Porsche Mission E: El rayo que no cesa


Con motivo del Salón de Frankfurt, Porsche ha desvelado el Mission E, una espectacular y futurista berlina deportiva eléctrica, que logra ofrecer 600 CV de potencia y una nada desdeñable autonomía de 500 kilómetros,

Porsche Mission E: La "bomba eléctrica" de Porsche
Porsche Mission E: La “bomba eléctrica” de Porsche

Un diseño innovador pero con aires de familia

Con el aval del equipo de trabajo que devolvió a Porsche a la senda del triunfo en Le Mans, el fabricante de Stuttgart da un paso adelante tanto en lo que al diseño como a la concepción en sí misma del coche se refiere.

Un coche que aúna la ligereza y la deportividad, el lujo y la potencia absolutamente exclusivos, tan típicos de Porsche, con el uso de las últimas tecnologías, que han dado como resultado un deportivo ligero, con una óptima distribución de pesos y un bajísimo centro de gravedad. Esto, unido a su chasis ultraligero, mezcla de aluminio, fibra de carbono y polímero reforzado, le permiten ser un coche altamente equilibrado y seguro.

En lo que respecta al diseño exterior, nadie puede negar que estamos ante un Porsche. A simple vista, podríamos decir que se trata de un Panamera con tintes futuristas, marcado por unas líneas fluidas y uniformes que, en conjunto, también nos evocan al mítico 918 Spyder.

Elegancia y deportividad, con toques futuristas
Elegancia y deportividad, con toques futuristas

A pesar de sus cuatro puertas, el aspecto es deportivo y está marcado por sus enormes tomas de aire, tanto frontales como laterales. El frontal está presidido por las espectaculares tomas de aire y por el conjunto de faros de LED de cuatro puntos, integrados como un elemento flotando en las entradas de aire, rematados con un enorme spoiler delantero.

La línea de las ventanas laterales es también similar a la del Porsche 911, aunque con una diferencia importante y es la presencia de cuatro puertas, de apertura simétrica, sin pilar B, que facilita mucho el acceso a las plazas traseras. Asimismo, cuenta con dos discretas cámaras laterales, que sustituyen a los espejos, integradas en la carrocería, que contribuyen a la aerodinámica excepcional del coche.

El diseño trasero recuerda mucho al del Porsche 911, con su luneta trasera muy tendida y unos robustos pasos de rueda, que le confieren un aspecto muy agresivo, con el aire deportivo “marca de la casa”.

La nota de modernidad la da una enorme franja acristalada oscura en la que, además de integrar unos diminutos pero altamente eficaces cuadros ópticos, también de LED, contiene el logotipo iluminado en 3D de Porsche debajo de un arco de luz que se extiende a través de todo el ancho de la trasera del vehículo.

Por último, las llantas están hechas de carbono, de 21 pulgadas en las ruedas delanteras y 22 pulgadas en la parte trasera.

Un interior a la altura

El interior viene marcado por la ausencia de túnel de transmisión debido al accionamiento completamente eléctrico, que ha permtiido reinterpretar totalmente el interior.

Se abre el espacio para cuatro cómodas plazas, ocupadas por cuatro asientos deportivos individuales. Entre los asientos delanteros, la consola central se alza elegantemente desde la parte de atrás hasta el salpicadero.

Aquí es donde encontramos el despliegue tecnológico. Los instrumentos se mueven de forma intuitiva, operados por seguimiento ocular y control por gestos, algunos incluso a través de hologramas, ajustando automáticamente las pantallas a la posición del conductor.

Sigue leyendo “Porsche Mission E: El rayo que no cesa”