Nuevos límites de velocidad en nuestras carreteras: Adiós a los 50 km/h en ciudad y vía libre a los 130 km/h en autopistas


WOGNUM-SNELWEG-130

El Ministerio del Interior, a través de la DGT, ha dado vía libre al anteproyecto del Real Decreto que modificará el Reglamento General de Circulación. Una reforma que tendrá como plato fuerte la sustitución de los actuales límites de velocidad en autopistas, carreteras secundarias y ciudades y que, de prosperar, ya anticipamos que no dejará indiferente a nadie.

El borrador está fechado a día 25 de febrero y plantea para automóviles y motocicletas un nuevo límite de velocidad de 120 kms/h  en vías rápidas de más de 1,5 metros de arcén, que reemplazaría al actual límite, establecido en 100 kms/h.

Por su parte, Tráfico ha abierto la posibilidad de aumentar el límite de autopistas y autovías de 120 a 130 kms/h. Eso sí, no sería de forma general ni automática sino que sólo se producirá, previa autorización de la DGT o del organismo competente para las CC.AA. que tuvieran transferidas las competencias de tráfico, de forma temporal y sólo en aquellos tramos en los que estuviese plenamente constatada su seguridad. En esos casos, ese incremento en el límite de velocidad se notificaría a través de paneles luminosos.

Ahora bien, la reforma del Reglamento de Circulación va a traer aparejados una serie de recortes en otros límites que, sin duda, darán que hablar. Por un lado, los límites de velocidad en ciudad pasarán de 50 a 30 kms/h, para calles con un solo carril y un único sentido de circulación. Pero no quedan ahí los recortes. En aquellas vías urbanas con plataforma única de calzada y acera, la velocidad quedará reducida únicamente a 20 kms/h. En el resto de vías urbanas, la velocidad seguirá siendo de 50 kms/h.

Por otro lado, las carreteras convencionales de menos de 6,5 metros de ancho, la velocidad quedará reducida , según proceda, de 90 kms/h a 70 ó 50 kms/h, en función de que exista una marca longitudal de separación en ambos sentidos. Si existiese, la velocidad sería de 70 kms/h y en caso negativo, sólo se podría circular a 50 kms/h como máximo.

Otras medidas adicionales:  Se prohíben los avisadores de radar y cinturón de seguridad para todos

La reforma ha introducido un artículo por el cual se podrá prohibir la instalación y uso de todo tipo de dispositivos de detección de radar. En la redacción actual del Reglamento de Circulación, sólo estaban prohibidos de forma expresa los llamados inhibidores de radar, esto es, aquellos aparatos que impedían la detección del vehículo por los radares a través de medios electrónicos. De hecho, su empleo se tipificó como falta muy grave, castigado con 6.000 euros y la pérdida de nada menos que seis puntos en el carnet de conducir.

Con la nueva redacción del Reglamento de Circulación, se prohíben los avisadores de radar
Con la nueva redacción del Reglamento de Circulación, se prohíben los avisadores de radar

Sin embargo, había un vacío legal en lo relativo a la utilización de los llamados detectores de radar. Unos dispositivos capaces de detectar a suficiente distancia la presencia de cualquier tipo de radar (desde fijos hasta móviles, incluyendo helicópteros, en los casos más sofisticados) y avisar a sus dueños, pero sin alterar su señal.

Pues bien, en caso de mantenerse la redacción del anteproyecto, “se prohíbe que en los vehículos se instalen mecanismos o sistemas, se lleven instrumentos o se acondicionen de forma encaminada a eludir la vigilancia de los agentes de tráfico, o que se emitan o hagan señales con dicha finalidad, así como la utilización de mecanismos de detección de radar”. De esta forma, quedan expresamente prohibidos todos los dispositivos que alerten de la presencia de radares de todo tipo, con independencia de que anulen o no su señal.

Por otro lado, la reforma contempla la eliminación de las exenciones que actualmente quedaban para el uso de los cinturones de seguridad. Ahora tanto personas con un certificado de exención por razones médicas graves o discapacitadas como taxistas, distribuidores de mercancías y conductores y pasajeros de los vehículos en servicios de urgencia, tendrán la obligación de ponerse el cinturón.

Por último, indicar que se prohibirá circular con menores de edad de estatura igual o inferior a 135 centímetros como ocupantes de asientos delanteros, con el objetivo de reducir la gravedad de las lesiones que puedan sufrir en caso de accidente. Además, los niños menores de cuatro años que utilicen sistemas de retención de los grupos 0, 0+ y I viajarán en el sentido contrario a la marcha, siempre que el dispositivo así lo prevé

Interior rebaja a 90 kms/h la velocidad máxima en carreteras secundarias


En un acto llevado a cabo en el Foro Barcelona Tribuna, el actual Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz, ha anunciado hoy la decisión de reducir de 100 a 90 kms/h la velocidad máxima en las carreteras secundarias. Al mismo tiempo, el titular de la cartera ministerial ha confirmado que también se está barajando la posibilidad de incrementar la velocidad máxima en autovías y autopistas, que pasaría de 120 a 130 kms/h.

