Mark Webber dice adiós a la competición


El australiano Mark Webber ha anunciado que, a sus 40 años, dejará la alta competición al finalizar la presente temporada del Mundial de Resistencia (WEC), en el que defiende título.

mark-webber
Mark Webber anuncia su retirada de la competición al finalizar la temporada

Webber debutó en el WEC en 2014, apenas unos meses después de dejar la Förmula 1, de la mano de Porsche, con la que se proclamó campeón tan solo un año después, junto al alemán Timo Bernhard y al neozelandés Brendon Hartley.

El veterano piloto australiano colgará su casco definitivamente tras la última prueba del año, las Seis Horas de Bahrein, el próximo 19 de noviembre.

Sin embargo, Webber no estará lejos de los circuitos y el olor a gasolina ya que se convertirá en representante especial de Porsche en los eventos globales y trabajará como consultor en programas de Deportes de Motor.

Voy a echar de menos la velocidad pura, la carga aerodinámica y la competencia, pero quiero dejar esto en lo más alto y estoy con muchas ganas para afrontar mis nuevas tareas”, dijo Webber

Webber, que empezó a competir en 1994 en el Campeonato Australiano de Fórmula Ford, deja tras de sí una de las carreras más prolíficas y completas que se recuerdan en el mundo del Motor y en la que ha tocado prácticamente todos los palos.

El piloto de Nueva Gales del Sur ha corrido en monoplazas de prácticamente todas las categorías (desde la Fórmula Ford hasta la Fórmula 1, en la que llegó a ganar nueve carreras y finalizó en tercer lugar del Mundial en 2010, 2011 y 2013)

Pero además Webber también ha probado en carreras de Resistencia y en Le Mans en dos etapas bien distintas. La primera, con Mercedes, entre 1998 y 1999 y la actual, entre 2014 y 2016 con Porsche.

“Pasar de la Fórmula 1 a las Le Mans Series en LMP1 supuso un gran cambio para mí así como una experiencia totalmente nueva. Pero llegó en el momento adecuado para mí”, dijo Webber.

“Será extraño entrar en el coche de carreras por última vez en Bahrein, pero por ahora voy a disfrutar de cada momento de las carreras que quedan”, añadió el piloto australiano.

 

El día que Mark Webber estuvo a punto de firmar por Ferrari en 2013


Mark Webber ha publicado su primer libro de memorias llamado “Aussie Grit” y en él ha realizado confesiones muy jugosas, en especial sobre sus años como piloto en la élite.

Mark Webber revela que estuvo a punto de firmar por Ferrari para 2013
Mark Webber revela que estuvo a punto de firmar por Ferrari para 2013

Una de las revelaciones más curiosas hacen referencia a lo cerca que estuvo el piloto australiano de firmar con Ferrari para el año 2013. De hecho, las negociaciones avanzaron tanto que los contratos llegaron incluso a redactarse.

Es más, Webber afirmó que estas negociaciones estuvieron a punto de fructificar ya un año antes. Tras su victoria en el GP de Mónaco de 2012, el australiano comenzó a negociar con Ferrari, quedándose a un paso de firmar pero, tras sopesar los pros y los contras de esta decisión, prefirió continuar un año más en Red Bull

La razón principal por la que Webber no firmó finalmente por Ferrari fue porque la escudería italiana sólo se ofrecería un contrato de un año, con posibilidad de un año adicional. Sin embargo, el australiano -próximo a los 40 años- buscaba algo más estable (un mínimo de dos años), algo que en Maranello se negaron a ofrecerle, dando al traste con la operación.

“La reunión fue con Stefano Domenicali, el Director del equipo Ferrari, en el barco de Flavio Briatore en el famoso puerto de Montecarlo”, escribió Mark Webber en su libro.

“En aquel momento había una posibilidad muy real de unirme al equipo del Cavallino Rampante. Flavio (Briatore), Stefano (Domenicali) y Fernando (Alonso) todos querían que sucediera. Los contratos fueron enviados pero eran por un año con una opción a un segundo, en lugar de los dos años por los que estábamos presionando“, añadió.

“Simplemente no estaba interesado en cambiar a otro equipo de Fórmula 1 en 2013, cuando en julio de esa temporada me podían decir que no iban a ser necesarios mis servicios el año siguiente”.

“Recuerdo conducir hacia Silverstone el viernes por la mañana y charlando con Fernando en el teléfono. Intercambiamos unas cuantas llamadas más y, aunque me pidió que esperar un poco más, mi instinto me decía que Ferrari no era lo más adecuado para mí”, finalizó Webber.

Por su parte, Mark Webber confirma en su libro cuál fue la inmediata reacción de su equipo, Red Bull, cuando se enteró de sus negociaciones con Ferrari.

La primera medida adoptada por el equipo austríaco fue contactar con Lewis Hamilton. pero lo cierto es que no fue nada serio ya que, en paralelo y de forma sorprendente, prepararon una contraoferta que Webber aceptó el mismo fin de semana del GP de Gran Bretaña de 2012.

“Daba la sensación de que en Red Bull se estaban divirtiendo un poco, hablando también con otros pilotos, con Lewis, en particular. Cuando se enteraron de mi acercamiento a Ferrari decidieron abandonar cualquier conversación conmigo acerca de la extensión de mi contrato”, escribió Webber.

“Sin embargo, en Silverstone, Christian [Horner] me instó de repente a firmar un nuevo contrato para 2013, lo cual hicimos un par de días más tarde. Irme a Ferrari habría sido un interesante cambio de escenario, era algo agradable que me apetecía haber hecho”, concluyó el ex-piloto de Red Bull.

Por último, sorprende la entrada en escena de Bernie Ecclestone. El mandamás de la Fórmula 1 trató de persuadir a Webber para que no firmase por Ferrari.

Sin embargo, cuando Webber anunció su retirada definitiva del Gran Circo, el propio Ecclestone trató de persuadirle para hacer las maletas rumbo a Italia. Pero su decisión ya era irreversible, entre otras cosas porque Webber había aceptado la oferta de Porsche para liderar su proyecto en el Mundial de Resistencia del año 2014.

“Es interesante que Bernie Ecclestone hizo un cambio de sentido en ese movimiento hacia Ferrari. El estaba en contra en esel momento pero a mediados de 2013 me preguntó si yo seguía cómodo con mi decisión de dejar la Fórmula 1 y me dijo que creía que todavía podía empujar por lograr un acuerdo con Ferrari para 2014”.

Nico Hulkenberg lleva a Porsche a la victoria en Le Mans


El equipo oficial Porsche, integrado por Nico Hulkenberg, Earl Bamber y Nick Tandy se hizo con una sorprendente victoria en la edición de 2015 de las míticas 24 Horas de Le Mans, disputadas durante el pasado fin de semana en el circuito de La Sarthe

El equipo Porsche de Nico Hulkenberg, brillante ganador de e las 24 Horas de Le Mans 2015
El equipo Porsche de Nico Hulkenberg, brillante ganador de e las 24 Horas de Le Mans 2015

Esta importante victoria es doblemente relevante. Por un lado, ha permitido desbancar a los todopoderosos Audi, vencedores en 13 de las últimas 15 ediciones y, por otra, devuelve a Porsche a lo más alto 17 años después de la última victoria de la firma alemana.

Ningún Porsche había ganado en Le Mans desde el año 1998 cuando el equipo integrado por Allan McNish, Laurent Aiello y Stéphane Ortelli se hacían con el triunfo a bordo de un Porsche GT1.

Por si fuera poco, este triunfo coincide en el tiempo con el 45º aniversario de la primera victoria de Porsche en Le Mans, obtenida en 1970 por Hans Herrmann y Richard Attwood, en aquel mítico Porsche 917 K.

Porsche, sorprendentes vencedores

La carrera contó un indudable sabor a Fórmula 1 ya que el equipo alemán firmó un espectacular doblete de la mano del segundo de sus tres coches, pilotado por otro viejo conocido, Mark Webber. El ex-piloto de Red Bull estuvo acompañado al volante por el alemán Timo Bernhard y el neozelandés Brendon Hartley.

Ambos coches se impusieron a los grandes favoritos, los Audi R18 e-tron quattro. El equipo de los cuatro aros era el indudable gran favorito para aspirar al triplete y continuar su hegemonía en la prueba francesa, en la que llevan dominando con puño de hierro los útlimos 15 años.

Sin embargo, y pese a dominar gran parte de la carrera,  la mayor velocidad y, sobre todo, una mejor estrategia de Porsche relegó al tercer lugar del cajón al primero de los Audi, pilotado por el suizo Marcel Fässler, el alemán André Lotterer (otro ex-piloto de Fórmula 1) y el francés Benoît Tréluyer.

Nico Hulkenberg logra su primera victoria en Le Mans
Nico Hulkenberg logra su primera victoria en Le Mans

Sin la presión de ser considerados favoritos, el Porsche 919 Hybrid de Hulkenberg salió desde el tercer puesto de la parrilla aunque una mala salida le llevó hasta el octavo lugar, para estabilizarse durante varias horas en la sexta plaza. Sin embargo, un espectacular stint nocturno, precisamente a manos de Nico Hulkenberg, catapultó al Porsche a los puestos delanteros que, unidos a una sucesión de vueltas rápidas en el último tercio de la carrera, le permitieron liderar la carrera.

Peor suerte corrió el segundo de los Porsche, ya que cuando lideraban la carrera fueron castigados con un Stop & Go de un  minuto al final del primer tercio, cayendo al cuarto lugar. Aun así, la tripleta Webber, Bernhard, y Hartley lograron remontar hasta llegar al segundo lugar.

