Luca di Montezemolo afirma que el estado de salud Michael Schumacher no es bueno


El ex-presidente de Ferrari, Luca Cordero di Montezemolo, ha afirmado en una entrevista que el estado de salud de Michael Schumacher es altamente preocupante.

Montezemolo asegura que no tiene buenas noticias sobre Schumacher
Montezemolo asegura que no tiene buenas noticias sobre Schumacher

El empresario y actual responsable de la candidatura olímpica de Roma es, sin lugar a dudas, uno de los mejores amigos que el Kaiser conserva de su gloriosa etapa en Ferrari, donde ganó cinco mundiales de forma consecutiva. Motivo por el cual, como él mismo ha confirmado, está en contacto constante con la familia.

Por ello, durante un evento automovilístico celebrado esta semana en Milán que contó con su presencia, Montezemolo fue preguntado por si conocía alguna novedad en el estado de salud de Michael Schumacher, del que poco o nada se sabe desde que regresó a su casa hace ya más de un año.

Un mutismo que data desde hace más de un año y medio. En concreto, desde septiembre de 2014, fecha del último comunicado oficial de la familia y en el que sólo se dijo que el piloto tenía un largo camino por delante.

Así pues, el ex presidente de Ferrari confirmó que continuaba en contacto permanente con la familia y, desgraciadamente, las últimas noticias que había recibido no eran precisamente halagüeñas.

“Michael fue un grandísimo piloto, con el que tuve una larga relación a nivel humano y profesional, tuvimos incluso el placer de tener a nuestros respectivos hijos casi al mismo tiempo. Una larga relación a nivel humano y profesional. Por eso estoy continuamente informado y las noticias que me llegan no son buenas”, afirmó Montezemolo.

Asimismo, el directivo transalpino añadió un pensamiento que, seguramente, en más de una ocasión ha pasado por la cabeza de cualquier seguidor del heptacampeón y, en general, de la Fórmula 1.

“La vida es extraña. Fue el piloto más laureado con Ferrari y sólo tuvo un accidente serio a lo largo de su carrera, que fue por nuestra culpa, en 1999. Sin embargo, una caída esquiando ha arruinado su vida”, apostilló.

Por último, Montezemolo quiso aprovechar la ocasión para desmentir a aquellos que tacharon de imprudente a Schumacher“No es cierto que Michael fuese un esquiador peligroso, fuera de pistas siempre fue muy prudente”

 

Montezemolo confirma la salida de Fernando Alonso de Ferrari


Aunque era un secreto a voces y, pese a que no hay todavía ninguna confirmación oficial por parte de nadie, el ex-presidente de Ferrari, Luca Cordero de Montezemolo confirmó la salida de Fernando Alonso del equipo italiano al finalizar la presente temporada.

Montezemolo, durante el programa en el que confirmó la salida de Alonso
Montezemolo, durante el programa en el que confirmó la salida de Alonso

No sabemos si por despecho o por algún tipo de rencilla personal con la gente de la que durante más de 20 años fue su casa, pero el italiano rompió una especie de “pacto entre caballeros” firmado entre Ferrari y Fernando Alonso a partir del GP de Italia, punto de inflexión del desencuentro que va a acabar con el piloto español fuera de La Scuderia este mismo año.

Se trata de una suerte de acuerdo no escrito por el cual tanto Alonso como la directiva de Ferrari se respetarían mutuamente, sin declaraciones altisonantes ni “rajadas” mutuas, entretanto no se hacía oficial la salida del asturiano por la las partes implicadas. Un acuerdo que, dicho sea de paso, ambas partes estaban respetando al máximo, pese a que estas últimas semanas ha habido oportunidades de sobra para que, sobre todo el español, se despachase a gusto contra el equipo italiano.

Sin embargo, ajeno a esto, Montezemolo no perdió la oportunidad de meterle el dedo en el ojo a su sucesor, Sergio Marchionne y su nuevo equipo y, durante una entrevista televisada en la RAI no dejó títere con cabeza, hablando de muchos y polémicos temas relacionados con Ferrari y, por supuesto, de su piloto estrellla, Fernando Alonso.

“Fernando se marcha por dos motivos: porque quiere buscar otro ambiente y porque tiene una edad que no le permite esperar mucho para volver a ganar. Está incómodo por no haber conquistado el título estos años y tiene necesidad de nuevos estímulos”, dijo Montezemolo en la televisión pública italiana.

