Gran Premio de Canadá: Nueva victoria para Hamilton, otro doblete para McLaren y meritorio pódium para Alonso


Viendo la clasificación final de la carrera  en comparación con la parrilla de salida, cualquiera que no haya visto la carrera puede pensar que la carrera fue monótona o aburrida ya que el orden final de la carrera casi coincidió con el de la salida. Pero nada más lejos de la realidad…

La carrera de hoy ha sido sin lugar a dudas una de las más divertidas, entretenidas y emocionantes carreras que recuerdo no ya de esta temporada sino quizás en varios años. Y lo mejor de todo, sin lluvias, ni accidentes graves ni “oportunos” Safety Cars que pudieran alterar de manera “artificial” el devenir de los acontecimientos de la carrera.

Desde la primera vuelta ha habido una sucesión de adelantamientos, quizás un récord en la Fórmula 1 reciente, con batallas constantes e intercambio de golpes constante para ganar una posición, desde la primera hasta la última y prácticamente para ganar o aguantar todas las posiciones. Ha habido toques, trompos, adelantamientos inverosímiles, penalizaciones y hasta investigaciones con varios pilotos y sanciones por maniobras llevadas casi hasta el límite. Por haber ha habido hasta enfados con los doblados, que parecía que querían sumarse a la fiesta y poner las cosas más difíciles a los que iban por delante.

La carrera, que se preveía emocionante, no defraudó las expectativas. Y es que, desde unos minutos antes de salir, se hacía público que el australiano Mark Webber, que había calificado segundo, era relegado hasta la séptima posición por tener que cambiar a última hora la caja de cambios de su Red Bull, lo que hacía a Fernando Alonso (que partía cuarto tras la clasificación de ayer) ganar una posición y le permitía salir además por la parte limpia.

Esto hizo que la salida, siempre peligrosa en Montreal, nada más empezar, con una salida muy apretada el bueno de Felipe Massa, en un pique estúpido con Vittantonio Liuzzi se lo llevaba por delante junto a varios pilotos y en ese momento empezaba el “baile” en boxes desde prácticamente la primera vuelta.Simultáneamente y en la cola del pelotón, el ruso Petrov, en una maniobra casi suicida, acababa con las escasas opciones de puntuar de Pedro Martínez de la Rosa, al mandarle a la hierba con el morro destrozado. Parece definitivamente que un tuerto ha debido mirar al veterano piloto catalá porque no es posible tanta mala suerte en tantas ocasiones.

Pedro de la Rosa y Vitaly Petrov, por la hierba tras tocarse en la salida

Por delante, mientras tanto se producia lo previsto. Los tres primeros clasificados, Hamilton, Vettel y Alonso, parecía que empezaban a poner tierra de por medio y se iban del resto, enfrascados en batallas, algunas bastante desiguales como la que mantuvo a Kovalainen y a su Lotus nada menos que en un sorprendente séptimo lugar durante unas pocas vueltas.

La jarana empezó bien pronto, justo cuando los neumáticos blandos, los elegidos prácticamente por casi todos los pilotos, se degradaron como si fueran de papel en las primeras vueltas.Fue ahí, de hecho, donde se planteó la primera batalla, en un momento memorable cuando Hamilton y Alonso luchaban a brazo partido en las cuatro primeras posiciones en la vuelta con Vettel y un encorajinado Webber, que había logrado remontar hasta la cuarta plaza.

Asi pues, en la vuelta 7, cuando el McLaren del británico y el Ferrari del asturiano andaban ya con serios problemas de graining en sus ruedas traseras abordaron sus respectivas paradas en boxes para cambiar neumáticos. En ese momento, y como si de un deja vu se trataese, se repitió la escena del pitlane del GP de China aunque con Alonso en lugar de Vettel como compañero de viaje de Hamilton en la salida de boxes. Así pues, con una salida fulgurante del asturiano y tras rodar en paralelo toda el tramo de salida del pitlane, Alonso no cedió ante el empuje de Hamilton y lograba salir por delante del británico.

