Corea del Sur aspira a un Gran Premio nocturno para 2016


Con tan sólo tres ediciones disputadas, el GP de Corea desapareció como por arte de magia del calendario de la Fórmula 1 esta misma temporada y, como le ocurrió a la India, no parecía tener visos de retorno, especialmente tras la nefasta gestión de su promotora, la empresa surcoreana KOVA (Korean Auto Valley Operation).

Corea del Sur aspira a volver al calendario de la F1 en 2016
Corea del Sur aspira a volver al calendario de la F1 en 2016

Y es que el negocio de llevar la Fórmula 1 a Yeongam fue absolutamente ruinoso. La organización de aquel Gran Premio no logró despertar el interés inicialmente previsto y los tres años de carreras en Corea del Sur se saldaron con una paupérrima asistencia y unos datos de audiencia televisiva manifiestamente mejorables, lo que trajo consigo unas pérdidas cercanas a los 300 millones de dólares.

Sin embargo, en Corea del Sur no se han dado por vencidos y, como informan los compañeros de F1aldia.com, desde el país del lejano oriente se ha retomado la idea de organizar de nuevo el GP de Corea aunque con un formato diferente. Sería una carrera nocturna, al estilo de Singapur, Abu Dhabi o más recientemente Bahrein, y se disputaría por el centro de Seúl, en un circuito urbano de nueva creación.

Así pues, una delegación coreana, ajena a la citada KOVA y dirigida por el empresario local Chung Yung-Cho, se personó en Marina Bay este fin de semana y se reunió con Bernie Ecclestone con el fin de trasladarle dicha propuesta, aunque ya de cara al año 2016, puesto que como sabemos, el calendario para 2015 está oficialmente definido.

La reunión fue altamente satisfactoria para ambas partes y, según fuentes próximas al citado empresario coreano, podría firmarse un acuerdo en breves fechas. La clave para este acuerdo estaría en la importante disminución de costes en la organización, sobre todo en comparación con el anterior GP de Corea, imitando el modelo de gestión del GP de Singapur, que tan buenos números está ofreciendo cada año a todos los niveles.

La construcción del Circuito de Yeongam costó 260 millones de dólares, un auténtico dineral que nunca fue amortizado debido a que los ingresos previstos por la venta de entradas y la televisión no alcanzaron en absoluto a cubrir. Sin embargo, construir un circuito urbano en Seúl estaría en la línea en torno a los 150 millones de dólares -más o menos lo que costó crear el circuito de Marina Bay-, por no hablar de los ingresos por turismo, que en el caso del GP de Singapur está actualmente en 100 millones de dólares al año.

“El modelo de negocio del Gran Premio de Singapur es atractivo, y si podemos hacer lo mismo en nuestra ciudad, tendrá más sentido para la gente comprar entradas para ver la carrera. Creo que esta vezx funcionará para Corea si Bernie y Chung llegan a un acuerdo”, indicó un portavoz del consorcio coreano que se reunió con Ecclestone.

Por lo visto, Chung le habría mostrado a Ecclestone un boceto de lo que sería el nuevo GP de Corea, por el nuevo trazado en las calles de Seúl y a éste le habría encantado, hasta el punto que ya estarían incluso negociando las cantidades en concepto de tasas y derechos.

Ahora habrá que esperar a ver si fructifica este acuerdo y los coreanos vuelven a disfrutar del rugido de los motores, en un año 2016 que se puede presentar lleno de sorpresas.

 

 

Anuncios

GP de Corea: Nueva victoria de Vettel que le acerca aún más al título

Pódium del GP de Corea, con Sebastian Vettel de nuevo arriba del todo

Sebastian Vettel acaricia ya su cuarto campeonato del mundo consecutivo, al añadir una nueva muesca -en este caso la octava- a su revólver de victorias esta temporada. La victoria de hoy en el prácticamente desierto Circuito de Yeongam ha sido muy similar al resto de las otras siete que ha logrado este año y a tantas otras de su ya dilatado palmarés.

