El Infierno Verde cumple 90 años


Si hay un circuito en el mundo que representa al máximo la velocidad, el riesgo y la pasión por conducir, ése es el mítico Nurburgring-Nodscheiffle, también conocido como el Infierno Verde, que hoy cumple 90 años.

nurburgring
Imagen del Sector Norte del circuito de Nurburgring

 

Nacido en los años 20

A principios de los años 20, en pleno auge de la industria de la automoción y la velocidad en territorio alemán surgió la idea de crear un circuito permanente, entre otros, con el fin de poder probar los coches fabricados en la Alemania de entreguerras.

El principal artífice de aquella “ocurrencia” fue el político local Otto Creutz, aunque sin el respaldo del por entonces alcalde de Colonia, Konrad Adenauer y del empresario germano Hans Weidenbruck, no hubiese sido posible.

Dr-Otto-Creutz
Otto Creutz

Entre todos consideraron que la mejor ubicación para aquel futuro trazado eran los montes boscosos de Eifel, junto al pueblo de Nurburg, sito en el Estado de Rheinland-Pfalz (Renania-Palatinado), a unos 500 kilómetros de Berlín.

La construcción del circuito se inició en abril de 1925 y finalizó algo menos de dos años (junio de 1927), con una inversión récord en la época de 15 millones de marcos.

Precisamente, por este motivo Creutz sufrió en sus carnes el rigor del régimen nazi, que acababa de acceder al poder en Alemania. Contrario a las tesis de Hitler, las autoridades de la zona -ahora en manos nazis- llevaron a cabo una brutal campaña de descrédito contra él.

Así pues, Creutz fue acusado de malversación de fondos, con la excusa del elevado coste del proyecto. Una mancha que le acompañó incluso después de la caída del régimen nazi en 1945, hasta el punto acabó suicidándose en 1951 por la presión de aquellas acusaciones.

Un trazado temible

La grandiosidad de su trazado inicial, 28,3 kilómetros de largo y 6,7 metros de ancho, y la espectacularidad del paisaje, entre un denso arbolado pronto hicieron de Nurburgring el circuito más duro y temible del mundo.

Sus dos sectores (Norte o Nordschleife, de 22,8 kilómetros y Sur o Südschleife, de 7,5) le granjearon años más tarde el apelativo de  Grüne Hölle o “Infierno Verde”, por el mítico Sir Jackie Stewart.

Desde el mismo año de su inauguración, Nurburgring albergó los Grandes Premios de Alemania, tanto de automovilismo como de motociclismo, si bien sólo en sus tres primeras ediciones (de 1927 a 1929) se utilizó su trazado completo.

Desde el año 1930 se abandonó el sector sur y las carreras comenzaron a disputarse en su sector norte, el más largo y peligroso. Allí inscribieron sus nombre pilotos como Rudolf Caracciola, Tazio Nuvolari o Bernd Rosemeyer, que fueron reconocidos con el sobrenombre de Ringmeisters o “Maestros del Circuito”.

Vuelta a la actividad tras la II Guerra Mundial

La II Guerra Mundial supuso un lógico parón en la disputa de carreras, hasta que en 1950 se retomó la actividad deportiva en sus instalaciones, con el triunfo de Alberto Ascari con Ferrari.

alberto-ascari-nurburging-1952.jpg
Alberto Ascari durante el GP de Alemania de 1952

Un año más tarde se incorporó al calendario del recién creado Campeonato Mundial de Fórmula 1, del que sería una de las citas obligadas hasta bien entrados los años 70. De hecho, salvo las excepciones vividas en el año 1955 en el que no se pudo disputar el GP de Alemania y los años 1955 y 1970, que se disputó en el circuito de Avus, el Infierno Verde fue pieza inamovible del calendario.

En esta segunda etapa, dejaron su impronta pilotos como Juan Manuel Fangio, Alberto Ascari o Sir Jackie Stewart, con tres triunfos cada uno, así como Jacky Ickxs, Tony Brooks o John Surtees, con dos, son los más laureados en Nurburgring.

La gran reforma de 1970

Sin embargo, el gran problema de Nurburgring fue la cada vez mayor brecha existente entre la seguridad del trazado y la velocidad de los monoplazas, que convirtió al trazado germano en una auténtica ratonera.

jochen-mass-nurburgring-1975.png
Jochen Mass volando en Nurburgring durante el GP de Alemania de 1975

Por este motivo, en 1970 afrontó una importante reforma, que modificó en gran parte toda la sección norte, eliminando una serie de obstáculos, replanteando algunas curvas e instalando barreras de seguridad.

Sin embargo, no fue suficiente ya que la progresión tecnológica y la escalada de potencia que experimentó la Fórmula 1 en esta década hicieron francamente insuficientes estas mejoras.

