría ser que el número de fallecidos ascendiese finalmente a 48, lo cual arroja una cifra ciertamente terrible.

El mal tiempo y las pésimas condiciones que se han soportado esta Semana Santa (con copiosas nevadas en algunos puntos de España así como las abundantes lluvias recogidas) han sido, sin duda, determinantes para este aumento en el número de muertos.

Quizás por ello, la causa más común del número de accidentes en esta Semana Santa ha sido la salida de la vía, que ha dejado nada menos que un 49% de los  fallecidos, seguido por las colisiones frontales, con el 22%. El resto de colisiones han supuesto el 13%, mientras que los atropellos a peatón han supuesto el 13% del total.

Una vez más, las carreteras convencionales han sido las más siniestradas, con un 78% del total de los fallecidos por accidente. En autopista y autovía el porcentaje de víctimas mortales ha sido del 4% y del 16% respectivamente.

No obstante, la DGT es optimista en cuanto a la evolución de la siniestralidad ya que, si contabilizamos el acumulado anual desde primeros de año hasta el 9 de abril de 2012,  la cifra estimada de víctimas mortales a 30 días en vías interurbanas es de 373, cifra que significa un descenso del  5% respecto del año anterior.

 

 

Comienza la primera gran Operación Salida del año con motivo del inicio de la Semana Santa


Un año más llega la Semana Santa y con élla los primeros grandes movimientos de tráfico, en su mayor parte generados desde las grandes capitales hacia zonas turísticas de costa, segundas residencias, poblaciones con actos religiosos tradicionales o zonas turísticas de montaña.

Por este motivo, la DGT ha desplegado desde la misma mañana de hoy miércoles la fase más crítica de la Operación Salida de Semana Santa en todas las Comunidades Autonomas españolas, excepto Cataluña y la Comunidad Valenciana, donde el Jueves Santo no es festivo. Dicha operación finalizará a las 24:00 horas del lunes 9 de abril.

Pese a que la Operación Salida tuvo una primera fase, iniciada el pasado viernes día 30 de marzo, fuentes de la DGT han informado que, de los 14 millones de desplazamientos previstos para toda la Operación de Semana Santa (esto es, del 30 de marzo al 9 de abril), nada menos que 8.150.000 se producirán durante esta segunda fase, por lo que es recomendable planificar el viaje y evitar las horas más  desfavorables.

Para dar cobertura al gran número de desplazamientos que se producirán durante  estos días, la DGT ha puesto en marcha un dispositivo especial
con el objetivo de facilitar la movilidad y fluidez del tráfico, así como velar por la  seguridad vial en las carreteras. Para ello el organismo dirigido por María Seguí va a contar con los servicios de más de 600 funcionarios y personal técnico especializado que atienden los Centros de Gestión de Tráfico.

 

 

Además, habrá alrededor de 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil por las carreteras y más de 13.000 empleados de las empresas de conservación, de vías en régimen de concesión dependientes del Ministerio de Fomento y del resto de los titulares de carreteras y personal de los servicios de emergencia tanto sanitarios como bomberos.

Además, durante estos días se intensificarán los controles de velocidad y alcoholemia como medidas para prevenir los accidentes en carretera y se tratará de concienciar a los diferentes usuarios de la vía con la emisión de diferentes consejos que podrán escucharse en radio o verse en prensa, televisión e Internet.

Por último, hay que recordar lo importante que es no bajar la guardia ante el aluvión de desplazamientos cortos que se producen una vez que llegamos a nuestros lugares de destino. Estos trayectos, realizados por los distintos lugares de vacaciones suelen realizarse por carreteras convencionales y es donde suelen producirse el  mayor número de accidentes mortales.

Por ello, debemos tomar las mismas precauciones que en los desplazamientos largos. El conductor y todos los ocupantes del vehículo deben llevar puesto el cinturón de seguridad y en el caso de menores, éstos deben viajar con los sistemas de retención infantil adecuados a su edad, peso y talla.

Las distracciones al volante causaron 606 muertos en carretera en 2011


En un demoledor informe hecho público en el día de ayer por la DGT, nada menos que cuatro de cada diez accidentes tienen como factor influyente la distracción al volante. Estas distracciones vienen dadas por un número cada vez más importante y diverso de circunstancias.

Desde marcar un número de teléfono y hablar por el móvil -aun cuando usemos un manos libres- o enviar un mensaje, hasta manejar en marcha los sistemas de navegación, pasando incluso por fumar al  volante, son acciones que se realizan diariamente mientras se conduce y que objetivamente son causa de accidente.

