GP de Mónaco: Victoria con oficio de Vettel en una accidentada carrera


Trabajada y sufrida victoria de Sebastian Vettel en un emocionante GP de Mónaco salpicado de numerosos accidentes, que motivaron la entrada por dos veces del Safety Car y de una suspensión de casi media hora, tras un aparatoso accidente casi al final de Vitaly Petrov, afortunadamente sin consecuencias para el piloto ruso.

La carrera ya nació marcada de antemano por el grave accidente en los entrenamientos de clasificación del mexicano Sergio “Checo” Pérez (aunque sin más consecuencias que su ausencia hoy en la parrilla de salida), el actual líder del campeonato, Sebastian Vettel, ha dado un golpe casi definitivo al campeonato. El alemán ha acabado imponiéndose en el circuito urbano de la capital monegasca con una buena dosis de oficio, una arriesgadísima estrategia y, por qué no decirlo, con una pizca de suerte.

Segundo ha sido el español Fernando Alonso, que sigue con su trayectoria ascendente. Siempre en la pomada, tras una gran salida en la que pudo adelantar a un poco espabilado Mark Webber, le puso las cosas muy difíciles a Button, primero, y a Vettel, después, durante un largo trecho de la carrera.

El compañero de ambos pilotos en el cajón ha sido en esta ocasión Jenson Button, que perdió parte de sus opciones tras un mal pitstop, pero que ha firmado una excelente actuación en todos los terrenos.

Análisis de la carrera

La carrera en sí no parecía que fuese a tener demasiada historia, con un Vettel que salía sin problemas y no tardaba ni una vuelta en poner tierra de por medio con respecto al resto de pilotos. Mientras tanto, por detrás, en la salida se desataban las hostilidades desde el mismo momento en que el semáforo se ponía en verde.

Instante de la salida del GP de Mónaco, con Vettel en primer lugar

Así pues, Alonso -en otra gran salida- le arrebataba brillantemente la tercera posición a Mark Webber, que volvía a dejar claro cuál está siendo su principal talón de Aquiles. Por su parte, Michael Schumacher, que viviría un día aciago hoy, estaba a punto de liar una gran montonera ya que su Mercedes GP, que tan brillantemente calificó en el día de ayer (quinto, su mejor calificación desde su vuelta el año pasado) se quedaba literalmente congelado, siendo pasto del resto de rivales y cayendo hasta la novena posición.

Sigue leyendo “GP de Mónaco: Victoria con oficio de Vettel en una accidentada carrera”

Una vuelta con Kubica…con una guitarra eléctrica


A través del blog Virutas de Goma me ha llegado un vídeo de lo más curioso y que indica hasta qué punto ha llegado la locura colectiva por la Fórmula 1.

Resulta que el protagonista del vídeo, Mario Torrado, más conocido como “Mastruendor” ha inventado en su blog una curiosa forma de interpretar la forma de dar vueltas en a los circuitos. La gran diferencia está en que esta persona no lo hace a bordo de ningún coche. Ni siquiera lo hace encima de ningún simulador sino que lo hace con una guitarra Gibson X-Plorer en sus manos.

Tiene posteados ya varios vídeos correspondientes a diferentes pruebas pero hay que reconocer que su última “creación”, que no es otra que una vuelta al circuito de Mónaco en el Renault de Robert Kubica, le ha quedado imponente.  Jamás pude imaginarme que una guitarra distorsionada pudiera asemejarse tanto al motor de un Fórmula 1

GP de Mónaco: Nuevo doblete de Red Bull e increíble remontada de Alonso


Extraña carrera o mejor dicho, carreras la de hoy en Mónaco. Y digo “carreras” porque efectivamente ha habido dos (y si me apuras, hasta tres) carreras en el mismo Gran Premio.

La primera, sin apenas historia, en la que los dos Red Bull, con Webber y Vettel respetando de manera casi escrupulosa las posiciones de la clasificación de ayer, se han vuelto a pasear por delante de sus rivales, repitiendo doblete, demostrando que hoy por hoy son imbatibles y que están en otra división, muy por encima del resto.

