GP de Japón: Nico Rosberg se aferra al Mundial y título para Mercedes


El alemán Nico Rosberg ha puesto un ladrillo más en el muro de los campeones con su victoria en Japón, en una de las más plácidas y soñadas carreras que, probablemente, habría soñado encontrarse.

Nico Rosberg camina con paso firme a su primer título
Nico Rosberg camina con paso firme a su primer título

Tras un fin de semana perfecto para el alemán, una nueva mala salida de Lewis Hamilton, le dejó fuera de combate a las primeras de cambio. Si a eso le añadimos una nueva y pésima cantada en la estrategia de Ferrari, que llegó a tener contra las cuerdas a los Mercedes, el campeonato está ahora más de cara que nunca para el rubio piloto de Mercedes.

En segundo lugar finalizó un sorprendente Max Verstappen. El jovencísimo piloto holandés no sólo supo aprovecharse de la desastrosa estrategia de los de Maranello sino que dio un auténtico recital de de pilotaje defensivo en el último tercio de la carrera.

Verstappen, que afrontó las últimas vueltas en clara inferioridad frente a un enardecido Lewis Hamiton, se supo defender con uñas y dientes de sus acometidas, aunque no exento de polémica una vez más.

De nuevo, un exagerado cambio de dirección defensivo al límite del reglamento le permitió salvar su posición en la penúltima vuelta justo cuando Lewis Hamilton lo tuvo a tiro.

De hecho,  nada más acabar la carrera, Mercedes presentó una queja formal ante los comisarios por dicha acción al considerarla ilegal, si bien, ante los nulos visos de que prosperase, acabó por retirarla horas después.

Precisamente, un renacido Lewis Hamilton fue el tercer y último integrante en el podium, de modo que, aunque tuvo en todo momento un ritmo de carrera inferior a los Ferrari de Vettel y Raikkönen, claramente perjudicados, en especial el alemán, por la mala cabeza de sus estrategas.

La estrategia vuelve a dejar a Ferrari sin pódium
La estrategia vuelve a dejar a Ferrari sin pódium

Por último decir que, como estaba previsto, Mercedes sumó los puntos necesarios que le faltaban para proclamarse campeones del mundo de Constructores por tercera vez consecutiva, sellando de forma definitiva un título que no por esperado ha sido menos merecido.

La temporada ha salido a pedir de boca para las Flechas Plateadas, quienes tras 15 victorias sobre 17 carreras este año (incluyendo cuatro dobletes) han vuelto a dominar con puño de hierro, como lo han venido haciendo estos últimos años, sin apenas oposición. Y lo que es mejor, con una superioridad insultante sobre el resto de equipos.

Españoles en carrera

La carrera no pudo ir peor para los dos españoles. No sólo por el hecho de que ambos pilotos quedaron fuera de los puntos sino por la pésima imagen mostrada por sus mecánicas.

A pesar de la más que evidente mejora  experimentada por los de Woking estas últimas carreras, que además introducían mejoras aprovechando que se corría en casa de su proveedor de motores, todo salió rematadamente mal, con el asturiano firmando una de sus peores carreras del año, en 16ª posición.

Fernando Alonso vivió una auténtica pesadilla en la casa de Honda
Fernando Alonso vivió una auténtica pesadilla en la casa de Honda

Sorprrendió, de forma desagradable eso sí, el lamentable rendimiento ofrecido por los McLaren-Honda durante toda la carrera, yendo de más a menos durante todo el fin de semana. De hecho, ya se venía venir el desastre con la mala calficación del sábado, que dejó fuera de la Q2 incluso a Jenson Button y último de la Q2 a Fernando Alonso.

Y como era previsible, en carrera las cosas no fueron mucho mejor. En una carrera normal y sin incidentes reseñables, no hubo lugar a la magia. Por eso, tanto Fernando Alonso como su compañero acabaron en el marasmo de la zona baja de la clasificación, sin ritmo ni velocidad punta y batiéndose el cobre con los Manor, el Sauber de Nasr y, precisamente, el Toro Rosso del propio Carlos Sáinz.

En este sentido, poco hay que añadir a la carrera de Carlos Sáinz, que vivió un fin de semana muy similar al de Fernando Alonso. El madrileño acabó en 17º lugar, justo detrás del asturiano.

Tras un sábado desastroso, en el que un problema mecánico impidió rodar a su monoplaza en la última sesión de entrenamientos libres, Sáinz cayó en la Q1, con un tiempo bastante pobre.

Lewis Hamilton se dejó gran parte de sus opciones en la salida
Lewis Hamilton se dejó gran parte de sus opciones en la salida

En carrera, el madrileño vivió un calvario similar al del asturiano, con quien de hecho acabó peleándose al final, en un coche sin alma, sin velocidad y al que ninguno de los compuestos utilizados le diese alternativa ninguna.

Encima, por si eran pocos los problemas, un toque con el mexicano de Haas, Esteban Gutiérrez, terminó de arruinar su carrera, además de causar un cabreo de considerables proporciones al madrileño.

Ferrari y Lewis Hamilton, los grandes perdedores

En una carrera en la que se podía apreciar una interesantísima y significativa mejora en sus monoplazas, Ferrari dejó escapar no sólo un pódium sino una más que factible victoria y que pocas veces tendrá más al alcance de la mano que hoy en Japón.

A pesar de una excelente salida de Vettel, de ser con diferencia el piloto con mejor ritmo de carrera y con un proyección excelente, nadie en Maranello ha sabido explicar qué pudo pasar por sus cabezas para llevar a cabo la estrategia en el último stint.

La opción casi suicida de sacar a Vettel con tráfico por delante y con los compuestos más blandos le dejó sin posibilidades ni siquiera de subir al cajón cuando tenía todos los triunfos en su mano.

Kimi Raikkönen, otra víctima del fallo en la estrategia de Ferrari
Kimi Raikkönen, otra víctima del fallo en la estrategia de Ferrari

No sólo no fueron capaces de sacar al alemán por delante de Hamilton sino que encima le sacaron con mucho tráfico de doblados en pista.

El hecho de salir con tanta gente por delante,además de enfadar al alemán que tuvo sus más y sus menos con algún que otro piloto doblado que opuso quizás más resistencia de lo debido, como pasó por ejemplo con Carlos Sáinz o Felipe Nasr,  impidió sacar el máximo rendimiento a unos compuestos blandos.

Vettel, que perdió mucho tiempo en doblar pilotos, gastó los mejores momentos de sus neumáticos, no pudo dar alcance a Hamilton. Esto provocó que cuando logró tenerlo a tiro, sus ruedas, bastante castigadas, le impidieron luchar por la posición.

Así pues, el británico, aprovechando la coyuntura y con unos compuestos más duros y en mejor estado, se marchó irremisiblemente en pos de Verstappen, dejando al alemán una vez más con la miel en los labios.

Por su parte Hamilton hoy no tuvo su día y lo pagó quizás demasiado caro. Su error en la salida, que le mandó de la segunda hasta la octava posición, le acabó lastrando el resto de la carrera. A pesar de que logró recuperarse y remontó, no fue suficiente.

Ni siquiera para dar caza a Verstappen, quien se defendió como gato panza arriba en las últimas vueltas y mantuvo su posición a pesar de los esfuerzos del británico, De hecho, en su desesperación por atacar al holandés, Hamilton se acabó yendo recto en la chicane, perdiendo sus últimas opciones de ser segundo.

Max Verstappen pudo con Lewis Hamilton en el último tercio de la prueba
Max Verstappen pudo con Lewis Hamilton en el último tercio de la prueba

Hoy, pues, no caben excusas ni declaraciones altisonantes, como las que dijo al acabar el GP de Malasia, cuando acusó veladamente al equipo de haber saboteado su coche para que ganase Rosberg el Mundial.

Si en Sepang un fallo mecánico cuando lideraba cómodamente la prueba le dejo fuera de carrera, no es menos cierto que el error sufrido hoy en la salida, muy similar al que le costó la victoria en Monza hace apenas un mes, es achacable en exclusiva al piloto británico.

Quizás por eso pidió perdón al equipo nada más acabar la carrera pero está claro que estos errores, que hasta ahora sólo venía cometiendo Rosberg estos últimos años cuando las cosas se ponían duras, le están empezando a pasar factura a Hamilton y quién sabe, si le pueden haber costado un campeonato que, nada más volver del parón veraniego, tenía en su mano.

Clasificación de carrera y del Mundial

El GP de Japón arrojó la siguiente clasificación final tras 53 vueltas al trazado de Suzuka

  1. Nico Rosberg (Mercedes AMG), en 1h 26′ 43”
  2. Max Verstappen (Red Bull TAG-Heuer), a 4,9”
  3. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 5,7”
  4. Sebastian Vettel (Ferrari), a 20,2”
  5. Kimi Raikkönen (Ferrari), 28,3”
  6. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG-Heuer), a 33,9”
  7. Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 57,4”
  8. Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 59,1”
  9. Felipe Massa (Williams Mercedes), a 1’37”
  10. Valtteri Bottas (Williams Mercedes), a 1’38”
Nico Rosberg festejando su novena victoria del año
Nico Rosberg festejando su novena victoria del año

La clasificación del Mundial de Pilotos tiene ahora más color alemán que nunca, con un dominante Nico Rosberg, que lidera ahora el campeonato con un holgado colchón de 23 puntos sobre su compañero Lewis Hamilton, cuando faltan solo cuatro carreras para finalizar.

En tercer lugar, y a pesar de su sexto puesto de hoy, sigue en manos de Daniel Ricciardo. El australiano sigue conservando una cómoda ventaja de 42 puntos sobre Kimi Raikkönen y de 47 sobre Sebastian Vettel y su compañero de equipo Max Verstappen.

Precisamente el holandés, merced a su segundo puesto de hoy ha igualado en puntos a Sebastian Vettel, pero el hecho de que el joven piloto de Red Bull haya logrado una victoria (la conseguida en el GP de España en mayo) le sitúa por delante del alemán de Ferrari en la clasificación del campeonato.

  1. Nico Rosberg (Mercedes AMG), 313 puntos
  2. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 280 puntos
  3. Daniel Ricciardo (Red Bull TAG-Heuer), 212 puntos
  4. Kimi Raikkönen (Ferrari), 170 puntos
  5. Max Verstappen (Red Bull TAG-Heuer) 165 puntos.