El accidente de Niki Lauda, trágico punto final al Infierno Verde

La gota que colmó el vaso llegó en 1976 con el horrible accidente que sufrió Niki Lauda y que a punto estuvo de costarle la vida. Las medidas de seguridad de Nurburgring se mostraron como ciertamente insuficientes, tal y como se pudieron ver en el accidente.

El piloto austríaco sufrió un aparatoso accidente cuando apenas se llevaban dos vueltas del GP de Alemania de aquel año. Lauda perdió el control de su Ferrari al salir de una curva e impactó violentamente contra los guardarraíles.

Ya sin control y envuelto en llamas, el monoplaza acabó en el centro de la pista, con el austríaco inconsciente y malherido dentro. Ni un solo comisario cerca y las asistencias tardaron una eternidad en llegar

De hecho, sólo la valentía de los pilotos Arturo Merzario, Guy Edwards y Harald Ertl, que venían por detrás y fueron testigos directos del accidente, permitió que Lauda salvara la vida.

Mientras Edwards y Ertl trataban de controlar las llamas con unos extintores, el italiano Merzario, logró rescatar a Lauda con sus propias manos del amasijo de hierros y llamas en que el Ferrari de Lauda había quedado convertido. Pero ni rastro de las asistencias…

Tras más de un minuto de angustioso e interminable rescate, sus compañeros lograban dejar a un moribundo Lauda sobre el asfalto a la espera de la llegada de una ambulancia.

El tricampeón mundial fue evacuado a un hospital cercano, con gravísimas quemaduras de primer y tercer grado en cara y manos, además de una severa intoxicación por la inhalación de los gases emanados del incendio.

Tras cuatro días en coma y haber recibido la extremaunción, finalmente Lauda no sólo salvó su vida sino que, como es sabido, apenas 40 días después, y con los vendajes ensangrentados, se volvió a subir al Ferrari y le disputó el Mundial a James Hunt hasta la última carrera.

Ese dramático episodio fue un auténtico rejón de muerte para Nurburgring, que nunca más volvió a albergar un Gran Premio de Fórmula 1. No al menos en el trazado original, en el mítico Infierno Verde del sector Norte y las carreras emigraron rumbo a Hockenheim.

Años 80: Un nuevo comienzo

Con la vista puesta en un hipotético retorno al calendario de la máxima categoría, a partir de 1980, las autoridades del circuito abordaron una importante reforma que duró tres años, entre 1981 y 1984.

Sobre la base del sector Sur, se reconstruyó el circuito y se limitó a una longitud de apenas 4,5 kilómetros, lo que le permitió recuperar la homologación de la FIA para albegar al Gran Circo.

Nuerburgring 1985
Michele Alboreto, vencedor en Nurburgring tras su vuelta al calendario en 1985

Asi pues, Nurburgring volvió al calendario de la Fórmula 1 en 1985 pero fue un auténtico fiasco. Las audiencias no acompañaron y el fracaso económico condenó de nuevo al trazado germano, que perdió de nuevo el protagonismo en detrimento de Hockenheim.

La vuelta del Gran Circo

Nurburgring no volvió al calendario hasta 10 años más tarde cuando, bajo el paraguas del GP de Europa, albergó las carreras de los años 1995, 1996 y, posteriormente, desde 1999 a 2007, además de un pequeño paréntesis de dos años (199 7 y 1998) en los que se corrió bajo el nombre de GP de Luxemburgo.

A partir de 2009, los organizadores del GP de Alemania quisieron darle una nueva -y última- oportunidad a Nurburgring y decidieron salomónicamente que la carrera se disputase de forma alterna un año allí y otro en Hockenheim.

Y así fue, de modo que el sucedáneo del Infierno Verde albergó el Gran Premio alemán los años 2009, 2011 y 2013.

Sin embargo, los graves problemas económicos y la imposibilidad de pagar el abultado canon exigido por Bernie Ecclestone llevaron a sus autoridades a renunciar a la organización de la carrera en 2015 e incluso este mismo año y Nurburgring volvió a desaparecer de forma definitiva, del calendario.

 

Sebastian Vettel, el último ganador de un Gran Premio en Nurburgring
Sebastian Vettel, el último ganador de un Gran Premio en Nurburgring

El “otro” Nurburgring

En paralelo a su actividad deportiva al máximo nivel, Nurburgring se ha convertido estos últimos años en un lugar de culto para los aficionados al mundo del Motor.

Su antiguo trazado, el Norte, de hecho, sigue siendo utilizado por muchos fabricantes para probar sus coches, especialmente los más deportivos.

