GP de Hungría: Hamilton asalta el Mundial tras una nueva victoria


Por si había alguna duda al respecto, el GP de Hungría nos dejó una muestra más del liderazgo incuestionable y el talento de Lewis Hamilton, no sólo sobre Nico Rosberg, al que volvió a batir por enésima vez en carrera, sino sobre el equipo, demostrando que él sigue estando a años-luz de su compañero en todos los aspectos.

Podium del GP de Hungría, de nuevo con Hamilton en lo más alto
Podium del GP de Hungría, de nuevo con Hamilton en lo más alto

Tras una fulgurante salida, y a pesar del empuje de los dos Red Bull, la única alternativa real hoy por hoy al poderío de Mercedes, Lewis Hamilton se hizo con el liderato de la prueba y, tras jugar a su antojo con sus rivales, aflojando y empujando cuando le apeteció, se llevó una nueva victoria, la quinta en las seis últimas carreras y la tercera consecutiva.

En segundo lugar acabó un cariacontecido Nico Rosberg, al que una vez más se le se han vuelto a ver todas sus carencias. Excepcional a una vuelta, en carrera baja bastantes enteros su rendimiento y hoy no ha sido una excepción. Finalmente, y aunque le costó, tuvo un Gran Premio bastante plácido una vez que vio que dar alcance a su compañero se convirtió en misión casi imposible.

El tercer lugar del cajón estuvo reservado a un sorprendente Daniel Ricciardo. El australiano estuvo muy activo todo el fin de semana y se reveló como un perfecto outsider, con mucho ritmo y la pizca de agresividad necesaria.

El piloto de Red Bull luchó lo indecible para dar caza a Rosberg pero finalmente tuvo que entregar la cuchara ante el poderío mecánico de Mercedes y al peor estado de sus compuestos en el tercio final de carrera. De hecho, Ricciardo acabó “pidiendo la hora”, ante el empuje de Sebastian Vettel, que finalizó detrás suyo pisándole los talones.

Daniel Ricciardo acabó tercero, con Vettel pisándole los talones
Daniel Ricciardo acabó tercero, con Vettel pisándole los talones

Este podium es de vital importancia para el piloto de Perth, ya que la presencia cada vez más amenazadora del talento emergente de su joven compañero Max Verstappen empezaba a resultar peligrosa para su liderato en Red Bull.

Precisamente Verstappen fue el gran protagonista del día, al mantener con Kimi Raikkönen  uno de los duelos más espectaculares de la jornada, en su lucha por la quinta plaza.

Este duelo, sin embargo, no estuvo exento de polémica. El holandés de Red Bull fue acusado por el piloto de Ferrari de hacer hasta tres cambios de dirección no autorizados en el momento de intentar el adelantamiento.

Esta conducta, considerada como punible por el reglamento no fue considerada como tal por los comisarios a pesar de las quejas de los de Maranello y Verstappen logró resistir el asedio y cruzar la meta a menos de medio de segundo por delante del finlandés.

Los españoles, en los puntos

No fue mal día para los españoles, que tras varias carreras con problemas de todo tipo, lograron meter sus respectivos monoplazas en los puntos. En concreto, Fernando Alonso finalizó séptimo, justo delante de Carlos Sáinz, que acabó en octavo lugar.

Fernando Alonso volvió a puntuar, delante de Carlos Sáinz
Fernando Alonso volvió a puntuar, delante de Carlos Sáinz

El madrileño hoy volvió a brillar muy por encima de su compañero Kvyat, y tras una carrera muy inteligente, confirmó su más que espectacular sexta plaza en la calificación del sábado, a pesar de ser un trazado poco propicio para los Toro Rosso.

Sigue leyendo “GP de Hungría: Hamilton asalta el Mundial tras una nueva victoria”

GP de Hungría: Hamilton vence, Alonso sufre y Vettel aumenta su ventaja


GP-Hungria-Podium

El GP de Hungría disputado ayer en el circuito de Hungaroring finalizó con la sorprendente -e indiscutible- victoria de Lewis Hamilton que se impuso de forma imperial a todos sus rivales contra todo pronóstico. Y no porque el británico no fuese acreedor a la victoria final, que lo fue, sino por el modo tan aplastante en que esta victoria se produjo.