Por su parte, en lo relativo al Mundial de Constructores, volver a reiterar que el equipo Mercedes es ya, de forma matemática, campeón de Marcas.

Los integrantes de Mercedes, festejando su tercer título del año
Los integrantes de Mercedes, festejando su tercer título de Constructores

Sus números y su dominio durante toda la temporada ha sido incontestable y, por ende, lo único que podía estar en cuestión era en qué carrera iban a proclamarse campeones y cuál sería el número de puntos totales logrados.

Ahora, con todo ya decidido en la pelea por el título sólo falta saber quiénes se llevarán el gato al agua en la lucha por el segundo y el tercer puesto, así como en el resto de escuderías.

Todo apunta a que la segunda plaza se la llevará Red Bull, que mantiene una sustanciosa ventaja de 50 puntos sobre Ferrari y que, al menos a mí, se me antoja insalvable de aquí al final de la temporada.

Lo peor de los de Maranello no es haber sido superados por un equipo que partía en clara desventaja sobre ellos sino que, además, ellos solos han sido capaces de cavar su propia fosa, merced a errores infantiles de estrategia que, como en el caso de hoy. le han privado no ya de un pódium sino de la propia victoria en Suzuka.

  1. Mercedes AMG, 593 puntos
  2. Red Bull TAG-Heuer, 385 puntos
  3. Ferrari, 335 puntos
  4. Force India Mercedes, 134 puntos
  5. Williams Mercedes, 124 puntos

La próxima carrera: Austin,  “territorio Hamilton”

Por último, añadir que para la siguiente carrera habrá que esperar dos semanas. De nuevo, y por tercera vez en lo que va de año, el Gran Circo coge el avión rumbo a otro continente, en este caso América.

Allí nos espera el GP de EE.UU., en el siempre imponente Circuito de Las Américas, en Austin (Texas). Un trazado muy largo (5,5 kilómetros) y muy técnico, donde Mercedes no debería tener problemas para volver a dominar y en el que Rosberg puede -y debe- asestar el golpe de gracia a Hamilton para asegurar su primer Mundial.

Ahora bien, no va a ser tarea fácil ya que el de Austin es un circuito que le viene como anillo al dedo a Lewis Hamilton.

A pesar de su “juventud”, con sólo cuatro carreras disputadas, el británico ya ha escrito su nombre en tres ocasiones y con dos equipos distintos (McLaren en 2012 y Mercedes en 2014 y 2015).

Mejora Alex de Angelis dentro de la gravedad


Desde Japón nos llegan buenas y esperanzadoras noticias sobre el estado de salud del piloto sanmarinense Alex de Angelis, que se recupera de sus graves heridas sufridas este viernes, tras sufrir una tremenda caída en el circuito de Motegi.

Alex de Angelis mejora dentro de la gravedad
Alex de Angelis mejora dentro de la gravedad

De Angelis ha sido sometido a un nuevo escáner cerebral y pulmonar para confirmar el estado de sus heridas, en especial, el hematoma intracraneal que le fue detectado horas después de su ingreso tras el accidente. Aunque el estudio radiológico confirmó que la lesión cerebral continúa inalterada, las lesiones pulmonares han mejorado ligeramente.

De esta forma, y aunque no hay cambios en la valoración médica de su estado clínico, que sigue siendo crítico, De Angelis ha visto cómo se le ha reducido la sedación y actualmente es capaz de hablar y se encuentra orientado.

En las próximas 72 horas, el piloto de San Marino, que se encuentra con la asistencia permanente del Dr. Michele Zasa, de Clinica Mobile. será sometido a un nuevo estudio radiológico para confirmar el estado del hematoma intracraneal, así como el estado de sus pulmones.

Por último, decir que el propio Alex de Angelis ha querido tranquilizar a sus fans con un mensaje en su cuenta oficial de Facebook, en el que se dejó fotografiar junto a un mensaje en italiano que decía “tranquilli che il DEA non molla! ! grazie mille a tutti! Vi lovvo !!!” (tranquilos que el DEA -iniciales de De Angelis- no se rinde! Mil gracias a todos, os quiero)

GP de Japón: Nuevo golpe de mano de Hamilton y Mercedes el día que Fernando Alonso explotó contra su equipo


La carrera de hoy disputada en el siempre atractivo circuito de Suzuka ha tenido dos caras bien distintas. Una, muy anodina y aburrida, que ha sido la lucha por los puntos y la otra, mucho más divertida, que es la pugna por los 10 últimos puestos.

Nuevo doblete de Mercedes, con Lewis Hamilton en lo más alto
Nuevo doblete de Mercedes, con Lewis Hamilton en lo más alto

La victoria, por otra parte previsible, de Lewis Hamilton nos ha vuelto a dejar la imagen de una enorme superioridad del equipo Mercedes, demostrando que lo de Singapur fue un mero accidente. Pero también nos ha dejado una nueva constatación de lo ciertamente grande que le viene el Mercedes AMG FW06 a un piloto como Nico Rosberg, al que hoy se le ha vuelto a “ver el cartón” …y son ya unas cuantas.

Hoy ha protagonizado su enésimo error de pilotaje, con una salida infame en la que no supo defender su pole (injustamente lograda tras la bandera roja mostrada al final de los entrenamientos del sábado por el accidente de Kvyat) Por si fuese poco, Rosberg hoy se ha vuelto a arrugar en la salida en su duelo directo con Hamilton y ha vuelto a fracasar estrepitosamente.

Aun así, el poderío mecánico de su montura le permitió recuperar en la pista lo que perdió en los primeros compases de carrera y logró salvar los muebles, firmando el segundo puesto aunque con Vettel soplándole en el cogote.

Españoles en carrera

La carrera de nuestros compatriotas tuvo un sabor ciertamente agridulce. Por un lado, aunque Carlos Sáinz se pudo ir con un puntito en la buchaca gracias a su 10ª plaza final, algo que tras su pésima calificación del sábado él mismo firmaba minutos antes de la carrera.

Sin embargo, viendo cómo se desarrollaron los acontecimientos durante la prueba, al madrileño le quedó el regusto de saber que, de no cometer un par de errores estúpidos, podría haber acabado con muchos más puntos en el zurrón. Una pasada de frenada en su primer pitstop, le hizo impactar con un bolardo del pitlane, dañando el morro de su monoplaza.

Como todo ocurrió en el último momento y de forma imprevisible, nadie en el equipo tenía a mano un morro para poder reemplazar el maltrecho alerón de su Toro Rosso, lo que le hizo perder un tiempo precioso cuando iba séptimo y rodaba a un ritmo excelente.

Esta demora le hizo caer hasta casi el 15º puesto y, aunque luego se rehizo, tuvo que remar contra corriente hasta que un pequeño error al entrar colado en una curva, le hizo perder la novena plaza cuando luchaba con su compañero Verstappen.

Por su parte, la nota negativa volvió a ponerla Fernando Alonso. Sin embargo, eso no es lo noticiable. Lo auténticamente reseñable es que esa impostada camaradería y respeto que pilotos y equipo se profesaban públicamente no era más que un enorme paripé.

Mientras que el asturiano estaba haciendo un auténtico carrerón, aguantando tras de sí el empuje de Carlos Sáinz y Marcus Ericsson sacando el 120% de su McLaren, luchando por entrar en los puntos. Sin embargo, y a pesar de su esfuerzo, acabó siendo engullido por ambos monoplazas.

Y es que si doloroso -y espectacular- fue el adelantamiento del madrileño, más aún lo fue cuando el siguiente en arrancarle las pegatinas a Alonso fue Ericssón, En ese momento, Alonso estalló por la radio, lamentándose de que el motor de su coche era más propio de un GP2 y que esa situación era bochornosa, para acabar con un sonoro grito de rabia.

Estas declaraciones, lejos de ser suavizadas fueron ratificadas en el paddock ante la prensa y se suman a la queja mostrada en boxes cuando, según sus propias palabras, su mejor vuelta de calificación en Suzuka en toda su carrera, apenas le sirivó para ser 14º en parrilla.

Cuando vio la repercusión pública de sus palabras, decidió recular mandando un mensaje conciliador hacia el equipo a través de su cuenta de Twitter.

Sin embargo, esto le ha valido un tirón de orejas por parte de Ron Dennis por considerarlas inapropiadas, en un claro ejemplo de querer lavar los trapos sucios en casa y ha disparado el rumor sobre una posible renuncia de Alonso a seguir en la Fórmula 1 el próximo año ante la falta de un proyecto competitivo en McLaren.

Análisis de la carrera

La carrera dio comienzo con una salida sorprendente en la que Nico Rosberg no estuvo, una vez más a la altura, a la hora de defender su pole. Salió mal, con miedo y en la primera curva reculó ante el furibundo ataque de Lewis Hamilton, que a diferencia de su compañero sí salió con el hambre y las ganas necesarias para liderar la carrera.

Momento en el que colisionan Daniel Ricciardo y Felipe Massa
Momento en el que colisionan Daniel Ricciardo y Felipe Massa durante la salida del GP de Japón

Arrinconado en el vértice de la curva por su compañero, en una maniobra arriesgada pero legal, Rosberg prefirió ceder en su empuje y se salió mínimamente. Circunstancia aprovechada tanto por Sebastian Vettel, que había salido como un cohete, pasando literalmente por encima de Valtteri Bottas y por el propio piloto finlandés, haciendo caer al rubio alemán hasta una inesperada cuarta plaza.

Por detrás, la salida fue bastante limpia salvo en un par de detalles que dejaron fuera de juego a dos de los favoritos para estar entre los mejores como Daniel Ricciardo y Felipe Massa y a punto estuvo de hacer lo propio con “Checo” Pérez y Carlos Sáinz.

En el primer caso, el brasileño de Williams se vio encerrado y en la masiva frenada, no pudo evitar tocar por detrás al Red Bull del australiano, haciendo el típico “afliador” que provocó el reventón de la rueda trasera izquierda del coche de Ricciardo así como la delantera derecha del monoplaza de Massa, quienes a duras penas lograron llegar a sus boxes a tres ruedas y con todas sus opciones perdidas.

Mejor suerte corrieron Carlos Sáinz y Sergio Pérez. En unas circunstacias similares, el Toro Rosso del español se tocó de lado con el Force India del mexicano aunque sin consecuencias, salvo una breve excursión por la gravilla del circuito de Suzuka por parte de Pérez y el borrado casi completo de las letras de las ruedas del coche de Sáinz.

