El año 2012, el peor de la historia en cifras de ventas de automóviles tras un pésimo mes de diciembre


concesionario-audi-faconauto

Un pésimo diciembre cierra un año desastroso para el sector

Pese al esperado maná del Plan PIVE, el mes de diciembre se cerró con una bajada del 23% con respecto al mismo mes del año 2011, al registrarse un total de 51.197 matriculaciones de turismos y todoterrenos.

Una cifra que, pese al entusiasmo despertado por el plan gubernamental de incentivos, no ha podido salvar los muebles de un sector que se ha desplomado, cerrando el ejercicio por debajo incluso de los 700.000 vehículos matriculados (699.589 unidades). Esto  representa una caída del 13,4% con respecto al año anterior, que ya fue considerado por los analistas como uno de los peores de la historia.

De esta forma, se cierra el peor año de la historia del sector, al menos desde 1989, año en el que se comenzó a contabilizar la serie histórica de ventas, tal y como la conocemos hoy día. Sin embargo, desde el sector todas las asociaciones se han mostrado ciertamente esperanzadas y, como suele ocurrir, han preferido ver la botella medio llena. De hecho, según Faconauto, si extrapolásemos los datos de los tres días más que tiene el mes de diciembre e hiciésemos una comparativa día a día, en diciembre  y en el segmento de particulares, el mercado sólo habría descendido un 2,7%, con lo cual la debacle no habría sido tan grande.

Lo que sí parece evidente es que el Plan PIVE está resultando todo un éxito ya que, como han coincidido Faconauto, ANFAC y Ganvam, las ayudas del gobierno han supuesto una luz en el oscuro túnel que está atravesando el sector y demuestra que, pese a la crisis, es la única salida para su reactivación. El mes de diciembre, sin ir más lejos, ha finalizado con más de 1.500 reservas diarias y ya registra casi 65.000 operaciones, lo que significa más del 80% de los fondos previstos para la totalidad del Plan.

Por canales, las ventas a Particulares en diciembre han registrado un descenso del 17,3%, con un total 29.503 unidades vendidas. De esta forma, el año 2012 se ha podido cerrar con la venta de 337.948 unidades, o lo que es igual, un descenso acumulado del 12,9 %.

Por su parte, el Canal de Empresas ha caído un 37,6% en el mes de diciembre, al finalizar con apenas 16.080 unidades matriculadas. Si contabilizamos el total anual, 2012 finalizó con una caída del 19,4 %, con un volumen total de 224.980 unidades. Este dato es ciertamente significativo porque confirma el pésimo estado actual de la empresa española, carente de financiación y sin apenas circulante, uno de los males que aquejan al empresariado nacional desde el inicio de la crisis y acrecentado aún más durante este año.

Finalmente, el Canal de Aquiladores se ha vuelto a comportar como el sostén del sector, al registrar una nueva -pero a todas luces insuficiente subida- en el mes de diciembre,  con un total 5.614 unidades y un crecimiento del 11,6%. Esto deja a este Canal como el mejor de todos, al cerrar el año con una ligera caída del 3,2% sobre un total  de 136.661 unidades matriculadas.

Por CC.AA., la caída fue absolutamente generalizada sin que ningún territorio español se haya podido salvar de la quema. Ni siquiera los grandes motores del sector como Madrid o Cataluña han visto sus cifras de otro color que el rojo.

Las que mejor evolucionaron, siempre dentro de un mar de pérdidas, fueron Baleares, que “sólo” registró una caída del 7,5%, Aragón, que cayó un 9,8% y Madrid, que vio cómo sus ventas bajaban un 10,6%. Por el contrario, las que peores datos registraron fueron Extremadura, Canarias, Asturias y Andalucía, con caídas superiores al 20% en todos los casos.