Su asfalto ha sido testigo de numerosos récords de velocidad, hasta el punto que el hito de batir el récord de la vuelta más rápida al trazado largo de Nurburgring se ha convertido en una referencia para todo fabricante que se precie.

Pero es que además de un lugar de obligada visita para los miles de fans de la velocidad, sus propietarios hace años que vieron una pingüe fuente de ingresos al permitir su alquiler a particulares y empresas para poder rodar por su asfalto.

Así pues, no es extraño ver el mítico trazado Norte poblado a diario por todo tipo de coches, tanto propios como alquilados que han convertido la cercana localidad de Nurburg en un auténtico centro turístico y al circuito en un motor económico para la zona.

Desde los 20 euros que cuesta actualmente dar una vuelta hasta los 550 que supone la adquisición de un pack de 25 giros al viejo Infierno Verde, cualquiera puede darse el gustazo de sentir la pasión por la velocidad que transmite este mítico circuito.

Hoteles, empresas de alquiler de coches específicamente para rodar en el circuito, tours organizados… muchas empresas viven de la maravillosa experiencia que supone darse una vuelta por el antiguo trazado.

Por tanto, y a pesar de su longevidad, sólo nos queda decir bien alto ¡larga vida al Infierno Verde!

Anuncios

Nurburgring estudia volver a la Fórmula 1 en 2017


El mítico “Infierno Verde” alemán de Nurburgring negocia su retorno al calendario del Mundial de Fórmula 1 tras desaparecer del mismo a causa de las dificultades financieras de la empresa gestora del trazado germano.

Nurburgring negocia su vuelta a la Fórmula 1
Nurburgring negocia su vuelta a la Fórmula 1

Como recordaremos, el GP de Alemania, cuya disputa se ha venido alternado estos últimos años entre los circuitos de Nurburgring y Hockenheim, no pudo disputarse este año por primera vez desde 1960.

Aunque Hockenheim albergará el GP de Alemania en 2016, ahora Nurburgring busca volver y para ello su principal responsable, Carsten Schumacher, negocia con Ecclestone un posible retorno para 2017, el año que en teoría debería albergar la carrera en territorio alemán.

“Estábamos muy comprometidos con realizar la carrera, y lamento que no se realizase finalmente. No podíamos y no debíamos afrontar nosotros solos los riesgos”, afirmó Schumacher en una entrevista a la publicación alemana Motorsports Total.

“En lugar de la Fórmula 1, tuvimos una carrera del Mundial de Resistencia, que fue un gran éxito.Por supuesto,que lamento por los fans, la región y también por nosotros, que la carrera de Fórmula 1 no pudiese disputarse pero es que además está aspecto del negocio”, añadió.

“Mirándolo ahora con retrospectiva, no hemos encontrado a nadie que nos dijese que tomase la decisión equivocada, más bien todo lo contrario”, concluyó el CEO de Nurburgring.

“Nos esforzamos para una carrera de Fórmula 1 en 2017 y estamos en conversaciones adecuadas con Bernie. El tema de la Fórmula 1 no está fuera de la mesa. Espero que la Fórmula 1 vuelva con su antigua fuerza y si la relación calidad-precio es adecuada, entonces volveremos”.

Imagen del día: Volando en Nurbürgring a bordo de un Lamborghini Aventador LP 750-4 SV


Cualquier imagen procedente del mítico Infierno Verde de Nurburgring siempre suele ser interesante y espectacular. Sobre todo cuando lo que se registra es una vuelta a bordo de un Lamborghini Aventador LP 750-4 Super Veloce

Lamborhgini Aventador LP 750-4 Super Veloce
Lamborhgini Aventador LP 750-4 Super Veloce

En este vídeo, grabado durante las pruebas llevadas por Pirelli para comprobar el rendimiento de sus compuestos P Zero Corsa, los especialistas de la marca italiana logran la hazaña de bajar por vez primera de los siete minutos en completar los más de 20 kilómetros que forman el trazado norte del circuito alemán de Nurburgring.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que la “herramienta” utilizada para esta hazaña es de primerísima calidad y, sin duda, de excelente ayuda para la consecución de ese hito. En concreto, el vehículo utilizado fue un Lamborghini Aventador LP 750-4 Super Veloce.

Se trata de una versión especial, aún más poderosa y salvaje si cabe, que el Aventador “convencional”. Una bestia de 750 CV, ligera como una pluma pero capaz de pasar de 0 a 300 kms/h en apenas 24 segundos, con la que su afortunado, y por lo que se ve en el vídeo, experimentado piloto pudo marcar un espectacular crono de 6’59”730.

Eso sí, en Porsche pueden respirar tranquilos ya que el récord obtenido en 2013 por el Porsche 918 Spyder en 2013 -a más de dos segundos del crono marcado por el Aventador-  tiene toda la pinta de que seguirá imbatido durante mucho tiempo todavía.

