Heineken, nuevo socio preferente de la Fórmula 1


f1-heinekenLa multinacional cervecera Heineken se ha convertido en nuevo socio preferente de la Fórmula 1, a través de un importante acuerdo de colaboración firmado con Formula One Management, la empresa gestora de los derechos del Gran Circo.

Este acuerdo dará comienzo esta misma temporada, dando nombre al GP de Italia y se extenderá durante varios años. Además, desde 2017 Heineken se convertirá en la cerveza oficial de la Fórmula 1 y, aunque la imagen de la cervecera holandesa no se verá en los monoplazas, tendrá presencia en distintos eventos, incluyendo tres Grandes Premios aún por determinar.

Asimismo, Heineken y la Fórmula 1 han creado la campaña global “Al conducir, nunca bebas” que incluirá anuncios de televisión, experiencias digitales y eventos públicos de distinta índole.

Por si fuese poco, la multinacional holandesa contará con las figuras de los ex-pilotos David Coulthard y Jackie Stewart como embajadores de sus campañas .

Heineken nuevo socio preferente de la Fórmula 1
Heineken nuevo socio preferente de la Fórmula 1

Con motivo de la presentación del acuerdo, Gianluca Di Tondo, Director Global de Marca de Heineken afirmó: “La Fórmula 1 es más grande que una carrera. Es un evento global. La Fórmula 1 representa una oportunidad única para Heineken para atraer a los consumidores reales y potenciales en los mercados de crecimiento importantes”.

“Esta asociación complementa nuestras plataformas existentes a nivel mundial, lo que nos permite llegar a un gran número de espectadores. 400 millones de espectadores son la tarjeta de presentación de nuestra larga y exitosa relación con la UEFA Champions League, la Copa Mundial de Rugby y la franquicia de James Bond. Nuestra pasión es excitar a nuestros consumidores y traeremos esta pasión a la Fórmula 1“, añadió.

Por su parte, Bernie Ecclestone, CEO de la FOM, dijo: “Heineken es una marca internacional de primera calidad con una reputación estupenda. Estoy muy contento de darles la bienvenida a la familia de la Fórmula. Los dos estamos juntos en la innovación y el disfrute del negocio y espero que éste sea el comienzo de una larga y especial relación. Cuando tomo una cerveza, siempre he sido feliz con una Heineken”.

Anuncios

Melbourne, confirmado en el calendario hasta 2020


El circuito de Albert Park, en Melbourne, acogerá el GP de Australia hasta 2020, merced a la firma de un nuevo acuerdo entre sus organizadores con la Formula One Management (FOM), la empresa gestora de los derechos de la Fórmula 1, propiedad de Bernie Ecclestone.

Habrá Fórmula 1 en Albert Park hasta 2020
Habrá Fórmula 1 en Albert Park hasta 2020

Había ciertas dudas acerca de la continuidad de este Gran Premio ya que el actual acuerdo expiraba el próximo año y su principal organizador, Ron Walker, había negociado un nuevo contrato, pero faltaba la firma del nuevo gobierno del estado australiano de Victoria. Finalmente no ha habido problema y el acuerdo ha sido ratificado y, por tanto, habrá Fórmula 1 en Melbourne al menos hasta el año 2020.

Lo más importante de este nuevo acuerdo es el importante ahorro para los contribuyentes australianos, cifrado en torno a los 35 millones de euros, ya que uno de los organizadores de  esta carrera era el gobierno del Estado de Victoria y el importe en ayudas públicas a la carrera se había desbocado estos últimos años.

Así lo ha confirmado su máximo mandatario, Denis Napthine en una emisora de radio de Melbourne. “Hemos asegurado otro contrato de cinco años para el Gran Premio y hemos cerrado un gran acuerdo para el pueblo de Victoria que es mejor que el actual. El nuevo acuerdo tiene las mismas condiciones que el contrato actual, en el sentido de que será la primera prueba de la temporada, en marzo de cada año”.

Por su parte, Bernie Ecclestone ha felicitado a la ciudad de Melbourne por la firma de este acuerdo, pese a que siempre mantuvo sus dudas sobre la viabilidad económica de este Gran Premio, debido a las enormes diferencias horarias con el prinicpal “mercado” de la Fórmula 1 que es Europa, especialmente en términos de audiencias televisivas.

“Felicito a Melbourne por el excelente modo en el que presenta la Fórmula 1 al mundo”, dijo el mandamás de la Fórmula 1.

El GP de Australia lleva celebrándose en el circuito de Albert Park de forma ininterrumpida desde el año 1996 procedente del trazado de Adelaida, aunque su presencia en el calendario nunca ha estado exenta de polémica.

