Se incrementa el uso de neumáticos de invierno en España


Según el Grupo Andrés, se espera que sólo en los próximos cuatro meses se vendan más de 500.000 neumáticos de invierno para turismos, furgonetas y vehículos todoterreno y se calcula que al menos 800.000 vehículos en España montarán este tipo de cubiertas este invierno.

Se incrementa la venta de neumáticos de invierno en España
Se incrementa la venta de neumáticos de invierno en España

Hay que recordar que el empleo de los neumáticos de invierno está ampliamente recomendado cuando se circule en carreteras donde las temperaturas no superen los siete grados centígrados. Unas cubiertas que, según calculan un estudio llevado a cabo por el citado grupo distribuidor salmantino, pueden reducir la siniestralidad en condiciones de hielo o nieve hasta en un 38%.

En este sentido, se calcula que los neumáticos convencionales, instalados en la gran mayoría de los vehículos a motor que se mueven a diario por España, precisan de hasta cinco metros más que las cubiertas de invierno para poder detener un turismo que ruede sólo a 50 kms/h en frenadas a fondo sobre suelo mojado.

Asimismo, está demostrado que en las frenadas sobre asfalto con nieve los neumátios de invierno necesitan 11 metros menos para frenar que los neumáticos convencionales. También, los neumáticos convencionales frenan un mínimo de ocho metros más para detener por completo un coche que circule a tan solo 30 kms/h cuando circule sobre hielo.

La seguridad en frenadas de los neumáticos de invierno llega acompañada de una mejora de estabilidad en todas las curvas y de una eficacia extra en las arrancadas en cuesta. Este último punto es fundamental para aquellos automovilistas que deben salir de garajes subterráneos en el comienzo de cada jornada.

Llevar los neumáticos con una presión inadecuada supone un gasto de 50 euros al año


Según un estudio realizado por el Grupo Andrés, uno de los más importantes distribuidores de neumáticos de nuestro país, los conductores españoles estarían perdiendo en torno a 50 euros al año debido a la combinación de neumáticos con presiones bajas y  la subida de las temperaturas en verano.

El correcto inflado de los neumáticos ayuda a ahorrar dinero
El correcto inflado de los neumáticos ayuda a ahorrar dinero

En concreto, y tal y como se desprende del citado estudio, nada menos que tres de cada cuatro turismos circulan por nuestras carreteras con sus neumáticos inflados con una presión inadecuada, lo cual unido al incremento de las temperaturas, la factura de carburante se incrementaría al menos en un 7% además de comprometer la seguridad del vehículo y sus ocupantes.

De esta forma, se estarían quemando, de media, 50 litros de gasolina o de gasóleo cada año, tan sólo por el hecho de no llevar los neumáticos con la presiones recomendadas por el fabricante. Esto supone la nada despreciable cantidad  de 775 millones de litros de carburante consumidos inútilmente y una menos despreciable cantidad aún de 1.050 millones de euros al año, además del aumento de contaminación.

Los neumáticos con más kilómetros sobre sus lonas y con presiones más bajas son especialmente derrochadores de carburante, además de ser potencialmente más peligrosos. El envejecimiento de estas cubiertas se acelera al rodar sobre asfaltos recalentados, aumentando su vulnerabilidad a pinchazos y  reventones.

En este sentido, aquellos neumáticos con un inflado incorrecto, exigen un esfuerzo adicional al motor que provoca un desgaste prematuro en la banda de rodadura. Dicha deformación incrementa la temperatura de funcionamiento del compuesto y acelera su envejecimiento.

De hecho, el riesgo de reventón llega a multiplicarse por tres para aquellos automóviles que equipan cubiertas con presiones hasta 0,5 atmósferas por debajo de lo recomendado por el fabricante del vehículo, tal y como se desprende de las conclusiones del citado estudio.

«El derroche innecesario de carburante es uno de los factores que debe animar a los automovilistas a comprobar el nivel de inflado de los neumáticos de modo sistemático. Menos de dos minutos en un taller especializado en neumáticos o en la estación de servicio ahorran hasta 50 euros de carburante cada año. Basta, con revisar las presiones de inflado cada dos o tres semanas, para evitar este gasto de más», manifestó el Director General de Grupo Andrés, Eduardo Salazar, durante la presentación del estudio.