Ya es oficial: No habrá GP de Alemania en 2015


La FIA ha confirmado los peores presagios y, finalmente, el GP de Alemania, previsto inicialmente para los días 17 al 19 de julio próximos, no se disputará.

Suspendido el GP de Alemania 2015 en Nürburgring
Suspendido el GP de Alemania 2015 en Nürburgring

Las negociaciones con los organizadores de Nürburgring se rompieron hace unos días por lo que la pelota pasó inmediatamente a los organizadores de Hockenheim (recordemos que Alemania alterna cada año la organización de su Gran Premio entre ambos trazados).

Sin embargo, los dueños del trazado renunciaron a acoger la prueba debido a la falta de tiempo necesario para poder organizar una carrera con tan poco espacio de tiempo, por lo que a la FIA no le ha quedado más solución que optar por la suspensión definitiva de la misma y Alemania, por vez primera en 55 años, no tendrá carreras de Fórmula 1 en su territorio.

Esta suspensión va a traer aparejada la aparición de una inesperada brecha de tres semanas entre los Grandes Premios de Gran Bretaña y Hungría, que acogen a la Fórmula 1 en el primer y último fin de semana de julio, respectivamente.

Con la desaparición del GP de Alemania del calendario, el Campeonato del Mundo de 2015 queda de la siguiente forma:

  • 15/3  – GP de Australia

  • 29/3 – GP de Malasia

  • 12/4 – GP de China

  • 19/4 – GP de Bahrein

  • 10/5 – GP de España

  • 24/5 – GP de Mónaco

  • 7/6 – GP de Canadá

  • 21/6 – GP de Austria

  • 5/7 ​​- GP de Gran Bretaña

  • 26/7 – GP de Hungría

  • 23/8 – GP de Bélgica

  • 6/9 – GP de Italia

  • 20/9 – GP de Singapur

  • 27/9 – GP de Japón

  • 11/10 – GP de Rusia

  • 25/10 – GP de EE.UU.

  • 1//11 –  GP de México

  • 15/11- GP de Brasil

  • 29/11 – GP de Abu Dhabi

Peligra la disputa del GP de Alemania en Nurburgring


Pese a que el calendario de la Fórmula 1 para 2015 preveía la vuelta del GP de Alemania al mítico circuito de Nurburgring, el antiguo “Infierno Verde”.

Imagen del GP de Alemania de 2011, disputado sobre el asfalto de Nurburgring
Imagen del GP de Alemania de 2011, disputado sobre el asfalto de Nurburgring

Sin embargo, lo cierto es que el acuerdo entre la FOM y los organizadores del citado Gran Premio aún no ha podido ser firmado. Según informa la revista suiza Motorsports Aktuell, los graves problemas financieros por los que está atravesando la empresa propietaria del trazado germano, han llevado a Bernie Ecclestone a plantearse seriamente devolver la celebración del GP de Alemania de nuevo a Hockenheim.

El principal escollo, al parecer, no es tanto en sí la imposibilidad de hacer frente a los elevados derechos por la organización de la carrera -que lo es- sino lo elevado de los mismos.

En palabras de Carsten Schumacher, máximo responsable del Circuito de Nurburgring, podrían asumir el pago de unas cantidades pero sin duda mucho más razonables que las que Ecclestone les exige para la organización de la carrera.

“Hemos dicho que, por el bien de los fans y la región, estamos preparados aún para hacer una pérdida económicamente aceptable. Nadie duda de que la Fórmula 1 debe dar dinero a sus organizadores pero el problema es la cuota de inscripción y tenemos que hablar de eso”, dijo Schumacher.

“Creo que no tiene mucho sentido organizar eventos en los que sólo se gasta el dinero en lugar de ganarlo. A la larga, nadie puede permitirse ese lujo  y eso incluye cualquier otro circuito en Alemania“, concluyó.

GP de Alemania: Vettel, por fin, profeta en su tierra


GP-Alemania-2013-podium

Emocionantísima carrera, plagada de alternativas y, absolutamente demencial, la que hemos vivido hoy en Alemania, país natal de Sebastian Vettel y en el que, por vez primera, ha subido a lo más alto del cajón en sus ya siete largas temporadas en la Fórmula 1.

Tras una brillante salida y, aunque sin su ritmo machacón y martilleante de otras ocasiones, el tricampeón alemán ha sido por fin profeta en su tierra, imponiéndose de forma magistral a los dos Lotus que, tras unas carreras ciertamente apagados, han vuelto a encontrar el camino del éxito. Es más, los dos monoplazas británicos han terminado muy cerca del alemán, De hecho, el finlandés Kimi Raikkönen ha acabado prácticamente pegado al Red Bull de Vettel, mientras que Grosjean -que ha tenido que ser conminado hasta dos veces por su equipo a dejar su puesto a su compañero- ha resistido los ataques de Fernando Alonso.

