Locos por la Fórmula 1


Desde aquí quiero dar la bienvenida a la blogosfera a los compañeros de Make Marketing que arrancaron el pasado fin de semana su proyecto Locos por la F1.com, la primera red social monográfica de la Fórmula1 y a los que deseamos todos los éxitos en esta andadura.

El objetivo de la red es el de conectar con situaciones como “el percibir, el sentir, el pensar, el actuar y el relacionar” de cada uno de los aficionados a la Fórmula1. Esta propuesta inteligente, innovadora, efectiva, rentable y de alta credibilidad ofrece a los aficionados la posibilidad de crear relaciones personales y de grupo con el fin de intercambiar sentimientos, emociones, pasiones y opiniones sobre la Fórmula1 en una temporada en la que competirán al máximo nivel 3 representantes españoles.

Así pues, locosporlaF1.com nace con la ambición de convertirse en una gran comunidad abierta de usuarios que congregue a personas que compartan su pasión por la Fórmula1.

Una vez que el usuario se registra en la red puede empezar a disfrutar de todos los contenidos, invitar a participar a sus amigos, expresar en su muro o en los grupos sus opiniones, conocimientos y experiencias, compartir imágenes y videos, y otras muchas aplicaciones características de las redes sociales.

Además si lo solicita podrá tener su propio blog dentro de la red sin coste alguno, donde publicar sus experiencias en torno al mundo de la Fórmula1.

Lo dicho, ¡toda la suerte del mundo a Locos por la F1.com!

Recordando viejos tiempos


Hay un viejo aforismo que dice que cualquier tiempo pasado fue mejor y lo cierto es que algo de eso se siente por un “viejo nostálgico” como lo soy yo acerca de lo que era la Fórmula 1 comparándola con la actual en la que juega un papel tan importante la tecnología (a veces muy por encima del propio piloto, como se demostró el año pasado con el campeonato obtenido por Jenson Button, sin ir más lejos).

Qué lejos quedan aquellas máquinas turboalimentadas, con motores salvajes de 800CV sin ayuda electrónica alguna y donde la figura del piloto estaba generalmente por encima de la máquina y donde las manos eran casi lo más importante y el volante, lejos de parecer como ahora un auténtico ordenador portátil, era sencillamente eso: un volante para dirigir de la mejor manera posible esos coches.

Cierto es que hubo un gran punto de inflexión para la Fórmula 1 y fue aquel infausto fin de semana en el circuito de San Marino, en mayo de 1994 cuando perdieron la vida en sendos accidentes el austríaco Roland Ratzenberger y el campeonísimo Ayrton Senna y Rubens Barrichello se salvó por muy poco en otra brutal colisión. Aquel fin de semana no sólo murió una leyenda de la Fórmula 1 como Ayrton Senna sino que la Fórmula 1 de entonces también murió y empezaron a asentarse los cimientos de lo que es la Fórmula 1 actual.

En ese sentido muchas veces me planteo qué habría sido de la Fórmula 1 si no hubieran muerto ambos pilotos ya que a raíz de entonces la preocupación por la seguridad llegó a ser enfermiza, cambiando de raíz el planteamiento de  toda la Fórmula 1, mediante el rediseño de circuitos antiguos (como los míticos Nurburgring o Spa-Francorchamps), la construcción de otros nuevos llenos de escapatorias y puzolanas así como se empezaron a desarrollar coches absolutamente revolucionarios y nuevos mecanismos de seguridad tanto activa como pasiva en coches y pilotos.

Está claro que lo más importante es la seguridad de los pilotos pero me da cierta nostalgia cuando buceo por la Red y me encuentro con duelos míticos como éste, entre Prost y el fallecido Senna, algo que con la estructura de los circuitos, en primer lugar (donde se  ha convertido casi en una heroicidad el hecho de adelantar) y de los propios coches (más seguros pero menos espectaculares) y pilotos (atenazados por tácticas y estrategias conservadoras que han descafeinado y mucho el espíritu de lo que siempre fue la Fórmula 1.

GP de Bahrein: Fernando Alonso vuelve por la puerta grande


Fantástico y por la puerta grande. No se puede calificar de otra forma el retorno de Fernando Alonso a lo más alto de la élite mundial de la Fórmula 1 al vencer ayer en su debut oficial con la Scuderia Ferrari y tras pasar dos años alejado de lo más alto del pódium.