Líder de principio a fin de la carrera, con una perfecta gestión de los neumáticos -hasta ahora el principal “Talón de Aquiles” de Mercedes-, el piloto británico llevó a su Mercedes a lo más alto, rompiendo  una racha negativa que se prolongaba desde el GP de las Américas, en Austin, el pasado año cuando logró su último triunfo en la Fórmual 1 hasta la fecha. 

Por detrás de él, la carrera nos dejó un precioso duelo por la segunda plaza entre Kimi Raikkönen y Sebastian Vettel, que se saldó finalmente a favor del finlandés. De nuevo Iceman y su idilio con los compuestos de Pirelli, con una arriesgada estrategia de ir a tan sólo dos paradas, volvió a subir al pódium, batiendo al vigente campeón, que tuvo bastantes problemas mecánicos durante la carrera que le impidieron luchar por una mejor posición.

Quien sufrió de lo lindo fue Fernando Alonso, quinto en el día de ayer y gracias a un polémico drive-thru al que fue sancionado su perseguidor ayer, el francés Romain Grosjean. Lo peor es que el asturiano no sólo ve cómo Sebastian Vettel se distancia un poco más en la general sino que, además, es superado en la clasificación por Kimi Raikkönen. Ahora mismo Alonso cae hasta la tercera plaza del Mundial y además empieza a sentir el aliento de Lewis Hamilton, que se le acerca peligrosamente.

Y es que Ferrari sigue sin estar fino. Nunca lo estuvo en calificación esta temporada pero, al menos, le salvaba el excelente ritmo del F138 en carrera. Sin embargo, desde el GP de Canadá, La Scuderia ha perdido fuelle y ya ha sido superado clarísimamente no sólo por Red Bull, su particular “bestia negra” sino también por Lotus y Mercedes, por lo que el campeonato se le ha puesto muy cuesta arriba, cuando aún estamos en la mitad del calendario.

Por último, decir que con este triunfo, Lewis Hamilton logra su primera victoria en la escudería alemana y su quinto triunfo particular en este trazado, que se ha convertido en un auténtico talismán para el británico, después de ganar en 2007. 2009, 2011 y 2012, siempre con McLaren.

Análisis de la carrera

Había mucha expectación con la salida de hoy. Primero, por saber si Lewis Hamilton volvería a ser machacado por Sebastian Vettel  como lo fue el pasado GP de Alemania, donde también marcó la pole. En segundo lugar, para ver si Fernando Alonso, como prometió el sábado, plantearía batalla para ganar alguna posición con una salida agresiva. Por último, quedaba el interés morboso de ver si Romain Grosjean volvería a liar algún estropicio de los suyos o, si por el contrario, se portaría decentemente y lucharía con sus rivales sin necesidad de mandarles a boxes.

Pero como suele ocurrir en el mundo de los toros, donde rige esa inexorable ley no escrita que dice “tardes de expectación, tardes de decepción”, lo cierto es que no ocurrió nada relevante tras la salida y Hamilton defendió su pole sin problemas, Vettel se fue detrás de él -no sin antes enseñarle las garras a Grosjean- y Alonso, que si bien lo intentó con uñas y dientes, acabó emparedado entre varios coches y tras estar a punto de tocarse con Grosjean, tuvo que desistir de su intento.

Salida del GP de Hungría, con Lewis Hamilton en cabeza
Salida del GP de Hungría, con Lewis Hamilton en cabeza

Por detrás, el único incidente reseñable fue cómo un nuevamente inoperante Felipe Massa se llevaba por delante las aspiraciones de Nico Rosberg, tras un toque en la primera curva que hizo saltar numerosos trozos de fibra de carbono del Mercedes del alemán. Si bien Rosberg no tuvo que entrar a cambiar el morro, el caso es que acabó fuera de la pista y para cuando quiso volver ya había salido de la zona de puntos.

