GP de Malasia: Lewis Hamilton encabeza un doblete histórico de Mercedes


El GP de Malasia ha salido tal cual se prevía y, como ocurrió en Melbourne, el equipo Mercedes ha vuelto a brillar con luz propia, en este caso con un espectacular doblete encabezado  por Lewis Hamilton, que además ha firmado la primera Grand Chelem de su carrera, al llevarse la pole, la victoria y la vuelta rápida.

Lewis Hamilton, feliz tras su primera victoria de la temporada
Lewis Hamilton, feliz tras su primera victoria de la temporada

Pese al aguacero caído en la jornada de calificación del sábado, la lluvia apenas hizo acto de presencia durante la carrera, que sí estuvo protagonizada por el bochorno asfixiante típico de la zona y que, como se preveía, han llevado al límite a pilotos y a máquinas.

De hecho, la jornada nos ha dejado nada menos que ocho abandonos, entre ellos el del Red Bull del australiano Daniel Ricciardo, que acumuló sobre sí toda la mala suerte posible, incluyendo un error infantil en el pitlane que le costó pelear por el pódium con su compañero Vettel.

Pero volviendo a lo vivido hoy en Sepang, el dominio de Mercedes ha sido abrumador, de principio a fin, cumpliendo con el guión escrito desde la primera jornada de libres del viernes, en los que la manifiesta superioridad de las flechas plateadas les situó enseguida muy por encima de sus rivales.

Lewis Hamilton condujo a placer de la misma salida, sin que su compañero Nico Rosberg pudiese siquiera plantarle cara. Aun así, la superioridad de los dos Mercedes ha sido tal que, incluso a pesar de que Rosberg rodó a un ritmo sensiblemente inferior que su compañero,le ha bastado para estar por delante de sus principales rivales.

Sorprende la enorme mejoría de los dos Red Bull, que hoy han demostrado que han sabido hacer los deberes y que tanto la falta de potencia como de fiabilidad mostrada durante toda la pretemporada empieza a ser historia. Hoy Sebastian Vettel ha presentado oficialmente su candidatura, acallando las bocas de aquellos que, tras apenas unos tests invernales y una mala carrera en Australia, daban por muertos y enterrados al tetracampeón y a su escudería.

Los mecánicos de Red Bull empujando a Ricciardo de vuelta al box tras su error en el pitstop
Los mecánicos de Red Bull empujando a Ricciardo de vuelta al box

Por su parte, Fernando Alonso ha vuelto a estar muy por encima de su monoplaza. Y es que, para bien o para mal, el Ferrari F14 T no da de momento para mucho más que estar por detrás de Mercedes y Red Bull. Por eso se ha de dar como muy bueno el cuarto puesto logrado hoy por el español. No obstante, al igual que en Melbourne, esta posición es un tanto engañosa ya que el asturiano se ha visto muy beneficiado hoy por el abandono de Ricciardo y por la suicida estrategia de un gran Nico Hulkenberg.

Por último, y al igual que el año pasado ocurrió con Vettel y Webber y la famosa “Multi 21” incumplida por el alemán, la carrera de hoy nos ha dejado el primer conato de guerra civil, en este caso en Williams.

Felipe Massa se ha pasado hoy las órdenes de equipo por el arco de triunfo, haciendo caso omiso de las órdenes que desde el box le conminaron hasta en dos ocasiones a levantar el pie sin que el brasileño, muy gris hoy, haya accedido, en una decisión que sin duda dará que hablar largo y tendido en el seno del equipo de Sir Frank y su hija Claire.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó con una espectacular y fulgurante salida de los dos Mercedes. Lewis Hamilton, rapidísimo, no tuvo excesivos problemas para defender la pole. Por su parte, Nico Rosberg, que se jugó el bigote bien pegadito al muro, logró hacerse con la segunda plaza, por delante de los dos Red Bull, encabezados por Daniel Ricciardo, que sorprendió a Sebastian Vettel, gracias a una valiente maniobra.

Por detrás, no hubo excesivas sorpresas salvo una gran remontada del finlandés Valteri Bottas. El piloto de Williams, que salió 18º debido a una sanción por obstaculizar a Ricciardo durante la Q2, se vio beneficiado por el hueco dejado en la parrilla por Sergio Pérez, que no pudo ser de la partida por problemas mecánicos de última hora en su Force India. Esto, junto a una buena dosis de “testiculina” y un punto de buena suerte, le permitieron recuperar ocho puestos justo antes de llegar a la primera curva.