Pódium del GP de Corea, con Sebastian Vettel de nuevo en lo más alto
Pódium del GP de Corea, con Sebastian Vettel de nuevo en lo más alto

Liderando la carrera de principio a fin, el alemán ha vivido una accidentada jornada, en la que ha habido de todo, sin prácticamente ningún sobresalto, viviendo ajeno a las incidencias, ataques y sinsabores que el GP de Corea ha dejado para los demás. Pese a tener que pasar por dos Safety Cars, casi consecutivos, el piloto de Red Bull no se ha visto en ningún momento acosado por ninguno de sus rivales. Ni los Mercedes en la primera mitad de la prueba ni los Lotus en la segunda han sido rivales para el RB9, que se ha marchado a casa tan feliz y con el título, por vez primera esta temporada, a tiro ya de forma matemática para el próximo GP de Japón.

Así pues, si Sebastian Vettel logra finalizar la carrera con 100 puntos de diferencia con Fernando Alonso -muy gris hoy en todo momento- y el cuarto Mundial se irá para Alemania de forma consecutiva, algo que sólo consiguió Michael Schumacher, entre los años 2000 y 2004. Es francamente difícil ya que supone que el alemán debería ganar la carrera y, al mismo tiempo, que Alonso no puntuase o que finalizase como mucho octavo pero en todo caso, Vettel ya cuenta con su primer match-ball a favor.

El resto del pódium ha estado copado por los dos Lotus. Ajenos a sus cada vez más acuciantes problemas económicos, los dos monoplazas de la escudería británica han sido relojes suizos. Beneficiados además por la salida a pista del primer Safety Car, Raikkönen ha tirado además hoy de galones para demostrar que, aunque son pocas las carreras que le quedan en el seno del equipo de Enstone y pese a no haber cobrado aún una parte sustanciosa de su salario anual, se irá por la puerta grande. 

Fernando Alonso, por su parte, no ha estado hoy a la altura de otras ocasiones. Sin la chispa característica que adorna casi todas sus actuaciones, hoy no ha podido hacer nada contra los de arriba. Ni siquiera ha podido con Nico Hulkenberg, que hoy ha hecho una carrera colosal. Finalmente, el asturiano sólo pudo ser sexto y gracias, porque Nico Rosberg ha terminado la carrera soplándole en la nuca al Ferrari. 

Sea como fuere, el título está ahí ya y parece metafísicamente imposible que lo pierda. De hecho, las estadísticas dicen que nadie que haya ganado ocho carreras en una misma temporada ha perdido un Mundial. Y nada apunta a que ésta sea la primera vez.

Análisis de la carrera

La carrera empezó de forma bastante accidentada. Pese a que la salida fue bastante limpia, con Vettel sufriendo más de la cuenta para resistir el ataque de Romain Grosjean, las posiciones se mantuvieron inalteradas, ya que Alonso, pese a que lo intentó, se quedó sin espacios para adelantar a Nico Rosberg, que defendió magistralmente su posición. Sin embargo, al llegar a la tercera curva se desató el primer incidente serio de la carrera.

Felipe Massa entró fuerte y frenó tarde. Esto provocó que acabase trompeando en plena curva y se llevase por delante a varios rivales, entre ellos, su propio compañero que, a duras penas y por bien poco, esquivó la colisión. No así Adrian Sutil,  Jenson Button o Esteban Gutiérrez, que acabaron fuera de la pista entre trozos de fibra de carbono. Este incidente provocó que Alonso perdiese su posición con Hulkenberg y que los cuatro primeros se marchasen sin demasiada oposición.

Sin hacer excesiva ostentación, Sebastian Vettel empezó a poner tierra de por medio, seguido tímidamente por Romain Grosjean, que a su vez abría un cómodo hueco entre él y Lewis Hamilton, el cual hizo lo propio con su compañero Rosberg, quedando los dos Mercedes como islas en tierra de nadie.

Las hostilidades no parecían terminar de desatarse, salvo ciertos escarceos de Mark Webber viniendo desde atrás para alcanzar la zona de puntos. Es más, Nico Hulkenberg empezó su recital de conducción defensiva, resistiendo los envites de un Fernando Alonso cada vez más desesperado porque vuelta tras vuelta no sólo no lograba dar caza al piloto de Sauber sino que veía cómo se le acercaban peligrosamente por detrás dos incómodos compañeros de viaje como Kimi Raikkönen y Mark Webber.

Sigue leyendo “GP de Corea: Nueva victoria de Vettel que le acerca aún más al título”

Polémica entre Alonso y Pirelli a cuenta de las ruedas para el GP de Corea

Fernando Alonso polemiza con Pirelli a cuenta de sus ruedas para Corea

Fernando Alonso es un tipo cuya incontinencia verbal no deja indiferente a nadie. Ni a sus seguidores -que son legión- que ensalzan de él su ausencia casi total de pelos en la lengua y su capacidad para denunciar todo tipo de injusticias.

