Renault, bajo la sospecha de un nuevo “Dieselgate”


El fabricante francés Renault se encuentra en estos momentos bajo investigación policial ante la sospecha de que algunos de sus modelos pudieron haber falseado sus datos de emisiones de gases.

Renault, bajo la sospecha de un nuevo "Dieselgate"
Renault, bajo la sospecha de un nuevo “Dieselgate”

De esta forma, el fabricante del Rombo se habría visto salpicado por un escándalo similar al que sacudió los cimientos de la alemana Volkswagen a mediados del pasado año, lo que ha provocado que sus acciones se hayan desplomado casi un 20% en el parquet parisino.

La noticia de un registro policial llevado a cabo en varias de las sedes que Renault posee en territorio galo, así como la incautación de los ordenadores de varios de sus directivos en el ámbito de una investigación más amplia sobre la posible falsedad en las cifras de emisiones en varios de sus modelos -aún por determinar- ha caído como una losa sobre la cotización bursátil de Renault y lo que es peor, de otras tantas marcas.

En concreto, Peugeot ha perdido un 7%, seguido por Volkswagen, que ha caído casi un 5%, mientras que otros fabricantes como BMW y Daimler hacían lo propio bajando un 4,5%.

De nada ha servido el desmentido rotundo del fabricante francés ni el hecho que la Ministra de Ecología, Energía y Desarrollo Sostenible del ejecutivo galo,  Ségolène Royal, haya confirmado la información aportada por el Grupo Renault.

Ahora se espera con impaciencia cuál será el comportamiento de Renault en el parquet ya que, a pesar de las sensibles diferencias existentes con el Dieselgate de Volkswagen, la sombra de la sospecha sigue aún muy extendida en el sector de la Automoción.

El Grupo Volkswagen decide congelar todas sus inversiones a nivel mundial


El nuevo presidente del Grupo Volkswagen, Matthias Müller, ha anunciado la congelación de todas aquellas inversiones previstas para los próximos años y “que no sean esenciales”, debido al escándalo de los motores trucados, el ya conocido como “Dieselgate“.

El Grupo Volkswagen decide congelar todas sus inversiones a nivel mundial
El Grupo Volkswagen decide congelar todas sus inversiones a nivel mundial

Así lo ha confirmado Müller en una reunión ante el Comité de Empresa del Grupo, en su sede prinicipal de Wolfsburgo. Una decisión tomada sin duda en base al aluvión de indemnizaciones y multas a las que parece que tendrá que afrontar el fabricante germano en todo el mundo en los próximos meses.

“Hemos puesto todas las inversiones planeadas bajo revisión. Lo que no se necesita con urgencia será descartado o retrasado”, indicó el directivo alemán,

En este sentido, Müller también afirmó que intentará evitar el impacto de esta congelación en lo que al mantenimiento de los actuales puestos de trabajo, tanto en Alemania como en el resto del mundo. Sin embargo esto no significa en modo alguno ninguna garantía cierta de cara al futuro más próximo de la compañía.

Así pues, los sindicatos del gigante alemán sólo han podido obtener de su presidente el compromiso de la compañía por intentar salvaguardar los más de 60.000 puestos de trabajo que el Grupo genera sólo en Alemania pero no ha querido afirmar con rotundidad que el empleo se pueda ver resentido a causa de esta crisis.”Seré completamente claro: esto no se va a producir sin dolor”, afirmó Müller.

El presidente del Comité de Empresa del Grupo Volskwagen, Bernd Osterloh, confirmó la citada revisión de inversiones y aunque confirmó que, de momento, no se prevén pérdidas de puestos de trabajo, este recorte en las inversiones tendrá un inevitable reflejo en los sueldos, especialmente en el pago de bonus y complementos especiales de muchos trabajadores..

“Necesitaremos poner en cuestión con gran determinación cada cosa que no sea viable desde el punto de vista económico”, afirmó Osterloh.

España, afectada por la congelación de inversiones

El anuncio de la congelación de todas las inversiones previstas ha provocado de inmediato la voz de alarma en la división española del Grupo Volkswagen.

Esta cuestión no es baladí ya que la matriz alemana tenía previsto invertir 4.200 millones de euros en sus dos plantas en territorio nacional y que, unido al alto número de vehículos afectados por el trucaje en España (en torno a 700.000 de entre todas sus marcas) pueden poner en serio peligro su supervivencia futura.

La congelación de inversiones podría poner en riesgo la viabilidad del grupo en España
La congelación de inversiones podría poner en riesgo la viabilidad del grupo en España

En concreto, el Grupo Volkswagen había comprometido para los próximos cinco años en la factoría de Martorell una inversión de 3.300 millones de euros para el desarrollo de nuevos modelos y en la renovación y adquisición de bienes de equipo.