El Renault Mègane, el coche más vendido de 2012
El Renault Mègane, el coche más vendido de 2012

Volkswagen, la marca más vendida del año 2012

El mes de diciembre nos deja a Peugeot como la más exitosa, con  4.485 matriculaciones, seguida por Renault  con 4.432 unidades y Seat, con 4.331. Sin embargo, la marca favorita de los españoles durante el año 2012 ha sido Volkswagen, que cerró el ejercicio con un total de 62.490 matriculaciones, seguida de lejos por Peugeot con 55.644 y Seat, con 54.856.

Sorprende ver al fabricante alemán tan arriba en el ránking, pero se comprueba así que la política de precios y descuentos mantenida durante todo este ejercicio ha sido todo un acierto. De hecho, su cuota de mercado, que en 2012 ha alcanzado un 8,9%, lo que representa un récord absoluto para Volkswagen. También sube Peugeot, que mejora sus resultados de 2011, pasando de la cuarta a a la segunda plaza, mientras que Ford cae del tercer al sexto puesto del ránking anual con respecto al año anterior.

Por su parte, el modelo más vendido en diciembre ha sido una vez más el Renault Mègane, con 2.124 unidades, seguido muy de cerca por el Peugeot 208, con 2.113 y el siempre sorprendente Nissan Qashqai, con 1.808 unidades, que desplazan a todo un “clásico” en este ránking como es el Citroën C4.

De esta forma, el Renault Mègane se ha confirmado un año más como el coche más vendido del año en España, con un total de 30.146 unidades vendidas, seguido del Citroën C4, con 27.790 y del siempre fiable Seat Ibiza, otro habitual de esta clasificación, con 23.913 coches matriculados.

Un efecto curioso de la crisis es el cambio experimentado en los segmentos de ventas. El único segmento que ha experimentado una subida con respecto al año 2011 es el de los microcoches, que ha subido un 8%, mientras que el resto de sectores han caído en picado. Sobre todo los grandes todoterrenos, que cayeron un 40,1% mientras que los grandes monovolúmenes también se han desplomado, con un 25,3%.

Por tipo de carburante, una vez más el diésel sigue siendo el combustible mayoritario con un 68,9% de las compras efectuadas en 2012. Sin embargo, los vehículos de gasolina poco a poco van ganando terreno, al incrementarse sus ventas un 1,2% entre enero a diciembre, esto es, un 29,6% del parque automovilístico adquirido este año.

Por su parte, los vehículos híbridos y eléctricos, pese a las ayudas gubernamentales (entre ellas el propio Plan PIVE), apenas tienen aceptación en el mercado, aunque crecen tímidamente con respecto a 2011, situándose en un exiguo 1,4% del parque automovilístico total. Ello supone apenas un 0,1% más en comparación con el año anterior.

 

Faconauto advierte de una nueva caída en las ventas de coches si no se renueva el Plan PIVE


jaume-roura

La patronal de los Concesionarios, Faconauto, ha advertido del riesgo de un posible efecto rebote negativo en las ventas a partir de que el Plan PIVE desaparezca. Así pues, la asociación estima que las ventas de coches podrían bajar cerca de un 10% en 2013 si no se renueva el citado plan gubernamental de incentivos a la compra.

Así lo ha asegurado Jaume Roura, el recientemente elegido como presidente de la patronal de los concesionarios en un encuentro con los medios. De una forma ciertamente explícita y, digamos, poco académica, Roura dijo textualmente que “o el Gobierno se da cuenta de que nos tiene que ayudar, o nos vamos todos al carajo”.

En este sentido, el presidente de Faconauto también indicó que sin incentivos gubernamentales va a resultar imposible alcanzar la cifra de 700.000 matriculaciones en 2013. No obstante ni siquiera  hay garantías de que esta cantidad -la peor de las registradas durante estos últimos 20 años- pueda alcanzarse este mismo año, pues faltan en torno a 52.000 unidades para conseguir ese objetivo. Pese a todo, hay muchas esperanzas en que los pedidos pendientes procedentes del Plan PIVE se vayan haciendo efectivos durante este mes de diciembre.

