GP de Japón: Sebastian Vettel es insaciable y acaricia ya su cuarto Mundial


Cimentada en la estrategia y con una aparente mayor dificultad de la prevista, el alemán Sebastian Vettel se ha llevado el GP de Japón, anotando la novena muesca del año en su humeante revólver,

Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año
Sebastian Vettel, de nuevo en lo más alto del pódium por novena vez este año

Esta gran victoria se ha visto reforzada con el segundo doblete de Red Bull de la temporada, tras la polémica del “Multi 21” en Malasia. Y de nuevo, el gran perjudicado de esa estrategia ha sido Mark Webber.

El australiano, flamante poleman por primera vez en la temporada, cedió su puesto ante su compañero tras una polémica estrategia a tres paradas, que si bien le sirvió para adelantar a Romain Grosjean, no fue suficiente para refrendar en carrera su buena actuación en la jornada de calificación del sábado.

El tercero ha sido, como digo, Romain Grosjean. El francés ha cuajado probablemente su mejor actuación de la temporada y, probablemente, desde que está en Lotus y supo aguantar en todo momento el ritmo de Webber, al que mantuvo a raya prácticamente hasta el final de la carrera, cuando cedió ante el empuje del australiano.

Fernando Alonso, por su parte, ha logrado finalizar cuarto, firmando junto a Kimi Raikkönen la remontada del día. Pese a salir octavo, el asturiano ha completado una trabajada carrera, en la que esta vez sí, y a diferencia de lo ocurrido en Corea, pudo doblegar a Nico Hulkenberg. Eso sí, acabó con el aliento de Raikkönen en el cogote. Aun así, buena carrera en términos generales para el piloto de Ferrari que, con estos puntos, aplazó el “alirón” de Vettel hoy en Suzuka.

El alemán ahora sí, tiene el título prácticamente en el bolsillo ya que será campeón la próxima carrera en la India si finaliza entre los cinco primeros, con independencia de lo que haga Fernando Alonso.

Por último, muchos vuelven a ver manos negras y conspiraciones judeomasónicas de Red Bull para con Webber. Pues bien, en mi opinión, esta polémica no debería ser tal. El equipo Red Bull se estaba jugando el título y su obligación es ganarlo cuanto antes con su líder natural.

Hay mucho dinero en juego y, nos guste más o menos, su caballo ganador es Vettel, que por cierto ha hecho hoy un carrerón.  Es por él quien ha apostado desde el primer momento su equipo y por tanto ha de meter el título en el bolsillo del alemá, cuanto antes. Y de paso, asegurarse un doble podium que asegure también el Mundial de Constructores.

Luego vendrán los favores, los detalles para con el piloto saliente y los regalos, si los permite la carrera. Además, Webber tampoco ha puesto todo de su parte para hacerse acreedor. Quizás si Webber hubiese salido bien y hubiese mantenido un buen ritmo de carrera desde el inicio, a lo mejor habrían pintado mejor las cosas.

En todo caso, y como digo, lo importante era asegurar el doblete en carrera y, pese a la gran carrera de Grosjean, el objetivo se ha logrado para el equipo austríaco, por lo que Horner y sus chicos tienen motivos de sobra para estar satisfechos con lo ocurrido en Suzuka.

Análisis de la carrera

La carrera prometía, ya que la salida fue de esas que quitan el hipo. Mark Webber, en su línea habitual, protagonizó un pésimo arranque, aunque el de Vettel tampoco fue excesivamente brillante. Eso favoreció que Romain Grosjean, por fuera, y Lewis Hamilton, por el centro, le ganaran la partida a los dos Red Bull.

Sin embargo, al llegar a la primera curva, el piloto de Lotus, que había ganado la posición por fuera, entraba en primera posición pero Lewis Hamilton se vio literalmente emparedado por los dos Red Bull y se llevó la peor parte. Cuando estaba a punto de rebasar a Webber por el interior, el australiano le cerró bien la puerta y el Mercedes tocó con su rueda trasera izquierda el alerón del Red Bull, provocándole un pinchazo que le hizo reventar la rueda.

Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida
Momento en el que Romain Grosjean logra adelantar a los dos Red Bull en la salida

Cara para el francés pero salió cruz para el británico que llegó a duras penas a boxes, sin rueda y con el monoplaza tan maltrecho que apenas unas pocas vueltas después tuvo que abandonar.

Por detrás, también hubo máxima tensión, especialmente cuando Jules Bianchi y Guiedo Van der Garde se tocaron entre sí y ambos acabaron con sus monoplazas fuera de carrera. Asimismo, Adrian Sutil -que partía último por sanción tras su incidente con Webber en Corea- protagonizó otra espectacular salida, al remontar seis puestos de una tacada, adelantando por el centro a sus rivales.

A partir de ahí, unas vueltas en las que parecía que el Lotus de Grosjean dominaba a placer, seguido a cierta distancia por los Red Bull de Webber y Vettel, al que se veía incluso excesivamente inquieto e incómodo, protagonizando un par de frenadas exageradas y una ligera salida de pista. Quizás fuese la nula acostumbrado de no ser él quien estuviera liderando la carrera,

Mientras tanto, y con Hamilton fuera de combate, Hulkenberg, Massa y Alonso rápidamente quedaron descolgados, mientras que Raikkönen, que había salido francamente mal, perdiendo dos puestos, empezó su particular lucha contra el mundo, con un excelente adelantamiento a Jenson Button que le permitía acceder por vez primera a la zona de puntos.

A partir de la vuelta 12, con la entrada de Hulkenberg -que ya pisaba los talones de los Ferrari- se abría la primera veda en boxes. Un carrusel que dejó como hechos más relevantes que el alemán de Sauber logró ganarle la posición a Massa y, sobre todo, las entradas al pitlane de de Nico Rosberg y Sebastian Vettel, El tricampeón, que tomó el rumbo a boxes in extremis, estuvo en un tris de chocarse contra el muro al entrar pasado de velocidad, lo que le obligó además a frenar casi en seco para no saltarse el límite de velocidad.

Pero especialmente peligrosa fue la del piloto de Mercedes, que no sólo fue igual de exagerada que la de Vettel sino que además, en su afán de ganar el máximo número de segundos posibles, salió sin mirar y estuvo a punto de chocarse contra el McLaren de Sergio Pérez, que entraba en ese momento, y lo que es peor, al tratar de esquivarle, casi se llevó por delante a un mecánico de Lotus.

Esta temeraria maniobra de Rosberg le valió llevarse el primer drive through del día y mandar a paseo sus escasas opciones de luchar por el pódium ya que, al cumplir su sanción en la vuelta 17, el alemán perdió casi 10 posiciones y salió metido en pleno tráfico.

Con todos ya en pista, las cosas no cambiaron en absoluto. Grosjean comandaba con cierta tranquilidad la prueba, aunque sabedor que los dos Red Bull emprenderían en breve su caza. Sin embargo, las cosas cambiaron mucho por detrás ya que Hulkenberg  tuvo la gran desgracia de encontrarse a Daniel Ricciardo, el único que no había parado.

