GP de Brasil: Lewis Hamilton gana bajo el diluvio y aprieta al máximo el Mundial


Lewis Hamilton ha certificado en Interlagos su noveno triunfo del año, en una carrera marcada por un incesante aguacero que obligó a suspender hasta en dos ocasiones el desarrollo de la prueba, además de causar varios e importantes accidentes.

Lewis Hamlilton, satisfecho tras su noveno triunfo del año
Lewis Hamlilton, satisfecho tras su noveno triunfo del año

La copiosa lluvia, que anegó el trazado del circuito carioca dejándolo casi impracticable durante buena parte de la tarde, fue la gran protagonista del día y nos dejó unas cuantas y emocionantes batallas.

Curiosamente, donde no hubo apenas guerra fue en la lucha por el triunfo. A pesar de los parones, Lewis Hamilton mantuvo en todo momento la máxima concentración y sacó a pasear una vez más su martillo, traducido en una conducción sobre mojado absolutamente magistral, que dejó sin opciones a sus rivales.

Ni siquiera la presencia en pista del Safety Car, desplegado hasta en tres ocasiones, incluyendo la salida neutralizada debido a las pésimas condiciones climáticas, influyó en modo alguno en el pilotaje del británico, que dominó a placer durante todo el fin de semana.

El segundo fue, una vez más, su compañero Nico Rosberg, que aunque ve recortada su diferencia, se aferra al liderato y deja todos los triunfos en su mano de cara al último Gran Premio del año, que se disputará en el trazado de Abu Dhabi.

El Safety Car, protagonista junto a la lluvia del GP de Brasil
El Safety Car, protagonista junto a la lluvia del GP de Brasil

En todo caso, el alemán puede dar por bueno este resultado ya que, en ningún modo, se le notó cómodo sobre el trazado de Interlagos.

Conocidas son las limitaciones de Rosberg en condiciones extremas, algo que hoy se ha puesto nuevamente de manifiesto. El alemán ha pasado un duro trago, materializado en un susto importante cuando dio un trompo que a punto estuvo de dar con su monoplaza contra el muro, lo que habría puesto patas arriba el campeonato.

Además, Rosberg se vio claramente superado tanto en ritmo como en velocidad por el tercero en discordia hoy, Max Verstappen. De hecho, el holandés no tuvo problemas en rebasar en carrera al alemán y, de haber durado un poco más la carrera, lo habría vuelto a hacer en una segunda ocasión.

Sin embargo, el gravísimo error de cálculo en el box de Red Bull, que montó los compuestos de lluvia intermedia cuando las condiciones de la pista no lo recomendaban, obligó a los estrategas de la firma austríaca a volver a llamar a boxes a sus dos coches para volver a montar los compuestos de lluvia extrema.

Esto hizo caer a Verstappen fuera de la zona de puntos pero una remontada absolutamente espectacular en las últimas 10 vueltas le permitió recuperar al menos una más que merecida tercera plaza, de auténtica ley.

Leer más “GP de Brasil: Lewis Hamilton gana bajo el diluvio y aprieta al máximo el Mundial”

Anuncios

Peligra la disputa del GP de Brasil 2017 por problemas financieros


Según informa el portal Motorsport.com, el futuro del GP de Brasil estaría amenazado debido a la existencia de un importante agujero financiero en la organización que ha generado el incumplimiento de una serie de compromisos pactados con la FOM de Bernie Ecclestone.

Interlagos podría quedarse fuera del calendario de 2017
Interlagos podría quedarse fuera del calendario de 2017

En este sentido, el Supremo de la Fórmula 1 ha sido muy tajante y desde Canadá ha afirmado que “este año podría ser la última carrera allí”.

En concreto, la organización de Interlagos, que firmó la continuidad del GP de Brasil hasta el año 2020, se habría comprometido entre otras cosas a reformar la zona de boxes y las instalaciones del paddock, algo que a fecha de hoy aún no se ha producido.

El motivo de no afrontar las obras pactadas se debería a las dificultades financieras de la organización, incapaz de encontrar los fondos necesarios para hacer frente a los compromisos pactados con Ecclestone, a pesar de que en marzo ya ofrecieron un plan de viabilidad que, a fecha de hoy, no se ha terminado de confirmar.

Por ello, Bernie Ecclestone ha expresado sus reservas sobre las posibilidades de que los términos acordados con la organización del GP de Brasil puedan ser respetados y ha advertido de que si aquellas cosas pendientes no se solventan, la carrera se caerá del calendario de 2017.

Sería una auténtica lástima porque Interlagos, hasta hace un par de años, era el tradicional epílogo a las últimas temporadas de Fórmula 1. Además, y por derecho propio, el GP de Brasil se ha convertido ya en un clásico en el calendario desde que comenzó a albergar Grandes Premios el año 1972 de forma ininterrumpida.

Salvo un pequeño paréntesis vivido en la temporada 1978 y entre los años 1981 y 1989, en los que la carreras se trasladaron al circuito de Jacarepagua, el mítico trazado de Interlagos ha sido una cita obligada en el calendario del Gran Circo hasta la fecha.

Una carrera que nos ha dejado carreras para la historia. Las más recientes, la de 2008, donde Lewis Hamilton arrebató el título mundial a Felipe Massa en la última curva o la de 2012, donde Sebastian Vettel estuvo contra las cuerdas frente a Fernando Alonso.

Monisha Kalterborn, harta de Pastor Maldonado


Cada vez son más los directores y pilotos que han mostrado públicamente su malestar hacia Pastor Maldonado, cuya forma de pilotar, siempre al límite, ha costado más de un disgusto sobre el asfalto a sus compañeros.

Momento del accidente entre Maldonado y Ericsson del GP de Brasil
Momento del accidente entre Maldonado y Ericsson del GP de Brasil

La última persona en mostrar su absoluto malestar con el piloto venezolano ha sido la Directora de Sauber, Monisha Kalterborn, quien sufrió en sus propias carnes o, mejor dicho, en las de su pupilo Marcus Ericsson, el excesivo “ardor guerrero” de Maldonado.

