Los concesionarios dan por cerrada la crisis


Los concesionarios confirman que lo peor de la crisis y que ha afectado al sector de la automoción español desde finales de 2007, ha acabado.

Faconauto anuncia el final de la crisis para los concesionarios
Faconauto anuncia el final de la crisis para los concesionarios

 

Así lo ha indicado el presidente de su patronal, FaconautoJaume Roura, en el transcurso del XXII Congreso Nacional de la Distribución de la Automoción, que se está celebrando en el IFEMA de Madrid.

Ante un auditorio integrado por los representantes de más de 700 concesionarios en España, Roura ha dicho, ante cerca de 700 concesionarios de toda España, que el año 2014 será el de la recuperación.

Asimismo, animó a los empresarios a empujar para afrontar el reto de “alcanzar las 800.000 matriculaciones el año que viene para, entre 2015 y 2020, llegar de nuevo a un mercado de 1,2 millones de unidades, que es lo que corresponde a España por PIB y renta per capita”.

Por su parte, Roura destacó que el mercado tocó fondo antes de verano y que estos seis años de profunda crisis han servido para que las concesiones se reorganizaran internamente, mejorando procesos y reduciendo gastos, de tal forma que “los concesionarios, en su mayoría empresas familiares, estamos preparadas para afrontar lo que viene y para dejar a nuestros sucesores empresas rentables, sólidas y viables”.

Por último, el presidente de Faconauto lamentó que muchos concesionarios se hayan quedado por el camino en estos años, en un proceso que ha acabado con un 19% de los puntos de venta desde 2007.

Anuncios

Los concesionarios, a la búsqueda de nuevas formas de autofinanciación


Jaume Roura, nuevo presidente de Faconauto

Pese a que el Plan PIVE ha reactivado un sector agonizante como es el de los concesionarios, existe un grado de temor importante en este colectivo por saber qué ocurrirá cuando llegue el 31 de marzo, fecha prevista de fin del plan gubernamental se acaben o bien, cuando directamente se agoten los 75.000 millones de euros destinados por el Gobierno para la financiación del citado plan.

Para ello la directiva de Faconauto, encabezada por su nuevo presidente, Jaume Roura, está pensando en nuevas e imaginativas soluciones que puedan paliar de alguna forma esta carencia y evitar que se siga destruyendo el tejido empresarial procedente de los concesionarios que aún siguen subsistiendo a esta crisis.

Se trataría, pues, de mitigar los efectos nocivos que, para las ventas, puede suponer nuevamente la desaparición de las actuales ayudas gubernamentales. O dicho de otra forma, que no suceda como lo que ocurrió a partir de 2010 cuando finalizó el Plan 2000E, que las ventas se volvieron a desplomar cuando, paralelamente, los concesionarios perdieron sus líneas de crédito.

Para ello, lo prioritario, según la patronal de los concesionarios, sería que éstos pudieran acceder de forma autónoma y sencilla a fondos propios y evitar tener que seguir dependiendo de fuentes externas de financiación.

Dado que el negocio automovilístico -como en su día la construcción- ha quedado muy lastrado entre otras cosas por el cierre de la financiación bancaria (tanto para las propias empresas como para sus clientes finales), Faconauto estaría estudiando la constitución de un Banco o Financiera propias..

Así pues, el planteamiento partiría de unos recursos propios que les permitieran generar cantidades muy por encima de los 18 millones de euros que marca la ley como capital social obligatorio para poder constituirse en Entidad Financiera o incluso en Banco. Las cuentas saldrían, según Roura, en tanto que la actual red de distribución automovilística española, entre concesionarios y agentes, está constituida por 6.000 PYMES, por lo que si cada una de ellas aportase una cantidad de 10.000 euros, se dispondría de un capital inicial de 60 millones de euros.

Sería, pues, el “mecanismo de autodefensa” perfecto frente al bloqueo actual que sufren los concesionarios para acceder al crédito, que les permitiría poder resistir los embates cada vez más duros de esta crisis que nos azota.