Por si fuese poco, el ex-directivo transalpino desaprovechó la oportunidad para meterle un buen rejón a la dirección del Grupo Fiat y, en concreto, a su núcleo duro integrado por la familia Agnelli, dueños de la mítica casa italiana desde siempre.

“No me voy de la manera que más me gustaría, pero debo aceptarlo. Con la familia Agnelli mantengo una relación fuerte pero debo confesar que esperaba un “gracias”, algo más por su parte”, añadió un dolido Montezemolo, demostrando que, tras más de un mes de su salida de Maranello, el veterano ex-directivo aún respira por la herida.

Estas declaraciones no han sentado nada bien en el seno de Ferrari, que las ha considerado como una deslealtad. Pero tampoco ha caído bien en el entorno del piloto español. No olvidemos que en estos momentos se está negociando la liquidación del contrato de Fernando Alonso con la escudería italiana. Por este motivo, fuentes cercanas al asturiano han manifestado que estas declaraciones son“intolerables”, apelando a una serie de “cláusulas de confidencialidad que se deben respetar”.

Una negociación compleja por la propia naturaleza del contrato que, recordemos, tenía validez hasta 2016, tras la última renovación de hace apenas un año. De ahí que ambas partes decidiesen darse un tregua entretanto no se resolviesen todos los extremos del acuerdo, por lo que piensan que Montezemolo ha echado gasolina a un fuego que, sin duda, dará muchísimo que hablar en las próximas semanas.

 

Shock en Ferrari: Montezemolo abandona y muere Emilio Botín


Sin duda, hoy es un día negro en Maranello porque prácticamente al mismo tiempo que Luca Cordero de Montezemolo ha hecho pública su renuncia a la presidencia de Ferrari, a la que accedió en 1991, se conocía la triste noticia de la muerte de Emilio Botín, presidente del Banco Santander, y uno de los principales socios del equipo italiano en la Fórmula 1.

Luca Cordero de Montezemolo dimite como presidente de Ferrari
Luca Cordero de Montezemolo dimite como presidente de Ferrari

El anuncio de la despedida de Montezemolo ha llegado por medio de un comunicado hecho público por la dirección del grupo Fiat Chrysler, en el que además se indica que la rennucia a su cargo, hecha a petición propia, será efectiva a partir del próximo 13 de octubre, después de la celebración del 60º aniversario de la marca italiana en América. Su sustituto será el actual consejero delegado del grupo, el también italiano Sergio Marchionne.

En dicho comunicado, la dirección de Fiat Chrysler agradecía a Montezemolo los logros  en su gestión “Ha llevado a la empresa a conseguir resultados muy importantes desde el punto de vista económico que deportivo. Una larga historia de grandes éxitos la de Ferrari, donde Montezemolo ha conseguido metas de gran relieve y con un equipo de excelencia mundial”, indicaba textualmente la nota.

Por su parte, John Elkann Agnelli, en calidad de presidente de Fiat y nieto de Gianni Agnelli, el patrón por excelencia de la marca italiana, también ha manifestado, en su nombre y en el de su familia, su particular agradecimiento a la labor de Montezemolo en Ferrari, pieza clave del Grupo Fiat.

“Ha tenido varias posiciones de responsabilidad, a partir de la presidencia de Fiat desde 2004 a 2010, compartiendo conmigo momentos de dificultad, pero también grandes satisfacciones. A Luca le deseo todo lo mejor para su futuro profesional y empresarial con la esperanza, compartida, que podamos ver a Ferrari de nuevo volver a ganar”, dijo Elkann.

Sin embargo, desde España ha llegado la peor de las noticias que han sacudido Maranello y es el fallecimiento de Emilio Botín a los 79 años, como consecuencia de un infarto de miocardio. Una noticia que ha caído como una losa en Ferrari, en concreto en la sección deportiva vinculada al Gran Circo.

Sergio Marchionne, sustituto de Montezemolo en Ferrari
Sergio Marchionne, sustituto de Montezemolo en Ferrari

No podemos olvidar que la entidad presidida por el cántabro es socio preferente de La Scuderia y uno de sus principales baluartes económicos desde 2010. Pero además, el Banco Santander lleva vinculado a la Fórmula 1 desde 2007, cuando comenzó a apoyar económicamente a Fernando Alonso en su aventura en McLaren. De hecho,  la entidad española continúa siendo uno de sus principales sponsors.