Por su parte, el secretario general de la patronal, Blas Vives, indicó que un objetivo que debería marcarse por el sector, al menos a medio plazo, es el de recuperar un mercado de 1,2 ó 1,3 milones de matriculaciones al año, como el período entre 2000 y 2007. Para ello es necesario incentivar el crecimiento y el consumo. “Esto no sale adelante sólo con recortes, porque por la vía del recorte vamos a acabar con la clase media”, advirtió Vives.

En otro orden de cosas, el presidente de Faconauto se refirió a la vertebración del sector del automóvil, y abogó por la creación de un foro en el que las principales asociaciones entiendan que comparten el mismo objetivo.

Roura también confirmó que continúa en estudio la posibilidad de crear una financiera para los concesionarios, tal y como ya anticipó en el pasado Congreso de la organización en la que resultó designado presidente. Sin embargo, ha confirmado que, pese a que la iniciativa sigue adelante, por el momento no han solicitado una ficha bancaria.

Sigue leyendo “Faconauto advierte de una nueva caída en las ventas de coches si no se renueva el Plan PIVE”

El Plan PIVE logra amortiguar la caída del mercado el mes de noviembre


El mes de noviembre se ha cerrado en cuanto a matriculaciones de forma ciertamente pobre ya que ha registrado apenas un total de 48.155 matriculaciones. Esto representa un 20,3% menos que en el mismo mes del año anterior, lo que en el período acumulado entre enero y noviembre suponen 648.392 matriculaciones, esto es, una caída del 12,6%.

Sin embargo, y aun cuando estos datos son claramente negativos,las dos grandes asociaciones del sector, tanto Faconauto como Ganvam coinciden en que el Plan PIVE está funcionando, sujetando una demanda claramente a la baja. Hasta la fecha ya se han contabilizado 40.000 reservas, el equivalente a más de la mitad de las operaciones previstas para el Plan.

En este sentido, estas asociaciones consideran que, de continuar a este ritmo, es bastante probable que no sólo no lleguemos al mes de marzo, fecha prevista del fin del Plan, sino que éste finalizará mucho antes y seguramente durante el mes de enero se hayan agotado los fondos. El período de entrega de los vehículos en la actualidad es de 45 días aproximadamente, por lo que en los próximos meses se materializarán todas esas reservas. que ya se han efectuado en el Plan PIVE. Esto supondrá que, aunque por poco, la cifra total de matriculaciones para todo 2012 superarán la barrera psicológica de las 700.000 unidades, algo que si tenemos en cuenta la trayectoria claramente descendente de las ventas este año parecía muy difícil de supera

De hecho, si tenemos en cuenta que octubre y noviembre históricamente han mantenido comportamientos muy similares, si extrapolásemos los resultados de noviembre al mes de octubre podríamos hablar de un crecimiento del 7%, y todo ello gracias a la buena evolución del exitoso plan gubernamental.

Por territorios, la CC.AA. que más movimiento comercial ha registrado durante el mes de noviembre ha vuelto a ser la Comunidad de Madrid, con 13.577 unidades vendidas, seguida aunque a gran distancia por Cataluña, con 8.149 transacciones. La tercera región española en cuanto a ventas ha sido Andalucía, con 5.695 unidades vendidas. Sólo entre estas tres CC.AA. han acaparado más del 50% de la cuota de mercado español.

Aun así, todas las regiones españolas, incluyendo las citadas regiones, recogen sensibles reducciones en cuanto a las ventas si las comparamos con el mismo mes del año 2011, siendo Canarias y Asturias las CC.AA. que porcentualmente más han caído, con un decrecimiento del 40,6% y el 35%, respectivamente.

Por último, los vehículos con motorizaciones de gasoil siguen siendo las preferidas por los clientes españoles, que han optado por ellas de forma mayoritaria en un 71,3%, mientras que las motorizaciones de gasolina se mantienen estables, con un 27,2%. Sin embargo, se está apreciando un descenso acusado en la comercialización de los vehículos con motores híbridos o eléctricos, con apenas un 1,5% de penetración en el mercado.