Lewis Hamilton dominó la carrera desde la primera curva
Los dos Mercedes encabezando la carrera desde el primer instante

 

También hubo lugar a algún incidente, cuando el Marussia de Jules Bianchi arremetíó contra el Lotus de Pastor Maldonado, lo que provocó que ambos tuviesen que entrar a boxes, además de una sanción de cinco segundos en un Stop & Go para el piloto galo, la primera con el nuevo reglamento.

A partir de ese momento, las cosas en cabeza se definieron bien rápido, al establecerse dos parejas en cabeza. La de los dos Mercedes, que rápidamente se marcharon del resto y la de los dos Red Bull, encabezada por Daniel Ricciardo. A casi dos segundos de éstos, Nico Hulkenberg luchaba a brazo partido con Fernando Alonso por la quinta plaza.

Sólo cuatro vueltas le duró la alegría a Daniel Ricciardo, que pese a mantener un buen ritmo de carrera, era bastante inferior al de su compañero Vettel por lo que el australiano tuvo que entregar la cuchara ante su jefe de filas.

El primer stint , fue bastante aburrido, hasta que en la vuelta 10 empezó el baile en boxes. Un stint sólo amenizado por un incidente en la tercera vuelta entre Kevin Magnussen y Kimi Raikkönen. En plena disputa por la octava plaza, el Ferrari del finlandés se cruzaba delante del McLaren del danés y con su alerón delantero izquierdo le hacía el “afilador” a la rueda trasera derecha del monoplaza de Raikkönen, provocándole el reventón de su rueda trasera derecha y el adiós de toda posibilidad de luchar por los puntos.

Kimi Raikkönen, poco antes de tocarse con Kevin Magnussen
Kimi Raikkönen, poco antes de tocarse con Kevin Magnussen

La salida de Daniel Ricciardo de boxes en la vuelta 13 nos dejó, eso sí, una espectacular imagen ya que al incorporarse a pista se encontró con Fernando Alonso, que venía lanzado y, aunque el español lo intentó, no pudo conseguir rebasarle tras un bonito duelo en el que salió victorioso el australiano.

Con todas las cartas jugadas en esta primera parada, las cosas no cambiaron demasiado. El monólogo de Hamilton seguía inalterable, seguido por Rosberg aunque a más de seis segundos de su compañero mientras que Sebastian Vettel rodaba cómodamente a tres segundos de Ricciardo, idéntica ventaja que mantenía sobre Fernando Alonso.

Ante el sopor generalizado de esta fase, marcada como en Australia por el excesivo miedo al consumo, tuvimos que esperar al segundo stint para ver algo de emoción, que llegó después del cambio de ruedas de Rosberg en la vuelta 33, pues se encontró nada más salir al monoplaza de Vettel, que venía achuchando con sus ruedas nuevas.

Rosberg logró zafarse bien del arreón de su compatriota y, aunque Vettel trató durante unas pocas vueltas intentó asediar al Mercedes, no tardó mucho el compañero de Hamilton en alejarse del tetracampeón y abrir un hueco más que suficiente para garantizarse un sitio en el pódium al lado del británico.

En paralelo, Fernando Alonso vivió un espejismo cuando empezó a acercarse peligrosamente al Red Bull de Daniel Ricciardo, que parecía estar conservando combustible. Es más, durante un par de vueltas el español logró tener a tiro de DRS al australiano hasta que éste, viéndole las orejas al lobo apretó los dientes y logró distanciarse lo suficiente. Al menos para llegar con cierta tranquilidad al pitstop que le esperaba al piloto de Red Bull.

Lo que nadie esperaba que en la vuelta 41 Daniel Ricciardo iba a vivir un verdadero infierno. Primero porque sus mecánicos le dejaron mal apretada la tuerca de su rueda delantera izquierda. El australiano inició la marcha y aunque logró detenerse en el pitlane, pudiendo ser empujado por sus mecánicos para deshacer el entuerto, perdió un tiempo precioso que le alejó definitivamente de su privilegiada posición.

Espectacular duelo entre Daniel Ricciardo y Fernando Alonso
Espectacular duelo entre Daniel Ricciardo y Fernando Alonso

Pero el calvario de Ricciardo no iba a acabar ahí. Se reincorporó a carrera en 16ª posición y cuando intentaba luchar para entrar al menos en los puntos, se le desprendió parte del alerón delantero derecho, tocando el neumático y provocando un pinchazo que le obligó a volver a boxes, para acabar abandonando finalmente a siete vueltas del final.