El australiano se convirtió en un tapón colosal no sólo para el alemán, que había atesorado una buena ración de tiempo con respecto a los dos Ferrari, sino para el resto de competidores ya que, durante cinco interminables vueltas -las que duraron las maltrechas ruedas del Toro Rosso- nadie pudo con Ricciardo. Finalmente, y absolutamente desesperado, Hulkenberg logró adelantarle, no sin dificultad, en la vuelta 22.

Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka
Daniel Ricciardo, protagonista del atasco del día en Suzuka

Este atasco provocó el despertar de Alonso, bastante gris hasta el momento e incapaz de doblarle el brazo a su compañero Massa (que desoyó abiertamente las órdenes de Ferrari que le conminaban desde el box a dejarse rebasar) . Aprovechando el único momento de debilidad mostrado por Hulkenberg, el asturiano lograba deshacerse de Massa e inmediatamente después del piloto alemán, encaramándose a la cuarta plaza, eso sí, muy lejos del trío de cabeza.

Por delante, Webber empezó a rebajarle tiempo a Grosjean hasta ponerse prácticamente a medio segundo del galo. Pero sorprendentemente fue llamado en la vuelta 25 a una segunda e inesperada parada, que hacía inviable pues la estrategia de ir a dos paradas como su compañero y, de hecho, ponía muy en riesgo su posible victoria.

Y como a río revuelto, ganancia de pescadores, Vettel aprovechó el parón de su compañero y la bajada de ritmo de Grosjean para empezar la remontada. Una remontada que se culminó en la vuelta 30, toda vez que Grosjean entró en boxes para su segunda y última parada, que dejó al alemán como líder en solitario de la carrera y que mantuvo hasta que entró en la vuelta 38.

Tras los últimos cambios de ruedas, y con Webber liderando cómodamente, la única duda era saber si el australiano podría aguantar hasta el final con las gomas duras o si, por el contrario, tendría que hacer una tercera parada. En ambos casos, las posibilidades de ganar eran remotas porque, de no volver a entrar en boxes. tendría que afrontar el último tramo de carrera con unas gomas excesivamente castigadas. Pero de entrar, perdería al menos 20 segundos y caería muy cerca o incluso detrás de Grosjean, como al final acabó pasando.

Por su parte, tras su pitstop, Alonso perdió su puesto nuevamente ante Hulkenberg, lo que hacía presagiar un nuevo calvario del asturiano similar al vivido en Corea, acrecentado aún más por el hecho que Raikkönen, con ruedas nuevas, venía por detrás apretando.

Todas estas incógnitas se despejaron rápidamente. Laminado por el empuje de Vettel y, sobre todo, con un Grosjean que no flaqueaba, en la vuelta 43 Webber tuvo que entrar a su tercera y última parada y dijo adiós a sus remotas posibilidades de victoria. Apenas tres vueltas más tarde, Alonso se deshizo con cierta facilidad de Hulkenberg mientras que Raikkönen dejó de ser un problema para él, con lo que el español vivió unas plácidas últimas vueltas, sabedor de que a más no podía ir y su cuarta plaza, tampoco peligraba en exceso.

Por delante, Vettel acabó por rebasar a Grosjean en la vuelta 41 y no tardó en poner tierra de por medio con el piloto francés. Aun así, el galo -un hueso duro de roer donde los haya- no entregó la cuchara. Aprovechó la enorme ventaja que atesoró sobre Webber y, pese al evidente desgaste de sus compuestos y el ímprobo esfuerzo del australiano, recortándole a ritmo de 1,5 segundos por vuelta, aguantó los últimos empujones del segundo Red Bull.

Finalmente y cuando parecía que Webber no podría con el galo, a falta de dos vueltas para el final, el australiano logró rebasar a la salida de la recta de meta, al Lotus que, unido al adelantamiento casi in extremis de Raikkönen a Hulkenberg, dejó la clasificación final entre los 10 primeros puestos prácticamente invariable. Sebastian Vettel se llevó su novena carrera del año y Red Bull ofreció su enésima demostración de fuerza, que pone los dos títulos (Pilotos y Constructores) a tiro de piedra del equipo austríaco.

Lo mejor y lo peor del día

Aparte de la nueva muestra del poderío insultante de Red Bull, que se permite incluso cambiar de estrategia y de caballo ganador sobre la marcha, hoy merece y mucho la pena destacar la confirmación del paso adelante de Sauber y la explosión definitiva de Nico Hulkenberg. El alemán está pidiendo a gritos una oportunidad en uno de los grandes y está demostrando que un equipo como el suizo se le ha quedado muy pequeño.

Otro elemento reseñable hoy ha sido el meritorio séptimo puesto del mexicano Esteban Gutiérrez, que hoy ha confirmado el potencial que un día Monisha Kalterborn vio en el joven piloto de Monterrey. Tras una gran jornada de calificación, en la que por vez primera en su vida había logrado meterse en la Q3, logró aguantar el tipo y resistir los ataques de sus rivales, especialmente el de Nico Rosberg al final, con el que salvó su séptima plaza.

Lo peor, la caótica carrera de Felipe Massa. Primero desobedeciendo las claras órdenes del equipo, empleándose a fondo contra su compañero y luego cometiendo una serie de errores que culminaron con un exceso de velocidad absurdo en el pitlane que le costó un drive through y lograr un miserable punto que incluso tuvo que sudar porque estuvo incluso fuera de los puntos durante mucho tiempo.

No olvidemos que esos puntos pueden ser preciosos de cara a la lucha que mantiene Ferrari con Mercedes (y Lotus) por el subcampeonato del Mundial de Constructores. No veo la hora en que Ferrari le abra la puerta y se convierta en un triste recuerdo de un tipo que un día pudo ser campeón y acabó de forma mediocre su carrera en La Scuderia.

Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida
Lewis Hamilton, tratando de volver a boxes tras su reventón en la salida

Otro abonado a esta sección y siempre por el mismo motivo es Lewis Hamilton. La suerte le está siendo esquiva desde el año pasado y, pese a que el británico le echó arrojo en la salida, recordándonos al Hamilton de siempre, un reventón dio al traste con sus posibilidades de triunfo hoy. Lástima porque se le veía motivado y en forma. Seguramente no habría podido batir a los Red Bull pero con él sobre el asfalto hoy sin duda habríamos visto otra carrera bien diferente.