Asimismo, el fabricante germano había proyectado en la factoría navarra de Landaben una inyección de 900 miillones para la fabricación de un nuevo modelo.

De momento, no ha trascendido ninguna información acerca del nivel de afectación de estas inversiones. Sin embargo, eEl presidente del Comité de Empresa del Grupo Volkswagen en la sede de Martorell, Rafael Guerrero, se ha apresurado a tranquilizar a los trabajadores del grupo en España indicando que esta congelación no afectaría, al menos de momento a nuestro país.

“El nuevo jefe de Volkswagen no se refería a las inversiones en plantas como las españolas, sino a proyectos poco entendibles y de lujo como el modelo Phaeton, una berlina que cuesta 200.000 euros y que genera grandes pérdidas al consorcio”, declaró Guerrero.

Unas declaraciones sorprendentes ya que, lejos de lo que dijo el responsable sindical en Martorell, precisamente lo único que ha trascendido de esta cuestión es que esta congelación afectará a las inversiones del Grupo en todo el mundo.

“No tenemos más información que la que ha comentado Müller. Ese plan de revisión de inversiones se refiere a todo el grupo, por lo que habrá que ver ahora la repercusión en cada país”, afirmó un portavoz de Seat.

Por tanto, habrá que esperar a los próximos meses para ver no sólo en qué grado afectará esta cuestión a nuestro país sino si los puestos de trabajo pueden verse amenazados.

Colapsado el teléfono habilitado por el Grupo Volkswagen para afectados del “Dieselgate” en España


El Grupo Volkswagen ha confirmado que el total de vehículos afectados por el “Dieselgate” en España asciende a un total de 683.626 vehículos, pertenecientes a todas sus marcas y equipados con motores diésel del tipo EA 189 EU 5.

VW abre una línea telefónica para afectados del "Dieselgate" en España
VW abre una línea telefónica para afectados del “Dieselgate” en España

En concreto, del total de afectados nada menos que 257.479 vehículos corresponden a la marca Volkswagen, 221.783 a Seat, 147.095 a Audi, 37.082 a Skoda, mientras que 20.187 a la división de vehículos industriales, Volkswagen Vehículos Comerciales.

Aunque el gigante alemán se ha apresurado a confirmar que, en cualquiera de los casos y con independencia de la magnitud del fraude, todos sus coches  son totalmente seguros y aptos para la circulación.

Con independencia de lo ocurrido, el Grupo Volkswagen ha habilitado el  teléfono el número 900 180 361. Una línea gratuita dispuesta por el fabricante alemán para informar a todos sus usuarios.

Sin embargo, el aluvión de llamadas recibidas en sus primeras horas de funcionamiento ha sido de tal calibre que el Call Center se ha colapsado y ha resultado casi imposible contactar con la marca.

Por este motivo, además de reforzar sus líneas telefónicas, el Grupo Volkswagen se ha comprometido a habilitar en breve una herramienta on-line en todas las webs de sus marcas para confirmar, mediante la simple introducción del número de bastidor del vehículo, si éste está afectado o no por el fraude.

Asimismo, el fabricante ha informado de que se pondrá directamente en contacto con cada afectado y asumirá todos los costes derivados de las posibles intervenciones mecánicas que sean precisas para devolver las cosas a la normalidad.

Faconauto tranquiliza a los concesionarios del Grupo

Dado el impacto que la noticia del fraude ha generado en nuestro país, donde como además se ha podido comprobar, las cifras de afectados son francamente abultadas, Faconauto ha querido apaciguar los ánimos de todos sus afiliados pertenecientes al grupo alemán y, por extensión, de sus respectivos clientes.

Así pues, la Patronal de los concesionarios ha remitido una carta en la que quiere mandar un mensaje de tranquilidad a los compradores y empresas de las redes de distribución de las marcas afectadas.

“Aunque los concesionarios se han visto sorprendidos por los acontecimientos y es pronto para pronunciarse sobre ello por falta de información, Faconauto valora positivamente que el Grupo Volkswagen haya manifestado que se actuará con la máxima responsabilidad para evitar cualquier perjuicio, tanto a los consumidores como a los propios concesionarios”, afirma la misiva.

“Recordemos que el grupo confirmó mediante un comunicado que los coches afectados son absolutamente seguros y se pueden conducir sin ningún problema. En cualquier caso, los concesionarios, como siempre, se ponen a disposición de los compradores para informarles y cumplir las instrucciones indicadas por el Grupo Volkswagen”, concluye el comunicado.