Fernando Alonso polemiza con Pirelli a cuenta de sus ruedas para Corea
Fernando Alonso polemiza con Pirelli a cuenta de sus ruedas para Corea

El problema es que tampoco pasa de puntillas frente a sus detractores -que también los tiene- y que le consideran literalmente un bocazas. De hecho, son muchas y agrias las polémicas que ha mantenido el asturiano no sólo con rivales y comisarios sino que también con compañeros de sus propios equipos, con los que ha tenido duros enfrentamientos, lo que le ha granjeado numerosos desencuentros en los más de 10 años que Alonso lleva como piloto profesional en el Gran Circo.

Muchas de sus declaraciones han convertido a sus propios equipos en verdaderos polvorines y han dinamitado sus relaciones con algunos de ellos, hasta el punto de tener que salir por la puerta de atrás de ellos. Y es que acusar a su propio equipo (en aquel entonces Renault) de boicotearle el coche, acusar a sus jefes de favoritismo frente a su compañero Hamilton en su tormentosa estancia en McLaren o más recientemente, criticar públicamente a sus mecánicos, no son desde luego la mejor tarjeta de visita para hacerse amigos en esto de la Fórmula 1.

Pues bien, tras lo ocurrido hoy, parece que Pirelli no estará tampoco en su club de fans ya que el asturiano no ha dudado en atizar con fuerza al fabricante italiano. Así pues, tras finalizar la calificación del GP de Corea, en la que Alonso finalizó sexto, aunque por la sanción a Webber por el divertido asunto del “taxi-gate” de Singapur saldrá finalmente quinto, el español cargó con dureza contra la calidad de los compuestos de Pirelli.

El asturiano afirmó que “tenemos bastantes problemas con los neumáticos  e incluso en la crono no duran una vuelta. Tiramos a tope al principio de la vuelta en la Q3 y en el último sector se habían acabado ya.  Por tanto, en la carrera va a tocar sufrir”

Tenemos problemas con los neumáticos, que no somos capaces de gestionar tan bien como los otros: hay mucho graining y si se empuja mucho en el primer sector, se corre el riesgo de no poder terminar la primera vuelta”, añadió el piloto de Ferrari.

Sin embargo estas palabras fueron rápidamente respondidas por el máximo responsable de Pirelli, Paul Hembery. Visiblemente molesto por los comentarios del asturiano, Hembery dijo que “Por supuesto, Alonso es uno de los más grandes pilotos de Fórmula 1, así que oír comentarios así es decepcionante y por debajo de los estándares que esperarías de un campeón así”.

Asimismo, Hembery no perdió la oportunidad de lanzarle un un dardo envenenado a Alonso, al decirle que “Sólo puedo sugerir que vaya a preguntar al que está a punto de ser tetracampeón del mundo cómo sacar lo mejor de los mismos neumáticos”.

Paul Hembery responde a los ataques de Alonso a los compuestos de Pirelli
Paul Hembery responde a los ataques de Alonso a los compuestos de Pirelli

Tratando ser mínimamente objetivos, las palabras de Alonso suenan bastante a excusa si bien no está exento de razón. Si de algo no puede presumir nadie en Pirelli es de haber hecho una buena labor en lo que a la fabricación de compuestos para este año se refiere.

Además de los problemas de degradación que afectaron a sus neumáticos desde principios de temporada, obligando incluso a parar hasta cuatro veces en una carrera, en la mente de todos están los gravísimos problemas que hubo en julio, en especial durante el GP de Gran Bretaña. Allí hasta cuatro neumáticos estallaron por presuntos problemas en la composición de los neumáticos,  lo que estuvo a punto de provocar un plante generalizado de los pilotos para la siguiente carrera (el GP de Alemania)  Esto motivó que Pirelli tuviese que modificar toda la estructura de sus compuestos a partir de entonces.

Sin embargo, en Ferrari parecen haber olvidado cómo a principios de temporada eran ellos y Lotus los grandes dominadores del campeonato, al ser los únicos capaces de entender a la perfección el comportamiento ciertamente volátil de los compuestos de Pirelli. Por tanto, ni entonces el fabricante italiano de neumáticos era maravilloso ni ahora son tan malos, al menos para merecer una crítica tan dura por parte de un piloto como Alonso.