Durante la disputa del pasado GP de Brasil el venezolano tuvo un importante encontronazo con Ericsson en la zona de las “S” de Senna. Maldonado entró muy colado por el interior en la primera curva, alcanzando al Sauber del sueco que, tras salir despedido unos metros, acabó trompeando.

Aunque, afortunadamente, el incidente no provocó daños personales ni tampoco daños mecánicos de importancia, el caso es que el sueco tuvo que pasar por el box de Sauber para chequear el estado del monoplaza, arruinando sus remotas posibilidades de puntuar.

Al finalizar la carrera, los comisarios decidieron sancionar a Pastor Maldonado con tres puntos de su licencia y con cinco segundos de penalización.

Sin embargo, la descalificación de Felipe Massa permitió al piloto de Lotus sumar un valioso punto, mientras que Ericsson se tuvo que conformar con un discreto 16º lugar.

Esto ha motivado un enfado importante en el seno de Sauber, en especial de su Directora, Monisha Kalterborn, la cual no se ha mordido la lengua para criticar al venezolano.

“Es muy frustrante. El coche de Marcus era claramente superior al de Pastor pero éste, literalmente, fue el que se dirigió contra Marcus” afirmó una muy molesta Kaltenborn a la revista Autosport.

“¿Qué puedo decir? No es la primera vez que ha estado involucrado en un incidente de este tipo. Empieza a ser muy, muy molesto que, una vez más, haya sido él”, añadió.

“Marcus estaba pilotando bien, ya recuperado de su error en el inicio cuando se salió, hasta que llegó Maldonado por el interior y le pegó”, concluyó la responsable del equipo suizo.

Una carrera marcada por los accidentes

Este incidente ha supuesto la segunda sanción de Maldonado del año por provocar alguna colisión, tras la recibida en Hungría por su accidente con Sergio Pérez.

Sin embargo, su carrera ha estado jalonada por numerosos y, algunos ciertamente peligrosos, accidentes provocados por su agresivo pilotaje.

Una forma de pilotar que, además de un buen puñado de sanciones, entre otras cosas le ha granjeado el apodo de “Crashtor” y protagonizar una web en la que se apuesta por cuándo será el próximo accidente del piloto.

De hecho, el venezolano ostenta el dudoso honor de ser el piloto que más sanciones ha acumulado por su conducción en el mismo fin de semana. En concreto, tres, recibidas durante el GP de Bélgica de 2012

Preguntado por esta fama, absolutamente merecida dicho sea de paso, el piloto venezolano comentó recientemente:

“Yo gané una carrera en la Fórmula 1 con un coche que no era competitivo, compitiendo contra los Ferrari, McLaren y Red Bull. A veces tomas riesgos y cometes errores. Para encontrar el límite tienes que cruzarlo. Creo que yo tengo el coraje para cruzar el límite cada vez. Cuando otra gente choca no es noticia”.

GP de Brasil: Victoria de Nico Rosberg, que se aferra al campeonato


El GP de Brasil de 2014 no pasará precisamente a la historia reciente de la Fórmula 1 como uno de los más divertidos ni emocionantes de los últimos años. De hecho, se puede decir que ha sido una de las carreras más aburridas del campeonato, sólo salvada por el duelo entre Rosberg y Hamilton y alguna batalla a título individual.

Undécimo doblete de Mercedes, con Nico Rosberg hoy en lo más alto del cajón
Undécimo doblete de Mercedes, con Nico Rosberg hoy en lo más alto del cajón

Análisis de la carrera

Pese a la previsión de lluvia intensa mantenida por todos los expertos durante toda la semana, ni hubo agua ni tampoco emoción y todas las previsiones llevadas a cabo en las últimas horas no sirivieron para nada. Si acaso para adivinar el enésimo doblete de Mercedes en la temporada, saldado en esta ocasión a favor de Nico Rosberg.

El piloto alemán tenía ante sí una de las más decisivas pruebas de fuego para evitar que Lewis Hamilton llegase a Abu Dhabi con todos los ases en su manga. Para ello Rosberg tenía que ganar y esperar un descalabro, por pequeño que fuese, de su compañero. Además, el piloto alemán debía desquitarse de los últimos profundos varapalos que Hamilton le había asestado en las carreras de Suzuka, Sochi y Austin, donde demostró estar un peldaño por encima de su compañero.

Finalmente, y pese a que Hamilton se pudo sobreponer a un espectacular trompo a la salida de la curva 4 en la vuelta 28 que le hizo perder casi 10 segundos, Nico Rosberg aguantó el empuje de su compañero y se hizo con un merecido triunfo, aunque tuviera que sudar tinta para lograrlo.

El británico sacó de nuevo su martillo e hizo trizas todos los registros. Con un ritmo endiablado, no sólo recuperó el tiempo perdido sino que puso en un brete todo el último tercio de carrera a su compañero, que se defendió con uñas y dientes y esta vez sí, no dobló la rodilla y se llevó un más que sufrido triunfo.

Magnífico duelo entre los dos Mercedes, saldado a favor de Rosberg
Magnífico duelo entre los dos Mercedes, saldado a favor de Rosberg

Una victoria que, si bien no cambia demasiado las perspectivas del Mundial de cara a la última carrera en Yas Marina, al menos le da un empujón moral y le devuelve la sonrisa ya que los 17 puntos que ahora le separan de su compañero son una barrera salvable dado que la puntuación en el GP de Abu Dhabi será el doble.

Con todo y con eso, Lewis Hamilton tiene el Mundial en su mano ya que, aun repitiendo las posiciones de hoy en Interlagos y, suponiendo que Rosberg venciese, el británico sería campeón de todas formas. Parece casi imposible que nadie, ni siquiera los Williams (los únicos capaces de plantar cara hoy en Brasil a los Mercedes) dan la sensación de evitar un nuevo doblete en la última carrera, por lo que salvo que medie algún accidente o desfallecimiento mecánico, es Lewis Hamilton el que tiene todo a favor para hacerse con su segundo Mundial.

El tercero en discordia hoy ha sido para Felipe Massa. El héroe local se ha llevado el gato al agua tras una inteligente carrera ante el delirio de los aficionados que poblaban las gradas en Interlagos. Contrariamente a lo que en él es habitual, fue capaz no sólo de soportar la presión de aguantar el empuje de su compañero Bottas en la salida sino que además logró remontar magistralmente una sanción de cinco segundos que le impusieron en su primer pitstop por exceso de velocidad en el pitlane.