Para acabar, lo que está ocurriendo con Force India está siendo todo un misterio. Pese a su inicio fulgurante y tras cosechar algunas buenas actuaciones durante la temporada, se ha hundido definitivamente y, aunque hoy contaba con el lastre de la sanción a Sutil, no se les ha visto ni en Corea ni aquí en ningún momento entre los puestos destacados. Sorprende, pero apunta a que en el equipo anglo indio están ya para pocas alegrías económicas y han centrado sus esfuerzos en desarrollar el coche de 2014. De ser así, como a Williams o McLaren, que siguen sin levantar cabeza, el resto de esta temporada se les va a hacer muy larga…

Clasificación de carrera y del Mundial

Disputadas las 53 vueltas en el siempre atractivo circuito de Suzuka, la clasificación de la carrera quedó de esta manera:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 26′ 49”

2º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 7,1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a 9,9”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 45,6”

5º) Kimi Raikkönen (Lotus), a  47,3”

6º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 51,6”

7º) Esteban Gutiérrez (Sauber Ferrari), a 1’11”

8º) Nico Rosberg  (Mercedes AMG), a 1,12”

9º) Jenson Button (McLaren Mercedes) a 1,20”

10º) Felipe Massa (Ferrari), a 1’29”

Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual
Sebastian Vettel, campeón del mundo de forma virtual

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue liderada por Sebastian Vettel, como no podía ser de otra forma. El alemán es ya el virtual campeón porque sus 297 puntos son un muro ya infranqueable para Fernando Alonso, que pese a sus 207 puntos, no tiene prácticamente ninguna opción de arrebatarle el título a Vettel, al que con acabar entre los cinco primeros en la próxima carrera, será campeón de forma matemática.

Aun así, Fernando Alonso sigue sumando y abriendo brecha con sus rivales. Actualmente se sitúa a 30 puntos de Kimi Raikkönen y todo hace presagiar que el español se volverá a quedar un año más con el dudoso honor de ser segundo. O como decía el mítico Senna, el primero de los perdedores… En todo caso, un mérito enorme porque ha sido el único capaz de hacerle una mínima sombra al imbatible Vettel pese a contar con un coche sensiblemente inferior al Red Bull.

Por detrás, Lewis Hamilton es el único que puede acceder al Olimpo de los grandes. Después del británico hay una sima inalcanzable ya que Mark Webber cae hasta la quinta plaza con 148 puntos y Rosberg es sexto, con 126 puntos.

En cuanto al Mundial de Constructores, la situación es prácticamente idéntica a la del de Pilotos. Red Bull ya está haciendo hueco en la estantería de su sala de trofeos pues los 445 puntos que atesoran hoy por hoy, se antojan ya inaccesibles, de modo que con un resultado similar al de hoy en la India, los chicos de Horner y Newey se harán con su cuarto campeonato consecutivo.

La emoción está por detrás y ver quién se llevará el codiciado y suculento premio del subcampeonato. Bernie suele ser generoso con los equipos a la hora del reparto de dividendos al final de la temporada y por eso Ferrari, Mercedes y Lotus están luchando a brazo partido para ser los segundos. Actualmente, Ferrari es segunda con 297 puntos pero sólo está a 10 de ventaja de Mercedes (287) y de Lotus, que con la buena actuación de hoy se acerca peligrosamente a ambos, con 264 puntos.

La próxima carrera será dentro de 15 días y supondrá la despedida del calendario, al menos provisional, del joven trazado del Buddh International Circuit. El GP de la India sólo se ha disputado en dos ocasiones y no ha visto otro ganador que Sebastian Vettel.

Lo que parece claro es que, salvo cambios en el calendario para 2015 y un presupuesto mayor, la continuidad del GP de la India está en el aire. Lo curioso es que en su breve historia puede ver cómo Sebastian Vettel se proclama campeón del mundo de forma anticipada por segunda vez en tres ediciones.

GP de Italia: Sebastian Vettel se pasea en casa de Ferrari


El GP de Italia de 2013 no pasará a la historia por su emoción ni por dejarnos vibrantes duelos entre los más grandes por la victoria. Más bien todo lo contrario. Sin sorpresas, cumpliéndose el guión previsto prácticamente desde el inicio de la primera sesión de los entrenamientos libres del viernes, Sebastian Vettel se ha paseado en Monza delante de Alonso, Ferrari y los miles de tiffossi italianos, que poblaban hoy las gradas del mítico autódromo transalpino.

Pódium del GP de Italia 2013, con Vettel, Alonso y Webber
Pódium del GP de Italia 2013, con Vettel, Alonso y Webber

Con una conducción sobria, apenas marcada por un frenazo importante al llegar a la primera curva que le produjo un “plano” en una de sus ruedas delanteras que lastró sus primeras vueltas, Sebastian Vettel puso rápidamente rumbo a la victoria y dominó de principio a fin, dejando trazas de lo que huele ya un más que merecido tetracampeonato. El alemán llegó, vio y vención sin problemas a un Fernando Alonso que hizo lo que pudo para tratar de mantener mínimamente el ritmo endiablado del piloto de Red Bull, bastante hizo con ser segundo ya que el último tercio de la carrera se lo pasó guardándose las espaldas del ataque de Mark Webber, que finalizó tercero.

Pese a que Sebastian Vettel ha puesto una piedra más para la edificación de un aparente más que seguro nuevo Mundial, al menos Fernando Alonso también ha salido reforzado de esta carrera, al aprovecharse de los “pinchazos” de sus máximos rivales por el subcampeonato como son Lewis Hamilton y Kimi Raikkönen. El piloto de Mercedes ha pagado caro su error en la calificación del sábado y apenas ha podido ser noveno mientras que el finlandés se ha quedado fuera de los puntos, después de un incidente en la primera curva con Sergio Pérez, que le obligó a entrar en boxes a las primeras de cambio.

Análisis de la carrera

La carrera tuvo un arranque espectacular, propio de Monza, con todos los favoritos apiñados en la primera curva. Sebastian Vettel llegaba primero aunque a duras penas, tras un brillante arranque de los dos Ferrari, en especial de Felipe Massa.

El brasileño logró auparse a la segunda posición tras dar buena cuenta de a Mark Webber, que una vez más volvió a a fallar estrepitosamente en la salida Es más, estuvo a punto de birlarle el primer puesto a Vettel, que tuvo que emplearse a fondo para conservar su puesto.

Momento en el que se produjeron los golpes al inicio de la carrera
Momento en el que se produjeron los golpes al inicio de la carrera

Este impulso obligó al alemán a realizar una frenada brutal que dañó aparatosamente su neumático delantero derecho; aun así, el alemán logró resistir y conservar su privilegiada situación para, de inmediato, coger las de Villadiego.

Por detrás, Hulkenberg, que había marcado un sorprendente tercer mejor tiempo en los entrenamientos del sábado, era pasto de los dos Ferrari mientras que un toque espectacular de Paul Di Resta le dejaba fuera con su Force India prácticamente destrozado.

Al mismo tiempo, los nervios por detrás estaban a flor de piel y Kimi Raikkönen embistió por detrás al McLaren de Sergio Pérez, dejando al Lotus del finlandés no sólo sin alerón delantero sino sin opciones de hacer algo reseñable en carrera ya que tuvo que entrar en boxes nada más cumplirse la primera vuelta.

Desde ese momento, Sebastian Vettel decidió que no habría lugar a la emoción y, como un martillo pilón, empezó a machacar a sus rivales pulverizando todos los registros. Sólo Massa, tímidamente parecía resistir el ritmo endiablado del alemán mientras que un par de segundos por detrás, un timorato Webber era rápidamente absorbido por el Ferrari de Alonso y,  aunque un poco más rezagado, comenzó la caza del campeón del mundo.