Sin embargo y cuando todo el aire soplaba a favor de Alonso, que lideraba ya la prueba pues los Red Bull habían hecho ya sus respectivas paradas, llegó otro momento que marcó el posterior desarrollo de la carrera. En la vuelta 16, Fernando Alonso se topaba con un  rocoso y sorprendente Sebastian Buemi, que defendía por aquel momento su posición, le obligaba a frenar, momento en el que Hamilton, que seguía atento la jugada, le devolvía la jugada al asturiano en la recta de meta con un espectacular adelantamiento que le permitía retornar a la primera posición de la carrera.

Fernando Alonso, tercero en Canadá, tras una meritoria carrera

Otro momento importante y decisivo al final se produjo en la vuelta 28, cuando entraron Button y Vettel a cambiar ruedas y con Hamilton que ya había entrado en boxes con anterioridad, Alonso se volvía a encontrar líder de la carrera y con terreno por delante, tras una primera vuelta en solitario en la que hizo vuelta rápida, sorpredentemente en la siguiente y última vuelta antes de entrar a cambiar ruedas, el de Ferrari marcaba un tiempo pésimo, entre otras cosas porque un Lotus doblado le bloqueó el paso, lo que motivó la enérgica protesta del asturiano. El caso es que el tiempo que le había metido a Hamilton lo perdió tras entrar en boxes y salió de nuevo por detrás de éste y justo por delante del otro McLaren de Jenson Button.

Mark Webber, por su parte, marchaba como líder destacado y así estuvo muchísimas vueltas ya que apostó, erróneamente como se pudo ver después, por tratar de ir a dos paradas, por delante de Hamilton y Alonso, seguidos a una razonable distancia por Button y su compañero Vettel.  Sin embargo y a medida que los neumáticos de Webber iban degradándose, la gran distancia que empezó siendo de cerca de 10 segundos sobre Hamilton fue disminuyendo paulatina e inexorablemente hasta que en el momento de cumplir la vuelta 50, éste le arrancaba literalmente las pegatinas al australiano de Red Bull, el cual tuvo que encaminarse acto seguido a boxes, diciendo adiós prácticamente a sus posibilidades de triunfo ya que, al reincorporarse de nuevo a la carrera, Webber lo hacía ya en quinto lugar, justo por detrás de su coequipier Vettel.

Desde ese momento Hamilton empezó a marcar un gran ritmo de carrera, seguido a duras penas por Alonso y por un sorprendente Button, que se iba acercando poco a poco al asturiano, al que finalmente logró rebasar aprovechándo que el piloto español se veía entorpecido nuevamente por otro doblado, en este caso Karun Chandhok, tan sólo a falta de 12 vueltas para el final.

A partir de ese momento la carrera quedó prácticamente finiquitada porque las ruedas de todos los contendientes estaban ya en las últimas y todos prefirieron nadar y guardar la ropa antes que arriesgar, convirtiendo así el orden de llegada en definitivo, al menos en los cinco primeros puestos.

Lewis Hamilton, nuevo líder del Mundial de Pilotos

Sin embargo eso no significó en absoluto que por detrás nadie hubiese bajado las manos, dejándonos en la retina momentos interesantísimos como los duelos entre los Force India y Massa, que hizo un memorable adelantamiento a Sutil que nos hizo recordar al mejor Massa, una excelente vuelta rápida de Kubica, que sigue sacando petróleo de su Renault. Igualmente cabe recordar el duelo de Michael Schumacher por la octava plaza con el suizo Buemi, en el que el suizo lograba llevarse el gato al agua tras rodar un buen trecho en paralelo y con una frenada de infarto, así como otra batalla posterior entre el propio Schummy y su ex-compañero Massa, en el que el heptacampeón le enseñó al brasileño el sabor del hormigón tras una escalofriante apurada de frenada, que mandó a boxes al Ferrari, cuyo alerón delantero quedó maltrecho tras el incidente.

Al final, bandera a cuadros para los dos McLaren con Alonso en un meritorio tercer lugar y un nuevo cambio de líder en el Mundial, de modo que, gracias a esta segunda victoria de Hamilton, le aúpan al primer puesto en el Campeonato de pilotos y asientan aún más a McLaren en el título de constructores con este nuevo doblete.