Desde ese momento comenzó el dominio aplastante de Lewis Hamilton. La incógnita estaba en saber si el Mercedes se podría sobreponer a ese enorme problema que supone la gestión de los neumáticos en Mercedes, especialmente en Hamilton (como pasó en Nurburgring, sin ir más lejos) o si, por el contrario, podría aguantar al menos durante el primer stint. El caso es que Hamilton puso tierra de por medio, seguido por Vettel y por Grosjean, que a duras penas lograba seguir su ritmo.

Alonso, que rodaba en una cómoda cuarta posición era incapaz de seguir el ritmo de los tres de cabeza, bien escoltado por Felipe Massa, que intentaba mantener a raya a un desbocado Kimi Raikkönen, que no podía con el brasileño. El piloto carioca no podía hacer gran cosa ya que su Ferrari daba síntomas de tener algún problema mecánico tras el impacto con Rosberg pero aún así, le daba para aguantar las acometidas del Lotus de Raikkönen hasta que, en la vuelta 12 decidió entrar a hacer su primer pitstop, junto a Sebastian Vettel.

Sigue leyendo “GP de Hungría: Hamilton vence, Alonso sufre y Vettel aumenta su ventaja”

GP de Hungría: Hamilton recupera la sonrisa y Alonso, más líder


La verdad es que éramos muchos los que pensábamos que  la carrera de hoy sería un calco de lo que vimos en los entrenamientos del sábado, en los que Hamilton no sólo obtuvo la 150ª pole para McLaren sino que además lo hizo por aplastamiento. Sin embargo, hoy hemos vuelto a ver una carrera entretenida en la que Hamilton finalmente tuvo que sudar sangre para poder ganarle la batalla a un Kimi Raikkönen renacido, cada día más en forma y que nos recuerda más al campeón que fue y que sólo tiró la toalla a falta de pocas vueltas para el final, viendo que Hamilton no cedía, pese a que sus neumáticos habían dicho “basta” hacía muchas vueltas.

El último lugar del cajón quedó reservado para el otro piloto de Lotus, el francés Romain Grosjean, que sigue creciendo como piloto, fue el tercero en discordia. El doblete de Lotus en el podium demuestra que los británicos han superado ya clarísimamente a Mercedes y son por derecho propio la tercera escudería ahora mismo, tanto en rapidez como en resultados. De hecho, se podría decir que Lotus está casi al mismo nivel que McLaren, que empieza a superar el bache que sufrieron al final del primer tercio de la temporada.

Por otra parte y como se preveía, hoy no ha sido ni mucho menos el día de Ferrari. Fernando Alonso no ha tenido oportunidad de desplegar su magia y ha permanecido gran parte de la carrera rodando en tierra de nadie y, tras una jornada más o menos tranquila, el asturiano ha firmado un meritorio quinto puesto.

El piloto de Ferrari finalizó muy lejos de la cabeza pero al menos tiene la gran fortuna de haber acabado por delante de Mark Webber, su máximo rival en el campeonato y apenas un puesto por detrás de su otro enemigo, Sebastian Vettel, que ha acabado cuarto tras una extraña maniobra de su equipo, que le mandó a boxes cuando estaba pegado a Grosjean a falta de 10 vueltas, perdiendo unos segundos que, a la postre, le han podido impedir subir al tercer lugar.

Análisis de la carrera

La carrera empezó con problemas al tener que abortarse la salida debido a una avería en el Mercedes de Michael Schumacher, que se quedó clavado como una estaca en el mismo instante de la salida. Suerte que desde control de carrera, alguien se percató del problema en el monoplaza del alemán porque se podría haber organizado una montonera importante. En todo caso, el incidente se saldó con una vuelta de formación extra y con el Mercedes del Kaiser saliendo desde el pitlane.

La segunda salida se saldó con un pésimo arranque de Vettel, que perdía su posición con Button, mientras que Webber, en una de las mejores salidas que le recordamos, lograba subir cinco puestos de golpe y se situaba séptimo, al igual que Bruno Senna, que planteó batalla y sacaba un puesto de la nada, a costa de un desdibujado Massa. Por su parte Alonso lograba subir un puesto, al adelantar a Kimi Raikkönen, que se quejaba amargamente por radio que el KERS le dejó de funcionar.