Además, el Banco español es también uno de los más importantes patrocinadores de la Fórmula 1 ya que, varios de los Grandes Premios que se disputan en Europa como Italia, Alemania y Gran Bretaña cuentan con el patrocinio directo de la entidad que presidía el ahora desaparecido Botín.

Un futuro totalmente abierto en Ferrari

Con todo lo ocurrido en estas horas, se cierne un mar de dudas sobre el futuro de Ferrari, tanto a nivel empresarial como meramente deportivo, ya que tanto la salida de Montezemolo como el fallecimiento de Botín van a cambiar y mucho el devenir del fabricante italiano y a muy corto plazo.

Desde el punto de vista empresarial, está claro que el hecho que Sergio Marchionne desembarque en Ferrari va a suponer un cambio en la gestión de la marca, por más que ésta sea una de las más consolidadas y rentables del grupo.

Así pues, Marchionne es uno de los directivos más reputados del mundo y es uno de los principales artífices de la fusión y el relanzamiento de Fiat y Chrysler. El italiano desembarcó en 2011 con una mentalidad mucho más orientada al mundo de la empresa y una visión que difiere y mucho de los modos y maneras de  Montezemolo, un tipo más “político” y ciertamente menos pragmático que su compatriota Por ello es más que previsible que habrá un golpe de timón en la gestión del fabricante italiano, a todos los niveles.

En el tema deportivo sí que se espera un giro radical y además a muy corto plazo. Estaba claro que la figura de Montezemolo estaba en entredicho desde hace varias temporadas pero su descrédito e impopularidad, especialmente en Italia, ha tocado techo este año, en el que todos tenían depositadas las máximas esperanzas.

Incapaz de ofrecer un proyecto ganador estos últimos años, su figura se ha ido deteriorando, especialmente desde que Fernando Alonso perdiese en Abu Dhabi en 2010 un Mundial que tuvo al alcance de su mano.  Sin embargo, todo apunta a que el fiasco que ha supuesto para la compañía transalpina y sus fans esta temporada, culminado con la esperpéntica actuación de este fin de semana en Monza ante su propia parroquia, ha sido el detonante de su salida apresurada de la presidencia de Ferrari.

Y es que, poco a poco, Montezemolo se ha ido quedando sin cortafuegos. Estos últimos años hemos asistido a numerosos relevos, llevados a cabo a todos los niveles. Se ha procedido a todo tipo de de ceses, desde el director técnico Aldo Costa al jefe de motores, Luca Marmorini, pasando por la del propio responsable del equipo Stefano Domenicali, llevada a cabo este mismo año.

Ahora queda saber qué pasará con Marco Mattiacci y, en general, con todo el organigrama de La Scuderia de cara al próximo año, ya que devolver a Ferrari al primer plano de la actualidad -y no precisamente por sus fracasos deportivos- es objetivo prioritario de su nuevo presidente, Sergio Marchionne. Para ello se esperan cambios importantes tanto a nivel del staff directivo como técnico del equipo. E incluso habrá que ver si hay cambios en lo que respecta a su dupla titular de pilotos.

La muerte de Emilio Botín podría ser decisiva para el futuro para Fernando Alonso
La muerte de Emilio Botín podría ser decisiva para el futuro de Fernando Alonso

Y no es baladí esta cuestión. La temporada de Kimi Raikkönen está siendo un desastre absoluto, sin paliativos. Se le ve abúlico, desmotivado y sin más ánimos que ver cómo acaba pronto la temporada y da carpetazo a este infame año. Por eso, a nadie le debería sorprender la salida del finlandés -que ya apuntó hace meses una posible retirada- y su sustitución para la próxima temporada, pese a que todavía le queda un año más de contrato.

Pero por otro lado y sin duda, lo más preocupante, es la posible salida de Fernando Alonso. Visto lo visto este año, no es de extrañar una hipotética marcha del asturiano, principalmente por dos motivos.

El primero, la fidelidad a Montezemolo. A nadie se le escapa la excelente relación que mantienen Alonso y el, hasta ahora, presidente de Ferrari. Algo que se pudo apreciar este pasado fin de semana en el paddock de Ferrari en Monza.