Y es que Alonso ayer disfrutó de una más que cómoda victoria en una carrera en la que los Ferrari hicieron doblete (ya que al asturiano le acompañó su compañero el brasileño Felipe Massa)  y que tuvo al británico Lewis Hamilton como acompañante en el cajón, en tercer lugar.

La carrera discurría sin apenas emoción ya que desde el primer giro se notó la superioridad manifiesta del Red Bull Renault del alemán Sebastian Vettel y de los Ferrari de Alonso y Felipe Massa, rebasado en una maniobra espectacular por el asturiano, que se marcharon abriendo una importante brecha con respecto al cuarto, el alemán Nico Rosberg de Mercedes y al quinto, el McLaren del británico Hamilton y al resto de monoplazas de la parrilla.

Sin embargo, y pese a que la carrera parecía controlada por el alemán, que mantenía una cómoda distancia en torno a los 3-4 segundos con el asturiano y otros tantos con el brasileño, de repente y a falta de 13 vueltas para el final se vio afectado por una avería en el motor, no tan grave como para abandonar pero sí lo suficientemente importante para que tuviera que dejar de luchar por la victoria, siendo rebasado por el asturiano, primero, e instantes después por Massa y hasta por Hamilton, que pudo limar la desventaja que llevaba en relación con el alemán de Red Bull. No pudo ocurrir así, sin embargo, con  su compatriota Nico Rosberg ya que la distancia entre ambos era de tal calibre que el piloto de Mercedes GP, pese a sus esfuerzos, no pudo arrebatarle al final esa cuarta plaza.

A partir de ahí, un monólogo constante de Alonso que demostró estar en plena forma, dominando desde ese momento la carrera con una superioridad casi insultante sobre el resto de pilotos, incluido su propio compañero e impartiendo una clase magistral de regularidad y control sobre su máquina que le sitúa como máximo favorito al título a poco que la mecánica le respete.

En el capítulo de decepciones hay que señalar tres por encima del resto: la del heptacampeón, Michael Schumacher, muy lejos de su compañero Rosberg y siempre muy lejos de los tiempos de cabeza durante todo el fin de semana, la del vigente campeón, el británico Jenson Button, mucho más lento que su compañero Hamilton y al que nunca se le vio cómodo en su nueva montura y por último, el australiano Mark Webber que sufrió de lo lindo para entrar en los puntos y que tuvo constantes problemas de mecánica en su Red Bull Renault, el verdadero talón de Aquiles de la escudería y que le privó de la victoria en el día de ayer.

Por último, decir que los españoles, con la excepción hecha de Fernando Alonso, corrieron una suerte dispar ya que, por un lado Pedro Martínez de la Rosa, de cuyo Sauber se esperaba más el fin de semana, tuvo que abandonar cuando luchaba por entrar en los puntos por un problema hidráulico mientras que, por otro, Jaime Algersuari acabó 13º con su Toro Rosso y tras adelantar nada menos que 5 puestos en salida, en una actuación más que meritoria.

Así pues, la clasificación de la carrera (y de la clasificación general, como es lógico) en sus primeros 10 puestos quedó de la siguiente forma:

1º) Fernando Alonso (Ferrari) – 1:39:20.396

2º) Felipe Massa (Ferrari), a 16,0”

3º) Lewis Hamilton (McLaren), a 23,1”

4º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 38,7”

5º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 40, 2”

6º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 44,1”

7º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 45,2”

8º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 46.3”

9º) Vittantonio Liuzzi (Force India Mercedes), a 53”

10º) Rubens Barrichello (Williams Cosworth), a 1’02”

 

Ferrari desvela nuevas armas


Con el fin de evitar de nuevo aquellas tristes imágenes de las “ruedas voladoras” de los Renault de Fernando Alonso en sendos Grandes Premios y en años distintos (GP de Hungría en 2006 y GP de Europa en 2009) la Scuderia Ferrari ha presentado recientemente el novedoso sistema de sujeción para las ruedas de sus monoplazas que estrenarán precisamente hoy, con motivo de los entrenamientos libres del Gran Premio de Bahrein, que da el pistoletazo de salida a la competición de 2010.

Dicho sistema consiste en la creación de un nuevo eje de la rueda que cuenta con un elemento a cada lado de la tuerca que se queda encajada en su posición cuando el mecánico retira la pistola neumática tras el cambio de ruedas, evitando que en modo alguno la rueda pueda salirse.

