Manor da el salto al Mundial de Resistencia


Manor ha sorprendido a todos presentando su Oreca 05 Nissan, el que será su coche para la disputa del próximo Mundial de Resistencia (WEC) y las 24 Horas de Le Mans en la categoría LMP2.

Manor da el salto al WEC
Manor da el salto al WEC

Ahora bien, la presentación de este nuevo equipo, creado bajo el paraguas de dos viejos conocidos como John Booth y Graeme Lowdon, tiene “trampa” ya que, a pesar de lo que pudiera parecer, este equipo no tiene ninguna vinculación con la escudería de Fórmula 1, con la que sólo comparte el nombre.

El nuevo equipo se llamará  Manor Endurance Racing Ltd., que dependerá de Manor Motorsport, el equipo creado por Booth en 1990 y con una larga historia de éxitos en las categorías inferiores. Sin embargo, un equipo totalmente ajeno al que ambos dirigieron en la Fórmula 1 el pasado año y que se llama Manor Racing F1.

De hecho, y como nota anecdótica, hay que decir que los dos directivos del equipo Manor del WEC han aprovechado para presentar la cuenta oficial de Twitter de la nueva escudería, llamada Real Manor.

Booth y Lowdon llegaron a la Fórmula 1 el año 2010 bajo el nombre de Virgin Racing. De ahí pasaron a denominarse Marussia, para acabar convirtiéndose en Manor en una rocambolesca operación al inicio de la pasada temporada.

Ahora, tras su salida de la Fórmula 1 al acabar el pasado año, los dos directivos británicos decidieron retomar el nombre con el que se hicieron famosos en categorías menores y entroncarlo con este nuevo proyecto para esta temporada en el WEC.

Oreca 05 Nissan LMP2
Oreca 05 Nissan LMP2

“Estamos encantados de formar parte del Campeonato Mundial de Resistencia. Es una serie fantástica que visita pistas icónicas en todo el mundo. El nivel de competencia es muy alto y estamos ansiosos de competir de nuevo”, afirmó John Booth.

“La clase LMP2 está diseñado específicamente para equipos independientes de los fabricantes y proveedores de motores que sitúa el foco firmemente sobre cómo el equipo lleva a cabo. No puedo esperar a ver el coche en marcha. Tenemos mucho que hacer, pero tenemos un gran equipo de personas capaces de hacer cualquier cosa”, concluyó.

Por su parte, el otro responsable del equipo, Graeme Lowdon, también se mostró absolutamente ilusionado por este nuevo reto y afirmó:

“Es realmente grande poder competir de nuevo. El Campeonato Mundial de Resistencia es un reto fantástico para nosotros. Las pruebas de pretemporada comenzarán pronto y hay mucho que hacer, pero nunca hemos tenido miedo de afrontar un poco de trabajo duro”.

Tor Graves, su primer piloto

Sobre qué pilotos serán los encargados de tomar parte en el próximo campeonato con el nuevo equipo Manor sólo ha trascendido el nombre del veterano piloto tailandés Tor Graves.

A sus 43 años, el piloto de Nakhon Pathom es un viejo conocido de Booth y Lowdon ya que dio sus primeros pasos en el automovilismo con Manor en el campeonato británico de Fórmula 3 en los años 1998, 1999 y 2003.

Asimismo, Graves cuenta con experiencia en el WEC ya que participó en las ediciones de 2012 y 2013 de las 24 Horas de Le Mans, con desigual fortuna (6º en 2012 y abandono al año siguiente).

El resto de pilotos del equipo se hará público tras los entrenamientos de pretemporada, que tendrán lugar en Paul Ricard a finales de marzo.

 

 

Desbandada en Manor: John Booth, Graeme Lowdon y Bob Bell abandonarán el equipo al acabar la temporada


Cuando todo apuntaba a que Manor estaba preparando un salto cualitativo importante de cara a 2016, especialmente tras hacerse público que su acuerdo con Mercedes como suministrador de motores, la situación en el equipo británico ha dado un giro inesperado y ciertamente preocupante que podría afectar seriamente a su continuidad en la Fórmula 1 a corto plazo.

John Booth, Graeme Lowdon y Bob Bell abandonarán Manor al acabar la temporada
John Booth, Graeme Lowdon y Bob Bell dejarán Manor al acabar la temporada

Así pues, y a pesar de las altas expectativas que se estaban depositando en el equipo británico para la próxima temporada, Manor ha sufrido una sorprendente desbandada en su staff directivo y técnico, a raíz de las sucesivas renuncias de su actual Director General de la escudería, John Booth y de su lugarteniente y director deportivo, Graeme Lowdon.

Dos bajas a las que habría que sumar la de su flamante consultor técnico, Bob Bell cuando apenas llevaba cinco meses en el puesto, al que llegó en junio como fichaje estrella, procedente de Mercedes, con la misión de planificar el desarrollo del monoplaza del próximo año.

Aunque no hay una confirmación oficial por parte del equipo anunciando la salida de estas personas, lo cierto es que la prensa británica ya da por hecho que todos abandonarán Manor al acabar la presente temporada.

Los motivos para esta salida tampoco han trascendido, si bien, todo apunta a causas diferentes. Por un lado, el caso de Lowdon y Booth se debería a discrepancias con el máximo accionista del equipo, el millonario británico Stephen Fitzpatrick.

Al parecer, los dos responsables de Manor no habrían logrado ponerse de acuerdo con el magnate británico acerca de la futura financiación del equipo. En concreto, Booth y Lowdon consideran que es preciso un aumento en la inversión para dar ese salto de calidad necesario para competir el próximo año con el resto de escuderías,

Para ello sería preciso que el millonario británico vendiese parte de sus acciones o acudiese a una ampliación de capital, algo a lo que Fitzpatrick se habría negado.

De hecho, ya se habrían recibido algunas ofertas como las del promotor de carreras norteamericano Tavo Hellmund y del financiero británico James Carney, aunque nada se pudo concretar finalmente.

Por otro lado, el caso de Bob Bell es muy diferente ya que su renuncia, junto a la de otros ingenieros del equipo, estaría firmada desde hacía varias semanas. Sin embargo, los motivos de su dimisión no han sido desvelados.

Esta situación podría dejar sin efecto los acuerdos comerciales alcanzados con distintos patrocinadores para el año que viene y, lo que es más importante, pondría en serios aprietos la confirmación del acuerdo firmado con Mercedes, en lo que sería un más que posible rejón de muerte a la escudería.