Competición

Fernando Alonso vuelve a probar en la IndyCar


Una vez que ya es sabido que Fernando Alonso no seguirá en la Fórmula 1 la próxima temporada, es hora de ir probando nuevos e interesantes retos y el de la Fórmula IndyCar es uno de ellos.

alonso-indycar-2018
Fernando Alonso comentando sus impresiones en el box del equipo Andretti Racing

Tras su agridulce experiencia en las 500 Millas de Indianápolis de 2017, en las que, aunque acabó abandonando por una inoportuna rotura del motor Honda de su monoplaza, ofreció un magnífico rendimiento, el asturiano ha vuelto a subirse a un coche de dicha categoría, de momento para recuperar sensaciones.

El lugar elegido ha sido el circuito de Barber Park en Alabama y el monoplaza elegido ha sido de nuevo un monoplaza del equipo Andretti Racing Honda.

En concreto, Alonso ha probado el coche con el que el estadounidense Ryan Hunter-Ray disputó las 500 Millas de Indianápolis de este mismo año.

Hay que recordar que los monoplazas de la Fórmula IndyCar de este año son muy diferentes a los de la pasada temporada, en la que Fernando Alonso compitió en Indianápolis. En concreto, para este año se han introducido modificaciones especialmente a nivel de aerodinámica que han provocado cambios importantes en la conducción.

Fernando Alonso: “Un día feliz”

Nada más bajarse del coche, Fernando Alonso fue preguntado por sus primeras sensaciones al volante en un trazado tan diferente a los que el asturiano está compitiendo, tanto en la Fórmula 1 como en el Mundial de Resistencia.

alonso-indycar
Alonso disfrutó de su nueva experiencia a bordo de un monoplaza de la IndyCar

“Probablemente mi instinto me diga ruta, porque es a lo que he estado acostumbrado toda mi vida, pero la Indy 500 fue una experiencia increíble, así que me encuentro a un 50/50. Creo que me encanta cómo se siente el coche en un circuito de carretera, pero me encanta la forma en que compites en óvalos, cronometrando los relevos, el tráfico y todas las maniobras de adelantamiento, creo que es un poco más fácil en los óvalos, por lo que en términos de acción, me encantaron las Indy 500”, dijo Alonso.

Por otra parte, Alonso fue preguntado sobre si está listo para afrontar un reto como el cambio a una categoría tan diferente como la Fórmula IndyCar.

En este sentido, el asturiano se mostró muy favorable a disputar a tiempo completo la aventura que dio comienzo en 2017 en las 500 Millas de Indianápolis y que tan buen sabor de boca, pese a todo, le dejó aquella experiencia.

“Definitivamente, sí . Esto ya era algo que estaba buscando el año pasado. Tuve algunas opciones para probar el coche en un circuito de carretera después de aquellas Indy 500. No encontramos el momento, pero este año definitivamente ha sucedido y estoy muy feliz por esto. Me encanta estar detrás de un volante, con un coche nuevo, una nueva experiencia, aprender muchas cosas del equipo, de los ingenieros, de todos… por lo que es un día feliz”, aseguró el español.

Anuncios
Competición

Fernando Alonso, premiado con el Rookie del Año en Indianápolis


Fernando Alonso ha cerrado con broche de oro su participación en Indianápolis, tras ser reconocido con el premio al Rookie del Año, en una ceremonia celebrada tras la carrera.

alonso-indy
Fernando Alonso a su llegada a la ceremonia de entrega de premios de la Indy500

Una decisión que no ha estado, eso sí, exenta de polémica. Si bien nadie discute el enorme empujón a nivel mediático y publicitario que le supuso el desembarco del asturiano, no es menos cierto que, deportivamente, el hecho que el asturiano tuviese que abandonar la carrera por problemas mecánicos (aun cuando estuvo liderándola casi 30 vueltas),  no ha pasado inadvertido para muchos medios y pilotos en territorio americano.

De hecho, una vez conocido el veredicto final de la organización, Sebastien Bourdais, lesionado de gravedad tras su tremendo accidente en los entrenamientos para las 500 Millas mostró su disconformidad con la decisión al considerar que, dado que lo más justo habría sido que lo ganase Ed Jones.

El compañero de Bourdais en el equipo Dale Coyne Racing y natural de Dubai finalizó en tercer lugar a pesar de haber salido 11º.