Parecía evidente que Massa no iba a ser rival para su compañero y en la octava vuelta, Fernando Alonso ya ocupaba la segunda posición, mientras que Massa trataba de mantener a raya a Webber, que dicho sea de paso, no parecía hoy con muchas ganas de pelea.

Sigue leyendo “GP de Italia: Sebastian Vettel se pasea en casa de Ferrari”

GP de Gran Bretaña: Rosberg vence, Pirelli pierde


GP-Gran-Bretana-2013-podium
Ya he dicho en más de una ocasión que cuando los neumáticos son los protagonistas y no los pilotos en esto de la Fórmula 1 es porque se está haciendo algo mal por parte de Pirelli, como suministrador único pero también por parte de la FIA y la FOM, que no dan con la tecla. La carrera de hoy, que ha ganado brillantemente Nico Rosberg  -logrando su segunda victoria del año- ha estado marcada por una serie de incidentes graves en los que ha habido un denominador común. El reventón de los neumáticos y la consiguiente puesta en riesgo de la integridad física de los pilotos.

Mientras Pirelli está buscando desesperadamente una explicación a lo ocurrido hoy sobre el asfalto de Silverstone, durante la carrera hemos podido ver cómo el neumático trasero de hasta cuatro coches distintos saltaban por los aires, a los que habría que añadir otro monoplaza más, el de Sergio Pérez, que vio ayer durante los entrenamientos cómo su neumático trasero izquierdo reventaba sin ningúna explicación aparente. Incluso Sebastian Vettel estuvo a punto de explotar, Sólo la perspicacia de Adrian Newey y su equipo evitaron males mayores, mandando a boxes al alemán cuando se percataron del pésimo estado de sus compuestos, cuando éstos estaban a punto de reventar por su mal estado.

Por si fuese poco, la carrera ha estado plagada de problemas que han motivado a una serie de remontadas, algunas como la de Hamilton o Webber, e incluso de la Alonso, que podrían ser consideradas como épicas. De hecho, el segundo clasificado, Mark Webber -que el mismo jueves había anunciado su despedida de la Fórmula 1- ha logrado pasar de un 14º puesto en la salida a esa meritoria segunda plaza. Por su parte, el tercero en discordia, Fernando Alonso, ha olvidado sus problemas de neumáticos y fiabilidad del viernes y el sábado y ha logrado protagonizar una gran remontada, tras salir desde el noveno puesto de la parrilla.

El úlitmo gran destacado ha sido Lewis Hamilton, ante cuya memorable carrera hay que descubrirse. Ha finalizado cuarto -a escasas milésimas de Alonso- pero es que el piloto británico fue el primero en sufrir un reventón cuando comandaba la carrera. Tras llegar a duras penas a boxes sobre tres ruedas, con medio coche triturado y sin KERS, logró remontar de forma espectacular, quedándose como digo a escasa milésimas de un más que merecido pódium.

La cruz ha venido esta vez para el tricampeón Sebastian Vettel. Cuando lideraba la carrera con cierta comodidad, a falta de 10 vueltas para el final, se rompió la caja de cambios de su Red Bull RB9 y ha tenido que abandonar, con lo que la clasificación del Mundial de Pilotos se aprieta y recupera cierta emoción.

Análisis de la carrera

La salida fue limpia y, tal y como se esperaba, Hamilton defendió bravamente su pole y Rosberg cedió su posición ante el empuje de Vettel. Por detrás, un mar de nervios dejaban una nueva pésima salida de Webber y Raikkönen, en especial del australiano, que caía hasta la octava plaza. Allí quedó encerrado y cuando trató de escapar, fue embestido por . El Red Bull se salía de pista y Webber descendió hasta la 14ª posición y en medio de un tremendo embotellamiento.  Por su parte, Alonso tampoco pudo remontar ya que también se vio encerrado por el tráfico y por el empuje de su compañero Felipe Massa, que adelantó a todos como un misil y se coló entre las primeras plazas de forma sorprendente.

Así, pronto las cosas empezaron a obedecer al guión más o menos previsto. Hamilton tratando de poner algo de tierra de por medio con respecto a Vettel, que venía con el ímpetu de un búfalo a ponerle las cosas difíciles y con Rosberg, en tierra de nadie, mientras rodaba en una cómoda tercera plaza. Por detrás, Alonso ascendía posiciones, tras rebasar sin demasiados problemas a Raikkönen y a Ricciardo. Por su parte, Massa, absolutamente desatado, se batía el cobre en un más que honrosa quinta posición.

Nadie se podía imaginar que en la octava se iba a abrir la Caja de Pandora. De la misma forma y prácticamente en el mismo sitio que apenas un día antes le había reventado el neumático trasero derecho a Sergio Pérez durante la Q2, Lewis Hamilton sufría un espectacular reventón que daba al traste con sus opciones de triunfo. Es más, pocos daban un euro por la continuidad del británico en carrera ya que el Mercedes, que tuvo que dar casi toda una vuelta sobre tres ruedas, parecía haber quedado francamente tocado, especialmente en la suspensión trasera y en el fondo plano.

Momento en el que Lewis Hamilton sufre el reventón de su rueda trasera
Momento en el que Lewis Hamilton sufre el reventón de su rueda trasera

De esta forma, y casi sin querer, Sebastian Vettel se encontró con el liderato de la prueba y comenzó a hacer lo que mejor sabe. Tirar con todas sus fuerzas y despegarse del resto para tener una carrera tranquila. Y así lo hizo. Pronto puso pies en polvorosa y en seguida abrió brecha con respecto a Rosberg, su más inmediato perseguidor.

Sigue leyendo “GP de Gran Bretaña: Rosberg vence, Pirelli pierde”

Mark Webber anuncia su retirada de la Fórmula 1 y su fichaje por Porsche para el 2014


mark-webber

Mark Webber ha hecho público cuál será su futuro inmediato y, como anunciamos en abril, el piloto australiano ha desvelado que abandonará la Fórmula 1 al final de la presente temporada.  Sin embargo, ello no significa en absoluto que el veterano piloto aussie “cuelgue las botas”y diga adiós a la alta competición. Mark Webber tan sólo cambiará de especialidad ya que paralelamente, se ha anunciado de forma oficial su contratación por el equipo Porsche, con el que correrá la temporada 2014 en el Campeonato del Mundo de Resitencia a bordo del nuevo Porsche LMP1 y con el cual también participará en la próxima edición de las 24 Horas de Le Mans.

En el comunicado hecho público por el fabricante germano, Mark Webber dice que “es un honor para mí unirme a Porsche en su regreso a la máxima categoría en Le Mans y en el coche del Campeonato del Mundo de Resistencia deportes y ser parte del equipo. Porsche ha escrito historia de las carreras como un fabricante y es sinónimo de tecnología y rendimiento al más alto nivel “.  

