Stefano Domenicali, nuevo CEO de Lamborghini


El que fuese Director Deportivo de la escudería Ferrari de Fórmula 1, el italiano Stefano Domenicali ha sorprendido a todos con su nombramiento como máximo responsable de Lamborghini, el eterno rival de la firma de Maranello.

Stefano Domenicali, nuevo CEO de Lamborghini
Stefano Domenicali, nuevo CEO de Lamborghini

Domenicali, quien se incorporó a Audi en diciembre de 2014 tras su dimisión como Director de Ferrari en abril de ese mismo año, ha sido nombrado ahora CEO de Lamborghini, marca que recordemos pertenece al Grupo Volkswagen.

Este movimiento se debe al incesante cambio de puestos que se desencadenó en el Grupo Volkswagen como consecuencia del “Dieselgate” del pasado año, que provocó la caída de la cúpula directiva del gigante alemán.

Así pues, el controvertido directivo italiano ocupará el puesto que venía desempeñando el alemán Stephan Winkelmann, que ha sido promovido a la dirección de Quattro GmbH. Un puesto que había venido estado ocupado durante los últimos 40 años por Heinz Hollerweger, tras su jubilación.

Por su parte, Domenicali llega a la dirección de Lamborghini con el reto de superar el récord de ventas expermientado en 2015, cuando el fabricante de Sant’Agata Borghese firmó un registro de 3.245 unidades entregadas en todo el mundo.

Una vida “consagrada” a Ferrari

Recordemos que la práctica totalidad de la carrera profesional de Domenicali se desarrolló en Ferrari, donde comenzó en 1991 como miembro del equipo de Administración de la firma italiana.

A partir de ahí comenzó a escalar en el escalafón de Maranello y, tras ocupar distintos puestos, fue nombrado Jefe de Personal en el departamento deportivo de Ferrari y fue también involucrado en la búsqueda de patrocinadores por parte del equipo, antes de ser promovido al puesto de Director del equipo de Fórmula 1 en diciembre de 1996 hasta enero de 2001.

Stefano Domenicali, una vida consagrada a Ferrari
Stefano Domenicali, una vida consagrada a Ferrari

En enero de 2001 fue nombrado Director de Logística de Ferrari, desde donde fue posteriormente designado como Director deportivo del equipo en la temporada 2002.

Desde ese momento, compartió tareas directivas en la escudería italiana hasta que en 2008 fue nombrado máximo responsable del equipo, en sustitución de Jean Todt. Allí permaneció hasta que en abril de 2014 tuvo que renunciar, debido a la mala racha de resultados del equipo en dicha temporada.

Sin embargo, a finales de ese mismo año su vida profesional dio un giro de 180 grados. Domenicali fue contratado por Audi para llevar a cabo responsabilidades directivas en una nueva área de negocio en el campo de los servicios y la movilidad en el Grupo Volkswagen.

Anuncios

Stefano Domenicali abandona Ferrari


En una escueta nota hecha pública hoy en la web de Ferrari, el italiano Stefano Domenicali ha anunciado su dimisión irrevocable como director deportivo de la escudería de Maranello.

Stefano Domenicali dimite como director deportivo de Ferrari
Stefano Domenicali dimite como director deportivo de Ferrari

De esta sencilla forma, el italiano ha puesto fin a seis intensas y polémicas temporadas, marcadas por una sucesión de sonoros fracasos que tocaron fondo tras la disputa del pasado GP de Bahrein, en el que Ferrari rozó el ridículo, con Alonso y Raikkönen ocupando los últimos puestos de puntos y con las críticas arreciando como nunca y, prácticametne, desde todas partes.

En su nota de despedida, Domenicali ha asumido la totalidad de la responsabilidad de los malos resultados y de las sucesivas decepciones vividas en el seno del equipo Ferrari desde que se hizo cargo de su dirección deportiva en sustitución de Jean Todt en diciembre de 2007, tras la consecución del Mundial de Pilotos in extremis por el finlandés Kimi Raikkönen.