Competición

Decepción para Fernando Alonso y victoria para Takuma Sato en las 500 Millas de Indianápolis


Aunque había algunas dudas acerca de la posibilidad de que las 500 Millas de Indianápolis pudiesen disputarse ante el riesgo de lluvia, la mítica carrera en el circuito oval se acabó celebrando y, de nuevo, no volvió a decepcionar.

takuma sato-indy500
Takuma Sato, con el tradicional trago de leche de los vencedores de las 500 Millas

Las 200 vueltas al trazado de Indianápolis Motor Speedway nos dejaron una carrera plena de alternativas e incidentes en la que Fernando Alonso rayó a un magnífico nivel.

Rodando siempre en el grupo de cabeza, el asturiano llegó a liderar la prueba en varias ocasiones. De hecho estuvo casi 30 vueltas en cabeza y con un ritmo ciertamente interesante.

Además de esto, Alonso incluso gozó de opciones más que serias para llevarse la carrera, en tanto que tres de sus grandes rivales y favoritos para el triunfo como Scott Dixon, Ryan Hunter-Reay y Alexander Rossi, habían idoo quedando fuera de combate por distintos motivos.

El caso de Dixon fue especialmente dramático. El poleman de la carrera circulaba en la zona delantera cuando, sin comerlo ni beberlo, en la vuelta 53, se encontró de bruces con el monoplaza de Jay Howard, que venía sin control tras golpear el muro de la curva 2.

El impacto fue tremendo y muy espectacular ya que el monoplaza de Dixon salió literalmente volando varios metros hasta impactar violentamente contra las vallas de protección de boxes. A pesar de la espectacularidad del accidente, tanto Dixon como Howard salieron milagrosamente ilesos.

La gravedad del accidente provocó la suspensión de la carrera durante casi 20 minutos, hasta que los comisarios no limpiaron los restos del accidente y restañaron la valla de seguridad, que había quedado detrozada por el impacto.

Tras relanzarse la carrera, Fernando Alonso se situó al frente de la carrera durante numerosas vueltas, en dura pugna con Alexander Rossi y Hunter-Reay, a los que se fueron uniendo tanto Helio Castroneves como Max Chilton.

Con distintas alternativas en cabeza, la llegada de Castroneves al grupo delantero animó bastante la carrera, sobre todo tras el accidente de Buddy Lazier, cuyo Chevrolet se estampó contra las protecciones en la vuelta 122.

indianapolis-500
Fernando Alonso, entre Tony Kanaan,y JR Hildebrand durante la carrera

El piloto brasileño se convirtió, junto a un cada vez más apagado Alonso -que aún así, no bajaba del top 10- en los únicos grandes favoritos, aunque dos pilotos como Takuma Sato y el español Oriol Serviá empezaban a dejarse ver entre los mejores.

El motivo, el abandono de Ryan Hunter-Reay por problemas mecánicos y que Alexander Rossi, que estaba llevando a cabo una gran carrera se vio desplazado al furgón de cola tras un error en su último repostaje.

Un problema con la manguera que debía aprovisionarle de combustible demoró excesivamente su pitstop y el piloto norteamericano se vio relegado al 21º puesto, lo que de facto le dejaba fuera de toda opción al triunfo.

La pelea se animó aún más cuando, a falta de 40 vueltas, Max Chilton se aupó a la cabeza e impuso un ritmo muy alto que le permitió mantener a raya a sus competidores, en especial a Castroneves,

Sin embargo, a falta de 21 vueltas ocurrieron dos circunstancias que cambiaron radicalmente el panorama de la carrera.

En primer lugar, el abandono inesperado de Fernando Alonso por motivos técnicos cuando se disponía a asaltar la cabeza, tras unas vueltas en las que parecía haber perdido comba con los mejores.

Fernando Alonso, durante uno de sus pitstops en Indianápolis
Fernando Alonso, durante uno de sus pitstops en Indianápolis

En segundo lugar, cuando una vuelta más tarde, el  tuvo que volver a pista tras un tremendo accidente provocado por un toque entre James Davison y Oriol Serviá, acabó con ambos coches contra el muro y, lo que es peor, afectando a Josef Newgarden y James Hinchcliffe, todos ellos fuera de carrera.

Una vez relanzada la carrera, a falta de nueve vueltas para el final, se desató un espectacular duelo por el triunfo entre Max Chilton, Helio Castroneves y un desatado Takuma Sato.

Tras varios intentos fallidos, Castroneves y Sato lograron echar el guante a Chilton en la vuelta 194, dejando la pelea en un mano a mano entre el Chevorlet Penske del brasileño y el Honda Andretti del nipón.