Por un lado, las protestas de muchas organizaciones ecologistas, que se han quejado del ruido y la contaminación producida por los monoplazas. Por otro, la cuestión más espinosa y que ha puesto en entredicho la continuidad de Albert Park en el calendario ha sido el elevado coste en forma de ayudas públicas, que en 2013 llegaron a 50,67 millones de dólares australianos (algo más de 35 millones de euros).

Esta no ha sido una cuestión baladí, especialmente en un país modélico en su organización económica y que no veía con buenos ojos que el dinero público se pudiese ir en estas cuestiones. Sin embargo y, merced al nuevo acuerdo, el contribuyente australiano se va a ahorrar de forma definitiva ese coste y podrá seguir disfrutando del show del Gran Circo por cinco años más.

 

Dimite Bernie Ecclestone


El magnate británico Bernie Ecclestone, máximo responsable de Formula One Management, la empresa gestora de los derechos de la Fórmula 1 y pieza clave en el desarrollo de la actual competición ha anunciado su dimisión al frente de la citada compañía.

Bernie Ecclestone dimite
Bernie Ecclestone dimite de su cargo directivo en la Fórmula 1

El motivo de esta renuncia no es otro que el hecho de que el veterano directivo, a sus 83 años, va a tener que sentarse en abril en el banquillo de un juzgado de Munich, para responder de la acusación de soborno al banquero germano Gerhard Gribkowsky, por la venta de capital de la Fórmula 1 en el año 2006.

Aunque Ecclestone ha negado los hechos, la junta directiva de la compañía ha admitido su dimisión, según reza en un comunicado hecho público por Delta Topco Ltd., la empresa que gestiona el marketing de la Fórmula 1 y una de las cuatro compañías que forman el grupo inversor propietario de los derechos del Gran Circo.

Asimismo y, aunque se le permitirá continuar en su día a día en lo que se refiere a la gestión interna de los Grandes Premios, la junta directiva le ha relevado de toda responsabilidad ejecutiva, incluyendo la firma de aquellos convenios o contratos que el británico tuviese pendientes, incluso de forma inminente.

“Después de las conversaciones con la junta, el Sr. Ecclestone ha propuesto y la junta ha acordado que hasta que haya concluido el caso,dimitirá como director, con efecto inmediato, abandonando así sus deberes y responsabilidades del consejo hasta que el caso ha sido resuelto”, indicó dicho comunicado.

“La junta directiva considera que lo mejor por el interés tanto de los negocios de la Fórmula 1 como del deporte es que el Sr. Ecclestone siga dirigiendo el negocio, sobre una base del día a día, pero sujeto a una mayor supervisión y control por parte de la junta directiva”, añadió el comunicado.

Por último, concluye la nota indicando que “la aprobación y la firma de importantes contratos y otros acuerdos comerciales deberán ser ahora la responsabilidad del presidente, Peter Brabeck-Letmathe, y del vicepresidente, Donald Mackenzie“.

 

La Fórmula 1 recordó a María de Villota pese a la oposición de la FOM


Pese a la enorme cerrazón de la Formula One Management (FOM) de Bernie Ecclestone y el absurdo y más vil mercantilismo que rodea al Gran Circo, muy reacio a este tipo de homenajes públicos, finalmente la presión de los pilotos de Fórmula 1 tuvo sus frutos y María de Villota fue recordada al inicio del GP de Japón.

Emotivo pero frío minuto de silencio en recuerdo a María de Villota
Emotivo pero frío minuto de silencio en recuerdo a María de Villota

Tras un tenso tira y afloja con la organización, los pilotos lograron su propósito y se pudo guardar un minuto de silencio en memoria de la tristemente desaparecida María, justo antes del Driver’s Parade previo a la carrera.

Sin embargo, amparados en lo estricto del horario y las retransmisiones televisivas, la empresa gestora de los derechos de la Fórmula 1 no permitió que ese emotivo minuto de silencio se pudiese llevar a cabo en la pista, como María hubiese desado y sin duda, merecía. Un feo gesto que demuestra la escasez de sensibilidad que rodea a este mundillo, especialmente en lo que concierne a sus directivos.

Así pues, los 22 pilotos de las 11 escuderías más algunos directores de equipo como Gerard Lopez o Monisha Kaltenborn se reunieron en una pequeña sala del circuito de Suzuka, contigua a la pista.