El escándalo de Volkswagen también salpica a Seat


Lejos de apagarse sus llamas, el conocido ya como “Dieselgate” del Grupo Volkswagen se está extendiendo como una mancha de aceite.

El escándalo de Volkswagen llega España
El escándalo de Volkswagen no para de crecer y ahora llega a España

La burda artimaña de la marca, cimentada en la dimisión de su anterior presidente, Martin Winterkorn y suspendiendo de empleo y sueldo a un pequeño grupo de trabajadores en Alemania, a los que responsabilizó directamente de lo ocurrido, no sólo no ha atajado el problema sino que, desde entonces, no ha dejado de crecer. Poco a poco se van conociendo datos que amenaza con hacer temblar los cimientos del gigante alemán y no sólo en su país de origen sino en todo el mundo.

Por un lado, el Grupo Volkswagen ha perdido ya en una semana más de 30.000 millones de euros en su cotización, a cuenta del batacazo bursátil que ha sufrido la compañía germana en el parquet de Frankfurt a causa del escándalo.

Pero por otro, lo que comenzó siendo un problema importante, aunque centrado en el mercado norteamericano -que fue donde se descubrió el fraude- en apenas unos días ha tenido una trascendencia mundial. De EE.UU. el escándalo saltó rápidamente a Europa y cada vez son más países en los que el “Dieselgate” tiene ramificaciones. Alemania, Francia y ahora también España.

Y es que este grave asunto está cobrando fuerza no sólo por el creciente número de coches afectados, cifrado en torno a 11 millones de unidades, sino de las marcas del grupo que se han visto involucradas.

En un principio, las noticias hablaban de que el escándalo afectó únicamente a algunos modelos de la marca Volkswagen y en mucha menor medida, a Audi, y en concreto a un número no muy elevado de unidades de sus modelos A1 y A3. 

Sin embargo, las cifras han empezado a crecer como la espuma y de un número indeterminado de unidades de sus modelos más bajos, se han alcanzado ya 2,1 millones de unidades de modelos tan emblemáticos como el Q3, Q5, TT, A3, A5 y A6,

A partir de ese momento se ha sabido que el fraude ha salpicado también a Skoda, con 1,1 millones de unidades, todas ellos equipados con el ya tristemente famoso motor diésel tetracilíndrico EA 189. 

Pero lejos de pararse aquí, hoy se ha conocido que al menos 700.000 unidades de Seat también se han visto afectadas, de las que más de un tercio se vendieron en España.

El “Dieselgate” ha llegado a España

Así pues, según fuentes de la propia compañía, en España al menos 221.783 unidades de distintos modelos de Seat, comercializadas entre 2009 y 2014, estarían afectadas directamente por el fraude.

El Seat León TDI, uno de los modelos afectados por el "Dieselgate"
El Seat León TDI, uno de los modelos afectados por el “Dieselgate”

Esto ha llevado a que José Manuel Soria, actual Ministro de Industria y uno de los principales artífices del exitoso Plan PIVE, se haya planteado incluso reclamar a la firma española y a su matriz en Alemania la devolución del importe íntegro de todas las ayudas económicas abonadas con fondos públicos para cada uno de los vehículos afectados,

Esto ha llevado a la división española del Grupo Volkswagen a suspender con carácter inmediato la venta de vehículos de las marcas Seat, Volkswagen, Audi, Skoda y Volkswagen Vehículos Comerciales equipados con motores diésel de la familia EA 189.

Asimismo, la asociación de consumidores FACUA ha creado de una plataforma de afectados por el fraude en nuestro país, que, en apenas un par de días de vida, cuenta ya con más de 12.500 afiliados.

Pero por si fuera poco, el sindicato Manos Limpias ya ha presentado una demanda en la Audiencia Nacional contra el anterior presidente de Seat, el alemán Jürgen Stackmann.

Esto podría suponer otro varapalo de importancia para las arcas del Grupo Volkswagen, que ya habría provisionado cerca de 6.000 millones de euros sólo para el pago inmediato de posibles multas e indemnizaciones a cuenta del escándalo.

Una cantidad que, de prosperar las miles de reclamaciones, tanto a nivel particular como a nivel gubernamental, se prevé que empiecen a lloverle a la firma de Wolfsburgo a no tardar mucho, puede resultar insuficiente, además de suponer un golpe económico definitivo para la compañía alemana.

Martin Winterkorn deja la presidencia de Volkswagen debido al escándalo de las falsas emisiones


El escándalo de Volkswagen no deja de crecer y ya se ha cobrado su primera víctima importante, quizás la más relevante de todo este rompecabezas, en la figura del presidente del Grupo, Martin Winterkorn, que ha presentado su dimisión irrevocable.