El asturiano, que una vez más volvió a calificar muy lejos de los grandes (ayer lo hizo en octava posición) bastante tuvo con remontar y pelearle de tú a tú el último puesto del pódium al piloto galo de Lotus, sin éxito. Es más, el piloto español tuvo que apagar el motor de su Ferrari a escasos metros de la línea de meta, tras recibir el banderazo a cuadros a instancias de su equipo y tuvo que retornar al pitlane a bordo de una moto, dejándonos una divertida estampa.

Mal día, sin embargo, en lo extradeportivo ya que, durante un fallido pitstop de Webber al principio de la carrera, una rueda “furtiva” procedente del box de Red Bull, golpeó por accidente en la cabeza a un cámara mientras realizaba su labor. Esta persona, aunque aparentemente sin más problemas que un fuerte dolor de cabeza y un importante mareo, fue evacuada de inmediato al centro médico donde está siendo observado.

Análisis de la carrera

La salida nos dejó una curiosa imagen en la que pronto se pudo atisbar que los dos Red Bull iban muy fuertes hoy ya que, entre Vettel por el interior y Webber -que protagonizó una salida memorable- por el exterior, emparedaron literalmente al Mercedes del poleman, Lewis Hamilton, al que sobrepasaron sin excesivos problemas, dejando al líder del Mundial en cabeza, seguido muy de cerca por el australiano.

Por detrás, Felipe Massa ganaba una posición, adelantando a un decepcionante Daniel Ricciardo, mientras que Alonso no conseguía nada positivo, al quedar encerrado precisamente por la maniobra de adelantamiento de su compañero y el Toro Rosso, que trataba de conservar su posición, al tiempo que bastante tenía con resistir la acometida de un combativo Jenson Button, que achuchaba por detrás, si bien no tardó demasiado el británico en ser rebasado, una vez más y de forma ciertamente arriesgada, por su propio compañero en McLaren, el mexicano Sergio Pérez.

GP-Alemania-2013-race-start
Fernando Alonso, en el momento de la salida

Quien no duró mucho en carrera, pese a su gran salida fue Felipe Massa. Cuando tan solo se llevaban cuatro vueltas disputadas, su Ferrari perdió adherencia en las ruedas traseras y, sin motivo aparente, trompeó y fue a acabar en una escapatoria. Sin embargo, su monoplaza se quedó clavado como una estaca y el piloto brasileño tuvo que decir adiós a las primeras de cambio.

El caso es que durante las primeras vueltas pudimos asistir a una especie de triple desafío. Por un lado, el que mantenían en cabeza los dos Red Bull, con Webber pisándole los talones a su coequipier. Por otro, el duelo fratricida en Lotus, entre Grosjean y Raikkönen -cuarto y quinto clasificados- y, por si fuese poco, el Mercedes de Lewis Hamilton, en tierra de nadie, para mantener la tercera posición.

Así las cosas, no tardaron mucho en entrar en boxes todos aquellos pilotos que, por cosa de la estrategia, habían decidido arrancar con neumáticos blandos, entre ellos Vettel y Webber. El alemán lo haría en la novena vuelta y de forma limpia ya que, además, los estrategas de Red Bull supieron mantener la posición, sacándole de nuevo a pista sin demasiado tráfico. El gran problema vino apenas una vuelta después, cuando Webber comenzó su parada. Sin saber bien por qué pero cuando aún no tenía cambiada la rueda trasera derecha, ya que parecía haberse atascado. No sabemos si alguien le dio al australiano el OK para volver a pista o si fue un malentendido pero el caso es que Webber se reincorporó a la carrera con esa rueda maltrecha, ante la desesperación de sus mecánicos, que trataban de decirle que volviera a boxes.

Y para colmo de males, una de las gomas que tenía el equipo austríaco se escapó botando del box de Red Bull, con tan mala fortuna que impactó de pleno contra la cabeza de Paul Allen, un cámara de la organización, que estaba en esos momentos trabajando. Allen cayó fulminado al suelo y aunque pareció recuperarse rápidamente, los médicos de la organización lo evacuaron urgentemente al centro médico del circuito, desde donde le trasladaron después a un hospital cercano para someterle a observación. De todo esto, al menos hay que felicitarse que no haya que lamentar más problemas que los 30.000 euros de multa que ha recibido Red Bull como multa por el incidente.