Sin visos de cambio, Hamilton certificó su triunfo con una vuelta rápida mientras que Rosberg se deshizo definitivamente de Vettel, que tras el abandono de su compañero, ya no tenía a nadie por detrás que pudiera inquietarle, por lo que decidió tirar la toalla y firmar la tercera plaza.

Por detrás ya sólo se veía movimiento entre Fernando Alonso, que volaba con sus ruedas nuevas en pos de la cuarta plaza, en manos de Nico Hulkenberg. El alemán optó por una estrategia casi suicida yendo a dos paradas que empezaba a hacer aguas. Apenas 10 vueltas por delante y casi 12 segundos podría parecer una buena renta para conservar la cuarta plaza pero la degradación de sus maltrechos compuestos hizo imposible la gesta y Alonso dio buena cuenta del alemán a falta de tres vueltas para el final, garantizándose la cuarta plaza.

Sin embargo, la verdadera lucha estaba más atrás, entre Felipe Massa y Jenson Button por la séptima plaza. El brasileño, muy gris y sin ritmo durante toda la carrera, no podía con el británico que tampoco tenía un ritmo extraordinario. Esto motivó que Valtteri Bottas, mucho más rápido llegase a la altura de la dupla y con más ritmo que ambos.

Valteri Bottas, adelantando a Vettel a la salida del pitlane
Valteri Bottas, adelantando a Vettel a la salida del pitlane

Esta situación no era nueva porque ya se dio al principio de la carrera solo que con Kevin Magnussen como rival.  En aquella ocasión, desde el box optaron por parar al finlandés, que se quedaba detrás pidiéndole a su compañero que se animase  a adelantarle.

Sin embargo, en esta oportunidad el equipo, viendo que Bottas tenía muchas posibilidades de adelantar a ambos, decidió ordenar a Massa que dejase pasar a  Bottas. En ese momento, el brasileño se olvidó de atacar a Button y se centró en defenderse de su compañero, y aunque desde boxes le volvieron a pedir que se dejase rebasar, tampoco cedió en su empuje, con lo que el británico se marchó y Williams perdió toda opción de mejorar sus puestos.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, la nueva demostración de fuerza y poderío de Mercedes que, hoy sí ha contado con la fiabilidad adecuada para lograr el doblete que se les escapó en Albert Park, debido al temprano abandono de Lewis Hamilton. No hay duda que el equipo germano está a años-luz del resto y da la sensación que nadie está ni estará a su altura al menos hasta bien entrada la temporada.

Por su parte Red Bull parece haber encontrado la luz al final del túnel. Ahora Sebastian Vettel vuelve a disfrutar de un coche bastante competitivo, lo que le permitió volver a estar arriba y demostrar que sus cuatro Mundiales no han sido fruto de la casualidad ni por el mero hecho de tener el mejor monoplaza.

Importante mejoría en Red Bull
Importante mejoría en Red Bull

Casi lo mismo que Lotus que, por fin, pudo disputar de una prueba completa, aunque en este caso sólo pudiese acabar 11º con Romain Grosjean, dado que Maldonado tuvo que abandonar en las primeras vueltas por un problema en la unidad de energía.

Otro que sigue mostrando destellos de gran piloto es Nico Hulkenberg, al que sólo unas pocas vueltas han privado de una más que meritoria cuarta plaza, tras una arriesgadísima estrategia. El alemán es rapidísimo, conserva como pocos los neumáticos y además es una auténtica roca en el cuerpo a cuerpo. Sin duda que merece estar donde está y es, de momento y junto a Valtteri Bottas, la revelación de la temporada.

En este sentido, hay que volver a citar al finlandés de Williams, que nuevamente ha protagonizado la remontada del día. Con el lastre de la penalización impuesta en la jornada del sábado tuvo que salir 18º y sólo en la salida recuperó ocho posiciones. Y sólo el empecinamiento de Felipe Massa le ha privado de un mejor resultado porque parece evidente que Bottas tenía mucho más ritmo que Jenson Button y, por descontado de su compañero. Tiene hechuras y talento para estar más arriba.

En lo negativo hoy hay un protagonista destacadísimo por encima de todos. Me refiero a Daniel Ricciardo. Pocas veces he visto una carrera en la que tanto infortunio se haya concentrado en una sola persona. Ni siquiera el año pasado con Mark Webber.