Porque, llevando hasta el extremo el razonamiento del piloto español, si ahora no se puede casi conducir por lo extremadamente malos que son los compuestos, lo que impide que Ferrari tutee hoy día a Red Bull o Mercedes, ¿significaría entonces que cuando Alonso ganó por aplastamiento en China o España lo hizo únicamente por el excelente rendimiento que sacó a sus neumáticos? No, en absoluto.

Por tanto, lo que debería hacer Ferrari es esforzarse más por acercarse técnicamente a un entendimiento mejor con los compuestos de Pirelli en vez de criticarlos públicamente. O simplemente asumir que el campeonato está perdido y centrarse ya al 100% en el coche de 2014, ante el que la compañía de Maranello tiene una de las pruebas más importantes de sus últimos años.

GP de Corea: Victoria apabullante de Sebastian Vettel que le aúpa al liderato del Mundial, con doblete de Red Bull incluido


La carrera de hoy en el Circuito de Yeongam no va a ser de esas que pasen precisamente a la historia. El doblete de Red Bull, encabezado por un apabullante Sebastian Vettel ha sido pan comido prácticamente desde el primer minuto y, si me apuras, desde que se conoció que ambas flechas azules encabezarían la primera línea de la parrilla de salida, tras los entrenamientos de calificación del sábado.

La única diferencia al final con respecto a dicha jornada -aunque totalmente esperada- ha estado en la composición de los dos primeros puestos. Si ayer eran Webber y Vettel los que encabezaban la prueba ayer, hoy ha sido Sebastian Vettel el que se ha llevado el gato al agua, dándose un festín a cuenta de sus rivales, incluyendo a su compañero Mark Webber, que le ha acompañado como fiel escudero en el segundo lugar del cajón.

En tercer lugar ha estado un combativo Fernando Alonso, que lograba arrebatarle la tercera plaza a un desconocido Lewis Hamilton en la salida y ahí se ha mantenido prácticamente sin sobresaltos hasta el final de la carrera. Sin embargo, las cosas pintan ahora francamente mal para el asturiano que ha visto cómo la importantísima diferencia de más de 40 puntos que llevaba hace apenas un mes se ha desleído como un azucarillo en un vaso de agua.

El piloto asturiano ha perdido el liderato y, lo que es peor, la sensación de poderío que transmite Red Bull es idéntica a la que mostró la pasada campaña, sin ir más lejos. Ferrari, por su parte, ha alcanzado un gran nivel de mejora, superando a McLaren (algo igualmente inesperado hace apenas un mes) pero, por desgracia, muy lejos aún de Red Bull.

Sólo el nivel de degradación de neumáticos que ha alcanzado hoy la escudería de bebidas energéticas ha dado algo de esperanza a Ferrari. Sin embargo, y pese a unos cuantos minutos de zozobra tanto para Webber como, sobre todo, para Vettelpor el deterioro que estaban sufriendo sus compuestos, finalmente y a medio gas, ambos pilotos han logrado cruzar la meta copando las dos primeras plazas del cajón sin más problemas.

Análisis de la carrera

La carrera empezó tal y como se esperaba, con una salida en tromba de Sebastian Vettel, seguido de Mark Webber que, aunque es cierto que las salidas no son su fuerte, hoy tampoco es que haya opuesto una resistencia numantina a su compañero. Siguiendo el guión previsto, Vettel se sitúo enseguida en cabeza mientras que su compañero resistía sin excesivos problemas las llegadas de Hamilton, Alonso y Raikkönen. Quien sí tuvo más problemas fue Lewis Hamilton, que pese a cerrarle inicialmente la puerta a Fernando Alonso al llegar a la primera curva, lo cierto es que no tardó en deshacerse de su otrora gran rival, que bastante tenía con mantener a raya al campeón finlandés.

Las únicas incidencias reseñables en el momento de la salida no vinieron sorprendentemente ni a cargo de Grosjean, un clásico ya en esto de jugar a los bolos con sus rivales, ni por un cada vez más modoso Pastor Maldonado. En esta ocasión el único desaguisado vino a cargo del japonés Kamui Kobayashi.