Los datos desde luego no dejan lugar a la duda. El año pasado, las distracciones causaron 566 accidentes mortales en carretera, en los cuales fallecieron 606 personas y 556 resultaron heridas de diversa consideración. El tipo de accidente más frecuente provocado por la desatención en la conducción es la salida de vía, el choque con el vehículo precedente o el atropello.

Pero es que si, además, a la distracción le añadimos el exceso de velocidad, el  riesgo de accidente y, sobre todo, su lesividad crecen exponencialmente ya que el tiempo de reacción disminuye. Para que nos hagamos una idea, un vehículo que circula a 120 kms/h, en tan sólo tres segundos, recorre una distancia superior a
la de un campo de fútbol. Si el conductor aparta la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circulará sin control a lo largo de un tramo de más de 100 metros en el que pueden surgir diversas circunstancias que provoquen un accidente.

De las distracciones, la más frecuente es la que tiene que ver con el uso del teléfono móvil mientras se conduce, aun cuando se empleen dispositivos de manos libres. De hecho, varios estudios han concluido que, después de tan solo un minuto y medio hablando por el móvil, el conductor deja de percibir el 40% de las señales, el ritmo cardíaco se acelera bruscamente durante la llamada y se tarda más en reaccionar.  Asimismo, otros estudios han llegado incluso a equiparar la peligrosidad que supone el uso inadecuado del móvil a la conducción con exceso de velocidad.

Las distracciones al volante, causa de un 40% de los accidentes de tráfico en 2011 según la DGT

Otra distracción, cada vez más frecuente especialmente debido a la popularización de su uso, es el empleo de dispositivos de navegación o GPS, Pese a que estos aparatos suponen una indudable ayuda al conductor, no es menos cierto que pueden suponer una causa de distracción muy seria si son manipulados durante la conducción.

Por este motivo, en la última reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, el uso del GPS durante la conducción se equipara a la infracción cometida por conducir y hablar por teléfono al mismo tiempo y su denuncia por parte de las autoridades lleva aparejada una grave sanción (200 euros y tres puntos).

Otras causas de distracción que han generado accidentes graves han sido la fatiga y el sueño. Todos conocemos incontables casos de siniestros por alcance, salidas de la vía o invasiones de carril contrario contiguo en las que el conductor circulaba fatigado o con sueño y no pudo evitar el accidente.

En todo caso, los datos están ahí y son ciertamente clarificadores. El año pasado, la fatiga o el cansancio al volante fueron la causa principal de al menos 99 accidentes mortales, en los que fallecieron 113 personas.

Por último, no debemos olvidarnos del hecho de fumar a bordo del coche como otra causa generadora de accidentes. El humo que se mete en los ojos, la ceniza que se cae en el asiento o en la ropa o el mero hecho de encender el cigarro son circunstancias que pueden traer consigo que el conductor pierda de vista la carretera durante unos instantes y provocar un accidente. De hecho, un estudio llevado a cabo por varias compañías aseguradoras inglesas afirma que un 5% de los accidentes traen causa por el hecho de fumar al volante.

Por este motivo, la DGT acaba de iniciar una campaña de control por parte de la Guardia Civil que durará dos semanas, en las que se hará un especial seguimiento y persecución de aquellas actuaciones de los conductores que supongan riesgo de despiste o distracción en la conducción.

Paralelamente se ha lanzado una campaña de sensibilización, a través de una serie de divertidos monólogos del humorista Leo Harlem, en radio, prensa y televisión, con el fin de trasladar a la sociedad la imperante necesidad de mantener durante el tiempo de conducción la máxima atención al volante.

Imagen del día: Mario Draghi, “cazado” sin cinturón y hablando por el móvil mientras conducía


¿Quién no recuerda esas impagables imágenes de Pere Navarro, por entonces Director de la DGT, circulando en su coche oficial y saltándose todos los límites de velocidad mientras nos instaba a fuerza de multas a respetarlos?

Pues bien, en esta ocasión, otro ilustre político ha sido la víctima del objetivo de una cámara indiscreta, que nos muestra una imagen nada edificante y poco ejemplificadora de cómo se ha de comportar alguien al volante, especialmente si esta persona es, ni más ni menos, que el Presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi.

La instantánea nos muestra al mandatario italiano al volante de su propio coche, circulando sin cinturón de seguridad y charlando de forma distendida por el móvil mientras conduce. La broma, sin embargo, le puede costar cara ya que, según la legislación italiana, esta infracción estaría en torno a los 750 euros y nada menos que 10 puntos.

Lo que me temo es que, una vez más, y como ocurrió con Pere Navarro en su día, la cosa no quedará en nada y el mandatario transalpino -como el español- se irá de rositas.

Lo único positivo es que, a diferencia del caso español, al menos el presidente del BCE no tenía chófer y además conducía su propio coche. Cosas de la crisis, supongo…