Pero es que ha habido una segunda carrera, que es la que disputó Fernando Alonso en una meritoria actuación, acompañada de una sorprendente estrategia (pero efectiva) en la que el asturiano ha tenido una vez más su dosis, no sé yo si a partes iguales, de talento y de buena fortuna, y ha logrado remediar el hecho de salir último y desde el pitlane en el día de hoy, merced al inesperado accidente que sufrió el español en los libres de ayer por la mañana y que le impideron siquiera disputar los entrenamientos de clasficación.

Estando así las cosas, la primera de las carreras ha sido un completo aburrimiento; esto es, la carrera que han disputado Webber, el flamante triunfador y nuevo líder del Mundial y su compañero Vettel, que le “birló” sabiamente la segunda plaza al polaco de Renault Robert Kubica en la misma salida. El polaco finalmente acompañó en el cajón a los pilotos de Red Bull.

No obstante, es para quitarse el sombrero la gran temporada que está llevando a cabo el polaco, que hasta hace unos pocos meses era un serio aspirante a engrosar las listas del paro,  y en un equipo desahuciado como Renault y hoy, contra todo pronóstico, está luchando por estar entre los cinco mejores pilotos del momento.

Mark Webber, flamante vencedor en Mónaco

Sin embargo, la segunda de las carreras a las que hemos podido asistir hoy en Mónaco ha sido la disputada por Fernando Alonso, saliendo el 24º desde el pitlane. Una carrera francamente más interesante y sin duda, de lo más divertido del día de hoy ya que con una arriesgadísima estrategia del equipo Ferrari, consistente en cambiar ruedas en la vuelta 2 y encomendarse a todo su santoral para que ocurriera lo que al final ocurrió, que lograse remontar en un tiempo récord nada menos que 18 posiciones y situarse en los puntos.

Así pues fue ocurriendo que, por un lado Alonso dio buena cuenta de los rivales más flojos y, por otro, tuvo la suerte de encontrase las oportunas averías de gente como Jenson Button (que abandonó inesperadamente en la vuelta 3) y la aparición no menos oportuna de sendos Safety Cars que le hicieron la labor más fàcil. Esta especie de cóctel de emoción, suerte y excelencia en la conducción del asturiano motivó que en apenas 30 vueltas pasase del puesto 24º al 8º.

En ese sentido fue divertido ver cómo Alonso se las tenía tiesas con lo más “granado” del pelotón de cola en las primeras vueltas; especialmente curioso, por lo desigual de la lucha, y hasta cierto punto emocionante, por la resistencia numantina de Di Grassi. Así pues Fernando Alonso mantuvo un interesante duelo a brazo partido con el italiano de Virgin durante un par de vueltas, hasta el punto de enfadar seriamente al español, que le hizo un gesto de enfado evidente desde su monoplaza por las dificultades que le estaba poniendo, con maniobras rayanas en algún caso en la ilegalidad.

Fernando Alonso, protagonista de una gran remontada en Mónaco

A partir de que el asturiano se deshizo de los más lentos, el resto fue coser y cantar porque a medida que los que iban por delante tenían que ir parando a cambiar sus ruedas, Alonso iba ganando poco a poco posiciones hasta ubicarse en una más que meritoria octava posición, prácticamente a la mitad de carrera.

En ese momento, hubo un nuevo momento importante en la carrera, con Schumacher que iba detrás de Alonso con el cuchillo entre los dientes y con el español sumido en un tapón monumental ocasionado por el compañero de De la Rosa, el japonés Kobayashi. De repente y cuando peor pintaban las cosas, el japonés  tuvo que abandonar, dejando vía libre y desatascando la situación, que mejoró radicalmente para Alonso en tanto en cuanto se pudo quitar de encima al heptacampeón y además los que iban por delante de él en ese momento, en especial Nico Rosberg, entraron a cambiar ruedas.

Esto dejó a nuestro piloto en una ya comodísima 6ª posición, unos segundos regazado del británico Hamilton y, manteniendo una sustanciosa ventaja en torno a los 3 segundos sobre el alemán Schumacher.