A falta de cinco vueltas para el final, Sato logró rebasar a Castroneves y ya no abandonó la cabeza hasta recibir la bandera a cuadros, a pesar de los denodados intentos del brasileño por adelantarlo.

Con su triunfo en Indianápolis y, dado que la carrera tenía como principal aliciente el doble de puntos en la clasificación de la Fórmula IndyCar, Sato se ha aupado hasta la tercera posición de la general, por detrás de Helio Castroneves y Simon Pagenaud.

Además, se convierte en el sexto piloto distinto que gana en las seis carreras que llevamos disputadas en la presente temporada.

Golpes, La Imagen del Día, Vídeos

Imagen del día: Espectacular accidente en el pitlane en la IndyCar americana


El momento de entrar en boxes, especialmente cuando la carrera está apretada, suele se uno de los más peligrosos y en los que más cuidado hay que tener para evitar el trasiego de coches que entran y salen del pitlane.

castoneves-pocono
Espectacular accidente en el pitlane del circuito de Pocono

Sin embargo, hay ocasiones en que las prisas -que siempre son malas consejeras- juegan una mala pasada y provocan situaciones como la vivida este fin de semana en el circuito norteamericano de Pocono (Pensilvania), durante la disputa de la 13ª prueba del campeonato estadounidense de Fórmula IndyCar.

En lo que en la Fórmula 1 sería un Unsafe Release de libro, el monoplaza de Alexander Rossi se trataba de incorporar al pitlane tras realizar su primera parada en boxes.

El  piloto reserva de Manor no se percató de la llegada del coche de Charlie Kimball y ambos se tocaron. En ese momento, el monoplaza de Rossi salió volando literalmente y tras dar una vuelta en el aire, cayó violentamente sobre el coche del brasileño Helio Castroneves, que en ese mismo instante también se estaba incorporando al pitlane.

Afortunadamente y a pesar de lo espectacular del accidente, nadie resultó ileso. Especialmente Castroneves, que vio cómo le caía encima el coche de Alexander Rossi, aunque fue evaluado por los médicos del circuito a causa de una posible lesión leve en una mano.

Vuelve el debate sobre los cockpits cerrados

Este accidente ha reabierto de nuevo el debate sobre los cockpits cerrados ya que, de haber caído unos centímetros más atrás, la cosa podría haber acabado en una auténtica tragedia.

Aun así, Castroneves quiso quitarle hierro a lo ocurrido y, aunque dolorido, se congratuló de las medidas de seguridad de las que, afortunadamente, hoy día están dotados los monoplazas de la Fórmula IndyCar.

“La verdad es que he estado más protegido de lo que parecía. En la IndyCar han trabajado muyduro en la seguridad y se comprobó hoy. Voy a tomar un poco de Advil y seguro que pronto estaré bien”, afirmó el piloto brasileño.

Competición

Max Chilton ficha por el equipo Chip Ganassi Racing de Fórmula IndyCar


El ex piloto de Fórmula 1 Marussia Max Chilton correrá esta temporada en el equipo Chip Ganassi Racing de Fórmula IndyCar.

Max Chilton ficha por el equipo Chip Ganassi de IndyCar
Max Chilton ficha por el equipo Chip Ganassi de IndyCar

El británico, de 24 años de edad, será el cuarto piloto del equipo, compartiendo box con Scott Dixon, Tony Kanaan y Charlie Kimball.

Max Chilton ya tuvo la oportunidad de probar el monoplaza, equipado con motor Chevrolet y volverá a tomar contacto cinco días de pruebas antes de la primera carrera de la temporada, que tendrá lugar en San Petersburgo el próximo 13 de marzo.

“Es como volver a la Fórmula 1, pero con un muy buen equipo. Estoy en el mejor lugar para aprender y hacer el mejor trabajo posible lo más rápido que pueda”, aseguró Chilton.

Por otra parte, el ex-piloto de Marussia se mostró muy optimista ante sus posibilidades de ganar a pesar de ser debutante en la categoría.

“Hay ciertas pistas que van a ser muy difíciles, especialmente los óvalos, en los que no he conducido todavía pero la gente va a entender que es mi primer año. Pero en las pistas que sí conozco que estoy seguro de que podré luchar por algunas victorias y podios”, afirmó.