La gran decepción de la prueba vino de la mano de los Toyota, el otro gran rival de Audi para la edición de este año en Le Mans. 

Audi tuvo que conformarse con la tercera plaza
Audi tuvo que conformarse con la tercera plaza

Se esperaba mucho más del equipo japonés, pero lo cierto es que nunca estuvieron a la altura. Sin ritmo durante todo la carrera, estuvieron fuera de la lucha por el pódium desde prácticamente el primer momento y no pudieron plantar batalla.

Finalmente, el Toyota TS040 HYBRID de Alex Wurz, Stéphane Sarrazin y Mike Conway terminó en sexto puesto, mientras que el tridente integrado por Anthony Davidson, Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima acabó en una discreta octava plaza.

El equipo de Davidson -tercero el pasado año- fue uno de los más perjudicados, debido a sendos accidentes. Durante la quinta hora, el propio Davidson chocó contra un vehículo de la Categoría GT, lo que provocó daños en el extremo delantero derecho. Poco después sufrió otro incidente de menor envergadura y el Toyota perdió 13 minutos en boxes, reincoporándose cinco vueltas por detrás del líder

Por último, los revolucionarios Nissan tampoco brillaron como de ellos se esperaba debido a un elevado número de incidencias mecánicas y de los tres coches que tomaron la salida, sólo el de la tripleta integrada por los británicos Harry Tincknell y Alex Buncombe y el alemán Michael Krumm pudo recibir el banderazo final.

El primero en caer fue el coche del equipo integrado por el español Lucas Ordóñez, el japonés Tsugio Matsuda y el ruso Mark Shulzhitskiy. Durante el stint protagonizado por el nipón, el coche perdió una rueda y acabó fuera de combate prácticamente en el ecuador de la carrera.

Por su parte, el coche pilotado por Max Chilton, Jann Mardenborough y Olivier Pla se vio obligado a abandonar cuando sólo restaba una hora para finalizar debido a problemas mecánicos.

El Toyota de Alex Wurz, Stéphane Sarrazin y Mike Conway , el mejor clasificado en el sexto puesto
El Toyota de Alex Wurz, Stéphane Sarrazin y Mike Conway , el mejor clasificado en el sexto puesto

Otras categorías

Junto a la victoria de Porsche en la categoría reina, la Categoría LMP2 nos dejó la victoria del trío Howson-Bradley-Lapierre dominó con mano de hierro con su Oreca 05-Nissan. Una victoria no exenta de emoción ya que a falta de unas pocas horas para el final de la carrera, el francés Lapierra sufrió una salida de pista que a punto estuvo de costarle el triunfo.

La categoría GTE Pro contó con el triunfo del Chevrolet Corvette C7R del trío formado por británico Oliver Gavin y los norteamericanos Tommy Milner y Jordan Taylor, que contra todo pronóstico batió a los Ferrari y los Aston Martin.

En esta categoría la victoria había quedado muy abierta toda vez que el gran favorito, el Chevrolet Corvette de Antonio García, Jan Magnusssen y Ryan Briscoe no pudo tomar la salida debido a un accidente sufrido durante la clasfiicación.

Por último, la Categoría GTE Am contó con la victoria del Ferrari 458 del equipo SMP Racing, del italiano Andrea Bertolini, acompañado en el podio por sus compañeros Aleksey Basov y Víctor Shaytar. El piloto italiano se encontró con la victoria tras un inesperado accidente del Aston Martin conducido por Paul dalla Lana, Pedro Lamy y Mathias Lauda, hijo del legendario piloto austríaco Niki Lauda.

El actor norteamericano Patrick Dempsey, segundo en la categoría GTE Am con Porsche
El actor norteamericano Patrick Dempsey, segundo en la categoría GTE Am con Porsche

La nota de color de esta categoría la puso el conocido actor norteamericano Patrick Dempsey, famoso entre otros por su papel en “Anatomía de Grey” y un entusiasta de las carreras de coches.

A bordo de un Porsche 911 RSR del equipo Dempsey Proton Racing, junto a su compatriota Patrick Long y el alemán Marco Seefried, logró subir al cajón, al finalizar en segunda posición de esta categoría.

Imagen del día: Mark Webber salva la vida de milagro tras un brutal accidente en Sao Paulo


El australiano Mark Webber ha terminado su primera temporada en el Mundial de Resistencia (WEC) de la peor forma posible, tras sufrir un aparatoso accidente que a punto ha estado de costarle la vida.

Estado del Porsche de Mark Webber tras su colisión en Interlagos
Estado del Porsche de Mark Webber tras su colisión en Interlagos

Ocurrió en la última carrera del año, en concreto las Seis Horas de Sao Paulo, en el circuito de Interlagos cuando, a falta de 26 minutos para acabar la prueba, el Porsche conducido por el piloto australiano era alcanzado por el Ferrari del italiano Matteo Cressone.

En ese momento, el vehículo de Webber impactaba violentamente contra el muro de protección y se incendiaba a continuación. El golpe fue brutal e hizo pensar en lo peor, especialmente viendo el lamentable estado en el que quedaba el Porsche del australiano pero afortunada -y milagrosamente- acabó en un enorme susto.

Tanto Webber como Cressone fueron atendidos sobre el asfalto y evacuados casi en perfecto estado, salvo algunas contusiones y magulladoras al centro médico del propio circuito. Pasados unos pocos minutos, la propia organización informó del buen estado de salud de los dos pilotos accidentados.

“Mark Webber está despierto y alerta, y ha sido trasladado a un centro médico para ser examinado. Matteo Cressoni ha sido examinado in situ en el circuito y no ha ido a ningún hospital”.

Así pues, Mark Webber fue trasladado a un hospital local, aquejado de una leve conmoción cerebral donde estará en observación y será dado de alta a finales de esta semana. Si todo va como debe, el veterano piloto aussie viajará a Gran Bretaña el próximo viernes.

Para tranquilizar a sus compañeros y seguidores, el propio Webber ha emitido en la mañana del lunes un comunicado en el que afirmó: “Me siento bastante dolorido esta mañana, estoy bastante magullado y tengo un tremendo dolor de cabeza. No tengo ningún recuerdo del accidente o de la forma en que sucedió. El equipo está analizando los datos para averiguar más. Gracias al equipo médico en la pista y aquí en el hospital, que hizo un gran trabajo y está cuidando de mí tan bien”.

No es la primera vez que Mark Webber sufre un accidente que pone en riesgo su vida. Cuando era piloto del Mundial de Resistencia, ya se llevó un susto considerable disputando las 24 Horas de Le Mans de 1999 y unos años más tarde, ya como piloto de Fórmula 1, también vivió una situación semejante en Valencia, durante el GP de Europa de 2010

Jenson Button posible nuevo compañero de Mark Webber en Porsche para 2015


El futuro próximo de Jenson Button podría estar junto a Mark Webber, en el equipo Porsche que participa en el campeonato del mundo de Resistencia.

Jenson Button podría abandonar la Fórmula 1 y pasarse a la Resistencia con Porsche
Jenson Button podría abandonar la F1 y pasarse a la Resistencia con Porsche

Así lo ha confirmado la cadena británica BBC citando a Richard Goddard, representante del piloto de McLaren, el cual ha afirmado que Jenson Button, a sus 34 años, no tendría intención de continuar su carrera en la Fórmula 1 si no es a bordo de un monoplaza competitivo.

“McLaren no ha decidido cuál será su pareja de pilotos para el próximo año. Eso es obvio. Jenson está centrado en la Fórmula 1 pero sólo estará en uno de los equipos punteros, así que estamos abiertos a hablar con todo el mundo“, afirmó Goddard a la cadena pública británica.

“Jenson es un piloto increíblemente competitivo que lo que quiere es correr. Es demasiado bueno como para estar en la parte de atrás de la parrilla de la Fórmula 1, así que o está en un equipo competitivo o se irá a conseguir uno donde sea”, añadió el representante de Button.

Por último, al ser preguntado si el campeonato mundial de Resistencia, podría ser una buena salida para Button, Goddard afirmó que “es un campeonato formidable que está ganando fuerza”.

El problema para Button es que, a fecha de hoy, los planteles de los principales equipos de la parrilla estan prácticamente cerrados para el año que viene y, en caso de salir de McLaren, no tendría muchas alternativas mínimamente competitivas por las que decidirse.

De hecho, sólo McLaren es el único de los “grandes” que no tiene definida su pareja de pilotos para 2015. Entre otras cosas porque se da por hecho que uno de los volantes de la escudería de Woking será para Fernando Alonso y en el equipo británico no tienen nada claro por cuál de sus dos pilotos actuales prescindir para hacerle hueco al asturiano.

Por este motivo ym en previsión de que finalmente fuese Kevin Magnussen el elegido por la dirección del equipo para quedarse, Jenson Button habría mantenido ya conversaciones con Porsche.

El equipo alemán vería con muy buenos ojos la contratación del piloto británico. Además, ya tiene en nómina a Mark Webber -amigo personal del británico- el cual le habría aconsejado cambiar los monoplazas de Fórmula 1 por los del Mundial de Resistencia y afrontar un nuevo reto en su dilatada carrera profesional.

Jenson Button y Mark Webber, posibles compañeros en Porsche en 2015
Jenson Button y Mark Webber, posibles compañeros en Porsche en 2015

Aun así, Button no ha tirado la toalla como lo confirma su excelente final de temporada, firmando un quinto puesto en Japón y un cuarto en Rusia. Sin embargo, sabe que el equipo hizo una apuesta muy firme de futuro la pasada temporada, despidiendo a Sergio Pérez y fichando al joven Magnussen, un piloto sobre el que McLaren quería edificar las bases del equipo a medio plazo.