Allí junto al presidente de la FIA, el francés Jean Todt y al presidente de la Asociación de Pilotos de Grand Prix (GPDA), el español Pedro Martínez de la Rosa, la española María de Villota recibió su merecido tributo. Un merecido pero frío y desangelado tributo.

Por su parte, algunos de los pilotos portaron en sus cascos o en los espejos retrovisores de sus monoplazas la ya inolvidable estrella, que simbolizaba a la brava piloto madrileña. Entre ellos Fernando Alonso, Felipe Massa, Sergio Pérez o los dos Lotus.

Sergio Pérez llevó la estrella de María de Villota en su casco
Sergio Pérez llevó la estrella de María de Villota en su casco

Por último, en referencia al fallecimiento de María, los primeros datos procedentes de la autopsia, revelaron que la muerte se debió exclusivamente a causas naturales. En concreto, todo apunta a un derrame cerebral, derivado de las secuelas del infausto accidente del año pasado. De hecho, no se descarta en absoluto que ese derrame pudiese estar producido por un aneurisma derivado del traumatismo del siniestro de Duxford.

Si a eso le unimos la cantidad de veces que María tuvo que pasar por quirófano para restañar las graves heridas sufridas, entre ellas la que tuvo que soportar a vida o muerte para reducir la fractura de cráneo que sufrió tras el impacto, todo ello ha podido ser el detonante de la dolencia que finalmente acabó con su vida.

La Fórmula 1 volverá a Austria en 2014


El GP de Austria tiene previsto regresar al calendario de la Fórmula 1 en 2014, toda vez que se ha hecho efectivo el acuerdo entre la Fórmula One Management (FOM) de Bernie Ecclestone y Red Bull, en su condición de propietarios del autódromo ubicado en la localidad austríaca de Spielberg

Red Bull Ring
Imagen aérea del Red Bull Ring, que albergará el GP de Austria de 2014

Según se desprende del comunicado hecho público por la compañía austríaca de bebidas energéticas, la carrera se disputará el 6 de julio aunque esta fecha estaría a expensas de su refrendo oficial en la próxima reunión del Consejo Mundial del Deporte de Motor de la FIA, a finales de este año.

De esta manera, el Gran Circo volverá de nuevo a tierras austríacas, un hecho que no se producía desde que el GP de Austria desapareciese del calendario en 2003, toda vez que el proyecto de un nuevo circuito en Spielberg quedase estancado.

Este proyecto cayó en el olvido hasta que el propietario de Red Bull, el austríaco Dietrich Mateschitz, lideró un gran impulso inversor en 2011 que dio pie a la finalización de las obras del renovado circuito de Spielberg, rebautizado entonces como Red Bull Ring.

Desde ese momento, Mateschitz nunca ocultó sus deseos de llevar allí la Fórmula 1 y estuvo muy cerca de lograrlo este mismo año, como sustituto del fallido GP de Nueva Jersey. Sin embargo, aquellas negociaciones no fructificaron y ha habido que esperar un año más para que, por fin, Austria vuelva a disfrutar de las carreras al más alto nivel.

Esperemos, eso sí, no tener que asistir a espectáculos tan bochornosos como el que se vivió en 2002 en el antiguo trazado de Spielberg. En aquella ocasión, Rubens Barrichello tuvo que dejar pasar a su entonces compañero en Ferrari, el alemán Michael Schumacher, justo cuando el brasileño iba a ganar la carrera. Aquel hecho fue tan grave y tan lesivo para la imagen de la Fórmula 1 que, desde ese momento y hasta el año pasado, se prohibieron las órdenes de equipo.

El éxito del GP de EE.UU. supera todas las expectativas


Había muchas dudas sobre cómo iba a responder el público ante el reto de organizar un nuevo Gran Premio, habida cuenta del escaso interés que el Gran Circo ha despertado tradicionalmente en el  siempre difícil espectador medio estadounidense. Y, por qué no, cómo se desenvolverían los pilotos en un circuito de arriesgado diseño como el de Austin.

La historia de la Fórmula 1 está repleta de continuos fracasos comerciales e innumerables desencuentros con el público norteamericano, mucho más “devoto” de otras pruebas de motor típicamente americanas como la Fórmula Indy o la NASCAR.

Por distinta causas, ningún Gran Premio de Fórmula 1 llegó a cuajar en los EE.UU. pese a pasar por numerosos escenarios como Las Vegas, Watkins Glen, Long Island o Detroit entre otros. La última experiencia fue el fallido intento de relanzar el GP de EE.UU. en el mítico circuito de Indianápolis. Sin embargo, su nula repercusión mediática y el espectáculo deplorable de sus gradas prácticamente vacías, descartó la presencia de la Fórmula 1 en el país norteamericano desde el año 2007.