Así pues, en varias ocasiones, Alonso ha vinculado de forma indirecta -e incluso indirecta- su permanencia en Ferrari a la de Montezemolo. Por eso, y aunque tiene contrato en vigor hasta el 2016, quizás sea éste el mejor momento para cambiar de aires. Si a esto le unimos lo manifiestamente contrariado que se encuentra el piloto español por la continua ausencia de resultados positivos estas cinco temporadas, ahora sí, Alonso podría dar por resuelta su estancia en Maranello y afrontar nuevos retos profesionales, pese a que confirmó este pasado fin de semana que cumpliría su contrato en Ferrari,

El segundo, la desaparición de Emilio Botín. El directivo cántabro ha sido como un padre para Fernando Alonso y uno de los principales artífices de la llegada del asturiano a Ferrari, Ahora habrá que ver cómo queda el nuevo Consejo de Dirección del Banco Santander, que acaba de nombrar a Ana Patricia Botín como nueva presidenta y, sobre todo, confirmar si la apuesta por la Fórmula 1, tanto a nivel global como en Ferrari y en la propia figura del español, es tan firme y decidida como lo era con Botín, una persona que disfrutaba como un niño con este deporte y al que era muy habitual ver en el paddock de La Scuderia, apoyando al equipo.

Por tanto, habrá que estar muy pendientes del movimiento en cascada que estas desapariciones van a traer aparejadas a corto plazo porque, sobre todo a nivel deportivo, todo apunta a que habrá cambios y además a no tardar mucho y en todos los sentidos.

Ferrari y Fernando Alonso: ¿Divorcio a la italiana?


Conato de incendio en Ferrari

Las aguas bajan ciertamente revueltas en el seno del equipo italiano, toda vez que las palabras de Fernando Alonso expresando su malestar por el evidente estancamiento en la evolución del F138 han escocido y mucho, especialmente en las altas esferas.

Fernando Alonso se mostró bastante duro con respecto a su equipo cuando dijo públicamente que “empezamos la temporada con un coche regular, lo mejoramos y hemos empezado a bajar”.  Pero cuando el asturiano se mostró ciertamente hiriente fue cuando indicó que la actual situación de Ferrari era la de ir “recogiendo lo que nos dejen los demás” y que tachó de “milagro” su quinta posición en Hungaroring, porque “sabíamos que nuestra posición era un séptimo o un octavo”.

Se enturbian las relaciones entre Fernando Alonso y Luca de Montezemolo
Se enturbian las relaciones entre Fernando Alonso y Luca de Montezemolo

Estas palabras fueron rápidamente contestadas por Luca de Montezemolo, presidente de Ferrari, el cual, además de convocar una reunión de urgencia en Maranello para analizar la situación del equipo, aprovechó para exigir un “inmediato cambio de registro” en La Scuderia, que ciertamente sonó a ultimátum.

Sin embargo, Montezemolo –visiblemente molesto con las declaraciones del asturiano- no perdió la oportunidad de echar más leña al fuego y telefoneó directamente al piloto español para decirle que aquellas palabras de Alonso “no han gustado ni a Montezemolo ni a todo el equipo”, según recogió un comunicado hecho público en la web de Ferrari.

Asimismo, el dirigente italiano declaró que “este es el momento de mantener la calma, evitar polémicas y aportar con humildad y determinación la contribución de cada uno, estando cerca, en la pista y fuera de ella, del equipo y sus hombres”. Concluyó el presidente de Ferrari apostando por “cerrar filas en casa, sin dejarse llevar por “desahogos que, aunque comprensibles en la inmediatez de un resultado negativo, no benefician a nadie”.

Estas declaraciones de Montezemolo han sido consideradas como un auténtico tirón de orejas a Fernando Alonso. Y es que el asturiano no se ha ajustado en nada al “libro de estilo” de Ferrari, por el cual los trapos sucios se han de lavar en casa. Además, en una escudería como la italiana, considerada unánimemente como el paraíso y el culmen de la carrera para cualquier piloto, este tipo de críticas no suelen ser bien recibidas, sobre todo cuando vienen de sus propias estrellas.

Al hilo de esto, nos ha venido a la memoria el caso del despido fulminante de Alain Prost en octubre de 1991, cuando el campeón francés criticó duramente al equipo tras una decepcionante temporada a bordo del Ferrari 643. Aquel monoplaza, francamente malo bajo todos los puntos de vista (“es como un camión“, dijo Prost)  fue foco de conflicto durante toda la temporada hasta el punto que meses antes del despido, el responsable del equipo Cesare Fiorio fue cesado, acusado por el propio Prost de no haber sabido organizar correctamente el equipo.