Curiosamente, Magnussen domina a Button en las calificaciones de los sábados, donde incluso se está llegando a codear con los grandes pero su gran problema es que en carrera no ha cuajado ninguna actuación mínimamente destacable, si descontamos el GP de Australia. Sólo en Albert Park el danés pudo dejar destellos del fabuloso piloto que ha demostrado ser en categorías inferiores.

Por el contrario Button es un valor seguro en carrera pero cuenta con dos problemas importantes. El primero su edad y el segundo, su caché. Es uno de los pilotos que más cobran tras su renovación en 2012 y sus altos emolumentos se antojan incompatibles con las finanzas del equipo si, como parece, Fernando Alonso acaba recalando en McLaren, especialmente si se confirman las cifras que se están barajando (en torno a los 40 millones de euros por temporada).

Desde luego pocas cosas se le pueden reprochar al ex-campeón del mundo. Sabe lo que es ganar con McLaren y como piloto es como un reloj suizo, apenas comete errores y siempre sabe estar en el momento adecuado en el lugar justo. De hecho, el británico dobla en puntos a su compañero y ésa es su principal tarjeta de presentación para intentar ganarse la continuidad al menos un año más. Sobre todo, si tenemos en cuenta que las negociaciones con Fernando Alonso no terminan de avanzar con la rapidez que se esperaba.

No olvidemos que el asturiano tiene entre ceja y ceja fichar por Mercedes aunque quiere esperar a dar el salto a finales de 2015, cuando finalice el contrato de Lewis Hamilton con la marca alemana.

El principal escollo para sellar de una vez el compromiso con McLaren está en que Alonso querría fichar solo por un año en McLaren y pasar a Mercedes en 2016 mientras que Ron Dennis exige que el contrato que ligue al piloto español con la escudería británica sea como mínimo de dos temporadas.

Aun así, ya se da por hecho el retorno de Fernando Alonso a Woking, al menos para el próximo año, por lo que Jenson Button o Kevin Magnussen tendrán que hacer las maletas y marcharse. Y mucho me temo que el que acabará saliendo será el bueno de Button porque si llega el español, la apuesta de futuro será indefectiblemente el danés, del que pese a los malos resultados de este año, siguen esperando lo mejor en Woking.

Sebastian Vettel, coronado oficialmente como tetracampeón mundial en la gala de la FIA


El viernes por la noche se celebró en París la gala oficial de la FIA, en la que se procedió a la entrega anual de trofeos que reconocen a los mejores de cada temporada.

Jean Todt entrega a Sebastian Vettel su cuarto título consecutivo
Jean Todt entrega a Sebastian Vettel su cuarto título consecutivo

En la Cite du Cinema de la capital francesa, el alemán Sebastian Vettel fue coronado como campeón del mundo y su equipo, Red Bull, también se llevó los honores del Campeonato de Constructores por cuarta temporada consecutiva. Allí recibió el premio de manos del recientemente reelegido como presidente de la FIA, el francés Jean Todt.

En la misma gala, Fernando Alonso y Mark Webber recogieron también sus trofeos, que les reconocieron como subcampeón y tercer clasificado del Campeonato del Mundo de Pilotos.

En una temporada de ensueño, Vettel no sólo batió el récord de Alberto Ascari y Michael Schumacher de victorias consecutivas (al conseguir nueve victorias seguidas) y el de puntos en una temporada (397), sino que igualó el del heptacampeón alemán de 13 victorias en una temporada. Por eso no es de extrañar la emoción que expresó el tetracampeón al recoger su premio: “Cuando pienso en los momentos que he vivido con el equipo en los últimos años, es increíble”, dijo el piloto alemán.

“Es un placer para saltar en el coche cada fin de semana y para tratar de darle todo lo que tengo. He trabajado muy duro junto con el equipo y lo que nos hace fuertes es que nos encanta lo que hacemos y nos apasionan las carreras. Este año no fue una temporada fácil, pero superar eso y dar la respuesta en la pista me hace sentir muy orgulloso. No tengo palabras para describir lo increíble que es retener el campeonato de pilotos por un año más”, concluyó Vettel en su discurso.

Mark Webber, Robert Kubica y Fernando Alonso, en la gala de la FIA 2013
Mark Webber, Robert Kubica y Fernando Alonso, en la gala de la FIA 2013

Este récord también se reflejó en otro año glorioso para su equipo, Red Bull, que se llevó de calle su cuarto Mundial, con unos registros de vértigo, difícilmente repetibles. Junto a las 13 victorias, logradas todas por Vettel, el equipo austríaco se anotó nada menos que 13 podios y 11 poles, terminando la temporada con 596 puntos, una cifra absolutamente increíble, a nada menos que 236 puntos de Mercedes, su rival más próximo.

Al recoger el premio como mejor escudería del año, su director Christian Horner, dijo: “Ganar un cuarto Mundial de Constructores es algo que el equipo sólo podría haber soñado cuando comenzamos nuestra primera temporada en 2005. Este logro no debe ser subestimado”, dijo el británico.

“Todo el equipo ha trabajado en conjunto con un enorme compromiso y determinación. Cuando ganamos el campeonato por primera vez, la presión estuvo en defenderlo. Lo retuvimos y lo volvimos a ganar. Tras lograr el tercer, pensamos que no había nada mejor que eso y la posibilidad de hacer una doble cuádruple parecía estadísticamente improbable. Pero la pasión, la determinación y la dedicación en el conjunto del equipo, junto con la forma en que Sebastian y Mark pilotaron, totalmente entregados este año, ha sido absolutamente fenomenal”, agregó Horner.

Por último, Fernando Alonso se mostró bastante satisfecho con el subcampeonato y por el hecho de haber sido junto a Vettel el más regular de la temporada, con un total de dos victorias y siete pódiums: “En todos los deportes quieres ser campeón, es normal, somos competitivos, pero para mí la segunda posición es un privilegio”, dijo el piloto asturiano al recoger su trofeo.

Mark Webber arremete contra Sebastian Vettel, Christian Horner y Helmut Marko


No es un secreto que las relaciones entre Mark Webber y el equipo Red Bull, o al menos una parte importante del equipo, nunca fueron precisamente las mejores. Lo que no imaginaba es que el australiano iba a tardar tan poco en rajar de su ya ex-equipo y que lo iba a hacer de la forma en que lo ha hecho.

Malasia, uno de los momentos de máxima tensión entre Webber y Vettel
Malasia, uno de los momentos de máxima tensión entre Webber y Vettel

Sin grandes exabruptos pero sí con una contundencia fuera de lo común en un tipo generalmente comedido como lo ha venido siendo Webber a lo largo de estos años, el australiano se ha despachado con dureza contra Red Bull, especialmente, contra su “mandamás”, Helmut Marko, su director deportivo Christian Horner y su ex-compañero Sebastian Vettel.

Curiosamente, esta misiva fue editada después por el propio Webber y suavizó mucho los términos de sus críticas. Sin embargo, fue demasiado tarde. Las redes sociales ya se habían hecho eco del texto inicial por lo que, pese a los esfuerzos del piloto australiano por borrar las “pruebas del delito”,no pudo evitar que trascendiese el contenido incial de la carta.

En una carta pública de despedida hecha pública en su propia web, Mark Webber bajo el título “Significant Others” (algo así como “Otras personas relevantes”), el australiano fue muy crítico hacia Helmut Marko, del que llegó a decir que nunca supo exactamente a qué se dedica en el conglomerado austríaco . “Todavía no sé qué papel tiene en el equipo. Sólo sé que fue uy crítico conmigo desde el primer día, pero al final él trajo a Sebastian (Vettel), por lo que ha hecho un buen trabajo con esto”.

Asimismo ironizó acerca de la posible estima que Marko pudiese haber sentido hacia él, Webber dijo del directivo austríaco que “probablemente, está decepcionado con el hecho que los equipos de Fórmula 1 tengan dos coches”. Vamos, que si por Helmut Marko hubiese sido, Red Bull debería haber corrido sólo con el monoplaza de Vettel todos estos años.

Tampoco salió bien parado su ex-director, Christian Horner. El australiano reconoce cómo la magnífica relación que tenía con él se fue enfriando a lo largo de las últimas temporadas hasta hacerse prácticamente nula al final de su periplo en Red Bull. Es más, culpa al propio Horner de haber tensado la relación sólo para beneficiar a Vettel.

Christian (Horner) va a estar en el equipo mucho tiempo, indefinidamente, a menos que consiga una propuesta de otro lugar. Así que tenía que asegurarse de mantenerlo todo lo más tranquilo posible. En algunos casos, no me beneficiaba a mí, por lo que puso tensión en la relación”, dijo Webber.

Sebastian Vettel también recibió lo suyo por parte de su ex-compañero. Y por lo que cuenta, da la sensación que la cosa no proviene del famoso episodio del “Multi 21” en Sepang sino que, por lo que dice de Vettel, parece que el mar de fondo existente entre ambos pilotos viene de mucho más atrás en el tiempo, probablemente desde su incidente durante el GP de Turquía de 2010.

Helmut Marko y Mark Webber, como el agua y el aceite para el australiano
Helmut Marko y Mark Webber, como el agua y el aceite para el australiano

Así pues, en su carta de despedida, lo que al principio son unas tímidas loas hacia su figura, se acaban tornando en duras críticas hacia el tetracampeón alemán. “Tiene un talento natural fantástico, sabemos que su punto fuerte está en los entrenamientos clasificatorios y las cinco primeras vueltas de carrera, es su marca de la casa, esta es la parte más complicada de controlar y ha brillado con ello”, dijo Webber sobre el piloto germano.