“Hay ciertos momentos que llegan a lo largo de la vida profesional de una persona, en los que se necesita coraje para tomar decisiones difíciles y angustiosas”, explicó Domenicali en su misiva.

“Ha llegado el momento de hacer un cambio importante. Como jefe, asumo la responsabilidad, como he hecho siempre, de la situación que estamos viviendo. Se trata de una decisión tomada con el objetivo de hacer algo para cambiar las cosas y por el bien de este grupo de personas al que me siento muy unido.

De todo corazón, quiero dar las gracias a todos los hombres y mujeres del equipo, los pilotos y los socios por la magnífica relación que hemos tenido en estos años. Espero que Ferrari esté muy pronto de vuelta donde se merece estar. Por último, me gustaría dedicar mi último agradecimiento a nuestro Presidente, por haberme apoyado siempre, y mando un saludo a todos los aficionados, con el pesar de no haber podido recoger los frutos del duro trabajo llevado a cabo durante todos estos años”.

Por su parte, el equipo italiano ha aceptado la dimisión de Domenicali y, en una nota aún más escueta publicada también en la página de La Scuderia, en la que como no podía ser de otra forma, ha agradecido los servicios prestados por el italiano y le desea la mejor de las suertes para el futuro.

“Ferrari ha aceptado la dimisión de Stefano Domenicali y desea mostrarle su agradecimiento por haber servido a la empresa con gran dedicación, en los distintos puestos que ha ocupado, cada vez de mayor responsabilidad, en los últimos 23 años. Además, desea a Stefano Domenicali los mejores y más sinceros deseos de cara a su futuro”.

Un período con muchas más sombras que luces

Con la marcha de Domenicali se cierra un período ciertamente oscuro, que inicialmente se preveía triunfal, tras heredar un equipo campeón, que en siete años había ganado nada menos que cinco campeonatos de constructores (los cuatro títulos consecutivos de Michael Schumacher entre 2000 y 2004 y el citado de Kimi Raikkönen en 2007).

El desencuentro entre Montezemolo y Domenicali, clave en la dimisión de éste
El desencuentro entre Montezemolo y Domenicali, clave en la dimisión de éste

Sin embargo, en su temporada de debut, en 2008, Ferrari tuvo que ver cómo perdía un Mundial que su pupilo Felipe Massa tenía prácticamente en el bolsillo. Pese a que Ferrari se proclamó campeón del Mundial de Constructores de aquel año, el drama vivido en el seno del equipo tras el fiasco de aquella fatídica última curva de Interlagos bajo la lluvia, supuso un tremendo varapalo moral para el equipo, del que no ha vuelto a levantar cabeza.

A esta temporada le sucedieron otras dos aún más calamitosas si cabe. El año 2009 estuvo marcado por el grave accidente de Felipe Massa en Hungría, que estuvo a punto de costarle la vida. Pero es que si ya de por sí, aquel Ferrari F60 era un auténtico ladrillo en manos de Kimi Raikkönen y Felipe Massa, el buen nombre de Ferrari cayó a límites desconocidos cuando cayó en manos de Luca Badoer, primero (de hecho, el italiano sólo duró dos carreras) y de Giancarlo Fisichella (que corrió las últimas cinco carreras del año), para finalizar en cuarto lugar del Mundial de Constructores, superados clarísimamente por Brawn GP, Red Bull y McLaren.

Pero si superar estas dos temporadas parecía imposible, la temporada 2010 rebasó y con mucho todos los límites del despropósito. Primero, con aquel ya mítico “Fernando is faster than you” a Felipe Massa en el GP de Alemania y más adelante, contraviniendo en público la prohibición de las órdenes de equipo (vigente en aquel año), pero luego dejando escapar un Mundial que Alonso tenía en su mano en la última carrera, vivida en Abu Dhabi.

Tras el GP de Corea, y falta de tan solo dos carreras para acabar el campeonato, Fernando Alonso salía como líder y con buena parte del título en su mano. De hecho, el asturiano llegó a la última carrera con el único objetivo de quedar por delante de Mark Webber para llevarse el campeonato. Sin embargo, cuando tenía a raya a su gran rival, un gravísimo error de planificación del equipo en el pitstop le sacó de la carrera y la victoria de Vettel, el tercero en discordia y con el que nadie contaba, dio el título al alemán y el español se quedó compuesto y sin novia.