Porque al estropicio causado por la rueda mal apretada, la caída del alerón y el posterior reventón, hay que sumarle una controvertida sanción de 10 puestos en la próxima parrilla de salida, decretada a última hora del día, precisamente por haber rodado -siquiera unos pocos metros- con la rueda en mal estado. Demasiado castigo para un hombre que rodaba cuarto cómodamente y que tuvo que ver cómo se iba finalmente a casa, nuevamente, con las manos vacías.

También hay que reseñar la pésima carrera de un abúlico e indolente Kimi Raikkönen. Es cierto que pronto se tuvo que despedir de una hipotética lucha por el pódium debido a su incidente con Magnussen, al que por cierto han retirado dos puntos de su Superlicencia, conforme al nuevo reglamento. De hecho, el finlandés confesó que no sabía qué había ocurrido porque no notó nada. Pero es que era la tercera vuelta y, aunque adujo problemas en el fondo plano del coche, no se  le vio nunca con ganas de lucha por mejorar, quedándose fuera de los puntos.

Por último, qué se puede decir de Felipe Massa. Pensaba que con su nuevo rol de jefe de filas de Williams y sobre todo, viendo lo competitivo que es su FW32, no le veríamos demasiado por esta sección. Sin embargo, hoy se ha ganado estar aquí por su displicente actitud para con su equipo, primero, y con su compañero Bottas, después, desobedeciendo las taxativas órdenes que le estaban transmitiendo hasta en dos ocasiones desde su box.

Quizás podían haber elegido una frase menos “característica” que el “Felipe, Valtteri is faster than you“, que sin duda despertó viejos fantasmas del pasado, pero su egoísta postura evitó que Bottas diese caza a Jenson Button y dejase escapar unos puntos preciosos para el Mundial de Constructores.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 56 intensas vueltas al Circuito de Sepang, la carrera acabó así:

1º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG),  en 1h 40’25’’

2º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 17,3’’

3º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull Racing), a 24,5’’

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 35,9’’

5º) Nico Hulkenberg (Force India Mercedes), a 47,1’’

6º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 1’23’’

7º) Felipe Massa (Williams Mercedes), a 1’25’’

8º) Valtteri Bottas (Williams Mercedes),  a 1’25’’

9º) Kevin Magnussen (McLaren Mercedes),  a 1 vuelta

10º) Daniil Kvyat (Toro Rosso Renault), a 1 vuelta

Lewis Hamilton, besando emocionado su trofeo
Lewis Hamilton, besando emocionado su trofeo

El Mundial de Pilotos sigue encabezado por Nico Rosberg, con 43 puntos, agrandando aún más la brecha con sus perseguidores, encabezados ahora por Lewis Hamilton, con 25 puntos y Fernando Alonso, con 24.

En lo relativo al Mundial de Constuctores, el equipo Mercedes consolida su ventaja gracias a este histórico doblete, de modo que ahora cuenta con 68 puntos, con McLaren en segundo lugar con 43 puntos, mientras que Ferrari, con 30 puntos, ya queda bastante lejos de las flechas plateadas alemanas.

La próxima cita no se va a hacer esperar ya que  el domingo que viene se disputará el GP de Bahrein en el Circuito de Sakhir. Los monoplazas vuelven a territorio del pequeño emirato, donde estuvieron disputando gran parte de la pretemporada. Sin embargo, la carrera de este año contará con una importante novedad, al disputarse por vez primera de noche, como en Singapur.

Sin tiempo material para introducir mejoras en prácticamente ningún equipo, no parece que haya cambios sustanciosos de cara a establecer los favoritos. De nuevo Mercedes tienen todos los triunfos en su mano para repetir doblete pues es tal su superioridad que ni siquiera Red Bull podrá presentar la batalla necesaria para desbancar a Nico Rosberg ni a Lewis Hamilton, que atraviesa además un momento dulce de conducción.

 

Sebastian Vettel pide perdón a Webber por saltarse las órdenes de equipo


gp-malasia-2013-webber-vettel

Después de que el GP de Malasia destapase la caja de los truenos en el seno del equipo Red Bull, parece que ha llegado el momento de sellar la paz y el encargado de dar el primer paso para la firma del armisticio ha sido Sebastian Vettel, el principal protagonista del desaguisado,.

