Recordando viejos tiempos


Hay un viejo aforismo que dice que cualquier tiempo pasado fue mejor y lo cierto es que algo de eso se siente por un “viejo nostálgico” como lo soy yo acerca de lo que era la Fórmula 1 comparándola con la actual en la que juega un papel tan importante la tecnología (a veces muy por encima del propio piloto, como se demostró el año pasado con el campeonato obtenido por Jenson Button, sin ir más lejos).

Qué lejos quedan aquellas máquinas turboalimentadas, con motores salvajes de 800CV sin ayuda electrónica alguna y donde la figura del piloto estaba generalmente por encima de la máquina y donde las manos eran casi lo más importante y el volante, lejos de parecer como ahora un auténtico ordenador portátil, era sencillamente eso: un volante para dirigir de la mejor manera posible esos coches.

Cierto es que hubo un gran punto de inflexión para la Fórmula 1 y fue aquel infausto fin de semana en el circuito de San Marino, en mayo de 1994 cuando perdieron la vida en sendos accidentes el austríaco Roland Ratzenberger y el campeonísimo Ayrton Senna y Rubens Barrichello se salvó por muy poco en otra brutal colisión. Aquel fin de semana no sólo murió una leyenda de la Fórmula 1 como Ayrton Senna sino que la Fórmula 1 de entonces también murió y empezaron a asentarse los cimientos de lo que es la Fórmula 1 actual.

En ese sentido muchas veces me planteo qué habría sido de la Fórmula 1 si no hubieran muerto ambos pilotos ya que a raíz de entonces la preocupación por la seguridad llegó a ser enfermiza, cambiando de raíz el planteamiento de  toda la Fórmula 1, mediante el rediseño de circuitos antiguos (como los míticos Nurburgring o Spa-Francorchamps), la construcción de otros nuevos llenos de escapatorias y puzolanas así como se empezaron a desarrollar coches absolutamente revolucionarios y nuevos mecanismos de seguridad tanto activa como pasiva en coches y pilotos.

Está claro que lo más importante es la seguridad de los pilotos pero me da cierta nostalgia cuando buceo por la Red y me encuentro con duelos míticos como éste, entre Prost y el fallecido Senna, algo que con la estructura de los circuitos, en primer lugar (donde se  ha convertido casi en una heroicidad el hecho de adelantar) y de los propios coches (más seguros pero menos espectaculares) y pilotos (atenazados por tácticas y estrategias conservadoras que han descafeinado y mucho el espíritu de lo que siempre fue la Fórmula 1.

Anuncios

GP de Bahrein: Fernando Alonso vuelve por la puerta grande


Fantástico y por la puerta grande. No se puede calificar de otra forma el retorno de Fernando Alonso a lo más alto de la élite mundial de la Fórmula 1 al vencer ayer en su debut oficial con la Scuderia Ferrari y tras pasar dos años alejado de lo más alto del pódium.

Y es que Alonso ayer disfrutó de una más que cómoda victoria en una carrera en la que los Ferrari hicieron doblete (ya que al asturiano le acompañó su compañero el brasileño Felipe Massa)  y que tuvo al británico Lewis Hamilton como acompañante en el cajón, en tercer lugar.

La carrera discurría sin apenas emoción ya que desde el primer giro se notó la superioridad manifiesta del Red Bull Renault del alemán Sebastian Vettel y de los Ferrari de Alonso y Felipe Massa, rebasado en una maniobra espectacular por el asturiano, que se marcharon abriendo una importante brecha con respecto al cuarto, el alemán Nico Rosberg de Mercedes y al quinto, el McLaren del británico Hamilton y al resto de monoplazas de la parrilla.

Sin embargo, y pese a que la carrera parecía controlada por el alemán, que mantenía una cómoda distancia en torno a los 3-4 segundos con el asturiano y otros tantos con el brasileño, de repente y a falta de 13 vueltas para el final se vio afectado por una avería en el motor, no tan grave como para abandonar pero sí lo suficientemente importante para que tuviera que dejar de luchar por la victoria, siendo rebasado por el asturiano, primero, e instantes después por Massa y hasta por Hamilton, que pudo limar la desventaja que llevaba en relación con el alemán de Red Bull. No pudo ocurrir así, sin embargo, con  su compatriota Nico Rosberg ya que la distancia entre ambos era de tal calibre que el piloto de Mercedes GP, pese a sus esfuerzos, no pudo arrebatarle al final esa cuarta plaza.

A partir de ahí, un monólogo constante de Alonso que demostró estar en plena forma, dominando desde ese momento la carrera con una superioridad casi insultante sobre el resto de pilotos, incluido su propio compañero e impartiendo una clase magistral de regularidad y control sobre su máquina que le sitúa como máximo favorito al título a poco que la mecánica le respete.