Nuestros pilotos, salvo Alonso, no brillaron especialmente ya que el citado Pedro Martínez de la Rosa, aunque lograba reincorporarse a la carrera tras el incidente con Petrov, finalmente no pudo acabar y abandonó tras la enésima rotura del motor de su Sauber. Por su parte, Jaime Alguersuari sí lograba acabar pero lo hacía fuera de los puntos tras una irregular carrera, en la que nunca pudo rodar en los tiempos de su compañero Buemi.

Hamilton, en el pódium de Montreal, flanqueado por Button y Alonso

Finalmente la clasificación del Gran Premio de Canadá ha quedado de la siguiente forma:

1º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), en 1h 33′ 53”

2º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 2,2”

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 9,2”

4º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 37,8”

5º) Mark Webber (Red Bull Renault), a 39,2”

6º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 56”

7º) Robert Kubica (Renault) a 57,3”

8º) Sebastian Buemi (Toro Rosso Ferrari), a 1 vuelta.

9º) Vittantonio Liuzzi (Force India Mercedes), a 1 vuelta.

10º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 1 vuelta.

Como hemos dicho anteriormente, la clasificación del Mundial de Pilotos cambia radicalmente, con Hamilton como nuevo líder del campeonato con 109 puntos, seguido de cerca por su compañero Jenson Button, a tan sólo tres puntos, con Webber como tercero en discordia con 103 puntos. Alonso, por su parte, ocupa la cuarta plaza pero separado ya a 15 puntos del británico de McLaren.

Por su parte, McLaren consolida su liderato en el Campeonato de Constructores, con 215 puntos, 22 puntos más que Red Bull, que sigue segundo, con Ferrari en tercer lugar, muy separado ya de los dos primeros, con 161 puntos. Y es que hoy precisamente no ha sido el día de Felipe Massa, al que le parece haberle sentado francamente mal su renovación con la Scuderia en un fin de semana sencillamente para olvidar, ya que acabó finalmente 15º, a una vuelta de su compañero tras varios incidentes en carrera.

Atentos a la próxima cita, que será de nuevo en territorio español, en el Circuito de Valencia, los próximos 25, 26 y 27 de junio donde la afición será de nuevo protagonista animando a los nuestros, en el que se espera un lleno hasta la bandera por las calles de la capital del Turia .

Una vuelta al Circuito Gilles Villeneuve con Jaime Alguersuari


Ya hemos comentado en varias ocasiones la impresionante recreación que de los circuitos actuales hacen los simuladores con los que cuentan las distintas escuderías, que les permite hacer que sus pilotos puedan saberse casi de memoria sus trazados sin apenas haberlos pisado en su vida.

Esto cobra aún más importacia si el trazado al que nos enfrentamos es un circuito como es el Gilles Villeneuve, un circuito semiurbano ubicado en la isla artificial de Notre Dame, en la capital canadiense. Este circuito se ha hecho famoso no sólo por recibir su nombre de uno de los pilotos más maravillosos que dio jamás la Fórmula 1 en su historia sino por el Muro de los Campeones, una enorme pared situada justo a la salida de una chicane, cerca de meta en la que se pasa de más de 300 kms/hora a los  150 km/h,  los que se entra en la misma, de modo que un simple error o despiste y el piloto acaba con el monoplaza hecho añicos contra el muro.

Recibe su nombre a raíz de la carrera disputada en 1999 cuando hasta tres campeones del mundo que rodaban en pista entonces, Damon Hill, Michael Schumacher y Jacques Villeneuve, estamparon sus bólidos contra dicha pared. Una circunstancia que ha visto repetidamente en todas sus ediciones cómo más de uno y más de dos pilotos tuvieron que abandonar por incidentes similares, desde el propio Schumacher hasta nuestro Fernando Alonso.

Pues bien, Jaime Alguersuari nos da una vuelta a lomos del simulador de Red Bull para que conozcamos al detalle cada rincón del circuito que a partir de hoy albergará, tras un año de ausencia, una nueva edición del Gran Premio de Canadá.