Gran salida de Mark Webber, remontando cinco puestos de una tacada

Las primeras vueltas fueron de tanteo, con Hamilton y Grosjean manteniendo las distancias con respecto a sus perseguidores y sin más novedad en la pista que la enésima constatación del refrán español que dice que “a perro flaco todo se le vuelven pulgas”, que es lo que debió pensar Michael Schumacher. El heptacampeón alemán fue sancionado con un drive-through por exceso de velocidad en el pitlane.

Sigue leyendo “GP de Hungría: Hamilton recupera la sonrisa y Alonso, más líder”

GP de Hungría: Gran victoria de Button en una carrera marcada por el agua


Trepidante la carrera de hoy, especialmente en el tramo inicial y en su segundo tercio, donde merced a unas condiciones climáticas bastante malas, pudimos asistir a una serie de duelos personales.

Sin embargo, la carrera vino decidida finalmente no sólo por la magistral clase de conducción (y, por qué no, de oportunismo) ofrecida por Jenson Button sino por un par de decisiones tácticas que privaron a Lewis Hamilton de una merecida victoria y a Mark Webber de un posible pódium.

Un error de cálculo en los boxes de McLaren y Red Bull a la hora de seleccionar un neumático adecuado para afrontar el último tercio de carrera, justo en el momento que empezó a llover de forma considerable, les llevó a optar por neumáticos de lluvia intermedia cuando quizás lo más lógico hubiera sido esperar un poco a ver el transcurso de los acontecimientos.

Curiosamente, tanto en McLaren como en Red Bull, así como en Ferrari, no se tomó esa misma decisión para Button, Vettel y Alonso, que optaron por compuestos lisos, en especial el británico, que ya había decidido ir a tres paradas, montando ruedas duras con anterioridad. Y estos tres fueron los que, finalmente y en ese orden, se llevaron el gato al agua,  cerrando un mes de julio en el que los Red Bull han mostrado una cierta debilidad y se han mostrado mucho más vulnerables.

Análisis de la carrera

La carrera, como decimos, empezó bajo la lluvia, con todos los coches montando neumáticos de lluvia intermedia. Sin embargo, el aguacero que estaba regando el asfalto de Hungaroring no fue óbice para presenciar una salida muy disputada, así como unas primeras vueltas sencillamente de infarto.

Lejos de mostrar debilidad, la salida fue a cara de perro y ninguno de los favoritos se arredró a la hora de defender su posición, empezando por el poleman, Sebastian Vettel y el segundo, Lewis Hamilton. Inmediatamente por detrás, los Ferrari no podían con Button e incluso un renacido Michael Schumacher lograba “comerle la merienda” al asturiano, que caía a la sexta posición.

El asfalto, aun cuando la lluvia no era torrencial, era una pista de patinaje en la que los coches nos dejaron unas preciosas imágenes, con continuas derrapadas y “latigazos” constantes…y más de un susto, como el que se llevó Alonso en el momento de adelantar a Schumacher, cuando el Mercedes del alemán derrapaba justo cuando era rebasado por el Ferrari del español y a punto estuvo de llevárselo por delante.

Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, en plena pugna por el liderato

Aun así, nada comparable al espectáculo que Lewis Hamilton y Sebastian Vettel estaban protagonizando en las primeras vueltas, con el británico asediando sin piedad al líder que, a duras penas sí podía contener las acometidas del piloto de McLaren. Con el estado de la pista sólo era cuestión de tiempo saber quién cometería un error y éste vino en la vuelta 5 por cuenta de Vettel. El campeón del mundo hacían un recto en la curva 2, cediendo su privilegiada posición a Hamilton. Este “regalo” fue aprovechado por el inglés, que, acto seguido, ponía tierra de por medio con el resto.

Por detrás las cosas no estaban mucho mejor, con Alonso y Rosberg protagonizando un espectáculo similar, aunque en este caso era el español el que probaba el frescor de la hierba, cuando en la vuelta 7 se salía en la chicane. Aún así, su ritmo de carrera era superior al del joven piloto de Mercedes y apenas dos vueltas después lograba sobrepasarlo en una gran apurada de frenada a la salida de la recta principal.

Sigue leyendo “GP de Hungría: Gran victoria de Button en una carrera marcada por el agua”