Sin embargo,cuando se refiere a la convivencia con el alemán y a la relación que mantuvieron como compañeros de equipo, Webber se volvió mucho más crítico. “En nuestra relación resulta más difícil pensar en la parte positiva que en la negativa, así que ha sido una decepción, porque quieres mantener una opinión respetuosa de todo el mundo, les das tantas oportunidades como puedes”, añadió el australiano.

“Han pasado demasiadas cosas entre nosotros. Quizás cuando tengamos más de 50 años todo sea diferente, pero tras lo que ha ocurrido entre nosotros es difícil hacer borrón y cuenta nueva. Por supuesto, no me importa nada, e imagino que a él tampoco”, concluyó.

Por último, y para ahondar en la herida, Webber no perdió la oportunidad para meterle el dedo en el ojo a su ex-compañero, posicionándose claramente del lado de Fernando Alonso, amigo personal del australiano y el gran rival de Vettel de estos últimos años.

“El domingo por la tarde es el mejor. Increíble. Su habilidad para llevar al coche a ese nivel durante dos horas es absolutamente excepcional. Repasando al número de incidentes que ha tenido, son poquísimos, lo que es otro recordatorio de que, como piloto en carrera, es la referencia el domingo por la tarde. De todas formas, a una vuelta probablemente hay pilotos que son un poco más rápidos, pero sobre 19 carreras y en todo tipo de condiciones, el domingo es tu hombre”.
Fernando Alonso, el mejor piloto para Mark Webber
Fernando Alonso, el mejor piloto para Mark Webber

Adrian Newey, el único en salvarse de la quema

Pese a que no dejó prácticamente títere con cabeza, Mark Webber salvó de la quema expresamente a su director técnico, Adrian Newey. El ingeniero británico es la única persona de la que parece guardar un buen recuerdo de sus años en Red Bull. “Es una de las razones por las que he seguido hasta ahora”, dijo el ex-piloto del equipo austríaco.

El australiano se deshizo en elogios hacia el genio británico y al que considera de verdad el alma máter de los éxitos de la escudería de bebidas energéticas.“Adrian es, con mucho, el mejor con el que he trabajado para entender un coche de carreras”, afirmó tajantemente el piloto.

“He trabajado con mucha gente, pero la habilidad de Adrian para llevar a cabo lo que el piloto y el coche necesitan es simplemente extraordinaria. Es alguien inspirador para trabajar. La gente le podría ver como alguien tímido, pero es alguien increíblemente competitivo, le he visto cuando nos han batido claramente, y no es algo con lo que disfrute, y le he visto cuando hemos hecho el doblete, y sus reacciones no han sido diferentes”, concluyó Webber.

Aparte del carácter aparentemente bonancible del británico, Webber no olvidó que Newey fue el único que le mostró su apoyo pública y privadamente cuando en 2010 y en plena pelea por el título de aquel año, el australiano sufrió un accidente de bicicleta que le provocó una lesión en el hombro.

Una lesión que, sin embargo el australiano ocultó a su equipo y mermó su rendimiento en las últimas cuatro carreras del año, hasta el punto que mucha gente en el equipo, empezando por el propio Horner, considerase que aquello le pudo suponer la pérdida de un Mundial que, justo a esas alturas de campeonato, tenía en su mano.

GP de Brasil: Nueva victoria y récord para Sebastian Vettel en el adiós de Mark Webber a la Fórmula 1


El GP de Brasil echó el telón a una temporada de la única forma posible, con la victoria de Sebastian Vettel, en una nueva demostración de fuerza y pilotaje del que, ahora sí y de forma oficial, se ha convertido por derecho propio en el tetracampeón más joven de la historia de este deporte.

El podium del GP de Brasil, con los tres mejores pilotos del año
El podium del GP de Brasil, con los tres mejores pilotos del año

Por si fuese poco, el alemán lo ha hecho de la mejor forma posible. Con su victoria en Interlagos –el noveno consecutivo- y nuevamente por aplastamiento, Vettel ha dejado aún más lejos e inaccesible el récord de victorias consecutivas en una temporada , e igualando el récord de victorias en una misma temporada (13), que hasta la fecha ostentaban Michael Schumacher y Alberto Ascari.

Si descontamos la lucha por la victoria, que no existió, sí que es cierto que la carrera, como suele ocurrir en este circuito brasileño, no estuvo exenta de emoción e incluso de polémica. No tanto en la lucha por el pódium, cuya batalla quedó prácticamente sentenciada a partir de la mitad de la carrera, sino por el resto de plazas que daban derecho a los puntos.

Una batalla marcada por la igualdad, por constantes adelantamientos, la amenaza constante de un enorme aguacero –que nunca se produjo-  y, sobre todo, por dos polémicas decisiones de los comisarios, saldadas con sendos drive through (Massa y Hamilton) que alteraron el orden final de la carrera.

La carrera tuvo además dos notas francamente emotivas. La primera, la vuelta de honor de Mark Webber en su despedida de la Fórmula 1, ya sin casco ni guantes y disfrutando del siempre bullicioso público brasileño. La segunda, los espectaculares “donuts” llevados a cabo por el ídolo local, Felipe Massa, ante su público y en su última carrera con Ferrari. Tanto uno como otro, sobre todo el australiano, se llevaron no sólo el calor del público sino también el de sus compañeros en su retirada.

Eso sí, Mark Webber se despidió de la mejor manera posible, en segundo lugar y detrás de su compañero Vettel y escoltado en el pódium por uno de sus mejores amigos en el paddock, el español Fernando Alonso, que finalizó tercero tras una gran carrera.

Análisis de la carrera

La carrera arrancó de forma sorprendente, con una magnífica salida protagonizada por los dos Mercedes. Por un lado, Nico Rosberg logró rebasar a Sebastian Vettel, que salió francamente mal y, por otro, Lewis Hamilton, que adelantó a un muy agresivo Fernando Alonso. El español, protagonista junto a Vettel de sendas clases magistrales sobre el agua en la jornada de calificación del sábado, se vio encerrado por el Mercedes del británico.

Rosberg, adelantando a Vettel en la salida
Nico Rosberg, adelantando a Sebastian Vettel en la salida

Sin embargo, y como dice el refrán, poco iba a durar la alegría en casa del pobre porque apenas una vuelta fue lo que le duró el liderato a Rosberg. Su compatriota Vettel no tardó mucho en sacar las uñas y despedazar en apenas un giro todos los cronos y, tras marcarse una vuelta de “manual”, rebasó sin apenas esfuerzo al Mercedes del rubio piloto germano en la recta de meta.

A partir de ahí, el tradicional monólogo de Vettel al volante. Su típico despliegue de fuerza, con tres o cuatro vueltas sensacionales, que le permitieron ganar un cómodo colchón de cinco segundos sobre sus perseguidores.

Curiosamente, los dos Mercedes pronto empezaron a hacer agua de forma extraña. El primero en acusar el desgaste fue Hamilton. El británico, que se encontró prácticamente desde el mismo momento de la salida con el Ferrari de Alonso pegado a su alerón, no fue rival para el español, que se deshizo de Hamilton en apenas una vuelta.

Por su parte, Rosberg empezó a sentir la presión del piloto español, que traía tras de sí tanto a Mark Webber como a un desatado Felipe Massa. El brasileño, muy motivado en su última carrera con Ferrari y ante su público, protagonizó una magnífica salida, que le permitió escalar cuatro puestos, situándose quinto, justo por detrás del Red Bull del australiano.

Paralelamente y, mientras Alonso achuchaba a Rosberg, el motor de uno de los favoritos, el Lotus de Romain Grosjean decía adiós en la vuelta 4, dejando tras de sí una espesa humareda blanca procedente de su motor.

Como era de esperar, Mark Webber, que venía con mucho más ritmo que el resto, empezó a enseñar los dientes y poco a poco, fue quitándose rivales de en medio. El de ellos fue un decadente Nico Rosberg, de quien Fernando Alonso había logrado desembarazarse en la vuelta 4 y en la vuelta 13, el propio piloto asturiano era víctima del australiano, ante cuyo ímpetu poco o nada pudo hacer para defenderse.

Vettel, adelantando a Rosberg tras la primera vuelta
Vettel, adelantando a Rosberg tras la primera vuelta

Así las cosas, con Sebastian Vettel liderando con más de seis segundos ya sobre su compañero y otros tantos sobre Fernando Alonso, el pódium parecía ya más que asegurado para estos tres hombres. Otra cosa distinta era la lucha desde el cuarto puesto en adelante.

Nico Rosberg, que en la vuelta 10 se quejaba amargamente de graining en sus ruedas, cedió su puesto ante Lewis Hamilton y, poco más tarde, ante Felipe Massa, que seguía deleitando a su parroquia con la que parecía su mejor carrera del año.

Tras 25 vueltas, finalizado el primer carrusel de paradas y con la amenaza cada vez mayor de un tremendo aguacero, las cosas seguían más o menos como al principio, aunque con una salvedad. Esto es,  Sebastian Vettel seguía paseándose por el asfalto brasileño, con más de 10 segundos de ventaja sobre Fernando Alonso, que ahora era segundo, por delante de Webber.