A partir de ese momento la carrera se convirtió en otro monólogo más de Lewis Hamilton quien comenzó a encadenar vueltas rápidas con el fin de alejar de su rebufo a Sebastian Vettel, quien a su vez había hecho lo propio con Valtteri Bottas y Nico Rosberg.

La carrera por delante parecía finiquitada con tan solo media docena de vueltas ya que, salvo descalabro mecánico como en Singapur, todo estaba de cara para que Hamilton siguiese con su paseo militar hasta el final de la prueba.

La única duda era saber si Rosberg se quedaría fuera del pódium o si, por el contrario, lograría dar con la tecla para al menos limar las diferencias con sus rivales más directos ya que la victoria estaba prácticamente descartada.

Entretanto, la carrera por detrás estuvo ciertamente animada durante todo este primer tramo. No sólo por el duelo antes citado entre Alonso, Sáinz y Ericsson sino que en todas las posiciones se jugaba algo. Los dos Lotus, Nasr, Kvyat, que se quejaba de problemas en los frenos, e incluso Jenson Button tenían particulares y espectaculares duelos.

Valtteri Bottas, en dura pugna con Nico Rosberg
Valtteri Bottas, en dura pugna con Nico Rosberg

Llegados a la vuelta 13 comenzó el baile en boxes entre los grandes. Bottas adelantó su parada, mientras que Vettel hizo lo propio una vuelta más tarde como respuesta al ataque del finlandés, al tiempo que Rosberg esperaba una vuelta más para hacer su primer cambio de gomas.

Este stint con los compuestos duros no le sentó nada bien a Valtteri Bottas ya que en apenas un par de vueltas después, el finlandés era rebasado con suma facilidad por el Mercedes de Rosberg, que ponía rápidamente sus ojos en Vettel, habida cuenta que Hamilton seguía a lo suyo, a ritmo de vuelta rápida en cada giro y parecía ya inalcanzable.

En paralelo, por detrás se seguían viendo duelos interesantes ya que, si bien las primeras plazas parecían casi inamovibles, el resto de plazas con derecho a puntos eran un hervidero, con muchos candidatos, con Kim Raikkönen como mejor colocado.

A punto de producirse el segundo pitstop del día, Fernando Alonso volvía a protagonizar un bonito pero desigual duelo, en este caso con el Toro Rosso de Max Verstappen mientras peleaba por la 10ª posición. El español tiró de casta y suplió la evidente carencia de motor con oficio y logró resistir durante varias vueltas al joven holandés, hasta que finalmente tuvo que entregar la cuchara.

Sin embargo, la carrera no tenía visos de ofrecer mucho más y, a partir del último stint, el espectáculo se vino literalmente abajo. Si acaso, unas pinceladas ofrecidas por la imagen de Grosjean, saltándose una chicane y ver cómo Sáinz se batía el cobre con Sergio Pérez para defender el punto del honor.

La única nota de emoción la puso Sebastian Vettel, quien en un último empujón llegó a ponerse a menos de dos segundos de Rosberg pero a falta de cinco vueltas y ante la imposibilidad de recortar más las diferencias, decidió tirar la toalla y firmar su sexto pódium del año.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, una vez más, alabar el sublime estado de forma de Lewis Hamilton que sigue intratable. Su hambre, su pilotaje estratosférico y su inimitable estilo, tanto en el monoplaza como fuera de él, le han convertido en un auténtico fuera de serie que pasará sin duda a la historia de la Fórmula 1.

Lewis Hamilton, rebasando a Nico Rosberg en la salida
Lewis Hamilton, rebasando a Nico Rosberg en la salida

Otro que sigue su estela es Sebastian Vettel. Hoy ha vuelto a exprimir hasta el último recurso de su Ferrari. A pesar de que era plenamente consciente de que no iba a vivir una situación como la de Singapur, ha protagonizado una salida espectacular y ha mantenido un excelente ritmo de carrera. Y aunque pese a sus esfuerzos, finalmente fue rebasado por Rosberg, pero ha vuelto a acabar en el cajón contra todo pronóstico.

Pero fuera de los dos “galácticos”, en el mundo terrenal hay que destacar la sensacional carrera de Nico Hulkenberg, el verdadero protagonista del día. A pesar de partir en la 14ª posición, tras su sanción por el incidente en Singapur, el alemán ha llevado una magnífica estrategia y, poco a poco y sin hacer ruido, se fue aupando en la clasificación de carrera hasta acabar en una meritoria -e inesperada- sexta plaza.

También hay que destacar la buena carrera de los dos Lotus que, por fin, han conseguido acabar en los puntos. Hacía mucho tiempo que los dos monoplazas de Enstone lograban finalizar un Gran Premio y más aún que puntuaban.

Tanto Grosjean como Maldonado, séptimo y octavo respectivamente, han llevado a cabo una inteligente carrera, sin arriesgar más de lo necesario, algo difícil de ver en pilotos como ellos, especialmente el venezolano. Una buena noticia sin duda, en puertas de la casi segura venta de Lotus a Renault, que afronta esta semana su última fase.

Por último, hay que volver a resaltar la buena carrera de Max Verstappen. A pesar de salir desde la última línea de la parrilla, su fogosidad ha tenido premio y tras un buen puñado de adelantamientos, uno de ellos a Alonso ciertamente espectacular, ha vuelto a brillar y, sobre todo, a batir a su compañero en su duelo particular.

Por el contrario, las notas negativas vienen de un decepcionante Nico Rosberg que, una vez más y cuando está  bajo presión, ha vuelto a fallar. Sólo el potencial del Mercedes le ha devuelto a un pódium que había perdido por un par de errores, impropios de un piloto que aspira a ganar un Mundial como es el caso del teutón.

Tampoco ha sido el día de los Red Bull. Nadie esperaba que rindiesen como en Singapur, un trazado que sin duda se acomodaba más a sus características. Pero tampoco se esperaba una debacle como ésta.

Es cierto que lo ocurrido con Ricciardo se debe más a la mala suerte que a otra cosa pero, si le sumamos que Kvyat tuvo que salir desde el pitlane tras  arreglar el desaguisado ocasionado por el ruso, tras un terrible accidente en la Q3 que bien pudo costarle un disgusto, el resultado final es que ambos pilotos quedaron fuera de los puntos.

Mal día para Williams, que no supo aprovechar su buena jornada del sábado
Mal día para Williams, que no supo aprovechar su buena jornada del sábado

Por último, tampoco fue el día de Carlos Sáinz. A pesar de una gran salida y un gran ritmo de carrera que incluso le llevó a marcar una vuelta rápida, dos errores le privaron de una mejor posición.

El error en la entrada del pitlane, antes comentado, le lastró profudamente para el resto de la prueba a lo que se añadió un pequeño error de pilotaje ante el asedio de Max Verstappen casi al final de la carrera, le dejó la novena posición en bandeja a su compañero.

Clasificación de carrera y del Mundial

Tras 53 vueltas al mítico trazado de Suzuka, así finalizó el GP de Japón:

  1. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h 28’06”
  2. Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 18,9”
  3. Sebastian Vettel (Ferrari), a 20,8”
  4. Kimi Raikkönen (Ferrari), a 33,7”
  5. Valtteri Bottas (Williams), 36,7”
  6. Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 55,5”
  7. Romain Grosjean (Lotus Mercedes), a 1’12”
  8. Pastor Maldonado (Lotus Mercedes), a 1’13”
  9. Max Verstappen (Toro Rosso Renault), a 1’35”
  10. Carlos Sáinz Jr. (Toro Rosso Renault), a 1 vuelta
Lewis Hamilton, festejando con su equipo su octava victoria del año
Lewis Hamilton, festejando con su equipo su octava victoria del año

Tras 14 carreras, el Mundial de Pilotos está ahora más cerca para Lewis Hamilton, que suma ya 277 puntos y abre una brecha de 48 puntos con respecto a Nico Rosberg, quien con su segundo puesto de hoy salva los muebles y se afloja la soga que le había echado Sebastian Vettel tras su victoria en Singapur.

Aun así, el tetracampeón no afloja y, pese a que no ganará el Mundial, se puede decir que su primer año en Ferrari va a terminar con nota. De momento, tres triunfos y seis pódiums que le da un total de 218 puntos, a sólo 11 de su compatriota.

Detrás de esta terna, el abismo es absoluto. A más de 100 puntos de diferencia está Kimi Raikkönen, que sigue con su particular duelo por la cuarta plaza con su compatriota Valtteri Bottas y Felipe Massa, quienes a su vez mantienen su pelea fratricida en Williams por la hegemonía como mejor piloto en Grove.

  1. Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 277 puntos
  2. Nico Rosberg (Mercedes AMG), 229 puntos
  3. Sebastian Vettel (Ferrari), 218 puntos
  4. Kimi Raikkönen (Ferrari), 119 puntos
  5. Valtteri Bottas (Williams Mercedes), 111 puntos
  6. Felipe Massa (Williams Mercedes), 97 puntos
  7. Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull Renault), 73 puntos
  8. Daniil Kvyat (Infiniti Red Bull Renault), 66 puntos
  9. Romain Grosjean (Lotus Mercedes), 44 puntos
  10. Sergio Pérez (Force India Mercedes), 39 puntos

En lo que respecta al Mundial de Constructores, el equipo Mercedes está a un paso de coronarse matemáticamente campeón del mundo por segundo año consecutivo. Sus 506 puntos se han convertido en un muro infranqueable para Ferrari.

Aun así, los de Maranello siguen su idilio con las primeras plazas de cada carrera y son los únicos que han podido seguir mínimamente el paso firme marcado por Mercedes esta temporada. Por eso, a falta de tan solo cinco carreras para acabar la temporada, Ferrari tiene casi asegurado el segundo lugar del campeonato de constructores, con 337 puntos.

Tampoco parece que vaya a haber muchas dudas sobre qué equipo será el tercero en discordia. Aunque a una distancia sideral de Mercedes y Ferrari, sólo Williams ha sido capaz de mostrarse como alternativa a la hegemonía plateada y roja esta temporada. Ni siquiera Red Bull, que tuvo un atisbo de levantar la cabeza en Singapur, parece estar a la altura.