 

Incluso protagonizó un divertido incidente cuando fue a realizar su segunda parada y se equivocó de box y se metió en el de McLaren en vez de en el suyo.

Por su parte Fernando Alonso trató de firmar algo mejor que su sexta posición final pero en esta ocasión su principal rival en la pista no fue Sebastian Vettel. Ni siquiera Daniel Ricciardo, que partía detrás de él en la parrilla de salida. Su máximo enemigo hoy fue su compañero Kimi Raikkönen.

En plena remontada y cuando trataba de acercarse al Red Bull de Vettel, el asturiano se encontró de bruces con su compañero que, lejos de dejarle pasar, vendió muy cara su derrota. Raikkönen había afrontado la carrera con una casi suicida estrategia de ir a dos paradas, frente al resto que iba a tres.

Fernando Alonso y Kimi Raikkönen, luchando por la sexta plaza
Fernando Alonso y Kimi Raikkönen, luchando por la sexta plaza

Tras su último stint, el finlandés llevaba casi 40 vueltas con el último juego de compuestos duros pero aún así le plantó cara a su compañero, que tardó casi cuatro vueltas en poder rebasarle, perdiendo un tiempo precioso que le impidió luchar por la quinta posición final pero que dejó bien a las claras el estado de mediocridad en el que viven instalados en Maranello desde hace meses.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor del día vino marcado por el enésimo duelo en pista entre los dos Mercedes, quizás lo único que hoy por hoy merezca la pena de este descafeinado Mundial. Tanto Nico Rosberg, rocoso y constante, como Lewis Hamilton, más rápido que su compañero pero al que marcó mucho su error en la vuelta 28, mantuvieron un duelo como siempre espectacular.

Sin embargo, y pese a que el británico rodó al límite, casi un segundo por vuelta más rápdio que su compañero en algunas momentos, dio la sensación que tiró la toalla a falta de cinco vueltas para el final, pensando que tenía más que perder que ganar en caso de tratar un ataque desesperado y sabedor que en Abu Dhabi puede darle el golpe de gracia al campeonato.

También hay que destacar el carrerón de Jenson Button. Aun estando en el disparadero y con todas las papeletas para abandonar McLaren, el británico firmó una de sus mejores actuaciones de la temporada. Llevó la carrera donde y cómo quiso y aunque sabía que la tercera plaza era inaccesible, supo apretar los dientes en los momentos adecuados y aprovecharse de una inteligente estrategia en boxes, que le permitió ganar un par de puestos a la postre decisivos.

Jenson Button protagonizó una gran carrera hoy en Interlagos
Jenson Button protagonizó una gran carrera hoy en Interlagos

Por supuesto que no podemos olvidarnos de Felipe Massa. El brasileño es un habitual de esta sección desde hace años y por lo general, siempre desde el punto de vista negativo. Sin embargo hoy ha realizado una actuación soberbia, aprovechando hasta el último centímetro cúbico del motor Mercedes de su Williams y, pese al jarro de agua fría de su tempranera sanción, logró sobreponerse y ganar en la pista, con un ritmo infernal, lo que había perdido en el pitlane.

El último stint del carioca fue memorable y nadie estuvo a su altura y, tras acomodarse en la tercera posición, supo correr con inteligencia para que sus perseguidores no pudieran darle alcance, habida cuenta que resultaba imposible pensar en cotas mayores.

Por último, hay que destacar la vuelta a los puntos de Nico Hulkenberg. El alemán estuvo en un tris de hacer la machada de acabar con sólo dos paradas. De hecho, durante una buena parte de la carrera estuvo en el grupo de cabeza. Sin embargo, el desgaste fue excesivo y acabó hundiéndose y tuvo que hacer una tercera parada no prevista.

Aun así, Hulkenberg acabó octavo y pisándole los talones a Raikkönen y mostrándose mucho más rápido que su compañero, que parecía haberle tomado la medida este último tercio de temporada.

Felipe Massa realizó una excelente carrera, finalizando en tercera posición
Felipe Massa realizó una excelente carrera, finalizando en tercera posición

Lo peor del día tuvo marcado color azul. Por un lado, el de Daniel Ricciardo. No sólo por el abandono, el primero desde el GP de Malasia en el mes de marzo, sino porque se le vio muy gris todo el fin de semana. Sin ritmo y sin la alegría al volante tan característica del piloto aussie, Ricciardo estuvo vagando toda la carrera en la zona media del pelotón hasta que en la vuelta 39, rompía la suspensión de su RB10 y tenía que decir adiós antes de tiempo.

También fue para olvidar la carrera de los dos Toro Rosso, que vivieron una auténtica debacle que les dejó una vez más fuera de los puntos. Un importante paso atrás en la escudería de Faenza, que parecían haber resurgido tras los buenos resultados de Jean-Eric Vergne en las últimas carreras.

Les falló el ritmo pero también la estrategia, en especial a Daniil Kvyat. Lo del ruso es especialmente curioso ya que, desde que se supo que iba a ocupar el lugar de Vettel en Red Bull no ha levantado cabeza. Pese a que hoy lo intentó y, como Hulkenberg, también trató de ir a dos paradas, finalmente se acabó hundiendo y fue superado por casi todos sus rivales hasta quedar fuera de la zona de puntos.

Todo le salió mal a Valtteri Bottas, que acabó hundido en la 10ª plaza
Todo le salió mal a Valtteri Bottas, que acabó hundido en la 10ª plaza

Muy decepcionante la carrera de Valtteri Bottas. El finlandés, que partía cuarto, adoleció de graves problemas de degradación, en especial en su segundo stint que le impidieron aprovechar la sanción de su compañero. Además, su segunda parada sufrió un problema con su cinturón que le hizo perder toda su ventaja. Cuando se reincorporó a pista había perdido varias posiciones lo que, unido al excesivo graining de sus compuestos más duros, le dejaron rápidamente fuera de la lucha con los mejores.

