Bombazo en la BBC: La cadena retira el programa Top Gear y suspende a Jeremy Clarkson


Pese a ser considerado un auténtico referente en el mundo de la televisión, además de un maná inagotable de ingresos para la BBC, la cadena pública británica ha comunicado hoy la retirada de Top Gear, uno de sus programas más veteranos y exitosos de su parrilla televisiva, así como la suspensión de Jeremy Clarkson, uno de sus presentadores estrella.

Jeremy Clarkson, suspendido por la BBC
Jeremy Clarkson, suspendido por la BBC

Los motivos  para tan drástica decisión no están del todo claros. De hecho, lo único que ha trascendido es un breve comunicado de la BBC, en el que hacen mención a una supuesta trifulca entre Clarkson y un productor de la cadena de televisión pública del Reino Unido, cuya identidad no ha sido desvelada.

Del mismo modo, el comunicado informa de que Jeremy Clarkson ha sido apartado del programa de forma cautelar, al menos mientras se resuelva la investigación que la BBC ha iniciado. Además, y en paralelo, la cadena ha optado por retirar el programa de su programación, cancelando la emisión del episodio previsto para el domingo.

“Después de una riña con un productor de la BBC, Jeremy Clarkson fue suspendido mientras se lleva cabo una investigación. Nadie más fue suspendido. Top Gear no será emitido este domingo y la BBC no hará más comentarios por el momento”, rezaba el lacónico comunicado hecho público por la BBC.

Un tipo divertido pero polémico

No es la primera vez que la BBC tiene problemas a cuenta del carácter del polémico presentador. El pasado año, el rodaje de un episodio en tierras argentinas estuvo a punto de generar un conflicto incluso de carácter diplomático a cuenta de la matrícula de un Porsche conducido por Clarkson en Tierra del Fuego.

En aquella ocasión, el presentador de Top Gear condujo un coche cuya matrícula era H982 FKL. Una placa que muchos argentinos tomaron como una provocación ya que interpretaron que se refería al contencioso bélico que tuvo lugar con Reino Unido en 1982 por las islas Malvinas. En concreto, decían que “H982” se refería al año de la guerra y “FKL” como abreviatura de Falklands (Malvinas en inglés).

Clarkson, durante su incidente del pasado año en Argentina
Clarkson, durante su incidente del pasado año en Argentina

Ese hecho levantó una polvareda de tal calibre que Clarkson y el resto del equipo de Top Gear acabó saliendo de Argentina a la carrera y puso a la BBC en un brete ante las quejas del gobierno argentino, que exigió disculpas a la cadena británica así como la retirada del programa, aunque finalmente la sangre no llegó al río.

Por otra parte, los excesos de velocidad le han gastado alguna que otra mala pasada, dentro y fuera del Reino Unido. Sin ir más lejos, hace un par de años el propio Clarkson y su compañero Richard Hammond fueron “cazados” por la Policía francesa criculando a casi el doble de la velocidad permitida en una carretera gala.

Ello trajo consigo que ambos perdieran sus respectivos carnets de conducir durante tres meses, además de tener que pagar una dura sanción económica.

Top Gear: La gallina de los huevos de oro

Pa cosa es más seria ya que la cosa ha debido ser ciertamente grave para que la BBC se haya visto obligada a prescindir de un programa como Top Gear, cuyas cifras de audiencia a nivel mundial son casi tan astronómicas como el dinero que han generado todos estos años, un secreto celosamente guardado tanto por sus artífices como por la cadena británica.

En torno a 350 millones de espectadores en más 170 países diferentes siguen cada semana las andanzas del citado Clarkson, junto a sus compañeros James May y Richard Hammond, en las 21 temporadas consecutivas que lleva en antena. En especial desde que adoptó su formato actual en 2002.

El programa se ha convertido en una especie de gallina de los huevos de oro para la BBC, entre otras cosas gracias a un merchandising colosal, en el que la figura de Clarkson ha tenido mucho que ver.

Actualmente se vende toda suerte de productos relacionados con el programa, entre ellos varios libros y los DVD de casi todas sus temporadas y el programa se ha convertido en una referencia para todos los aficionados del motor.

Por si fuera poco, el exitoso formato del programa ha sido exportado al menos a países tan dispares como EE.UU., Francia, Corea del Sur, Rusia, China o Australia, que emiten sus propios programas.

Además, Top Gear ha recibido varios premios a lo largo de estos años, incluyendo un prestigio Emmy en 2005 y cuatro Premios Nacionales de Televisión en Reino Unido, así como el de Mejor Programa de TV de la Década por el Channel 4 británico. También ha sido nominado en varias ocasiones a los Premios de Televisión de la Academia Británica.

Jeremy Clarkson y Richard Hammond, multados y sin carnet por exceso de velocidad


 Jeremy Clarkson y Richard Hammond son famosos por ser junto a James May, los conductores de Top Gear, probablemente el programa de motor más exitoso de la televisión mundial, con una audiencia estimada cercana a los 350 millones de espectadores por semana en más 170 países diferentes.

Jeremy Clarkson y Richard Hammond, junto a James May
Jeremy Clarkson y Richard Hammond, junto a James May, presentadores de Top Gear

Su estilo desenfadado y políticamente incorrecto en sus comentarios y críticas de los múltiples coches que pasan por su manos les han consagrado como estrellas televisivas. Pero si por algo además son famosos estos personajes es por su pasión por la velocidad, que desatan generalmente cuando tienen la oportunidad de sacarle todo el jugo a muchas de las bestias del asfalto que tienen la fortuna de poder conducir, algo que ocurre ciertamente a menudo.

Sin embargo, esta afición les ha costado muy caro a estos dos personajes porque han sido “cazados” en Francia circulando a más velocidad de la permitida a los mandos de sendos deportivos de alta gama. En concreto, Clarkson estaba a los mandos de un Aston Martin Vanquish y Hammond en un Porsche 911 GT3 y ambos estaban ultimando la grabación de un nuevo DVD de la serie en territorio francés cuando un radar les detectó circulando a una velocidad excesiva.

Afortunadamente para ambos, no estaban “aplicándose” al 100% con sus coches porque el radar detectó al Aston Martin a 141 kms/h y al Porsche a 143 kms/h. El problema vino por el hecho que ambos fueron sorprendidos en un tramo limitado a 90 kms/h, lo que les costó recibir una dura sanción económica y la inmovilización de ambos vehículos, amén de la pérdida de sus licencias de conducir y la prohibición de conducir en Francia por tres meses.

Menos mal que los miembros del equipo de grabación acudieron al rescate porque, como dijo el propio Clarkson, “Los agentes nos dejaron en la carretera, sin dinero y sin forma de conducir el Aston Martin o el Porsche”.

“Si vas a romper el límite de velocidad, asegúrate de que no sea en Francia”, concluyó irónicamente el conocido presentador británico.