Por eso, la apuesta de Bernie Ecclestone por retornar a territorio estadounidense, pese a los precedentes, era absolutamente arriesgada. Nada de circuitos urbanos, nada de trazados ovales y nada de circuitos al uso. Se apostó por la construcción de un circuito nuevo -para lo cual se le encargó el diseño al afamado Herman Tilke– y en una localidad como Texas, donde la pasión por el motor y la velocidad es algo más que una religión. Además, se tuvo en cuenta la proximidad con la frontera con México, un país absolutamente volcado con el Gran Circo, especialmente desde la irrupción con fuerza de un hombre como Sergio “Checo” Pérez, que es un auténtico ídolo de masas en su país.

Sin embargo, y toda vez que han pasado ya 48 horas desde la celebración de la carrera, se puede decir que el resultado de esta apuesta  ha sido abrumador y ha superado con creces todas las expectativas.

Por una parte, las gradas han estado abarrotadas de público prácticamente durante las tres jornadas de carreras, incluyendo los entrenamientos libres del viernes (más de 250.000 personas habrían pasado por las gradas de Austin, según la organización). Por otra parte, el resultado de la carrera, muy emocionante, nos ha dejado unas bellas estampas en un trazado sencillamente espectacular, muy técnico y a la vez  muy rápido, que ha hecho las delicias tanto de los propios pilotos como de la inmensa mayoría de los directores de las escuderías participantes.

Es más, el primer sorprendido del éxito de la prueba ha sido el propio Bernie Ecclestone, que ha llegado a confesar que incluso creyó que ni siquiera se iba a poder disputar la carrera puesto que hace apenas un año, el trazado ni siquiera estaba construido y la organización se había encontrado con numerosos problemas financieros. Sin embargo, todo salió a pedir de boca.

Sigue leyendo “El éxito del GP de EE.UU. supera todas las expectativas”

Salvados por la campana: Este año será el último en que Valencia sea sede única de un Gran Premio de Fórmula 1 y alternará con Montmeló


Tal y como os contamos en su momento, la grave situación económica que atraviesa la Comunidad de Valencia amenazaba seriamente la disputa del GP de Europa. Por este motivo, las autoridades valencianas se reunieron ayer con un representante de FOM (Formula One Management), la empresa de Bernie Ecclestone que gestiona la organización de Grandes Premios de Fórmula 1.

Sin embargo y, cuando peor pintaban las cosas, finalmente se ha llegado a una solución intermedia que pasará por la disputa del GP de Europa de este año tal y como estaba previsto, el próximo 24 de junio en el Circuito Urbano de Valencia.

La novedad vendrá a partir del año 2013, cuando sólo se disputará un Gran Premio en España, alternándose en su organización los circuitos de Valencia y Barcelona, de modo que en 2013 lo organizaría Barcelona, en 2014 Valencia y así sucesivamente hasta la fecha de vencimiento de los respectivos contratos.

Para ello, el gobierno autonómico valenciano ha optado por la solución más fácil y, quizás, la de menor quebranto para sus arcas. Recordemos que, se celebrase o no el Gran Premio por las calles valencianas, la Generalitat tendría que pagar en torno a los 20 millones de euros en todo caso. Bien, como pago del preceptivo aval exigido por la FOM para poner en marcha la maquinaria organizativa, bien como pago de la indemnización por la cancelación de la carrera.

La urgencia en la reunión (y en la toma de la decisión final) ha venido dada porque el plazo para depositar el aval finaliza mañana y aún no estaba disponible el dinero. Por eso el representante de la Generalitat Valenciana ha prometido al representante de la FOM que antes de esa fecha tendrá el dinero depositado en su cuenta.

Felipe Massa, rodando con su Ferrari por las calles de Valencia en el GP de Europa 2011

Además, según cuenta El Confidencial, se le ha trasladado a Ecclestone la firme promesa de que, en caso de que las cuentas mejorasen en Valencia (algo francamente difícil, dicho sea de paso) no tendrían problemas para renovar su contrato a partir de 2018.

De esta forma, y una vez más, Ecclestone se vuelve a llevar el gato al agua. El magnate británico, que siempre se ha manifestado como poco amigo de celebrar dos Grandes Premios en el mismo país y encima en Europa -un mercado que el magnate británico considera totalmente trillado y agotado- dispondrá a partir del año que viene de una  fecha libre para buscar otro destino, preferiblemente exótico y emergente, al que llevar el Gran Circo y seguir ganando dinero.