De hecho, hoy en Japón los de Christian Horner han perdido una oportunidad de oro de acercarse a Williams, al quedar Massa fuera de los puntos. Tal vez por eso el “0” cosechado hoy por Red Bull sea uno de los más dolorosos de toda la temporada.

  1. Mercedes AMG, 506 puntos
  2. Ferrari, 337 puntos
  3. Williams, 208 puntos
  4. Infiniti Red Bull Renault, 139 puntos
  5. Force India, 77 puntos
  6. Lotus, 60 puntos
  7. Toro Rosso, 44 puntos
  8. Sauber Ferrari, 26 puntos
  9. McLaren Honda, 17 puntos
  10. Manor Marussia, 0 puntos

Marussia pide “paciencia y comprensión” ante el estado de Jules Bianchi


La noche ha sido muy larga en el Hospital Mie, donde el grueso de los equipos Marussia y Ferrari , junto a los familiares de Jules Bianchi esperan con ansiedad alguna noticia sobre el estado de salud del joven piloto francés.

Jules Bianchi en el momento de ser atendido tras su accidente
Jules Bianchi en el momento de ser atendido tras su accidente

Ante la ausencia de novedades y, sobre todo, debido al aluvión de preguntas que los medios de comunicación están haciendo a los miembros del equipo Marussia que se encuentran en la sala de espera del citado centro hospitalario nipón, acaban de emitir un comunicado en el que se pide “paciencia y comprensión” a los medios y fans y “respeto” para la familia Bianchi en este duro trance.

Asimismo, han confirmado que habrá un nuevo parte médico siempre y cuando así lo decidan los familiares y los médicos que, en este momento, le están tratando de las gravísimas heridas que el piloto francés sufrió en la cabeza, cuando su monoplaza se estrelló violentamente contra la grúa que atendía en esos momentos al Sauber de Adrian Sutil, accidentado en la misma zona minutos antes.

El contenido completo del comunicado de Marussia se encuentra en su web y dice lo siguiente:

“Tras el accidente sufrido ayer por Jules Bianchi durante el GP de Japón de Fórmula 1 en el circuito de Suzuka, el equipo Marussia F1  Team quiere agradecer la gran cantidad de apoyo y afecto recibido por Jules y el equipo en este momento tan difícil.

Con respecto a la comunicación de la información relativa a la condición médica de Jules, respetaremos y nos guiaremos por los deseos de la familia Bianchi. Junto con los cuidados de Jules van a seguir siendo nuestra máxima prioridad. Por lo tanto, les pedimos paciencia y comprensión con respecto a las nuevas actualizaciones médicas, que se comunicarán en conjunto con el Centro Médico General de Mie en Yokkaichi, donde Jules está siendo tratado, cuando estimen que es apropiado.

Representantes del equipo Marussia F1 Team y la Escudería Ferrari permanecerán en el hospital para apoyar a Jules Bianchi y la familia”.

De momento, lo único que se sabe a ciencia cierta es que, tras la delicadísima intervención quirúrgica a la que fue sometido durante el día de ayer, el piloto se encuentra en estado crítico y luchando por su vida.

Todo lo que ha trascendido después no son más que rumores y suposiciones, desmintiendo así el rumor que circuló la noche de ayer por los medios y, por el cual, el estado de salud de Jules Bianchi habría empeorado súbitamente y habría sido necesaria una segunda operación para detener una posible nueva hemorragia cerebral, así como que se encuentre intubado y conectado a un respirador artificial.

Desde este humilde blog rezamos por la pronta recuperación del simpático y brillante piloto francés y deseamos que los médicos puedan revertir una dramática situación  que, por desgracia, nos retrotrae a un nefasto 3 de julio de 2012, el día que nuestra inolvidable María de Villota sufrió el grave accidente que a la postre le costó la vida.

Jules Bianchi, en estado crítico tras sufrir un accidente en Suzuka


El piloto del equipo Marussia, el francés Jules Bianchi está siendo operado para reducir los hematomas cerebrales consecuencia del tremendo accidente sufrido hoy en Suzuka.

Su estado en estos momentos es crítico y su vida corre serio peligro, según ha informado la FIA en un comunicado, en referencia al estado de salud del joven piloto galo, accidentado hoy en el GP de Japón.

Jules Bianchi siendo atendido por los médicos en el lugar del accidente
Jules Bianchi siendo atendido por los médicos en el lugar del accidente

El accidente se produjo en la vuelta 42 cuando el Marussia del piloto francés impactaba violentamente contra la grúa que estaba en esos momentos tratando de retirar el Sauber de Adrian Sutil, accidentado instantes antes en la citada curva. Se ha dicho que el impacto fue de tal calibre (en torno a las 50 G) que el monoplaza del alemán, que estaba en esos momentos sobre la grúa, se precipitó contra el suelo.

A partir de ahí todo fue bastante confuso ya que no se registraron apenas imágenes de lo ocurrido. De repente salió el Safety Car a pista, acompañado del coche médico y en ese momento se desató el caos. No había noticias de Sutil y sólo en el box de Marussia se sabía que Bianchi había sufrido algún accidente al perder la comunicación por radio con el galo.

De repente, las cámaras empezaron a enfocar al box de Marussia y al lugar de los hechos, dónde no había ni rastro del monoplaza del francés y, por contra, sí se podía ver a Adrian Sutil, aparentemente en buen estado.

Sin embargo, el coche médico seguía ahí y las carreras empezaron a sucederse en torno al centro médico. Empezando por la aterrada novia de Sutil hasta cada vez más miembros del staff de Marussia y cada vez más pilotos, a medida que iban conociéndose los detalles del accidente. En ese momento, se empezaron a filtrar detalles de lo ocurrido y el desasosiego comenzó a flotar en el ambiente.

Bianchi lucha por su vida
Bianchi lucha por su vida

El Marussia y no el Sauber era el principal afectado por la colisión y el estado del francés era francamente preocupante, especialmente cuando el helicóptero medicalizado se puso en marcha. El accidente había sido brutal y Bianchi se encontraba inconsciente dentro del cockpit, con evidentes signos de daños en la cabeza.

Tras su rápida evacuación al centro médico, fue su responsable el doctor Cecarelli quien dio las primeras noticias y no eran en absoluto alentadoras. Bianchi había sido trasladado por carretera al Hospital General de Mie, cercano al lugar de los hechos, ante la imposibilidad de que el helicóptero pudiese despegar por las malas condiciones atmosféricas.

Sin embargo, pronto se fueron filtrando detalles de lo ocurrido y enseguida se supo que Bianchi había sido trasladado por carretera en una UVI móvil a petición de los propios médicos, para evitar problemas con la diferencia de presión, debido a los problemas de presión intracraneal que sufría en esos momentos el joven piloto galo. Además, también trascendió que la evacuación se produjo con un tablero dorsal y un colchón de vacío, con el fin de garantizar al máximo la inmovilización del piloto.

Desde ese momento, todos los pilotos sin excepción, además de mostrar en Twitter su apoyo al compañero herido, se desplazaron al hospital donde se encuentran hasta ahora, aguardando nuevas -y esperamos que mejores- noticias acerca del estado de salud de Bianchi.

Desde aquí, mientras que el bueno de Jules Bianchi está siendo sometido a tan delicada intervención y se espera con inquietud el resultado de la cirugía, nos sumamos al hashtag #ForzaJules y deseamos que pronto volvamos a ver su sonrisa y su talento a bordo de un Fórmula 1.

GP de Japón: Lewis Hamilton gana entre la lluvia y la tragedia


El GP de Japón de este año estaba predestinado a pasar a la historia aunque por muchos otros motivos. Especialmente porque era la carrera en la que Sebastian Vettel anunció por sorpresa su salida de Red Bull. Sin embargo, la carrera será recordada por el terrible accidente de Jules Bianchi, que a estas horas, está cen un hospital próximo a Suzuka, donde está siendo sometido a una intervención quirúrgica a vida o muerte.

Triste pódium el vivido en Japón, tras una nueva victoria de Hamilton

La carrera tenía todos los ingredientes para ser uno de esos Grandes Premios épicos, cargados de emoción, un aliciente a la soporífera temporada que estamos viviendo. La amenaza del tifón Phanfone se cernía sobre Suzuka y el aguacero que se esperaba durante la carrera prometía ser de antología, hasta el punto que se llegó a barajar la posibilidad de adelantar el horario de la carrera, e incluso suspenderla.

Sin embargo y pese a que en el momento de dar la salida caía un monumental aguacero sobre el trazado japonés, la carrera se disputó y, tras una bandera roja y tres Safety Cars, acabó antes de tiempo y de la peor manera posible.

Lo de menos fue la octava victoria de Lewis Hamilton, ofreciendo una sensacional lección de pilotaje en mojado, especialmente ante Nico Rosberg. El alemán acompañó a su compañero en el pódium, pero recibió un duro correctivo moral ya que la carrera de hoy demostró que en estas lides está a años-luz de su compañero.

El tercer lugar del cajón fue para Sebastian Vettel que protagonizó la remontada del día. El tetracampeón firmó su mejor carrera del año, volviendo a demostrar que es el mejor piloto del mundo hoy día en mojado, saliendo desde la novena plaza.

Por su parte, Fernando Alonso firmó el segundo abandono de la temporada, al sufrir una grave avería en el sistema eléctrico de su Ferrari F14 T nada más empezar la carrera. Un despropósito que, unido al esperpento de carrera protagonizada por Kimi Raikkönen, finalizando en 12ª posición, haya supuesto que Ferrari se haya quedado fuera de los puntos por primera vez tras 82 carreras consecutivas puntuando.

Análisis de la carrera

Aunque se rumoreaba una posible suspensión de la prueba y con el cielo jarreando sobre el asfalto de Suzuka, la carrera comenzó con una salida ralentizada por el Safety Car, que trataba de poner algo de sosiego en un pelotón más preocupado de ver qué tenían a escasos metros de sus ojos que de mantenerse  en pista.

Pero la cosa estaba tan sumamente mal que, cuando apenas habían cumplido el primer giro, Marcus Ericsson trompeaba y mandaba su Caterham al barro. Aunque el sueco lograba volver a pista, Charlie Whiting optó por sacar la bandera roja y suspender temporalmente la carrera y esperar a que escampase mínimamente.