El piloto español logró ganarle la posición al australiano en el pitstop. Sorprendía el buen ritmo del Ferrari pero, como le ocurrió a Rosberg con Vettel al principio de la carrera, no le iba a durar mucho la alegría al español. Con Webber como una sombra del asturiano, tras dos vueltas de asedio, el Ferrari tuvo que ceder ante el empuje del Red Bull.

Aunque el español se trató de revolver, poco a poco el australiano fue metiéndole tiempo al Ferrari hasta abrir una cómoda diferencia cercana a los dos segundos largos, volviendo las aguas a su cauce, con los Red Bull copando las dos primeras posiciones, seguido de Fernando Alonso, sin muchos visos de poder acercarse.

Sin embargo, donde iba a haber espectáculo y del bueno sería en la lucha por la cuarta plaza en adelante. Así pues, la pelea por los puntos entre Mercedes y Ferrari por el subcampeonato del Mundial de Constructores se puso francamente interesante.

Espectacular el duelo entre Felipe Massa y Lewis Hamilton en Interlagos
Espectacular el duelo entre Felipe Massa y Lewis Hamilton en Interlagos

Con Nico Rosberg cada vez más lejos de los puestos de delante, el duelo por la cuarta plaza entre Felipe Massa había sacado petróleo de su pitstop, al lograr ponerse por delante de Lewis Hamilton. El británico, ciertamente enrabietado por haber perdido su posición, se pegó al brasileño como una lapa y comenzó a hostigarle.

El problema para el brasileño es que instantes atrás, durante su parada en boxes, fue detectado por los comisarios pisando una línea blanca prohibida. Una línea para la que, precisamente esta semana, en la reunión previa de pilotos y comisarios, se estipuló expresamente que en caso de ser pisada, sería motivo de sanción. Y así fue.

En la vuelta 32 le llegaba a Massa por radio la noticia de que había sido sancionado con un drive through por pisar la citada línea, ante la indignación del piloto brasileño que sólo acertaba a exclamar “¡increíble, increíble!”

Finalmente y, tras tres vueltas en las que trató de ralentizar todo lo que pudo a Lewis Hamilton para que no se acercase demasiado a su compañero, Massa rindió su último gran servicio al equipo y se retiró en la vuelta 35 a cumplir su sanción. El brasileño cayó a la novena plaza y dijo adiós a cualquier remota opción de subirse al cajón en su última carrera vestido de rojo.

Con las cosas normalizadas, hubo que esperar a la segunda tanda de paradas para ver algo más de movimiento en la carrera. De nuevo con la posibilidad de descargar un enorme chubasco, la situación no había cambiado demasiado, al menos entre los cinco primeros, aunque sí con movimiento en las últimas plazas que daban derecho a puntos.

Sin embargo, en la vuelta 49 esa tranquilidad se vio alterada por un incidente bastante serio que tuvo como protagonistas a Lewis Hamilton, octavo en ese momento tras su último pitstop y Valteri Bottas, que peleaba como gato panza arriba con Hulkenberg y el propio piloto británico por entrar en los puntos.

Al final de la recta principal, el Mercedes de Hamilton rodaba sin aparentes problemas por delante del Williams de Bottas pero, extrañamente y pese al espacio que había en la pista, ambos monoplazas se tocaron. No fue nada espectacular sino que, simplemente, la rueda trasera izquierda del monoplaza de Hamilton se rozaba con la trasera izquierda de Bottas y se produjo el reventón de ambos neumáticos.

En el incidente, la peor parte se la llevó el Williams ya que Bottas perdió el control del coche y se salía tras un enorme trompo. Por su parte, el Mercedes sin rueda logró llegar hasta boxes pero tenía que despedirse de las opciones de acercarse a Alonso y luchar por la tercera plaza.

Pero es que, por si fuera poco, esta acción fue castigada por los comisarios con un polémico drive through, a mi modo de ver excesivo, que el británico tuvo que cumplir en la vuelta 53, sepultando definitivamente todas las opciones.

En ese mismo momento, en Red Bull cometieron un error de bulto a la hora de planificar su última parada que a punto estuvo de provocar un vuelco importante en la clasificación y echar por tierra el trabajo de todo el día.

Webber entraba a cambiar sus neumáticos sin aparentes problemas. Sin embargo, ninguno de los mecánicos se había percatado de que también habían llamado a boxes a Vettel. Por eso, cuando salió Webber y mientras Vettel hacía cola pacientemente, nadie había preparado los neumáticos para el alemán, que perdió más de seis segundos hasta que le pudieron montar su último juego de gomas.

Caótico pitstop en Red Bull con Webber y VettelCaótico pitstop en Red Bull con Webber y Vettel
Caótico pitstop en Red Bull con Webber y Vettel

Afortunadamente, el amplio colchón de tiempo que atesoraba el alemán le permitieron salir en cabeza pero con menos de seis segundos de diferencia sobre su compañero, que para más “inri”, tenía pegado a su espalda al Ferrari de Fernando Alonso, en absoluto estado de gracia.

De hecho, se abrió una ventana para la esperanza cuando el asturiano logró de una tacada dos vueltas rápidas de forma consecutiva que le situaron al rebufo del sorprendido Red Bull de Mark Webber y a una diferencia razonable, al menos para soñar, con respecto a Sebastian Vettel, absolutamente desconcertado tras su infame parada.

Sin embargo, aquello no fue más que un espejismo ya que tanto Vettel como su compañero Webber comenzaron a apretar de lo lindo y, en apenas unas pocas vueltas, lograron poner pies en polvorosa, dejando al español en tierra de nadie, a más de 15 segundos de un sorprendente Jenson Button, que bastante tenía con mantener a raya a Nico Rosberg y a su compañero Sergio Pérez, que luchaban a brazo partido por la quinta posición.

Quizás por ese motivo y, cuando tímidamente empezaron a caer las primeras gotas de lluvia sobre el asfalto, la gente optó por no apretar mucho más y dejar las cosas como estaban. Sólo Lewis Hamilton, que logró meterse de nuevo en los puntos, apretó los dientes, aupándose hasta la novena posición, tras una bonita lucha con Daniel Ricciardo.

Las últimas vueltas nos dejaron el susto de Charles Pic, que rompía la suspensión de su Caterham en plena cuesta arriba y a la entrada de una curva, que hizo temer por la salida de un Safety Car que afortunadamente no se produjo.

Por último, pudimos asistir al enésimo incidente en carrera de Pastor “Kamikaze” Maldonado, cuya última víctima del año fue Jean-Eric Vergne, en una acción ciertamente más sancionable que el incidente entre Hamilton y Bottas.  El piloto caribeño se llevó por delante al francés,en una  acción absurda, al tratar de cerrarle el paso en la entrada a una curva y en la que el piloto de Toro Rosso tenía perfectamente ganada la posición. Afortunadamente para Vergne, cuyo monoplaza no resultó dañado, el peor parado fue el propio Maldonado, que acabó trompeando, aunque logró enderezar la situación y finalizando la carrera sin más trámites.

De nuevo Vettel deleitó al público con unos espectaculares "donuts"
De nuevo Vettel deleitó al público con unos espectaculares “donuts”

La última vuelta fue un auténtico paseo, no ya para Vettel sino para Mark Webber. “Es tu última vuelta como piloto de Fórmula 1, disfrútala”, le dijeron por radio sus ingenieros y a fe que lo hizo. Disfrutando de cada metro, paladeando cada centímetro del trazado, el australiano acabó segundo y su vuelta de honor, tras recibir el preceptivo banderazo a cuadros fue una fiesta.

Se despojó de sus guantes, se quitó el casco y, como si estuviese en un descapotable, se dedicó a saludar a un público que le correspondió afectuosísimamente, tal y como se merece todo un caballero como él.

Finalmente y, ya en el parque cerrado, tras un poco afectuoso saludo entre él y Vettel y recibir el cariño de su equipo y el de su amigo Fernando Alonso, se convirtió en el protagonista del pódium, donde fue literalmente bañado en champán. Un digno colofón para un tipo que será recordado no sólo como el que fue compañero de Sebastian Vettel sino como una magnífica persona.

Lo mejor y lo peor del día

Lo mejor, sin ningún lugar a dudas, viene dado por la calurosa despedida de Mark Webber. El australiano puso punto final a una exitosa carrera, con más de 200 carreras a sus espaldas, de la mejor forma posible, en el cajón y llevándose al menos el premio menor de la vuelta rápida en carrera.

Lástima que Webber tuviese hoy por delante en el pódium a un extraterrestre como Sebastian Vettel. Un tipo hoy por hoy, inaccesible tanto en mecánica como en pilotaje y que demostró que es el mejor no sólo en seco sino también en mojado.

Webber, pilotando su Red Bull ya sin casco ni guantes, tras acabar la carrera
Webber, pilotando su Red Bull ya sin casco ni guantes, tras acabar la carrera

En este sentido hay que decir que la vuelta que se despachó en la jornada del sábado bajo un aguacero importante fue como para quitarse el sombrero y para hacer creer a los que todavía  descreídos, que estamos ante un piloto de leyenda.

También hay que hacer mención especial al coraje y la combatividad, una vez más, de Fernando Alonso, otro que dio una magnífica lección de pilotaje en mojado en la jornada del sábado y el único capaz de estar a la altura de los dos Red Bull en carrera.

Para él no hay carreras tranquilas ni de mero trámite. De hecho él ha sido el gran animador mientras que sus neumáticos aguantaron, exprimiendo hasta el último caballo de potencia de su Ferrari para lograr un más que merecido pódium.

Por último, hay que destacar que por fin los McLaren han estado cerca del pódium y los dos MP4-28 han sido mínimamente competitivos. En especial Jenson Button, que a la chita callando y sin hacer demasiado ruido, logró llevar su monoplaza a la cuarta plaza.