Scott Dixon, nuevo compañero de Chilton en el equipo Chip Ganassi
Scott Dixon, compañero de Chilton en el equipo Chip Ganassi

A pesar de que su paso por la Fórmula 1 fue corto y con más pena que gloria, lo cierto es que Chilton no descarta un regreso al Gran Circo de cara al futuro, aunque confiesa estar a gusto en esta disciplina.

“Nunca diré que la Fórmula 1 esté descartada. Suponiendo que gano el campeonato IndyCar y que logro una serie de contactos, me encantaría volver porque era mi objetivo final desde que era un niño. Pero hay que ser realistas y seguir adelante”, confesó el británico.

Max Chilton se trasladó a EE.UU. el pasado año para participar en el programa Indy Lights con el equipo Carlin- Una temporada que se saldó con una victoria en el Iowa Speedway y finalizó quinto lugar en la tabla de posiciones.

El dueño y responsable del equipo, Floyd “Chip” Ganassi, se ha manifestado en términos bastante elogiosos hacia la figura del británico, cuya experiencia es un valor añadido para el equipo.

“Max es un piloto joven talento que ha participado en una serie de diferentes disciplinas en muy poco tiempo”, afirmó el responsable del equipo.

“Él aporta una buena cantidad de experiencia a nuestros pilotos y buscaremos integrarle como parte de nuestro equipo de cuatro coches en 2016, haciendo una gran contribución”, concluyó Ganassi.

 

Competición

Muere el piloto Justin Wilson en un accidente en la Indycar


El piloto británico Justin Wison ha fallecido esta noche en el Hospital de Allentown a causa de las gravísimas heridas sufridas en la cabeza a causa de un accidente ocurrido el pasado domingo durante la disputa de las ABC Supply 500, en el circuito Pocono Raceway de Pensilvania, prueba puntuable para el campeonato nacional de la Fórmula Indycar estadounidense.

El piloto británico Justin Wilson muere tras un accidente en la Fórmula Indycar
El piloto británico Justin Wilson muere tras un accidente en la Fórmula Indycar

El accidente se produjo en la vuelta 179 cuando el Dallara del Sage Karam, que lideraba la prueba, chocó contra el muro, desintegrándose en numerosos trozos.

La desgracia quiso que uno de estos fragmentos golpease de forma directa en la cabeza al británico, que venía por detrás entre otros coches, en persecución del entonces líder de la prueba, causándole gravísimas lesiones.

Aparentemente nada hacía prever la tragedia ya que, a simple vista, el único perjudicado por el accidente parecía haber sido Karam. De hecho y, en un primer momento, todas las imágenes se centraron en el monoplaza destrozado del piloto de Pensilvania, destrozado ocupando el centro del trazado.

Sin embargo, poco tardaron las asistencias en percatarse de que, apenas unos metros más adelante, se encontraba inmóvil el monoplaza de Wilson junto al interior de la pista.

Las alarmas se activaron porque, pese a que el coche no tenía aparentes daños estructurales, su piloto permanecía inconsciente e incapaz de reaccionar a los estímulos de los comisarios del circuito, que se habían acercado a atenderle.

Por este motivo, el piloto británico -que el 31 de julio acababa de cumplir los 37 años y pertenecía al equipo Andretti Autosport– fue evacuado rápidamente a un centro hospitalario de la localidad de Allentown, próximo al circuito. Allí ingresó en coma, en estado de extrema gravedad, donde finalmente ha fallecido día y medio más tarde, sin que los galenos hayan podido hacer nada por salvarle la vida.

Curiosamente, la carrera no fue suspendida sino que, tras unas vueltas comandadas por el Safety Car, fue relanzada y finalizó con la victoria del compañero de Wilson en el equipo Andretti, el norteamericano Ryan Hunter-Reay.

El fallecimiento de Wilson se conoció de madrugada por medio de un comunicado  hecho público por la familia del piloto, en el que además de lamentar su pérdida, se refirió a él como “padre cariñoso y marido fiel y un piloto de carreras muy competitivo, respetado por sus compañeros”.

Su hermano, el también piloto Stefan Wilson, publicó otro comunicado en el que mostró su dolor: “Soy incapaz de describir la sensación de pérdida que tengo. Era mi hermano, mi mejor amigo, mi modelo y mi mentor. ¡Era un campeón!”, afirmó.

Una carrera prometedora que le llevó a la Fórmula 1

La trayectoria de Wilson en el mundo de la competición mostró la cara de un joven prometedor pero al que su elevada estatura (1,93) siempre supusieron un lastre para su carrera.