Después de un primer intento de acercamiento en la rueda de prensa posterior a la carrera, en la que el alemán se mostró arrepentido de haberse saltado las órdenes de equipo, la escudería Red Bull publicó a última hora de ayer un comunicado en el que Sebastian Vettel entona el mea culpa y pide públicamente perdón a Mark Webber y al resto del equipo. Sus palabras son más que evidentes:

“Reconozco que metí la pata. Me encantaría encontrar una buena excusa que explicase por qué lo hice, pero no puedo. Entiendo la frustración de Mark y el equipo no está contento con lo que hice hoy, le debo una explicación a él ya todo el equipo. Voy a tratar de explicar a ellos más tarde. Hablamos de esta situación muchas veces y lo haremos siempre y cuando se presente. Normalmente no es así, pero hoy lo hice y debería haber traducido la llamada a la acción”

En un arranque de sinceridad, el tricampeón admite que “recibí la llamada del equipo y la ignoré. Mark y yo estamos acostumbrados a luchar entre nosotros cuando estamos cerca, pero con los neumáticos como lo son ahora, y sin saber cuánto tiempo nos iban a durar, era un riesgo muy grande ignorar la llamada a permanecer segundo. Podríamos haber terminado acabando octavo o noveno después de la destrucción de los neumáticos en esas dos vueltas.

Pasé por encima de una decisión del equipo pero estuve equivocado. No fue mi intención y me disculpo. No estoy contento con mi victoria, he cometido un error y si pudiera deshacer lo haría. No es fácil en este momento y le debo disculpas a Mark y el equipo”.

Unas palabras que contrastan mucho con la actitud que mantuvo el piloto teutón durante toda la prueba. No sólo cuando exigió por radio a Christian Horner literalmente que quitaran de enmedio a Webber porque iba más lento. Ni cuando le llamó estúpido cuando su compañero defendió su posición de forma muy arriesgada arrinconando a Vettel contra el muro. Lo que no sabemos es cómo se habrá tomado la peineta con la que el australiano le “obsequió” tras su adelantamiento.

Quien parece continuar con un cabreo oceánico es Mark Webber. El piloto australiano ha aceptado, aunque no de muy buen grado, las disculpas de su compañero y ha expresado en el mismo comunicado que “comprende” a Vettel. Las palabras de Webber parecen más de resignación, cuando dice que “Tengo un gran respeto por Sebastian y creo que él lo tiene hacia mí pero creo que no hemos gestionado bien la situación de hoy. Cuando estábamos en carrera y llevando las cosas al límite, al máximo de lo que éramos capaces entonces la situación fue la peor para el equipo.

Mi mente en las últimas 15 vueltas estaba pensando en un montón de cosas, pero estaba contento con la forma en que estuve conduciendo. He tratado de aislarme de lo que pasó al final pero por supuesto que no estoy satisfecho con el resultado. Esta situación ha puesto mucha presión sobre algunas personas y por desgracia para todos no hay botón de rebobinado. Sé que la gente quiere emociones fuertes, pero tenemos que mantener la calma. Hay tres semanas hasta la próxima carrera, así que tenemos tiempo para nosotros trabajar en las cosas”.

Sigue leyendo “Sebastian Vettel pide perdón a Webber por saltarse las órdenes de equipo”

GP de Malasia: Victoria de Vettel que desata la guerra civil en Red Bull


gp-malasia-2013-podium

La carrera de hoy nos ha dejado el primer doblete de la temporada para Red Bull, con la primera victoria de Sebastian Vettel en la presente temporada. Un doblete, sin embargo, que ha quedado empañado por la batalla fratricida que han vivido los dos pilotos de la escudería de bebidas energéticas y que no sólo ha estado a punto de dejar a ambos pilotos fuera de carrera sino que, además, ha abierto una guerra civil sin precedentes en el seno del equipo.

Lo que parecía una plácida victoria para los dos Red Bull y, en concreto, a manos de un brillante y muy valiente Mark Webber, se tornó en una amarga polémica, marcada por el hecho de que Sebastian Vettel no respetó unas presuntas órdenes de equipo y atacó de forma ciertamente arriesgada a su compañero, hasta el punto que ambos pilotos estuvieron en un tris de quedar fuera de juego. Un hecho que convirtió la ceremonia de entrega de premios en lo más parecido a un funeral.

Lo peor no ha sido el evidente malestar y la tensión entre ambos compañeros cuando se vieron las caras en el pódium sino la escenificación de la ruptura, hecha pública cuando Martin Brundle entrevistó a los dos pilotos al terminar la protocolaria entrega de trofeos. Allí, Webber no se mordió la lengua y dijo abiertamente unas palabras que, sin duda, han abierto la Caja de Pandora en el seno de Red Bull: “La carrera estaba terminada y yo podía haber ganado. Sin embargo, Seb (Vettel) tomó sus propias decisiones”, dijo sin cortarse un pelo el bravo piloto australiano.