Como decimos, Webber que ya de por sí había tardado una eternidad en cambiar la rueda, era rápidamente conminado por radio por su equipo para que volviese a boxes nuevamente. Aun así, y tras un buen rato, cuando todos dábamos por hecho el abandono del australiano, éste volvió a pista en última posición y con una vuelta perdida.

Con las cosas nuevamente normalizadas, Vettel se encontró con un invitado inesperado a la que parecía iba a ser su fiesta como era el francés Romain Grosjean, quien pese a haber salido con las gomas blandas, seguía volando sobre el asfalto de Nürburgring sin que se notase en absoluto la fatiga de las mismas.

Al mismo tiempo, por detrás Rosberg -que había hecho una pésima calificación el sábado- había decidido salir con duros pero la estrategia no le estaba funcionando demasiado bien al alemán, y Hulkenberg, formaron un pequeño tapón a Lewis Hamilton que posibilitó que Raikkönen y Alonso, que iban por detrás, pudieran llegar a su altura, dejándonos uno de los duelos no sólo más interesantes del día sino quizás de toda la temporada y, además, una de las claves del éxito final del finlandés en la carrera de hoy

Aunque Hamilton no fue rival para Raikkönen, que le rebasó fácilmente, el piloto de Ferrari se encontró con un verdadero hueso difícil de roer. Apenas le tuvo a tiro, Alonso se lanzó desesperadamente a por el británico pero el piloto de Mercedes no sólo cedió su posición sino que se defendió con uñas y dientes. Desde que en la vuelta 20 el piloto español empezó a asomarle el morro de su Ferrari al británico, ni uno de los múltiples intentos de adelantamiento por parte de Alonso tuvo éxito. Nada menos que cuatro vueltas tuvo que esperar Alonso para poder deshacerse de Hamilton y porque éste decidió entrar a realizar su segunda parada, lo que fue aprovechado por Raikkönen para abrir una brecha importantísima de más de cinco segundos.

Jules Bianchi, con su Marussia en llamas
Jules Bianchi, con su Marussia en llamas

A todo esto, el festival de Sebastian Vettel estaba siendo imponente. El alemán, desde luego estaba en su salsa. Haciendo la carrera soñada, en casa y con una distancia suficiente sobre los Lotus, todo apuntaba a que la carrera tendría que acabar así. A menos que ocurriese algún hecho relevante que lo impidiese. Y así fue. En la vuelta 25 se produjo un incendio a bordo del Marussia de Jules Bianchi. El francés, duda hasta última hora por enfermedad y que motivó que Pedro de la Rosa estuviese a punto de sentarse hoy en el monoplaza ruso, abandonó su coche casi en mitad de la pista. El problema vino en que el coche, que no se debió quedar bien frenado y como estaba cuesta arriba, se deslizó cuesta abajo sin control, en dirección contraria a la circulación. Ello motivó la salida a pista del Safety Car.

Tras cinco vueltas en pista y un zafarrancho generalizado en boxes, la carrera se relanzó. Sebastian Vettel, poco amigo de las sorpresas, fue el más rápido y el que más pronto puso pies en polvorosa, seguido a cierta distancia de Grosjean, Raikkönen y Alonso, y un poco más atrás Button, que seguía en su empeño de ir a sólo dos paradas. Y es aquí cuando empezó lo verdaderamente emocionante ya que en tan sólo ocho vueltas se vio que la superioridad de Vettel no sólo no era tan aplastante como al principio sino que incluso los dos Lotus comenzaron a recortarle tiempo al alemán, hasta el punto que en la vuelta 38, la diferencia entre los tres no llegaba a los dos segundos.

Con los Lotus absolutamente desatados, llegaron los apuros para Vettel ya que en la vuelta 40 entró Grosjean a realizar su última parada, al tiempo que Raikkönen volaba. Esto motivó que Red Bull optase por entrar apenas una vuelta más tarde, no sólo para defenderse de Grosjean sino de Kimi. Esta fue una decisión providencial ya que el campeón del mundo comenzó a abrir brecha con Grosjean, insuficiente sin duda para dar por ganada la carrera pero sí como para no sentir en su casco el aliento del francés, especialmente tras confirmarse los últimos pitstops de Alonso y el propio Raikkönen.

Es más, con todo perdido, sorprendió la actitud de Grosjean para con su compañero ya que tuvo que ser obligado por radio y hasta en dos ocasiones a que cediese su posición ante Raikkönen, especialmente porque Alonso, que había visto el duelo entre los Lotus y se acercó peligrosamente. Finalmente, en la vuelta 53 y, aunque a regañadientes, Grosjean fue rebasado por Kimi Raikkönen, el cual comenzó una espectacular caza a Vettel que tuvo a todos en vilo las últimas seis vueltas. Con un ritmo endiablado, el finlandés fue recortándole décima a décima la distancia que mantenía con el alemán y sólo en la última vuelta, cuando ya vio que rebasar al alemán iba a ser imposible, decidió bajar los brazos.