Sistema de aseguramiento de tuercas de rueda

Asimismo, Ferrari ha presentado un dispositivo para sus  ruedas, en concreto se trata de un instrumento aerodinámico exclusivo para la llanta, que además es removible y del mismo material que ésta, algo imprescindible para su homologación por la FIA  y que, según indican fuentes de la propia Scuderia, nadie podrá imitar en ningún equipo durante toda la temporada, lo que les dotará de  una fuente adicional de carga aerodinámica a sus coches que les hará más competitivos aún.

Dispositivo aerodinámico exclusivo para las ruedas

La F1 protagonista de los Premios Laureus 2010


Pues sí, amigos, resulta que aún no ha comenzado oficialmente la temporada de Fórmula 1 y Jenson Button y Mercedes GP, en su calidad de heredera como compradora de la extinta Brawn GP, han logrado su primera victoria y esta vez, además, sin necesidad de subirse a su monoplaza ni de emplear un sólo litro de combustible.

Con motivo de la concesión de la última edición de los premios Laureus (considerados como los Oscar del mundo del deporte) y cuya gala de entrega de premios se celebró ayer miércoles 10 de marzo en Abu Dhabi, Jenson Button fue premiado como “Revelación del Año” por la sorprendente consecución de su título mundial el pasado año 2009 a los mandos del aclamado Brawn GP.

De la misma manera, la F1 siguió cobrando gran protagonismo esa noche ya que  la desaparecida escudería Brawn GP se hizo sorprendentemente con el galardón al “Mejor Equipo del Año”, arrebatándole la preciada estatuilla al gran favorito , el F.C. Barcelona de fútbol, que contaba con todos los pronunciamientos a su favor dada su excelente temporada en la que ganó los seis títulos disputados.

Ahora, sólo falta que el bueno de Button, hoy en las filas de McLaren, pueda refrendar ese título y demostrar que lo ocurrido la pasada temporada no fue flor de un día y que su calidad como piloto, en una temporada que se avecina caliente y sobre todo marcada por una gran igualdad a priori entre marcas y conductores, pueda destacar como lo hizo el año pasado sobre su sorprendente montura.

Fórmula 1: La nueva temporada ya está aquí


Efectivamente amigos. Parece que fue ayer cuando corría el pasado mes de septiembre de 2009 y Luca Cordero de Montezemolo, a la sazón mandamás de Ferrari, y Emilio Botín, presidente del Banco de Santander y uno de los banqueros más influyentes del mundo, anunciaban a bombo y platillo la colaboración entre el citado Banco y la Scuderia Ferrari y nos econtramos de nuevo a las puertas del  arranque de un nuevo y apasionante campeonato de F1.

Y qué lejos queda ese momento en el que se vio el sueño cumplido de la inmensa mayoría de los fans de Fernando Alonso que no era otro que verle vestido con el rojo Ferrari y a los mandos de uno de los monoplazas más legendarios del Gran Circo de la F1, algo que se produjo también aquel lejano mes de septiembre de 2009…

Y es que, tras una larga pretemporada, inciada en enero con los tests celebrados en Cheste (Valencia), Jerez y finalmente en Montmeló (Barcelona) la expectación para la presente campaña se ha disparado. Y no sólo ya por el debut de Alonso con la marca del cavallino rampante sino porque por primera vez en muchos años se da la circunstancia de que coincidirán en pista 4 de los 5 últimos campeones del mundo (Button, Hamilton, Alonso y Schumacher) y por el morbo generado por el retorno a la alta competición del “kaiser”, el heptacampeón Michael Schumacher que, con la friolera de 43 años y tras 3 de retiro, ha vuelto de la mano de Mercedes, reciente compradora de Brawn GP, la escudería campeona del mundo del año pasado.

Se presenta sin duda una temporada apasionante,  marcada también por la entrada de nuevas escuderías,  de modo que junto a las ya conocidas (Ferrari, McLaren, Red Bull, Williams, Force India, etc.) se han incorporado otras nuevas marcas como Mercedes, que compró recientemente a los vigentes campeones Brawn GP, la legendaria Lotus, que vuelve tras varios años de retiro a la F1 (con Kovalainen y Trulli en sus volantes) , Virgin y la española Hispania Racing Team. No obstante esta entrada de nuevas escuderías, especialmente en estos tiempos de crisis,  ha motivado que marcas históricas como Toyota o BMW decidieran plantarse y que otras escuderías de nuevo cuño, que si bien contaban ya con licencia para participar en este campeonato, han visto fracasar sus proyectos antes incluso de ver la luz como les ha ocurrido recientemente a USF1 y Campos Meta.

