Cerca de seis millones de Toyota, a revisión a cuenta de los airbags de Takata


Lejos de apagarse los ecos del enorme escándalo que sacudió el mundo del Automoción a cuenta del problema de los airbags defectuosos de la compañía japonesa Takata, la cifra de coches afectados sigue creciendo cada día.

El Toyota Auris, uno de los casi 6.000.000 de modelos llamados a revisión
El Toyota Auris, uno de los casi 6.000.000 de modelos llamados a revisión

Un problema que está trayendo por la calle de la amargura a unos cuantos fabricantes de automóviles, que están sufriendo en sus carnes el tremendo problema de haber instalado en sus coches los airbags de este fabicante nipón.

De hecho, la incidencia es de tal calibre que, según ha informado el Wall Street Journal, Takata estaría valorando seriamente la posibilidad de suspender pagos. El motivo, poder afrontar la elefantiásica deuda que ha contraido con los fabricantes de coches, los cuales, hasta el momento están asumiendo el coste de todas estas reparaciones.

Toyota, uno de los grandes perjudicados

Con sus casi seis millones de coches afectados, Toyota se convierte en uno de los fabricantes con más vehículos que revisar a causa del fallo en los airbags de Takata.

En concreto, el fabricante nipón ha confirmado que al menos 21 modelos distintos, incluyendo sus conocidos Corolla, Auris,Yaris y Etios, todos ellos fabricados entre 2000 y 2014, deberán pasar por el taller para solventar esta incidencia.

Además, a diferencia de una primera tanda, que afectó hace unos meses a casi 60.000 unidades de distintos modelos de la firma japonesa en España, en esta ocasión, la llamada a revisión tendrá carácter mundial.

El grueso de los modelos afectados está en Europa, con un total de 1.470.000 unidades. Le siguen de cerca Japón y China, con 1.160.000 y 820.000 unidades, respectivamente. El  resto se reparte entre distintos países de Latinoamérica, Asia y Oceanía, hasta sumar casi 2.500.000 unidades.

En todos los casos, las distintas divisiones locales de Toyota irán contactando con los afectados desde este mes y serán los concesionarios de la marca los que se encarguen de reemplazar las piezas afectadas.

Los airbags de Takata, una trampa mortal

El fallo de fabricación de estos airbags es de suma gravedad y, aunque está localizado, sigue dando mucha guerra.

El problema fue detectado en el gas propulsor del dispositivo -en concreto, nitrato de amonio- que se degrada a causa de las altas temperaturas o en caso de humedad excesiva.

Esto provocaría que, en caso de activarse, los airbags delanteros pueden llegar a abrirse con mucha más fuerza de la prevista, llegando incluso a arrancar de cuajo trozos de su caja contenedora, proyectándolos sobre los pasajeros, con riesgo severo de heridas e incluso de muerte.

De hecho, ya se han contabilizado al menos 100 lesionados y 16 fallecimientos a causa de este problema. La última víctima, una mujer de 50 años que falleció en California a causa del impacto de uno de los airbags de su coche, tras un accidente.

En este caso, el coche era un Honda Civic del año 2001  y cuya propietaria había sido notificada en su día por la marca japonesa para que pasase por el taller, aunque nunca fue reparado.

 

 

 

Se registra una nueva muerte a causa de los airbags defectuosos de Takata


El escándalo de los airbags defectuosos de la compañía japonesa Takata ha vuelto al primer plano de la actividad debido al fallecimiento registrado la pasada semana de una joven norteamericana de 17 años a causa del fallo de uno de estos dispositivos, tras una colisión.

Se registra una nueva víctima en EE.UU. a causa de los airbags defectuosos de Takata
Se registra una nueva víctima en EE.UU. a causa de los airbags defectuosos de Takata

En concreto, la tragedia se produjo en Houston (Texas) cuando el Honda Civic del año 2002  en el que circulaba la víctima sufrió una pequeña colisión contra otro vehículo en una autopista cercana a la citada localidad estadounidense.

En ese momento, uno de los airbags explotó, con tan mala fortuna que una de sus piezas metálicas salió disparada del dispositivo e impactó contra la joven, causándole la muerte, tal y como confirmó la Oficina del Sheriff del Condado de Fort Bend.

Recordemos que se han detectado al menos 24 millones de vehículos en los que hay instalados airbags defectuosos de Takata, en 14 marcas distintas, de las que destacan Honda, Toyota o Nissan, entre otras.

Sin embargo, según fuentes de la compañía nipona,al menos en EE.UU. apenas un 25% de vehículos afectados ha sustituido el dispositivo defectuoso, a pesar de las numerosas llamadas a revisión extraordinarias por parte de las marcas afectadas para su sustitución.

En el caso concreto del Civic siniestrado, Honda ha confirmado que, desde que en 2011 descubrieron esta anomalía,  estuvieron intentando contactar en numerosas ocasiones con su propietario pero nunca reemplazó el airbag defectuoso.

Con la muerte de esta joven, el número de fallecidos debido a los airbags defectuosos de Takata supera ya la decena en todo el mundo, con 10 casos registrados en EE.UU. y uno en Malasia, por lo que no es una cuestión en absoluto baladí.

De ahí que, después del accidente, la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA) de EE.UU. y Honda han instado de nuevo a todos los usuarios a que acudan a sus talleres a sustituir los airbags en aquellos vehículos afectados.