Dimite Martin Winterkorn como presidente del Grupo Volkswagen
Dimite Martin Winterkorn como presidente del Grupo Volkswagen

El cariz de la situación ha sido de tal calibre que incluso ha tenido que intervenir la Canciller alemana Angela Merkel, ante el descalabro que el gigante germano ha sufrido en lo que va de semana y que ha afectado seriamente a la imagen no ya de Volkswagen sino del sello de identidad “Made in Gemany”.

Por ese motivo, la primera cabeza en rodar ha sido la de su actual presidente que, aunque ha negado su implicación en los hechos, alegando un profundo desconocimiento de las prácticas fraudulentas en su compañía ha decidido asumir la responsabilidad, dimitiendo de forma irrevocable al frente del Consejo de Administración de la firma de Wolfsburgo.

Winterkorn ha presentado su renuncia por escrito, a través de una carta abierta y en la que el ya ex-presidente del fabricante alemán, con el fin de ofrecer a la compañía y a sus clientes un nuevo comienzo, que les devuelva mínimamente la credibilidad ahora perdida por el escándalo.

“Volkswagen necesita empezar de cero… Con mi dimisión, estoy allanando el camino para ello. Como consejero delegado, acepto la responsabilidad por las irregularidades halladas en los motores diésel y, por ello, he pedido al Consejo de Supervisión que apruebe mi cese en funciones como Consejero Delegado del grupo Volkswagen”, aseveró.

“Hago esto por el interés de la compañía pero no ha hecho “nada malo. Me encuentro en estado de shock por los sucesos de los últimos días. Por encima de todo, me siento estupefacto ante la posibilidad de que una mala práctica de esta envergadura sea posible en el Grupo Volkswagen”, añadió Winterkorn.

“El proceso de aclaración y de transparencia debe continuar. Es la única forma para recuperar la confianza. Estoy convencido de que el Grupo Volkswagen y su equipo superará esta grave crisis”, finalizó.

Una indemnización millonaria

Con su salida de la presidencia del Grupo VAG, Martin Winterkorn pone punto final a un corto pero intenso período iniciado en junio de este año al asumir el mando en sustitución del anterior presidente, Ferdinand Piëch, quien también dimitió precisamente por perder un pulso empresarial con el propio Winterkorn.

Un breve lapso de tiempo en el que, sin embargo, el Grupo logró el hito histórico de desbancar a Toyota como el primer fabricante mundial y lograr unos beneficios récord de más de 11.000 millones de euros, que hacían presagiar que el directivo alemán seguiría en el cargo al menos hasta el año 2018.

Ahora, la duda está en la posible indemnización que percibirá Winterkorn por la resolución de su contrato y que, según el medio consultado, estaría entre los 28 y los 60 millones de euros, en base a las normas relativas a los emolumentos de su grupo directivo.

No obstante, tanto el importe como el derecho a su percepción se someterá a estudio por el Comité de Supervisión del Grupo en su próxima reunión debido a que los estatutos de la compañía podrían dejarle sin un solo euro, en caso de que se decida su responsabilidad en el mayúsculo escándalo que le ha costado su puesto.

En todo caso, se trataría de una indemnización acorde al astronómico sueldo de 16,6 millones de euros al año que percibía Winterkorn como presidente del Grupo Volkswagen y que le situaron en el segundo lugar del ranking de directivos mejor pagados de Alemania.

Por último, aún habrá que esperar para saber el nombre del sustituto de Winterkorn al frente del Grupo Volkswagen, pero todas las apuestas sitúan a Matthias Müller, actual responsable de Porsche, un hombre próximo al equipo de Winterkorn.

Escándalo en el Grupo Volkswagen: Mintió en los datos de emisiones de más de 11 millones de coche


El Grupo Volkswagen afronta el escándalo más importante de su historia y quizás, de la historia de la Automoción, al admitir que mintió en los datos de emisiones de al menos 11 millones de sus coches en el mercado norteamericano.

Martin Winterkorn, presidente del Grupo Volkswagen, en el mayor escándalo de la marca
Martin Winterkorn, presidente del Grupo Volkswagen, en el mayor escándalo de la marca

La noticia estalló cuando un portavoz del consorcio alemán admitió haber engañado a la Environment Protection Agency (EPA), la autoridad estadounidense encargada de la protección del Medio Ambiente, a través del falseamiento de los datos de emisiones.

Para ello, el fabricante alemán habría instalado un programa informático en varios de sus modelos de gasoil mediante el cual evitaría poner límtes a las emisiones, superando con creces las tasas de CO2 declaradas en sus respectivas fichas técnicas.