El caso es que en Ferrari no llevan bien las críticas, ni en tiempos de su gran patrón, don Enzo, ni actualmente, en tiempos de Montezemolo. Alguien dijo, en tono de broma que nunca le digas a un italiano que viste mal o que su coche es malo. Y algo de cierto hay en ello, en especial en Maranello.

Así,  en Ferrari no anduvieron con paños calientes para despedir a una leyenda viva como Alain Prost y no parece que tengan tampoco muchas consideraciones para con Alonso, de ahí que estas declaraciones del presidente de Ferrari hayan sido observadas con lupa y tomadas muy en cuenta.
En este sentido, el gran Javier Rubio, en su columna de Fórmula 1 en El Confidencial.com saca a colación el caso de la disputa que tuvo Niki Lauda con Enzo Ferrari, cuando el austríaco también se despachó a gusto contra su montura el año 1977. antes de dejar la escudería italiana y pese a ganar el título.

“Es una mierda”, le espetó al hijo del mítico Commendatore cuando le preguntó en nombre de su padre qué pensaba de su monoplaza. Evidentemente, las circunstancias no eran las mismas y la relación que Don Enzo y el campeón austríaco era muy mala, especialmente tras el comportamiento de Ferrari para con Lauda tras su gravísimo accidente en Nurburgring. Pero el caso es que aquel año Lauda acabó marchándose del equipo transalpino por la puerta de atrás, pese a haber ganado el Mundial.

Red Bull y Fernando Alonso, ¿un sueño imposible?

No se puede decir que Alonso haya ayudado mucho a apaciguar los ánimos ni acallar los rumores. En primer lugar, por el hecho que, tras la carrera en Hungría y pese a la insistencia de muchos medios, Fernando Alonso se negase a contestar sobre la posibilidad de que barajase no cumplir el contrato que le une a Ferrari hasta diciembre de 2016 y se hubiese planteado abandonar La Scuderia este mismo año, hastiado de tanto fracaso.

De inmediato fueron muchos los que ya han situado al asturiano en Red Bull como sustituto de Webber. Y lo que al principio nadie terminaba de creerse, especialmente habida cuenta de la situación preeminente como “primer espada” del alemán, ha empezado a tomar cuerpo. El colofón a esta situación esperpéntica se ha producido con las noticias que publicó ayer el diario alemán Sport Bild acerca de un posible acercamiento de Ferrari a Kimi Raikkönen, que se habría producido –y he aquí lo jugoso del asunto- con anterioridad al GP de Hungría y, por tanto, previo a las declaraciones de Alonso.

Fernando Alonso  estalló contra su equipo tras su quinto puesto en Hungría
Fernando Alonso estalló contra su equipo tras su quinto puesto en Hungría

En concreto, el rotativo alemán hablaba incluso de las cifras que Ferrari podría haber ofrecido al finlandés. En torno a 15 millones de dólares por temporada, más una serie de incentivos adicionales, que podrían situar la nómina de Kimi en un entorno salarial próximo al que cobra actualmente Fernando Alonso.

Es más, en dicha información se hablaba de que el manager del propio piloto asturiano, Luis García Abad, se habría dirigido al equipo austríaco para informarse de la situación actual de la vacante de Webber. Un contacto que, dicho sea de paso, Alonso no ha desmentido rotundamente sino que, cuando fue preguntado al respecto, respondió con un lacónico “no, que yo sepa”.

Por su parte, Ferrari sí que se ha apresurado a desmentir la noticia publicada por el diario germano a través de unas declaraciones realizadas por un portavoz del equipo de Maranello a la agencia alemana de noticias DPA, en las que ha afirmado taxativamente que: “No estamos interesados en ningún piloto del mercado ahora mismo”.

Asimismo, este portavoz mandó un recadito a los “rumorólogos” de guardia, diciendo que “para los que tienen poca memoria, también hace un año todo el mundo venía con una lista de pilotos que iban a sustituir a Felipe”.

Ahora bien, partiendo de la premisa que, en modo alguno, imagino a Fernando Alonso fuera de Ferrari, al menos tan a corto plazo, resulta ciertamente improbable que podamos ver juntos y con los mismos colores a dos “gallos” como Sebastian Vettel y Fernando Alonso. Entre otras cosas porque no creo que el asturiano, a sus 33 años recién cumplidos y con su palmarés –y sus aspiraciones- quiera aceptar un rol secundario como el que, por ejemplo, ha venido desempeñando Mark Webber estos últimos años.