Preguntado por sus sensaciones de cara a esta nueva aventura, el piloto australiano lo tiene muy claro: “Estoy muy ilusionado con este nuevo reto después de mi experiencia en la Fórmula 1. Porsche, sin duda, fijado metas muy altas. Casi no puedo esperar a pilotar uno de los coches deportivos más rápidos del mundo“, añadió Webber.

Paralelamente, el equipo Red Bull también se ha hecho eco de la noticia, como no podía ser de otra forma, y en un escueto comunicado, además de confirmar la salida de Webber al final de la temporada, Christian Horner ha agradecido los servicios prestados para el equipo austríaco desde su llegada en 2007. “Respetamos su decisión que seguramente ha sido muy difícil de tomar”, dice Horner. “Sus éxitos logrados en la Fórmula 1 durante estos años son muy amplios y estamos seguros de que continuará empujando fuerte para lograr aumentarlos de aquí al final de esta temporada“,concluyó el director de la escudería de bebidas energéticas.

Imagen del nuevo Porsche LMP1, el futuro coche de Mark Webber
Imagen del nuevo Porsche LMP1, el futuro coche de Mark Webber

Por su parte, Wolfgang Hatz, uno de los miembros destacados de la Junta de Investigación y Desarrollo de Porsche AG ha manifestado que “estoy muy contento de haber conseguido el fichaje de  Mark Webber para nuestro proyecto LMP1, como uno de los mejores y más exitosos pilotos de Fórmula 1 de nuestro tiempo. Es sin duda uno de los mejores pilotos del mundo, tiene experiencia en las 24 Horas de Le Mans  y además de eso, ha sido un entusiasta de Porsche durante muchos años.” 

Por su parte, Fritz Enzinger, jefe del Proyecto LMP1 de Porsche, ha dicho sobre el fichaje del australiano: “He aprendido a apreciar las cualidades de marca cuando los dos estábamos involucrados en la Fórmula 1. Es uno de los mejores pilotos que podía imaginar para nuestro equipo. Estoy absolutamente encantado de que tenemos un piloto regular tan experimentado y rápido a bordo a partir de 2014” 

Con la incorporación de Webber a Porsche, la nómina de pilotos del equipo alemán quedará conformada por el alemán Timo Bernhard y el francés Romain Dumas, así como el ex piloto de pruebas de Fórmula 1, el suizo Neel Jani.

Por último, decir que Red Bull no hará público el sustituto de Webber hasta que no acabe la temporada. De ahí que, nada más saltar la noticia, los rumores acerca del fichaje de Kimi Raikkönen por Red Bull se han desatado. Unos rumores que, a su vez, situarían a Pastor Maldonado en Lotus para el próximo año.

En todo caso, Mark Webber –sin duda todo un caballero dentro y fuera de la pista- se va a marchar tras más de 200 Grandes Premios en la máxima categoría del automovilismo y dejando unas más que interesantes cifras como piloto y que, a falta de más de la mitad de esta temporada, aún están en condiciones de aumentar. De momento, el australiano al que deseamos desde aquí toda la suerte del mundo en este nuevo e ilusionante proyecto, cuenta en su haber con nada menos que nueve victorias, 35 pódiums y 11 poles. 

GP de Mónaco: Rosberg reina en el Principado tras una accidentada carrera


gp-monaco-2013-nico-rosberg-podim

De auténticamente brillante y muy merecida hemos de catalogar la victoria de Nico Rosberg en Mónaco, en una carrera marcada por una serie de accidentes que motivaron, entre otras cosas, una suspensión temporal y la entrada en pista de varios Safety Car. Sin embargo, no se le puede poner ni un solo pero al triunfo del joven piloto de Mercedes tras dominar de forma también ciertamente meritoria en los entrenamientos de calificación del sábado.

Desterrados al parecer los problemas con los neumáticos, que han venido lastrando al equipo alemán durante este inicio de temporada, Rosberg ha dominado de principio a fin sin sufrir el más mínimo contratiempo y dominando a placer y en todo momento a todos sus rivales. Sus acompañantes en el cajón han sido los Red Bull de Sebastian Vettel y Mark Webber que, si bien, pudieron superar en boxes a Lewis Hamilton -el gran perjudicado hoy- no supusieron ningún problema para el joven piloto alemán, que con el triunfo de hoy logra un hito histórico, como es el que el padre e hijo ganen en la misma carrera, con 30 años de diferencia. Algo que sólo habían conseguido Damon y Graham Hill en el circuito de Monza.

Por otra parte, la jornada ha dejado dos grandes perjudicados como son Fernando Alonso, que finalizó séptimo -y gracias- y Kimi Raikkönen, que acabó décimo. Ambos pilotos tuvieron sus más y sus menos con Sergio “Checo” Pérez, cuya competitividad excesiva mandó a boxes al finlandés y le costó una sanción al español, antes de que el propio Pérez tuviese que poner punto final de forma prematura a su carrera.

Por último, decir que la carrera pasó por momentos de auténtico peligro con los accidentes de Felipe Massa, Pastor Maldonado y Daniel Riccciardo, que bien pudieron acabar de peor forma. Afortunadamente para todos, ninguno sufrió lesiones de importancia. Todo lo más, el brasileño de Ferrari tuvo que ser trasladado al Hospital Princesa Gracia de Mónaco para ser sometido a un examen más profundo, pero fue dado de alta a las pocas horas sin más consecuencia que un buen porrazo y alguna que otra magulladura.

Análisis de la carrera

Tal y como se esperaba, la carrera comenzó de forma muy limpia en la que todos los grandes favoritos lograron mantener sus posiciones. Sabedores sin duda de que la carrera sería larga y había que conservar los neumáticos y en un circuito como Mónaco, nadie quiso arriesgar en el arranque de la prueba. Sólo Sebastian Vettel, que intentó ganarle la posición a Lewis Hamilton, trató tímidamente de asomar el morro de su monoplaza, aunque sin éxito.

Momento de la salida del GP de Mónaco, con el dominio de Mercedes
Momento de la salida del GP de Mónaco, con el dominio de Mercedes

A partir de ahí, la carrera entró en una fase de auténtico tedio y monotonía, en la que nadie, sobre todo los cuatro primeros, querían poner en riesgo el estado de sus neumáticos. En un trazado como el monegasco, donde los adelantamientos son prácticamente imposibles, todos luchaban por mantener la posición y para ello era vital no degradar en exceso las gomas, con el fin de ir, como mucho, a una sola parada. Ese era el objetivo y en ello se centró la práctica totalidad de participantes.

Ello nos dejó un ritmo de carrera francamente cansino, aburrido y en el que durante las primeras 20 vueltas nadie quiso arriesgar más de lo necesario. Salvo hechos puntuales, como el El tren que se había  formado hacía que entre los 12 primeros apenas hubiera 10 segundos de diferencia y nadie, salvo Rosberg, que abría un ligero hueco, pudiera irse más allá de unos metros con respecto de sus rivales.