Desde entonces, comenzó un rosario de promesas incumplidas de dotarle a Fernando Alonso un coche ganador, algo que casi lograron en 2012 cuando, más por la tenacidad y la calidad del español que por acierto del equipo, Alonso y Sebastian Vettel, con un coche infinitamente mejor que el Ferrari F2012, se jugaron el título de nuevo en la última carrera, en esta ocasión en el GP de Brasil, en Interlagos. Y de nuevo, Ferrari se quedaba con la miel en los labios.

Marco Mattiacci, sustituto de Stefano Domenicali

Finalmente y tras una temporada mediocre en 2013, la gota que ha colmado el vaso de la paciencia en Maranello ha sido el decepcionante inicio en la presente temporada. Un año que se presentaba muy ilusionante para Ferrari. Por vez primera en años,  no sólo por el desarrollo de un monoplaza absolutamente nuevo y presuntamente revolucionario como iba a ser el F14 T, sino por la contratación de Kimi Raikkönen, un piloto que por fin podría aportar el salto de calidad que necesitaba Ferrari después de tener una rémora como Massa en sus filas durante tantos años.

Marco Mattiacci, nuevo director deportivo de Ferrar
Marco Mattiacci, nuevo director deportivo de Ferrar

Sin embargo, el monoplaza no sólo no ha cumplido las más mínimas expectativas sino que además, las mejoras implementadas tras el GP de Australia, en el que Fernando Alonso finalizó quinto (cuarto tras la descalificación de Ricciardo) lejos de mejorar el coche, lo hicieron rozar el ridículo en Malasia y, sobre todo, en Bahrein. En esta última carrera salieron a la luz todas las miserias de un coche carente de velocidad punta y con un ritmo muy alejado de lo mínimamente deseable para un equipo como Ferrari.

Por eso, cuando vimos la salida precipitada de Luca de Montezemolo del box de Ferrari antes de acabar la citada carrera ycon cara de pocos amigos, se empezó a barruntar el desenlace de esta situación. Una situación cuyo final no era más que cuestión de tiempo, quizás el de encontrar al posible sustituto de Stefano Domenicali, cuyo nombre se ha hecho público hoy mismo.

Así pues, el también italiano Marco Mattiacci, hasta ahora presidente y consejero delegado de la división de Ferrari en Norteamérica, será el encargado de tratar de sacar de este marasmo a la escudería transalpina.

Lo que está claro es que Mattiacci, que llega con la vitola de gestor muy acentuado, tiene ahora mucho trabajo por delante aunque, afortunadamente, con tiempo suficiente para tratar de revertir esta situación. De momento, el Ferrari F14 T recibirá un importante paquete de mejoras para el próximo GP de China, en el que podremos empezar a medir si esta temporada tiene arreglo o si, por el contrario, será una nueva temporada en blanco para Fernando Alonso, que no sabemos si podrá o querrá aguantar tras cinco años de promesas y de continuas decepciones.

El equipo Ferrari de Fórmula 1 reorganiza su departamento de Diseño de cara a 2014


Fórmula 1 Logo Scuderia Ferrari

Hartos de los errores de estos últimos años, que han obligado al equipo italiano a ir a remolque de sus competidores a la hora de adoptar e implementar mejoras en sus monoplazas, Ferrari ha adoptado la importante decisión de reorganizar a fondo su equipo de Diseño.

A diferencia de otros años, desde luego que esta vez nadie podrá reprochar a Ferrari el no haberse tomado las vísperas con tiempo ya que el foco no se va a poner en la próxima temporada sino que el objetivo es centrar todo el esfuerzo en el desarrollo de un monoplaza que pueda adoptar sin problemas los cambios reglamentarios que entrarán en vigor la temporada 2014. Entre ellos, la inclusión de los nuevos motores V6 turboalimentados.