El Citroën C4, el coche más vendido en noviembre
El Citroën C4, el coche más vendido en noviembre

Citroën y su C4, los más vendidos en noviembre

El fabricante francés Citroën lidera la clasificación por marcas más vendidas durante el pasado mes de noviembre, al comercializar 3.951 unidades, por delante de Volkswagen con 3.929 unidades y seguida muy de cerca por Seat con 3.703 unidades, Peugeot con 3.593 unidades y Opel con 3.511 unidades.

Sorprende la fuerte entrada del fabricante coreano Hyundai, registrando un histórico octavo puesto, al lograr colocar en el mercado 2.801 unidades, que representan un importante incremento del 33,8%

En el cómputo global de lo que llevamos de año, el fabricante favorito del gran público sigue siendo Volkswagen con 58.584 unidades vendidas. El segundo de la clasificación acumulada es Peugeot, con 51.159 coches matriculados. Una amplia diferencia que le garantiza al fabricante alemán el ser el más vendido de este año con casi total seguridad. Más ajustada es la diferencia con el tercer fabricante más vendido entre enero y noviembre, que es Seat, con 50.525 unidades vendidas.

Por vehículos, el más vendido en noviembre fue el Citroën C4, con 2.089 unidades vendidas, seguido del Renault Mègane, con 1.951 unidades. Más atrás se situaron el Nissan Qashqai con 1.563 unidades, el Seat León con 1.431 unidades, el Seat Ibiza con 1.319 unidades y el Volkswagen Golf con 1.276 unidades.

Aun así, en el acumulado anual, el coche que lidera el ránking de coches más vendidos en el coche más vendido en España es el Renault Mègane, seguido del Citroën C4, el Seat Ibiza, el Nissan Qashqai y el Volkswagen Golf.

 

Exito total del Plan PIVE en su primer mes de existencia al consumir el 3% de su dotación


El Plan PIVE va viento en popa y a un ritmo ciertamente interesante, confirmando los datos que apuntaban a un mejor comportamiento en el sector desde su puesta en marcha. Así pues, según datos oficiales procedentes del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE), el plan gubernamental de incentivos a la compra de vehículos habría consumido ya un 3% de su dotación presupuestaria, desde su entrada efectiva en vigor, llevada a cabo el pasado 16 de octubre.

En concreto, según fuentes del propio IDAE, con fecha 12 de noviembre, se ha procedido a la validación de un total de 2.362 operaciones, derivadas del aluvión de más de 24.000 reservas recibidas en menos de un mes. De esta forma, y a razón de 1.000 euros por cada operación validada, se puede decir que ya se han consignado fondos por importe de 2,36 millones de euros, a descontar del total de los 75 millones de euros presupuestados.

La mayoría de las operaciones se corresponden a la adquisición de turismos con motor diésel, con un total de 1.318 unidades, frente a las 1.005 unidades correspondientes a turismos de gasolina. También ha habido sitio para compras de vehículos híbridos, en concreto 36 unidades y hasta se han registrado dos operaciones correspondientes a sendos vehículos de gas licuado del petróleo y una de un eléctrico.

Por su parte, el IDAE considera que el Plan está en camino de cumplir con uno de sus principales objetivos y de muchas asociaciones del sector como es contribuir a la renovación del parque automovilístico español. La media de edad de los vehículos achatarrados se sitúa por encima de los 16 años.

Por último, hay que decir que este programa de ayudas ha conseguido el respaldo casi unánime de todas las redes comerciales y marcas comercializadas en nuestro país. Así, el IDAE ha recibido unas 2.900 solicitudes de alta por parte de concesionarios, y 2.452 de ellos ya han sido validados para aplicar el PIVE, mientras que 770 concesiones ya han cerrado operaciones acogidas al Plan.