En concreto, la EPA habría detectado el fraude la semana pasada y se lo comunicó el pasado viernes por carta a Volkswagen. Un primer cálculo del regulador norteamericano cifró en nada menos que 482.000 las unidades detectadas con el software oculto, que fueron vendidos entre los años 2008 y 2015.

Los modelos más denunciados fueron las versiones diésel tetracilíndricas de los Volkswagen Golf, Jetta, Passat y Beetle, así como del Audi A3. Modelos que, según la denuncia de la EPA, lanzaban al aire unas emisiones hasta 40 veces más contaminantes de lo permitido.

Sin embargo, aquello no fue más que la punta del iceberg ya que las autoridades de varios países han decidido comenzar sus propias investigaciones, lo que en en apenas unos pocos días ha destapado un escándalo de proporciones colosales, que afecta ya a más de 11 millones de coches en todo el mundo. Y parece que esto no ha hecho más que empezar.

Volkswagen, castigada duramente en la Bolsa

Este escándalo es un varapalo en toda la línea de flotación de la nueva junta directiva, presidida por Martin Winterkorn, que sustituyó a Ferdinand Piech y bajo cuyo mandato se maquinó este engaño masivo.

SIn embargo, y aunque seguramente Piech se verá salpicado por lo ocurrido, todo apunta a que la carrera de Winterkorn al frente del Grupo Volskwagen ha finalizado, apenas unos meses después de empezar.

El Audi A3 TDI del año 2008, uno de los afectados por el fraude masivo de las emisiones
El Audi A3 TDI del año 2008, uno de los afectados por el fraude masivo de las emisiones

En este sentido, la prensa económica germana ya da por hecha la salida del actual Consejo de Administración y la sustitución de su presidente por Matthias Müller, actual responsable de Porsche, prevista para el próximo viernes.

Pero el verdadero golpe ha venido dado por el enorme castigo que los inversores han infligido a Volkswagen en la Bolsa de Frankfurt.

Así pues, en apenas un par de días, el fabricante alemán ha perdido nada menos que un 35% de su cotización en el parquet, lo que se traduce en unas pérdidas de 25.000 millones de euros.

Volkswagen, ante multas récord

Además del enorme descrédito y el evidente deterioro en la imagen de Volkswagen, que se deja sin duda muchos pelos en la gatera de cara al futuro, lo cierto es que el horizonte se le viene encima es demoledor ante el aluvión de demandas que se esperan.

De momento y sólo en EE.UU. la EPA ha anunciado que castigará duramente al fabricante germano. De momento, ha amenazado con imponerle una sanción histórica que podría alcanzar hasta un total de 37.500 dólares (unos 33.600 euros) por coche afectado.

De esta forma, si multiplicamos por 482.000 coches como mínimo, el montante total de la sanción podría alcanzar la cifra récord de 18 millones de dólares, en torno a 16 millones de euros. Y esto sólo en EE.UU.

De hecho, esta millonaria multa pudo ser el detonante para que Volkswagen admitiese en apenas un par de días toda la culpa. Una declaración inculpatoria podría ser la puerta para que la marca germana pueda evitar tan duro varapalo en los juzgados norteamericanos.

Al parecer, la agencia estadounidense habría ofrecido la posibilidad de alcanzar algún tipo de acuerdo extrajudicial que pudiese evitar la dura sanción. Un acuerdo que pasaría en todo caso por la asunción de la responsabilidad y el reconocimiento de los hechos por parte de Volkswagen, algo que el presidente de la marca se habría apresurado a realizar.

“Estamos trabajando con las autoridades competentes en forma conjunta y de manera global con el fin de esclarecer los hechos de manera rápida y transparente”, dijo Winterkorn.

Un poco más escatológico pero igualmente gráfico se mostró Michael Horn, presidente del Grupo Volkswagen en EE.UU, quien entonó el mea culpa:

“La hemos cagado por completo. Hemos sido deshonestos con la EPA, hemos sido deshonestos con el consejo de la Air Resources Board (ARB) de California y, en definitiva, hemos sido deshonestos con todos ustedes”, afirmó Horn.

Desgraciadamente, el problema para Volkswagen está en que esto no ha hecho más que empezar y amenaza con llevarse por delante el prestigio y, lo que es peor, el dinero de la firma alemana.

De momento, algunas de las naciones más importantes en las que el gigante alemán es líder de ventas como la propia Alemania, Francia o España, ya han amenazado con iniciar acciones legales ante la dimensión del fraude, lo que no hace presagiar nada bueno para la firma alemana.