¿Cómo conducen nuestros jóvenes?


Esta es una pregunta que nos hacemos no pocas veces, especialmente cuando vemos cómo los fines de semana, indefectiblemente, tenemos que asistir casi impasibles a las frías cifras de muertos por accidentes en los que se ven implicados nuestros conductores más jóvenes.

De hecho, según cifras de la propia DGT, los accidentes de tráfico son la primera causa de muerte y de lesiones graves entre los jóvenes entre 18 y 24 años. Se da la circunstancia de que este colectivo sufre el 20% de los accidentes de tráfico, una cifra altísima si tenemos en cuenta que este colectivo apenas representa un 10% del censo total de conductores.

Por ese motivo, la Fundación MAPFRE ha elaborado un interesante estudio, pionero en nuestro país al respecto, que trata de descubrir cómo conducen los jóvenes hoy en día. En términos generales se desprende de dicho estudio que nuestros jóvenes son bastante atrevidos, si bien cada día son más conscientes de determinados riesgos.

Riesgos que, sin embargo, asumen en su mayoría ya que del estudio también se concluye que nada menos que un 84% de los jóvenes consultados han conducido o conducen por encima de los límites de velocidad y, lo que es peor, un importante 33% afirma que ha cogido el volante después de haber consumido alcohol.

Cabe destacar también la influencia negativa en las conductas de los jóvenes cuando otro conductor comete una imprudencia que afecta a su conducción. El 50% reconoce que se pone nervioso ante estos imprevistos, el 25%  se enfada, y sólo un 23% es capaz de controlarse.

El fin de semana y la noche suponen un mayor riesgo para los jóvenes. En muchos casos, los accidentes que se producen en el tiempo de ocio están relacionados con la velocidad o el alcohol. Según el informe, el 84 % afirma haber conducido alguna vez superando la velocidad permitida y el 26% reconoce hacerlo a menudo o siempre.

Además, un 65% de los encuestados afirma no respetar la distancia de seguridad, un 33% dice que en ocasiones conduce tras tomar bebidas alcohólicas y un alto porcentaje reconoce conducir mientras realiza otra actividad, como usar el navegador, fumar y hablar por teléfono sin utilizar el dispositivo de manos libres.

Los jóvenes confiesan usar el móvil al volante con frecuencia

Del estudio también se desprenden otras conclusiones interesantes: uno de los principales atractivos de la conducción para los jóvenes es la independencia y la libertad que les ofrece, lo que explica que quieran obtener el permiso de conducir lo antes posible. Además, a los jóvenes las personas que más les influyen en su forma de conducir son el padre, en un 48% y, en menor medida, el profesor de la autoescuela 21,5 %, frente a un escaso 9,5% que se ven influenciados por la figura materna.

Por otra parte, es sintomática la alta consideración que tienen los jóvenes de sí mismos en cuanto a la forma de conducción, en tanto en cuanto el estudio concluye que los jóvenes conductores se consideran igual de buenos (41%) o mejores (43%) que la mayoría. Esto, lejos de ser un buen síntoma, resulta preocupante ya que significa que los jóvenes, lejos de ser conscientes de que deben mejorar aspectos de su conducción,  tienden a pensar que los que deben cambiar son los demás.

En ese sentido llama la atención el elevadísimo porcentaje (en torno al 60%) que ve muy poco probable la posibilidad de sufrir un accidente. Sin embargo, un 22% de los jóvenes encuestados afirma haber sufrido ya un accidente siendo ellos los conductores, un porcentaje muy alto si tenemos en cuenta que constituyen una cuarta parte de la muestra y que la mayoría de ellos (84%) tienen menos de cuatro años de experiencia al volante.

Estas percepciones provocan que se muestren más confiados en su habilidad para conducir y sean más osados en situaciones de riesgo, como coger el coche  después de consumir alcohol.

Aunque algunas conductas son susceptibles de corregirse, los jóvenes son muy conscientes de los riesgos de determinados comportamientos. Así, un 59 % afirma que nunca se salta un semáforo en rojo y el 90%  dice con rotundidad no haber conducido nunca bajo los efectos de las drogas. Además, una inmensa mayoría (en concreto un 73%) afirma que cuando conduce, dulcifican su carácter.

Por último decir que entre las principales diferencias por sexo, el informe destaca que mientras el 80% de las chicas dice no conducir nunca tras tomar alcohol, el porcentaje se reduce hasta el 55% en el caso de los chicos.

Más de un 33% de los jóvenes afirma haber conducido borracho
Anuncios

Motor News del 30-4-2010


Acabamos semana y mes con nuestra cita diaria con la actualidad del mundo del Motor en Motor News.

Hoy, viernes 30 de abril, hablamos de:

– Inaugurado un nuevo centro de servicios de Mapfre.

– Nuevo Audi A8 L.

– Presentado el Seat Alhambra 2010.