Los concesionarios, a la búsqueda de nuevas formas de autofinanciación


Jaume Roura, nuevo presidente de Faconauto

Pese a que el Plan PIVE ha reactivado un sector agonizante como es el de los concesionarios, existe un grado de temor importante en este colectivo por saber qué ocurrirá cuando llegue el 31 de marzo, fecha prevista de fin del plan gubernamental se acaben o bien, cuando directamente se agoten los 75.000 millones de euros destinados por el Gobierno para la financiación del citado plan.

Para ello la directiva de Faconauto, encabezada por su nuevo presidente, Jaume Roura, está pensando en nuevas e imaginativas soluciones que puedan paliar de alguna forma esta carencia y evitar que se siga destruyendo el tejido empresarial procedente de los concesionarios que aún siguen subsistiendo a esta crisis.

Se trataría, pues, de mitigar los efectos nocivos que, para las ventas, puede suponer nuevamente la desaparición de las actuales ayudas gubernamentales. O dicho de otra forma, que no suceda como lo que ocurrió a partir de 2010 cuando finalizó el Plan 2000E, que las ventas se volvieron a desplomar cuando, paralelamente, los concesionarios perdieron sus líneas de crédito.

Para ello, lo prioritario, según la patronal de los concesionarios, sería que éstos pudieran acceder de forma autónoma y sencilla a fondos propios y evitar tener que seguir dependiendo de fuentes externas de financiación.

Dado que el negocio automovilístico -como en su día la construcción- ha quedado muy lastrado entre otras cosas por el cierre de la financiación bancaria (tanto para las propias empresas como para sus clientes finales), Faconauto estaría estudiando la constitución de un Banco o Financiera propias..

Así pues, el planteamiento partiría de unos recursos propios que les permitieran generar cantidades muy por encima de los 18 millones de euros que marca la ley como capital social obligatorio para poder constituirse en Entidad Financiera o incluso en Banco. Las cuentas saldrían, según Roura, en tanto que la actual red de distribución automovilística española, entre concesionarios y agentes, está constituida por 6.000 PYMES, por lo que si cada una de ellas aportase una cantidad de 10.000 euros, se dispondría de un capital inicial de 60 millones de euros.

Sería, pues, el “mecanismo de autodefensa” perfecto frente al bloqueo actual que sufren los concesionarios para acceder al crédito, que les permitiría poder resistir los embates cada vez más duros de esta crisis que nos azota.

El Plan PIVE, Hacienda y los concesionarios: La otra realidad del plan del Gobierno


Ya hemos contado en varias ocasiones que el Plan PIVE está siendo la última tabla de salvación a la que el sector de la automoción y, más concretamente, el de los Concesionarios, parecía haberse agarrado para salvar un año que se preveía catastrófico.  Sin embargo, no es oro todo lo que reluce pues, si no hace mucho os informábamos de las consecuencias fiscales que traía consigo acogerse a este Plan gubernamental para los clientes finales, hoy nos encontramos con otro problema, en este caso para los concesionarios.

Así pues, el Plan PIVE establece que la subvención prevista de 2.000 euros se abonará por el Estado a los concesionarios. Ahora bien, para que un concesionario pueda ser beneficiario de estas ayudas, el Plan estipula que se encuentre al día con Hacienda y que tenga sus cuentas en orden.

El problema -que tiene su epicentro en la Comunidad Valenciana– ha surgido porque entre un 60 y un 70%  de los concesionarios de dicha región no han podido acogerse todavía a este programa, bien por encontrarse afectados por un concurso de acreedores o bien por el hecho de no estar al día en sus pagos de la Seguridad Social y Hacienda.

Esta situación ha sido puesta de manifiesto por Manuel Palma, el actual representante para la Comunidad Valenciana de Faconauto, la Patronal de los concesionarios españoles, que señaló que “si no estás al día con el Fisco, no te puedes dar de alta como colaborador”.