Tampoco fue el día de los Lotus. Pese a la buena imagen ofrecida en EE.UU., donde Maldonado sumó sus primeros puntos de la temporada y con una buena carrera de Grosjean, hoy han vuelto a ofrecer su peor versión. El venezolano no dio más de sí y, aunque lo intentó todo (fue el primer piloto en entrar en boxes en carrera, en la séptima vuelta) se quedó fuera de los puntos, en la 12ª plaza, mientras que su compañero tuvo que abandonar por problemas en la unidad de potencia.

Por último, muy decepcionante la carrera de Sergio Pérez. El mexicano estuvo lento, sin ritmo y, sobre todo, muy nervioso, lo que le llevó a cometer varios errores que le relegaron casi al final de la clasificación, mostrando una imagen penosa que, sumado al abandono en EE.UU., comprometen su posible renovación por Force India de cara a la próxima temporada.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Después de 71 vueltas al trazado de Interlagos, la carrera finalizó así:

1º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), en 1h 30′ 02”

2º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 1,4”

3º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 41”

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 48,6”

5º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), a 51,4”

6º) Fernando Alonso (Ferrari), a 1’01”

7º) Kimi Raikkönen (Ferrari), a 1’03”

8º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 1,04”

9º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), 1’10”

10º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes),  a una vuelta.

Nico Rosberg, feliz tras firmar su quinto triunfo de la temporada
Nico Rosberg, feliz tras firmar su quinto triunfo de la temporada

En lo que se refiere al Campeonato del Mundo de Pilotos, las cosas se han apretado un poco más entre Lewis Hamilton, que sigue comandando el campeonato y Nico Rosberg, su único rival del año. Sólo 17 puntos les separan.

Una distancia que en condiciones normales sería un mundo pero dadas las especiales características del último Gran Premio del año en Abu Dhabi, puede dar lugar a todo tipo de combinaciones, por más que sea Hamilton el máximo favorito.

Por detrás, no hay cambios salvo que Daniel Ricciardo pese a su abandono se ha garantizado matemáticamente su tercera posición y que Sebastian Vettel está ahora por delante de Fernando Alonso en la cuarta plaza.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 334 puntos

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 317 puntos

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull) 214 puntos

4º)  Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 159 puntos

5º) Fernando Alonso (Ferrari), 157 puntos

6º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 156 puntos

7º) Jenson Button (McLaren Mercedes), 106 puntos

8º)  Felipe Massa (Williams Mercedes), 98 puntos

9º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), 80 puntos

10º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes), 55 puntos

Mercedes ha pulverizado todos los récords en el Mundial de Constructores
Mercedes ha pulverizado todos los récords en el Mundial de Constructores

En lo relativo al Mundial de Constructores, hay que reseñar que, con independencia de lo que ocurra en Yas Marina en dos semanas, Mercedes ha pulverizado ya el récord de puntos por temporada que había logrado Red Bull el pasado año.

La marca de 596 puntos logrados por el equipo austríaco en 2013 parecía una cantidad imbatible pero sólo ha durado un año. Un año marcado por la superioridad insultante de Mercedes sobre el resto y que nadie, ni siquiera Red Bull, ha podido contrarrestar de ninguna forma.

Por otra parte, y con todo prácticamente decidido en los tres primeros lugares, sólo falta por dilucidar el duelo entre Ferrari y McLaren por la cuarta plaza final.

De momento, son los de Maranello los que cuentan con una importante ventaja aunque el estado de forma de la escudería de Woking, que ha renacido de sus cenizas tras el GP de Japón, puede poner en aprietos al equipo italiano

1º) Mercedes AMG, 651 puntos

2º) Infiniti Red Bull, 373 puntos

3º) Williams Mercedes, 254 puntos

4º) Ferrari, 210 puntos

5º) McLaren Mercedes, 161 puntos

 

Imagen del día: La evolución de los coches de Fórmula 1, un juego de niños


Resulta difícil explicar en cuatro líneas cómo ha ido evolucionando la Fórmula 1, desde sus orígenes por los años 50 hasta nuestros días.

Por eso, y como una imagen vale más que mil palabras, este vídeo nos viene al pelo para que, en apenas un vistazo y en tan solo minuto y medio, podamos ver cómo han cambiado los monoplazas en algo más de 50 años.

Con la excusa de simular un GP de Brasil con dos coches de juguete, algo parecido al mítico Scalextric, un niño echa a correr dos miniaturas de un Ferrari de Alberto Ascari y un Mercedes de Juan Manuel Fangio. El resultado, además de espectacular por lo logrado, es altamente representativo de la evolución de los coches de competición durante todos estos años.

GP de Brasil: Nueva victoria y récord para Sebastian Vettel en el adiós de Mark Webber a la Fórmula 1


El GP de Brasil echó el telón a una temporada de la única forma posible, con la victoria de Sebastian Vettel, en una nueva demostración de fuerza y pilotaje del que, ahora sí y de forma oficial, se ha convertido por derecho propio en el tetracampeón más joven de la historia de este deporte.

El podium del GP de Brasil, con los tres mejores pilotos del año
El podium del GP de Brasil, con los tres mejores pilotos del año

Por si fuese poco, el alemán lo ha hecho de la mejor forma posible. Con su victoria en Interlagos –el noveno consecutivo- y nuevamente por aplastamiento, Vettel ha dejado aún más lejos e inaccesible el récord de victorias consecutivas en una temporada , e igualando el récord de victorias en una misma temporada (13), que hasta la fecha ostentaban Michael Schumacher y Alberto Ascari.

Si descontamos la lucha por la victoria, que no existió, sí que es cierto que la carrera, como suele ocurrir en este circuito brasileño, no estuvo exenta de emoción e incluso de polémica. No tanto en la lucha por el pódium, cuya batalla quedó prácticamente sentenciada a partir de la mitad de la carrera, sino por el resto de plazas que daban derecho a los puntos.

Una batalla marcada por la igualdad, por constantes adelantamientos, la amenaza constante de un enorme aguacero –que nunca se produjo-  y, sobre todo, por dos polémicas decisiones de los comisarios, saldadas con sendos drive through (Massa y Hamilton) que alteraron el orden final de la carrera.