Para ello, Stefano Domenicali ha explicado en la web del equipo cuál será la nueva organización interna del equipo de Diseño, que se va a dividir en dos grandes Departamentos. El primero, destinado exclusivamente a trabajos en el nuevo túnel del viento de Ferrari, que estará disponible en Maranello a partir del mes de agosto próximo, toda vez que finalicen las obras de mejora que se están llevando a cabo en dichas instalaciones. Hasta entonces, seguirán trabajando en el túnel del viento que Toyota posee en la ciudad alemana de Colonia. Para liderar este proyecto, Ferrari contará con dos ingenieros de la casa. Por un lado, Simone Resta, que trabajará en el coche de 2013 y, por otro, Fabio Montecchi, que se centrará en el monoplaza de 2014.

Por su parte, la segunda gran división del nuevo equipo de Diseño se centrará en lo aspectos creativos y al frente de la misma continuará Nikolas Tombazis, el actual Jefe de Diseño de La Scuderia.

“Este año nos hemos dado cuenta de que hemos estado haciendo demasiadas cosas al mismo tiempo y quizás por eso nuestro trabajo no ha sido tan eficaz como debiera. Por ello, en cuanto al diseño, se ha decidido, sobre todo a la luz de las demandas inusuales que enfrentaremos en el 2013, cuando vamos a tener un proyecto completamente nuevo para trabajar en el futuro”, dijo Domenicali.

El jefe de Ferrari también se refirió al llamamiento llevado a cabo por Luca di Montezemolo para empezar con buen pie en 2013. “Somos muy conscientes de que tenemos que empezar con un coche más competitivo. Hemos estado concentrando todos nuestros esfuerzos en el nuevo coche un par de semanas antes de la carrera final en Interlagos y le estamos dando ahora el empujón definitivo”, dijo el responsable del equipo Ferrari.

Por último, preguntado sobre cuándo podremos conocer el coche para la próxima temporada, Domenicali manifestó lo siguiente: “El coche de 2013 se presentará a finales de enero o los primeros días de febrero y, como de costumbre, al principio sólo será una versión de lanzamiento, mientras que el definitivo podremos verlo bien en los últimos días de ensayo o ya en Australia, para aprovechar al máximo todo el tiempo disponible”.

 

Domenicali explica el por qué de su decisión de penalizar a Massa en la salida del GP de EE.UU.


Una de las notas anecdóticas del GP de Estados Unidos disputado ayer se produjo con una polémica decisión procedente del seno del equipo Ferrari. En su afán de favorecer las opciones de Fernando Alonso, a escasas horas de iniciarse la carrera, el equipo técnico de La Scuderia procedió a romper el precinto de seguridad que garantiza la integridad de la caja de cambios del Ferrari F2012 de Felipe Massa.

De esta forma, el brasileño era penalizado de inmediato por los comisarios y retrasado cinco puestos en la parrilla de salida. Con esta medida, y aunque la medida iba en claro detrimento de Felipe Massa, Ferrari prefirió “sacrificar un peón” para que Alonso no sólo ganase un puesto más en la parrilla (pasando del séptimo al sexto puesto) sino, además,pudiese salir por la zona limpia de la pista.

Este hecho tuvo una crucial relevancia porque, como se pudo comprobar, salir por la zona limpia de la parrilla fue decisivo a la hora de afrontar los tres adelantamientos casi simultáneos que llevó a cabo en la primera vuelta y que le permitieron afrontar con mucha más tranquilidad el resto de la carrera.

Esta decisión ha causado un profundo malestar entre el resto de los pilotos, que encabezados por Lewis Hamilton, apenas 24 horas antes de la prueba, habían exigido a la dirección de carrera que procediese a la limpieza de la zona sucia de la pista, desde la que, entre otros, el propio piloto de McLaren iba a tomar la salidad debido a los problemas de adherencia que esa parte generaba en los monoplazas. No en vano, los cálculos de los equipos aseguraban que partir desde esa zona del trazado podría costarles entre tres y cuatro puestos en el arranque, como así fue. Por ejemplo, Hamilton perdió la segunda plaza ante Webber, que no destaca precisamente por sus espectaculares salidas…

En todo caso, Ferrari se ha apresurado a ofrecer las oportunas explicaciones por boca de su director Stefano Domenicali porque, desde luego, esa medida  -sin duda absolutamente legal pero de dudosa ética deportiva- no ha caído en absoluto bien entre el resto de equipos.