Imagen de la salida ralentizada por el Safety Car
Imagen de la salida ralentizada por el Safety Car

Tras 25 minutos de tensa espera, la carrera se relanzó, de nuevo con el Safety Car como protagonista pero cuando apenas llevábamos  una vuelta el Ferrari F14 T de Fernando Alonso se apagaba de golpe. Una avería en el suministro eléctrico del monoplaza dejaba literalmente a oscuras al asturiano, que decía adiós a Japón con tan solo tres vueltas disputadas.

Hubo que esperar a la novena vuelta para que el Coche de Seguridad se retirase y, aunque es cierto que la lluvia había cesado prácticamente, el asfalto estaba muy mojado, lo que motivó que todos los coches se tomasen con mucha calma el relanzamiento de la carrera. Con todo el pelotón agrupado, se produjo un hecho a la postre decisivo, sobre todo para los intereses de McLaren ya que en la vuelta 10 y con la pista bastante encharcada, llamaron a Jenson Button para que montase neumáticos de lluvia intermedia.

Lo que parecía una locura pronto se reveló como un acierto. Con Jenson Button pulverizando todos los registros, el británico no tardó en auparse a la parte alta de la clasificación y su ejemplo fue seguido rápidamente por el resto. Entre las vueltas 12 y 13 todos los favoritos optaron por cambiar sus compuestos de lluvia extrema, habida cuenta que no se esperaban más precipitaciones.

Fernando Alonso, remolcado a su box tras quedarse sin sistema eléctrico
Fernando Alonso, remolcado a su box tras quedarse sin sistema eléctrico

Curiosamente los más remisos al cambio fueron los dos Mercedes. Pese a su superioridad mecánica evidente, tanto Rosberg, que sufría sobre el agua, como Hamilton, se resistían a modificar su estrategia. Pero sus tiempos eran tan malos que en la vuelta 14 Rosberg fue llamado al box para cambiar sus ruedas y una vuelta más tarde, era Hamilton el encargado de reemplazar sus compuestos.

En esos momentos se pudo ver cómo los dos mejores pilotos sobre mojado del momento, Sebastian Vettel y Lewis Hamilton, comenzaron a dar un recital y a machacar sin piedad a sus rivales. Mientras que el piloto de Mercedes trituraba a su compañero, rodando hasta un segundo más rápido que él, Sebastian Vettel iba dando de cuenta de Massa y Bottas, aprovechando que la velocidad punta de los dos Williams no tenía ningún valor hoy.

Algo parecido llevó a cabo Daniel Ricciardo, que siguió tras la estela de su compañero en pos de los dos Mercedes pero no contaban con el excelente ritmo de carrera marcado por Jenson Button, que supo aprovechar el factor sorpresa y se convirtió en un acompañante tan incómodo como inesperado, cómodamente asentado en la tercera plaza.

Por delante, los dos Mercedes seguían con su demostración de fuerza pero con una sensible diferencia. Mientras se veía sufrir más de la cuenta a Nico Rosberg para mantener en la trazada a su monoplaza, achacando problemas de sobreviraje, Lewis Hamilton dio rienda suelta a su ya famoso martillo y comenzó a volar como si de un catamarán se tratase sobre el asfalto de Suzuka.

Lews Hamilton dando caza a su compañero Nico Rosberg
Lews Hamilton dando caza a su compañero Nico Rosberg

A un ritmo de un segundo más rápido por vuelta, en apenas cuatro giros, la distancia que Rosberg había cobrado sobre su compañero se deshizo como un azucarillo en el agua y sin muchos problemas, en la vuelta 29 le rebasó sin excesivas dificultades. De hecho, el ritmo del alemán había caido en picado hasta el punto que Jenson Button, que continuaba tercero y Sebastian Vettel podían amenazar la cada vez más incómoda segunda plaza del Mercedes.

Sin embargo, la suerte le sonrió al alemán ya que en la vuelta 32, Jenson Button sufrió un problema en su segunda parada y perdió siete preciosos segundos que no sólo le alejaron de Rosberg sino que le hicieron perder la tercera plaza ante Vettel, que había parado apenas una vuelta antes que el británico.

Pero las cosas comenzaron a cambiar drásticamente a partir de la vuelta 36. Tras el pitstop de Hamilton para defenderse del de Rosberg realizado dos vueltas antes, la lluvia comenzó a aparecer nuevamente y además con fuerza.

Aunque parecía que Button podría disputarle la tercera plaza a Vettel, el alemán volvió a sacar el libro de estilo de pilotaje en mojado y protagonizó dos soberbias vueltas ahora que la lluvia arreciaba. Esto provocó que el alemán comenzase a acercarse peligrosamente a Rosberg, que veía cada vez más amenazada su segunda plaza.

Mientras que Hamilton decidió poner pies en polvorosa, Magnussen protagonizaba su enésimo error con un nuevo trompo, Jean-Eric Vergne que recibía un peligroso zarpazo de su Toro Rosso y la pista se comenzaba a anegar de nuevo.

Daniel Ricciardo adelantando a Valtteri Bottas
Daniel Ricciardo adelantando a Valtteri Bottas

Con el piloto británico paseándose y con media carrera en el bolsillo, llegamos a la vuelta 39. En ese momento Nico Rosberg tuvo la enome fortuna de que, cuando Sebastian Vettel le tenía ya a tiro, un pequeño error le mandaba a la hierba de Suzuka, haciéndole perder un tiempo que a la postre fue decisivo.

Por detrás, Jenson Button al límite de sus fuerzas protagonizó un espectacular duelo con Daniel Ricciardo. El joven australiano venía lanzado en pos de la cuarta plaza pero el británico vendió muy cara su derrota. Tras dos vueltas rodando casi rueda a rueda, con varios adelantamientos entre uno y otro, finalmente el piloto de McLaren acabó por entregar la cuchara.

Pero las cosas se torcieron definitivamente cuando, llegados a la vuelta 42 Adrian Sutil perdía el control de su Sauber en la curva 7 y tras un trompo, se estampaba sin control contra las protecciones. A priori nada importante pero, como vimos después, esa acción no sólo marcó el futuro inmediato de la carrera sino probablemente de la Fórmula 1 de los próximos años.

En ese momento, Jenson Button no se rindió y, aprovechando que la pista estaba más lenta debido a que el aguacero era cada vez más fuerte, de nuevo fue el primero en optar por un pitstop arriesgado. Así, en la vuelta 43 fue el primero en volver a montar los compuestos de lluvia extrema y comenzar una nueva remontada, aprovechando que sus rivales eran infinitamente más lentos.

Sin embargo, el británico tuvo poco tiempo para consolidar su tiempo puesto que llegados a la vuelta 44 salió de nuevo el Safety Car a la pista e, inmediatamente detrás el coche médico a toda velocidad aunque nadie era capaz de entender por qué. El accidente de Sutil había sido un par de vueltas antes y ya se había saldado con una doble bandera amarilla en ese sector y además, los comisarios ya estaban retirando el monoplaza accidentado. Tampoco la lluvia era tan intensa como para motivar una salida del coche de Seguridad en esos momentos.

Sebastian Vettel, remolcado al box tras declararse la suspensión de la carrera
Sebastian Vettel, remolcado al box tras declararse la suspensión de la carrera

A partir de ahí comenzó el caos. Entraron Vettel, que perdía su tercera plaza en detrimento de su compañero Ricciardo y Hulkenberg a cambiar sus neumáticos mientras reinaba un absoluto desconcierto en Suzuka. Sin ninguna información, las cámaras se centraban en el rostro asustado de la novia de Adrian Sutil para cambiar, de repente, al box de Marussia, sin motivo aparente aunque los demudados rostros de los mecánicos e ingenieros del equipo anglorruso no parecían presagiar nada bueno.

Mientras tanto, y con el Safety Car en pista, se mostraba la segunda bandera roja y la carrera se suspendía definitivamente, dando por buenas las posiciones existentes dos vueltas antes, por lo que Vettel recuperó su tercera plaza, y comenzó un auténtico festival de carreras hacia el centro médico del circuito.

Un drama inesperado

Tras decretarse la suspensión de la carrera, fue cuando comenzó a mascarse la tragedia. Aunque las imágenes no lo habían mostrado, mientras los comsiarios retiraban el Sauber de Sutil, instantes después de que el alemán se hubiese accidentado, el frances Jules Bianchi también había perdido el control de su coche, prácticamente en el mismo punto pero no había tenido tanta suerte.

Las primeras informaciones comenzaron a hablar de que Bianchi se había accidentado en el mismo lugar que Sutil y que habría impactado contra la grúa que, en esos momentos, retiraba al Sauber, dejándole muy malherido. De ahí la presencia del coche médico en pista y el cada vez más incesante ir y venir de la gente de Marussia así como del resto de pilotos, al centro médico a interesarse por lo ocurrido.

Nadie había visto lo ocurrido pero la presencia de una UVI móvil en la pista así como las primeras imágenes del helicóptero medicalizado empezaron a traslucir la gravedad del accidente.

Finalmente, la magnitud de la tragedia trascendió unos minutos después cuando, Adrian Sutil, afortunadamente ileso pero con el rostro deseencjado y como testigo de primera mano de lo ocurrido, contaba la violencia del impacto y el preocupante estado del piloto de Marussia. “Bianchi está en estado crítico pero no voy a hablar más del accidente”, dijo el piloto alemán, visiblemente afectado.

Por su parte, las imágenes del responsable del centro médico cuando informaba que Jules Bianchi era evacuado por carretera a un hospital cercano ante la imposibilidad de volar del helicóptero por las malas condiciones climatológicas del momento, tampoco invitaban al optimismo.

Los comisarios de Suzuka tratando de auxiliar a Jules Bianchi
Los comisarios de Suzuka tratando de auxiliar a Jules Bianchi

Tras aproximadamente una hora de tensa espera, la FIA confirmaba por medio de un comunicado las causas del accidente y decía lo siguiente sobre el estado de salud de Bianchi:

“El escáner muestra que sufre importantes lesiones en la cabeza y en estos momentos está siendo operado. A continuación será trasladado a la unidad de cuidados intensivos, donde será monitorizado. El Hospital General de Mie publicará un parte médico en el momento en el que esté disponible una información ampliada”, algo que a estas alturas no se ha producido.