Además, se dio la circunstancia que el tercer acompañante en el pódium, Lewis Hamilton, asistió al espectáculo ofrecido por sus dos rivales como un auténtico convidado de piedra, entre otras cosas porque él también tuvo lo suyo. El británico tuvo que asistir a ver cómo su equipo le regalaba un pódium, en detrimento de su compañero Nico Rosberg. El alemán se vio frenado por Ross Brawn hasta por dos veces y Hamilton, sabedor de esta situación, tampoco parecía el tipo más feliz del mundo a la hora de recoger su trofeo, de ahí que hayamos visto entierros con más alegría que la reflejada en el pódium de hoy.

Por su parte y, pese a una espectacular salida, que le permitió situarse en segundo lugar, Fernando Alonso se tuvo que despedir de la carrera cuando apenas sí pudo cumplir una vuelta, al perder su alerón delantero y salirse de pista. Afortunadamente para el asturiano, sus opciones siguen intactas en tanto que el líder del campeonato hasta hoy, Kimi Raikkönen, ha finalizado séptimo y la brecha entre él y sus rivales aún es subsanable.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó con un compañero de viaje inesperado que obligó a modificar in extremis las estrategias de los equipos ya que, a escasos minutos del arranque de la prueba, una tormenta de esas “made in Malaysia” descargó un importante aguacero. En el último momento y a pesar de que todo apuntaba a que la tormenta no duraría mucho, el estado de la pista hizo necesario el cambio generalizado de neumáticos por compuestos de lluvia intermedia, en la misma línea de salida.

Así las cosas, la carrera arrancó con una puesta en escena ciertamente inesperada. Vettel, que salía desde la pole apenas tenía problemas para mantenerla. En cambio, Felipe Massa sucumbía estrepitosamente ante Fernando Alonso mientras que a la fiesta se unía un tipo absolutamente inesperado y poco dado en estas lides como es Mark Webber.

Fernando Alonso pagaba su ímpetu puesto que, en su afán de evitar que Vettel se le marchara, golpeó ligeramente el alerón delantero de su Ferrari sobre la trasera del Red Bull, quedando descolgado y echando chispas al rozar con el asfalto. Por detrás, Webber que seguía encontrando huecos entre sus rivales con la precisión de un cirujano lograba rebasar a un sorprendido Alonso. En ese momento, no sabemos bien si por cabezonería del asturiano o por despiste o equivocación de Ferrari, en vez de entrar a boxes a cambiar su maltrecho alerón decidió seguir en pista, quizás encorajinado por ver que no perdía excesivo ritmo con respecto a Webber.

Una pésima decisión, visto lo visto, porque cuando apenas había cruzado la línea de meta e iniciaba la segunda vuelta, el alerón delantero del Ferrari se atomizaba y el monoplaza de Alonso, ya sin control, se iba recto al final de la recta de tribunas y se quedaba encajado en la grava, ante la impotencia del asturiano que pedía desesperadamente a los comisarios que le empujasen de vuelta a la pista.

Sigue leyendo “GP de Malasia: Victoria de Vettel que desata la guerra civil en Red Bull”

GP de Malasia: Fernando Alonso sorprende y gana bajo la lluvia de Sepang en una emocionante carrera


Vibrante la carrera que se ha vivido hoy en el Circuito de Sepang, marcada por un aguacero colosal que obligó a sacar la bandera roja cuando apenas se llevaban ocho vueltas en las que, pese a todo, dio tiempo a ver cosas interesantes. Una carrera cuyo resultado final poco ha tenido que ver con lo que vivimos en los entrenamientos de calificación del sábado, disputados bajo un calor sofocante.

Con una parrilla de salida dominada con puño de hierro por los McLaren y con Michael Schumacher como convidado de piedra, justo por delante de los Red Bull, pocos hubiéramos dado un sólo euro por el resultado final de la prueba. Pero como ya es típico en este mítico circuito, la meteorología juega un papel determinante, casi más destacado que los motores o la propia aerodinámica de los monoplazas.

Y hoy el clima ha acudido fiel a su cita, poniendo patas arriba una carrera que, a todas luces, hoy tenía un marcado color plateado y que, bajo ningún concepto hizo prever la emoción que hemos vivido en una divertidísima carrera. Fernando Alonso ha sacado el Manual de Pilotaje sobre agua y, con rivales como Button, Schumacher, Vettel y el propio Hamilton, fuera de juego por distintas circunstancias, se ha impuesto en una carrera emocionante en la que, además, ha brillado con luz propia un hombre que dará mucho que hablar en el futuro como es el mexicano Sergio Pérez, que ha llevado su Sauber muy por encima de todos los limites imaginables para la escudería suiza.