Así pues, y ante las preguntas de la prensa al acabar la carrera, Domenicali fue taxativo y dijo que “aquélla fue una decisión correcta y estoy convencido de que cualquier otro equipo hubiera hecho lo mismo en su situación. Prefiero ser totalmente transparente, ya que con algo así puedes simular algo si quieres. Sin embargo, me pareció que era más correcto decir la verdad. Este es nuestro estilo, mi estilo”.

Felipe Massa, durante el pasado GP de las Américas, en el que finalizó cuarto

“Es algo que teníamos la responsabilidad de hacer y, retrospectivamente, sabíamos que la diferencia en el nivel de agarre en los dos lados era muy alta. Y sabíamos que si estábamos pensando en tratar de estar en la pelea en Brasil era muy importante para nosotros tener a nuestro primer coche lo más adelante posible en el primer par de vueltas, de lo contrario se podía decir qeu la carrera para nosotros casi habría terminado”, añadió el director deportivo de Ferrari.

Preguntado cómo le pudo sentar esta decisión a Felipe Massa, que para más inri ,había calificado por vez primera en la temporada por delante de Alonso, Domenicali indicó que “creo que él lo entendió. Le expliqué la decisión” y reiteró que “tengo que decir que si otro director del equipo es capaz de decir que no hicimos la elección correcta es que está mintiendo”.

Sin embargo, Felipe Massa no parece de la misma opinión que su director puesto que, por sus declaraciones al finalizar la carrera, en la que acabó en una meritoria cuarta plaza tras una gran carrera, el brasileño no pudo ocultar su decepción con lo ocurrido. Con un gesto visiblemente contrariado, el piloto carioca dijo que  “entiendo la decisión, pero no estoy precisamente feliz con lo ocurrido”.

Suponemos que son los efectos colaterales de ser segundo piloto en Ferrari y el peaje de tener por delante a uno de los mejores pilotos de los últimos años y, en nuestra opinión, el precio de una sorprendente renovación, que todavía pocos entendemos a estas alturas de la competición.

Imagen del día: Construir un Ferrari en 60 segundos


Hay retos curiosos y éste es uno de ellos. El reto de hoy, propuesto por Shell y llamado “Ferrari Drivers Constructor’s Challenge” consiste en la construcción de un Ferrari de Fórmula 1 con las manos de Fernando Alonso y Felipe Massa en menos de un minuto, bajo la batuta y la atenta mirada de Stefano Domenicali.

Afortunadamente, el reto es más sencillo que intervenir en la compleja cadena de montaje de Maranello sino en la construcción de un monoplaza a base de piezas de Lego. La pregunta es evidente: ¿Serán capaces de ello?

Ultimátum de Domenicali a Massa: “Felipe ya sabe lo que tiene que hacer si quiere seguir”


Que el futuro de Felipe Massa en Ferrari es, cuando menos, incierto no es nada nuevo. Sin embargo, pocas veces su director, Stefano Domenicali, había hablado con tanta claridad para determinar qué espera del piloto brasileño, al menos de aquí a final de temporada, si es que desea conservar su asiento de cara al próximo año, algo tremendamente difícil.

Lo cierto es que el rendimiento de Felipe Massa en estos siete años que lleva en Maranello ha sido bastante irregular y ha venido marcado por tres acontecimientos que, desgraciadamente, han dejado marcado al brasileño hasta el punto que poco a poco dejase de ser ese piloto rápido y prometedor que acompañó como un buen escudero a Michael Schumacher en su retirada hasta convertirse en una especie de bulto sospechoso, sin chispa y sin apenas ambición, que se arrastra por la pista a una distancia sideral de su compañero Fernando Alonso.