Y no me refiero a conspiraciones judeomasónicas, urdidas por mentes calenturientas que ven fantasmas en las últimas desgracias que han venido aquejando a Webber estas dos últimas temporadas. Me refiero al hecho de que, para bien o para mal, el equipo austríaco hace años ya que apostó por Vettel como caballo ganador. Y no parece que les haya ido mal con esta decisión. Es más, las pocas veces que Webber ha intentado subirse a las barbas de su compañero, no ha salido bien parado.

Además, la historia está trufada de casos en los que ha sido metafísicamente imposible mantener dos gallos en el mismo gallinero. Es más, el propio Alonso lo sufrió en sus carnes en 2007, cuando tuvo que lidiar con Lewis Hamilton en McLaren, entonces estrella emergente en el equipo británico.

En cambio, ahora mismo Fernando Alonso es casi como un virrey en Ferrari. Es más, me atrevería a decir que, después de Montezemolo, el asturiano es quien más manda en el área deportiva del equipo transalpino. Su liderazgo y peso específico dentro y fuera de las pistas está fuera de toda duda y su opinión es tenida en cuenta incluso por encima que la del propio Domenicali.

Es más, me atrevería a decir que nadie, desde los tiempos de Michael Schumacher acumuló tanto poder dentro de una escudería de Fórmula 1. ¿Puede ofrecerle lo mismo Red Bull? Honestamente, yo creo que no.

Horner ve posible tener a Alonso junto a Vettel en Red Bull
Horner ve posible tener a Alonso junto a Vettel en Red Bull

Sin embargo, Christian Horner no es de esta opinión. De hecho, ayer echó más leña al fuego de los rumores, cuando firmó que “Sería interesante ver a Vettel y Alonso juntos”. El director del equipo Red Bull añadió que “Queremos juntar a los dos hombres más rápidos y que garanticen los mejores resultados al equipo. Mark deja un hueco muy grande”

 Se avecinan tiempos de cambio de cara al próximo año, que deberían igualar las cosas al menos de inicio entre todos los grandes, que llevan dos años trabajando en adaptarse a la nueva normativa. Y en ese escenario, Alonso saldría con todas las garantías para volver a optar una vez más al título con Ferrari.

Por otra parte, queda aún todo un mundo en el campeonato actual y, si bien 39 puntos es mucha diferencia, no es una cantidad insalvable. De hecho, el año pasado y tras el GP de Italia, el español lideraba el Mundial con paso firme mientras que Sebastian Vettel figuraba en cuarto lugar de la clasificación, exactamente a los mismos puntos de distancia y el germano acabó ganando el campeonato. Nada por tanto es imposible.

Quizás, no sea ahora el mejor momento para tomar una decisión así. Como decía San Ignacio de Loyola, “en tiempos de tribulación no hacer mudanza” y esperar un poco más para tomar una decisión de este calado. Modestamente, en su día consideré que Alonso se equivocó saliendo de aquella forma de McLaren y creo que cometería un error de bulto dejando Ferrari.

Hay quien dice que esto no es más que una maniobra de los agentes de Raikkönen para incrementar su cotización, de cara a un hipotético fichaje por Red Bull o incluso, lograr una mejora importante en sus emolumentos ante una aún más hipotética renovación por Lotus. Aun así, parece ciertamente improbable que Lotus pueda afrontar un sueldo ni siquiera parecido al que podría cobrar el finlandés en caso de irse a Red Bull  (y no digo ya si Iceman vistiese finalmente de rojo el año que viene).

En todo caso, todavía quedan cuatro largas semanas de parón veraniego que van a estar ciertamente animadas por todo tipo de rumores ya que, a diferencia de otras temporadas, en este caso los asientos que se van a mover son de una enjundia que hacía años que no se veía.

¡Hagan sus apuestas!

Montezemolo seguirá al frente de Ferrari y no comparecerá a las próximas elecciones italianas


luca-di-montezemolo

Italia continúa envuelta en una especie de marasmo político y social, que se vio agravado el pasado mes de diciembre con la renuncia de su Primer Ministro, Mario Monti, que ha arrastrado al país transalpino a unas nuevas elecciones generales, que se llevarán a cabo en abril de 2013. Unas elecciones en las que el actual Presidente de Ferrari, Luca Cordero Di Montezemolo estaba llamado a jugar un papel importante.