Sus primeros pasos comenzaron en el mundo del karting con tan sólo nueve años. En 1998 fue finalista del premio McLaren Autosport al Mejor Piloto Joven del Año y el año 2000 debuta en la Fórmula 3000 Internacional.

En 2001 logró su primer título al vencer el campeonato europo de dicha categoría y lo hizo además a lo grande, batiendo el récord de diferencia de puntos con respecto al segundo en una temporada, tras tres triunfos y siete podios.

Su enorme talento, a pesar de su estatura, finalmente le llevó a cumplir su sueño de llegar a la Fórmula 1. En 2003, su única temporada en la máxima categoría, Wilson vivió la curiosa circunstancia de que llegar a correr en dos equipos distintos el mismo año.

Debutó con Minardi, con el que corrió 11 carreras del campeonato de ese año, con un 11º puesto (logrado en España) como mejor posición y seis abandonos.

Justin Wilson, a bordo del Minardi PS03 de 2003
Justin Wilson, a bordo del Minardi PS03 de 2003

En vísperas de la 12ª prueba del Mundial, disputada en Alemania, Wilson cambió a Jaguar, escudería con la que corrió las cinco últimas carreras del año, saldadas con tres abandonos, un octavo puesto en EE.UU. y un 13º en la última carrera, en Japón.

A partir de ahí, el piloto británico hizo las maletas en dirección a Norteamérica para tomar parte en las Series Americanas de Le Mans en 2004.

Entre los años 2005 y 2008 participó en la Champ Car para dar el salto definitivo a la Indycar en 2009, donde ha permanecido hasta el momento de su muerte. Además, durante todos estos años, Wilson participó en todas las ediciones de las 500 Millas de Indianápolis, con el quinto puesto logrado en 2013 como mejor resultado.

Por último, también tomó parte en una edición de las 24 Horas de Le Mans (2004) y participó en el campeonato del año 2012 de la V8 Supercar y en la última carrera de la pasada temporada de la Fórmula E, disputada en Londres, con el equipo Andretti.

Descanse en paz.

Competición

Max Chilton, rumbo a la Fórmula Indy Lights norteamericana


Max Chilton se ha cansado de esperar el milagro y ha decidido tirar la toalla en sus esperanzas de volver a la Fórmula 1 y su futuro parece que está justo al otro lado del charco.

Max Chilton hace las maletas y probará fortuna en la Indy norteamericana
Max Chilton hace las maletas y probará fortuna en la Indy norteamericana

El ya ex-piloto de Marussia ha hecho las maletas y se irá a probar suerte en la Fórmula IndyCar norteamericana, de la mano del equipo Carlin, que también va a probar fortuna en EE.UU. De momento, Chilton va a realizar una prueba de tres días en el circuito de Homestead la próxima semana.

Si todo va bien, el británico estaría esta temporada en la Indy Lights, la categoría inferior a la Fórmula IndyCar, con la vista puesta a dar el salto definitivo a la primera línea de la competición norteamericana en 2016.

El joven piloto, de 22 años, se ha mostrado entusiasmado ante este nuevo e importante reto para él y para un equipo como Carlin, en el que ya militó en sus primeros años como piloto. En concreto, en 2009 como piloto de la Fórmula 3 británica y en 2011 y 2011, en la GP2.

“Estoy muy emocionado de estar ayudando a Carlin en su primera experiencia en los EE.UU. Aunque todavía estoy considerando mis opciones para el 2015, el proyecto de la IndyCar representa un desafío interesante y ayudando al desarrollo del equipo en la Indy Lights, puedo mantener todas mis opciones abiertas para estar en la IndyCar en 2016, sobre la base de una base sólida de conocimientos y experiencias”.

Por su parte, el dueño del equipo Trevor Carlin ha manifestado que la experiencia de Max Chilton, tras dos años años en la Fórmula 1, va a suponer un activo para ayudar a acelerar la adaptación del equipo a esta nueva competición en los EE.UU.:

“Estamos muy emocionados de poder embarcarnos en un programa a largo plazo en EE.UU. y tener a Max involucrado en esto desde el inicio nos convertirá en un equipo fuerte. Esta temporada tenemos muchas cosas nuevas que afrontar como equipo y la experiencia de Max servirá de gran valor para eso. Para Max, el 2015 supone una interesante oportunidad para prepararlo para un potencial debut de éxito en la IndyCar en 2016”