Al mismo timepo, algo parecido le pasó a Alonso con Grosjean. El asturiano pronto se percató de la debilidad del galo y empezó a achuchar, marcando incluso la vuelta rápida de la carrera. Sin embargo, pese a que llegó a su posición, rodando prácticamente a menos de medio segundo del francés, Alonso tiró la toalla en la última vuelta. Algo que no hizo, por ejemplo, Lewis Hamilton. El piloto de Mercedes, ya sin opciones de pódium, peleó hasta el último momento la posibilidad de rebasar a un exhausto Jenson Button (que había hecho la machada de ir únicamente a dos paradas)  y así lo hizo. Cuando el piloto de McLaren daba por buena la quinta plaza, vio cómo Hamilton, que había hecho un último tercio de carrera espectacular, le ganaba su posición a escasas curvas del final.

Sebastian Vettel, recibiendo el banderazo final
Sebastian Vettel, recibiendo el banderazo final

Lo mejor y lo peor del día

El protagonista destacado del día ha sido sin duda Sebastian Vettel. El alemán no sólo ha protagonizado una espectacular salida en la que le logró arrebatar la primera posición a Hamilton sino que, además, hoy ha sido capaz de de dar una lección de pilotaje bajo presión, dominando a placer durante los dos primeros tercios de carrera y sabiendo sufrir en el último.

Vettel no sólo ha hecho lo que más le gusta, que es irse rápidamente de sus rivales y dominar la carrera desde su atalaya. Es que hoy ha sabido apretar los dientes y sufrir, manteniendo a raya a los dos Lotus, sin cometer un solo error y demostrando que eso que sus detractores le reprochan, que es no saber soportar la presión, no sólo está olvidado sino que además sabe hacerlo a la perfección.

También muy destacable la gran carrera de los dos Lotus. Cuando muchos pensábamos que, como Ferrari, no habían sabido adaptarse y responder a las mejoras evidentes de sus rivales, han vuelto por sus fueros y sus dos pilotos han protagonizado un gran duelo y han puesto contra las cuerdas a Red Bull, especialmente en la última parte de la carrera. Grande Grosjean, aunque su exceso de ambición pudo costarle un disgusto al equipo, ya que al no querer ceder su posición ante Raikkönen estuvo a punto de provocar que Alonso se hubiese llevado el gato al agua. Pero sobre todo, muy grande lo de Raikkönen. Aparte de que Iceman sigue pulverizando la marca de Schumacher de Grandes Premios consecutivos puntuando, hoy ha dosificado como nadie su monoplaza y ha rendido al nivel que se espera de un campeón del mundo como él. Su valentía, de hecho, ha sido tal que con una estrategia de ir a dos paradas, se quejaba amargamente al final de la carrera de que podría haber intentado aguantar hasta el final con un solo pitstop.

Nico Rosberg hoy no ha podido brillar como se esperaba
Nico Rosberg hoy no ha podido brillar como se esperaba

También hay que descubrirse ante los estrategas de McLaren. Con un coche tan absolutamente ruinoso como es el MP4-27 y camino de su tercera carrera consecutiva sin puntuar, algo inédito en su historia, la estrategia de ir a dos paradas, junto a la excelente conducción de Jenson Button, le permitieron volver de nuevo a la senda de los puntos. Es más, de no haber sido por el empuje final de Hamilton, el piloto inglés habría finalizado en una brillantísima quinta plaza. Aunque a buen seguro, la sexta plaza final de Button les habrá sabido a gloria, sobre todo viendo el escaso rendimiento que los dos McLaren llevan ofreciendo toda la temporada.

En el apartado de decepciones, la más grande y sin duda la más sonora, la del equipo Mercedes. Las cosas no le fueron nada bien al equipo teutón desde incluso la jornada del sábado, con una penosa calificación de Nico Rosberg, precisamente por un exceso de confianza en el seno de la escudería alemana, que le hizo caer hasta la 11ª posición, quedando incluso fuera de la Q3. Además, la estrategia de ir con duros tampoco les salió bien y Rosberg anduvo perdido por la zona media de la clasificación durante toda la carrera, finalizando noveno y gracias.

Por su parte Hamilton no pudo siquiera paladear su pole más que por unos instantes. Los que duró en cabeza hasta que los dos Red Bull dieron buena cuenta de él. A partir de ahí estuvo batallador y voluntarioso, como siempre, pero sin ritmo, lo que le hizo perder comba rápidamente con respecto al resto de favoritos. Sólo el pundonor y el ardor guerrero del piloto británico le permitieron lograr un resultado mínimamente ventajoso, como lo es una quinta plaza. Pero sin duda, lejos de lo que se esperaba hoy de Mercedes.