Jenson Button, luchando a brazo partido con Nico Hulkenberg
Jenson Button, luchando a brazo partido con Nico Hulkenberg

También rayó a gran altura su compañero, Sergio Pérez, tan agresivo como de costumbre, en su lucha por la quinta posición a punto estuvo de dar caza a Nico Rosberg e igualar su mejor resultado este año.

La cruz de esta carrera ha venido del lado de Mercedes. Pese a una gran calificación el sábado, en especial Nico Rosberg, y una salida magistral de sus dos pilotos, las dos flechas plateadas se desinflaron enseguida. Con problemas de graining desde prácticamente el inicio de la carrera, el alemán se desconectó enseguida y bastante hizo con acabar quinto.

Bastante peor fue la desafortunada actuación de Hamilton, que le costó no sólo perder unos puestos preciosos sino que se ganó una rigurosa sanción por parte de los comisarios. Aunque salvó los muebles, volviendo a meter su monoplaza en los puntos, pero dejó escapar un posible pódium por una maniobra ciertamente precipitada, amén de arruinar la carrera de Valteri Bottas.

Resulta curioso ver cómo los dos monoplazas germanos han acabado la temporada casi de la misma forma que la empezaron. Dominando en calificación, desmoronándose en carrera. Afortunadamente para ellos, la diferencia que tenían acumulada en el Mundial de Pilotos, unida a la sanción impuesta a Massa, fue suficiente para asegurarse el subcampeonato en el Mundial de Marcas.

Nico Rosberg, perdiendo su posición ante el empuje de Felipe Massa
Nico Rosberg, perdiendo su posición ante el empuje de Felipe Massa

Y vaya día para Lotus. Primero con la rotura de Grosjean nada más empezar y después con la pésima actuación de Heikki Kovalainen. En el primer caso, nada que objetar. Un fallo mecánico –de los pocos que ha sufrido el equipo de Enstone en la temporada- y a casa, aunque con la sensación de que el gran piloto que apuntaba maneras en el inicio del año se ha consolidado. Y con la idea de que, pese a que aún no ha sido confirmado por Lotus, el aguerrido piloto galo debería ser la piedra angular sobre la que edificar el próximo proyecto del equipo.

Lo malo es lo de Kovalainen. Tras un debut desastroso en Austin, lo de hoy tampoco es que haya sido mucho mejor. Logró meterse en la Q1 pero una pésima salida le sacó de la zona de puntos y ahí estuvo todo el rato.

Eso, sumado a una pésima estrategia con los neumáticos, hizo que el finlandés volviese a pasar sin pena ni gloria por el paddock, dejando a Lotus fuera de los puntos por vez primera este año. Me da pena decirlo pero mucho me temo que ayer fue la última vez que vimos a Kovalainen en un equipo mínimamente puntero y que sus días en la Fórmula 1 son ya historia.

Heikki Kovalainen naufragó en el asfalto de Interlagos
Heikki Kovalainen naufragó en el asfalto de Interlagos

Tampoco fue un buen día para Felipe Massa. El piloto brasileño salió a darlo todo en su última carrera con Ferrari y en su casa. Y casi que lo logró. Tras una excepcional salida y una magistral maniobra en boxes, Massa llegó a acariciar el pódium pero una extraña maniobra en el pitlane fue sancionada con un drive through y con él sus opciones de hacer algo grande en Interlagos. Luego estuvo todo el tiempo a remolque y, aunque logró meterse en los puntos, lo hizo muy lejos de la cabeza de carrera y superado por sus más directos rivales.

Para acabar, muy mala suerte la de Valteri Bottas. El joven piloto finlandés ha cerrado el año en un estado de forma colosal, muy por encima de su compañero, el “cesante” Pastor Maldonado, que ayer volvió a dar la nota, protagonizando un incidente más a añadir a los muchos que, por desgracia, nutren el currículum de “perjudicados” por el venezolano esta temporada.

Bottas había hecho de nuevo una gran calificación el sábado, volviendo a meter a su Williams entre los 10 mejores y estaba cubriendo una excepcional carrera, siempre metido en los puestos de puntos, algo desgraciadamente ajeno al equipo británico en toda la temporada. Sin embargo, fue alcanzado por el Mercedes de Hamilton y todas sus opciones de meterse entre los 10 primeros se fueron a la escapatoria, con la rueda destrozada.

No fue la mejor forma de terminar pero sin duda, deja un buen sabor de boca y abre unas grandes expectativas de cara al año próximo, en el que contará además con las enseñanzas de un perro viejo en estas lides como es Felipe Massa, su compañero a partir del 1 de enero próximo.

Clasificación de carrera y del Mundial

Después de 71 emocionantes giros al circuito brasileño de Interlagos, así finalizó el GP de Brasil:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 32’36’’

2º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 10,4’’

3º) Fernando Alonso (Ferrari), a 18,9’’

4º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 37,7’’

5º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 39,0’’

6º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a 44,0’’

7º) Felipe Massa (Ferrari), a 49,1’’

8º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 1’04’’

9º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 1’12’’

10º) Daniel Ricciardo (Toro Rosso Ferrari), a 1 vuelta.

Sebastian Vettel, feliz tras su novena victoria consecutiva
Sebastian Vettel, feliz tras su novena victoria consecutiva

La clasificación final del Mundial de Pilotos sufrió una última variación gracias al segundo puesto de Mark Webber, y con el nuevo récord absoluto de puntuación logrado por un piloto en una temporada logrado por Sebastian Vettel tras su victoria.

Así pues, con el campeonato y subcampeonato matemáticamente decididos, había curiosidad para ver quién sería el tercero en discordia, habida cuenta que Kimi Raikkönen estaba fuera de la circulación y no podría defender sus puntos.

Hasta este Gran Premio, el tercer puesto era para Lewis Hamilton, que afrontaba la carrera con apenas seis puntos de ventaja sobre Mark Webber, el único que podía disputarle la posición al británico. Y a punto estuvo de lograrlo.

Mientras el británico rodó en cuarto lugar y con el segundo puesto de Webber, ambos pilotos empataban a 199 puntos. Sin embargo, la victoria lograda por Hamilton en Hungría le daba el tercer puesto. Sin embargo, tras su pifia el británico perdió todas sus opciones, dejando en bandeja a Mark Webber el lugar de privilegio junto a Vettel  y Alonso en la entrega de premios de la FIA el próximo mes.

Tradicional foto de familia con los pilotos de la temporada 2013
Tradicional foto de familia con los pilotos de la temporada 2013

Así pues, así quedó la clasificación final del Mundial tras las 19 carreras:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), 397 puntos.

2º) Fernando Alonso (Ferrari), 242 puntos.

3º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), 199 puntos.

4º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), 189 puntos.

5º) Kimi Raikkönen (Lotus), 183 puntos.

6º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), 171 puntos.

7º) Romain Grosjean (Lotus), 132 puntos.

8º) Felipe Massa (Ferrari), 112 puntos.

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes), 73 puntos.

10º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), 51 puntos.

Por otra parte, en la relativo al Mundial de Constructores, había mucho interés en ver si Ferrari podía limar los 15 puntos que tenía de desventaja con respecto a Mercedes. A priori, todo apuntaba a que no iba a ser posible, máxime viendo el excelente resultado de los pilotos del equipo alemán en la jornada del sábado.

Sin embargo, a medida que la carrera fue avanzando  y viendo el desplome de los dos monoplazas del equipo alemán, junto al excelente rendimiento de los Ferrari, en el box del equipo italiano se llegó a soñar con la hazaña.

Los integrantes de Red Bull, posando en el pódium tras oficializarse su triunfo
Los integrantes de Red Bull, posando en el pódium tras oficializarse su triunfo

Sin embargo, tras la sanción a Massa y el hundimiento del brasileño, las cosas quedaron a expensas únicamente de un milagro que no se produjo y finalmente Mercedes se hizo con el subcampeonato de Marcas, que quedó como sigue:

1º) Infiniti Red Bull, 596 puntos.

2º) Mercedes AMG, 360 puntos.

3º) Ferrari, 354 puntos.

4º) Lotus, 315 puntos.

5º) McLaren Mercedes, 122 puntos.

6º) Force India Mercedes, 77 puntos.

7º) Sauber Ferrari, 57 puntos.

8º) Toro Rosso Ferrari, 33 puntos.

9º) Williams Renault, 5 puntos.

10º) Marussia Cosworth, 0 puntos.

11º) Caterham Renault, 0 puntos.

GP de EE.UU.: Sebastian Vettel hace historia y Fernando Alonso asegura el subcampeonato


Sebastian Vettel sigue empeñado en destrozar esta temporada todos los registros habidos y por haber y a fe que lo está consiguiendo. La carrera de hoy en Austin ha tenido de todo menos emoción y lucha por el triunfo, inaccesible por la enésima demostración de poder que Sebastian Vettel ha llevado a cabo sobre el circuito texano.

Sebastian Vettel, en el podium de Austin, con Grosjean y Webber
Sebastian Vettel, en el podium de Austin, junto a Grosjean y Webber

Aun así, la carrera ha tenido algún momento divertido  y de cierta tensión en la lucha por los puntos, así como por los dos puestos de pódium. Sin embargo, la de hoy a grandes rasgos, no pasará a la historia de las mejores carreras de los últimos años que digamos.