El miedo a un desfallecimiento de los neumáticos era tal, que durante varias vueltas hasta Guiedo Van der Garde se permitió el lujazo de marcar una vuelta rápida y salvo detalles puntuales, como el hecho de ver el Marussia de Charles Pic en llamas, tras una avería mecánica en su motor, la carrera estaba siendo literalmente un auténtico pestiño, amenizado únicamente por la pugna que mantuvieron los dos McLaren, especialmente el del mexicano Pérez, absolutamente desatado en el día de hoy.

Fue a partir de la vuelta 23 cuando el equipo Mercedes dio orden a Nico Rosberg de empujar. Esto animó el cotarro ya que a este aumento de ritmo le siguieron de inmediato sus rivales, con el fin de dar el último achuchón a unos ya casi exhaustos compuestos. De hecho, fue en la vuelta 26 cuando comenzaron a entrar los primeros monoplazas en boxes a realizar el más que previsible único pitstop de la jornada. Primero Webber, seguido de Raikkönen, Button y Alonso, el cual pese a que estiró su parada un par de vueltas más que el finlandés, no logró su objetivo de rebasarle en boxes, teniendo que conformarse con mantener su discreta sexta plaza a salvo.

Sigue leyendo “GP de Mónaco: Rosberg reina en el Principado tras una accidentada carrera”

Mark Webber cumple 200 Grandes Premios


mark-webber-red-bull

El piloto australiano Mark Webber cumplirá este domingo su Gran Premio número 200, un hito al alcance de pocos pilotos. De hecho, sólo Fernando Alonso cuenta con un registro similar de entre los pilotos en activo en estos momentos. Sin embargo, este hito no podía haber llegado en peor momento para Mark Webber, sumido en una auténtica tormenta de desavenencias en el seno de su equipo. Y es que, desde luego, no corren buenos tiempos para el veterano piloto aussie, que a sus 37 años se puede jactar de un historial dilatado y un buen puñado de triunfos.

En concreto, hay muchas historias detrás de estas 199 carreras disputadas, desde su debut en el GP de Australia de 2002 a bordo de un Minardi. En aquella ocasión, además, su puesta de largo no pudo ser más afortunada ya que logró un meritorio quinto puesto (recordemos que en aquella época sólo se puntuaba hasta el sexto clasificado), que supusieron los primeros puntos en carrera para la modesta escudería italiana desde 1999.

A partir de ahí, su carrera fue creciendo en importancia, fichando al año siguiente por el equipo Jaguar, en el que permaneció dos temporadas y en las que sumó un buen puñado de puntos, especialmente en 2003, cuando finalizó 10º en el campeonato, con un total de 17 puntos.

En el año 2005 se produjo el salto a uno de los grandes, al incorporarse por el equipo Williams-BMW, con Nick Heidfeld como compañero. Ese año fue testigo de su primer pódium, al finalizar tercero en el GP de Canadá. Sin embargo, el coche –que empezó francamente bien la temporada- fue perdiendo fuelle a medida que avanzó la temporada y, aunque consiguió sumar unos cuantos puntos más, lo cierto es que no volvió a ocupar ningún lugar destacado aquel año, finalizando nuevamente en 10º lugar.

En 2006 repitió con Williams, aunque en este caso ya sin el paraguas de BMW y con el debutante Nico Rosberg a su lado. Sin embargo, su trayectoria no fue la más deseable sufriendo un estancamiento en su carrera debido, entre otras cosas, a la escasa fiabilidad del monoplaza británico, que dio al traste con sus pocas posibilidades de puntuar. Tras nada menos que 11 abandonos, Webber finalizó 14º en el Mundial y anunció su fichaje por Red Bull para el año 2007.

Mark Webber, en su debut  con Minardi el GP de Australia de 2002
Mark Webber, en su debut con Minardi el GP de Australia de 2002

Red Bull, un antes y un después para Webber

El fichaje de Mark Webber por Red Bull supuso un cambio radical en su trayectoria como piloto. En el seno del equipo austríaco, Webber ha vivido sus mejores momentos como piloto, con un total de nueve triunfos, 34 pódiums, 11 poles y 14 vueltas rápidas. Además, ha sido testigo directo de la evolución de Red Bull prácticamente desde sus orígenes, pasando de ser un equipo más o menos discreto hasta llegar a ser el gigante en el que se ha convertido en la actualidad.

De hecho, en las siete temporadas que acumula en el equipo de las bebidas energéticas, Webber ha pasado por diferentes situaciones. Su mejor temporada fue la 2010, en la que llegó durante gran parte del año llegó incluso a optar por el título, con cuatro triunfos (España, Mónaco, Reino Unido y Hungría). Sin embargo, a partir del parón veraniego Webber empezó a mostrar síntomas del defecto que más se le achaca como piloto como es su presunta fragilidad mental a la hora de soportar la presión.

Sigue leyendo “Mark Webber cumple 200 Grandes Premios”

GP de China 2013: Portentosa exhibición de Fernando Alonso y Ferrari en Shanghai


GP-China-2013-alonso-podium

Fernando Alonso ha logrado hoy en Shanghai una victoria que se ha producido con una autoridad y un poderío insultante, que confirma el excelente estado de forma de Ferrari esta temporada y apuntado en Australia -donde el asturiano finalizó segundo- y del que sólo se pudieron atisbar unos instantes en Malasia, cortados de raíz con su abandono en Sepang.

El piloto español ha dominado de principio a fin la carrera y no ha encontrado oposición en ninguno de sus principales rivales hoy. Ni siquiera Lewis Hamilton, poleman hoy en China y el único que pudo aguantar el empuje de Alonso en los primeros instantes, ha supuesto un problema para el piloto de Ferrari. De hecho, la distancia sideral que le ha sacado al segundo clasificado hoy, el finlandés Kimi Raikkönen -superior en más de 10 segundos- y al tercero, el propio Hamilton, no ha sido más que un leve reflejo de la enorme superioridad que ha mostrado hoy el español durante toda la carrera.

Los neumáticos, una vez más han sido claves en el desarrollo de la prueba ya que sólo Alonso ha sido el único que no ha tenido problemas con los ellos. Vistas las primeras carreras, da la sensación que Ferrari es el único fabricante que parece haber dado con la tecla para una mejor conservación de los compuestos y ha sido, con mucha diferencia, el que menos ha sufrido para su conservación en carrera. Hasta Sebastian Vettel, que hoy ha protagonizado una gran remontada  y ha finalizado en cuarto lugar, se ha visto impotente para mantener un ritmo mínimamente competitivo salvo en el último tercio de la jornada.

Por último, los ánimos siguen encendidos en el seno de Red Bull. Cuando parecía que las disculpas -aparentemente sinceras- de Vettel tras saltarse las órdenes de equipo en Malasia habían rebajado la tensión en el equipo austríaco, unas declaraciones extemporáneas del alemán el viernes diciendo que no iba a ayudar a Webber a ganar se han sumado a todo un carrusel de problemas técnicos y mecánicos que ha sufrido el propio Webber durante todo el fin de semana y que le dejaron fuera de la calificación por una avería en la bomba de gasolina y por un descuido al apretarle una tuerca en su rueda trasera izquierda en su último pitstop, que acabó por dejarle fuera de carrera. Si las aguas no bajaban serenas en Red Bull antes, no quiero ni imaginarme cómo estarán ahora.