La carrera, tras un apretadísimo final, se decidió apenas a cinco vueltas cuando Sergio Pérez, que había logrado hacer volar su Sauber sobre el asfalto de Sepang, lograba recortar una enorme desventaja sobre el asturiano y, justo cuando iba a echarle mano, pagó su inexperiencia y se salió en una curva, haciéndole perder unos segundos preciosos que, pese a los ímprobos esfuerzos por el piloto de Sauber por acercarse al piloto de Ferrari, no fue suficiente y Fernando Alonso lograba una merecida -y sufrida- victoria. Una victoria que, como le dijo su ingeniero por radio nada más acabar la carrera, ha sido probablemente la más brillante de las siete que el asturiano ha logrado bajo los colores de Ferrari en sus tres temporadas de rojo.

En el último lugar del cajon ha estado Lewis Hamilton, hoy en tierra de nadie, mientras que Jenson Button bastante hacía con terminar, tras una carrera plagada de incidencias, en un discreto 14º puesto y fuera de los puntos, lo que ha redondeado el día de hoy para Fernando Alonso, que con su victoria se ha logrado aupar a la primera posición de la clasificación general del campeonato de Pilotos.

Análisis de la carrera

La carrera comenzaba con un aguacero importante sobre el asfalto de Sepang, lo que trajo como primera providencia la prohibición del uso del DRS por parte de la dirección de carrera, lo cual suponía el primer handicap importante para los McLaren, los Red Bull y sobre todo los Mercedes, los más rápidos con diferencia y a los que el uso de este dispositivo les suponía una grandísima ventaja sobre su ya de por sí importante potencial.

Además, la vuelta de formación trajo su primer damnificado que era Pedro Martinez De la Rosa, cuyo monoplaza se negó a andar y tuvo que ser remolcado hasta el pitlane, desde donde al menos pudo tomar la salida. Sin embargo, la salida de verdad trajo una serie de consecuencias importantes. La primera y más importante que los McLaren resistían a duras penas el empuje de los Red Bull, que salían en tromba, seguidos de Alonso y Sergio Pérez.  Con mucho esfuerzo, Lewis Hamilton resistió el embate de su compañero Button mientras que Michael Schumacher, uno de los favoritos para hoy, perdía su tercera posición y todas sus opciones de carrera a los pocos metros ya que colisionaba con Romain Grosjean. Un toque sutil que, si bien no les impidió seguir en pista pero sí que les mandaba a la parte trasera a ambos.

Una vez superada la tensión inicial, los dos McLaren comenzaron a andar con cierta comodidad bajo la lluvia. Pero el aguacero, lejos de remitir empezó a intensificarse, con lo que los neumáticos de lluvia intermedia que todos portaban, pronto empezaron a mostrarse insuficientes para dar abasto con el agua que se había acumulado en el asfalto en apenas tres vueltas, hasta el punto que el francés Grosjean apenas necesitó de cuatro giros para irse directo a la puzzolana y ser pasto de la grúa, teniendo que abandonar.

Y en este sentido, el más avispado-y el más valiente- fue Sergio Pérez, que tan solo esperó tres vueltas para entrar a boxes y poner neumáticos de lluvia extrema. La realidad de los hechos, muy tozuda, pronto le dio la razón. Fue enseguida el más rápido y su ejemplo, aunque tardío, fue seguido por el resto de favoritos pero permitió que esa máxima de “quien da primero, da dos veces” se cumpliese  a rajatabla.

Sigue leyendo “GP de Malasia: Fernando Alonso sorprende y gana bajo la lluvia de Sepang en una emocionante carrera”

Emotivo homenaje de Ferrari a Marco Simoncelli en Sepang


Aprovechando la disputa del próximo Gran Premio de Malasia que, desde mañana viernes, tendrá lugar en el ya tristemente famoso Circuito de Sepang, el equipo Ferrari, encabezado por Fernando Alonso y Felipe Massa, ha rendido un sentido homenaje al fallecido piloto de MotoGP, el italiano Marco Simoncelli.