Kamui Kobayashi, pocos momentos después de su accidente con Button y Rosberg

Dado que no brilló como en su país natal hace justo una semana, el piloto nipón intentó una salida arriesgadísima pero se quedó encerrado. El piloto de Sauber entró demasiado rápido en la primera curva y se “llevó puesto” a Jenson Button, al que partió el eje delantero y, por tanto, tuvo que abandonar en ese mismo instante. Además, como consecuencia del primer impacto, el japonés también embistió a Nico Rosberg, al que causó daños graves que, si bien le permitieron dar una vuelta, le provocaron el abandono apenas un giro después, con su Mercedes envuelto en humo y, a duras penas, camuflado de mala manera en un hueco de la recta de llegada.

Sigue leyendo “GP de Corea: Victoria apabullante de Sebastian Vettel que le aúpa al liderato del Mundial, con doblete de Red Bull incluido”

GP de Corea: Enésima victoria de Vettel en una emocionante carrera


Esta carrera, como la práctica totalidad de las vividas esta temporada, ha sido un deja vu de cualquiera de las otras nueve pruebas en las que el flamante nuevo campeón del mundo ha logrado subir a lo más alto en el cajón. Un hecho que ha traído consigo además que, de nuevo y de forma consecutiva, el equipo Red Bull se haya hecho matemáticamente también con el Mundial de Constructores.

Con una facilidad pasmosa y dominando de principio a fin, pese a que la de hoy era la primera vez que Vettel no partía del primer puesto de la línea de salida en toda la temporada, el nuevo campeón ha vencido nuevamente y sin paliativos al resto de competidores.

Sin embargo y, pese a su incontestable triunfo, los protagonistas de la carrera de hoy han sido los acompañantes de Vettel en el pódium. El poleman, Lewis Hamilton y el compañero de Vettel, Mark Webber. Ambos han protagonizado un duelo absolutamente increíble durante casi 20 vueltas, en las que el australiano, sabedor de la inferioridad mecánica y sobre todo de los compuestos del británico, ha sometido a un verdadero asedio al piloto de McLaren que, pese a todo, se ha defendido como gato panza arriba hasta lograr resistir y conservar su privilegiado segundo puesto.

Ambos nos han dejado unas imágenes imborrables, que pasarán a la historia de la Fórmula 1, similares en su desarrollo a las que protagonizaron en aquel inolvidable GP de Francia de 1979 dos mitos como René Arnoux y Gilles Villeneueve. Especialmente memorable ha sido el duelo que han mantenido a tumba abierta Webber y Hamilton entre las vueltas 35 y 36  o en la vuelta 49. Con continuos adelantamientos mutuos, circulando durante gran parte del trazado en paralelo y ajustando las trazadas con tiralíneas, hasta límites casi impensables, los dos pilotos han sido los grandes protagonistas, como digo, de la carrera y unos dignísimos acompañantes hoy de Sebastian Vettel en el cajón.

Alonso, finalmente tuvo que contentarse con el quinto puesto, tras una primera parte de carrera titubeante, en la que a mi modo de ver, su Ferrari no sólo no estuvo a la altura con los compuestos super blandos sino que, además, pecó de excesivo conservadurismo.

Análisis de la carrera

La salida, encabezada por vez primera en la temporada por alguien que no era Sebastian Vettel, ha sido limpia, con un Lewis Hamilton muy agresivo que, contra todo pronóstico, lograba conservar su primer puesto, seguido de Vettel y de un sorprendente Mark Webber, que ahora que la temporada toca a su fin, parece que ha empezado a salir decentemente. El australiano daba buena cuenta de Jenson Button, cuya lamentable salida le dejaba relegado a un sexto puesto, justo detrás de un renacido Felipe Massa y Fernando Alonso, muy conservador a la hora de arrancar.

Momento de la salida, con Lewis Hamilton al frente

Por detrás, poca cosa, salvo que Jaime Alguersuari caía a la duodécima posición y que Nico Rosberg achuchaba a un lentísimo Jenson Button, que parecía adormilado y lejos del frenético ritmo de carrera impuesto desde el primer momento por su compañero Lewis Hamilton.

Sigue leyendo “GP de Corea: Enésima victoria de Vettel en una emocionante carrera”

Consecuencias del GP de Corea: Adrian Sutil y Sebastian Buemi, sancionados


 

Como os contábamos ayer en la crónica del GP de Corea, el piloto del equipo Force India, el alemán Adrian Sutil, no tuvo precisamente su día pues no pudo acabar la carrera tras un aparatoso accidente con el japonés Kobayashi, afortunadamente sin consecuencias para éste.