El veterano dirigente del fabricante italiano, de 65 años, creó en julio de 2009 el movimiento Italia Futura, una especie de think tank o “laboratorio de ideas” integrado por diferentes personalidades del mundo de la empresa, la cultura y, en general, de la sociedad civil italiana y cuyo último fin sería participar en las siguientes elecciones.

Sin embargo, Italia Futura ha decidido no comparecer como partido político en los próximos comicios y como el propio Montezemolo ha anunciado en una entrevista en el diario La Repubblica, su único papel institucional será el de apoyar al cesante Primer Ministro Monti para un segundo mandato.

De esta forma, Montezemolo pone punto final a sus propias ambiciones políticas y ha decidido centrarse únicamente en su labor como máximo responsable de Ferrari, un puesto que lleva desempeñando desde el año 1991:

“Voy a dejar espacio a las personas de calidad muchos que han apoyado y trabajado para la asociación de estos años. Es justo que ellos sean los principales protagonistas”, ha dicho Montezemolo para explicar su renuncia a continuar su carrera política.

Aun así, Montezemolo seguirá ocupando un puesto de relevancia en Italia Futura, lo que ha generado suspicacias en parte de la opinión pública italiana, que entiende que este paso atrás no sería más que una mera operación de maquillaje para, finalmente, ocupar un hipotético puesto de relevancia en un futuro gobierno, lo que podría dar lugar a posibles conflictos de intereses con su posición como presidente en Ferrari.

Ante este panorama, Montezemolo fue preguntado por esta cuestión en la citada entrevista. Sin embargo, el Presidente de Ferrari fue tajante en su respuesta: “Italia Futura está a punto de convertirse en algo mucho más amplio y diverso, y no voy a ser el líder de eso. Obviamente será mi hogar político, para decenas de miles de colaboradores y para millones de votantes que confían en nuestra opción políica.  Por eso voy a apoyar con determinación antes y después de las elecciones, pero en una posición que no dé lugar a ninguna sospecha de conflicto de intereses”, dijo el dirigente italiano.

Montezemolo y Emilio Botín confirman la extensión del patrocinio del Banco Santander en Ferrari hasta 2017


Hace aproximadamente cuatro años el Presidente del Banco Santander, el español Emilio Botín, y el máximo dirigente de Ferrari, el italiano Luca Cordero de Montezemolo anunciaron a bombo y platillo el patrocinio que uno de nuestros dos Bancos más internacionales iba a realizar en Ferrari. Empezaba entonces un fructífero matrimonio que, además de dejar grandes beneficios a ambas partes, supuso también la llegada de Fernando Alonso al equipo transalpino a finales de aquel mismo año.

En aquella ocasión, la institución bancaria española firmó un jugosísimo contrato de esponsorización para Ferrari por un montante total aproximado de unos 200 millones de euros en los cinco años que iba a durar el patrocinio, más 10 millones al año adicionales para patrocinar con su nombre una serie de carreras (como Alemania, Italia o Gran Bretaña, entre otras).

Por eso, cuando hace apenas un año fue el piloto asturiano el que anunció la extensión de su contrato hasta el año 2016, todo hacía presagiar que el acuerdo de renovación del patrocinio entre ambas organizaciones no era más que cuestión de tiempo. Y así ha sido.

Con motivo de la disputa del GP de Italia, como aquel entonces, en un acto promocional presidido por los mismos protagonistas de aquel anuncio en 2009, esto es, Botín y Montezemolo, ambos directivos han anunciado la extensión del contrato de patrocinio hasta el final del año 2017, si bien en esta ocasión no se han hecho públicos los términos del acuerdo.

Y es que los pingües beneficios que al Banco Santander le ha reportado la inversión publicitaria en la Fórmula 1 han sido sencillamente espectaculares. Es más, se puede decir que el retorno económico obtenido por la entidad española habría multiplicado por cinco el importe de la inversión realizada durante todo este tiempo.

Para muestra, un botón. Sólo el año 2010, el primero en el que Fernando Alonso militó en las filas de Ferrari, el Banco Santander logró ingresar cerca de 250 millones y más de 100.000 clientes se hicieron con la tarjeta Visa-Ferrari del citado Banco en España durante las primeras seis semanas de su lanzamiento.

En este sentido, Emilio Botín ha manifestado durante el citado acto que, sin duda alguna “ésta (el patrocinio de Ferrari) es la mejor operación de marketing que ha hecho la entidad en los más de 150 años de historia del Banco, dados los excelentes resultados de notoriedad de marca y comerciales que nos está dando en todos los mercados en los que operamos”.