Desde el momento del arranque hasta el banderazo final, Sebastian Vettel estuvo muy por encima del bien y del mal y en ningún momento vio amenazado su trono. Más bien todo lo contrario. Se le vio incluso ralentizado desde su propio box y dando la sensación de haber rodado a medio gas y que, de haber necesitado una mayor diferencia con sus rivales, lo habría hecho sin problemas.

Con esta victoria, la octava consecutiva del año y la 12ª de la temporada, el tetracampeón ha vuelto a hacer añicos un nuevo récord, de esos que se consideraban inalcanzable, como es precisamente el de victorias consecutivas, igualado hace 15 días en Abu Dhabi y ahora superado por fin. Así pues, dos mitos de este deporte como Alberto Ascari y Michael Schumacher son ya un recuerdo porque Vettel ha vuelto a hacer historia.

En segundo lugar y, como digo, tras un reñido final de carrera,  ha finalizado el francés Romain Grosjean, seguido de un Mark Webber al que se le ve absolutamente agotado y con más ganas que todos nosotros de dar carpetazo a una nefasta temporada.

Por último, y ya sin la amenaza de Kimi Raikkönen, el gran ausente por motivos de sobra conocidos, decir que Fernando Alonso se ha proclamado de forma matemática subcampeón, o como el propio piloto asturiano dijo nada más finalizar la carrera, “el primero de los mortales”. Una nueva interpretación a aquel aserto atribuido a Ayrton Senna por el cual el segundo era “el primero de los perdedores”.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó con sorpresa relativa. Por un lado, Sebastian Vettel se tuvo que emplear a fondo para defender su pole  ya que a punto estuvo de ser rebasado por un muy incisivo Romain Grosjean y por Lewis Hamilton.

Por otro lado, Mark Webber una vez más echó kilos de tierra a su magnífica jornada de calificación del sábado, quedándose como siempre clavado como una estaca en el arranque. Esto le obligó a ceder no sólo la segunda sino incluso la tercera posición, quedando a rebufo de Hamilton. Un lastre que probablemente le marcó para el resto de la prueba.

Sebastian Vettel liderando la carrera en la salida, con Grosjean y Hamilton
Sebastian Vettel liderando la carrera en la salida, con Grosjean y Hamilton

El único susto grave del día se lo llevó Adrian Sutil al final de la primera vuelta cuando, a punto de enfilar la recta de tribuna se tocaba con el Williams de Pastor Maldonado. El piloto alemán perdió el control de su Force India y se empotró violentamente contra el muro. Esto provocó la salida del Safety Car, sin apenas tiempo a que nadie hubiese cobrado una ventaja sustanciosa que pudiera perderse ahora por la acción del coche de seguridad.

Tras cinco vueltas, el Safety Car se retiró dela pista sin que ello provocase ninguna alteración significativa en la carrera. Vettel tiró de forma salvaje y, como ocurrió en Singapur, en apenas una vuelta ya le había metido algo casi dos segundos a Grosjean, seguido de Hamilton y Webber, mientras que Sergio Pérez, que le había ganado la partida a Alonso en la salida, le mostraba el morro de su McLaren a Hulkenberg.

Así las cosas, pronto se empezaron a disipar las dudas sobre la cabeza. Con Vettel absolutamente intratable, Grosjean aprovechó para tratar de distanciarse de sus rivales, dado que Hamilton pronto dio síntomas de debilidad y Webber se le estaba empezando a poner a tiro de piedra.

De hecho, el británico apenas sí pudo aguantar el empuje del piloto aussie durante dos o tres vueltas, las que necesitó para coger aire y adelantarle sin casi esfuerzo en la vuelta 13, poniendo rápidamente tierra de por medio con el Mercedes, que empezó a desinflarse peligrosamente.

Justo por detrás Hulkenberg se las veía con Pérez, que seguía manteniendo a raya a un apagado Fernando Alonso, que parecía no tener suficientemente ritmo para dar caza al McLaren del mexicano, mucho más motivado y agresivo que el español.

Adrian Sutil, tras impactar con el muro
Adrian Sutil, tras impactar con el muro

Sin embargo, a partir de la vuelta 20 Fernando Alonso comenzó a despertar y a acercarse lenta pero inexorablemente al monoplaza de Pérez, cuyos compuestos blandos estaban dando muestras de flaqueza, hasta el punto que era llamado a boxes para cambiar sus ruedas en la vuelta 23, cuando el Ferrari del español era ya la sombra del McLaren del azteca.

Mientras que por delante no había historia alguna, con las cuatro primeras plazas aparentemente a buen recaudo, la lucha por la quinta posición estaba ciertametne interesante. Tras llamar a boxes a Alonso en la vuelta 27 para una única parada, a punto estuvo de repetirse una imagen como la que se produjo en Abu Dhabi entre Vergne y el español.

Alonso, que aguantó todo lo que pudo en pista para sacarle tiempo a Pérez, salió de boxes como un toro y resistió por apenas unas décimas la embestida del mexicano, lo que le permitió ganar la posición y, tras unos momentos de tensión, logró irse no sin esfuerzo del McLaren en pos de un Esteban Gutiérrez que aún no había hecho su entrada en boxes.

Sergio Pérez y Fernando Alonso, protagonistas de un emocionante duelo
Sergio Pérez y Fernando Alonso, protagonistas de un emocionante duelo

El mexicano de Sauber se convirtió en un aliado inesperado de Alonso. Gutiérrez no fue mucho rival para el español pero sí que fue un tapón importante para su compatriota. Pérez tuvo que sudar tinta para adelantar al Sauber durante tres interminables vueltas, en las que el Ferrari se distanció de una forma casi definitiva del McLaren.

Por delante, Vettel –cuyo equipo se marcó un pitstop sensacional de apenas 2,1 segundos-  seguía marcando las diferencias pero Grosjean empezó a dar síntomas de debilidad ante un Webber, ya con ruedas nuevas, parecía definitivamente ir a por la segunda plaza.

Sin embargo y de forma inesperada, cuando parecía que Webber iba a dar buena cuenta del galo, el australiano comenzó a flaquear y dejó que Grosjean tomase aire y se marchase de nuevo.

Paralelamente, por detrás se desataron varias guerras simultáneamente. Por una parte, Fernando Alonso se fue a por Hulkenberg, cuyo tercio final de la carrera perdió mucho fuelle mientras que Gutiérrez y Bottas, nos dejaban una preciosa lucha por la octava y la novena posición, saldada a favor del finlandés tras un par de adelantamientos sucesivos de esos que quitan el hipo. Casi como el que Ricciardo protagonizó sobre Di Resta, apenas unos pocos giros más tarde, en su pelea por la 10ª plaza.

Finalmente y tras varias vueltas recortando distancias, en la vuelta 45 Alonso adelantó fácilmente a Hulkenberg y se marcó como objetivo un timorato Hamilton, que nadaba en tierra de nadie, en la cuarta plaza. Lejos del trío de cabeza pero lo suficientemente cerca de Alonso como para pensar en cotas mayores para el Ferrari.

Lewis Hamilton, perseguido por Mark Webber
Lewis Hamilton, perseguido por Mark Webber

El último tercio ya no tuvo apenas recorrido. Webber, de forma sorprendente, recuperó el resuello y empezó a achuchar nuevamente a Grosjean y Alonso empezó a recortarle tiempo a Hamilton. Sin embargo, tanto el francés como el británico fueron llamados a rebato y lograron resistir el empuje de sus rivales, hasta el punto que a falta de un par de vueltas para el final, tanto Webber como Alonso acabaron por entregar la cuchara.

Es más, Alonso se encontró con que Hulkenberg se le acercó tanto que, de haber durado la carrera apenas 100 metros más, muy probablemente habría doblado el brazo ante al alemán.

Pese a todo, no hubo tiempo para más, salvo para ver un trompo final de Esteban Gutiérrez cuando peleaba con Jean-Eric Vergne. Y para ver nuevamente a Sebastian Vettel haciendo unos “donuts”, tras recibir su octavo banderazo consecutivo y haber entrado una vez más en la historia de la Fórmula 1.

Lo mejor y lo peor del día

Se acaban los calificativos para hablar de Sebastian Vettel. El tetracampeón ha demostrado que no sólo Red Bull está a años-luz del resto sino que él está también en un estado de gracia, absolutamente indiscutible.

Con una conducción perfecta, sin apenas correcciones y llevando su monoplaza con la suavidad de una pluma. De hecho, fue tal su superioridad que las únicas indicaciones que recibió el alemán por radio iban encaminadas a evitar excesos exagerados por su parte (“tú eres tu único rival”, llegaron a espetarle).

Fernando Alonso, en el momento de superar a Nico Hulkenberg
Fernando Alonso, en el momento de superar a Nico Hulkenberg

Por demás, poco más que destacar salvo el pundonor de un desahuciado Sergio Pérez, el cual, mientras le duraron los neumáticos estuvo con los mejores y mantuvo claramente a raya a Fernando Alonso durante el primer tercio de la carrera. Luego acabó séptimo y por delante de su compañero Button.

Muy bien hoy Romain Grosjean, que está terminando la temporada en un estado excepcional. Más maduro y mucho más centrado pero sin perder un ápice de esa agresividad tan necesaria para llevar su mecánica hasta el límite, está respondiendo a la perfección a las altas expectativas que despertó al inicio de la temporada. Además, ya sin el peso de Raikkönen en el equipo, está como pez en el agua. Hoy ha sido una roca para Webber y, pese a tener un coche peor que el australiano, ha dado una lección de pilotaje defensivo que ha acabado con la paciencia del piloto de Red Bull.

