Ross Brawn y Sean Bratches, los nuevos hombres fuertes de la Fórmula 1


Una de las primeras medidas ejecutivas que ha adoptado Chase Carey, el nuevo CEO de la Fórmula 1, es la contratación del mítico Ross Brawn y de Sean Bratches como directivos de la nueva estructura institucional del Gran Circo.

carey-brawn-bratches
Sean Bratches, Chase Carey y Ross Brawn, el triunvirato de la nueva Fórmula 1

En concreto, Brawn, que estos últimos meses estuvo trabajando en la sombra prestando sus consejos a los nuevos propietarios de la Fórmula 1,  vuelve a la actualidad pero en calidad de Director General de Deportes de Motor. Por su parte, Sean Bratches asumirá la Dirección General de Operaciones Comerciales y ambos con plena capacidad operativa desde el primer instante.

“Estoy deseando trabajar con Ross y Sean, así como con los ejecutivos actuales claves, incluyendo a Duncan Llowarch, nuestro Director Financiero ,y Sacha Woodward Hill, nuestro Consejo General, la FIA, Bernie Ecclestone y todo el grupo Liberty Media para hacer de la Fórmula 1 lo mejor para los equipos, promotores y fans de cara a los próximos años “, aseguró  Carey tras hacer públicos los nuevos nombramientos.

Ross Brawn, caballo ganador en la Fórmula 1

La carta de Ross Brawn es una apuesta ganadora puesto que pocas personas tienen el prestigio y sobre todo el reconocimiento de este ingeniero británico de 63 años, que cuenta con uno de los currículums más brillantes y exitosos de la historia del Gran Circo.

A partir de ahora, sobre sus espaldas recaerá todo lo concerniente a los aspectos técnicos y deportivos de la Fórmula 1 al más alto nivel.

Brawn cuenta con 40 años de experiencia en la Fórmula 1 en muy distintos ámbitos, técnicos y de gestión en los principales equipos del mundo. Por no hablar de  la friolera de 11 Mundiales sólo en la máxima categoría, en equipos como Ferrari, Williams, Benetton y su propia escudería, Brawn GP (heredera de la desaparecida BAR-Honda).

ross-brawn-ferrari-.jpg
Ross Brawn, en su época de máximo responsable de Ferrari

Su última actividad en la Fórmula 1 se remonta al año 2013, cuando cedió el testigo en Mercedes, donde estuvo durante las tres primeras temporadas de las Flechas Plateadas en la parrilla.

“Es fantástico regresar al mundo de la Fórmula 1. He disfrutado asesorando a Liberty Media estos últimos meses y estoy deseando trabajar con Chase, Sean y el resto del equipo para ayudar a la evolución de este deporte. Tenemos una oportunidad sin precedentes para trabajar junto con los equipos y promotores para una mejor Fórmula 1 tanto para ellos como, lo más importante, para los aficionados”, afirmó Brawn tras conocerse su designación.

Sean Bratches, un genio del Marketing mundial

La otra gran figura de la nueva Fórmula 1 es la de Sean Bratches. El directivo norteamericano está considerado como una de las más reputadas personalidades del mundo del marketing en la actualidad.

Con 27 años de experiencia, en su mayor parte en la cadena deportiva norteamericana ESPN, donde venía desempeñando el cargo de Vicepresidente Ejecutivo de Ventas y Marketing.

Su carrera profesional ha estado marcada siempre por la innovación y una visión muy particular del marketing, que en el caso de la ESPN ha disparado sus ingresos en los últimos años. La política de comercialización de su publicidad y de los contenidos, así como de distintos aspectos de marketing, llevada a cabo por Bratches ha sido clave para el despegue mundial de la citada cadena.

Entre otros, es el responsable directo del despliegue de canales como ESPN, ESPN2, ESPN Classic, ESPNEWS, ESPN Deportes  y ESPN3. Además estuvo encargado de la distribución de televisión de alta definición así como de los servicios de vídeo bajo demanda, televisión interactiva, pay-per-view en español y otros productos relativos al mundo del Deporte.