En el primer caso, los norteamericanos directamente no pudieron continuar con su sueño de tener un coche en la parrilla para este año mientras que en el segundo, y tras una serie de vaivenes económico-financieros que han dado incluso con el fundador del equipo, el valenciano Adrián Campos, fuera de su propia escudería, se han presentado recientemente con un proyecto aparentemente sólido para la primera carrera, aunque con muchas dudas acerca de su futura viabilidad, ahora bajo el nombre de Hispania Racing y de la mano del empresario José Ramón Carabante y del fabricante italiano Dallara.

Además, tras los tests realizados por España este invierno, ha quedado de manifiesto que, si bien Alonso y su Ferrari parecen estar un punto por encima del resto (ha sido el mejor en la práctica totalidad de las pruebas realizadas)  la igualdad entre los grandes (Ferrari, McLaren, Red Bull y Mercedes) ha sido la nota dominante en el global de las pruebas, con constantes alternancias en lo más alto con especial mención, aparte de los tiempos del asturiano, a Sebastian Vettel y a Hamilton, muy cerca del español y con Schumacher, Button y Massa aparentemente un paso por detrás del español, el alemán y el británico.

Otra circunstancia que también ha dado una relevancia especial a esta nueva temporada ha sido el baile inusitado de pilotos entre las distintas marcas, marcado sobre todo por el fichaje de Alonso por Ferrari y por el del vigente campeón del mundo Jenson Button por McLaren, que a su vez, dio de baja como segundo piloto al finlandés Heikki Kovalainen.

Asimismo, también cambiaron de volante gente como el alemán Nico Rosberg, que acompañará a Schumacher en Mercedes, Robert Kubica que conducirá para la francesa Renault, en horas bajas tras los escándalos del pasado año, el subcampeón del año pasado Rubens Barrichello, ahora en Williams junto al debutante Nico Hulkenberger. Es de reseñar igualmente  la vuelta al primer plano del veterano Pedro Martínez de la Rosa que, a sus 38 años, por fin verá satisfecho su sueño de poder convertirse en primer piloto, en este caso de Sauber, la heredera de la desaparecida BMW.

Por otra parte, es de reseñar que este año será el año del automovilismo español que no sólo sigue siendo el único país con dos carreras en el calendario (Montmeló y el Circuit de Valencia) sino que por primera vez tendremos a 3 pilotos entre lo más granado del automovilismo mundial ya que junto a Fernando Alonso podremos seguir viendo a  Jaime Algersuari, que continuará al menos un año más en Toro Rosso (con una progresión importante con respecto al año pasado, dicho sea de paso, según se ha podido apreciar en las pruebas de pretemporada) y al citado Pedro Martínez de la Rosa, que ha causado una inmejorable sensación a los mandos de su Sauber y del que esperamos que nos dé más de una alegría a lo largo de esta campaña.

Por último, hay que reseñar los nuevos cambios en la Reglamentación de la presente edición, de los cuales, el más importante y significativo es la prohibición de los repostajes en carrera, algo que no ocurría desde 1993, permitiéndose únicamente la parada en boxes sólo para cambiar neumáticos, lo que en teoría debería dotar de más dinamismo a las carreras y, al mismo tiempo, tratar así de evitar los cada vez más frecuentes adelantamientos en boxes e incentivar los adelantamientos en pista ya que el tiempo que se tardará en las paradas se estima que no sobrepasen los 4-5 segundos.

También ha sido modificado el sistema de puntuaciones, de tal manera que ahora puntuarán los 10 primeros (a diferencia de antaño, donde sólo puntuaban los 8 primeros) y los puntos que se repartirán  irán desde los 25 puntos para el ganador, 18 para el segundo, 15 para el tercero y así sucesivamente hasta 1 punto que se llevará el décimo en discordia.

Por tanto, las espadas ya están en todo lo alto y la suerte está echada para la primera prueba que podremos ver desde el circuito de Bahrein este mismo viernes 12, fecha en la que empezarán los primeros entrenamientos libres. Como es ya tradicional, podremos seguirlas por televisión en directo a través de LaSexta, con los comentarios del consabido Antonio Lobato que contará este año como comentaristas de excepción nada menos que con el piloto probador de Ferrari y compañero de Fernando Alonso, el catalán Marc Gené y al bicampeón de rallies, Carlos Sáinz, que sustituirán en el micrófono a Pedro Martínez de la Rosa.

¡Hagan juego, señores…!