Por último, hay que quitarse el sombrero con la gran carrera llevada a cabo por Valteri Bottas. El piloto finlandés rayó a gran altura y logró llevar por segunda vez esta temporada a Williams a la zona de puntos.

Un comportamiento que contrasta y mucho con el de su compañero Pastor Maldonado. El venezolano, que ya sabe que no correrá para Williams el año que viene aún sigue sin deshojar la margarita pero se ha despachado con unas infames declaraciones en las que acusó abiertamente a su equipo de sabotearle los neumáticos para perjudicarle.

Por si fuera poco, el piloto caribeño se ganó un nuevo amigo más con Adrian Sutil. El alemán se quejó amargamente de la conducta temeraria, una vez más, de Maldonado, que le supuso un serio incidente al inicio de la prueba.

Por último, hay que quitarse el sombrero con la gran carrera llevada a cabo por Valteri Bottas. El piloto finlandés rayó a gran altura y logró llevar por segunda vez esta temporada a Williams a la zona de puntos. Tras clasificar octavo en la sesión del sábado, el mejor resultado del año para su equipo y su mejor marca personal de siempre, el finlandés no sólo no se desinfló sino que plantó batalla y acabó en los puntos, protagonizando incluso algún que otro momentazo, como su pique con Esteban Gutiérrez.

Un comportamiento que contrasta y mucho con el de su compañero Pastor Maldonado. El venezolano, que ya sabe que no correrá para Williams el año que viene aún sigue sin deshojar la margarita pero se ha despachado con unas infames declaraciones en las que acusó abiertamente a su equipo de sabotearle los neumáticos para perjudicarle.

Esto me permite enlazar con lo peor del día, representando una vez más por la incapacidad de Mark Webber para salir, algo que le ha lastrado en muchas de sus carreras. Hoy sin ir más lejos. Cuando ha querido reaccionar ane Grosjean ha sido demasiado tarde y hoy el francés le ganó la partida.

Se le ve sin chispa, apagado y con muchas ganas de irse a su casa ya que Vettel, este año especialmente, está siendo mucho Vettel y eso se nota en su ánimo.

Clasificación de la carrera y del Mundial

Tras 56 vueltas, el GP de las Américas finalizó así:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 39′ 17”

2º) Romain Grosjean (Lotus), a 6,2”

3º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 8,3”

4º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 27,3”

5º) Fernando Alonso (Ferrari), a 29,5”

6º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 30,4”

7º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a 46,6”

8º) Valteri Bottas (Williams Renault), a 54,5”

9º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 59,1”

10º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 1′ 07”

Sebastian Vettel, satisfecho tras batir la marca de Ascari y Schumacher
Sebastian Vettel, satisfecho tras batir la marca de Ascari y Schumacher

En lo referente al Mundial de Pilotos, el alemán Sebastian Vettel pronto se va a encontrar sin dígitos para computar todos los puntos atesorados este año. Con su 12ª victoria del año, el tetracampeón ya suma 372 puntos y le saca nada menos que 145 puntos a Fernando Alonso.

El piloto español se ha asegurado virtualmente su tercer subcampeonato del mundo, segundo consecutivo, ya que ninguno de sus dos máximos rivales ya no pueden llegar a los 227 puntos del asturiano.

Donde sí hay cambios es en la tercera plaza del campeonato. Lewis Hamilton se aúpa al tercer lugar de la clasificación con 187 puntos y distancia al ausente Raikkönen en apenas cuatro puntos. El finlandés además podría perder este cuarto lugar en detrimento de Mark Webber, que se sitúa ya tan solo a dos puntos del piloto de Lotus.

El Mundial de Constructores, sin embargo, sí mantiene la emoción por el segundo lugar. Mercedes ha cobrado una ligera ventaja sobre Ferrari y está en la mejor situación para situarse detrás de los todopoderosos e inalcanzables Red Bull. El equipo de Ross Brawn tiene 348 puntos, sobre los 333 de Ferrari que, además, ve cómo se acerca Lotus con 315 puntos.

La próxima cita será este fin de semana, con el tradicional GP de Brasil, en el Circuito de Interlagos, donde todo puede pasar. Afortunada -o desafortunadamente- las cosas no se presentan como lo hicieron en 2008 o especialmente el año pasado, con la rocambolesca carrera que le dio el tercer título a Sebastian Vettel.

Con la amenaza permanente de los chubascos, que han aderezado tradicionalmente la prueba brasileña y que, según las primeras previsiones hablan de que se repetirán los tres días de carrera, hacer una previsión resulta casi imposible. Y con el récord de Schumacher y Ascari en la saca de Vettel, no creo que el alemán presione por una novena victoria consecutiva, especialmente si hay lluvia.

Podría ser una carrera adecuada para la sorpresa y el mejor colocado para mí sería Romain Grosjean. El galo está en plena forma, sobresaliente de moral y el coche, apto para cerrar una temporada que abrió Lotus con su victoria hace ahora nueve meses en Melbourne.

GP de Abu Dhabi: Sebastian Vettel sigue batiendo récords


El GP de Abu Dhabi ha servido para convertirse en una nueva muesca del humeante revólver de Sebastian Vettel, que sigue acumulando récords.

En una carrera en la que el único interés estuvo a la hora de resolver las plazas de puntos, que nos dejó luchas interesantes y espectaculares adelantamientos, el ya campeón del mundo se pegó su enésimo paseo militar delante de las huestes rivales y ganó la prueba con una superioridad que empieza ya a ser insultante y ciertamente molesta.

Séptima victoria consecutiva de Sebastian Vettel
Séptima victoria consecutiva de Sebastian Vettel

Pese a que no logró la pole y “sólo” logró calificar segundo en la jornada del sábado, justo detrás de su compañero Webber, el piloto alemán se situó en cabeza desde el primer momento y no se apeó de la misma durante el resto de la carrera.

En segundo lugar, aunque a más de 30 segundos del líder, se situó Mark Webber, firmando el tercer doblete de la temporada para Red Bull, tras los logrados en Malasia y Japón, después de haber naufragado una vez más en la salida y, afortunadamente, sin aparentes problemas de fiabilidad en su monoplaza.

Por último, el tercero en discordia fue Nico Rosberg, que tampoco fuvo mucho trabajo  ni para aspirar a cotas mayores pero tampoco se vio excesivamente presionado por Romain Grosjean, que esta vez se quedó sin el premio del pódium, tras una gran carrera.

Fernando Alonso, por su parte, firmó un meritorio quinto puesto, sobreponiéndose no sólo a una nefasta jornada de calificación, al quedar fuera de la Q1 por primera vez esta temporada, sino también a un Felipe Massa que decidió hacer la guerra por su cuenta y, por qué no decirlo, que rodaba con un ritmo de carrera bastante superior al del asturiano, al menos durante los dos primeros tercios de carrera.

Sin embargo, la estrategia del equipo, haciéndole entrar apenas a 10 vueltas para el final de la prueba le permitió remontar tres puestos y llegar, como el mismo Alonso reconoció, al máximo que podía haber llegado, visto lo visto.

Saltaron chispas en el duelo directo entre Alonso y Massa
Saltaron chispas en el duelo directo entre Alonso y Massa

Finalmente, la nota anecdótica vino una vez más del lado de Kimi Raikkönen. El finlandés tuvo que salir último al ser castigado por los comisarios, tras detectar una irregularidad en el fondo plano de su Lotus tras la jornada de calificación.

Esto le obligó a arriesgar más de la cuenta en la salida y tras un toque con el Caterham de Charles Pic en la primera curva, tuvo que decir adiós. Y Raikkönen, genio y figura, no quiso esperar a ver el final de la carrera con su equipo sino que, apenas se cambió de ropa, cogió el portante y se marchó el hotel, en lo que fue considerado como un desaire a su equipo.

Una nueva vuelta de tuerca en una relación enturbiada no sólo por lo ocurrido en la India y su nada edificante intercambio de insultos por radio sino por la amenaza vertida por el propio Kimi de no correr ya para Lotus en tanto no perciba los emolumentos que aún se le adeudan.

Análisis de la carrera

La carrera empezó tal y como se esperaba. Si había un día para que Mark Webber diese el “do de pecho” y se reinvindicase frente a su equipo, ése era hoy. Tras una magnífica vuelta final en la jornada del sábado, el australiano había logrado una brillantísima pole, imponiéndose incluso a su todopoderoso compañero.

Sin embargo, la salida fue un desastre sin paliativos para Webber. Como siempre, el piloto de Red Bull salió muy mal y se vio rebasado por su compañero Vettel y por Nico Rosberg, que se le coló por el centro.

Momento de la salida del GP de Abu Dhabi 2013
Momento de la salida del GP de Abu Dhabi 2013

Por detrás, Hamilton tampoco salió bien, mientras que Alonso lograba remontar tres posiciones. En cambio, el gran aspirante a la remontada, Kimi Raikkönen, trató un imposible y arriesgó más de la cuenta en la primera curva y, como dije antes, se encontró encajonado y el impacto con el Caterham de Pic fue inevitable. El resultado fue la rotura de la suspensión de su Lotus y el adiós más que prematuro a la carrera y el espaldarazo casi definitivo para asegurar el subcampeonato de pilotos para Alonso.

De inmediato comenzó el sempiterno monólogo de Sebastian Vettel. Como un martillo pilón, se puso el circuito de Yas Marina por montera y en apenas cuatro vueltas ya sacaba tres segundos a Nico Rosberg, incapaz siquiera de rodar en el mismo segundo que su compatriota.

Sigue leyendo “GP de Abu Dhabi: Sebastian Vettel sigue batiendo récords”