La carrera tuvo además dos notas francamente emotivas. La primera, la vuelta de honor de Mark Webber en su despedida de la Fórmula 1, ya sin casco ni guantes y disfrutando del siempre bullicioso público brasileño. La segunda, los espectaculares “donuts” llevados a cabo por el ídolo local, Felipe Massa, ante su público y en su última carrera con Ferrari. Tanto uno como otro, sobre todo el australiano, se llevaron no sólo el calor del público sino también el de sus compañeros en su retirada.

Eso sí, Mark Webber se despidió de la mejor manera posible, en segundo lugar y detrás de su compañero Vettel y escoltado en el pódium por uno de sus mejores amigos en el paddock, el español Fernando Alonso, que finalizó tercero tras una gran carrera.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó de forma sorprendente, con una magnífica salida protagonizada por los dos Mercedes. Por un lado, Nico Rosberg logró rebasar a Sebastian Vettel, que salió francamente mal y, por otro, Lewis Hamilton, que adelantó a un muy agresivo Fernando Alonso. El español, protagonista junto a Vettel de sendas clases magistrales sobre el agua en la jornada de calificación del sábado, se vio encerrado por el Mercedes del británico.

Rosberg, adelantando a Vettel en la salida
Nico Rosberg, adelantando a Sebastian Vettel en la salida

Sin embargo, y como dice el refrán, poco iba a durar la alegría en casa del pobre porque apenas una vuelta fue lo que le duró el liderato a Rosberg. Su compatriota Vettel no tardó mucho en sacar las uñas y despedazar en apenas un giro todos los cronos y, tras marcarse una vuelta de “manual”, rebasó sin apenas esfuerzo al Mercedes del rubio piloto germano en la recta de meta.

A partir de ahí, el tradicional monólogo de Vettel al volante. Su típico despliegue de fuerza, con tres o cuatro vueltas sensacionales, que le permitieron ganar un cómodo colchón de cinco segundos sobre sus perseguidores.

Curiosamente, los dos Mercedes pronto empezaron a hacer agua de forma extraña. El primero en acusar el desgaste fue Hamilton. El británico, que se encontró prácticamente desde el mismo momento de la salida con el Ferrari de Alonso pegado a su alerón, no fue rival para el español, que se deshizo de Hamilton en apenas una vuelta.

Por su parte, Rosberg empezó a sentir la presión del piloto español, que traía tras de sí tanto a Mark Webber como a un desatado Felipe Massa. El brasileño, muy motivado en su última carrera con Ferrari y ante su público, protagonizó una magnífica salida, que le permitió escalar cuatro puestos, situándose quinto, justo por detrás del Red Bull del australiano.

Paralelamente y, mientras Alonso achuchaba a Rosberg, el motor de uno de los favoritos, el Lotus de Romain Grosjean decía adiós en la vuelta 4, dejando tras de sí una espesa humareda blanca procedente de su motor.

Como era de esperar, Mark Webber, que venía con mucho más ritmo que el resto, empezó a enseñar los dientes y poco a poco, fue quitándose rivales de en medio. El de ellos fue un decadente Nico Rosberg, de quien Fernando Alonso había logrado desembarazarse en la vuelta 4 y en la vuelta 13, el propio piloto asturiano era víctima del australiano, ante cuyo ímpetu poco o nada pudo hacer para defenderse.

Vettel, adelantando a Rosberg tras la primera vuelta
Vettel, adelantando a Rosberg tras la primera vuelta

Así las cosas, con Sebastian Vettel liderando con más de seis segundos ya sobre su compañero y otros tantos sobre Fernando Alonso, el pódium parecía ya más que asegurado para estos tres hombres. Otra cosa distinta era la lucha desde el cuarto puesto en adelante.

Nico Rosberg, que en la vuelta 10 se quejaba amargamente de graining en sus ruedas, cedió su puesto ante Lewis Hamilton y, poco más tarde, ante Felipe Massa, que seguía deleitando a su parroquia con la que parecía su mejor carrera del año.

Tras 25 vueltas, finalizado el primer carrusel de paradas y con la amenaza cada vez mayor de un tremendo aguacero, las cosas seguían más o menos como al principio, aunque con una salvedad. Esto es,  Sebastian Vettel seguía paseándose por el asfalto brasileño, con más de 10 segundos de ventaja sobre Fernando Alonso, que ahora era segundo, por delante de Webber.

El piloto español logró ganarle la posición al australiano en el pitstop. Sorprendía el buen ritmo del Ferrari pero, como le ocurrió a Rosberg con Vettel al principio de la carrera, no le iba a durar mucho la alegría al español. Con Webber como una sombra del asturiano, tras dos vueltas de asedio, el Ferrari tuvo que ceder ante el empuje del Red Bull.

Aunque el español se trató de revolver, poco a poco el australiano fue metiéndole tiempo al Ferrari hasta abrir una cómoda diferencia cercana a los dos segundos largos, volviendo las aguas a su cauce, con los Red Bull copando las dos primeras posiciones, seguido de Fernando Alonso, sin muchos visos de poder acercarse.

Sin embargo, donde iba a haber espectáculo y del bueno sería en la lucha por la cuarta plaza en adelante. Así pues, la pelea por los puntos entre Mercedes y Ferrari por el subcampeonato del Mundial de Constructores se puso francamente interesante.

Espectacular el duelo entre Felipe Massa y Lewis Hamilton en Interlagos
Espectacular el duelo entre Felipe Massa y Lewis Hamilton en Interlagos

Con Nico Rosberg cada vez más lejos de los puestos de delante, el duelo por la cuarta plaza entre Felipe Massa había sacado petróleo de su pitstop, al lograr ponerse por delante de Lewis Hamilton. El británico, ciertamente enrabietado por haber perdido su posición, se pegó al brasileño como una lapa y comenzó a hostigarle.

El problema para el brasileño es que instantes atrás, durante su parada en boxes, fue detectado por los comisarios pisando una línea blanca prohibida. Una línea para la que, precisamente esta semana, en la reunión previa de pilotos y comisarios, se estipuló expresamente que en caso de ser pisada, sería motivo de sanción. Y así fue.