Con esa situación de carrera, en la que todos parecían conformarse con lo que tenían, llegó sin embargo un último sobresalto ocasionado por un tremendo accidente en el que se vieron involucrados el Lotus de Jarno Trulli y el Hispania de Chandok, por una imprudencia del italiano que estuvo a punto de ocasionar un susto serio. Ese accidente, ocasionado apenas a 3 vueltas del final, produjo una última salida del Safety Car a pista y así se mantuvo, rodando en grupo hasta que a falta de unos metros para la meta, se retiró y ocurrió algo inesperado pero propio de un grandísimo maestro como lo es Michael Schumacher.

Y es que mientras Webber ya festejaba su segunda victoria de la temporada, de manera consecutiva y Vettel completaba el doblete de Red Bull, Alonso tomaba algo trastabillado la última curva de entrada a meta y Michael Schumacher, el siete veces campeón demostró que quien tuvo, retuvo y adelantó a Alonso en un sitio casi imposible (vengándose tal vez de aquella carrera inolvidable de Mónaco en 2005), quedándose el asturiano con un sabor agridulce en la boca.

No en vano, aun cuando acabar en los puntos cuando sales el último y desde el pitlane es ya motivo de orgullo, pero cuando te “birlan la merienda” en los últimos metros y de manera inesperada cuando celebras tu meritoria 6ª plaza, no debe ser tampoco motivo de gusto.  No obstante esta maniobra ha sido recurrida por el equipo Ferrari, argumentando lo dispuesto en el artículo 40.13 del reglamento deportivo de la FIA, que determina que en esta situación no pueden producirse adelantamientos hasta que los pilotos crucen la línea de meta.

El Safety Car, protagonista involuntario al final de la carrera

A esta hora, sin embargo, aún no ha habido ninguna resolución oficial al respecto  si bien en Ferrari son francamente optimistas de que a Alonso le devuelvan la sexta plaza.

En todo caso, la carrera de Alonso y sobre todo, no nos engañemos, la estrategia arriesgadísima de Ferrari ha dado claramente sus frutos y lo que parecía un auténtico desastre y un fiasco para la marca del cavallino rampante ha permitido acabar más que dignamente para ellos, con Massa cuarto y el asturiano, finalmente séptimo (o sexto, a expensas de lo que dictaminen los comisarios tras la reclamación).

Lo que sí se ha producido, merced al abandono de Button, es el cambio de líder en la clasificación general del campeonato, con el australiano Mark Webber como nuevo líder provisional, empatado a 78 puntos con su compañero de equipo Sebastian Vettel, aunque primero por coeficiente de victorias, y con Fernando Alonso, tercero, con 73 puntos, apenas a 5 puntos de diferencia (que pueden ser 3 si al final es estimada la reclamación del equipo Ferrari).

Por último, decir que el resto de españoles hoy ha estado mal, con De la Rosa, al que parece haber mirado un tuerto, que nuevamente tuvo que abandonar al sufrir su enésima avería mecánica, en este caso, del sistema hidráulico. Por su parte, Jaime Alguersuari tampoco brilló hoy, y aunque logró terminar, no pudo hacerlo en los puntos, acabando 12º por detrás de su compañero Sebastian Buemi.

La clasificación del GP de Mónaco, finalmente, ha quedado como sigue:

1º) Mark Webber (Red Bull Renault) en 1h 50′ 13′.

2º) Sebastian Vettel (Red Bull Renault), a 44 décimas.

3º) Robert Kubica (Renault), a 1,6”.

4º) Felipe Massa (Ferrari), 2”.

5º) Lewis Hamilton (McLaren Mercedes), a 4”

6º) Michael Schumacher (Mercedes GP), a 5”

7º) Fernando Alonso ( Ferrari), a 6”.

8º) Nico Rosberg (Mercedes GP), a 6”.

9º) Adrian Sutil (Force India Mercedes), a 7”.

10º) Vitantonio Liuzzi (Force India Mercedes), a 7”.

El campeonato de constructores experimenta también un nuevo cambio de líder ya que es ahora Red Bull, gracias a este nuevo doblete, quien encabeza la clasificación de manera destacada sobre el resto, con 156 puntos, seguido de Ferrari con 134 puntos y la escudería McLaren, con 129 puntos.