Por este motivo, los dos pilotos no han dudado en fotografiarse hoy, junto a otros miembros del equipo de Maranello, portando un cartel en el que se podía leer “‘Sic’, siempre con nosotros”. Un sencillo pero emotivo y cariñoso tributo a la memoria del joven piloto transalpino, en la curva donde tristemente perdía la vida un 23 de octubre de 2011 tras un trágico accidente con Colin Edwards y su gran amigo Valentino Rossi.

 

 

El último saludo de Simoncelli: “Ciao a tutti”


Cuando aún estamos estremecidos por las impactantes imágenes del accidente que esta misma mañana le costaba la vida al piloto italiano Marco Simoncelli, cobran más sentido aún estas imágenes, grabadas apenas un par de días antes de la carrera desde la habitación de su hotel en Kuala Lumpur y que el ya desaparecido piloto había subido apenas unas horas antes a su web y a su canal personal de Youtube.

Una web que además estrenaba un “lavado de cara” importante y que, desde la propia línea de salida, tan solo unos minutos antes de dar comienzo de la que iba a ser su última carrera, el piloto italiano con semblante muy sonriente y ajeno a su triste destino, se encargaba de promocionar ante las cámaras.

En este vídeo, desgraciadamente póstumo, se puede ver a un relajado Marco Simoncelli, con su ya legendaria melena leonina al viento, contando sus impresiones ante el GP de Malasia. Decía, entre otras cosas, el infortunado piloto transalpino que se encontraba muy ilusionado y con muchas ganas de correr, dado que se veía muy fuerte.

Se despedía finalmente de sus fans con un premonitorio “Ciao a tutti” (adiós a todos), que ahora resonará con más fuerza que nunca en los oídos de los millones de fans que El León Blanco -como era conocido en Italia- tenía dentro y fuera de su país, absolutamente consternados con su prematura desaparición.

Se marcha pues un ídolo para los italianos, cuyos medios se han volcado con esta triste noticia que ha dejado en estado de shock a los tiffosi, los cuales, a partir de ahora, echarán de menos su amplia sonrisa y su gran sentido del humor, muy alejado, según cuenta la gente que le conocía, de la imagen del personaje polémico y levantisco que se labró especialmente entre los aficionados españoles.

GP de Malasia: Nueva exhibición de Vettel en una amena carrera


Nueva exhibición de Sebastian Vettel durante todo el fin de semana en el circuito malayo de Sepang, donde ha demostrado una vez más que el Red Bull RB7, al menos hoy por hoy, está intratable y años-luz del resto de rivales.

Por detrás hemos podido comprobar por vez primera en esta temporada el juego que puede llegar a dar para el devenir de la carrera la nueva composición de los neumáticos de Pirelli, así como lo importante que va a resultar cada jornada la correcta elección de la estrategia de paradas.

Análisis de la carrera

Si descontamos el paseo militar de Vettel, que comandó la carrera de principio a fin sin apenas inquietud, el resto de la carrera estuvo bastante animada, con constantes cambios en las primeras posiciones e infinidad de alternativas en la práctica totalidad de los puestos. Desde el segundo hasta el último clasificado hubo múltiples cambios durante la carrera, merced a las numerosas paradas en boxes que la elevada degradación de los compuestos presentados por Pirelli iban produciendo en los coches y que convirtieron la pista en una especie de mar de virutas de goma.

La salida se llevó a cabo sin incidentes pero sí que resultó francamente sorprendente porque, salvo el poleman, Sebastian Vettel, nadie permaneció en su puesto ya que a la fiesta se unieron dos inesperados invitados con los que nadie contaba en un principio: los Lotus Renault GP deNick Heidfeld y Vitaly Petrov, que realizaron sendas salidas magistrales que alteraron radicalmente el orden de la carrera. Si a esto le sumamos las pésimas salidas -y ya van unas cuantas- de Fernando Alonso, que caía hasta la séptima plaza, así como de Mark Webber, que se iba hasta un increíble décimo puesto, pronto todo tomó un cariz absolutamente inesperado.

Momento de la salida, con los Lotus Renault GP sorprendiendo por fuera a sus contrincantes

Visto lo visto, el líder del Mundial y actual campeón del mundo decidió poner pies en polvorosa prácticamente de inmediato, sin encontrar la más mínima oposición ya que Heidfeld, que ocupaba una sorprendente segunda posición, bastante tenía con tratar de zafarse de los arreones de un estupefacto Lewis Hamilton, que con el paso de las primeras vueltas aún no era capaz de entender de dónde había salido la flecha negra y dorada que le había birlado la segunda plaza.

Sigue leyendo “GP de Malasia: Nueva exhibición de Vettel en una amena carrera”