En la vuelta 32 le llegaba a Massa por radio la noticia de que había sido sancionado con un drive through por pisar la citada línea, ante la indignación del piloto brasileño que sólo acertaba a exclamar “¡increíble, increíble!”

Finalmente y, tras tres vueltas en las que trató de ralentizar todo lo que pudo a Lewis Hamilton para que no se acercase demasiado a su compañero, Massa rindió su último gran servicio al equipo y se retiró en la vuelta 35 a cumplir su sanción. El brasileño cayó a la novena plaza y dijo adiós a cualquier remota opción de subirse al cajón en su última carrera vestido de rojo.

Con las cosas normalizadas, hubo que esperar a la segunda tanda de paradas para ver algo más de movimiento en la carrera. De nuevo con la posibilidad de descargar un enorme chubasco, la situación no había cambiado demasiado, al menos entre los cinco primeros, aunque sí con movimiento en las últimas plazas que daban derecho a puntos.

Sin embargo, en la vuelta 49 esa tranquilidad se vio alterada por un incidente bastante serio que tuvo como protagonistas a Lewis Hamilton, octavo en ese momento tras su último pitstop y Valteri Bottas, que peleaba como gato panza arriba con Hulkenberg y el propio piloto británico por entrar en los puntos.

Al final de la recta principal, el Mercedes de Hamilton rodaba sin aparentes problemas por delante del Williams de Bottas pero, extrañamente y pese al espacio que había en la pista, ambos monoplazas se tocaron. No fue nada espectacular sino que, simplemente, la rueda trasera izquierda del monoplaza de Hamilton se rozaba con la trasera izquierda de Bottas y se produjo el reventón de ambos neumáticos.

En el incidente, la peor parte se la llevó el Williams ya que Bottas perdió el control del coche y se salía tras un enorme trompo. Por su parte, el Mercedes sin rueda logró llegar hasta boxes pero tenía que despedirse de las opciones de acercarse a Alonso y luchar por la tercera plaza.

Pero es que, por si fuera poco, esta acción fue castigada por los comisarios con un polémico drive through, a mi modo de ver excesivo, que el británico tuvo que cumplir en la vuelta 53, sepultando definitivamente todas las opciones.

En ese mismo momento, en Red Bull cometieron un error de bulto a la hora de planificar su última parada que a punto estuvo de provocar un vuelco importante en la clasificación y echar por tierra el trabajo de todo el día.

Webber entraba a cambiar sus neumáticos sin aparentes problemas. Sin embargo, ninguno de los mecánicos se había percatado de que también habían llamado a boxes a Vettel. Por eso, cuando salió Webber y mientras Vettel hacía cola pacientemente, nadie había preparado los neumáticos para el alemán, que perdió más de seis segundos hasta que le pudieron montar su último juego de gomas.

Caótico pitstop en Red Bull con Webber y VettelCaótico pitstop en Red Bull con Webber y Vettel
Caótico pitstop en Red Bull con Webber y Vettel

Afortunadamente, el amplio colchón de tiempo que atesoraba el alemán le permitieron salir en cabeza pero con menos de seis segundos de diferencia sobre su compañero, que para más “inri”, tenía pegado a su espalda al Ferrari de Fernando Alonso, en absoluto estado de gracia.

De hecho, se abrió una ventana para la esperanza cuando el asturiano logró de una tacada dos vueltas rápidas de forma consecutiva que le situaron al rebufo del sorprendido Red Bull de Mark Webber y a una diferencia razonable, al menos para soñar, con respecto a Sebastian Vettel, absolutamente desconcertado tras su infame parada.

Sin embargo, aquello no fue más que un espejismo ya que tanto Vettel como su compañero Webber comenzaron a apretar de lo lindo y, en apenas unas pocas vueltas, lograron poner pies en polvorosa, dejando al español en tierra de nadie, a más de 15 segundos de un sorprendente Jenson Button, que bastante tenía con mantener a raya a Nico Rosberg y a su compañero Sergio Pérez, que luchaban a brazo partido por la quinta posición.

Quizás por ese motivo y, cuando tímidamente empezaron a caer las primeras gotas de lluvia sobre el asfalto, la gente optó por no apretar mucho más y dejar las cosas como estaban. Sólo Lewis Hamilton, que logró meterse de nuevo en los puntos, apretó los dientes, aupándose hasta la novena posición, tras una bonita lucha con Daniel Ricciardo.

Las últimas vueltas nos dejaron el susto de Charles Pic, que rompía la suspensión de su Caterham en plena cuesta arriba y a la entrada de una curva, que hizo temer por la salida de un Safety Car que afortunadamente no se produjo.

Por último, pudimos asistir al enésimo incidente en carrera de Pastor “Kamikaze” Maldonado, cuya última víctima del año fue Jean-Eric Vergne, en una acción ciertamente más sancionable que el incidente entre Hamilton y Bottas.  El piloto caribeño se llevó por delante al francés,en una  acción absurda, al tratar de cerrarle el paso en la entrada a una curva y en la que el piloto de Toro Rosso tenía perfectamente ganada la posición. Afortunadamente para Vergne, cuyo monoplaza no resultó dañado, el peor parado fue el propio Maldonado, que acabó trompeando, aunque logró enderezar la situación y finalizando la carrera sin más trámites.

De nuevo Vettel deleitó al público con unos espectaculares "donuts"
De nuevo Vettel deleitó al público con unos espectaculares “donuts”

La última vuelta fue un auténtico paseo, no ya para Vettel sino para Mark Webber. “Es tu última vuelta como piloto de Fórmula 1, disfrútala”, le dijeron por radio sus ingenieros y a fe que lo hizo. Disfrutando de cada metro, paladeando cada centímetro del trazado, el australiano acabó segundo y su vuelta de honor, tras recibir el preceptivo banderazo a cuadros fue una fiesta.

Se despojó de sus guantes, se quitó el casco y, como si estuviese en un descapotable, se dedicó a saludar a un público que le correspondió afectuosísimamente, tal y como se merece todo un caballero como él.

