Max Biaggi prueba los frenos sobre mojado de una moto ¡a bordo de un portaviones!


max-biaggi-pirelli-gt-01

El seis veces campeón del mundo de motos y actual campéon mundial de Superbikes, el veterano piloto Max Biaggi ha sido elegido para realizar una prueba de frenada sobre mojado. Lo curioso y lo ciertamente espectacular es que el el transalpino llevó a cabo esta prueba sobre el puente de vuelo del Cavour, un portaaviones militar de la Marina italiana, cuya superficie se regó por bombas de agua a 17 atmósferas, amarrado en el puerto de Taranto.

Allí, Biaggi ha acelerado hasta 100 km/h, para después apurar los frenos sobre el punto de frenada preestablecido. Esta inusual pista de pruebas ha comprobado la calidad de los nuevos neumáticos sport touring de Pirelli, Angel GT, desarrollados para motos naked, superdeportivas y touring.

Los nuevos Angel GT han permitido a Max Biaggi exprimir todos los caballos de su motocicleta -una flamante Kawasaki Ninja 1000– para poder frenar inmediatamente después con todas las garantías sobre el asfalto mojado.

Imagen del día: Kawasaki ZX-10R vs. Alfa Mito…a dos ruedas


Impresionante documento gráfico el que nos trae hoy la buena gente de Masmoto.net. El afamado portal  español, especializado en el mundo de las ruedas, nos ofrece un espectáculo de stunt extremo en el que se nos muestra cómo se puede llevar la mecánica y , sobre todo, la pericia hasta el límite.

Así pues, en el documento que hoy nos ocupa,  el británico Paul Swift -uno de los mejores especialistas del mundo- se sube a bordo de un Alfa Romeo MiTo Quadrifoglio Verde SBK Edition y reta a una Kawasaki ZX-10R por el asfalto de Silverstone.

Este reto, como tantos que se han hecho entre un coche y una moto, podría incluso llegar a parecernos normal, de no ser porque el Alfa Romeo conducido por Swift compite contra la moto ¡a dos ruedas!

El resultado no puede ser más espectacular…

Imagen del día: Cuando 300 kms/h no son suficientes


La verdad es que debe ser harto frustrante lo que le ocurrió a un motero alemán que decidió convertir la autopista de Augsburgo a Munich en un circuito de carreras.

Y es que nuestro protagonista circulaba muy ufano sobre una flamante Kawasaki ZX-10R, a 299 kms/h cuando de repente, le adelantó como una centella un Audi R6 preparado por ABT, una bestia de 700 CV a mucha más velocidad todavía. Ello obligó al motero no sólo a echarse ceder en su empeño sino que, además, no fue capaz de seguir su estela.

Fuente: Libertad Digital TV