El primero de esos momentos se produjo en su tierra, en concreto en el Circuito de Interlagos en el año 2008, cuando, pese a ganar la carrera, perdió el campeonato de la forma más cruel y dura, justo en la última curva ante Lewis Hamilton. Quién no recuerda esa impagable escena del padre de Felipe Massa abrazándose con todo el mundo en el box de Ferrari sin saber que el británico había logrado colarse in extremis en la quinta plaza y lograr el punto definitivo que le arrebataba el campeonato. Aquello fue el principio del fin del brasileño.

Pero si hubo un episodio que le marcó definitivamente fue el terrible accidente sufrido en Hungaroring, apenas un año después. En aquella carrera, el brasileño estuvo muy cerca de perder la vida cuando, mientras disputaba la segunda fase de los entrenamientos de calificación, una pieza procedente del coche que iba delante suyo, en concreto el Brawn GP de su compatriota Rubens Barrichello, impactó contra su casco. Aquel golpe le produjo una grave herida en la cabeza que, por escasos centímetros, no le mató. Aquel episodio dio con los huesos de Massa en el hospital  durante una larga temporada y, de hecho, ya no volvió a pilotar en toda la temporada.

El último mazazo a su carrera vino dada en el GP de Alemania de 2010. Ya con Alonso como compañero en Ferrari y, tras un buen inicio de campaña, cuando mejor estaba pilotando, sufrió una de las mayores humillaciones que un piloto puede recibir por parte de su equipo. En aquel gran premio -y pese a que las órdenes de equipo estaban prohibidas- fue conminado por su ingeniero a pararse y dejar pasar al asturiano cuando Massa lideraba la prueba y se tuvo que contentar con la segunda plaza.

Aquel affaire, que fue investigado por la FIA y posteriormente sobreseído, fue el golpe definitivo a la moral del brasileño. Aun así, fue premiado con la renovación, soprendente, pero en modo alguno inmerecida, al menos visto lo visto hasta la fecha.

Desde ese momento nunca fue el mismo y su rendimiento fue de mal en peor no sólo en la temporada 2010, que logró finalizar en una cómoda sexta plaza y cinco pódiums, sino en las dos siguientes temporadas. En 2011, la brecha con Fernando Alonso comenzó a abrirse de forma irremisible y, aunque finalizó de nuevo sexto el campeonato, ya no volvería a subirse al cajón, con un quinto puesto como mejor resultado y con tan sólo 118 puntos en su casillero.

Sin embargo, nada hacía presagiar un hundimiento de Massa como el que está experimentando este año, precisamente el que finaliza su actual contrato con Ferrari. En estos momentos, Felipe Massa figura 14º en el presente campeonato, con tan solo 25 puntos, un registro que no lograba cosechar ni siquiera cuando estaba en Sauber y se contabilizaban menos puntos por carrera. De hecho, el brasileño se encuentra ya a ¡139 puntos! de su compañero Fernando Alonso, que para más inri es el actual líder del campeonato.

Por este motivo a Stefano Domenicali se le ha acabado la paciencia y le ha lanzado a Massa un claro mensaje que suena a ultimátum. Durante una entrevista publicada en la revista Autosport, el director de Ferrari ha dicho claramente que “Felipe ya sabe lo que tiene que hacer si quiere seguir”.

“Él necesita maximizar su rendimiento todo lo que pueda, porque necesitamos de sus capacidades al volante. Necesitamos los puntos para tratar de atacar el primer puesto en el Campeonato de Constructores y, de paso, para quitarle puntos de los otros pilotos en el Campeonato de Pilotos. Felipe sabe que tiene por delante algunas carreras muy importantes para él como piloto y también como miembro del equipo de Ferrari”, añadió Domenicali.

El director de Ferrari reconoce estar obsesionado por mejorar en el Mundial de Constructores, en el que el equipo italiano figura en cuarta posición, por detrás de Red Bull, McLaren y el sorprendente Lotus, si bien la diferencia con los primeros es de tan sólo 57 puntos. Por ese motivo, es vital la aportación de Felipe Massa ya que sólo con los puntos de Fernando Alonso, los de Maranello no podrán enjugar esa diferencia. Y es que los exiguos 25 puntos logrados por el piloto brasileño en 11 carreras no pueden ser, en modo alguno, suficientes para un equipo como Ferrari.