Pero es que el alemán además cometió infinidad de pasadas de frenada y estuvo implicado en varios toques, protagonizando una serie de arriesgadas maniobras que a punto estuvieron de costar más de un susto a sus compañeros.

Pues bien, el accidente con Kobayashi que le supuso finalmente el abandono y que los comisarios decidieron investigar tras la carrera se ha resuelto con una multa de 10.000 dólares.

De nada le ha servido a Sutil alegar problemas de frenos para salvarse de la sanción, aunque al menos esta maniobra no tendrá consecuencias desde el punto de vista deportivo de cara a la próxima carrera en Interlagos.

Además, los comisarios han decidido sancionar con idéntica cuantía económica al suizo Sebastian Buemi por una maniobra similar a mitad de carrera. En esta ocasión, el compañero de Jaime Alguersuari en Toro Rosso se pasaba de frenada en la curva 3, embistiendo bruscamente por detrás a Timo Glöck, llevándoselo por delante. El accidente fue de tal intensidad que obligó a la entrada en pista del Safety Car pues ambos monoplazas quedaron destrozados.

En este caso, Buemi, que ofreció inmediatas y cumplidas disculpas al piloto alemán de Virgin, tampoco verá lastrada su participación en el próximo Gran Premio de Brasil.

GP de Corea: Alonso vence y se pone líder del Mundial en una carrera marcada por el infortunio de Red Bull


Análisis de la carrera

Triunfo importantísimo de Fernando Alonso en una carrera larga, larguísima (probablemente la más larga que recuerdo) marcada por la lluvia, los incidentes y sobre todo, por la mala suerte del equipo Red Bull, que vio cómo sus dos pilotos y además aspirantes al título tenían que abandonar.

Por el contrario, el piloto español de Ferrari, que ciertamente parece tocado por la varita del destino y convertido en el máximo beneficiario de la desgracia, se alzó con el triunfo final y, lo más importante, situándose en cabeza del Mundial, a una más que razonable distancia sobre sus rivales, a falta de apenas dos carreras para acabar el campeonato.

La carrera de hoy en el nuevo (y manifiestamente mejorable) Circuito de Yeongam ha sido una carrera plagada de incidencias y de accidentes, que, aparte de durar prácticamente tres horas debido al aguacero que cayó, vio cómo la salida se tenía que lanzar con el Safety Car en pista y tenía que ser suspendida apenas tres vueltas después, por lo impracticable del asfalto del nuevo trazado coreano.

Imagen de la primera salida, lanzada tras el Safety Car, bajo un auténtico diluvio

Tuvimos que esperar luego casi una hora a que se relanzara la carrera y aun así, asistimos a 13 vueltas más con la carrera ralentizada por el Safety Car para asistir a una de las pruebas más disputadas, emocionantes y llenas de incidencias de toda la temporada.

No tardaron en sucederse los acontecimientos. El primero de los incidentes se produjo en la vuelta 18, apenas una vuelta después de que el Safety Car se retirase de la pista y diese comienzo de manera “oficial” el inicio de las hostilidades. En ese momento, el Red Bull del hasta ahora líder del Mundial, Mark Webber, que circulaba en segunda posición, patinaba a la salida de una curva y estampaba violentamente su monoplaza contra el muro, con tan mala fortuna además que, al salir rebotado de nuevo al centro de la pista, impactaba contra el Mercedes GP de Nico Rosberg. El joven piloto alemán también caía noqueado a las primeras de cambio cuando había cuajado unos excelentes entrenamientos y ocupaba en ese momento la cuarta plaza, tras adelantar de manera brillantísima a un desconocido Lewis Hamilton, al final de la recta de meta, una vez relanzada la carrera.

Con el líder del campeonato fuera, la carrera quedó en una especie de batalla a tres bandas. Por encima de todos estaba Vettel, que con el abandono de su compañero se convertía en líder virtual del campeonato y se le veía con determinación y superioridad y ya había logrado despegarse del resto. Fernando Alonso y Lewis Hamilton, por su parte, también optaban a la victoria aunque un poco más rezagados del entonces líder de carrera. Sigue leyendo “GP de Corea: Alonso vence y se pone líder del Mundial en una carrera marcada por el infortunio de Red Bull”