Finalmente y, ya en el parque cerrado, tras un poco afectuoso saludo entre él y Vettel y recibir el cariño de su equipo y el de su amigo Fernando Alonso, se convirtió en el protagonista del pódium, donde fue literalmente bañado en champán. Un digno colofón para un tipo que será recordado no sólo como el que fue compañero de Sebastian Vettel sino como una magnífica persona.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, sin ningún lugar a dudas, viene dado por la calurosa despedida de Mark Webber. El australiano puso punto final a una exitosa carrera, con más de 200 carreras a sus espaldas, de la mejor forma posible, en el cajón y llevándose al menos el premio menor de la vuelta rápida en carrera.

Lástima que Webber tuviese hoy por delante en el pódium a un extraterrestre como Sebastian Vettel. Un tipo hoy por hoy, inaccesible tanto en mecánica como en pilotaje y que demostró que es el mejor no sólo en seco sino también en mojado.

Webber, pilotando su Red Bull ya sin casco ni guantes, tras acabar la carrera
Webber, pilotando su Red Bull ya sin casco ni guantes, tras acabar la carrera

En este sentido hay que decir que la vuelta que se despachó en la jornada del sábado bajo un aguacero importante fue como para quitarse el sombrero y para hacer creer a los que todavía  descreídos, que estamos ante un piloto de leyenda.

También hay que hacer mención especial al coraje y la combatividad, una vez más, de Fernando Alonso, otro que dio una magnífica lección de pilotaje en mojado en la jornada del sábado y el único capaz de estar a la altura de los dos Red Bull en carrera.

Para él no hay carreras tranquilas ni de mero trámite. De hecho él ha sido el gran animador mientras que sus neumáticos aguantaron, exprimiendo hasta el último caballo de potencia de su Ferrari para lograr un más que merecido pódium.

Por último, hay que destacar que por fin los McLaren han estado cerca del pódium y los dos MP4-28 han sido mínimamente competitivos. En especial Jenson Button, que a la chita callando y sin hacer demasiado ruido, logró llevar su monoplaza a la cuarta plaza.

Jenson Button, luchando a brazo partido con Nico Hulkenberg
Jenson Button, luchando a brazo partido con Nico Hulkenberg

También rayó a gran altura su compañero, Sergio Pérez, tan agresivo como de costumbre, en su lucha por la quinta posición a punto estuvo de dar caza a Nico Rosberg e igualar su mejor resultado este año.

La cruz de esta carrera ha venido del lado de Mercedes. Pese a una gran calificación el sábado, en especial Nico Rosberg, y una salida magistral de sus dos pilotos, las dos flechas plateadas se desinflaron enseguida. Con problemas de graining desde prácticamente el inicio de la carrera, el alemán se desconectó enseguida y bastante hizo con acabar quinto.

Bastante peor fue la desafortunada actuación de Hamilton, que le costó no sólo perder unos puestos preciosos sino que se ganó una rigurosa sanción por parte de los comisarios. Aunque salvó los muebles, volviendo a meter su monoplaza en los puntos, pero dejó escapar un posible pódium por una maniobra ciertamente precipitada, amén de arruinar la carrera de Valteri Bottas.

Resulta curioso ver cómo los dos monoplazas germanos han acabado la temporada casi de la misma forma que la empezaron. Dominando en calificación, desmoronándose en carrera. Afortunadamente para ellos, la diferencia que tenían acumulada en el Mundial de Pilotos, unida a la sanción impuesta a Massa, fue suficiente para asegurarse el subcampeonato en el Mundial de Marcas.

Nico Rosberg, perdiendo su posición ante el empuje de Felipe Massa
Nico Rosberg, perdiendo su posición ante el empuje de Felipe Massa

Y vaya día para Lotus. Primero con la rotura de Grosjean nada más empezar y después con la pésima actuación de Heikki Kovalainen. En el primer caso, nada que objetar. Un fallo mecánico –de los pocos que ha sufrido el equipo de Enstone en la temporada- y a casa, aunque con la sensación de que el gran piloto que apuntaba maneras en el inicio del año se ha consolidado. Y con la idea de que, pese a que aún no ha sido confirmado por Lotus, el aguerrido piloto galo debería ser la piedra angular sobre la que edificar el próximo proyecto del equipo.

Lo malo es lo de Kovalainen. Tras un debut desastroso en Austin, lo de hoy tampoco es que haya sido mucho mejor. Logró meterse en la Q1 pero una pésima salida le sacó de la zona de puntos y ahí estuvo todo el rato.

Eso, sumado a una pésima estrategia con los neumáticos, hizo que el finlandés volviese a pasar sin pena ni gloria por el paddock, dejando a Lotus fuera de los puntos por vez primera este año. Me da pena decirlo pero mucho me temo que ayer fue la última vez que vimos a Kovalainen en un equipo mínimamente puntero y que sus días en la Fórmula 1 son ya historia.

Heikki Kovalainen naufragó en el asfalto de Interlagos
Heikki Kovalainen naufragó en el asfalto de Interlagos

Tampoco fue un buen día para Felipe Massa. El piloto brasileño salió a darlo todo en su última carrera con Ferrari y en su casa. Y casi que lo logró. Tras una excepcional salida y una magistral maniobra en boxes, Massa llegó a acariciar el pódium pero una extraña maniobra en el pitlane fue sancionada con un drive through y con él sus opciones de hacer algo grande en Interlagos. Luego estuvo todo el tiempo a remolque y, aunque logró meterse en los puntos, lo hizo muy lejos de la cabeza de carrera y superado por sus más directos rivales.

Para acabar, muy mala suerte la de Valteri Bottas. El joven piloto finlandés ha cerrado el año en un estado de forma colosal, muy por encima de su compañero, el “cesante” Pastor Maldonado, que ayer volvió a dar la nota, protagonizando un incidente más a añadir a los muchos que, por desgracia, nutren el currículum de “perjudicados” por el venezolano esta temporada.

Bottas había hecho de nuevo una gran calificación el sábado, volviendo a meter a su Williams entre los 10 mejores y estaba cubriendo una excepcional carrera, siempre metido en los puestos de puntos, algo desgraciadamente ajeno al equipo británico en toda la temporada. Sin embargo, fue alcanzado por el Mercedes de Hamilton y todas sus opciones de meterse entre los 10 primeros se fueron a la escapatoria, con la rueda destrozada.