Lo mejor y lo peor del día

Convendréis conmigo en que, con el drama vivido en Suzuka, no sea el momento para este tipo de análisis ya que toda opinión queda opacada por este terrible accidente.

Eso sí, no quería olvidarme del despropósito de la ceremonia del pódium, hoy más innecesaria que nunca, que demuestra que la FOM es absolutamente insensible al drama humano y que sólo está abierto al color del dinero y a su pleitesía a los patrocinadores.

Hoy no había nada que celebrar y así lo demostraron los tres pilotos que, encima del cajón, se abstuvieron de realizar gesto alguno de alegría. De hecho, sus rostros mientras sonaban los himnos de Gran Bretaña y Alemania eran todo un poema y demostraban bien a las claras que, aunque sus cuerpos estaban ahí, sus pensamientos estaban con Jules Bianchi, su familia y su equipo.

No había mucho que celebrar en el pódium de Suzuka
No había mucho que celebrar en el pódium de Suzuka

Por lo demás, sólo queda rezar puesto que, sin haber visto aún las imágenes del momento del siniestro, sólo con el testimonio de Adrian Sutil y el mero hecho de imaginarse cómo debió ser el impacto del Marussia a toda velocidad contra la grúa y ver cómo ha quedado el Marussia, no hacen presagiar nada bueno.

Eso sí, este accidente, además de que marcará un antes y un después en la Fórmula 1 moderna, deberá ser investigado a fondo. Entre otras cosas para entender qué hacía una grúa en una zona próxima a la pista sin que Whiting hubiese desplegado previamente el Safety Car, especialmente con un asfalto tan deslizante y peligroso como se encontraba en esos momentos el trazado de Suzuka.

Asimsimo, hay que valorar si Jules Bianchi estaba respetando la doble bandera amarilla presente en ese sector y si llevaba la velocidad más adecuada conforme al estado de la pista.

Pero ésa es harina de otro costal y ahora lo que importa es que Bianchi salga con bien de la operación y se recupere de este terrible accidente más pronto que tarde.

Por eso, desde este humilde blog queremos unirnos a la marea de apoyos que tanto compañeros pilotos y mecánicos de todos los equipos como infinidad de fans, le están dispensando al bravo piloto galo en todas las redes sociales.

Clasificación de carrera y del Mundial

Como dije anteriormente, conforme al reglamento, la clasificación de la carrera se cierra tomando en cuenta las posiciones que había dos vueltas antes de la suspensión, por lo que el GP de Japón terminó oficialmente así:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), en 1h51’43”

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 9,1”

3º) Sebastian Vettel (Infinti Red Bull), a 29,1”

4º) Daniel Ricciardo (Infinti Red Bull), a 38,8”

5º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 1’07”

6º) Valteri Bottas (Williams Mercedes), a 1’43”

7º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 1’45”

8º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 1’46”

9º) Jean-Eric Vergne (Toro Rosso Renault), a 2’07”

10º) Sergio Pérez (Force India Mercedes), a 1 vuelta.

Lewis Hamilton, con gesto serio en el podium
Lewis Hamilton, con gesto serio en el podium

Con su victoria de hoy en Suzuka, Lewis Hamilton consolida su primera posición en la clasificación del Mundial de Pilotos y aumenta a 10 puntos su ventaja sobre Nico Rosberg. Sin embargo, los siete puntos de más que el británico se ha cobrado hoy en Suzuka valen mucho más de lo que representan por la enorme superioridad mostrada por un Hamilton en estado de gracia frente a un Rosberg en horas cada vez más bajas.

El otro gran beneficiario de esta carrera ha sido Sebastian Vettel, que merced a su pódium de hoy ha sobrepasado a Fernando Alonso  en la clasificación general y ya es cuarto, justo por detrás de su compañero Daniel Ricciardo.

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 266 puntos

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 256 puntos

3º) Daniel Ricciardo (Infiniti Red Bull), 193 puntos

4º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 139 puntos

5º) Fernando Alonso (Ferrari), 133 puntos

En lo que respecta al Campeonato del Mundo de Marcas, el equipo Mercedes sigue imparable al título con un nuevo doblete. Algo que, por desgracia para la competición y por suerte para ellos y sus múltiples fans, ha dejado de ser noticia. De hecho, con un resultado similar la próxima semana en Rusia le darán a las flechas plateadas el título de forma matemática.

Por detrás, las cosas parecen también seguras para Red Bull, que continúa asentado en la segunda posición del Mundial y, salvo una debacle inesperada o una sorpresa mayúscula en Abu Dhabi, que como recordaremos puntuará el doble, acompañará a Mercedes en la clasifcación al final de la temporada.

Donde están las cosas animadas es en la lucha por la tercera plaza ya que el patinazo de Ferrari hoy ha permitido que Williams se escape en su lucha por la tercera plaza

1º) Mercedes AMG, 522 puntos

2º) Infiniti Red Bull, 332 puntos

3º) Williams Mercedes, 201 puntos

4º) Ferrari, 178 puntos

5º) McLaren, 121 puntos

 

Max Verstappen debutará con Toro Rosso en los entrenamientos libres del GP de Japón


Max Verstappen, el reciente fichaje de Toro Rosso para el próximo año, se subirá por vez primera a un monoplaza en la primera tanda de entrenamientos libres del próximo GP de Japón, que se disputará el próximo fin de semana en el circuito de Suzuka.

Max Verstappen debutará  este fin de semana en Suzuka
Max Verstappen debutará este fin de semana en Suzuka con Toro Rosso

El holandés, que esta semana cumple 17 años, ha tenido que esperar hasta hoy para poder confirmar su debut ya que la FIA no había confirmado aún su Superlicencia, para la que estuvo preparándose en un reciente test en el circuito italiano de Adria y que aún estaba pendiente, a falta de las preceptivas pruebas médicas.

Finalmente, tras recibir el visto bueno de los galenos de la Federación, Toro Rosso no se ha hecho esperar y ha confirmado el debut oficial de Verstappen a bordo de un Fórmula 1 en concreto el de Jean-Eric Vergne. Un hito que le va a situar como el piloto más joven de la historia en subirse a un monoplaza.

“Estoy muy ilusionado por participar en una sesión de entrenamientos libres en un Gran Premio por primera vez. incluso es algo que no podría haberme imaginado hace unos meses.Participar en una sesión de práctica es, por supuesto, un sueño hecho realidad”,  declaró Verstappen.

El joven piloto holandés añadió que “pasar algún tiempo en el coche va a ser para mí una experiencia muy valiosa como lo será también acostumbrarse a trabajar con todos en el equipo, para prepararme para el próximo año”.

“Yo no voy allí para romper todos los registros, sólo quiero ganar experiencia. He pasado un día conduciendo esta pista en el simulador, que ayuda un poco, pero no es sustituto para la conducción de verdad”, concluyó el nuevo piloto de Toro Rosso.

La Fórmula 1 recordó a María de Villota pese a la oposición de la FOM


Pese a la enorme cerrazón de la Formula One Management (FOM) de Bernie Ecclestone y el absurdo y más vil mercantilismo que rodea al Gran Circo, muy reacio a este tipo de homenajes públicos, finalmente la presión de los pilotos de Fórmula 1 tuvo sus frutos y María de Villota fue recordada al inicio del GP de Japón.

Emotivo pero frío minuto de silencio en recuerdo a María de Villota
Emotivo pero frío minuto de silencio en recuerdo a María de Villota

Tras un tenso tira y afloja con la organización, los pilotos lograron su propósito y se pudo guardar un minuto de silencio en memoria de la tristemente desaparecida María, justo antes del Driver’s Parade previo a la carrera.

Sin embargo, amparados en lo estricto del horario y las retransmisiones televisivas, la empresa gestora de los derechos de la Fórmula 1 no permitió que ese emotivo minuto de silencio se pudiese llevar a cabo en la pista, como María hubiese desado y sin duda, merecía. Un feo gesto que demuestra la escasez de sensibilidad que rodea a este mundillo, especialmente en lo que concierne a sus directivos.

Así pues, los 22 pilotos de las 11 escuderías más algunos directores de equipo como Gerard Lopez o Monisha Kaltenborn se reunieron en una pequeña sala del circuito de Suzuka, contigua a la pista.

Allí junto al presidente de la FIA, el francés Jean Todt y al presidente de la Asociación de Pilotos de Grand Prix (GPDA), el español Pedro Martínez de la Rosa, la española María de Villota recibió su merecido tributo. Un merecido pero frío y desangelado tributo.

Por su parte, algunos de los pilotos portaron en sus cascos o en los espejos retrovisores de sus monoplazas la ya inolvidable estrella, que simbolizaba a la brava piloto madrileña. Entre ellos Fernando Alonso, Felipe Massa, Sergio Pérez o los dos Lotus.

Sergio Pérez llevó la estrella de María de Villota en su casco
Sergio Pérez llevó la estrella de María de Villota en su casco

Por último, en referencia al fallecimiento de María, los primeros datos procedentes de la autopsia, revelaron que la muerte se debió exclusivamente a causas naturales. En concreto, todo apunta a un derrame cerebral, derivado de las secuelas del infausto accidente del año pasado. De hecho, no se descarta en absoluto que ese derrame pudiese estar producido por un aneurisma derivado del traumatismo del siniestro de Duxford.

Si a eso le unimos la cantidad de veces que María tuvo que pasar por quirófano para restañar las graves heridas sufridas, entre ellas la que tuvo que soportar a vida o muerte para reducir la fractura de cráneo que sufrió tras el impacto, todo ello ha podido ser el detonante de la dolencia que finalmente acabó con su vida.

GP de Japón: Sebastian Vettel es insaciable y acaricia ya su cuarto Mundial


Cimentada en la estrategia y con una aparente mayor dificultad de la prevista, el alemán Sebastian Vettel se ha llevado el GP de Japón, anotando la novena muesca del año en su humeante revólver,

Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año
Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año

Esta gran victoria se ha visto reforzada con el segundo doblete de Red Bull de la temporada, tras la polémica del “Multi 21” en Malasia. Y de nuevo, el gran perjudicado de esa estrategia ha sido Mark Webber.

El australiano, flamante poleman por primera vez en la temporada, cedió su puesto ante su compañero tras una polémica estrategia a tres paradas, que si bien le sirvió para adelantar a Romain Grosjean, no fue suficiente para refrendar en carrera su buena actuación en la jornada de calificación del sábado.