Análisis de la carrera

La carrera empezó con una imagen insólita y era la del Red Bull de Mark Webber saliendo último desde el pitlane. Pese a que el australiano no acabó la cualificación del sábado sino que su monoplaza se paró durante la disputa de la Q2, por un problema con la bomba de la gasolina (similar al que sufrió Vettel en los entrenamientos del GP de la India en 2012), el tiempo marcado hasta entonces le permitía salir en 11ª posición.

Sin embargo, desde el equipo se optó por sustituir la caja de cambios así como por realizar una serie de reglajes que motivaron que finalmente el Red Bull de Webber fuese de la partida desde el pitlane y en último lugar.

Fernando Alonso y Felipe Massa, liderando el GP de China
Fernando Alonso y Felipe Massa, liderando el GP de China

Pese a esta nota anecdótica -que luego no lo fue tal para el australiano pues le marcó para toda la carrera- la salida se produjo sin muchos sobresaltos, con Hamilton defendiendo bien la pole, seguidos por los Ferrari de Alonso y Massa, que rebasaron sin dificultad al Lotus de Raikkönen, protagonista de un pésimo arranque. Un arranque que tampoco le fue nada bien a Vettel. El alemán, que partía desde la novena plaza se vio encajonado por sus rivales, por lo que pronto perdió ritmo con respecto a la cabeza de carrera.

Pese a que Hamilton lideró la carrera las primeras vueltas, pronto se vio que Fernando Alonso iba con mucho más ritmo. En realidad, sólo la imposibilidad de usar el DRS durante las primeras vueltas así como el orgullo y la conocida dureza del británico impidieron que el asturiano le hubiese rebasado antes. Sin embargo, la superioridad manifiesta de los Ferrari y que la gestión de los compuestos blandos en Mercedes sigue siendo su principal Talón de Aquiles, hicieron que la resistencia de Hamilton decayese enseguida y en la quinta vuelta, primero Alonso e instantes después Massa, adelantaron al Mercedes.

Sigue leyendo “GP de China 2013: Portentosa exhibición de Fernando Alonso y Ferrari en Shanghai”

Mark Webber, en la órbita de Porsche para 2014. Kimi Raikkönen, su posible sustituto.


mark-webber-porsche

Parece que la herida abierta en el seno del equipo Red Bull ha sido más profunda de que cabría esperar y las disculpas públicas ofrecidas por Sebastian Vettel no han sido suficientes. Y es que, pese a que la temporada acaba de empezar, ya se está empezando a filtrar a los medios que el futuro próximo del australiano Mark Webber no pasará por el equipo austríaco, al menos a partir del próximo año.

El contrato que le vincula a Red Bull finaliza esta temporada y nada hace pensar que en las altas esferas del equipo azul tengan mucha intención de prorrogarlo. Pero es que, visto lo visto, tampoco da la sensación que el bueno de Webber esté por la labor de continuar por mucho más tiempo en sus filas.

De ahí que haya cobrado mucha fuerza el rumor que sitúa al piloto australiano lejos de la órbita de Red Bull para 2014 y muy cerca del equipo Porsche. El fabricante alemán estaría barajando el nombre de Webber como eje sobre el que hacer pivotar su proyecto de volver a las 24 Horas de Le Mans para el próximo año, donde podría tener como compañero al alemán Nick Heidfeld, con el que Porsche también habría contactado. Una pareja de pilotos que ya trabajó junta en la Fórmula 1 en las filas del desaparecido equipo Williams BMW en 2005.

Según ha informado el rotativo alemán Bild, el fabricante de Stuttgart habría iniciado las negociaciones con Mark Webber, de 36 años de edad, con el fin de pergeñar los términos de su contrato para el año 2014. Un extremo que Oliver Hilger, uno de los portavoces de Porsche no quiso desmentir cuando fue preguntado al respecto por un periodista de la agencia de noticias SID: “Porsche tiene una escuadra de exitosos pilotos a nivel internacional. Esta es una buena base para asignar los volantes para Le Mans. Si se añaden más pilotos es algo que se decidirá más adelante”, dijo Hilger.

De esta manera, Mark Webber volvería a pilotar en la prestigiosa prueba de Le Mans, en la que llegó a correr los años 1998 y 1999 con Mercedes. Además lo haría en calidad de primer piloto, condición de la que siempre ha adolecido –y adolecerá- en Red Bull y con todas las garantías de triunfo.

Como es de suponer, para el supuesto de que finalmente el piloto australiano abandonase Red Bull, ya se han empezado a barajar sus posibles sustitutos. El primero de la lista se llama Kimi Raikkönen. El finlandés, que finaliza contrato con Lotus en diciembre, sería muy del agrado de Dietrich Mateschitz y del equipo Red Bull. Además, no vendría a disputarle el liderazgo a Sebastian Vettel y su experiencia y talento estarían fuera de toda duda.

Cabría también la posibilidad de que alguno de los dos pilotos del equipo Toro Rosso, Jean-Eric Vergne y David Ricciardo, pudieran dar el salto a Red Bull. Sin embargo, pese a que ambos pilotos gozan de buen cartel en el seno del equipo de las bebidas energéticas, no parece que ninguno de ellos estén aún en condiciones de afrontar la responsabilidad que supone un salto cualitativo de esta proporción en sus carreras.

Sebastian Vettel pide perdón a Webber por saltarse las órdenes de equipo


gp-malasia-2013-webber-vettel

Después de que el GP de Malasia destapase la caja de los truenos en el seno del equipo Red Bull, parece que ha llegado el momento de sellar la paz y el encargado de dar el primer paso para la firma del armisticio ha sido Sebastian Vettel, el principal protagonista del desaguisado,.

Después de un primer intento de acercamiento en la rueda de prensa posterior a la carrera, en la que el alemán se mostró arrepentido de haberse saltado las órdenes de equipo, la escudería Red Bull publicó a última hora de ayer un comunicado en el que Sebastian Vettel entona el mea culpa y pide públicamente perdón a Mark Webber y al resto del equipo. Sus palabras son más que evidentes:

“Reconozco que metí la pata. Me encantaría encontrar una buena excusa que explicase por qué lo hice, pero no puedo. Entiendo la frustración de Mark y el equipo no está contento con lo que hice hoy, le debo una explicación a él ya todo el equipo. Voy a tratar de explicar a ellos más tarde. Hablamos de esta situación muchas veces y lo haremos siempre y cuando se presente. Normalmente no es así, pero hoy lo hice y debería haber traducido la llamada a la acción”

En un arranque de sinceridad, el tricampeón admite que “recibí la llamada del equipo y la ignoré. Mark y yo estamos acostumbrados a luchar entre nosotros cuando estamos cerca, pero con los neumáticos como lo son ahora, y sin saber cuánto tiempo nos iban a durar, era un riesgo muy grande ignorar la llamada a permanecer segundo. Podríamos haber terminado acabando octavo o noveno después de la destrucción de los neumáticos en esas dos vueltas.