Por último, y preguntado sobre quién podría acompañar a Fernando Alonso en Ferrari el año próximo si, como todo parece apuntar, no se obra el milagro y Felipe Massa no logra salir del marasmo en el que está actualmente instalado, Domenicali se mostró bastante cauto. Especialmente, tras ver cómo en apenas mes y medio se le han cerrado las puertas de los dos principales candidatos en cartera para sustituir a Massa como son Mark Webber y Sergio “Checo” Pérez. “No hay prisa en nuestra decisión”, insistió el italiano.

Ferrari presenta su nuevo F2012


En un acto bastante descafeinado, motivado por la suspensión del tradicional acto protocolario debido a las fuertes nevadas que están afectando al norte de Italia, el equipo Ferrari desveló, de la mano de Fernando Alonso y Felipe Massa, la que esperan sea su arma secreta y definitiva para afrontar esta nueva temporada con las máximas garantías para retomar la senda del triunfo.

Así pues, sin más parafernalia que una retransmisión on-line desde Maranello y en un sencillo acto difundido a través de su web, los principales protagonistas del equipo descorrieron el velo rojo que escondía al Ferrari F2012. Un monoplaza totalmente rompedor, tanto en diseño como en mecánica, con sus antecesores y, en especial, el Ferrari F150th Italia, de tan infausto recuerdo en el seno de la escudería italiana.

En este nuevo monoplaza se ha revisado prácticamente todo y se nota y mucho la mano de Pat Fry. Como primera providencia, capítulo aparte merece su frontal, muy revolucionario, adoptando lo que se ha dado en llamar “morro de delfín” y caracterizado por su enorme anchura y por su altura, bastante superior a lo que pudimos ver, por ejemplo, con el nuevo McLaren MP4-27, presentado recientemente.

Un morro que, dicho sea de paso, desde el mismo momento en que se pudieron ver las primeras imágenes no ha dejado indiferente a nadie. Ni a los propios pilotos, que comentaron entre sí que se trataba de un coche de aspecto muy agresivo, a la prensa especializada, especialmente la italiana, que simplemente han dicho que el coche es francamente feo. Dejémoslo en “rompedor”, sin más…

Por su parte, para mejorar la aerodinámica, se han retocado tanto los pontones laterales, más cortos y más redondeados, así como la posición de los espejos. Pero no acaban ahí las sorpresas ya que la otra gran novedad está en la trasera del coche, a la que han añadido una entrada de aire con el fin de facilitar la refrigeración de la caja de cambias y el KERS y se han modificado los escapes, que quedan escondidos por dentro de la carrocería (al estilo del McLaren MP4-27), mientras que el DRS es ahora hidráulico y, se supone, que más preciso y menos dado a averías.
Por último, se han modificado las suspensiones, ahora que ha adoptado el sistema pull-rod, más baja que la anterior (aunque más delicada) pero que, además de permitir bajar el centro de gravedad del coche, facilitará una ubicación más baja del KERS.

Con estos mimbres, en el equipo Ferrari han echado el resto para que sus dos pilotos, en especial, Fernando Alonso pueda por fin lograr su tan ansiado tercer título mundial. Un título que sería de gran importancia no sólo para la escudería, tan necesitada de triunfos tras sus últimos sonoros fiascos, sino para el asturiano, que podría verse superado este año por SebastianVettel.

En todo caso y como el propio Alonso expresó en la presentación del nuevo monoplaza, todo el equipo tiene depositadas sus esperanzas en este nuevo F2012. En este sentido el piloto español comentó que  “seguramente es un coche muy distinto al de los últimos dos años, espero que sea fácil de pilotar, pero lo que es igual en mi tercera temporada es que empiezo con la misma intención de hacerlo bien. Tenemos que volver a pelear por el título”.

En breve podremos ver si todo el trabajo realizado por el equipo de ingenieros y mecánicos de La Scuderia ha merecido la pena. La primera cita, este mismo martes en Jerez…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.