Desmantelan un taller de falsificación de Ferrari y Aston Martin


Ferraris falsos

Una vez más, la realidad supera a la ficción y esa picaresca tan española ha llegado a extremos inigualables con el desmantelamiento por parte de la Policia Nacional de un taller en Valencia que se dedicaba a falsifcar Ferrari y Aston Martin Sí, habéis leído bien. Ferrari y Aston Martn, que se dice pronto.

Este taller, ahora cerrado se dedicaba a recoger coches de gama media y transformarlos en réplicas casi exactas de Ferrari y Aston Martin, que luego revendían a través de dos páginas web por unos 40.000 euros -muy lejos de los los 200.000 euros de media que cuesta uno auténtico- aunque en ocasiones también trabajaban por encargo.

La banda estaba integrada al menos por ocho personas, ahora detenidas, que operaban entre Valencia y Madrid y eran verdaderos expertos en el mundo del tunning. Actuaban de forma prácticamente artesanal en dos talleres en las localidades valencias de Algemesí y Albalat dells Sorells.

Allí se fabricaban ellos mismos las piezas en fibra de vidrio y, como ellos mismos han admitido, rara vez pedían las piezas a las fábricas de Inglaterra o Italia.  Además, disponían de una tienda en la que, por encargo, les elaboraban los logotipos y signos distintivos de las citadas marcas para culminar el proceso de falsificación.

En total, la Policia Nacional se ha intervenido de 19 vehículos, 17 imitaciones de Ferrari -copias de los modelos F430, F 30 Spider y F458– y dos falsos Aston Martin.

Foto: El Confidencial

Anuncios

Desmantelada en Chile una red que se dedicaba a falsificar Lamborghini Countach


lamborghini-countach-falso-chile

El mundo de las falsificaciones ha cobrado tal importancia que abarca ya a prácticamente todos los sectores de negocio. Desde prendas de ropa a relojes de prestigiosas marcas, pasando por gafas de sol, colonias…y ¡hasta los coches!

Acaban de desmantelar en Chile una red que se dedicaba a fabricar Lamborghini Countach, que elaboraban de manera artesanal por medio de una matriz y que luego vendían por 15 millones de pesos chilenos (unos 22.900 euros).

La matriz, ahora incautada por la Brigada Investigadora de Delitos de Propiedad Intelectual de la Policía del país austral, permitía a los falsificadores transformar la carrocería de cualquier coche y convertirlo en un rutilante Lamborghini Countach.

La red, que operaba en un taller clandestino de la localidad chilena de Recoleta, pudo ser detectada gracias a un anuncio en Internet, en el que se vendía un kit para transformar cualquier coche en un Countach. A partir de ese momento, se inició la búsqueda de los sujetos que estaban suplantando la marca y el modelo y, lo más importante, que tenían la capacidad de incluso armar un vehículo nuevo con el chasis del deportivo.

Fue así que se llegó hasta un taller de venta de repuestos donde se detectó la matriz de fibra de vidrio, valorada en más de 300 millones de pesos (aprox. 460.000 euros). Un artilugio capaz de replicar a la perfección el diseño del famoso deportivo y que además sólo se fabrica por encargo.

Los detenidos confesaron que adquirieron la pieza en EE.UU. y que cobraban a sus clientes un precio por coche vendido que oscilaba entre los 22.900 euros, si los falsificadores aportaban todo el material y los 10.700 euros (7 millones de pesos) si el cliente traía el motor.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.