El tercero ha sido, como digo, Romain Grosjean. El francés ha cuajado probablemente su mejor actuación de la temporada y, probablemente, desde que está en Lotus y supo aguantar en todo momento el ritmo de Webber, al que mantuvo a raya prácticamente hasta el final de la carrera, cuando cedió ante el empuje del australiano.

Fernando Alonso, por su parte, ha logrado finalizar cuarto, firmando junto a Kimi Raikkönen la remontada del día. Pese a salir octavo, el asturiano ha completado una trabajada carrera, en la que esta vez sí, y a diferencia de lo ocurrido en Corea, pudo doblegar a Nico Hulkenberg. Eso sí, acabó con el aliento de Raikkönen en el cogote. Aun así, buena carrera en términos generales para el piloto de Ferrari que, con estos puntos, aplazó el “alirón” de Vettel hoy en Suzuka.

El alemán ahora sí, tiene el título prácticamente en el bolsillo ya que será campeón la próxima carrera en la India si finaliza entre los cinco primeros, con independencia de lo que haga Fernando Alonso.

Por último, muchos vuelven a ver manos negras y conspiraciones judeomasónicas de Red Bull para con Webber. Pues bien, en mi opinión, esta polémica no debería ser tal. El equipo Red Bull se estaba jugando el título y su obligación es ganarlo cuanto antes con su líder natural.

Hay mucho dinero en juego y, nos guste más o menos, su caballo ganador es Vettel, que por cierto ha hecho hoy un carrerón.  Es por él quien ha apostado desde el primer momento su equipo y por tanto ha de meter el título en el bolsillo del alemá, cuanto antes. Y de paso, asegurarse un doble podium que asegure también el Mundial de Constructores.

Luego vendrán los favores, los detalles para con el piloto saliente y los regalos, si los permite la carrera. Además, Webber tampoco ha puesto todo de su parte para hacerse acreedor. Quizás si Webber hubiese salido bien y hubiese mantenido un buen ritmo de carrera desde el inicio, a lo mejor habrían pintado mejor las cosas.

En todo caso, y como digo, lo importante era asegurar el doblete en carrera y, pese a la gran carrera de Grosjean, el objetivo se ha logrado para el equipo austríaco, por lo que Horner y sus chicos tienen motivos de sobra para estar satisfechos con lo ocurrido en Suzuka.

Análisis de la carrera

La carrera prometía, ya que la salida fue de esas que quitan el hipo. Mark Webber, en su línea habitual, protagonizó un pésimo arranque, aunque el de Vettel tampoco fue excesivamente brillante. Eso favoreció que Romain Grosjean, por fuera, y Lewis Hamilton, por el centro, le ganaran la partida a los dos Red Bull.

Sin embargo, al llegar a la primera curva, el piloto de Lotus, que había ganado la posición por fuera, entraba en primera posición pero Lewis Hamilton se vio literalmente emparedado por los dos Red Bull y se llevó la peor parte. Cuando estaba a punto de rebasar a Webber por el interior, el australiano le cerró bien la puerta y el Mercedes tocó con su rueda trasera izquierda el alerón del Red Bull, provocándole un pinchazo que le hizo reventar la rueda.

Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida
Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida

Cara para el francés pero salió cruz para el británico que llegó a duras penas a boxes, sin rueda y con el monoplaza tan maltrecho que apenas unas pocas vueltas después tuvo que abandonar.

Por detrás, también hubo máxima tensión, especialmente cuando Jules Bianchi y Guiedo Van der Garde se tocaron entre sí y ambos acabaron con sus monoplazas fuera de carrera. Asimismo, Adrian Sutil -que partía último por sanción tras su incidente con Webber en Corea- protagonizó otra espectacular salida, al remontar seis puestos de una tacada, adelantando por el centro a sus rivales.

A partir de ahí, unas vueltas en las que parecía que el Lotus de Grosjean dominaba a placer, seguido a cierta distancia por los Red Bull de Webber y Vettel, al que se veía incluso excesivamente inquieto e incómodo, protagonizando un par de frenadas exageradas y una ligera salida de pista. Quizás fuese la nula acostumbrado de no ser él quien estuviera liderando la carrera,

Mientras tanto, y con Hamilton fuera de combate, Hulkenberg, Massa y Alonso rápidamente quedaron descolgados, mientras que Raikkönen, que había salido francamente mal, perdiendo dos puestos, empezó su particular lucha contra el mundo, con un excelente adelantamiento a Jenson Button que le permitía acceder por vez primera a la zona de puntos.

A partir de la vuelta 12, con la entrada de Hulkenberg -que ya pisaba los talones de los Ferrari- se abría la primera veda en boxes. Un carrusel que dejó como hechos más relevantes que el alemán de Sauber logró ganarle la posición a Massa y, sobre todo, las entradas al pitlane de de Nico Rosberg y Sebastian Vettel, El tricampeón, que tomó el rumbo a boxes in extremis, estuvo en un tris de chocarse contra el muro al entrar pasado de velocidad, lo que le obligó además a frenar casi en seco para no saltarse el límite de velocidad.

Pero especialmente peligrosa fue la del piloto de Mercedes, que no sólo fue igual de exagerada que la de Vettel sino que además, en su afán de ganar el máximo número de segundos posibles, salió sin mirar y estuvo a punto de chocarse contra el McLaren de Sergio Pérez, que entraba en ese momento, y lo que es peor, al tratar de esquivarle, casi se llevó por delante a un mecánico de Lotus.

Esta temeraria maniobra de Rosberg le valió llevarse el primer drive through del día y mandar a paseo sus escasas opciones de luchar por el pódium ya que, al cumplir su sanción en la vuelta 17, el alemán perdió casi 10 posiciones y salió metido en pleno tráfico.

Con todos ya en pista, las cosas no cambiaron en absoluto. Grosjean comandaba con cierta tranquilidad la prueba, aunque sabedor que los dos Red Bull emprenderían en breve su caza. Sin embargo, las cosas cambiaron mucho por detrás ya que Hulkenberg  tuvo la gran desgracia de encontrarse a Daniel Ricciardo, el único que no había parado.

El australiano se convirtió en un tapón colosal no sólo para el alemán, que había atesorado una buena ración de tiempo con respecto a los dos Ferrari, sino para el resto de competidores ya que, durante cinco interminables vueltas -las que duraron las maltrechas ruedas del Toro Rosso- nadie pudo con Ricciardo. Finalmente, y absolutamente desesperado, Hulkenberg logró adelantarle, no sin dificultad, en la vuelta 22.

Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka
Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka

Este atasco provocó el despertar de Alonso, bastante gris hasta el momento e incapaz de doblarle el brazo a su compañero Massa (que desoyó abiertamente las órdenes de Ferrari que le conminaban desde el box a dejarse rebasar) . Aprovechando el único momento de debilidad mostrado por Hulkenberg, el asturiano lograba deshacerse de Massa e inmediatamente después del piloto alemán, encaramándose a la cuarta plaza, eso sí, muy lejos del trío de cabeza.

Por delante, Webber empezó a rebajarle tiempo a Grosjean hasta ponerse prácticamente a medio segundo del galo. Pero sorprendentemente fue llamado en la vuelta 25 a una segunda e inesperada parada, que hacía inviable pues la estrategia de ir a dos paradas como su compañero y, de hecho, ponía muy en riesgo su posible victoria.

Y como a río revuelto, ganancia de pescadores, Vettel aprovechó el parón de su compañero y la bajada de ritmo de Grosjean para empezar la remontada. Una remontada que se culminó en la vuelta 30, toda vez que Grosjean entró en boxes para su segunda y última parada, que dejó al alemán como líder en solitario de la carrera y que mantuvo hasta que entró en la vuelta 38.

Tras los últimos cambios de ruedas, y con Webber liderando cómodamente, la única duda era saber si el australiano podría aguantar hasta el final con las gomas duras o si, por el contrario, tendría que hacer una tercera parada. En ambos casos, las posibilidades de ganar eran remotas porque, de no volver a entrar en boxes. tendría que afrontar el último tramo de carrera con unas gomas excesivamente castigadas. Pero de entrar, perdería al menos 20 segundos y caería muy cerca o incluso detrás de Grosjean, como al final acabó pasando.

Por su parte, tras su pitstop, Alonso perdió su puesto nuevamente ante Hulkenberg, lo que hacía presagiar un nuevo calvario del asturiano similar al vivido en Corea, acrecentado aún más por el hecho que Raikkönen, con ruedas nuevas, venía por detrás apretando.

Todas estas incógnitas se despejaron rápidamente. Laminado por el empuje de Vettel y, sobre todo, con un Grosjean que no flaqueaba, en la vuelta 43 Webber tuvo que entrar a su tercera y última parada y dijo adiós a sus remotas posibilidades de victoria. Apenas tres vueltas más tarde, Alonso se deshizo con cierta facilidad de Hulkenberg mientras que Raikkönen dejó de ser un problema para él, con lo que el español vivió unas plácidas últimas vueltas, sabedor de que a más no podía ir y su cuarta plaza, tampoco peligraba en exceso.

Por delante, Vettel acabó por rebasar a Grosjean en la vuelta 41 y no tardó en poner tierra de por medio con el piloto francés. Aun así, el galo -un hueso duro de roer donde los haya- no entregó la cuchara. Aprovechó la enorme ventaja que atesoró sobre Webber y, pese al evidente desgaste de sus compuestos y el ímprobo esfuerzo del australiano, recortándole a ritmo de 1,5 segundos por vuelta, aguantó los últimos empujones del segundo Red Bull.

Finalmente y cuando parecía que Webber no podría con el galo, a falta de dos vueltas para el final, el australiano logró rebasar a la salida de la recta de meta, al Lotus que, unido al adelantamiento casi in extremis de Raikkönen a Hulkenberg, dejó la clasificación final entre los 10 primeros puestos prácticamente invariable. Sebastian Vettel se llevó su novena carrera del año y Red Bull ofreció su enésima demostración de fuerza, que pone los dos títulos (Pilotos y Constructores) a tiro de piedra del equipo austríaco.