El por qué de esta decisión está en la nueva política llevada a cabo por la DGT, consistente en redimensionar los límites de velocidad, especialmente en las carreteras secundarias ya que, como han denunciado muchas asociaciones de conductores y profesionales del sector, esa escasa diferencia de apenas 20 kms/h entre ambos tipos de vías no parece proporcionada.

Recordemos que, según datos de la propia DGT, está científicamente demostrado que el riesgo de sufrir un accidente es del doble entre circular por una vía secundaria y una rápida. Además los datos de fallecidos en carreteras son sencillamente demoledores. El pasado año fallecieron 1.166 personas en las vías secundarias de nuestro país, que en términos porcentuales supone nada menos que el 79% de las víctimas mortales, un porcentaje muy similar al que llevamos acumulado este mismo año (que asciende ya a un 80%)

Imagen del Ministro del Interior, Jorge Fernández-Díaz

Tráfico planea reducir a 90 kms/h la velocidad máxima en carreteras convencionales


Después del fiasco monumental que supuso la medida de la reducción de la velocidad máxima en autopistas y autovías de 120 a 110 kms/h y que tuvo que ser retirada apenas cuatro meses después de su entrada en vigor, la “sesera” de Pere Navarro continúa en ebullición y nos amenaza con una nueva ocurrencia, en los mismos términos que aquélla.

Así pues, en la línea de la fracasada medida, regada, eso sí, por incontables denuncias por exceso de velocidad, el Director de la DGT ha expresado su intención de reducir a 90 kms/h el límite máximo de velocidad en las carreteras convencionales de más de 1,5 metros de arcén y así se lo ha elevado al Gobierno para que lo regule a la mayor brevedad posible.

Argumenta Navarro que el fin último de esta medida no es otro que el de tratar de reducir la altísima siniestralidad en este tipo de carreteras, que sólo el pasado año se cobró la vida de 1.331 personas, esto es, casi el 75% de los muertos por accidentes de tráfico en España.  Además, añadió Pere Navarro que así se armonizarían los límites de velocidad con respecto a las carreteras convencionales con menos de 1,5 metros de arcén, para las cuales es actualmente de 90 kms/h.

Sigue leyendo “Tráfico planea reducir a 90 kms/h la velocidad máxima en carreteras convencionales”

El Gobierno recula y vuelve a imponer los 120 kms/h como límite máximo en autopistas y autovías


Toda vez que se ha visto como una patochada absolutamente ineficaz y escasamente ahorradora, salvo para las arcas del Estado, el Gobierno ha decidido dar marcha atrás y volver a imponer el antiguo límite de 120 kms/h para autopistas y autovías.

Así pues, aquella medida absolutamente demagógica y sin precedentes en Europa, adoptada el pasado mes de febrero y en vigor desde marzo, consistente en bajar a 110 kms/h el límite máximo de velocidad, va a ser derogada en breve.

Con la justificación de hacer frente al crecimiento del precio del crudo que se estaba produciendo en los mercados mundiales,  como consecuencia sobre todo de las revueltas producidas por entonces en el mundo árabe, el Ministerio del Interior y su titular, Alfredo Pérez-Rubalcaba, adoptaron aquella polémica decisión. Amparándose en una serie de cifras de ahorro, para las que ni siquiera los miembros del Gabinete Ministerial -especialmente Industria y Economía-  lograban ponerse de acuerdo, nuestras carreteras cambiaban de límite de velocidad de forma sorprendente y, en absoluto, barata.  No en vano el reemplazo de las placas por otras con el  nuevo límite se estimó entre 250 y 300.000 euros.

Pues bien, aquella medida, tildada entre otros calificativos como “disparate” por la oposición y por distintos colectivos de conductores y profesionales, no ha tenido mucho más recorrido y ya tiene fecha de caducidad. El mismo Gobierno que a bombo y platillo presentó aquella iniciativa como revolucionaria acaba de decidir su punto final.

Amparándose en una bajada en los precios del combustible (por cierto, no reflejados en nuestros bolsillos, con el gas-oil y la gasolina registrando aún récords históricos en cuanto a precios) , el  propio Ministro del Interior comunicó el viernes, en la tradicional rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la decisión del Ejecutivo de dar por finalizada esta restricción con fecha 1 de julio próximo.

Sigue leyendo “El Gobierno recula y vuelve a imponer los 120 kms/h como límite máximo en autopistas y autovías”