Pasé por encima de una decisión del equipo pero estuve equivocado. No fue mi intención y me disculpo. No estoy contento con mi victoria, he cometido un error y si pudiera deshacer lo haría. No es fácil en este momento y le debo disculpas a Mark y el equipo”.

Unas palabras que contrastan mucho con la actitud que mantuvo el piloto teutón durante toda la prueba. No sólo cuando exigió por radio a Christian Horner literalmente que quitaran de enmedio a Webber porque iba más lento. Ni cuando le llamó estúpido cuando su compañero defendió su posición de forma muy arriesgada arrinconando a Vettel contra el muro. Lo que no sabemos es cómo se habrá tomado la peineta con la que el australiano le “obsequió” tras su adelantamiento.

Quien parece continuar con un cabreo oceánico es Mark Webber. El piloto australiano ha aceptado, aunque no de muy buen grado, las disculpas de su compañero y ha expresado en el mismo comunicado que “comprende” a Vettel. Las palabras de Webber parecen más de resignación, cuando dice que “Tengo un gran respeto por Sebastian y creo que él lo tiene hacia mí pero creo que no hemos gestionado bien la situación de hoy. Cuando estábamos en carrera y llevando las cosas al límite, al máximo de lo que éramos capaces entonces la situación fue la peor para el equipo.

Mi mente en las últimas 15 vueltas estaba pensando en un montón de cosas, pero estaba contento con la forma en que estuve conduciendo. He tratado de aislarme de lo que pasó al final pero por supuesto que no estoy satisfecho con el resultado. Esta situación ha puesto mucha presión sobre algunas personas y por desgracia para todos no hay botón de rebobinado. Sé que la gente quiere emociones fuertes, pero tenemos que mantener la calma. Hay tres semanas hasta la próxima carrera, así que tenemos tiempo para nosotros trabajar en las cosas”.

Sigue leyendo “Sebastian Vettel pide perdón a Webber por saltarse las órdenes de equipo”

GP de Malasia: Victoria de Vettel que desata la guerra civil en Red Bull


gp-malasia-2013-podium

La carrera de hoy nos ha dejado el primer doblete de la temporada para Red Bull, con la primera victoria de Sebastian Vettel en la presente temporada. Un doblete, sin embargo, que ha quedado empañado por la batalla fratricida que han vivido los dos pilotos de la escudería de bebidas energéticas y que no sólo ha estado a punto de dejar a ambos pilotos fuera de carrera sino que, además, ha abierto una guerra civil sin precedentes en el seno del equipo.

Lo que parecía una plácida victoria para los dos Red Bull y, en concreto, a manos de un brillante y muy valiente Mark Webber, se tornó en una amarga polémica, marcada por el hecho de que Sebastian Vettel no respetó unas presuntas órdenes de equipo y atacó de forma ciertamente arriesgada a su compañero, hasta el punto que ambos pilotos estuvieron en un tris de quedar fuera de juego. Un hecho que convirtió la ceremonia de entrega de premios en lo más parecido a un funeral.

Lo peor no ha sido el evidente malestar y la tensión entre ambos compañeros cuando se vieron las caras en el pódium sino la escenificación de la ruptura, hecha pública cuando Martin Brundle entrevistó a los dos pilotos al terminar la protocolaria entrega de trofeos. Allí, Webber no se mordió la lengua y dijo abiertamente unas palabras que, sin duda, han abierto la Caja de Pandora en el seno de Red Bull: “La carrera estaba terminada y yo podía haber ganado. Sin embargo, Seb (Vettel) tomó sus propias decisiones”, dijo sin cortarse un pelo el bravo piloto australiano.

Además, se dio la circunstancia que el tercer acompañante en el pódium, Lewis Hamilton, asistió al espectáculo ofrecido por sus dos rivales como un auténtico convidado de piedra, entre otras cosas porque él también tuvo lo suyo. El británico tuvo que asistir a ver cómo su equipo le regalaba un pódium, en detrimento de su compañero Nico Rosberg. El alemán se vio frenado por Ross Brawn hasta por dos veces y Hamilton, sabedor de esta situación, tampoco parecía el tipo más feliz del mundo a la hora de recoger su trofeo, de ahí que hayamos visto entierros con más alegría que la reflejada en el pódium de hoy.

Por su parte y, pese a una espectacular salida, que le permitió situarse en segundo lugar, Fernando Alonso se tuvo que despedir de la carrera cuando apenas sí pudo cumplir una vuelta, al perder su alerón delantero y salirse de pista. Afortunadamente para el asturiano, sus opciones siguen intactas en tanto que el líder del campeonato hasta hoy, Kimi Raikkönen, ha finalizado séptimo y la brecha entre él y sus rivales aún es subsanable.

Análisis de la carrera

La carrera comenzó con un compañero de viaje inesperado que obligó a modificar in extremis las estrategias de los equipos ya que, a escasos minutos del arranque de la prueba, una tormenta de esas “made in Malaysia” descargó un importante aguacero. En el último momento y a pesar de que todo apuntaba a que la tormenta no duraría mucho, el estado de la pista hizo necesario el cambio generalizado de neumáticos por compuestos de lluvia intermedia, en la misma línea de salida.

Así las cosas, la carrera arrancó con una puesta en escena ciertamente inesperada. Vettel, que salía desde la pole apenas tenía problemas para mantenerla. En cambio, Felipe Massa sucumbía estrepitosamente ante Fernando Alonso mientras que a la fiesta se unía un tipo absolutamente inesperado y poco dado en estas lides como es Mark Webber.

Fernando Alonso pagaba su ímpetu puesto que, en su afán de evitar que Vettel se le marchara, golpeó ligeramente el alerón delantero de su Ferrari sobre la trasera del Red Bull, quedando descolgado y echando chispas al rozar con el asfalto. Por detrás, Webber que seguía encontrando huecos entre sus rivales con la precisión de un cirujano lograba rebasar a un sorprendido Alonso. En ese momento, no sabemos bien si por cabezonería del asturiano o por despiste o equivocación de Ferrari, en vez de entrar a boxes a cambiar su maltrecho alerón decidió seguir en pista, quizás encorajinado por ver que no perdía excesivo ritmo con respecto a Webber.

Una pésima decisión, visto lo visto, porque cuando apenas había cruzado la línea de meta e iniciaba la segunda vuelta, el alerón delantero del Ferrari se atomizaba y el monoplaza de Alonso, ya sin control, se iba recto al final de la recta de tribunas y se quedaba encajado en la grava, ante la impotencia del asturiano que pedía desesperadamente a los comisarios que le empujasen de vuelta a la pista.

Sigue leyendo “GP de Malasia: Victoria de Vettel que desata la guerra civil en Red Bull”