Lo mejor y lo peor del día

Aparte de la nueva muestra del poderío insultante de Red Bull, que se permite incluso cambiar de estrategia y de caballo ganador sobre la marcha, hoy merece y mucho la pena destacar la confirmación del paso adelante de Sauber y la explosión definitiva de Nico Hulkenberg. El alemán está pidiendo a gritos una oportunidad en uno de los grandes y está demostrando que un equipo como el suizo se le ha quedado muy pequeño.

Otro elemento reseñable hoy ha sido el meritorio séptimo puesto del mexicano Esteban Gutiérrez, que hoy ha confirmado el potencial que un día Monisha Kalterborn vio en el joven piloto de Monterrey. Tras una gran jornada de calificación, en la que por vez primera en su vida había logrado meterse en la Q3, logró aguantar el tipo y resistir los ataques de sus rivales, especialmente el de Nico Rosberg al final, con el que salvó su séptima plaza.

Lo peor, la caótica carrera de Felipe Massa. Primero desobedeciendo las claras órdenes del equipo, empleándose a fondo contra su compañero y luego cometiendo una serie de errores que culminaron con un exceso de velocidad absurdo en el pitlane que le costó un drive through y lograr un miserable punto que incluso tuvo que sudar porque estuvo incluso fuera de los puntos durante mucho tiempo.

No olvidemos que esos puntos pueden ser preciosos de cara a la lucha que mantiene Ferrari con Mercedes (y Lotus) por el subcampeonato del Mundial de Constructores. No veo la hora en que Ferrari le abra la puerta y se convierta en un triste recuerdo de un tipo que un día pudo ser campeón y acabó de forma mediocre su carrera en La Scuderia.

Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida
Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida

Otro abonado a esta sección y siempre por el mismo motivo es Lewis Hamilton. La suerte le está siendo esquiva desde el año pasado y, pese a que el británico le echó arrojo en la salida, recordándonos al Hamilton de siempre, un reventón dio al traste con sus posibilidades de triunfo hoy. Lástima porque se le veía motivado y en forma. Seguramente no habría podido batir a los Red Bull pero con él sobre el asfalto hoy sin duda habríamos visto otra carrera bien diferente.

Para acabar, lo que está ocurriendo con Force India está siendo todo un misterio. Pese a su inicio fulgurante y tras cosechar algunas buenas actuaciones durante la temporada, se ha hundido definitivamente y, aunque hoy contaba con el lastre de la sanción a Sutil, no se les ha visto ni en Corea ni aquí en ningún momento entre los puestos destacados. Sorprende, pero apunta a que en el equipo anglo indio están ya para pocas alegrías económicas y han centrado sus esfuerzos en desarrollar el coche de 2014. De ser así, como a Williams o McLaren, que siguen sin levantar cabeza, el resto de esta temporada se les va a hacer muy larga…

Clasificación de carrera y del Mundial

Disputadas las 53 vueltas en el siempre atractivo circuito de Suzuka, la clasificación de la carrera quedó de esta manera:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 26′ 49”

2º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 7,1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a 9,9”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 45,6”

5º) Kimi Raikkönen (Lotus), a  47,3”

6º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 51,6”

7º) Esteban Gutiérrez (Sauber Ferrari), a 1’11”

8º) Nico Rosberg  (Mercedes AMG), a 1,12”

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes) a 1,20”

10º) Felipe Massa (Ferrari), a 1’29”

Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual
Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue liderada por Sebastian Vettel, como no podía ser de otra forma. El alemán es ya el virtual campeón porque sus 297 puntos son un muro ya infranqueable para Fernando Alonso, que pese a sus 207 puntos, no tiene prácticamente ninguna opción de arrebatarle el título a Vettel, al que con acabar entre los cinco primeros en la próxima carrera, será campeón de forma matemática.

Aun así, Fernando Alonso sigue sumando y abriendo brecha con sus rivales. Actualmente se sitúa a 30 puntos de Kimi Raikkönen y todo hace presagiar que el español se volverá a quedar un año más con el dudoso honor de ser segundo. O como decía el mítico Senna, el primero de los perdedores… En todo caso, un mérito enorme porque ha sido el único capaz de hacerle una mínima sombra al imbatible Vettel pese a contar con un coche sensiblemente inferior al Red Bull.

Por detrás, Lewis Hamilton es el único que puede acceder al Olimpo de los grandes. Después del británico hay una sima inalcanzable ya que Mark Webber cae hasta la quinta plaza con 148 puntos y Rosberg es sexto, con 126 puntos.

En cuanto al Mundial de Constructores, la situación es prácticamente idéntica a la del de Pilotos. Red Bull ya está haciendo hueco en la estantería de su sala de trofeos pues los 445 puntos que atesoran hoy por hoy, se antojan ya inaccesibles, de modo que con un resultado similar al de hoy en la India, los chicos de Horner y Newey se harán con su cuarto campeonato consecutivo.

La emoción está por detrás y ver quién se llevará el codiciado y suculento premio del subcampeonato. Bernie suele ser generoso con los equipos a la hora del reparto de dividendos al final de la temporada y por eso Ferrari, Mercedes y Lotus están luchando a brazo partido para ser los segundos. Actualmente, Ferrari es segunda con 297 puntos pero sólo está a 10 de ventaja de Mercedes (287) y de Lotus, que con la buena actuación de hoy se acerca peligrosamente a ambos, con 264 puntos.

La próxima carrera será dentro de 15 días y supondrá la despedida del calendario, al menos provisional, del joven trazado del Buddh International Circuit. El GP de la India sólo se ha disputado en dos ocasiones y no ha visto otro ganador que Sebastian Vettel.

Lo que parece claro es que, salvo cambios en el calendario para 2015 y un presupuesto mayor, la continuidad del GP de la India está en el aire. Lo curioso es que en su breve historia puede ver cómo Sebastian Vettel se proclama campeón del mundo de forma anticipada por segunda vez en tres ediciones.

GP de Japón: Paseo triunfal de Sebastian Vettel e importante paso atrás de Fernando Alonso de cara al Mundial


Viendo el imponente paseo militar que se ha marcado hoy Sebastian Vettel en el GP de Japón, la carrera que hemos vivido podía haber pasado sin pena ni gloria de no ser porque, de forma sorprendente e inesperada, las dos victorias consecutivas del alemán y el inoportuno abandono de hoy de Fernando Alonso, han apretado el Mundial entre el actual campeón y el piloto español, que se ha dejado en apenas dos carreras una más que sustanciosa ventaja de casi 40 puntos de la que gozaba apenas hace un par de carreras.

La carrera ha sido un auténtico sopor en el que Sebastian Vettel, que  había marcado ya una pole estratosférica en los entrenamientos de califiación del sábado, dominó a placer y de principio a fin toda la carrera sin dejar la más mínima opción a sus rivales. El único capaz de plantarle mínimamente cara ha sido hoy un sorprendente Felipe Massa, que ha sido segundo mientras que la tercera plaza del pódium ha sido también toda una sorpresa, al subir al cajón Kamui Kobayashi, ante el delirio de una masa enfervorizada que no ha parado de apoyarle.

El único incidente reseñable ha venido dado en la salida, en la que dos de los favoritos (Alonso y Webber) quedaron fuera de combate a las primeras de cambio, al llegar a la primera curva. En el caso del australiano, fulminado por la enésima maniobra peligrosa del fogoso Romain Grosjean mientras que el español, que corría peor suerte incluso que Webber, era alcanzado levemente en su rueda trasera derecha por el alerón de Kimi Raikkönen y, tras pinchar, sufría un trompo que dejaba su Ferrari arrumbado en mitad de la pista, teniendo que abandonar.

Por lo demás, tedio y aburrimiento durante las 52 vueltas restantes y, salvo algún duelo particular como el que mantuvieron en distintos momentos de la carrera Sergio Pérez y Hamilton o Michael Schumacher y Paul Di Resta y, sobre todo, el duelo final entre Kobayashi y Button, la carrera pasó sin pena ni gloria, contando como único aliciente si el Red Bull volvería a sufrir algún desastre mecánico o si las cajas de cambios de los McLaren volverían a fallar como en Monza o Singapur.

Análisis de la carrera

El primer y único momento de suspense se produjo en la salida ya que, salvo Sebastian Vettel, prácticamente nadie había logrado ganar la posición de forma clara y precisa. Eso llevó a que durante los primeros metros, se produjesen numerosos escarceos entre los favoritos para llegar en buenas condiciones a la primera curva. Webber, por ejemplo, salió muy mal y pronto se vio embutido en un atasco monumental, entre Massa, Grosjean y Sergio Pérez. El francés, en su enésimo ejercicio de exceso de fogosidad, por ser medianamente benevolentes con él, arremetió contra el Red Bull, sacándole de la pista. Grosjean perdía su alerón y, aunque Webber no sufrió daños de importancia, se reintegró en la parte final del grupo y dijo adiós a sus opciones de pódium hoy.

Por su parte, Alonso quedó encerrado entre Kobayashi y Raikkönen. Al llegar a la primera curva, el español no pudo salir de su embudo y se tocó levemente con el finlandés, llevándose el asturiano la peor parte. Pese a que saltaron restos de fibra de carbono del alerón delantero del Lotus, el Ferrari sufrió un pinchazo que hizo trompear al monoplaza por fuera de la pista para volver a entrar, ya fuera de control, al trazado, provocando el segundo abandono de Alonso en lo que va de temporada, tras el GP de Bélgica.

Pero no fue la única incidencia en la salida. En la parte media del pelotón, Senna también colisionaba con Rosberg en una maniobra similar a la que segundos antes habían protagonizado Grosjean  y Webber, aunque con desigual resultado. Senna perdía su alerón como el francés pero el Mercedes quedó destrozado y también tuvo que acompañar a Fernando Alonso al paddock de forma prematura.

Las maniobras de Senna y Grosjean, aparte de la salida a pista del Safety Car, motivaron sendas sanciones por parte de la dirección de carrera, siendo especialmente duros con el galo. El brasileño fue sancioando con un drive-thru mientras que el francés, ya sin posibilidad alguna de hacer nada destacable fue castigado con un Stop & Go. Una sanción que, para aquellos que no lo sepan, consiste en tener que pasar por boxes, pero a diferencia del drive-thru, el monoplaza ha de estar parado 10 segundos para luego emprender la marcha nuevamente.

Sigue leyendo “GP de Japón: Paseo triunfal de Sebastian Vettel e importante paso atrás de Fernando Alonso de cara al Mundial”