“Estoy muy emocionado de unirme a la Fórmula 1 y contribuir al crecimiento continuo de esta extraordinaria marca global y el deporte. La Fórmula 1 es uno de los pocos deportes verdaderamente globales, y me siento alentado por las múltiples oportunidades para crecer materialmente el negocio, trabajando en estrecha colaboración con los patrocinadores actuales y futuras”, aseguró Bratches

Mercedes anuncia la salida de Ross Brawn


Finalmente y como ha venido sonando de forma insistente desde los últimas semanas, el equipo Mercedes AMG ha anunciado la salida de Ross Brawn del equipo, dejando la dirección deportiva en manos de Paddy Lowe y la dirección ejecutiva y de negocio en las de Toto Wolff.

Ross Brawn cede el testigo en Mercedes a Paddy Lowe
Ross Brawn cede el testigo en Mercedes a Paddy Lowe

De esta forma, el veterano responsable y factótum del desembarco de Mercedes en la Fórmula 1 en 2010, ha decidido dejarlo y el próximo 31 de diciembre se marchará, según reza el comunicado hecho público por el equipo alemán en su web, tras “asegurarse de que era el momento oportuno para el equipo con el fin de asegurar su éxito futuro”.

Sorprende esta decisión, no por inesperada pues como dije anteriormente, era una especie de secreto a voces durante este último mes, sino por la forma y sobre todo por el momento.

Después de tres temporadas ciertamente erráticas en Mercedes, muy decepcionantes, sobre todo los años 2010 y 2011, el equipo germano había levantado el vuelo, con tres victorias parciales (Mónaco, Reino Unido y Hungría) y un esperanzador segundo puesto en el Mundial de Constructores, detrás de los inaccesibles Red Bull.

Sin embargo, y pese a lo exitoso de esta temporada, desde Mercedes Motorsport se ha iniciado una profunda reestructuración de la cúpula directiva, especialmente de cara a la próxima temporada y que Ross Brawn no compartía. Esto motivó un gran desacuerdo entre el ingeniero británico y el staff directivo del fabricante alemán que, unido al hecho que el 31 de diciembre finalizaba su contrato con la marca de la estrella, ha desembocado en esta salida más o menos pactada.

El futuro de Brawn es ahora toda un incógnita. Desde luego que es un activo importantísimo y que cualquier equipo querría tener en sus filas. Empezando por Ferrari, escudería de la que se fue en 2006 cuando Michael Schumacher anunció su primera retirada y en la que dejó, entre otras cosas, nada menos que cinco títulos mundiales consecutivos.

De ahí que ya haya voces que estén empezando a reclamar su vuelta a Maranello para el próximo año, una temporada que, para su presidente, Luca Cordero de Montezemolo, empezó nada más darse el último banderazo a cuadros de este año.

 

 

Ross Brawn analiza la temporada de Mercedes GP


El director del equipo Mercedes GP, Ross Brawn, analiza para la revista Autosport el por qué del bajo rendimiento de sus coches en esta temporada en la que, aparte de defender el título que tan brillantemente ganó el año pasado bajo los colores de Brawn GP, contaba con el aliciente de tener en sus filas a Michael Schumacher.

Brawn no se ha andado por las ramas y ha manifestado su “profunda decepción” con el rendimiento del equipo y lo ha achacado al diseño “demasiado conservador” de los monoplazas de esta temporada. Ha sido tal esa decepción que el equipo ya hace semanas que abandonó el desarrollo del coche de 2010 para centrarse únicamente en la construcción del monoplaza del año que viene.

Confiesa el director de Mercedes GP que estos problemas proceden de la pasada temporada cuando el equipo aún se denominaba Brawn GP. Por lo visto, el equipo tuvo que reducir drásticamente los costes dado que el propio Brawn adquirió el equipo Honda muy en precario y con un planteamiento económico francamente modesto. De hecho, el monoplaza del año pasado no era más que una pequeña evolución del coche que Honda ya había desarrollado prácticamente para 2009 y al que Brawn añadió unos retoques que, a la postre, fueron decisivos para su sorprendente rendimiento (como por ejemplo los famosos difusores)

Mercedes GP, un equipo que no ha cumplido las expectativas de este año

El caso es que, bajo ese planteamiento de reducción de costes y mínima inversión, en pleno desarrollo del coche de 2010,  su oficina de diseño poco pudo hacer para desarrollar con garantías un coche competitivo para 2010. En ese sentido eso afirma Ross Brawn que lo que salió de su equipo de diseño fue un coche poco ambicioso y demasiado conservador. Sigue leyendo “Ross Brawn analiza la temporada de Mercedes GP”