Esta crisis está siendo especialmente virulenta en la citada región española, por lo que son muy pocos los concesionarios valencianos que puedan tener sus cuentas mínimamente en orden para adherirse al Plan. No obstante, lejos de criticar esta medida, Palma señaló que “es algo positivo que aquellos que no tengan las cuentas claras no compitan con los que sí las tienen, ya que esto generaría una competencia desleal”.

En este sentido, el representante de Faconauto ha denunciado una práctica prohibida que se está dando en algunos concesionarios (y no sólo en territorio valenciano) por la que el concesionario factura al cliente final por la totalidad del importe del vehículo (sin descuentos) y le garantiza al comprador que, en cuanto reciba por parte del Gobierno los 2.000 euros procedentes del Plan, se los ingresarán. Advierte Manuel Palma que “esta práctica es ilegal, ya que los concesionarios estamos obligados a descontar el dinero del precio. Además, la mayoría de estos negocios no se han adherido al programa, por lo que esos clientes nunca van a recibir ese dinero del Estado”.

Por último, lo que sí es reseñable se que con el Plan PIVE no ocurrirá lo mismo que pasó en su día con el Plan 2000E y los problemas que tuvieron muchos concesionarios para cobrar ventas generadas cuando ya no quedaban fondos para el mismo. En este sentido, cuando el vendedor solicite introducir un vehículo en el Plan, se le comunicará si está a tiempo de hacerlo o si, por el contrario, ya se han agotado ya las líneas disponibles para esta partida (en concreto 75.000 millones de euros).

Se disparan las visitas a concesionarios y los pedidos en apenas 10 días de vigencia del Plan PIVE


Tal y como vaticinaban las principales asociaciones del sector, el Plan PIVE está siendo un auténtico maná para los concesionarios, una de los eslabones de la cadena que más están sufriendo la crisis. En un momento en el que las ventas estaban a niveles casi prehistóricos, en los primeros 10 días de vigencia del citado plan gubernamental de incentivos, las visitas a concesionarios han subido nada menos que un 140% con respecto al mes de septiembre. En torno a 70.000 personas han pasado ya por las dependencias de las distintas marcas comercializadas en España, algo que ni los más viejos del lugar recordaban.

Además, y como dato aún más significativo, estas visitas se están transformando en ventas de forma absolutamente exponencial. Así, en los primeros 10 días de octubre, los pedidos a fábrica se han disparado hasta alcanzar un 150% más que los registrados en el mismo período del mes anterior. Evidentemente, mejorar los datos de septiembre no era muy complicado pues el listón estaba francamente bajo pero, desde luego, son datos que llenan de esperanza a un sector absolutamente deprimido como es el de la automoción, especialmente durante este año, calamitoso bajo todos los puntos de vista.

Y es que parece difícil resistirse al hecho de encontrarnos con ofertas que pueden llegar hasta 5.000 euros por coche. Aunque también estamos seguros de que los compradores se animarán aún más cuando recuerden las recientes declaraciones de Fidel Pérez Montes, actual Director del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), indicando que ve muchas dificultades de prolongar el Plan PIVE en el futuro (recordemos que acabará el 31 de marzo de 2013 o, en su defecto, cuando se acaben los 75 millones de euros destinados a tal fin). Es decir, que estamos ante una oportunidad quizás histórica de comprar un buen coche al mejor precio.

Por último, este inusitado interés que ha generado el Plan PIVE entre los consumidores ha dejado otros grandes beneficiarios. Se trata el segmento de las webs de automoción, especialmente las de las marcas, cuyas visitas se han triplicado, registrando algunas de ellas en apenas 10 días más de 500.000 visitas. Es más, también la web del IDAE se ha visto desbordada estos días. El por qué está en que en dicha web se encuentra alojada la guía energética de los vehículos, imprescindible para conocer sus ratios de consumo y eficiencia y así confirmar si está bajo el paraguas del Plan PIVE. De hecho, la citada guía ha registrado más de 20.000 descargas en tan sólo 10 días.