Por último, qué decir de la pésima suerte de Mark Webber. Una tuerca revoltosa y un malentendido entre él y sus mecánicos le dejaron fuera de combate a las primeras de cambio. Y todo ello después de que el australiano protagonizase una salida sensacional, algo ciertamente extraño en él, más bien acostumbrado a lo contrario. Aun así, tuvo mucho mérito su carrera ya que, incluso con una vuelta perdida (que recuperó durante el tiempo que estuvo el Safety Car en pista) logró remontar y finalizar la carrera en una séptima plaza.

Y de Massa, mejor no hablar…

Felipe Massa en el momento de trompear
Felipe Massa en el momento de trompear

Clasificación de carrera y del Mundial

Tras 60 emocionantes vueltas por el remozado “Infierno Verde” de Nürburgring, así finalizó la carrera:

1º) Sebastian Vettel (Infiniti Red Bull), en 1h 41′ 14”

2º) Kimi Raikkönen (Lotus), a 1”

3º) Romain Grosjean (Lotus), a 5,9”

4º) Fernando Alonso (Ferrari), a 7,7”

5º) Lewis Hamilton (Mercedes AMG), a 26,9”

6º) Jenson Button (McLaren Mercedes), a 27,9”

7º) Mark Webber (Infiniti Red Bull), a 37,5”

8º) Sergio Pérez (McLaren Mercedes), a 38,3”

9º) Nico Rosberg (Mercedes AMG), a 46,8”

10º) Nico Hulkenberg (Sauber Ferrari), a 49,8”

Sebastian Vettel, celebrando eufórico su cuarta victoria del año
Sebastian Vettel, celebrando eufórico su cuarta victoria del año

La clasificación del Mundial de Pilotos sigue sin cambios en las primeras posiciones. Sebastian Vettel, tras su cuarta victoria del año, se encamina con paso firme a su cuarto título consecutivo, con 157 puntos. Con 123 puntos continúa Fernando Alonso, al que se le acerca peligrosamente Kimi Raikkönen. El finlandés sigue tercero pero ha recortado su distancia con respecto al español, del que sólo le separan ahora siete puntos y se suma al carro de los favoritos.

Por detrás, Hamilton, con 99 puntos, abre algo de hueco con respecto a Mark Webber, con 93 pero sobre todo con su compañero Nico Rosberg, que queda ya a 15 puntos del británico.

En lo que respecta al Mundial de Constructores, Red Bull sigue intratable y todo apunta a que volverán a revalidar cómodamente el campeonato de constructores y con mucha holgura sobre el resto. Los austríacos lideran la clasificación por Marcas con 250 puntos, seguidos a muchísima distancia por Mercedes y Ferrari, que siguen con su duelo particular, con 183 y 180 puntos, respectivamente. Por detrás, se acerca Lotus, con 157 puntos.

Peugeot seleccionará ocho Embajadores para el nuevo 208 GTI en las 24 Horas de Nürburgring


peugeot-208-gti

Por primera vez en su historia, Peugeot acaba de lanzar la campaña 208 GTI Experience a través de Internet. La finalidad de este interesante iniciativa no es otra que reclutar pilotos que se convertirán en los Embajadores del Peugeot 208 GTI con motivo de las 24 Horas de Nürburgring.

Esta camapaña se ha lanzado en ocho países europeos distintos, en los que la marca del León ha detectado que su nuevo compacto deportivo ha suscitado más interés. En concreto, España, Alemania, Francia, Reino Unido, Bélgica, Italia, Países Bajos y Suiza han sido los países elegidos y el plazo para apuntarse acaba el próximo domingo 3 de febrero.

Esta operación se dirige a los mejores pilotos, que deben cumplir los siguientes requisitos: ser titulares de carnet de conducir válido y poseedores de una licencia nacional de conductor estatal E con al menos dos años de antigüedad. Para poder participar en las preselecciones nacionales, que tendrán lugar del 18 al 28 de febrero 2013, los candidatos deben formar parte de los 400 primeros inscritos por país en la web del evento. Aquí, los interesados podrán encontrar también todas las condiciones de participación y las bases de la acción.

Los cinco pilotos más rápidos de cada preselección nacional competirán el 4 de marzo de 2013 por las ocho plazas disponibles para las 24 Horas de Nürburgring, durante una final internacional que tendrá lugar en el circuito de La Ferté Gaucher (Francia). De allí saldrá un piloto por cada país, para componer el equipo de los ocho Embajadores del 208 GTI.