No fue la mejor forma de terminar pero sin duda, deja un buen sabor de boca y abre unas grandes expectativas de cara al año próximo, en el que contará además con las enseñanzas de un perro viejo en estas lides como es Felipe Massa, su compañero a partir del 1 de enero próximo.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 71 emocionantes giros al circuito brasileño de Interlagos, así finalizó el GP de Brasil:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 32’36’’

2º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 10,4’’

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 18,9’’

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 37,7’’

5º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 39,0’’

6º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a 44,0’’

7º) Felipe Massa (Ferrari), a 49,1’’

8º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 1’04’’

9º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 1’12’’

10º) Daniel Ricciardo (Toro Rosso Ferrari), a 1 vuelta.

Sebastian Vettel, feliz tras su novena victoria consecutiva
Sebastian Vettel, feliz tras su novena victoria consecutiva

La clasificación final del Mundial de Pilotos sufrió una última variación gracias al segundo puesto de Mark Webber, y con el nuevo récord absoluto de puntuación logrado por un piloto en una temporada logrado por Sebastian Vettel tras su victoria.

Así pues, con el campeonato y subcampeonato matemáticamente decididos, había curiosidad para ver quién sería el tercero en discordia, habida cuenta que Kimi Raikkönen estaba fuera de la circulación y no podría defender sus puntos.

Hasta este Gran Premio, el tercer puesto era para Lewis Hamilton, que afrontaba la carrera con apenas seis puntos de ventaja sobre Mark Webber, el único que podía disputarle la posición al británico. Y a punto estuvo de lograrlo.

Mientras el británico rodó en cuarto lugar y con el segundo puesto de Webber, ambos pilotos empataban a 199 puntos. Sin embargo, la victoria lograda por Hamilton en Hungría le daba el tercer puesto. Sin embargo, tras su pifia el británico perdió todas sus opciones, dejando en bandeja a Mark Webber el lugar de privilegio junto a Vettel  y Alonso en la entrega de premios de la FIA el próximo mes.

Tradicional foto de familia con los pilotos de la temporada 2013
Tradicional foto de familia con los pilotos de la temporada 2013

Así pues, así quedó la clasificación final del Mundial tras las 19 carreras:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 397 puntos.

2º) Fernando Alonso (Ferrari), 242 puntos.

3º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), 199 puntos.

4º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 189 puntos.

5º) Kimi Raikkönen (Lotus), 183 puntos.

6º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 171 puntos.

7º) Romain Grosjean (Lotus), 132 puntos.

8º) Felipe Massa (Ferrari), 112 puntos.

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes), 73 puntos.

10º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), 51 puntos.

Por otra parte, en la relativo al Mundial de Constructores, había mucho interés en ver si Ferrari podía limar los 15 puntos que tenía de desventaja con respecto a Mercedes. A priori, todo apuntaba a que no iba a ser posible, máxime viendo el excelente resultado de los pilotos del equipo alemán en la jornada del sábado.

Sin embargo, a medida que la carrera fue avanzando  y viendo el desplome de los dos monoplazas del equipo alemán, junto al excelente rendimiento de los Ferrari, en el box del equipo italiano se llegó a soñar con la hazaña.

Los integrantes de Red Bull, posando en el pódium tras oficializarse su triunfo
Los integrantes de Red Bull, posando en el pódium tras oficializarse su triunfo

Sin embargo, tras la sanción a Massa y el hundimiento del brasileño, las cosas quedaron a expensas únicamente de un milagro que no se produjo y finalmente Mercedes se hizo con el subcampeonato de Marcas, que quedó como sigue:

1º) Infiniti Red Bull, 596 puntos.

2º) Mercedes AMG, 360 puntos.

3º) Ferrari, 354 puntos.

4º) Lotus, 315 puntos.

5º) McLaren Mercedes, 122 puntos.

6º) Force India Mercedes, 77 puntos.

7º) Sauber Ferrari, 57 puntos.

8º) Toro Rosso Ferrari, 33 puntos.

9º) Williams Renault, 5 puntos.

10º) Marussia Cosworth, 0 puntos.

11º) Caterham Renault, 0 puntos.

La FIA no aprecia nada punible en el adelantamiento de Vettel a Vergne durante el GP de Brasil


La FIA ha atajado de raíz los rumores que desde la noche del domingo pasado comenzaron a sonar y que llegaron incluso a barajar la posibilidad de desposeer a Vettel del título mundial obtenido tras el GP de Brasil, debido a que el alemán podía ser sancionado por una infracción presuntamente cometida al inicio de la prueba.

Esta polémica surgió cuando desde algunos medios ingleses se deslizó la posibilidad de que Sebastian Vettel hubiese podido adelantar a Jean-Eric Vergne en un momento en el que había desplegadas banderas amarillas sobre un sector del circuito de Interlagos, en concreto entre las curvas 3 y 4.

Este hecho, francamente sorprendente pues ni los comisarios ni ningún equipo se quejó durante la carrera, dio lugar a que desde el equipo Ferrari se procediese a la revisión del vídeo, por si Vettel hubiese podido incurrir en algún tipo de infracción. Así, tras un análisis profundo de lo sucedido, el equipo dirigido por Stefano Domenicali se dirigió por escrito a la FIA pidiendo una aclaración sobre el asunto.

Sin emabrgo, la FIA ha confirmado que no hay motivo para la reclamación. El por qué es bien sencillo. El sector del circuito en el que había bandera amarilla comenzó en el panel de luz justo antes de la curva 3, donde estaba situado el comisario del citado sector 3, y acababa unos 150 metros antes de la curva 4, donde había un panel de luz verde. Sin embargo, entre medias de ambos paneles luminosos se encontraba un comisario agitando una bandera verde en esa vuelta.

Por tanto, y para las reglas de la FIA para el GP de Brasil, si una bandera verde se muestra antes de la luz verde -como lo fue en el caso de Vettel- el primer verde es el que cuenta. De esta manera, la FIA ha concluido que no hay ninguna duda sobre la legalidad del adelantamiento de Vettel. De ahí que el control de carrera informase de ninguna violación potencial del reglamento.