En el capítulo de decepciones hay que señalar tres por encima del resto: la del heptacampeón, Michael Schumacher, muy lejos de su compañero Rosberg y siempre muy lejos de los tiempos de cabeza durante todo el fin de semana, la del vigente campeón, el británico Jenson Button, mucho más lento que su compañero Hamilton y al que nunca se le vio cómodo en su nueva montura y por último, el australiano Mark Webber que sufrió de lo lindo para entrar en los puntos y que tuvo constantes problemas de mecánica en su Red Bull Renault, el verdadero talón de Aquiles de la escudería y que le privó de la victoria en el día de ayer.

Por último, decir que los españoles, con la excepción hecha de Fernando Alonso, corrieron una suerte dispar ya que, por un lado Pedro Martínez de la Rosa, de cuyo Sauber se esperaba más el fin de semana, tuvo que abandonar cuando luchaba por entrar en los puntos por un problema hidráulico mientras que, por otro, Jaime Algersuari acabó 13º con su Toro Rosso y tras adelantar nada menos que 5 puestos en salida, en una actuación más que meritoria.

Así pues, la clasificación de la carrera (y de la clasificación general, como es lógico) en sus primeros 10 puestos quedó de la siguiente forma:

1º) Fernando Alonso (Ferrari) – 1:39:20.396

2º) Felipe Massa (Ferrari), a 16,0”

3º) Lewis Hamilton (McLaren), a 23,1”

4º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 38,7”

5º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 40, 2”

6º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 44,1”

7º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 45,2”

8º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 46.3”

9º) Vittantonio Liuzzi (Force India Mercedes), a 53”

10º) Rubens Barrichello (Williams Cosworth), a 1’02”

 

Ferrari desvela nuevas armas


Con el fin de evitar de nuevo aquellas tristes imágenes de las “ruedas voladoras” de los Renault de Fernando Alonso en sendos Grandes Premios y en años distintos (GP de Hungría en 2006 y GP de Europa en 2009) la Scuderia Ferrari ha presentado recientemente el novedoso sistema de sujeción para las ruedas de sus monoplazas que estrenarán precisamente hoy, con motivo de los entrenamientos libres del Gran Premio de Bahrein, que da el pistoletazo de salida a la competición de 2010.

Dicho sistema consiste en la creación de un nuevo eje de la rueda que cuenta con un elemento a cada lado de la tuerca que se queda encajada en su posición cuando el mecánico retira la pistola neumática tras el cambio de ruedas, evitando que en modo alguno la rueda pueda salirse.

Sistema de aseguramiento de tuercas de rueda

Asimismo, Ferrari ha presentado un dispositivo para sus  ruedas, en concreto se trata de un instrumento aerodinámico exclusivo para la llanta, que además es removible y del mismo material que ésta, algo imprescindible para su homologación por la FIA  y que, según indican fuentes de la propia Scuderia, nadie podrá imitar en ningún equipo durante toda la temporada, lo que les dotará de  una fuente adicional de carga aerodinámica a sus coches que les hará más competitivos aún.

Dispositivo aerodinámico exclusivo para las ruedas

La F1 protagonista de los Premios Laureus 2010


Pues sí, amigos, resulta que aún no ha comenzado oficialmente la temporada de Fórmula 1 y Jenson Button y Mercedes GP, en su calidad de heredera como compradora de la extinta Brawn GP, han logrado su primera victoria y esta vez, además, sin necesidad de subirse a su monoplaza ni de emplear un sólo litro de combustible.

Con motivo de la concesión de la última edición de los premios Laureus (considerados como los Oscar del mundo del deporte) y cuya gala de entrega de premios se celebró ayer miércoles 10 de marzo en Abu Dhabi, Jenson Button fue premiado como “Revelación del Año” por la sorprendente consecución de su título mundial el pasado año 2009 a los mandos del aclamado Brawn GP.

De la misma manera, la F1 siguió cobrando gran protagonismo esa noche ya que  la desaparecida escudería Brawn GP se hizo sorprendentemente con el galardón al “Mejor Equipo del Año”, arrebatándole la preciada estatuilla al gran favorito , el F.C. Barcelona de fútbol, que contaba con todos los pronunciamientos a su favor dada su excelente temporada en la que ganó los seis títulos disputados.

Ahora, sólo falta que el bueno de Button, hoy en las filas de McLaren, pueda refrendar ese título y demostrar que lo ocurrido la pasada temporada no fue flor de un día y que su calidad como piloto, en una temporada que se avecina caliente y sobre todo marcada por una gran igualdad a priori entre marcas y conductores, pueda destacar como lo hizo el año pasado sobre su sorprendente montura.