Por su parte, Montezemolo se ha mostrado igualmente encantado de haber ampliado su relación con el Banco Santander. “En estos dos primeros años juntos, hemos sido capaces de ver día a día los valores que nuestras dos compañías comparten: el deseo por la excelencia, el amor por la competición, el trabajo en equipo, la voluntad de superación y de servir a las propias necesidades de los clientes. Haber renovado el contrato es una señal de gran confianza del Santander hacia nosotros y eso es algo de lo que podemos estar particularmente orgullosos”, dijo Montezemolo.

Ahora tan sólo queda una duda, ¿para cuándo se hará público el anuncio de la extensión del contrato de Fernando Alonso con Ferrari, al menos hasta 2017? Lo que está claro es que los destinos del asturiano y del Banco Santander -juntos desde que el asturiano fichó por McLaren en 2007-, tienen todas las trazas de permanecer unidos hasta que la retirada les separe…

Botín y Montezemolo, durante el anuncio del acuerdo entre el Banco Santander y Ferrari en 2009

Montezemolo no descarta deshacerse de Massa para 2012


Seguramente que cuando el patrón de Ferrari, el italiano Luca Cordero de Montezemolo se ha dirigido como lo ha hecho hoy durante la tradicional comida navideña con el plantel de la compañía italiana en su sede de Maranello, no podía ni imaginarse el revuelo que han desatado sus declaraciones.

El máximo mandatario de Ferrari, en primer lugar, ha mandado un “recadito” que más bien parecía un directo en la mandíbula de Stefano Domenicali, cuando ha tratado de encontrar una explicación a la mediocre temporada llevada a cabo por la escudería italiana en 2011. Montezemolo echó la vista atrás y achacó el naufragio de Ferrari este año al enorme varapalo moral que supuso la dolorosa derrota en Abu Dhabi en 2010 y que le costó el título a Fernando Alonso, un título que recordemos que el asturiano tenía en su mano y perdió tras una inexplicable cadena de errores tácticos en el equipo.

Sin embargo y, al respecto, Montezemolo, aunque siempre bajo el paraguas de su conocido lenguaje más bien diplomático, ha deslizado que “espero que no tengamos dos años de baja competitividad”, dando por sentado que no tolerará más excusas para el próximo año, en el que La Scuderia tiene depositadas todas sus esperanzas.

Pero no quedaron ahí las “perlas” de Montezemolo, el cual aprovechó el acto para desmentir sus intenciones de presentarse a presidente de su país en 2013. Montezemolo no dudó en abrir un melón que puede hacer que Felipe Massa bien tuviera que empezar a poner sus barbas a remojar.

Así pues, el dirigente italiano lanzó algo parecido a un ultimátum a Massa, del que dijo que “esperamos de Felipe un gran año, como cuando era capaz de superar a Michael y a Kimi” (esto es, hablamos del Felipe Massa de 2008, nada menos). Pero lo peor vino después, cuando Montezemolo advirtió que “en Ferrari siempre estámos mirando el mercado”. Incluso se atrevió a dar algunos nombres. Habló de “algunos pilotos alemanes muy jóvenes, sobre coches muy competitivos. También anda por ahí Robert Kubica, que ojalá pueda regresar. Igualmente están Rosberg, que me gusta, y Vettel, todos con gran potencial”.

Por último, Montezemolo dedicó el resto del evento a alabar de forma constante y sin tapujos a Fernando Alonso, la verdadera niña de los ojos del italiano, y al que calificó como “el mejor piloto de la parrilla especialmente en carrera, en términos de capacidad, velocidad, experiencia, consistencia, frialdad durante la carrera, relación con el equipo, etc.”. Y añadió que “desde los tiempos de Michael no veía un piloto capaz de dar 70 vueltas de calificación seguidas”.

Desde luego que muy mal haría Ferrari en cerrarse las puertas y quedándose con una rémora como la que es actualmente Felipe Massa, del que si bien ya no esperamos que haga sombra a Fernando Alonso (pues ni está ni se le espera) pero sí que, al menos, cumpla un papel digno representando los colores de una enseña con la historia de Ferrari. El único problema es que, al menos para 2012, los principales candidatos a ocupar el segundo volante de Ferrari o están ya comprometidos o aún están muy verdes. Aun así, candidatos para 2013 no le van a faltar…